Avisar de contenido inadecuado

15 consecuencias negativas en la predicación.

{
}

http://www.facca.net/biblia.html

Quince Consecuencias Malignas de una Predicación Plexiglás
por
John MacArthur

Armado con una mentalidad de “grandes negocios”, muchos en el movimiento sensible al buscador han sustituido los sermones basados en la Biblia con conversaciones llenas de anécdotas. Después de todo, eso es lo que vende. A la luz de esta creciente tendencia evangélica, John MacArthur examina lo que sucede cuando los predicadores ponen al buscador antes que al Salvador y abandonan la Palabra de Dios por un entretenimiento de comezón de oír.

Todo el que conozca algo de mi ministerio sabe que estoy comprometido con la predicación expositiva. Es mi firme convicción de que el ministerio de la Palabra de Dios debe ser siempre el corazón y el centro del ministerio de la iglesia (2 Tim. 4:2). Una adecuada predicación bíblica debe ser sistemática, expositiva, teológica, y centrada en Dios.

 

 

Tal predicación escasea en estos días. Hay un montón de comunicadores evangélicos talentosos en el movimiento moderno, pero los sermones de hoy tienden a ser homilías breves, superficiales y tópicas que dan masaje al ego de la gente y se centran en temas bastante insípidos como las relaciones humanas, el “éxito” en la vida, los problemas emocionales, y otros temas prácticos pero según el mundo-y definitivamente no bíblicos. Al igual que los atriles ubicuos de plexiglás de los cuales se envían estos mensajes, por ejemplo, tal predicación es ligera y sin sustancia, barata y sintética, dejando poco más que una efímera huella en la mente de los oyentes.

Recientemente fui anfitrión de un debate en el Instituto de Expositores, un pequeño grupo-coloquio organizado por la Shepherds’ Fellowship. En preparación de ese seminario, tomé una libreta amarilla tamaño legal y comencé a enumerar los efectos negativos de la marca superficial de predicación, que está tan extendida en el evangelicalismo moderno.

Yo inicialmente pensé que podrían ser capaces de nombrar unas diez, pero pronto en mi lista había sesenta y un entradas. Las he separado en quince combinando y eliminando todas y solamente dejando las más importantes. Aquí están, aproximadamente en el orden en que se me ocurrieron. Esto es lo que hay de malo con la predicación bíblica superficial y de manera marginal:

1. Usurpa la autoridad de Dios sobre el alma. El hecho de que un predicador proclame o no con valentía la Palabra de Dios, en última instancia no es una cuestión de autoridad. ¿Quién tiene derecho a hablar a la iglesia? ¿El predicador, o Dios? Siempre que algo sustituya la predicación de la Palabra de Dios, la autoridad de Dios será usurpada. ¡Qué cosa tan llena de orgullo se comete! De hecho, es difícil concebir algo más insolente que pueda ser hecho por un hombre que es llamado por Dios a predicar.

2. Se elimina el señorío de Cristo de su iglesia. ¿Quién es la Cabeza de la iglesia? Es Cristo realmente la autoridad dominante en la enseñanza de la iglesia? Si es así, ¿por qué hay tantas iglesias donde su Palabra no está siendo fielmente proclamada? Al observar el ministerio contemporáneo, vemos programas y métodos que son fruto de la invención humana; frutos de las encuestas de opinión y encuestas de barrio, y otros artificios pragmáticos. Los expertos de Igle-crecimiento, en esencia, han arrebatado el control del programa de la iglesia de su verdadera Cabeza: el Señor Jesucristo. Nuestros antepasados Puritanos resistieron la imposición de las liturgias impuestas por el gobierno precisamente por esta razón: lo vieron como un ataque directo a la jefatura de Cristo sobre Su propia iglesia. Los predicadores modernos quienes han descuidado la Palabra de Dios han cedido a aquello por lo que esos hombres lucharon y murieron. Cuando Jesús Cristo es exaltado entre su pueblo, su poder se manifiesta en la iglesia. Cuando la iglesia es comandada por representantes que quieren apaciguar la cultura, el Evangelio es minimizado, se pierde poder, se debe fabricar energía artificial, y la superficialidad toma el lugar de la verdad.

3. Obstaculiza la labor del Espíritu Santo. ¿Cuáles el instrumento que el Espíritu utiliza para hacer su obra? La Palabra de Dios. Él usa la palabra como instrumento de regeneración (1 Ped. 1:23; Santiago 1:18). También lo utiliza como medio de santificación (Juan 17:17). De hecho, es la única herramienta que usa (Efesios 6:17). Así que cuando los predicadores abandonan la Palabra de Dios, socavan la obra del Espíritu Santo, produciendo conversiones superficiales y cristianos espiritualmente cojos -si no es que totalmente falsos.

4. Demuestra orgullo y una terrible falta de sumisión. En el enfoque moderno de “ministerio”, la Palabra de Dios es deliberadamente desestimada, la reprensión de Cristo es repudiada en silencio, la ofensa del evangelio es cuidadosamente eliminada, y la “adoración” es adaptada a propósito a las preferencias de los infieles. Que no es más que una negativa a someterse al mandato bíblico para la iglesia. El descaro de los ministros que ejercen ese rumbo es, para mí, aterrador.

5. Separa al predicador personalmente de la gracia santificante normal de la Escritura. El mayor beneficio personal que obtengo de la predicación es la obra que el Espíritu de Dios hace en mi propia alma al estudiar y prepararme para la exposición de dos mensajes cada día del Señor. Semana tras semana, el deber de cuidar la exposición mantiene mi corazón centrado y fijo en las Escrituras, y la Palabra de Dios me nutre, mientras me preparo para alimentar a mi rebaño. Así pues, soy bendecido personalmente y espiritualmente fortalecido a través de mi misión. Si por ninguna otra razón, nunca abandonaría la predicación bíblica. El enemigo de nuestras almas está tras los predicadores en particular, y la gracia santificante de la Palabra de Dios es esencial para nuestra protección.

6. Oscurece la verdadera profundidad y trascendencia de nuestro mensaje y, por tanto, impide la adoración tanto corporativa como personal. Lo que pasa por la predicación en algunas iglesias de hoy en día, literalmente, no es más profundo que lo que los predicadores en la generación de nuestros padres enseñaron en el sermón de cinco minutos a los hijos antes de despedirlos. Eso no es ninguna exageración. A menudo es tan simplista, si no es que absolutamente absurda. No hay nada profundidad en ella. Este enfoque hace que sea imposible que tenga lugar una verdadera adoración, porque la adoración es una experiencia trascendente. La adoración debe llevarnos por encima de lo mundano y simplista. Así que la única manera en que la verdadera adoración pueda ocurrir es que primero haga frente a la profundidad de la verdad espiritual. Nuestra gente sólo puede elevarse en la adoración en la misma proporción a la que los hayamos introducido a las profundas verdades de la Palabra. No hay manera en que puedan tener elevados pensamientos de Dios a menos que no se hayan sumergido en las profundidades de la propia revelación de Dios. Pero la predicación de hoy no es ni profunda ni trascendente. No baja y no sube. Se limita a pretender entretener.

Por cierto, la verdadera adoración no es algo que pueda ser estimulada artificialmente. La banda más grande y más ruidosa y la música más sentimental no pueden hacer más que agitar las emociones de la gente. Pero eso no es una verdadera adoración. La adoración verdadera es una respuesta desde el corazón a la verdad de Dios (Juan 4:23). Usted puede realmente adorar sin música si usted ha visto la gloria y la profundidad de lo que la Biblia enseña.

7. Impide que el predicador desarrolle plenamente la mente de Cristo. Los pastores se deben ser sub-pastores de Cristo. Demasiados predicadores modernos están tan empeñados en comprender la cultura que desarrollan la mente de la cultura y no la mente de Cristo. Empiezan a pensar como el mundo, y no como el Salvador. Francamente, los matices de la cultura del mundo son prácticamente irrelevantes para mí. Quiero conocer la mente de Cristo, y lograr influir en la cultura, no importa la cultura a la cual pueda estar ministrando. Si yo voy a estar en un púlpito y voy a ser un representante de Jesucristo, quiero saber como piensa Él y cuál debe ser mi mensaje a su pueblo, también. La única manera de saber y proclamar la mente de Cristo es ser fiel al estudiar y predicar Su Palabra. Lo que sucede con los predicadores que se obsesionan con la “relevancia” de la cultura, es que se convierten en mundanos y no en piadosos.

8. Desvaloriza mediante ejemplo, el deber espiritual y la prioridad del estudio bíblico personal. ¿Es importante el estudio personal de la Biblia? Por supuesto. Pero, ¿qué ejemplo deja ver el predicador cuando descuida la Biblia en su predicación? ¿Por qué la gente piensa que necesitan estudiar la Biblia, si el mismo predicador no hace un estudio serio para la preparación de sus sermones? En la actualidad existe un movimiento entre algunos de los gurús del “buscador sensible” para recortar, tanto como sea posible, todas las referencias explícitas a la Biblia desde el sermón-y, sobre todo, nunca pedirle a la gente que vaya a la Biblia por un pasaje en específico, porque ese tipo de cosas hace sentir incómodos a los “buscadores”. (Algunas iglesias del “buscador-sensible” activamente desalientan a su gente a no llevar Biblias a la iglesia por temor a que al ver tantas Biblias intimiden a los “buscadores”.) ¡Como si fuera peligroso darle a la gente la impresión de que la Biblia podría ser importante!

9. Impide que el predicador de ser la voz de Dios sobre todos los temas de su tiempo. Jeremías 8:9 dice: “Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados; he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?”  Cuando hablo, quiero ser un mensajero de Dios. No estoy interesado en hacer exégesis de lo que algunos psicólogos o gurú de negocios, o profesor universitario tiene que decir acerca de un problema. Mi gente no necesita mi opinión, necesitan escuchar lo que Dios tiene que decir. Si predicamos como la Escritura nos ordena, no debería haber ninguna ambigüedad acerca de que mensaje sale desde el púlpito.

10. Produce una congregación que es tanto débil como indiferente a la gloria de Dios como lo es su pastor. La predicación del “sensible al buscador” fomenta gente que está consumida con su propio bienestar. Al decirle a la gente que el principal ministerio de la iglesia es centrarse en ellos sobre lo malo en esta vida-para satisfacer sus necesidades, para ayudarles a hacer frente a sus decepciones mundanas, y así sucesivamente-el mensaje que se está enviando es que sus problemas mundanos son más importantes que la gloria de Dios y la majestad de Cristo. Una vez más, esto sabotea le adoración verdadera.

11. Se priva a las personas de su única fuente verdadera de ayuda. Las personas que se sientan bajo la predicación superficial pasan a depender de la inteligencia y la creatividad de los oradores. Cuando los predicadores marcan sus sermones con luces láser y humo, clips de vídeo y teatro en vivo, el mensaje que envían es que no hay una oración que la gente en la banca pueda extraer de tan profundo material por su cuenta. Tales trucos de crear una especie de mecanismo de distribución que la gente no puede usar para servirse a sí mismos. A fin de que e hacen haraganes espirituales de sofá, que entran para ser entretenidos, y el contenido espiritual superficial que reciben semanalmente del predicador es lo único que reciben. No tienen especial interés en la Biblia, porque los sermones que oyen no cultivan eso. Son asombrados por la creatividad del predicador, manipulados por la música, y eso se convierte en toda su perspectiva sobre la espiritualidad.

12. Se alienta a las personas a ser indiferentes a la Palabra de Dios y a la autoridad divina. Como era de esperar, en una iglesia donde la predicación de la Escritura se descuida, se vuelve imposible que la gente se someta a la autoridad de la Escritura. El predicador que siempre aspira a satisfacer “necesidades” y acarician la presunción de la gente del mundo no tiene plataforma desde la cual hacer frente a los hombres que quieren divorciarse de su esposa sin motivo. El hombre dice, “Usted no entiende lo que siento. Vine aquí porque usted se comprometió a satisfacer mis necesidades. Y le estoy diciendo que no me siento como si yo quisiera vivir con esta mujer más.” No se puede inyectar autoridad bíblica en eso. Por cierto, no tendría un tiempo fácil buscando disciplina de la iglesia. Este es el monstruo que crea la predicación superficial. Pero si usted va a intentar tratar con el pecado y aplicar cualquier tipo de principio de autoridad para mantener a la iglesia pura, se tiene que predicar la Palabra.

13. Miente a la gente acerca de lo que realmente necesita. En Jeremías 8:11, Dios condena a los profetas que trataron con las heridas de las personas superficialmente. Este versículo se aplica poderosamente a los predicadores de plástico que habitan tantos púlpitos evangélicos prominentes de hoy. Omiten las verdades sobre el pecado y el juicio. Moderan el tono ofensivo de las partes del mensaje de Cristo. Mienten a la gente acerca de lo que realmente necesitan, prometiéndoles “satisfacción” y bienestar terrenal, cuando lo que las personas realmente necesitan es un visión exaltada de Cristo y de una verdadera comprensión del esplendor de la santidad de Dios.

14. Despoja el púlpito del poder. “La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos” (Hebreos 4:12). Todo lo demás es impotente, dando sólo una ilusión de poder simplemente. La estrategia humana no es más importante que la Escritura. La habilidad del empresario de espectáculos para atraer a la gente no debe impresionarnos más que habilidad de la Biblia para transformar vidas.

15. Pone la responsabilidad sobre el predicador para cambiar con su ingenio. Los predicadores que ejercen el moderno enfoque de ministerio han de pensar que tienen el poder de cambiar a las personas. Eso también es una expresión de orgullo aterrador. Nosotros los predicadores no podemos salvar a las personas, y no podemos santificarlas. No podemos cambiar a la gente con nuestras ideas, nuestra inteligencia, entreteniéndolos, o apelando a sus caprichos y deseos humanos y ambiciones. Sólo hay Uno que puede cambiar a los pecadores. Ese es Dios, y Él lo hace por su Espíritu a través de la Palabra.

Así que, predique la Palabra, a pesar de que actualmente esté pasado de moda hacerlo (2 Tim. 4:2). Esa es la única manera en que su ministerio puede llegar a ser verdaderamente fructífero. Además, garantiza que usted va a ser fructífero en el ministerio, porque la Palabra de Dios nunca regresa vacía, y siempre cumplirá aquello ara lo cual Él la envió, y prosperará en aquello a lo que El envía hacer (Isaías 55:11).

Este artículo orioginalmente apareció aquí, en Bible Bulletin Board

{
}
{
}

Comentarios 15 consecuencias negativas en la predicación.

GAY "LONY" JAIME BARBOZA EN QUE PARTE DE LA BIBLIA DICE QUE LOS HOMOSEXUALES PREDICARAN EL EVANGELIO SIN ARREPENTIRSE

SI TU ME DICES EN QUE PARTE DE LA BIBLIA DICE QUE LOS MENTIROSOS HOMOSEXUALES ADULTEROS  Y HEREJES TOAMARAN PARTE EN LA IGLESIA DE CRISTO YO TE RESPONDO SOBRE LA ESCUELITA DOMINICAL.

HABLA HABLA
RESPONDE  SI PUEDES
RESPONDE SI PUEDES
RESPONDE SI PUEDES
SIN CAMBIAR DE TEMA Y EXCUSARTE CON OTRA PREGUNTA
RESPONDE GAY JAIME BARBOZA
ovejita ovejita 01/09/2009 a las 18:08
predicar es perder tu tiempo en vez de trabajar o estudiar ademas nadie puede comprender lo que dice la biblia si no va un celibato
fernando fernando 16/02/2010 a las 21:05

Deja tu comentario 15 consecuencias negativas en la predicación.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre