Avisar de contenido inadecuado
Expand

Apocalipsis Capítulo XV

Apocalipsis - Capítulo 15

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

La otra gran señal

/Los que cantarán el cántico de Moisés y del Cordero/ Los ángeles con las siete plagas postreras/

Introducción

Este capítulo es el más breve de todo el libro, sólo tiene ocho versículos, y es una introducción al cumplimiento de la proclamación de la séptima trompeta; es decir, la consumación de la ira santa de Dios contra el mundo ajeno a Dios. Se divide en tres partes: La primera es la visión celestial que Juan tiene de los siete ángeles custodios de las siete plagas finales. La segunda, la visión de los que vencieron a la Bestia, su imagen, su marca y su número. La tercera, la preparación y disposición finales del juicio de Dios en mano de esos siete ángeles. Este capítulo quince, y el siguiente, nos conducen a la consumación de los acontecimientos que desembocan en la Segunda Venida de Cristo, descrita en el capítulo 19 (Lacueva). De hecho, cronológicamente, al capítulo 16 sigue el capítulo 19.

El libro del Corderito: Siete sellos; siete trompetas; siete copas

Recordemos aquí acerca del orden de aparición de lo escrito en el libro del Cordero (Ap. 5). En aquel libro o rollo, que sólo el Corderito podía abrir, estaba escrito por dentro y por fuera, y sellado con siete sellos. Esos siete sellos se vieron en Ap. 6: 1-17; 8: 1. Los sellos significan, revelación encubierta y para ser desvelada. Estos siete sellos fueron ya revelados. El séptimo sello conlleva los acontecimientos de las siete trompetas. Las trompetas significan proclamación . En este caso, son también juicios de Dios. La séptima trompeta incluye las siete copas de la ira. La copa significa ejecución . Así pues, los juicios de Dios van en crescendo , hasta llegar a su clímax máximo con las copas de la ira. Repasemos todo esto con detalle:

Los siete sellos

1er sello: La aparición de la Bestia Anticristo.

2º sello: El jinete sobre el caballo bermellón (violencia sobre la tierra)

3er sello: El jinete sobre el caballo negro (hambre sobre la tierra)

4º sello: El jinete sobre el caballo ceniciento (muerte sobre la tierra)

5º sello: Las almas de los mártires en el cielo piden vindicación.

6º sello: Conmoción sobre la tierra.

7º sello: Contenido de las SIETE TROMPETAS.

Las siete trompetas

1ª trompeta: Se quema la tercera parte de los árboles y toda la hierba verde.

2ª trompeta: La tercera parte del mar se convierte en sangre.

3ª trompeta: La tercera parte de las aguas dulces se vuelven amargas.

4ª trompeta: No hay luz en la tercera parte del día y de la noche.

5ª trompeta: Salen demonios del infierno y torturan a los hombres impíos por cinco meses.

6ª trompeta: Muere la tercera parte de la humanidad.

7ª trompeta: Contenido de las SIETE COPAS DE LA IRA.

Las siete copas de la ira

1ª copa: La úlcera maligna y pestilente sobre los marcados por la Bestia.

2ª copa: Todo el mar se convierte en sangre como de muerto.

3ª copa: Todos los ríos se convierten en sangre.

4ª copa: El sol quema a los hombres.

5ª copa: Dios envía tinieblas al trono de la Bestia.

6ª copa: Se convoca a todos los reyes para la gran batalla final.

7ª copa: Se proclama la ejecución de todos los juicios/terremoto como nunca antes/Jerusalén es dividida en tres partes/las ciudades de las naciones caen/Babilonia va a ser destruida/las islas desaparecen/los montes desaparecen/granizo que pesa de 25 a 50 Kgs.

Comentario

(V. 1) La otra señal

<< 1 vi en el cielo otra señal, grande y admirable: siete ángeles que tenían las siete plagas postreras; porque en ellas se consumaba la ira de Dios>>: Juan sigue estando en espíritu en el cielo, y desde ahí se le muestra otra visión, él la llama señal (gr: semeion) , de algo que en sus días no había ocurrido todavía; no obstante él lo ve anticipadamente. Esta señal es <<grande y admirable>> . Es decir, que le produce a Juan asombro y admiración. Curiosamente, los términos grande y admirable , aparecen en el Nuevo Testamento sólo esta vez, así como en el vers. 3. Habla de <<otra señal>> , lo cual nos lleva a analizar de nuevo cuales fueron las otras señales. Concretamente, la primera de esas señales fue la descrita en 12: 1, la cual corresponde a aquella mujer que simboliza a Israel. La segunda señal fue la de 12: 3, donde nos describió Juan a satanás como dragón escarlata. Esta <<otra señal>> , que es la que nos ocupa en estos momentos, vemos que se trata del justo juicio de Dios contra el imperio del dragón escarlata, personalizado por la Bestia Anticristo y la Bestia Falso Profeta, con todo lo que eso conlleva de juicio contra un mundo enemigo de Dios. Juan ve a siete ángeles portando el furor de Dios contra este mundo impenitente.

<<... siete ángeles que tenían las siete plagas postreras...>> : Aquí se trata de siete nuevos ángeles, los cuales llevan consigo las siete copas o plagas últimas. Al decir que son <<postreras>> , eso nos indica que anteriormente ha habido otras. Así pues, el contenido de los sellos y de las trompetas serán también castigos de parte de Dios para un mundo impío. De hecho, actualmente existen plagas de parte de Dios contra este mundo ajeno a Dios; sólo hay que echar un ojo a los noticieros.

<<... porque en ellas se consumaba la ira de Dios>> : Con esas últimas plagas o castigos, la ira de Dios quedará satisfecha. Este primer versículo constituye el epígrafe del resto de este capítulo y del siguiente. Cronológicamente, aquí ya estamos al final de la Gran Tribulación.

(V. 2-4) Los que cantarán el cántico de Moisés y del Cordero

(V. 2) << 2 Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios>>: Juan ve otra escena del cielo. Antes de que ocurra (deberán de pasar unos dos mil años desde entonces), ya está viendo a esos mártires que serán matados por la Bestia, en pie en el lugar que manifiesta santidad y paz; ese mar de vidrio (4: 6), que está mezclado con fuego. Dice Lacueva al respecto: <<Todos los símbolos están llenos de sentido: El mar refleja la gloria de Dios...indicando la santidad de Dios; aquí está mezclado con fuego, porque simboliza el juicio divino que surge precisamente de las demandas de Su santidad>> . Estos preciosos mártires han pasado la prueba de fuego, por eso están de pie sobre el fuego, y no se queman, porque son vencedores. Alcanzaron la victoria sobre la Bestia, su imagen, su marca y el número de su nombre (ver 13: 17). El precio de la victoria fue el sufrimiento y la muerte física a manos de esos desalmados que se levantarán cuando llegue ese tiempo, de mano de la Bestia Anticristo y de su profeta falso. La recompensa: Estar de pie ante Dios mismo en el cielo, alabándole con música. Las arpas que usan son <<las arpas de Dios>> , es decir, instrumentos celestiales para los cuales Dios les dará don y talento inmediato. Ellos no pudieron adorar a Dios abiertamente aquí en la tierra; pero sí lo harán en el cielo.

(V. 3, 4) << 3 Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos. 4 ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado>> : Moisés fue un tipo de Mesías, ya que, como servidor de Dios, fue instrumento Suyo para arrancar a Su pueblo de las garras de Egipto y de su faraón (tipo de Bestia Anticristo). Una vez Moisés y el pueblo pasaron el Mar Rojo, entonaron un cántico (ver Exodo 15: 1-18). Ese cántico era una exaltación al único que la merece: al Dios Trino. De hecho, Moisés y el pueblo cantaban anticipadamente el cántico del Cordero, porque tal y como vemos de nuevo en Ap. 5 12, sólo el Cordero es el propiciador de la victoria y salvación del pueblo de Dios: «El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza». Darle la gloria al Hijo, es darle la gloria al Padre. Así como Moisés cantó aquel cántico de liberación, una vez él y su pueblo se soltaron de las garras del Faraón anticristo, estos fieles de los finales días previos a la venida en gloria de Cristo a esta tierra, harán lo mismo, cuando se liberen de la Bestia Anticristo, no por cruzar el mar Rojo esta vez, sino por la muerte física, y lleguen a la presencia del mismo Dios, y en pie, canten ese cántico de liberación. Moisés y el pueblo cantaron el cántico de liberación justo al arrancar hacia la tierra prometida, estos valientes, no obstante, lo cantarán ya en el cielo, ante Dios. El cántico que esos vencedores entonarán, es el mensaje de reconocimiento de que no existe Dios sino Yahwé. A pesar de lo que sufrirán a manos del Anticristo, tendrán su sufrimiento en poco al considerar la magnificencia de nuestro Dios.

En ese cántico observamos detenidamente lo siguiente:<< Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso...>> :  Es la segunda vez en este capítulo que se usan esos dos vocablos; son las únicas dos veces en todo el N.T. que se usan unidos.

<<... justos y verdaderos son tus caminos...>> : Actualmente nos quejamos por verdaderas simplezas muchas veces, y parece que todo se nos cae encima. Vocablos como: Depresión, stress, ansiedad, etc. están en boca de muchos, incluso en el mismo pueblo de Dios, ¿qué sería de nosotros si experimentáramos el horror que está por venir? Nótese que esa declaración a través del cántico corresponderá a personas que habrán verdaderamente padecido el horror en esta tierra en su máxima expresión (será un tiempo de verdadero horror el de los últimos 1.260 días, cuando la Bestia Anticristo se quite por fin la máscara de "bueno" y se muestre como lo que realmente es).

<< Rey de los santos...>> : Por otra parte, sólo los santos reconocen de veras que Cristo es el Rey.

<<... ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo...>> : Esa es la clave para, no sólo resistir, sino para entrar en la gracia victoriosa que sólo el Espíritu Santo puede proveer: El temor de Dios. Por temer a Dios, antes que a la Bestia Anticristo, esos vencedores de los últimos minutos de la historia del pueblo de Dios, podrán, una vez en la gloria cantar fehacientemente ese cántico. Se ha de temer a Dios, no por Su poder primeramente, sino a causa de Su santidad (sólo Él es verdadero en todo).

<< ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado>> : Clara alusión al Milenio. Habrá un remanente de cada nación (mayor o menor, según), que entrará en el Milenio. Este es otro argumento clarísimo contra la doctrina amilenialista (la que niega el Milenio): Todo el mundo puede observar que, actualmente, la plenitud de las naciones no temen a Dios (véase a España o a cualquier país europeo). Es menester que se cumpla la Palabra. Cuando venga el Rey, se cumplirá.

<<... todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado>> : Es a causa de los juicios que vienen sobre la tierra, que los supervivientes de entre las naciones se postrarán ante Dios, reconociendo la verdad de Su Palabra. Así pues, hemos de entender aquí la suprema importancia de esos juicios, los cuales serán para la destrucción de los impíos que no se arrepentirán, y sobre todo, para el escarmiento de todos aquellos que, viendo la mano de Dios en acción, se humillen ante Él, y así salven sus vidas. Los juicios de Dios que vienen a esta tierra, harán la diferencia y separación para siempre de lo bueno respecto a lo malo; ¡Gloria a Dios!

Los creyentes de los minutos finales serán gentes de una fe muy especial; recordemos lo que cantarán: << ...las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado>> : De pie, en el cielo ante Dios, declararán lo que no tardará mucho en ocurrir, pero que bajo ningún concepto lo parecerá en esos momentos en la tierra, me refiero al hecho de que las naciones vendrán a adorar a Dios, mientras la Bestia Anticristo se estará creciendo a lo largo y ancho del planeta, imponiendo su voluntad. La clave aquí está en <<los juicios se han manifestado>> . Es decir, que cuando esos mártires estén entrando al cielo, se estarán manifestando los citados juicios; por lo tanto, veamos acerca de ellos, tal y como la Palabra nos lo muestra.

(V. 5-8) Los ángeles con las siete plagas postreras

(V. 5) << 5 Después de estas cosas miré, y he aquí fue abierto en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio>> : Después de ver por adelantado la victoria de los últimos mártires de Cristo en el cielo, Juan, testigo de todo ello, dirige su mirada a otro evento. Ve que se abre en el cielo el templo del tabernáculo del testimonio. Cuando eso ocurre, Juan puede entender que el juicio contra esta tierra es inminente. Tiene el precedente de 11: 19, recordemos: << Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo>> . Recordemos que en ese versículo se entreveía la preparación del juicio de Dios contra las naciones rebeldes a Dios, todo ello en el contexto de la séptima trompeta. Recordemos también que el contenido de la séptima trompeta son las siete copas de la ira de Dios. La única diferencia es que en 11:19 se nos recuerda el arca del pacto; esto es, misericordia para Israel, mientras que lo que está viendo Juan en estos momentos, sólo es el juicio contra todo el resto de la humanidad rebelde a Dios que está sobre la tierra, empezando por las bestias Anticristo y Falso Profeta.

(V. 6) << 6 y del templo salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro>> : Juan se fija que del templo celestial salen siete ángeles; los siete que en su haber están las siete plagas. Estos siete ángeles son los siete de 15: 1. Aquí Juan nos comentará con mayor detalle lo que empezó viendo entonces. Estos siete ángeles, (número que entraña perfección y plenitud), vestidos como hemos leído, muestran por su vestimenta lo que son, es decir, seres santos, por lo tanto, serán los encargados de ejecutar el castigo. Hemos de entender, por tanto, que ese juicio es santo también, no sólo justo; es enviado de parte de Dios. Dios es quien juzga, y el es el Santo. Llevan vestiduras de lino fino y resplandeciente (ver 19: 8). Esta es señal de pureza y santidad; rectitud de conducta. Es resplandeciente ( lamprón gr. , de donde viene el vocablo español, lámpara), para designar el reflejo de la gloria de Dios, ante cuya presencia ministran, y del que reciben las comisiones que llevan a cabo (Lacueva). Los cintos de oro ceñidos alrededor del pecho, son símbolo de nobleza (ver 1: 13), también de pureza.

(V. 7) << 7 Y uno de los cuatro seres vivientes dio a los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive por los siglos de los siglos>> : Uno de aquellos cuatro seres vivientes que están alrededor del trono de Dios (4: 6), da siete copas a los siete ángeles. He aquí la autorización, o la orden directa de parte de Dios que está en el trono para que se haga Su voluntad. Estas copas están llenas de la ira de Dios. Curiosamente, la palabra ira no debería ser la empleada aquí, sino la palabra furor , porque así se traduce literalmente del griego. La palabra griega original es timú , y significa furor , mientras que la palabra española ira , es en griego orgué . El furor ( timú) , es la explosión de la ira. Como dice Lacueva, "El furor es a la ira, lo que la pasión es al sentimiento" . La palabra que se traduce por copas , es <<fiále>> . No es una copa común y corriente, sino más bien un tazón ancho; una especie de bol. Eran parte de los utensilios del Templo en el A.T. siendo de oro; así que estamos hablando de utensilios de uso litúrgico y sagrado. Así que, esas copas anchas, están llenas del furor de Dios, es decir, de toda explosión de ira santa. De esta manera podremos entender la magnitud del juicio que viene sobre los hombres impenitentes, ajenos a Dios. Será el más que justo juicio de Dios.

<<... llenas de la ira de Dios, que vive por los siglos de los siglos>> : Ese Dios es el Eterno. Todo lo sabe desde el principio, todo está y ha estado bajo Su control. Su ira es justa, y así como Él es Eterno, Su castigo es eterno. Los merecedores de Su castigo lo gustarán eternamente también. Dice el Salmo 75: 8; << La copa está en la mano de Jehová; el vino está fermentado, lleno de mixtura, y él lo derrama; ¡hasta el fondo lo apurarán y lo beberán todos los impíos de la tierra!>>

(V. 8) << 8 Y el templo se llenó de humo por la gloria de Dios, y por su poder; y nadie podía entrar en el templo hasta que se hubiesen cumplido las siete plagas de los siete ángeles>> : El templo en el cielo se llenará de la Shekináh de Dios, es decir, de la gloria de Su presencia. Nadie podrá entrar en el templo en el cielo. Esto también ocurrió en el tabernáculo en el desierto: << Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria de Jehová llenó el tabernáculo. Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria de Jehová lo llenaba>> (Exodo 40: 34, 35) . Tampoco esta vez nadie podrá entrar en el templo en el cielo, pero por otra razón, a causa de la indignación de Dios, hasta que Su furor quede satisfecho; indignación a causa del pecado voluntario y premeditado de una humanidad indigna. Cuando se haya consumado el juicio, se habrá consumado Su furor .

{
}
Expand

Apocalipsis Capítulo XIV

Apocalipsis - Capítulo 14

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

144.000 / Tres mensajes celestiales / Las dos siegas

Introducción

Este capítulo en cuestión, contrasta enormemente con el anterior. Este rezuma victoria, esperanza, santidad, poder y autoridad de Dios, mientras que vimos que el anterior sólo nos trajo mal sabor de boca. El capítulo catorce de Apocalipsis está dividido en tres partes principalmente:

I. La aparición gloriosa de 144.000.

II. Los tres mensajes celestiales.

III. Las dos siegas.

Comentario

(V.1-5) La aparición gloriosa de 144.000

(V. 1) << 1 Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente>>: Lo primero que Juan ve después de las horripilantes escenas y secuencias del capítulo anterior, es al Corderito de Dios, que está << en pie>> , es decir, en posición de acción, sobre el Monte Sion; es decir, en acción de autoridad y potestad. Sabemos por la Palabra, que Sion no sólo se corresponde con el lugar geográfico en esta tierra; es decir, la Jerusalén terrenal, sino primeramente con el Cielo, con la ciudad santa, la nueva Jerusalén, la celestial. Leemos así en Hebreos 12: 22; <<sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles>> . Según podemos ver en el contexto de esta sección, este monte de Sion es el que se corresponde con el que está ubicado en el Cielo. Como analizaremos en el capítulo 21, creemos que dicha ciudad celestial está para descender del cielo, de Dios, y venir a ser el tabernáculo de Dios con los hombres (21: 2, 3), así que es factible que a la sazón del cumplimiento de lo expresado en este versículo, dicha ciudad santa, esté literalmente viniendo a este planeta.

<<... y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente>> : Junto con el Corderito, es decir, la expresión del Cristo que entregó su vida por todos, se hallan 144.000 sellados con dos nombres: el del Cordero y el de Su Padre en la frente. ¡Qué diferencia el tener el sello del Dios vivo en la frente, en vez del sello o marca de la Bestia del diablo en el mismo lugar! La diferencia estriba entre vida o muerte eternas. Es evidente que el contexto de este apartado es el expresado en el Salmo 2, el cual leemos a continuación: << ¿Por qué se amotinan las gentes y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes conspirarán contra Jehová y contra su ungido, , diciendo:           «Rompamos sus ligaduras y echemos de nosotros sus cuerdas».     El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Luego les hablará en su furor, y los turbará con su ira:  «Yo he puesto mi rey sobre Sión, mi santo monte ». Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: «Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás >>. Ante la ignominia infame del Dragón y de su Bestia Anticristo, así como la del Falso Profeta, manifestada en el capítulo anterior, la Palabra nos presenta al Cordero, que es Cristo, el Ungido, que está de pie sobre el Monte de Sion junto con su ejército de fieles, los 144.000, a punto de hacer cumplir lo que hemos leído en ese Salmo 2. El Cristo de gloria y poder, el León de la tribu de Judá, está a punto de descender a la tierra con su ejército y sus fieles 144.000 para destruir la obra de satanás (1 Jn. 3: 8b) en las personas de la Bestia Anticristo y la Bestia Falso Profeta con todos sus ejércitos de hombres impíos.

(V. 2) << 2 Y oí una voz del cielo como estruendo de muchas aguas, y como sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como de arpistas que tocaban sus arpas>> : Ubicado como estaba Juan, en el Cielo, oye en ese momento un sonido que es, como el del trueno, es decir, muy potente, y también como de muchos instrumentos de cuerda tocando a la vez.

(V. 3) << 3 Y cantaban un cántico nuevo delante del trono, y delante de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos; y nadie podía aprender el cántico sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los de la tierra>> : Quienes cantarán son esos 144.000. No lo harán en la tierra, sino ante el Trono de Dios. También cantarán ante los cuatro seres vivientes mencionados en el capítulo cuatro, los cuales están junto y alrededor del Trono. También cantarán ante los ancianos; se entiende los veinticuatro ancianos mencionados también en el capítulo cuatro, los cuales también están sentados alrededor del Trono. No obstante, nadie de ellos, ni nadie más puede aprender ese cántico, sólo los 144.000 que lo cantan, los cuáles serán rescatados o comprados por la sangre de Cristo de entre los demás en la tierra. Evidentemente, su cántico, que es nuevo, tendrá que ver con ellos, ya que sólo ellos lo podrán aprender.

( V. 4) << 4 Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero>> : En la economía de Dios estas personas ya han sido conocidas. Para Dios, el pasado, el presente y el futuro, son una misma cosa.

En cuanto a los varones, son los que andan en santidad y pureza sexual. Se entiende aquí por virginidad el estado de pureza, independientemente de su estado civil. Dice Taylor: <<La virginidad aquí significa pureza, y no debe tomarse literalmente (2 Cor. 11:2); significa que fueron fieles a su Señor. Son la novia de Cristo y, por lo tanto, son vírgenes espiritualmente. No fueron infieles a su Señor. El sexo dentro del matrimonio no es pecado>> . El énfasis en no contaminarse con mujeres, parece proceder de la Ley mosaica, en la cual, los combatientes, no podían ir a la batalla si habían estado con mujer. La pureza ritual era un requisito para combatir las guerras del Señor (cf. Ex 19:15; Lv 15:18; Dt 23:9-14; 1 S 21:4-5). Este comentario parece probar que esos 144.000 son verdaderos guerreros de Cristo, que ocuparán un lugar de privilegio en la batalla del Señor que vendrán con la venida Suya en gloria a esta tierra. Así como Jesús sólo seguía al Padre, estos creyentes, tanto sobre la tierra como en el Cielo siguen sólo a Cristo. Serán redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero. Las primicias no se dejan en el campo, sino tan pronto maduran, son llevadas a la casa de Dios (Ex. 34: 26). Como dice Watchman Nee: <<Como que los 144.000 son las primicias, no pueden ser dejadas en el campo, que habla del mundo (Mt. 13: 38), sino que son colocadas, en cambio, en el Monte de Sion en el Cielo, que es la Nueva Jerusalén>> . Por otra parte, l as primicias o primeros frutos de la cosecha pertenecían exclusivamente a Jehová y debían ser consagrados a él (Dt 26:1-11). Al hablar de redimidos << entre los hombres >>, debemos entender que son escogidos de entre los creyentes de todos los tiempos, no importa si de procedencia judía o gentil.

Resumen final sobre esos 144.000

  • Están al lado del Cordero en el Monte de Sion celestial.
  • Cantan un cántico que es nuevo, y que sólo ellos pueden aprender.
  • Son redimidos << de entre los de la tierra >>, por lo tanto no parece que sean los 144.000 sellados de entre todas las tribus de Israel de Ap.7: 4.
  • Los hombres son puros y santos sexualmente.
  • Van donde el Cordero va.
  • Son redimidos de entre los hombres como primicias (son primeros frutos).
  • Son santos y genuinos.

Estos 144.000 son el cuerpo de élite que estará más cerca de Cristo de entre todos los salvos de todos los tiempos por toda la eternidad. Son también parte de la élite del ejército del Señor que peleará contra la Bestia cuando Cristo en gloria regrese a la tierra (17: 14; 19: 14, 19).

(V. 6-12) Los tres mensajes celestiales

Los tres ángeles traen tres mensajes distintos, aunque complementarios. El primero anuncia el evangelio eterno. El segundo declara el juicio consumado sobre Babilonia, la gran ciudad, opuesta del todo a la Jerusalén celestial. El tercer ángel amonesta a todos aquellos que van a ponerse la marca de la Bestia, advirtiéndoles que al hacerlo, han firmado su propia condenación eterna.

El mensaje del primer ángel (V. 6, 7)

<< 6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, 7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas>> : Juan ve volar a otro ángel distinto al último que vio. El último que vio en orden cronológico fue el que muestra 11:15. Ese es el ángel que toca la séptima y última trompeta, en cuya proclamación quedarán englobadas las siete copas de la ira de Dios, así y como recordaremos, en el séptimo sello quedaron englobadas las proclamaciones de las siete trompetas.

<< ... que tenía el evangelio eterno...>> : El ángel proclama el evangelio eterno desde el cenit del cielo, a todos los << moradores sobre la tierra a toda nación, tribu, lengua y pueblo >>. Cabría pensar en un primer momento que el ángel está predicando el evangelio de la gracia, no obstante existen dos razones para que no sea así:

  • § A los ángeles no les ha sido dado el predicar el evangelio de la gracia, sino a los hombres (Mc. 16: 15).
  • § El evangelio eterno no es el evangelio de la gracia, ya que la gracia se acabará cuando venga el juicio sobre los malos.

El evangelio eterno que predica el ángel está claramente expresado en lo que el mismo ángel dice: << Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas>> . Tal y como dice Walvoord: <<El evangelio eterno no parece ser el evangelio de la gracia...sino más bien la buena noticia de que, por fin, Dios está a punto de tratar al mundo con justicia y establecer su soberanía sobre el mundo. Este es un evangelio eterno, en el sentido de que la justicia de Dios es eterna. Dios continuará por toda la eternidad manifestándose a Sí mismo en gracia para con los santos, y en castigo para con los malvados. Referirse al evangelio de la gracia como a un evangelio eterno, es ignorar el contexto y el uso del vocablo>>. El mensaje del ángel es el de dar el crédito de lo creado a Dios, y no a los hombres o al azar. Es un mensaje que advierte a los impíos a dejar de lado toda doctrina evolucionista y humanista, y dar el reconocimiento al único y soberano Dios. Como dice Lacueva: <<El texto sagrado no dice si alguien (o muchos) escucha de corazón el mensaje y se convierte al Dios verdadero...lo más probable es que nadie vaya a convertirse sinceramente a Dios en esta última parte del período de la Gran Tribulación>>.

El mensaje del segundo ángel (V. 8)

<< 8 Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación>> : Este ángel declara públicamente lo que uno de los ángeles que tienen las copas de la ira le dijo a Juan hace casi dos mil años: <<... Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; 2 con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación>> (17: 1, 2). En ese momento, el ángel que sigue al que vuela por en medio del cielo con el evangelio eterno, declara que se ha cumplido dicha sentencia: Babilonia la Grande, que es Roma (ver Ap. 17: 18), y en concreto, el Vaticano (cuya palabra significa " lugar de adivinación ", que viene de la palabra latina Vaticanus << vaticinar, adivinar >>), cae. Sólo Roma ha tenido, primeramente, a través de los césares, y luego, a través de los así llamados pontífices romanos, la hegemonía (el poder) sobre el mundo conocido. Literalmente ha tenido trato con todas las naciones; ha dominado directa o indirectamente sobre ellas, y espiritualmente hablando, ha dado (y da) a todas las naciones de beber del vino embriagador de su fornicación. Con ese vino, las gentes han sido entontecidas, y alejadas de la verdad de Cristo. Muy elocuentemente, Francisco Lacueva dice acerca de <<Babilonia la Grande>>: <<Hay quienes opinan que, en este período, habrá sido reedificada la Babilonia literal que existió hace muchos siglos a orillas del Eufrates. Sin embargo, el texto sagrado de los caps. 17 y 18 no deja lugar a dudas de que se trata de Roma, de la actual ciudad de Roma, no de ninguna otra ciudad. No se pierda de vista que Roma es:

a) El centro religioso del mayor poder, sobre conciencias y los bolsillos, que existe en el mundo. Allí reside el papa, tratado con las mayores muestras de veneración por todos los poderes políticos de la tierra (con muy escasas excepciones)

b) El centro del nuevo Imperio Europeo, desde donde el Anticristo va a dominar el mundo durante la Gran Tribulación>>

<<...Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación>> : Dios juzgará a esa institución que dice ser la única y verdadera iglesia de Cristo, la cual la misma Palabra de Dios la califica como la grande de las Babilonias, concretándola en una ciudad determinada, Roma, la cual ha seducido con el vino de su fornicación espiritual a las naciones. Como dice Lacueva: <<...la corrupción espiritual que la Babilonia religiosa...ha ejercido en todos los países de la tierra, traficando con lo más sagrado y abusando de su poder político-temporal para encadenar la conciencia de quienes se le someten>> . No quiero dejar aquí de citar al gran siervo de Dios y mártir por Cristo Watchman Nee, que al respecto de esta cuestión, dice lo siguiente: <<¿A qué se refiere esta ciudad de Babilonia?¿A Babilonia o a Roma? La Babilonia del capítulo 17...hace referencia a la Roma como un sistema religioso. La Babilonia aquí, en 14: 8, está también relacionada con el sistema religioso de Roma, porque la descripción de las dos es la misma. De modo que el segundo ángel notifica al mundo que Babilonia ha caído; es decir, que el sistema religioso de Roma ha sido derrotado>>.

(V. 9-11) El mensaje del tercer ángel

Así como el primer ángel de estos tres anunciaba el evangelio eterno; la exhortación a todos los moradores de la tierra a adorar a Dios, este tercer ángel advierte de las implicaciones y consecuencias que tendrá el desobedecer a aquél.

<< 9 Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano>> : Esa advertencia va dirigida especialmente a todos los que serán tentados a ir y a que les coloquen la marca de la Bestia o la adoren, así como a su imagen (ver 13: 14-17); es decir, a todos aquellos que se postren ante el rey de Babilonia, el Anticristo, para esperar de él el oportuno socorro que sólo debemos buscar de nuestro Dios, el que está sentado en el Trono, a todos aquellos que sometan incondicionalmente al gobierno del Anticristo, aceptando su marca.

<< 10 él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira...>> : El castigo es el de beber el vino de la ira de Dios, el cual no está rebajado. Así como el vino que la Gran Ramera, Babilonia la Grande, la religión pseudo cristiana proveniente de Roma hacía y hace beber a todas las naciones, entraba y entra suavemente, entonteciendo a las gentes para llevarles a los pies de la Bestia Anticristo (cosa que ya se esta gestando) (14: 8), el vino de la ira de Dios será escanciado puro, es decir, sin rebajar. Este vino que todo aquel que se una al Anticristo beberá, es el castigo que Dios les enviará dada su justa ira.

<< ...y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; 11 y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre>> : Ese tormento que es eterno, tiene efecto en un lugar muy concreto: El lago que arde con fuego y azufre (ver Ap. 20: 10). Los santos ángeles de Dios llevarán a ese lugar, a cada individuo que dé la espalda definitivamente a Dios, acogiéndose al hombre de pecado. El resultado de esa condenación es la falta de alivio y el constante sufrimiento atroz, literalmente, constantemente quemándose sin llegar a morir (no hay más muerte después de la muerte). Todo ello es más real de lo que se pueda imaginar. Efectivamente, estamos aquí hablando de la condenación eterna.

<<... ni nadie que reciba la marca de su nombre>> : No habrá excepción alguna. El que consiente en que se le aplique la marca, recibirá el justo castigo de Dios. La mayoría de los hombres hoy en día creen que su vida sólo se extiende esos 60, 70  o quizás hasta 80 años de vida sobre la tierra, y que después no hay nada. No es eso verdad. Hay una existencia después de ese corto paseo por esta tierra. Los que reciben a Jesús, estarán en gloria con Él por toda la eternidad. Los que rechazan a Jesús, recibirán el mismo castigo que recibirá el diablo y sus demonios a los cuales siguieron en su rebelión, también por toda la eternidad (ver Ap. 20: 10).

(V. 12, 13) Los santos y los mártires de la Gran Tribulación

<< 12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús>> : De nuevo, aquí se apela a la paciencia de los santos, como en Ap. 13: 10b. Creo interpretar por el énfasis que se hace acerca de los mandamientos de Dios y la fe en Jesús, que muchos de esos santos serán de origen judío que se convertirán a Cristo Jesús. Muchos otros, serán de origen gentil. La Palabra de Dios ya exhorta a los que se convertirán en aquel tiempo de gran tribulación, que a pesar de que vean momentáneamente prosperar a los malos y ellos ser perseguidos, y muchos de ellos ser muertos, la condenación verdadera les llegará a aquéllos en su momento.

(V. 13) << 13 Oí una voz que desde el cielo me decía: Escribe: Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen>> : Parece que el que da esa voz es el Señor mismo, quien desde el cielo anuncia que en el tiempo de la Gran Tribulación, esos santos que darán su vida como mártires, serán bienaventurados, ya que reinarán con Jesús por mil años (ver 20: 4b). Esos creyentes tardíos son los que serán muertos por el Falso Profeta, de acorde con 13: 15. Los trabajos de los cuales han de descansar son los sufrimientos que padecerán por su constancia en mantener la fe de Jesús en esos tiempos tan extremadamente terribles que están por venir. Sus obras, son las desempeñadas mediante su fe y su obediencia hasta la muerte. El resultado de esa acción les acompañará siempre por toda la eternidad. Esas obras serán: < <oro, plata, piedras preciosas>> (1 Corintios 3: 12).

(V. 14-20) La tierra es segada - una visión del Armagedón -

(V. 14- 16) La primera cosecha

(V. 14) << 14 Miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del Hombre, que tenía en la cabeza una corona de oro, y en la mano una hoz aguda>> : La nube blanca expresa santidad y pureza; la pureza absoluta del motivo del juicio divino. En esa nube está sentado el Hijo del Hombre. Esto último concuerda con Daniel 7: 13; << »Miraba yo en la visión de la noche,y vi que con las nubes del cielo venía uno como un hijo de hombre ; vino hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse delante de él>> . Esto concuerda también con las palabras de Jesús a Caifás: < <Jesús le dijo:-Tú lo has dicho. Y además os digo que desde ahora veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del poder de Dios y viniendo en las nubes del cielo >> (Mateo 26: 64)

<<...tenía en la cabeza una corona de oro ... >> : Cristo como Rey.

<< ...y en la mano una hoz aguda>> : Está muy afilada esa hoz, porque solamente va a cortar lo malo, sin llevarse en el corte lo bueno que queda, es decir, los santos que esperan sobre la tierra el advenimiento en gloria del Mesías. Los ángeles son enviados a llevarse mucha cizaña de este mundo. El Cordero, junto a sus 144.000, después de esperar de pie en el Monte de Sion celestial (14: 1), ya desciende a efectuar el juicio sobre los malos en la tierra. Esto es el Armagedón. El Armagedón, que no es sino el lugar geográfico de la última y más terrible batalla, será, no solamente el lugar propiamente dicho y la batalla mencionada (16: 16), sino, en realidad, una guerra a nivel no sólo local, y que se extenderá sobretodo desde mediados de la Gran Tribulación, es decir, a lo largo de la última mitad de los últimos 42 meses o tres años y medio de esa semana de años final (ver Dn. 9: 27), y que  finalizará con la venida en persona de Cristo, en lo que llamamos la Segunda Venida. Dios reunirá a todas las naciones para efectuar Su juicio sobre todas ellas. Recordemos Ap. 11: 18; << Se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y ... destruir a los que destruyen la tierra>> . Recordemos que esto concuerda con el Salmo 2; <<Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas. El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira>>

(V. 15, 16) << 15 Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura 16 Y el que estaba sentado sobre la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada>> : Ese ángel clama a gran voz porque el tiempo ya es. No le da ninguna orden a Cristo, sino que clama porque sabe de parte del Padre que ya es el momento de ejecutar juicio contra los impíos que nunca se arrepintieron, ni lo harán. Este pasaje es el que el profeta Joel nos describió en su libro. Veámoslo: <<... reuniré a todas las naciones y las haré descender al valle de Josafat (Armagedón); allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, de Israel, mi heredad, al cual ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra>> (Joel 3: 2). <<»¡Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertad a los valientes! ¡Acérquense, vengan todos los hombres de guerra! Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces y diga el débil: "¡Fuerte soy!" Juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y congregaos. ¡Haz venir allí, Jehová, a tus fuertes! Despiértense las naciones y suban al valle de Josafat, porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor . Meted la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno y rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos. Muchos pueblos en el valle de la Decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la Decisión. »El sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas perderán su resplandor>> . El versículo 13 de Joel 3 es clave para entender el contexto de Ap. 14: 15, 16. Hay que meter la hoz porque la mies está madura, así como el lagar está lleno, y rebosantes las cubas de mucha maldad . Por tanto, no se trata de una mies de santos, sino de impíos.

(V. 17-20) La segunda cosecha

La diferencia entre las dos cosechas (la siega y la vendimia), es la siguiente: La siega es acerca de la maldad de la tierra entera, mientras que parece que la vendimia tiene que ver con la apostasía final y definitiva de gran parte de Israel y la destrucción de los ejércitos del Anticristo en tierra de Israel. La viña es símbolo de Israel (Is. 5: 7). Bolainez, que por cierto es judío de nacimiento, acerca de lo segundo, lo explica así: <<Este texto trata con la parte de Israel que se fue del lado de la bestia (Is. 5: 7) y la cita que nos prepara para entrar al Armagedón (Is. 63: 3, 4; Ap. 19: 15) Con estos textos queda aclarado que aquí se está hablando del juicio y no de cosechas de almas, con esto desembocará al Armagedón>> . No obstante, algunas veces las uvas representan a los malos de las naciones (Nee), tal y como vemos en Joel 3: 12, 13, donde el juicio de Dios es contra las naciones, cuyos representantes a modo de numerosos ejércitos se reúnen <<en el lagar que está lleno, y rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos>> , siendo ese lugar el valle de la Decisión (Jl. 3: 14); es decir, la llanura de Har Meggido. Por tanto, esas uvas extremadamente maduras de maldad, son los judíos apóstatas y el resto de los gentiles seguidores de la Bestia Anticristo.

(V. 17) <<Salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda>> : Desde el templo de Dios en los cielos, otro ángel lleva otra hoz aguda, preparada para vendimiar.

(V. 18) << 18 Y salió del altar otro ángel, que tenía poder sobre el fuego, y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras>> : Este ángel que sale del templo, recibe una orden de otro ángel de mayor autoridad, ya que está en el altar del templo, mientras que el anterior sólo está en el templo. El altar santifica el templo. Ese otro ángel tiene << poder sobre el fuego >>, literalmente del griego: << teniendo autoridad sobre el fuego>> . ¿Por qué autoridad sobre el fuego? ¿Sobre qué fuego? Para responder a esto deberemos seguir teniendo en cuenta que ese ángel ordenante, sale del altar del templo de Dios. Ese altar no podría ser otro que el altar del incienso (Ex. 30: 27; Lc. 1: 11), ya que es de oro, y es el único altar en los cielos del cual habla el libro de Apocalipsis, y en él está el fuego. Por eso vemos que ese ángel tiene a su cargo el fuego santo. Repasemos esas escrituras: (Ap. 8: 3) << Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar , con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro que estaba delante del trono>> (Ap. 8: 5) <<Y el ángel tomó el incensario, lo llenó del fuego del altar y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos y voces, y relámpagos, y un terremoto>> (Ap. 9: 13) << 13 El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios>> . Por lo tanto, este ángel ordenante, lo es de muy alto rango y responsabilidad. Entendemos que ese fuego santo, junto a las oraciones de los santos, con el incienso, una vez combinado y arrojado a tierra produce un efecto inmediato en la escala natural. Siendo así, este ángel ordenante tiene a su cargo el poder hecho realidad en nuestro mundo natural o físico, en ese fuego santo el cual está a su cargo en el altar de oro del templo de Dios en el Cielo.

( V. 18b) <<... Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la tierra, porque sus uvas están maduras>> : Esa es la orden que le da el ángel custodio del fuego santo del altar de oro, al ángel que tiene la hoz aguda. La palabra griega que se usa para maduras es ékmasan , que indica más que maduras, tanto, que están a punto de reventar. Esas uvas son las gentes que rebosan maldad; en este caso, los de origen judío, e ingente cantidad de origen gentil de las naciones sumisas a la Bestia.

(V. 19) << 19 Y el ángel arrojó su hoz en la tierra, y vendimió la viña de la tierra, y echó las uvas en el gran lagar de la ira de Dios>> : Obediente el ángel, arroja la hoz en la tierra de Israel. La expresión <<arrojó su hoz>> , nos habla de un acto violento, de un acto de guerra. Como dice Nee: <<lo cual significa desarraigarlo todo completamente...esto implica dolor y sufrimiento>> . El lagar de la ira de Dios, no puede ser sino el Armagedón, que está en Israel  (Har Meggido) (ver Ap. 16: 16). Allí se resolverá al completo la ira de Dios contra todas las naciones enemigas de Dios, incluido el Israel que es apóstata. Veamos algunas escrituras al respecto: Isaías 34: 1-8 <<Acercaos, naciones, juntaos para oír; y vosotros, pueblos, escuchad. Oiga la tierra y cuanto hay en ella, el mundo y todo lo que él produce. Porque Jehová está airado contra todas las naciones, indignado contra todo el ejército de ellas; las destruirá y las entregará al matadero. Los muertos de ellas serán arrojados, de sus cadáveres subirá el hedor y los montes se disolverán con la sangre de ellos. Todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército como se cae la hoja de la parra, como se cae la de la higuera. Porque en los cielos se embriagará mi espada; descenderá sobre Edom para juicio, y sobre el pueblo de mi maldición. Llena está de sangre y de grasa la espada de Jehová: sangre de corderos y de machos cabríos, grasa de riñones de carneros, porque Jehová tiene sacrificios en Bosra y una gran matanza en tierra de Edom. Con ellos caerán búfalos, toros y becerros. Su tierra se embriagará de sangre y su polvo se llenará de grasa. Porque es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sión>> J oel 3: 9-14 <<»¡Proclamad esto entre las naciones, proclamad guerra, despertad a los valientes! ¡Acérquense, vengan todos los hombres de guerra! Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces y diga el débil: "¡Fuerte soy!"Juntaos y venid, naciones todas de alrededor, y congregaos. ¡Haz venir allí, Jehová, a tus fuertes! Despiértense las naciones y suban al valle de Josafat, porque allí me sentaré para juzgar a todas las naciones de alrededor. Meted la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended, porque el lagar está lleno y rebosan las cubas; porque mucha es la maldad de ellos. Muchos pueblos en el valle de la Decisión; porque cercano está el día de Jehová en el valle de la Decisión.»El sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas perderán su resplandor>> . Ver también Apocalipsis 19: 11-21. Así pues, la vendimia de << la viña de la tierra>> coincidirá con la aparición de Cristo en la tierra (ver 19: 5).

(V. 20) << 20 Y fue pisado el lagar fuera de la ciudad, y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios>> : El lagar de la ira de Dios será la llanura de Har Meggido (Armagedón), donde tendrá lugar la final y más brutal batalla que jamás haya conocido la humanidad. Esa realmente será una batalla de Dios, ya que la misma Escritura la define como el más importante de Sus juicios sobre esta tierra. Empezará en Bosra (la actual Buseira), según Is. 63: 1. Curiosamente, la distancia que existe entre ese lugar y Har Meggido es de 1.600 estadios, (320 Km.).

Har Meggido está situado al oeste del río Jordán, en la llanura de Jezreel, en Galilea, más o menos a 100 km. al norte de Jerusalén. También se le conoce como el Valle de la Decisión (Joel 3: 14), o el Valle de Josafat (Joel 3: 12). En ese lugar se libraron sangrientas batallas en la época bíblica (Jueces 5: 19; 2 Reyes 23: 29).

<<... fuera de la ciudad...>> : Esa ciudad no puede ser otra que Jerusalén, la cual quedará excluida de ser centro de esa destrucción.

<<...y del lagar salió sangre hasta los frenos de los caballos, por mil seiscientos estadios>> : Se le llama lagar porque Har Meggido será como un lagar enorme, pero en vez de dar zumo de uvas, será sangre la que correrá y se embalsará a lo largo de mil seiscientos estadios, es decir, 320 Km.; desde Bosra. Después de estas cosas viene para quedarse para siempre el Reino de Dios. Como dice Watchman Nee: <<Después de la siega y de la vendimia hay la fiesta de los Tabernáculos, que es un tipo del reinado del Milenio>> . Amén

Expand

Apocalipsis Capítulo XIII

Apocalipsis - Capítulo 13

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

La Bestia-imperio, la Bestia-Anticristo,

La Bestia-Falso Profeta

Introducción

Este capítulo se divide en dos partes, que nos hablarán de dos personajes reales. La primera parte nos describirá las características de la Bestia Anticristo (1-10). La segunda parte nos mostrará acerca de otra Bestia, el llamado Falso Profeta (11-18). Este capítulo es crucial para entender mejor acerca de lo que está a punto de suceder en este mundo en todos los términos de (gobierno, económico, religioso y militar). Quien crea que las cosas van a ir a mejor en este mundo, se equivoca de plano y de pleno. Prestemos, por tanto, atención a lo que la Palabra de Dios ha de revelarnos al respecto. Dice en Oseas (4: 6) que <<el pueblo de Dios fue destruido, porque le faltó conocimiento>> . Que viene el Anticristo a imponer la voluntad del diablo por tres años y medio trayendo devastación y muerte será un hecho, y ya se puede vislumbrar. La humanidad sin Dios está pidiendo a gritos a alguien que les gobierne. Paul Henry Spaak (1899-1972), uno de los fundadores del Mercado Común Europeo (Roma 1957), y secretario general de la OTAN de 1957 a 1961, dijo así en un famoso discurso: <<Nosotros no queremos ya más comités; tenemos ya demasiados comités. Lo que nosotros necesitamos es contar con un hombre que posea la suficiente estatura para coligar a todas las demás personas y que nos saque de esta triste crisis económica en la que estamos a punto de hundirnos. ¡Mandadnos a ese hombre! Lo vamos a recibir, lo mismo si viene de Dios como si viene del diablo!>> . La humanidad sin Dios está pidiendo a gritos a alguien que les gobierne, y les será dado, pero no será lo que a priori creerán. No es posible la paz y la seguridad verdaderas sin el Príncipe de Paz que es Jesús. Acerca del carácter y obra del hombre que Spaak esperó y viene, la Palabra nos habla: << ...el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto, que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios...entonces se manifestará aquel impío, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca y destruirá con el resplandor de su venida. El advenimiento de este impío, que es obra de Satanás, irá acompañado de hechos poderosos, señales y falsos milagros, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos>> (2 Tesalonicenses 2: 3, 8-10). J. Dwight Pentecost, dice acerca de lo que está por venir: <<Este mundo se está dirigiendo hacia un sistema político unificado y a un sistema religioso unificado que anula las descripciones y desafía la imaginación...Las Sagradas Escrituras revelan que...satanás [traerá] su gran obra maestra, el hombre de pecado, el sin ley, el Anticristo a este escenario mundial como cabeza de la gran confederación de naciones. Este mundo está encaminado a la venidera dictadura mundial, bajo la cual todas las naciones serán consolidadas en un gran imperio mundial que se centrará en la adoración a satanás >> . No me asombrarían estas palabras, excepto por el hecho de que fueron escritas en 1961. Unos pocos años más tarde, David Wilkerson en su clásico <<La Visión>> , escribe también: <<...se ve claramente la predicción de un Anticristo "superestrella" venidero, que se levantará en los postreros días, desafiará a Dios, y perseguirá a los verdaderos creyentes. Vendrá en nombre de la paz, la ley y el orden, y logrará cambiar los sistemas legales y judiciales. Será desenmascarado como un fraudulento hijo de satanás. La Biblia predice que su régimen de terror será de corta duración, pero totalmente devastador. Este falso dictador que se hará pasar por un ángel de luz, engañará a todo el mundo>>. ¿Por qué el Señor permitirá el advenimiento de ese malvado engañador? Justamente por el hecho de que las gentes no quieren recibir la verdad  de Dios. <<Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia>> (2 Ts. 2:11, 12).

Comentario

(V. 1-10) La Bestia Anticristo

Este, sin duda alguna, será el imperio y emperador que surgirá en el tiempo de la Tribulación, enviado este último por el diablo mismo, cuya aparición ya se está gestando, y que en muchos aspectos intentará plagiar al verdadero Cristo. Se presentará al mundo como el salvador de la humanidad, a través de la creencia de que cada hombre tiene el potencial de ser dios de sí mismo. Intentará demostrar que es así, mostrando su propio ejemplo. Multitudes le creerán para su perdición. Ahora mismo, la sociedad está acabando de ser preparada está para recibir a un líder así; alguien que dé ejemplo de que es posible para el hombre el controlar y dirigir su propio destino. Esa mentira, que ya Satanás esparció en el corazón de Eva hace algunos miles de años, seguirá vigente hasta el día del Armagedón (16: 16), cuando los hombres sin Dios irremediablemente se den realmente cuenta de que hay un Dios, y de que no es ellos.

(V. 1) <<Y vi subir del mar una bestia que tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas; y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo>> : Estando el dragón (Satanás) de pie sobre la arena del mar (12: 18), en un acto de llamamiento o reclamo dirigido a su hijo de perdición , éste (la Bestia), sube del mar a la superficie. ¿Qué significa eso? Es sencillo. El mar aquí, espiritualmente hablando, es el << mar de las naciones>> . Leemos en Isaías 17: 12 <<¡Ay! multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar, y murmullo de naciones que harán alboroto como bramido de muchas aguas>> . Dice Swete (citado por Lacueva): <<La superficie agitada de la humanidad no regenerada y, en especial, de la caldera en ebullición de la vida nacional y social>> . Leemos en Isaías 57: 20 << Pero los impíos son como el mar en tempestad, que no puede estarse quieto, y sus aguas arrojan cieno y lodo>> . Dice Barchuk (cit. Lacueva) al respecto: <<Los hombres enemigos de Dios son comparados con el mar turbulento...los pueblos, las multitudes, naciones y lenguas, son comparados a las aguas, es decir, al mar>>. En otra parte en el libro de Apocalipsis, leemos acerca de la Gran Ramera: <<la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas... Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas >> (17: 1,15). Así como la Gran Ramera, que como veremos es la institución religiosa que con su filosofía, política y poder siempre ha intentado suplantar a la verdadera Iglesia de Jesucristo, se asienta en pueblos, naciones y lenguas (las muchas aguas), la Bestia Anticristo surge de esas mismas aguas . Así que, el futuro Anticristo, vemos que surgirá, llamado por Satanás (el dragón), del mar de las naciones . Por otra parte, la alusión al mar también obedece al hecho de que ese mar, físicamente hablando, no puede ser otro que el Mediterráneo, el Mare Nostrum , cuna del Imperio Romano.

Imperio y emperador

Es imposible imaginar un emperador o dirigente de las naciones sin un imperio o conjunto de naciones, y viceversa. Por lo tanto, la Bestia que surge del mar, es a la vez el imperio y emperador.

  • La Bestia-imperio que se levanta es el resurgimiento del Imperio Romano (ver Daniel 2: 40-43; 7: 7).
  • La Bestia-emperador que se levanta es el cuerno pequeño de entre los diez de la bestia-imperio. Veámoslo en Daniel 7: 7, 8; << 7 »Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y vi la cuarta bestia, espantosa, terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos grandes dientes de hierro; devoraba y desmenuzaba, pisoteaba las sobras con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que había visto antes de ella; y tenía diez cuernos. 8 »Mientras yo contemplaba los cuernos, otro cuerno pequeño salió entre ellos , y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros. Este cuerno tenía ojos como de hombre y una boca que hablaba con gran insolencia >>.

De aquí en adelante, en este capítulo, daremos por supuesto el alzamiento de la <<Bestia-imperio>>, que no es sino el resurgimiento del antiguo Imperio Romano según la modernidad actual, y nos iremos centrando más en quien lo representa, en su cabeza, la Bestia Anticristo. El Anticristo o Bestia, tiene autoridad durante el mismo tiempo que los gentiles pisotean el patio exterior, el mismo tiempo que los dos Testigos profetizan y el mismo tiempo que la mujer (Israel) es cuidada en el desierto. Esta Bestia Anticristo, es la que << sube del abismo y hace guerra contra>> los dos Testigos de Ap. 11 (v. 7).

<<... tenía siete cabezas y diez cuernos; y en sus cuernos diez diademas...>> : Aquí vemos el alcance de su autoridad de parte del diablo (13: 2b) . Leemos en Daniel 7: 7 <<Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos>> . De las cuatro bestias que ve el profeta, la bestia más terrible de todas las que ve Daniel (ver Dn. 7), sale también del mar (Dn. 7: 3), y tiene también diez cuernos, aunque sólo tiene una sola cabeza. Por el contexto, sabemos que esa cuarta bestia representaba al Imperio Romano. Ese imperio, tuvo el mayor poder sobre el mundo conocido, muy por encima de los otros imperios, a saber, el babilónico, el medo-persa y el griego, respectivamente. Juan ve aparecer esa Bestia, muy semejante, por tanto, a la cuarta bestia que vio Daniel en visión también, pero que en vez de tener una sola cabeza (autoridad limitada), la que ve Juan tiene siete cabezas. Siete es número de plenitud, así que esa Bestia que Juan ve surgir del mar de las naciones tendrá plena autoridad y poder sobre todas ellas, empezando por las que componían el antiguo Imperio Romano, es decir, principalmente la actual Europa.

Siete cabezas y diez cuernos

Ahora bien, démonos cuenta de algo aquí: Lo mismo que el dragón (satanás), también la Bestia Anticristo tiene siete cabezas y diez cuernos (ver 12: 3), símbolos de autoridad y poder; no obstante, existe una diferencia significativa entre ambas bestias. El dragón lleva las diademas sobre las cabezas, mientras que la Bestia Anticristo las lleva sobre los cuernos. Dice al respecto Lacueva: <<Esto indica que la plenitud de la autoridad (para el mal) reside en Satanás, mientras que el Anticristo posee un poder de acción absoluto, pero prestado por Satanás, quien le cedió al Anticristo"su poder, su trono y una gran autoridad"(13: 2b)>> . Así es. Como veremos más adelante con mayor detalle, esos diez cuernos se corresponden con diez reyes o mandatarios que ejercen su autoridad sobre diez reinos o naciones.

<<... y sobre sus cabezas, un nombre blasfemo>> : Sobre las cabezas de la Bestia, hay "nombres de blasfemia" (Gr.). No es complicado llegar a la conclusión que esa blasfemia es la de erigirse como Dios. Todo eso fue muy propio de los césares romanos, y prosiguió y prosigue en los llamados pontífices de la iglesia de Roma, todos los cuales tienen, entre otros, el título blasfemo de " Dios en la tierra ": Como dijo el papa León XIII: << Ocupamos en la tierra el lugar de Dios Todopoderoso>> (The Great Encyclical Letters of Pope Leo XIII, p. 304, by Benziger Brothers, N.Y. Nilil Obstat, 1903). O como saludaron a Pío IX después de declarar el dogma de la infabilidad : <el Papa es Cristo en oficio, Cristo en jurisdicción y poder...nos postramos ante tu voz, oh, Pío, como la voz de Cristo, el Dios de la verdad. Al afianzarnos en ti, nos afianzamos en Cristo>>. Otros títulos blasfemos que reciben son: << Su Santidad >> (entendiendo que la santidad de ellos viene de ellos mismos); << Santo Padre >> (robando el título de Dios Padre); << Sumo Pontífice >> (robando el título y ministerio de Cristo Jesús, Único Pontífice o Puente entre Dios y los hombres (1 Tim. 2; 5, 6). No obstante, como estudiaremos, la Bestia Anticristo llevará su propio nombre de blasfemia sobre su cabeza, como algunos de los césares del Imperio Romano.

Más sobre las siete cabezas

Las siete cabezas representan varias cosas diferentes pero complementarias.

Primero : Las siete cabezas representan la plenitud de todos los imperios que ha habido sobre la tierra. Ninguno ha dado la gloria a Dios, cada uno de ellos tiene un nombre blasfemo, porque cada uno se ha autoproclamado Dios. Por ello cada cabeza de las siete tiene ese nombre blasfemo. R.A. Taylor dice así: << Él (imperio o bestia) es la consumación de las cuatro bestias que vio Daniel, y por lo tanto representa un imperio político mundial impío y bestial>>.

Segundo : Las siete cabezas representan el poder de Roma. Leemos en Ap. 17: 9; << Las siete cabezas son siete montes...>> . Esos siete montes son el asentamiento de la ciudad que dominó el mundo: Roma (ver 17: 18). No sólo de la Roma del tiempo de Juan, sino de la Roma actual, entendiéndose, el resurgimiento del Imperio Romano, la Europa Unida, como proyección hacia el Nuevo Orden Mundial final; es decir, la dictadura mundial encabezada por la definitiva Bestia Anticristo. Vemos que detrás de este mover político, detrás de bambalinas, actualmente ejerce el Vaticano, como siempre, su ineludible acción. Ese resurgimiento del Imperio Romano o Imperio Europeo, lo vemos profetizado en Daniel 7: 7, 8 donde de la cuarta bestia <<espantosa y terrible>> , que es Roma, surge un pequeño cuerno con ojos (Dn. 7: 8), el cual será la Bestia Anticristo, el rey que es de entre los siete, y que a la vez es el octavo (ver Ap. 17: 11).

El sueño de Nabucodonosor

También vemos esto en Daniel 2 (leerlo) . Daniel, revela e interpreta el sueño que tuvo Nabucodonosor. Sin entrar en pormenores, en ese sueño el rey vio una gran estatua. Esa estatua que representaba una imagen de hombre, cada parte de ella simbolizaba cada uno de los cuatro imperios, incluido el de Nabucodonosor, que iban a existir; a saber: El babilónico; el medo-persa; el griego; y el romano. Cuando describe al cuarto reino, que se corresponde con la cuarta bestia de Dn. 7: 7, lo hace así: << Y el cuarto reino será fuerte como hierro; y como el hierro desmenuza y rompe todas las cosas, desmenuzará y quebrantará todo>> (Daniel 2: 40). Daniel menciona el hierro (que era el metal más resistente que se conocía en la antigüedad), porque las piernas de la estatua del sueño de Nabucodonosor eran de hierro. Pero, ¡a continuación viene lo curioso! Dice Daniel al describir la estatua respecto al cuarto reino: <<sus piernas, de hierro; sus pies, en parte de hierro y en parte de barro cocido >> (Daniel 2: 33) Daniel sigue describiendo la estatua en su parte inferior diciendo que de ser hierro lo correspondiente a sus piernas, pasa a ser hierro y barro en sus pies. Pero hay aún más revelación. Sigamos leyendo en Daniel 2: 41-43; <<Y lo que viste de los pies y los dedos, en parte de barro cocido de alfarero y en parte de hierro, será un reino dividido; mas habrá en él algo de la fuerza del hierro, así como viste hierro mezclado con barro cocido. Y por ser los dedos de los pies en parte de hierro y en parte de barro cocido, el reino será en parte fuerte, y en parte frágil. Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro>> : Aquí la Escritura nos está revelando acerca del resurgimiento del Imperio Romano, resurgimiento que nos está tocando ver en nuestros días. A lo largo de la Edad Media (periodo posterior al Imperio Romano) y hasta entrado el siglo XIX, se intentó una y otra vez levantar de nuevo el Imperio en Europa. El llamado Sacro Imperio Romano Germánico, fue ese intento que no llegó a cuajar. Más adelante, el Tercer Reich de Hitler fue otro de esos intentos. Pero ahora nos encontramos en el momento en que, por primera vez, existe de nuevo una sola moneda, el euro , para casi toda Europa, desde el tiempo de Roma. ¡Roma resurge como el Ave Fénix, de sus cenizas! Ya Daniel, 600 años antes de Cristo, profetiza acerca de lo por venir, lo cual se está cumpliendo en nuestros días. Leamos de nuevo: << Así como viste el hierro mezclado con barro, se mezclarán por medio de alianzas humanas; pero no se unirán el uno con el otro, como el hierro no se mezcla con el barro>> (Daniel 2: 43) ¿No nos recuerda sobremanera esto lo que está ocurriendo actualmente en Europa?: Conferencias, tratados, pactos, etc. entre las naciones europeas, la mayoría con una moneda en común, el euro. Tantas veces no alcanzando acuerdos, otras sí. Seguramente a muchos les suenan ahora mismo vívidas las palabras de Spaak, el que a cualquier precio demandaba el ascenso de un hombre que dirija a todos, no importa su procedencia, si divina o si diabólica. A fechas de la elaboración de este capítulo en concreto, el Parlamento Europeo está estudiando muy en serio dos cosas: El establecimiento de una Constitución Europea, y el establecimiento de la figura del Presidente de la Comunidad Europea. ¡Qué tan cerca está el mundo de su Presidente! ¡Qué tan cerca está el mundo de su Bestia o Anticristo! Pero sigamos con el comentario acerca de las siete cabezas:

Tercero : Las siete cabezas representan a los siete emperadores : Leemos en Ap. 17: 9, 10 <<Las siete cabezas son siete montes...y son siete reyes >> . Esos siete reyes han de corresponderse con siete emperadores blasfemos de la Roma de los césares. Veremos más de ello cuando analicemos el capítulo 17. Así pues, recapitulando, las siete cabezas de la Bestia son o representan:

1- A la plenitud de todos los imperios que ha habido sobre la tierra.

2- A Roma (Ap. 17: 9)

3- A los siete emperadores del Imperio Romano (del antiguo y del que resurge)

(V. 2) << 2 Y la bestia que vi era semejante a un leopardo, y sus pies como de oso, y su boca como boca de león. Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad>> :

Aquí Juan nos describe cómo es la Bestia que viene sobre este mundo impío. Toda esa descripción simbólica nos ayudará a entender el carácter del Anticristo. Vemos que es la plenitud y suma de todos los imperios que ha habido sobre la tierra porque el aspecto de esa bestia que sale del mar tiene parte del aspecto de las diferentes bestias mencionadas en Daniel. Daniel también vio en visión cosas semejantes: Daniel 7: 2-6 <<Miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo combatían en el gran mar. Y cuatro bestias grandes , diferentes la una de la otra, subían del mar. La primera era como león , y tenía alas de águila. Yo estaba mirando hasta que sus alas fueron arrancadas, y fue levantada del suelo y se puso enhiesta sobre los pies a manera de hombre, y le fue dado corazón de hombre. Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso , la cual se alzaba de un costado más que del otro, y tenía en su boca tres costillas entre los dientes; y le fue dicho así: Levántate, devora mucha carne. Después de esto miré, y he aquí otra, semejante a un leopardo , con cuatro alas de ave en sus espaldas; tenía también esta bestia cuatro cabezas; y le fue dado dominio>> . Como vemos, la Bestia Anticristo tendrá el dominio del compendio o suma de todas las bestias o imperios que ha habido sobre la tierra: El leopardo era Grecia (Dn. 7: 6). El Anticristo tendrá el cuerpo de leopardo. Evidentemente, el espíritu más importante que bañará la figura de ese gobernante mundial será el espíritu de Grecia. Grecia es la madre y cuna de Europa. Grecia está en el extremo oriental de Europa...y España en el occidental. Por otra parte, así como Alejandro Magno, el emperador griego-macedonio, al cual se le representa también como un leopardo, como tal animal, es decir, veloz y certero a la hora de cazar su presa, consiguió para sí conquistar todo un imperio a la velocidad de ese felino, también la Bestia Anticristo hará lo propio, ya que tiene el cuerpo también de leopardo. Cabalgando en su caballo blanco, saldrá para vencer, y vencerá, rápido como el viento (6: 2)

El oso era Persia y Media (medio oriente) (Dn. 7: 5). Es evidente que teniendo la Bestia Imperio los pies de oso, tendrá la fuerza del oso en sus pies y piernas. Entendemos que se valdrá de la potencia de los recursos del medio Oriente, entre muchos otros, el petróleo.

El león era Babilonia (Dn. 7: 4). Como tendrá la boca de un león, rugirá con poder, según el poder de Nabucodonosor, rey de Babilonia, y hablará con insolencia y altivez (13: 5), como rey del mundo. De hecho, uno de los títulos del Anticristo, es el de rey de Babilonia. Siguiendo adelante con la lectura de Daniel siete, vemos: <<Después de esto miraba yo en las visiones de la noche, y he aquí la cuarta bestia, espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies, y era muy diferente de todas las bestias que vi antes de ella, y tenía diez cuernos. Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño salía entre ellos, y delante de él fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas >> : Se deduce sin complicación alguna, que del Imperio Romano resurgido, tipificado por la cuarta bestia de Daniel, surge el Anticristo hombre (el cuerno pequeño que sale de entre los diez cuernos, que tiene ojos y habla grandes cosas (ver Ap. 13: 5). Así pues, el mundo debe esperar lo que ya se está gestando, el resurgimiento del Imperio Romano con su emperador al frente. Ya tenemos actualmente el surgimiento de una moneda única, el euro ; (nunca antes ocurrió desde el tiempo del Imperio Romano). El nuevo Imperio Romano es la Europa que surge; tiene el espíritu de Grecia (que es la madre de Europa y cuna de lo que fue y es Roma). En su momento, actuará con la potencia del oso (el petróleo del Medio-Oriente), y rugirá como león ante todas las naciones de la tierra, porque su emperador será un tipo de Nabucodonosor mundial.

<<... Y el dragón le dio su poder y su trono, y grande autoridad>> : Como ya hemos visto, satanás cederá su poder y autoridad para ejercer su voluntad entre las naciones y los hombres impíos. Todo ello estará englobado en la voluntad permisiva de Dios, aunque nunca fuera de Su control.

(V. 3) << 3 Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada; y se maravilló toda la tierra en pos de la bestia>> : La Bestia Anticristo tiene siete cabezas, y como vimos en otro momento, las siete cabezas se corresponden con la totalidad de las cabezas (que son siete) de todos los imperios mundiales (ver comentario del cap. 12 al respecto). Aquí vemos que una de las siete muere, y luego vuelve a vivir, atrayendo hacia sí misma la admiración de << toda la tierra >>, es decir, de todos los hombres sin Dios que a la sazón significarán una gran multitud de los habitantes del mundo en esos días finales, (esto echa por el suelo la creencia de los seguidores del movimiento " el Reino ahora "(*).

(*) Los seguidores del movimiento "Reino ahora""Kingdom now", también llamada "Teología del Dominio", creen que la Iglesia es la que establece el Reino de Cristo en este mundo, y una vez establecido el Reino, vendrá Cristo en su Segunda Venida.

¿Qué significa lo de la muerte de la cabeza y su posterior vuelta a la vida? Demos por hecho que será la típica argucia de Satanás de intentar copiar lo que Dios hace. Así como Cristo murió y resucitó, ahora el diablo pretenderá hacer lo mismo con su hijo de perdición. Lo lamentable aquí es que el mundo le creerá. Dios permite el engaño de la serpiente a todos aquellos que desean ser engañados (ver 2 Ts. 2: 8-12). La séptima cabeza es la Bestia Anticristo, el personaje. Resultará ser el cumplimiento final de la plenitud del gobierno del hombre sin Dios sobre la tierra. Es la cabeza final del Imperio Romano resurgido. Cuando la versión Reina -Valera dice: <<... como herida de muerte...>> . Del griego original traducimos literalmente: <<degollada hasta la muerte>>. En otras palabras, que la muerte física del mandatario de satanás será real. El hecho de que diga que esa herida de muerte es sanada, significa que literalmente ese hombre de perdición volverá a la vida, aunque ya adelantamos aquí, que el que se reincorporará en su cuerpo, no es el que muere, sino otro espíritu. La humanidad impía será engañada, porque creerá que literalmente volverá a la vida después de muerto.

Dos en uno

Ateniéndonos a Apocalipsis 17: 10, 11, entendemos que el que "resucitará" será alguien diferente al que murió. Veámoslo: Si leemos cuidadosamente esos dos versículos, nos damos cuenta de que, primeramente el que surge como Bestia-hombre (Ap. 13: 2), es el último de los siete reyes (17: 10), y además, también es el octavo: <<también es el octavo, y es de entre los siete...>> (17: 11 ).  Por lo tanto, el cuerpo del que muere, será ocupado por alguien que no es el alma y espíritu del que muere; ¿quién será? Evidentemente, uno de los siete reyes (o emperadores), ¿por qué?, porque en el vers. 11 leemos: <<La bestia que era...es de entre los siete>> . Veremos más acerca de todo esto cuando estudiemos el capítulo 17.

La adoración de los perdidos

(V. 4) << 4 y adoraron al dragón que había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia, diciendo: ¿Quién como la bestia, y quién podrá luchar contra ella?>> : Literalmente, la Palabra nos dice que la gente adorará al dragón, que es el diablo, y a la Bestia que es el Anticristo. Dice Watchman Nee: <<Muchas personas no creen en la resurrección de Cristo, y con todo, van a creer en la reanimación del Anticristo>> . Dice Lacueva: <<Vemos que, de la misma manera que Dios el Padre y el Cordero comparten el trono y la adoración, así también vemos que los seguidores del Anticristo le adoran a él, y en especial al dragón que le ha dado la autoridad...Quien adore, sirva y obedezca al Anticristo, estará adorando, sirviendo y obedeciendo al Diablo>> . Lamentablemente, esto último ya está ocurriendo entre las gentes; prosigue diciendo Lacueva al respecto: <<...cada ser humano está ya sirviendo en uno de los dos ejércitos: el de Cristo (Ef. 6: 12) o el de satanás (Ef 2: 2)>> . Los posicionamientos  cada vez están más claros.

(V. 5-7) Más sobre la primera bestia

(V. 5) << 5 También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses>> : Después de su "vuelta a la vida", el ya definitivo Bestia Anticristo, dirá muchas cosas, porque todo el mundo estará dispuesto a escucharle. Esas "grandes cosas", no son sino insolencias. Se encumbrará a sí mismo, cumpliéndose así lo que el Señor Jesús dijo: <<Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis>> (Juan 5: 43). Se gozará en hablar de sí mismo, y será el ejemplo a seguir para todos los que se pierden. Todo ello por sólo 42 meses; es decir, tres años y medio, 1.260 días. La autoridad la recibe del propio Satanás, y la de éste del propio Dios, quien en Su voluntad permisiva permitirá que el hijo de perdición sólo la use por ese espacio limitado de tiempo.

(V. 6) <<Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo, y de los que moran en el cielo. 7 Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación>> : El profeta Daniel también nos habla de ese evento futuro: <<Y el rey hará su voluntad, y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios; y contra el Dios de los dioses hablará maravillas, y prosperará, hasta que sea consumada la ira; porque lo determinado se cumplirá>> (Daniel 11: 36). Dice Ray C. Stedman: <<Blasfemar no significa maldecir. Cuando oye usted a alguien hacer un juramento eso no es una blasfemia, ya que blasfemar es afirmar que se tienen poderes semejantes a los de Dios o identificarle con personas u objetos de menos importancia>> . Por ello, todo mensaje de corte humanista, es decir, cuando el hombre es principio y fin de todo, es blasfemo. El hijo de perdición será el mayor humanista de la historia conocida. Negará todo lo que tiene que ver con un ser supremo al hombre, poniendo a éste como cabeza de todo lo creado, y a él como cabeza de aquél. Toda negación de Dios es blasfemia. Si ahora hay negación de Dios por doquier en esta sociedad actual, preparada ya para recibir al Anticristo, imaginemos cual será el panorama cuando ese blasfemo se autoerija como el "padre y benefactor de todos los hombres"; no obstante, será cauto en un principio, astutamente no negará a Dios a modo del ateísmo comunista, sino que procurará no herir susceptibilidades de tipo religioso. Comenta al respecto Samuel Vila: <<Es de notar el carácter moral y religioso del futuro Dictador mundial que recibe en las Escrituras el título de Anticristo: Posiblemente no se presentará como ateo en el sentido absoluto de la palabra, pues los hombres inteligentes no pueden menos que darse cuenta de lo absurdo que es atribuir a simple casualidad las maravillas de la Naturaleza. Posiblemente hablará de Dios como de una fuerza natural, inteligente, atada a la materia, pugnando por manifestarse en los seres vivos y en las humanidades del Universo>> . Será, por tanto, un mensaje típico de la llamada Nueva Era, un nuevo panteísmo que exalta al hombre. En este sentido, me gustaría dejar aquí constancia de lo que Samuel Vila en su libro <<Cuando Él venga>> sigue diciendo al respecto: <<El hombre sería una de tales manifestaciones del Poder invisible...No hay un Dios personal en el Universo que premie o castigue, no hay otro Dios personal que el hombre, una parte del Todo infinito inteligente. Por consiguiente, el superhombre de la época es la más alta expresión de la Divinidad impersonal. Adorando al "padre y protector del pueblo", la humanidad se honra y dignifica a sí misma>>. No cabe duda que esta manera de exponer la creencia que está por venir a este mundo, se discierne ya en la literatura teológica modernista actual. No es más que una nueva expresión del antiguo gnosticismo, actualmente englobado en la Nueva Era, y todo está preparado para llevar a la humanidad que no busca a Dios, a un mayor grado de engaño.

<< Y abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre, de su tabernáculo ...>> : La palabra que se traduce por tabernáculo es en griego la palabra "skénen" , que significa literalmente entre otras acepciones, "residencia", "casa", "templo" "tabernáculo". Posiblemente se esté refiriendo al futuro templo que ha de ser reconstruido en Jerusalén, y donde la Bestia se sentará haciéndose pasar por Dios (ver 2 Ts. 2: 4). Haciéndose pasar por Dios, sentado en el lugar Santísimo del templo judío, estará de forma obvia blasfemando contra Dios y Su tabernáculo.

<< abrió su boca en blasfemias contra ...los que moran en el cielo>> : Este aspecto es interesante. Si el mensaje del gobernante de maldición en un principio poco tendrá de religioso en el sentido tradicional de la expresión, ¿por qué menciona aquí a los que moran en el cielo? La respuesta es muy evidente, se referirá a los millones que desapareceremos en un abrir y cerrar de ojos (1 Co. 15: 51, 52; 1 Ts. 4: 13- 18); tanto los que estemos vivos en ese tiempo, como los millones que resucitarán. Será tal el caos y confusión que producirá la desaparición instantánea de tanta gente en el mundo (y todos ellos habiéndose confesado cristianos), que en el mismo espíritu satánico de decir "a lo bueno malo y a lo malo bueno" (Is. 5: 20), la Bestia Anticristo calumniará y difamará a todos los santos de todas las edades (los que habitan en el cielo).

(V. 7) << 7 Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos. También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación>> : ¿Cómo debemos entender esto? Porque si la Iglesia como tal ya no está en la tierra en ese tiempo, ¿Quiénes son esos santos? Para eso deberemos retroceder en el tiempo e ir a leer al profeta Daniel. En el capítulo siete de Daniel, encontramos el relato acerca de las cuatro bestias, o cuatro imperios (Dn. 7: 17). La cuarta bestia es el Imperio Romano, y su resurgimiento. Cuando resurja del todo, estará gobernado por diez mandatarios (Dn. 7: 7, 20; Ap. 17: 12), y posteriormente por el cuerno pequeño que surge de en medio de estos diez (Dn. 7: 8, 20). En este contexto, ocurrirá lo siguiente: << veía yo que este cuerno hacía guerra contra los santos, y los vencía , hasta que vino el Anciano de días, y se dio el juicio a los santos del Altísimo; y llegó el tiempo, y los santos recibieron el reino>> (Daniel 7: 21, 22). Evidentemente, esos santos son los que se entreguen al Señor en esos días de Gran Tribulación. El Anticristo o "hijo de perdición" sólo los vencerá físicamente, y serán de entre la < < gran multitud, la cual nadie podía contar>> de Ap. 7: 9, 10.

<< También se le dio autoridad sobre toda tribu, pueblo, lengua y nación>> : Esta es una referencia muy precisa sobre el alcance del gobierno de ese hombre de pecado. Su imperio, aunque corto en cuanto a tiempo, será mundial; originándose en Europa y cuenca del Mediterráneo. Juan Pablo II se dirigía al mundo hace poco animando a todos a participar en la construcción de un "Nuevo Orden Internacional", como único garante de la paz mundial. Justamente esa es la meta de satanás para su hijo de perdición. Cuando el mundo sea "uno" como destila el famoso "Himno de la Alegría", la Bestia asumirá su papel de líder de esta Aldea Global que pretende ser este mundo. De nuevo Babilonia renace; una nueva expresión de la Torre de Babel; la demostración activa de la rebelión del hombre contra Dios el cual es bendito por los siglos de los siglos. Nunca olvidemos que todo ello se origina en Europa. De Europa partirá la construcción del efímero, pero sumamente destructivo "Nuevo Orden Mundial",  eufemismo con el que se pretende disimular la realidad de una terrible dictadura mundial que tendrá su lugar en el tiempo que llamamos, la Gran Tribulación.

Los adoradores equivocados

(V. 8) << Y la adoraron todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo>> : Una traducción mejor de este pasaje es la que nos trae la Reina Valera del 95, que dice: <<La adoraron todos los habitantes de la tierra cuyos nombres no estaban escritos desde el principio del mundo en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado>>. Para que no nos quepa ninguna duda respecto a que la Bestia Anticristo se corresponde con un varón, tenemos la siguiente prueba: En el griego original el pronombre que se usa en vez del substantivo es: "autón" , que aparece al principio del versículo. Dice al respecto el erudito Francisco Lacueva: <<Ello indica claramente que estamos ante una persona humana y, en concreto, ante un varón que encarna el poder bestial del Anticristo>>.

¡Qué cierto es que el hombre es un ser creado para adorar. Lo triste aquí es que todos los que decidan creer a la Bestia, la adorarán. Son los adoradores equivocados. Creerán en una falsa resurrección (ver v.3), en vez de la verdadera de Cristo Jesús. Todo ello tiene una explicación sencilla: Son todos aquellos cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida del Cordero. En otras palabras, son todos aquellos que rechazaron la salvación que Dios provee a través de Cristo. La rechazaron porque nunca creyeron que tenían necesidad de salvarse de nada. Eran y son salvos según ellos mismos, pero no según Dios. Dios, que lo sabe todo, desde antes de la fundación del mundo ya sabe que todos ellos rechazarán a Su Cristo, y recibirán al cristo de satanás. Una porción similar de esta escritura la vemos en Ap. 17: 8, que dice: <<La bestia que has visto era y no es, y está para subir del abismo e ir a perdición. Los habitantes de la tierra, aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida desde la fundación del mundo , se asombrarán viendo la bestia que era y no es, y será>> . Comenta Lacueva: << Los nombres de los elegidos están escritos en los cielos desde antes de la fundación del mundo, pues la elección de los santos se remonta a la eternidad en el consejo de Dios...>> . Respecto a los " adoradores" de la Bestia, comenta Stedman con gran claridad: <<Habrá una clase de personas que seguirán ciegamente a este dirigente, los llamados "habitantes sobre la tierra" un término que hemos visto con anterioridad. Es una clase moral, formada por aquellos que viven en este mundo y que no piensan más que en este mundo y sus ventajas, que son materialistas y humanistas, y que no les interesa para nada las cosas de Dios o la vida del mas allá>>.

Aviso a todos los creyentes que estén sobre la tierra entonces

(V. 9, 10) <<Si alguno tiene oído, oiga>> : 10 Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto. Aquí está la paciencia y la fe de los santos>> : Jesús dijo estas palabras en muchas ocasiones durante su ministerio y en los capítulos 2 y 3 de Apocalipsis, en las siete cartas dirigidas a las iglesias, aparece en cada una de ellas. Mediante esta exhortación, Jesús está diciendo: <<Escuchad con atención porque estoy a punto de decir algo muy importante>> . Este es un aviso importante de ánimo para los creyentes de aquel tiempo. Así como Cristo fue paciente y fiel hasta morir, lo mismo se requerirá especialmente de aquellos creyentes de la Gran Tribulación; aunque esto se requiere de todos los creyentes de todos los tiempos, pero sabiendo lo siguiente: Todos los que esclavicen, serán hechos esclavos. Todos los que maten serán muertos; en otras palabras, nadie que mate a los santos saldrá impune; todos recibirán el pago con la misma moneda, más tarde o temprano. Como muy bien lo expresa Stedman: <<No se puede estar interminablemente eludiendo la ley de las consecuencias, porque Dios no se ha olvidado. Puede dar la impresión de que ha triunfado el mal, de que todo ha salido mal, pero no os deis por vencidos: Dios no puede ser burlado. La ley de las consecuencias no se puede cancelar. Antes o después el que mata a espada deberá morir él mismo. El que se lleva a personas como rehenes deberá él mismo ser llevado como rehén>> . Así que deberíamos leer de esta manera estos dos versículos: <<¡Atención a lo que se va a decir ahora!: Si alguno esclaviza a otros, él será a su vez esclavizado; si alguno mata con espada a otros, morirá también a espada. Con esto animáos todos vosotros, los santos de Dios>> . Dios está diciendo sencillamente: << No os desaniméis, seguid adelante, no permitáis que el tema de la muerte os preocupe>>.

(V. 11- 18) El Falso Profeta

Antes de empezar a analizar cada versículo, adelantemos el hecho de que esta segunda bestia, así como el Anticristo político, la bestia que <<sube del mar >>, decimos, esta bestia que <<sube de la tierra>> (trataremos de entender que significa eso), completa lo que es evidente, la gran burla y mediocridad de satanás: El dragón es el antipadre ; la Bestia que sube del mar es el antihijo , y esta Bestia que sube de la tierra es el antiespíritu . Se le llama el << Falso Profeta >> a raíz de Ap. 16: 13, y 19: 20. Como dice Antonio Bolainez, esta Bestia llamada el << Falso Profeta >>, será <<un experto propagandista del Anticristo, y al igual que el Espíritu Santo busca la gloria de Cristo, el falso profeta buscará la gloria del Anticristo>> . El será el hábil engañador y falsificador. Si el Espíritu Santo nos lleva a toda verdad, el espíritu del Falso Profeta querrá llevar a todos a toda mentira. Resumimos a continuación en algunos puntos la actuación de ese hijo del diablo:

1- Se parece a Cristo (un cordero) pero habla como un dragón, es decir habla mentiras y falsa doctrina; es un falso profeta.

2- Realiza señales falsas y maravillas que engañan al mundo y podría aun engañar a los elegidos (Mt. 24: 24), sobre todo durante la primera parte de la Tribulación.

3- Mata a todos los que rehúsan adorar la imagen de la Bestia Anticristo. Esto es persecución, y ocurrirá durante la Gran Tribulación.

4- Obliga a todos a recibir la marca en la mano derecha o en la frente sin la cual nadie podrá comprar o vender. Esto es control económico.

Presumiblemente, el Falso Profeta surge del contexto católico romano como dirigente del mismo, y cuando la institución en cuestión sea destruida por fuego por los diez reyes (ver 17: 16), ese individuo se constituirá cabeza de una falsa súper-mega iglesia mundial que ya se está forjando y está siendo preparada de antemano, y que englobará, por la labor del actual ecumenismo, las fuerzas ocultas (satanistas, falsos dirigentes religiosos, etc.), y los demonios, a prácticamente todas las rameras religiosas de la tierra (17: 5). Añade Walvoord: <<Esta súper-iglesia, podrá exigir la obediencia y devoción de cientos de millones de personas de todo el mundo, y tendrá autoridad para condenar a muerte a los que se resistan a incorporarse a ella>> . Así es, y especialmente perseguirá a muerte a los cristianos verdaderos. El ex jesuita Alberto Rivera, ya desaparecido, que se convirtió a Cristo, y que tuvo la valentía de poner a la luz lo que realmente el movimiento jesuítico de alto rango (*) parece estar haciendo, dijo acerca de la inteligencia del Vaticano, tener el nombre de todos los pastores protestantes y el nombre de todos los miembros de las iglesias; allí también estarían registrados todos los nombres de católico-romanos en sus ordenadores. Todo esto, añade Rivera, será contabilizado contra los protestantes en el futuro, al menos contra los que enfrenten la súper iglesia que se está tratando de construir. La intención es poner en marcha de nuevo la inquisición y matar a todos los que se opongan al movimiento eclesial que viene (Ap. 13: 5-7; 12, 15; 17: 5, 6). La intención del Vaticano es juntar a todas las iglesias protestantes bajo su control, de ahí el movimiento ecuménico (<<Alberto>>, pág. 20 Chick Publications).

* ( Según el Dr. Rivera, los jesuitas, son el ejército de sacerdotes que constituyen la más terrible fuerza religiosa de la historia, fuerza de choque del Vaticano).

Esa institución, la súper mega iglesia, herencia de la Gran Ramera, que lleva su mismo nombre en su frente (17: 5), será el instrumento que el Falso Profeta utilizará para poner a los pies de la Bestia Anticristo a los hombres y mujeres de este planeta, obligándoles a ponerse su marca. Por tanto, esa mega iglesia, entra en el contexto del <<misterio de la iniquidad>> (2 Ts. 2: 7). Sólo se manifestará enteramente al mundo, cuando lo que lo detiene desaparezca; esto, es, la iglesia ungida con el Espíritu Santo; cuando sea arrebatada.

(V. 11) << 11 Después vi otra bestia que subía de la tierra; y tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón>> : La Bestia Anticristo subía del mar; esta sube de la tierra. El mar aquí significa las gentes, las naciones, las multitudes, como vimos. La tierra representa al hombre, porque el hombre fue formado del polvo de la tierra. Dice R. A. Taylor: <<La tierra es significativa; podría sugerir un hombre (el hombre salió de la tierra, Gn. 2:7) o perteneciente al hombre. Esto se sugiere aun más en v. 18: el número de la bestia es el número del hombre, 666. Seis es el número del hombre porque fue creado el sexto día. Seis es uno menos que la perfección. Stg. 3:14-17 contrasta la sabiduría de la tierra que conduce a la envidia y a la ambición egoísta, que son terrenales, no espirituales y del diablo, con la sabiduría que viene del cielo que es pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía>> . El hombre fue formado por Dios utilizando el polvo de la tierra, y creado para depender de Él como criatura que es. Por lo tanto, que < <la otra bestia sube de la tierra>> , significa que sube del clamor de los hombres por obtener una paz, seguridad y dirección espirituales, que, al no obtenerlas de Dios por no creer en Él, la buscarán del diablo en definitiva, a través del hijo del diablo. Esta otra bestia con cuernos de cordero es el falso profeta que sube de la tierra, manifestando ese clamor de paz y seguridad que las gentes buscan y no hallan, anunciando que ese bien supremo está en las manos de la primera Bestia, el Anticristo. Antecedente de estas cosas lo tenemos en el mensaje de Juan Pablo II, cuando se dirige al mundo exhortando a las multitudes a participar en la construcción de << un "Nuevo Orden Internacional", como única garantía de la paz mundial>> . No obstante la Biblia es muy clara en lo tocante a la "paz y seguridad"; escribe el apóstol Pablo: << Cuando digan: «Paz y seguridad», entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán>> (1 Tesalonicenses 5: 3). Este es el resultado de los que buscan paz y seguridad sin buscar a Dios. Es evidente que ese Falso Profeta con su apariencia de bondad (los dos cuernos de cordero), será el principal predicador milagrero de la filosofía religiosa que ya se está esparciendo por este mundo: El humanismo a ultranza; paso previo para seguidamente exaltar al " Hombre de los hombres ", a la Bestia Anticristo, el hombre que contabilizará en sí mismo toda la iniquidad y perversión de la humanidad, porque no en vano la Palabra le llama el <<hombre de pecado>> (2 Ts. 2: 3).  Dios, envió a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, para condenar al pecado en la carne (Ro. 8: 3); en cambio satanás envía a su hijo de perdición como principal hombre de pecado, para que arrastre a los hombres a la condenación eterna. Esta será la última batalla entre el bien y el mal, y su tiempo está cerca.

Ahora mismo, el espíritu que evoca la iglesia de Roma es simplemente humanismo, van encaminados a unir a todas las religiones del mundo con el fin de conseguir " la paz y la seguridad " para todos los habitantes de esta tierra que pertenecen a la tierra (666). En otras palabras, la intención es que todas las religiones se pongan al servicio del hombre; por lo tanto ya no se busca la exaltación del único y verdadero Dios, sino la exaltación del hombre a través de la religión, en este caso. Por todo ello, esta Bestia surge de la tierra.

<<... tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero ...>> : El actual papa romano podría ser un precursor del que tiene que venir a este mundo. Como dice Bolainez: <<Un líder religioso de la iglesia católica romana al que han bautizado como "Mensajero de la paz", este hombre es mostrado como un hombre de mansedumbre, y es admirado por todo el mundo. No olvidemos que este luminar religioso (refiriéndose al futuro Falso Profeta) es un experto en la mentira, pues ejerce todo el poder de la primera bestia (el Anticristo)...>> . Dice más R.A. Taylor: <<Considere los títulos papales como Santo Padre - esto es claramente blasfemo - y la infalibilidad papal, porque sólo Dios es infalible. Considere prácticas tales como las indulgencias, que son simonía, es decir comprar el perdón>> . El Falso Profeta aprovechará los recursos teológicos fraudulentos del Catolicismo Romano, tales como la infabilidad papal, y los títulos papales, etc. etc. para desarrollar su papel de engañador del mundo.

<<... pero hablaba como dragón>> : A pesar de su apariencia de bondad y de santidad, propia de la de los papas romanos, el Falso Profeta, que previsiblemente será en un principio uno de ellos, hablará como dragón; es decir, hablará el mensaje del diablo. El mensaje del diablo es el mensaje del hombre para el hombre, para engañar al hombre. Este, a su vez, es el mensaje que actualmente se puede entrever de las enseñanzas del actual papa romano; vaticino que eso irá cada vez a más. ¿Cuál ha sido desde siempre el mensaje del diablo sino el de: << seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal (Gen. 3: 5)>>, es decir, definiendo lo que está bien y lo que está mal ? Esa es la esencia del poder de la democracia mal entendida; al final, la propia gente define lo que está bien y lo que está mal por el peso de la mayoría, siendo admitido por parte de las instituciones civiles, y legalizado posteriormente por los estados (por ejemplo, el aborto; las "parejas de hecho"; el "matrimonio" entre homosexuales; la adopción de niños por parte de parejas homosexuales; la investigación con las células-madre, y un largo etcétera), haciendo la institución religiosa de Roma ojos ciegos, si no de todo, de bastante. ¿Cuál ha sido la respuesta de la catolicidad respecto a la presunta legalización de los "matrimonios" entre homosexuales en este país? Prácticamente ninguna. Roma tiene temor de hablar, y se constituye cómplice y encubridora. Se cumple lo que está escrito en el libro de Isaías, cuando el profeta exclama inspirado por el Espíritu Santo: << ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! ¡Ay de los que son sabios ante sus propios ojos, de los que son prudentes delante de sí mismos!>> (5: 20, 21). Justamente, por creerse sabios ante sus propios ojos, se convierten en necios, cumpliéndose así lo que también Pablo de Tarso dijo a los Romanos: <<Lo invisible de Él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente visible desde la creación del mundo y se puede discernir por medio de las cosas hechas. Por lo tanto, no tienen excusa, ya que, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias. Al contrario, se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazón fue entenebrecido. Pretendiendo ser sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por imágenes de hombres corruptibles, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles>> . Este es el resultado de abandonar a Dios y Su verdad. Por lo tanto, (y cada vez va a ir a más, y que no nos sorprenda), la religión está al servicio, no de Dios, sino del hombre; el hombre sentándose en el trono de Dios en la tierra, y usando la religión como mero instrumento para su propia exaltación. El Anticristo, como representante del hombre, sentándose en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios (2 Ts. 2: 4), y el Falso Profeta, anunciando al mundo que el hombre está entronizado en la persona del "hijo del hombre", el Anticristo, la Bestia.

(V. 12-17) Actividades del Falso Profeta

(V. 12) << 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada>> : En cuanto a que ejerce la autoridad de la primera Bestia (la político-militar), existe un claro precedente a lo largo de la historia de la cristiandad. El papado, desde que existe, siempre ha ejercido la autoridad y el poder de los emperadores y de los reyes. De hecho, los papas eran quienes coronaban a los emperadores y a los reyes cuando querían. Siempre el papado ha ejercido la autoridad del poder político-militar en presencia de los representantes de dicho poder; así que no hay aquí sorpresa ninguna. Esta Bestia, es un profeta, pero del diablo. Así como los verdaderos profetas de Dios hablaban inspirados por el Espíritu de Dios, a través de este hombre de enorme carisma hablarán los mismos demonios. Usado enteramente por satanás, tendrá la autoridad que satanás delegará en su "hijo de perdición", la Bestia que << sube del mar >>, respaldando su acción con acciones de corte sobrenatural diabólicas, que llegarán a convencer a una inmensa mayoría; todos aquellos cuyos nombres nunca fueron inscritos en libro de la vida del Cordero (Ap. 13: 8; 21: 27). La finalidad de su actuación será la de que el mundo perdido adore a la Bestia Anticristo, cuando el esté mostrándose al mundo como el "resucitado". Todo ello evidenciará una burda copia de Jesús de Nazaret, de su ministerio en la tierra, su muerte y verdadera resurrección. Respecto a la obra del falso profeta, R.A. Taylor lo resume así: <<Su objetivo es hacer que todos los habitantes adoren a la primera bestia (v. 15). Es un papel sacerdotal (cf. Dt. 10:8, 2 Cr. 29:11, Jer. 33:18, Ez. 44:15). Un verdadero profeta alienta a la gente a que adore a Dios, pero el Falso Profeta obliga a que sea adorada la Bestia. Así como Cristo recibió Su autoridad del Padre, la segunda Bestia deriva su autoridad de la primera Bestia. Su objetivo es obligar, es decir forzar, al mundo a adorar a la primera Bestia y quebrar el primer y segundo mandamiento (Ex. 20:3-5). Esto lo hace mediante señales milagrosas (v. 13), engaño (v. 14) y por la fuerza. Él representa el poder religioso, la falsa religión o la falsa filosofía>>

(V. 13) << 13 También hace grandes señales, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres>> : Será un imitador de Elías (ver 1 Reyes 18: 38). También nos recordará este hombre a los sacerdotes de faraón que imitaron los milagros de Dios hasta donde pudieron; así es el diablo, un simple imitador. Lo triste será ver a tantos millones de personas que no creerán en los genuinos milagros de Dios, para creer en las falsedades del diablo. El Falso Profeta actuará de acorde con su nombre. Dice Stedman: <<Los profetas antiguos hicieron milagros con el fin de establecer sus credenciales, su autoridad que les había sido dada por Dios. Moisés y Elías hicieron grandes milagros y al igual que los dos testigos del capítulo 11, pidieron que descendiese fuego del cielo y de igual modo hace este hombre, haciendo descender fuego del cielo. Pablo nos dice que también el diablo tiene poder para realizar milagros. Por lo que no debemos confiar en todos los milagros como si hubieran sido hechos por Dios. Puede que sean obra del enemigo, del Malvado y este falso profeta hace descender fuego del cielo, engañando de ese modo al mundo>> . Así que el Falso Profeta hará los "milagros" de satanás. Esa será otra de sus ocupaciones. Con todo ello estará "demostrando" que el hombre tiene

Expand

Apocalipsis Capítulo XII

Apocalipsis - Capítulo 12

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

Las dos grandes señales

Introducción

En este capítulo veremos un conflicto espiritual remarcable; mucha guerra espiritual; los ángeles de Dios, con Miguel a la cabeza, peleando contra Satanás y sus demonios, a favor del pueblo de Dios, Israel (12: 7, 16; Dn. 12: 1). Es también un capítulo lleno de simbolismo. Como dice R. A. Taylor: <<Esta es la primera de varias visiones que forman un interludio entre las siete trompetas y las siete copas. Éstas revelan más detalles de la lucha entre el bien y el mal en el cielo y sus efectos consecuentes sobre el pueblo de Dios en la tierra>> . Estas señales o símbolos, nos ayudarán a entender realidades espirituales. Veremos acerca del furor del diablo que, al verse arrojado a la tierra (12: 9) se vengará en los no creyentes (12: 12), y buscará el destruir al pueblo de Dios de aquel tiempo (12: 13, 14, 17). Veremos acerca del favor de Dios hacia Israel, protegiéndoles del mal (12: 6, 16).Veremos acerca del regocijo que habrá en el cielo cuando el diablo sea por fin echado a la tierra, y deje de acusar a los hermanos (12: 10, 12). Veremos a continuación como empieza el capítulo acerca de una mujer revestida del sol; ¿qué será ese misterio? Este capítulo, por tanto está impregnado de un gran simbolismo a fin de que podamos entender cosas que ya ocurrieron  (V. 2), y cosas que están por ocurrir. Veremos que lo importante no es el tiempo, ya que Juan está viéndolo todo desde la perspectiva celestial que es eterna, sino los acontecimientos en sí, que de seguro acontecerán en su tiempo aquí en la tierra. A este respecto, me gustaría citar aquí a Ray C. Stedman: <<A fin de entender este capítulo debemos recordar que las escenas terrenales que nos enseña lo hace desde un punto de vista celestial. En el capítulo 4 Juan fue llevado al cielo y le fueron mostradas todas las cosas que se mencionan entre los capítulos 4 al 19. Cuando se contemplan los acontecimientos terrenales desde la panorámica celestial, el tiempo no es nunca un factor y no se trata de una cuestión de secuencia o de cronología, sino simplemente de acontecimientos. En este capítulo tenemos una observación telescópica del conjunto de los acontecimientos que estaban muy distanciados por el tiempo. Desde el punto de vista celestial, se nos muestra lo que sucede y no cuándo sucede. Si puede usted acordarse de eso, el capítulo tendrá sentido>>. Y por último, lo más significativo de todo, veremos como Dios de nuevo, y después de tanto tiempo, vuelve a ocuparse de su pueblo, Israel.

Comentario

(V. 1, 2) La mujer revestida del sol

(V. 1, 2) << 1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento>> : Por un momento, volvamos al final del anterior capítulo, para que podamos entender mejor todo el contexto de lo que está viendo Juan: (11: 19) << El templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo>> : Estamos en el contexto del toque de la séptima trompeta, cuando se anuncia la inminente consumación del misterio de Dios (10: 7), es decir, cuando el reino de este mundo empieza de facto a pasar a las manos de Dios y de su Mesías (11: 15). En 11: 19, vemos la manifestación del poder de Dios actuando desde el templo del Cielo. Cuando eso ocurre, inmediatamente tiene esto repercusiones en el mismo cielo y en la tierra. De repente, en el contexto de la manifestación del poder de Dios, Juan ve una <<gran señal>> , él mismo lo dice. La palabra señal da la clave para interpretar lo que sigue a continuación; será simbólico. Es como soñar un sueño el cual tiene que ser interpretado. Dice Watchman Nee: <<Las señales aparecen para decir a las gentes lo que hay que esperar que ocurra>> . Esa gran señal no la ve en la tierra sino en el cielo. El griego original dice: <<en el cielo abierto>> . Por lo tanto deducimos que esa gran señal, muestra algo muy concreto y real que está por ocurrir, y que ocurrirá seguro. Además será en la tierra, y no en el cielo (Ver V. 3 y 13).

La gran señal

Lo que ve es una mujer revestida del sol; cubierta del todo por el sol. Jesucristo es nuestro sol de justicia (Mal. 4: 2); por lo tanto, esta mujer ha sido justificada por Jesucristo. Tiene la luna bajo sus pies. Significa que tiene poder sobre lo que representa la luna; ¿qué representa? La luna sólo se ve durante la noche. La noche representa las tinieblas. Las tinieblas son a Satanás lo que la luz es a Dios. Muchos comentaristas llegan a la misma conclusión al disertar sobre lo siguiente. De acuerdo con el sueño de José (ver Gn. 37: 9, 10), el sol representaba a Jacob, y la luna a Raquel, su mujer (pues Raquel era la madre de José). Las once estrellas serían los once hermanos de José y la doceava estrella sería José. No obstante, estoy de acuerdo con Francisco Lacueva cuando dice que le extraña que Raquel esté representada debajo de los pies de la mujer, siendo como fue la esposa querida y deseada de Jacob. Así que llegamos a la siguiente conclusión: Tal y como dijimos, el hecho de que la mujer esté bañada por el sol, significa que ha sido salva, y por tanto, revestida de la justicia del único que salva y justifica: Jesucristo, nuestro sol de justicia. Las doce estrellas a modo de corona sobre su cabeza, no pueden ser sino la representación de las doce tribus de Israel con sus doce discípulos escogidos de Jesús (ver Mt. 19: 28), que representa la nueva dispensación de la gracia. Y, ahora bien, la luna << bajo sus pies>> , no es, evidentemente, Raquel, la esposa de Jacob (ya que el sueño que tuvo José, era de José y para José). La luna aquí, visto que está bajo los pies de esa mujer exaltada que no puede ser otra cosa sino el Israel salvo (no olvidemos que Juan ve una gran señal) , tiene que ser la representación de los males, engaños, falsas religiones, brujerías y obras de Satanás y de los hombres impíos que atentan contra el sol, que es Jesucristo y contra el Israel de Dios. No olvidemos que el Islam está representado por una luna. Aquí la luna está bajo los pies del Israel de Dios. <<La mayor parte de las naciones con las que entraron los hebreos en contacto eran adoradoras de la luna; en Ur de los caldeos, de donde por cierto salió Abraham; de Harán; en Canaan; en Egipto, donde sacrificaban un cerdo durante la luna llena (Heterodoxo 2: 47). En los templos paganos la luna era frecuentemente representada bajo el símbolo del Creciente, o mediante una estatua de aspecto humano>> (Nuevo diccionario bíblico ilustrado, Vila/Escuain). Sólo cuando la mujer (Israel: La hija de Sion) esté revestida por el sol de justicia (Cristo), tendrá poder para pisar la luna (el mal). Este Israel representado por esa mujer vestida del sol es la verdadera hija de Sion, el Israel de Dios de los tiempos de Jesús (de antes y después), y el Israel de los últimos días, el que se salva en la Gran Tribulación (ver Ap. 11: 1). Que Israel esté representada por una mujer no es ningún asombro. Hay muchas Escrituras que así lo representan. Ver por ejemplo Isaías 54. La Iglesia también está representada por una mujer; esta vez por una doncella desposada con su Marido que es Cristo (Ap. 19: 7, 8).

¿Por qué Israel, y no la Iglesia?

Porque viene el tiempo de Dios para Israel, y se acaba el tiempo de la Iglesia, la cual ya haría algún tiempo que habría sido arrebatada a los cielos cuando empiece el tiempo para Israel y ocurra lo revelado a través de la gran señal . El apóstol Pablo lo habló de parte de Dios con claridad: << Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sion el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad. Y este será mi pacto con ellos, cuando yo quite sus pecados>> (Romanos 11: 25-27). La mención de la plenitud de los gentiles se refiere a los no judíos que han de ser salvos y constituyen la mayoría de los miembros de la Iglesia de Jesucristo a nivel mundial. Así que, al final de la séptima trompeta, cuando se cumpla el misterio de Dios, Dios se ocupará de su antiguo pueblo, como sigue diciendo Pablo hablando de los judíos: << Así que en cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por causa de los padres. Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios>> (Romanos 11: 28, 29) .

Claramente nos dice la Palabra de que Dios, porque los eligió y Su elección es irrevocable, se ocupará de ellos especialmente a partir de los últimos días previos a la venida en gloria de su Mesías.

Esa mujer no es la Iglesia

Cristo Jesús surge de su pueblo Israel; no de la Iglesia . Dice Stedman: << Algunos comentaristas afirman que simboliza a la iglesia, cuya imagen aparece al final de Apocalipsis como la esposa de Cristo, es decir, como una mujer, pero es imposible que esta mujer represente a la iglesia porque la iglesia no produjo a Jesús, sino que sucedió todo lo contrario. Fue el Señor quien dio origen a la iglesia y ésta surge del costado herido de Jesús. Por lo tanto, este simbolismo no encaja con la imagen que nos encontramos aquí>>. Si prestamos atención al capítulo primero del libro de Mateo, allí nos muestra la Escritura la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham... ¿por qué?, porque se pretende recalcar que el Mesías de Israel debía surgir de toda una genealogía que arrancara de Abraham (como padre de Israel), y que pasara por David, el rey de Israel por excelencia. Por tanto, Jesús el Rey, surge de Israel (la mujer encinta). Digamos entonces que la Iglesia es producto u obra de Jesucristo, nunca al revés. Dicho esto, nunca olvidemos que Jesús de Nazaret era judío y descendiente de David para heredar las promesas que Dios le hizo a David: que de sus lomos saldría el Rey de reyes y Señor de señores. Acerca de Israel en relación a Cristo, declaró con lágrimas el apóstol Pablo: <<... israelitas , de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén>> (Romanos 9: 4, 5)

(V. 2) << 2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento>> : En esa visión, Juan veía  que esa mujer (no olvidemos que era una señal, nunca algo literal), estaba dando a luz con intensos dolores. Lo primero que podemos pensar cuando leemos este pasaje, es que se está refiriendo al nacimiento de Jesús en Belén, pero no es así. En primer lugar, y en el contexto del capítulo 12, ese hijo varón nos es presentado como Rey que regirá a las naciones con vara de hierro (v. 5). Sin embargo, Jesús no vino a este mundo 2.000 años atrás como Rey (aunque lo era), sino como siervo sufriente (Is. 53). Como veremos, el sentido de este versículo 2 es el de darnos a entender que Jesús fue entronizado como Rey a causa de Israel, para Israel y para el mundo entero.

El contexto correcto para entender este pasaje es el que venimos viendo: El resultado del toque de la séptima trompeta (Ap. 11: 15-19), cuando se cumple lo decretado en el Salmo 2 (sugiero leerlo detenidamente). Ante la rebelión de los pueblos y de sus dirigentes contra Dios y lo establecido por Él (S. 2: 1-3), el que habita en los cielos responderá (v. 4). Dice que <<hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira>> (S. 2: 5). Compárese ese versículo con Ap. 11: 19; <<...hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo>> . El resultado inmediato después de la proclamación de juicio sobre las naciones y pueblos rebeldes, es el de hacernos recordar el PACTO que Dios hizo con Israel (de ahí la mención del Arca de la Alianza - o del Pacto) en los cielos cuando se abre el templo de Dios en los cielos (ver 11: 19). Por ello el salmista declara de parte de Dios Padre: <<Yo he puesto mi rey (que es Cristo) sobre Sion, mi santo monte>> (S. 2: 6) . Y a continuación, en dicho salmo sigue diciendo: <<Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy>> (S. 2: 7). Sabemos por el contexto que esta declaración se refiere a la entronización de Cristo en los cielos al lado del Padre el día de Su resurrección y ascensión a los cielos (ver Hchs. 13: 33; He. 1: 5; He. 5: 5). No obstante, no perdamos de vista el versículo de Apocalipsis (12: 2) que estamos analizando: <<estando en cinta, clamaba con dolores de parto...>> . Antes de cumplirse el dicho de S. 2: 7, es decir, la entronización de Cristo en los cielos al lado del Padre, la mujer (el verdadero Israel de Dios de todos los tiempos) tenía fuertes dolores de parto. ¿Qué son esos dolores de parto? Evidentemente el sufrimiento del Mesías en la cruz, y el sufrimiento de su gente viéndole agonizar allí.

Dice Caird: <<...no se trata aquí del Nacimiento; por alumbramiento del Mesías, Juan no quiere decir el Nacimiento, sino la Cruz. La razón de esto se encuentra en el hecho de que esté continuando su exposición del salmo segundo, comenzada en la visión de la séptima trompeta. En el salmo, no es su nacimiento, sino su entronización en el monte Sion, cuando Dios se dirige al ya ungido rey para decirle: <<Mi hijo eres tú; yo te he engendrado hoy>>, y le es dado el quebrantar a las naciones con vara de hierro (S. 2: 7-9)>> .

Los dolores de parto aludidos son la Cruz

Así pues, esos dolores de parto, no son sino los producidos por la muerte agónica en la cruz, en el mismo Hijo que sufre por salir a la gloria, y por parte de su madre , Israel, que ve sufrir a su Hijo . Después de morir, vendría la resurrección, y con ella, la victoria, la entronización como Rey de Jesús de Nazaret (S. 2: 7).

(V. 3, 4) El gran dragón escarlata

(V. 3, 4) << 3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese>> : Igual que vio una señal (la mujer), ahora Juan ve otra, pero diferente, y también en el cielo. Ve al diablo, a Satanás el antiguo Lucifer. El dragón es identificado claramente tres veces en v. 9 como la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás. Ese gran dragón (nótese que la Escritura lo trata de bestia y no de hombre) es de color rojo; del griego purrhós que significa rojo encendido. Está lleno de rabia y de odio. Ese mismo vocablo aparece en 6: 4, cuando nos habla del color del caballo cuyo jinete tenía poder para quitar la paz sobre la tierra y que se matasen unos a otros. Esa es la misma esencia de Satanás: Destrucción.  El color escarlata es sinónimo del color de la sangre, la sangre que ha vertido Satanás, porque ha sido un asesino desde el principio (Jn. 8:44).

Las siete cabezas

Al profeta Daniel se le muestran cosas impresionantes (leer todo el cap. 7 de Daniel). Dios le mostró cuatro imperios mundiales; a saber: el Babilónico (7: 4); el Medo-persa (7: 5); el Griego (7: 6); y finalmente el más fiero de todos, el Romano (7: 7). Si prestamos atención nos damos cuenta que la suma de las cabezas de las cuatro bestias (que son imperios) de Dn. 7, suman siete. La cabeza, significa autoridad y rango. Las siete cabezas de las cuatro bestias significan la autoridad del diablo sobre los imperios de la tierra (1 Juan 5: 19; <<...el mundo entero está bajo el maligno>> ). No hace falta extendernos en comentar aquí que esa autoridad se la cedió el propio Adán al ceder ante su mujer cuando ésta fue engañada por el diablo. Las diademas sobre las cabezas indican realeza. A diferencia de la Bestia Anticristo, que también tiene siete cabezas (Ap. 13: 1), pero que no tiene las diademas sobre ellas, el dragón (Satanás) sí las tiene, porque es quien ostenta el mayor rango en el reino del mal.

Los diez cuernos

El cuerno es símbolo de poder y de fuerza. El número diez indica perfección matemática; así que los diez cuernos indican poder y fuerza perfectamente administrados, para el mal. Esto nos lleva de nuevo a Daniel 7: 7, donde nos habla de la cuarta bestia que ve Daniel que además de ser espantosa y terrible, y en gran manera fuerte , tenía diez cuernos . Sabemos que esa cuarta bestia representaba al imperio romano y a su prolongación hasta la venida de Cristo (7: 23). Comenta Walvoord: <<Los ejércitos de Roma aplastaron toda oposición y extendieron el férreo dominio de los césares por todo el sur de Europa, oeste de Asia y norte de Africa>> . Esos diez cuernos de esa cuarta bestia son a la par diez reyes (7: 24) que ostentarán el poder mundial por poco tiempo (ver Ap. 17: 12). Así pues, el hecho de que Satanás (el gran dragón escarlata) tenga diez cuernos, significa que llega a tener el poder terrenal completo sobre las naciones, especialmente por un tiempo. Veremos que lo hará a través de su enviado la Bestia Anticristo (Ap. 13).

(V. 4) << 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra>> : Como bestia que es, tiene cola. Con ella, y no con otra parte de su anatomía, arrastró a la tercera parte de los antiguos ángeles de Dios para hacerlos demonios. Lo hizo desde la retaguardia (ourá en griego significa tanto cola de animal como el término mencionado), es decir, no obligó, sino que sedujo. El tiempo del verbo que se traduce por arrastraba está en griego en presente continuo, significa entonces que sigue engañando y seduciendo a los demonios (aunque sabemos por experiencia que muchos sólo le siguen a la fuerza). En cambio, el tiempo del verbo que se traduce por arrojó es el que se traduce literalmente al español. Significa lo que ya todos los que estamos en el ministerio de liberación sabemos, que los demonios están en la tierra y en la vida de las gentes. Como dice Lacueva: << Así se indica que la maligna dominación de Satanás sobre los demonios continúa para inducir a estos secuaces suyos a que hagan constantemente daño a la humanidad, Y ESPECIALMENTE PARA IMPEDIR EL TRIUNFO DEL PLAN REDENTOR DE DIOS EN CRISTO>> (énfasis del autor) .

(V. 4b) << Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese>> : Tantas veces a lo largo de la historia Satanás ha intentado impedir la obra de Dios. Ya desde el huerto del Edén en el Génesis, engañando a la mujer; Caín matando a Abel; pervirtiendo a la humanidad con los demonios, y sólo Noé y siete más salvándose; impidiendo el nacimiento de Isaac por la esterilidad de Sara; Faraón tratando de destruir toda la descendencia masculina (Ex. 1:15-16) y un interminable etcétera. Llegamos al nacimiento de Jesús, y el diablo intenta matarlo usando a un agente suyo, Herodes (Mt. 2:16). Herodes es un tipo de la Bestia Anticristo, por cierto. No obstante, no es eso de lo que habla este versículo en cuestión, en cuanto al nacimiento de Jesús, sino específicamente de un ataque de Satanás contra Él en un momento muy decisivo y crítico de su existencia sobre la tierra. Según el contexto que estamos viendo, la mujer que es Israel estaba con dolores de parto, a punto de dar a luz. Hemos visto que dio a luz al hijo que iba a regir con vara de hierro a todas las naciones, a Cristo el Rey (ver v. 5). Por lo tanto, lo que quiere decir aquí la Escritura, es que Satanás estaba muy pendiente de que Cristo expirara en la cruz para destruirlo en el infierno, ya que todo el pecado de la humanidad estaba en él, y consecuentemente, el Padre, que es Santo, había apartado de él Sus ojos. Aparentemente, la protección espiritual que tenía Jesús cuando andaba sobre la tierra, había desaparecido cuando moría en la cruz. El diablo vio que ese era su momento para hundir para siempre a Jesús en el infierno. <<... a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese>> : Eso es lo que quiere decir este versículo entonces. El diablo esperaba devorar a Jesús; ansiosamente esperaba la muerte de Jesús en la cruz, para condenarlo para siempre en el infierno, ya que estaba absolutamente cubierto por todo el pecado de todos los hombres, porque él mismo se proclamó reo en vez de cada hombre pecador. El diablo creía que de este modo, al ser Jesús condenado a la cruz en vez de cada hombre pecador, tendría el derecho legal de tomarlo para sí y llevárselo al infierno, al constituirse portador de todos los pecados. Pero en eso último, se equivocó completamente. Hubiera ido en contra de la justicia de Dios que Cristo, aun llevando todo el pecado de los hombres sobre sí, hubiera tenido que padecer eternamente en el infierno. El diablo no fue consciente de que la Palabra enseña que << el alma que peque, esa morirá>> (Ez. 18: 20), y Jesús no había pecado, por lo tanto, no podía morir eternamente. Cristo sólo debía morir físicamente en la cruz, y eso era suficiente para pagar la justicia de Dios por el pecado de todos los hombres. Así que, eso que pretendía el diablo, no ocurrió sino todo lo contrario, ya que dice la Escritura que Cristo siendo el Justo, la muerte no le podía retener (ver Hchs. 2: 24). Al contrario, el diablo fue destruido por Jesús: <<...(destruyó) por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo>> (Hebreos 2: 14)  <<...despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz>> (Colosenses 2: 15).

Y Cristo nació por fin...Nació a la gloria que un día dejó para venir a este mundo. Ese nacimiento del hijo de la mujer vestida con el sol, por tanto, es la entronización de Jesús a la diestra del Padre; la exaltación del Hijo del Hombre (Mt. 28: 18); el nacimiento del Mesías como Rey. Se cumplió entonces lo escrito en el Salmo 2: 7 << Mi hijo eres tú, Yo te engendré hoy>>.

(V. 5) El hijo varón

<< 5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono>> : Israel, dio a luz a su Mesías. O dicho de otro modo, de Israel (y no de la Iglesia, como vimos), surge el Mesías de Israel y de la Iglesia. Este es el Cristo-hombre, ya glorificado. Está destinado a ejercer un mando férreo a todas las naciones. Todavía no ha empezado; todavía el mundo entero está bajo el maligno (1 Juan 5: 19). La pregunta que dirigiríamos a los amilenialistas es muy simple: ¿Por qué será necesario que Cristo rija con vara de hierro cuando vuelva en gloria? La única explicación es que, como dice la Escritura, el reinará sobre las naciones que hayan permanecido, sobre la tierra, por mil años (Ap. 20), y muchas cosas se deberán poner en orden todavía. Nótese que no rige AHORA a las naciones, porque como dice la misma Escritura: << y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono>> . Es decir, el hijo de la mujer nació a la gloria, muy a pesar del diablo, y seguidamente fue arrebatado para Dios; fue ascendido a los Cielos, y como dice también en otros lugares de la Escritura, Cristo, el Hijo, está ahora sentado a la diestra del Padre en los Cielos (ver He. 10: 12; Col. 3: 1; 1 Pr. 3: 22). Cuando regrese en gloria a la tierra, las cosas cambiarán.

(V. 6) La mujer es resguardada

<< 6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días>> : Después de decirnos que el hijo ha sido llevado junto a Dios (Cristo ascendido y glorificado junto al Padre), Juan nos vuelve a hablar de la mujer (Israel). Se produce un salto en el tiempo de aproximadamente 2.000 años (el tiempo de las << cosas que son>> , la Iglesia). Este salto en el tiempo también lo podemos ver en Daniel 9: 26-27, ¿por qué?, porque como ya vimos anteriormente, el tiempo de Dios se paralizó para Israel justo cuando Jesús lo anunció antes de ir a la Cruz (ver Mt. 23: 37-39). No obstante todavía quedaba una semana de años por cumplirse de las 70 determinadas sobre Israel (ver Dn. 9: 20-27). De esta semana de años o shavua (siete años), en su segunda mitad (3 años y medio, o 1.260 días) el Israel de Dios (la mujer) será protegido soberanamente en el desierto. Tiene que huir al desierto para esconderse en un lugar preparado por Dios mismo. El tiempo de su huída y protección es de 1.260 días (tres años y medio); justo el tiempo que durará la Gran Tribulación con el Anticristo sobre la tierra. Dice Stedman: <<Se nos dice que la mujer huyó al desierto, donde tenía un lugar que Dios había preparado para ser alimentada allí durante 1.260 días, hecho que se sitúa al comienzo de la gran tribulación>> . ¿Toda la nación de Israel en pleno huirá al desierto? No, sólo el remanente salvo, posiblemente tan sólo una tercera parte de toda la nación de Israel (ver Zac. 13: 8, 9). No todos los que se dicen judíos lo son verdaderamente. Escribe Antonio Bolainez, que además de ser cristiano nacido de nuevo, es judío en lo natural: <<Esta persecución del dragón, el diablo, se debe a que Cristo está a punto de consumar su obra. El Anticristo primero tomará a Israel como plataforma, pero esta nación da un remanente que desafía al Faraón (el Anticristo), esto le hace tomar represalia contra la nación judía>> . Así que entendemos que el Israel de Dios, la hija de Sion, representado por esa mujer vestida del sol, será guardado y protegido por Dios mismo en un lugar singular. Será tiempo de angustia para Jacob, pero al final será librado (ver Jeremías 30: 7-10). En ese instante se cumplirá lo predicho por Jesús en Mat. 24: 15-21 <<Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa. Mas ¡ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá>> . Justo cuando la Bestia Anticristo se quite la máscara de bondad y aparezca tal y como es, sentándose en el trono de Dios, haciéndose pasar por Dios (2 Ts. 2: 3, 4), Jesús conmina a su pueblo a escapar de ahí, sin volver la vista atrás, anunciando el tiempo de la Gran Tribulación.

¿Dónde en el desierto?

El remanente de Israel tendrá que huir al desierto para ser guardado allí por 1.260 días en un lugar previamente preparado por Dios. Parece que Isaías da una pista al respecto, aunque se trata de sólo una hipótesis. Leemos así en Isaías 16: 1-5; << Enviad cordero al señor de la tierra, desde Sela del desierto al monte de la hija de Sion. Y cual ave espantada que huye de su nido, así serán las hijas de Moab en los vados de Arnón. Reúne consejo, haz juicio; pon tu sombra en medio del día como la noche; esconde a los desterrados, no entregues a los que andan errantes. Moren contigo mis desterrados, oh Moab; sé para ellos escondedero de la presencia del devastador ; porque el atormentador fenecerá, el devastador tendrá fin, el pisoteador será consumido de sobre la tierra. Y se dispondrá el trono en misericordia; y sobre él se sentará firmemente, en el tabernáculo de David, quien juzgue y busque el juicio, y apresure la justicia>> . Sela es la antigua Petra, ciudad antigua enclavada en un lugar inaccesible en el desierto, en la actual Jordania. En el tiempo preciso, ese santo remanente sabrá donde deberá ir. Se preveen muchas manifestaciones del poder de Dios para aquel tiempo.

(V. 7-12) Miguel contra el dragón

(V. 7) << 7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles>> : Podemos imaginar que esa batalla, que dice ser grande, no será cualquier cosa, sino una verdadera guerra al máximo nivel angélico. El campo de batalla no será la tierra, sino el cielo. Ese cielo nunca podrá ser el cielo donde está Dios, sino el primer y el segundo cielo, es decir, la atmósfera de la tierra y el sistema solar. Del tercer cielo, que es el de Dios, Satanás y sus demonios ya hace mucho que fueron expulsados. Esa batalla ya fue predicha por el arcángel Gabriel, el cual instruyó a Daniel al respecto. Leemos así en Daniel 12: 1; <<En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro>> . Justamente, la Palabra nos enseña aquí de esa batalla acerca de la cual nos habla Juan. El contexto es el de librar al pueblo de Dios, que, como vemos, es Israel, representado por la mujer revestida del sol, según la señal que vio Juan. Démonos cuenta de que se nos dice que << será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces>> ; es decir, que lo que va a ocurrir, en la magnitud y proporción, nunca ha ocurrido desde que el hombre está sobre la tierra. Ese tiempo, la Biblia lo llama la angustia de Jacob.

Miguel

Miguel significa <<¿ Quién hay como Dios?>>. Es un nombre que expresa alabanza y exaltación a Dios. Ese es el nombre que lleva uno de los supremos arcángeles de Dios: <<uno de los principales príncipes>> (Dn. 10: 13) . Es el protector de Israel; es <<el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo (Israel)>> (Daniel 12: 1), le dijo Gabriel a Daniel. Según la tradición hebraica, es el comandante supremo de todas las huestes guerreras de Dios; estando él directamente bajo el mando de Jesucristo.

El dragón

Evidentemente, se trata del mismo gran dragón escarlata mencionado más arriba, el propio Satanás, cabeza de toda la oposición a la voluntad de Dios.

La ofensiva parte de Miguel

<<... Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón...>> : La ofensiva parte de Miguel, y esto lo podemos también ver en Daniel 12: 1; <<En aquel tiempo se levantará Miguel , el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo>> . Hace ya mucho tiempo que el ángel príncipe Miguel está esperando la orden directa de Dios para arremeter contra el diablo y sus demonios. La ofensiva parte de Miguel, porque parte primeramente de Dios. Miguel no moverá un dedo sin que Dios se lo diga. Ante la ofensiva de Miguel y sus huestes de ángeles guerreros, los mismos que nos protegen, que no vemos, pero que están ahí, el diablo representado por la figura del dragón, contraataca con sus ángeles caídos, los que un día estuvieron compartiendo con los ángeles que permanecieron fieles a Dios las glorias y excelencias del cielo hasta que fueron expulsados al hallárseles infieles.

Luchaban...

<<...Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles>> : Este pasaje nos da a entender que la lucha es reñida. No podemos ni imaginar como será (y es) esa lucha. Sabemos acerca de la lucha entre hombres, los cuales mueren cuando son heridos de muerte. Los ángeles, tanto buenos como malos, son espíritu, no pueden morir, no obstante, sabemos por experiencia en el ministerio de liberación, que los demonios (ángeles caídos), experimentan tormento y sufrimiento sin llegar a morir. Algo parecido ocurre con los espíritus y almas de los hombres que mueren sin Cristo y van al infierno. Allí son conscientes de todas las cosas, sufren los tormentos preparados para ellos, pero ni mueren ni pueden morir. Por ello es sintomático cuando hay personas que se quitan la vida pensando que así dejarán de sufrir. Una vez mueren, no sólo no dejan de sufrir, sino que sufren infinitamente más , y no pueden morir (o desaparecer) como quisieran; y eso, por toda la eternidad. Si hay alguien leyendo este pasaje, y por algún motivo le ha pasado por la cabeza la idea del suicidio, le digo en el nombre del Señor: ¡Quíteselo de la cabeza! La muerte del cuerpo no afecta al alma y al espíritu, que es la esencia del ser humano. Una vez morimos somos aún más conscientes de todas las cosas...y ya no se puede volver atrás.

(V. 8) << 8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo>> : La palabra cielo en griego es << Ouranós>> , y tiene el mismo sentido que en español <<cielo>>. Es decir, que tanto podemos pensar en el cielo atmosférico, como en el cosmos del espacio exterior donde están los planetas y las galaxias, o en el cielo de Dios. En este caso, y por deducción lógica, ya que Satanás y sus demonios no habitan en el cielo de Dios, son entonces echados del cosmos (sistema solar), y de la atmósfera de la tierra a donde luego la Escritura nos dirá. Los demonios están donde Dios tiene Su interés (excepto en el Cielo). ¿Dónde está el interés de Dios? Evidentemente en la tierra, porque en ella habitan los hombres. En el resto de las galaxias y demás sistemas solares, los cuales son también creación de Dios, los demonios no habitan como en nuestro entorno, ¿por qué? porque ellos están donde están los hombres, con el objetivo de destruir lo que Dios más ama y por lo cual envió a Su Hijo: La humanidad.

(V. 9) << 9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él>> : En ese momento se cumplirá del todo lo profetizado en Isaías 14: 12; <<¡Cómo caíste del cielo, Lucero, hijo de la mañana ! Derribado fuiste a tierra , tú que debilitabas a las naciones>> . Satanás fue echado ya hace muchos siglos del cielo de Dios. En ese momento, será echado fuera del cielo físico. El destino momentáneo de Satanás y sus demonios es en ese momento la tierra. Ahora bien, meditemos en esto: Si ahora existe el mal a causa de los demonios que pululan por doquier, que viven en las vidas de los hombres y que hacen estragos, ¿qué ocurrirá cuando todos estén sobre este planeta? Además, habrán sido soltados los que están encerrados en el abismo (ver Ap. 9: 2, 3). Cuando absolutamente todos los demonios estén ordenadamente sueltos por este planeta, el caos a todos los niveles será la norma. Es evidente que la Iglesia de Jesucristo como tal no estará en ese tiempo sobre la tierra, por dos razones. A saber:

        1- Mientras esté la Iglesia sobre la tierra, la "suelta" de demonios no se puede producir. La Iglesia por el poder del Espíritu Santo impide que esto pase (2 Ts. 2: 6, 7)

        2- La Iglesia de Jesucristo no estará sobre la tierra, justamente porque eso va a pasar (todos los demonios estarán en la tierra); si fuera de otro modo, se produciría una imposible contradicción con la Palabra de Dios, expresada por el propio Jesucristo cuando dijo: << Las puertas del Hades (la fuerza del mal), no prevalecerán contra la Iglesia>> (Mateo 16: 18c)

(V. 10) << 10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche>> : Esta expulsión del maligno de lugares concretos a la tierra no sólo tiene una importancia de orden logístico, sino que la tiene de orden espiritual. En ese momento, la oposición real del maligno contra la voluntad de Dios se acaba. Nótese que decimos la voluntad de Dios, y no contra Dios, ya que Dios no tiene oponentes que le hagan sombra: Is. 44: 18 << No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno>> y Prov. 21: 30 <<No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo, contra Jehová>> .

<<...ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche>> : Ese acusador es el mismo diablo, el cual tiene como "ocupación" el acusar ante Dios a los hijos de Dios. Tenemos un ejemplo claro en la historia de Job (ver Job 1: 6-12). Curiosamente, ese acceso que el diablo tenía a la presencia de Dios a modo de audiencia que se le concedía, y que todavía se le concede, dejará de ser cuando Miguel con sus huestes intervengan. Esto no significa que el diablo y sus demonios estén en el Cielo (no hay ni un solo demonio en el Cielo); significa solamente, que tiene acceso a la presencia de Dios para acusarnos <<de día y de noche>> . ¡Gracias sean dadas a Dios, que un día eso terminará para siempre! Dicho esto, decimos ahora que de aquí hemos de sacar una lección práctica importante: ¡No demos razones al diablo para que nos acuse ante Dios! Vivamos vidas rectas y sin mancha ante Él

El que los acusaba

( V. 10) << Oí una gran voz en el cielo, que decía: ... ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos , el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche>: Es muy interesante este pasaje; prestemos atención. Es evidente por el contexto, que esa voz que oía Juan era la voz de algún emisario de parte de la Iglesia ascendida y glorificada, el cual se identifica con los acusados por el diablo, a los cuales llama hermanos. Nunca un ángel será un hermano ya que es otra creación. Necesariamente deberá tratarse de un ser humano salvo y ya glorificado en ese tiempo. Llama hermanos a los que recibieron a Cristo en la tierra después del Rapto, y que son día y noche acusados por el diablo; el cual no se atreve a acusar a los que ya están en el cielo, porque sería una estupidez. El que sea la voz de un hermano en el cielo, hablando de los otros hermanos en la tierra, es una prueba más de que la Iglesia, efectivamente será arrebatada (es decir, sacada de este planeta) antes de que se produzcan esos eventos; Gran Tribulación incluida. Todo esto lo deducimos también por el contexto del siguiente versículo (11), que nos habla de lo que esos nuevos creyentes que surgirán después del Rapto de la Iglesia, deberán pasar.

(V. 11) << 11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte>> : La voz que procedía del cielo se sigue refiriendo a aquellos consiervos que no están en el cielo todavía, sino que son los que se van convirtiendo en la Gran Tribulación, siendo perseguidos, martirizados y muertos. Han vencido al diablo porque son más que vencedores, y todo a través de:

  • La sangre del Cordero , ya que la sangre de Cristo es el derecho legal nuestro para vencer y declarar victoria frente a nuestro oponente, Satanás.
  • La palabra de su testimonio . Los judíos y los gentiles que se convierten en ese tiempo, dan testimonio de su fe en Cristo Jesús. Esa es la fe que vence al mundo, y al diablo, que es el príncipe de este mundo (1 Juan 5: 4, 5).

<<... y menospreciaron sus vidas hasta la muerte>> : Tal será el punto de su obra testimonial, que olvidarán que sus vidas en cuanto a lo natural correrán peligro. No les importará esto último porque en ese momento habrán encontrado la perla de gran precio (Mt. 13: 44, 45), el tesoro escondido en el campo (Mt. 13: 44); habrán encontrado la razón de existir y vivir; habrán encontrado a Jesús.

Hoy en día, si bien es cierto que en varias partes del mundo los creyentes verdaderos tienen sus vidas pendientes de un hilo, no es así con todos en todas partes del globo. No obstante, los creyentes del tiempo de la Gran Tribulación, sí deberán, no sólo estar dispuestos a morir, sino que una inmensa mayoría de ellos de hecho morirán. Así pues, sólo se puede cumplir a cabalidad ese versículo entre los creyentes de la Gran Tribulación. Eso nos lleva de nuevo a la conclusión, de que son ellos los que no serán acusados por el diablo, tal y como dirá a gran voz, uno de los previamente arrebatados al Cielo (v. 10).

(V. 12) << 12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo>> : La gran voz sigue hablando con gran ánimo: Los cielos han de alegrarse por, al menos dos motivos:

     1- Los cielos han sido limpiados de demonios, así que todo ser celestial de Dios tiene libre acceso a cualquier lugar de esa índole.

           2- Los cielos y los que moran en ellos, y ahora, concretamente, el cielo de Dios ha de alegrarse, porque está recibiendo gran cantidad y calidad de santos; los que menosprecian sus vidas hasta la muerte.

<<...¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo>> : No obstante, hay una contrapartida a esa alegría. Hay una, llamémosla "malaventuranza" (como la llama Lacueva): La de los << moradores de la tierra y el mar>> . Estos son los que tienen su mirada en las cosas de este mundo, a modo de la mujer de Lot (Gn. 19: 26). Son todas las personas que rechazan al Santo. Estos, no pueden alegrarse, por al menos también dos motivos:

           1- No tienen la vida, porque han rechazado la Vida (1 Jn. 5: 12).

           2- El diablo, el que es << homicida desde el principio>> (Jn. 8: 44), echado de los cielos, está junto con todos sus demonios en plena ira efervescente, y esta vez la va a descargar del todo contra los hombres sin Dios.

Ese <<¡ay!>> es, no sólo una exclamación al ver el horror que se avecina, sino una advertencia a todos los hombres, para que se arrepientan de sus pecados y se vuelvan a Dios. El diablo tiene un acicate, sabe que ya le queda muy poco tiempo de ser el << príncipe de este mundo>> ; en este punto, ya ha entendido que la proclamación de que el reino de este mundo ha venido a ser del Señor y de su Cristo (Ap. 11: 15), es una realidad que no puede ni negar ni ocultar.

(V. 13-17) El afán destructor del diablo

(V.13) << 13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón>> : Una vez en tierra, despojado de todo poder desde las alturas, el diablo sólo busca el destruir, y ya con toda la saña y el descaro. Primeramente, enfoca su odio en la mujer , es decir, en Israel. Justamente el odio que Satanás tiene contra Israel, es por el hecho de que de ese pueblo, nació el Mesías. Satanás odia a Jesús.

(V. 14) <<Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo>> : Milagrosamente, los judíos convertidos a Cristo (y otros en proceso de convertirse), pondrán sus vidas a salvo en un lugar determinado preparado por Dios. La Biblia hace mención de las alas (ver Ex. 19: 4; Dt. 32: 11; Sal. 103: 5; Is. 40: 31). Las alas, pues, significan protección de parte de Dios. Por otra parte, ¿sería que Juan estaba viendo a los judíos montándose en aviones que les llevaban a algún lugar seguro? No sabemos; pero una cosa sí sabemos, sea como fuere, el Israel de Dios será soberanamente protegido en ese tiempo y lugar.

<<... para que volase de delante de la serpiente...>> : Literalmente, del griego se traduce << para que volase lejos del rostro de la serpiente>> . Se entiende así mejor, en el sentido de que los judíos rápidamente (irán volando), escaparán y se apartarán de la misma presencia de la serpiente. El pueblo de Dios entonces, el judío, vuela , y lo hace por delante de la serpiente . Ahora Satanás no se manifiesta como dragón, sino como serpiente. La serpiente es sutil y sinuosa. Podemos entender esto como que el diablo, como serpiente, a través de sus hombres, y encabezados por su Bestia Anticristo y el Falso Profeta, en un principio en ese tiempo, intentará destruir a Israel de forma más o menos oculta y sutil, valiéndose de la política y la diplomacia en un principio. Esto dará al pueblo de Dios ventaja para ir a esconderse <<... al desierto, a su lugar...>> . Existe un lugar, en el desierto del mundo, es decir, en un lugar a salvo del mundo y de su príncipe. Ese lugar es un lugar expresamente preparado por Dios. Dice el Señor en Isaías 26: 20, 21; <<Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras de ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación. Porque he aquí que Jehová sale de su lugar para castigar al morador de la tierra por su maldad contra él; y la tierra descubrirá la sangre derramada en ella, y no encubrirá ya más a sus muertos>> . Esta escritura es para el tiempo del fin, a tenor de la última frase. Esos aposentos, son sin duda el lugar que Dios ha preparado para ellos en aquellos días que están por venir. Para entender mejor acerca de los planes del Señor para el Israel de nuevo en su tierra, y su gloria después del Armagedón, leer con detenimiento el capítulo 27 de Isaías.

<<la mujer...donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo>> :

Esto es, tres años y medio. Evidentemente, se corresponde con el tiempo de reinado de la Bestia Anticristo sobre la tierra. Los judíos serán sustentados , la pregunta es obvia: ¿Por quién? Serán tiempos excepcionales, es evidente que el Señor soberanamente se ocupará de ellos, pero también dará cabida a la intervención humana, esta vez de gentes que se volcarán en ayudar a los judíos. Escribe así Lacueva: <<La opinión más probable es que gentiles convertidos a Cristo, y amantes del pueblo judío, serán el instrumento de Dios para sustentar clandestinamente, con riesgo de sus vidas, a los judíos refugiados>> . Dios muy a menudo busca el operar juntamente con los hombres, de ahí el sentido de la oración y el ruego, así como la intercesión de la Iglesia. Soy de la convicción de que esos gentiles que ayudarán a los judíos, son parte de las ovejas que el Mesías pondrá a su diestra en Su venida, y juzgue a las naciones ( ethnos ) (ver Mateo 25: 31-46).

(V. 15, 16) << 15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca>> : En este punto, el diablo, representado por la serpiente, estalla en violencia, ya que no ve prosperada su voluntad a través de la política, a fin de destruir al pueblo de Dios, el judío. Recordemos que todo este capítulo está presidido por una extensa simbología. Por no ser ahora menos, la Escritura nos habla de que la serpiente (el diablo) arroja contra la mujer (Israel) agua como un río. Leemos en Jeremías 46: 7 <<¿Quién es este que sube como un río y cuyas aguas se mueven como los ríos?>> . Aquí compara Jeremías al enemigo de Israel con un río. Pero más clara es la siguiente escritura que, además, nos habla justamente acerca de lo que estamos viendo: <<Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria ; porque vendrá el enemigo como río , mas el Espíritu de Jehová levantará bandera contra él. Y vendrá el Redentor a Sion, y a los que se volvieren de la iniquidad en Jacob, dice Jehová>> (Isaías 59: 19, 20) . Ese río será el ejército de la Bestia Anticristo, enviado por Satanás contra el Israel de Dios. Ya la Escritura nos adelanta lo que ocurrirá: El Espíritu de Dios se levantará contra él. Curiosamente, también la Escritura nos aclara que seguidamente vendrá, es decir, volverá Cristo a Sion; es decir a Israel, claramente declarando la venida en gloria del Mesías.

(V. 16) << 16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca>> : Muchos comentaristas, y yo entre ellos, creemos que aquí sí será del todo manifiesta la soberanía de Dios en un acto sobrenatural. Creo que literalmente la tierra se abrirá y tragará ese ejército espectacular lanzado contra los judíos escondidos en sus aposentos en el desierto. Como dice Barchuk (citado por Lacueva): <<En aquel tiempo ese "río" de Faraón lo tragó el mar, y ahora el "río" del Anticristo lo tragará la tierra. Exactamente cómo sucederá no es posible decirlo ahora. Es probable que la tierra simplemente se abra y trague a los perseguidores, igual que sucedió con Coré, Datán y Abiram (Nm. 16: 27, 31-34) >>.

(V. 17) << 17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo>> : Impotente por no poder dañar a Israel, el diablo a través de su Anticristo, irá a hacer la guerra contra el resto de la descendencia (o simiente) de Israel. La pregunta es obvia, ¿quién es la descendencia de Israel? Evidentemente todos los creyentes de origen gentil. Habrá todavía sobre la tierra en aquellos días gentes de origen no judío que fueron convertidos a Cristo durante el tiempo de la tribulación, es decir, al tiempo posterior al Arrebatamiento de la Iglesia. Contra estos irá el Anticristo, y serán mártires, los cuales serán decapitados (20: 4).

(V. 18) <<y se paró sobre la arena del mar>> : Los manuscritos más fidedignos terminan este capítulo con la primera frase del capítulo siguiente, pero eso sí, refiriéndose, no a Juan, sino al dragón. Esto tiene toda la lógica dentro del contexto del libro. Juan no va de un lugar a otro (entiéndase en cuerpo), sino que está en "el espíritu"; viendo las cosas en visión. Así pues, el dragón, esto es, el diablo, se pone en pie en la arena del mar; ¿por qué? Antes de responder a esta pregunta, entendamos que el diablo lo compara la Palabra con el monstruo Leviatán; monstruoso reptil que vive en el mar (Is. 27: 1; S. 74: 14). El dragón está en la arena del mar en posición erguida, es decir humana, por lo tanto pensante, porque está a punto de realizar un acto malvado. Llamar al que está en el mar, en el mar de las naciones, a la Bestia o Anticristo. Este el tema de comentario del próximo capítulo.

{
}
Expand

Apocalipsis Capítulo XI

Apocalipsis - Capítulo 11

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

Medición del templo / Los dos Testigos / El toque de la séptima trompeta

 

Introducción

En este capítulo, veremos tres cosas esencialmente: La medición del Templo (11: 1). La aparición de los dos Testigos (11: 3-12). El toque de la séptima trompeta (11:15-19). Como ya estudiamos en el capítulo 10, en gran parte de este capítulo 11 viviremos el interludio previo al toque de la séptima trompeta.

Como nota a destacar, decir que este capítulo nos da la primera clave cronológica del Apocalipsis. Claramente nos señala que con la aparición de los dos testigos del Señor, empieza la segunda mitad de la Tribulación, la llamada Gran Tribulación, que durará tres años y medio hasta que venga el Señor en gloria a la tierra.

Comentario

 (V. 1, 2) La medición del templo, del altar y de los adoradores

Justo después de que el ángel fuerte le ordenara de parte de Dios que siguiera profetizando otra vez, es decir, advirtiendo, reprendiendo, declarando la voluntad de juicio de Dios sobre: <<muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes>> (10: 11), alguien le da a Juan una caña parecida a las varas que se usaban para medir. Lo que Juan está experimentando en ese momento NO es una visión, sino que está experimentando una realidad.

Después de recibir en sus manos esa especie de vara de medir. Cristo le da una nueva orden: ¡Levántate! En primer lugar se le dice que se ha de levantar; ¿por qué? Seguramente en ese momento dado lo abrumado y dolido que se encontraba con la experiencia de haber comido el librito, y haberle amargado el vientre, estaba postrado en el suelo. Con la orden de levantarse de su postración, venía también el alivio de esa amargura por parte de Dios (el cual no nos deja postrados - ver S. 37: 24). Ahora, de nuevo, debía pasar a la acción. ¡Qué grandioso el hecho de que Dios cuenta con nosotros para tantas cosas! El decirle a Juan que haga esto o aquello, es sinónimo de que Dios nos lo dice a nosotros, ya que en el contexto de este libro, Juan es muchas veces un tipo de Iglesia.

La Jerusalén de la Gran Tribulación

Antes que nada, entendamos el contexto de la situación político y social-religiosa que existirá en aquellos días en la ciudad de Jerusalén, porque de Jerusalén trata el asunto. A la sazón, estamos al inicio de los días de la Gran Tribulación; es decir, en los últimos 42 meses (tres años y medio) previos a la venida en gloria de Cristo a la tierra. Presumiblemente, Jerusalén en ese tiempo será una ciudad internacionalizada, por lo tanto, no será en esos momentos la capital de Israel tal y como los judíos actualmente quieren. En aras de una paz tan deseada, los judíos claudicarán de su intención de hacer de Jerusalén su capital eterna. Dice Walvoord: <<Las pasiones religiosas dominarán la situación, dificultando cualquier tratado de paz realista. El resultado final bien puede ser un tratado que haría de Jerusalén una ciudad abierta e internacional>> .

Las setenta semanas de años (Daniel 9: 20-27)

En el tiempo futuro en que ocurran los hechos que estudiamos, el templo de Jerusalén habrá sido levantado de nuevo en el lugar que siempre estuvo. Allí se harán los sacrificios de animales, volviendo a la práctica veterotestamentaria. En Daniel 9: 27, encontramos: <<Y por una semana, confirmará el pacto con muchos...>> . Esa semana, no lo es de días, sino de años; es decir son siete años. ¿Por qué se habla de semana ( Shavúa en hebreo) y no de años directamente? Porque esto está en el contexto de Daniel 9: 20-27, donde en el año 538 a. C. el arcángel Gabriel le da una revelación a Daniel sobre Israel y Jerusalén (ver Dn. 9: 24). Le dice Gabriel que Dios ha determinado un  periodo de setenta semanas sobre Israel y Jerusalén, con el fin de: <<terminar la prevaricación; poner fin al pecado; expiar la iniquidad; traer la justicia que perdura; sellar la visión y la profecía; ungir al Santo de los santos>> (Dn. 9: 24). Estas setenta semanas, no lo son de días, sino de años. El término shavúa en hebreo, significa grupo de sietes, y tanto pueden ser de días, meses o de años. En el contexto, se deduce que es de años. Por lo tanto son 490 años. De estos 490 años, se han cumplido ya 483, que sepamos; ¿Por qué?, porque, primeramente, sabemos cuándo empezaron: < <Desde la salida de la orden para restaurar y edificar Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas (49 años), y sesenta y dos semanas (434 años)...>>   (Dn. 9: 25) . Quien dio la orden para restaurar Jerusalén fue el rey persa Artajerjes Longimano (ver Nehemías 2: 1). Calculando la fecha bíblica, nos da la fecha del 14 de marzo del 445 a. C. Así pues, desde esa fecha en adelante, sumándole primeramente 49 años (siete semanas), y luego 434 años (sesenta y dos semanas), nos lleva a la fecha del año 32 d.C., es decir, el tiempo del Mesías Príncipe, o sea, Jesucristo. Queda por cumplir una semana de años; la última. Brevemente: ¿Por qué 49 años y luego 434 años, haciendo como una diferenciación entre ambos tiempos? Porque los primeros 49 años se corresponden con el tiempo que le restaba al A. T. como tal (hasta Malaquías), y los 434 años se corresponden con el tiempo que va desde Malaquías (último profeta veterotestamentario) al advenimiento de Juan el Bautista, precursor de Cristo. Ese periodo entre el A.T. y el N.T. se le llama el periodo intertestamentario . Por eso Gabriel hace la diferenciación de años; por un lado 49 (que quedarían hasta el último profeta); por otro lado, 434 (años que se corresponden con el periodo intertestamentario; tiempo en el que no vino Palabra de Dios a su pueblo a través de profeta alguno).

La última semana de años

Esas setenta semanas de años se interrumpieron cuando Cristo fue entregado a muerte (Dn. 9: 26). Esto coincide con el tiempo en el cual el Mesías decide abandonar y dejar desierta la casa judía (Mt. 23: 38). El tiempo para Israel se detiene por unos 2.000 años, tiempo en el cual la Iglesia (compuesta por judíos y gentiles) existe (hasta la fecha). Pero, como venimos diciendo, todavía queda una semana de años para cumplirse en relación a Israel y Jerusalén. Efectivamente, estos son los siete años que todavía han de inaugurarse (Dn. 9: 27), y lo serán cuando el Antimesías o Bestia Anticristo pacte con judíos y árabes llegando a un hipotético tratado de paz por el cual los judíos tendrán su templo y el inicio de sus sacrificios. Comenta Walvoord: <<El líder político internacional, que podrá darle a Israel estas garantías y obligar a las facciones árabes disidentes a aceptar una paz definitiva, ganará en una noche el reconocimiento mundial>> . Tanto es así que, muchos judíos verán en ese hombre a su mesías . El contexto es el siguiente: El que llegará a ser la Bestia Anticristo, hará un pacto de paz con Israel y con las naciones árabes por siete años (esa semana de años). Seguramente, a cambio de territorios para los palestinos, etc. incluyendo la entrega de gran parte de Jerusalén, Israel podrá construir su templo y reiniciar su culto. De hecho, estoy personalmente convencido que los judíos ortodoxos, y a la cabeza de ellos, sus rabinos, no están actualmente luchando en pos de obtener de nuevo esa parcela en la cumbre del monte Moriah para inmediatamente levantar el templo allí y proseguir con su religión, porque saben que pronto ese pedazo de tierra les será entregado por el que creen que será su Mesías (que es el Anticristo) en su debido tiempo. Incluso, ya saben quién será tal valedor, y están esperando el momento en que se manifieste. Añade Walvoord respecto de ese hombre, falso mesías: <<Este nuevo dictador mundial se revelará al principio como pacificador del Cercano Oriente. Este suceso tendrá lugar durante la primera etapa del Imperio Romano restaurado, el cuarto imperio mundial descrito por Daniel>> .

Seguimos leyendo: <<...a la mitad de la semana (el dictador) hará cesar el sacrificio y la ofrenda...>> (Daniel 9: 27b) . Durante la primera mitad de esos siete años, los judíos se regocijarán por volver a poner en práctica su antigua religión, tal y como Moisés les mandó. De entre estos judíos, habrá verdaderos judíos que un día recibirán a Cristo. Justo cuando acaben los primeros tres años y medio (la primera mitad de esos siete años), la Bestia Anticristo, ya como tal, hará detener las prácticas judías, rompiendo el pacto de siete años, y, lo que es peor, profanando el mismo templo: <<...el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios >> (2 Ts. 2: 3, 4) . Eso es lo que justamente hará, entrará en el lugar santísimo del futuro templo de Jerusalén, y se sentará allí, autoproclamándose el dios de la humanidad (última expresión del humanismo que vivimos hoy en día). En ese momento empezará el tiempo llamado la Gran Tribulación (Mt. 24: 15- 22), que durará tres años y medio (42 meses). De ese tiempo partirán para el cielo la multitud vestida de ropas blancas de Apocalipsis 7 (V. 14).

(V. 1) Cristo le da una orden a Juan: <<Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él>> : Encontramos precedentes claros en el A.T. acerca de medir . En Zacarías 2: 1-9, nos relata la medición de Jerusalén por parte de ángeles, siendo Zacarías testigo de ello. En ese contexto, el ángel le dice al profeta que Jerusalén <<será habitada sin muros>> (Zac. 2: 4) a causa de la tremenda bendición que tendrá en esos días ( multitud de hombres y de ganado ). También le dice que el mismo Señor será muro de fuego en derredor de la ciudad, y que Él será su gloria (Zac. 2: 5). Parece evidente que esto ocurrirá en el Milenio; una vez Cristo haya vuelto en gloria. Así pues, esa medición no se corresponde con la de Juan, que es anterior. Ezequiel nos narra su experiencia con el varón << cuyo aspecto era como de bronce, y tenía un cordel de lino en su mano, y una caña de medir...>> (Ezequiel 40: 3). Ese ángel mide el templo de Jerusalén, y se hace <<separación entre lo sagrado y lo profano >> (Matthew Henry). Así pues, se entiende que cuando el Cielo mide , lo que significa es que evalúa o sopesa la autenticidad espiritual, haciendo diferencia entre lo que realmente es (de Dios), de lo que parece, pero no es.

Juan deberá medir tres cosas:

El templo de Dios : Curiosamente, en el tiempo en que Juan escribe el Apocalipsis, hacía un mínimo de veinte años que el templo no existía más, ya que fue destruido por el ejército del <<príncipe que ha de venir>> (Dn. 9: 26). Este fue el general romano Tito, el hijo del emperador Vespasiano, en el año 70 d.C. Curiosamente, con el botín del saqueo del templo de Jerusalén, Vespasiano financió la edificación del Coliseo romano, el tristemente célebre Anfiteatro Flavio, que todavía se mantiene parcialmente en pie en Roma, el lugar de muerte y fornicación (esto último, bajo los arcos de dicha construcción), donde morían en su arena muchos cada día para divertimento del emperador, de los nobles, las vestales, y de la plebe.

Volviendo al asunto, claramente el mismo Cristo le dice a Juan que el templo que se edifique es de Dios. La pregunta que se alzaría ahora es obvia: "Si Cristo dijo que en ningún lugar específico de la tierra había que adorar a Dios (Jn. 4: 21), ¿Por qué ese templo que se construirá va a ser de Dios?". Teniendo en cuenta que en ese momento empieza de nuevo el trato de Dios con Israel, la respuesta es también obvia: "Allí donde Cristo dejó a los judíos (Mt. 23: 37-39), allí volverá a tratar con ellos". Es decir, cuando Cristo fue rechazado por los judíos, éstos tenían su templo, y los sacrificios y culto según la ordenanza de Moisés se efectuaba a diario. Dios en Su misericordia, va a permitir que los judíos vuelvan a ser del todo judíos (por volver a su culto inicial) para, a partir de ese momento, guiarles a Cristo en medio de gran tribulación y angustia. Ahora ya han vuelto a su tierra de origen, lo cual es en sí un gran milagro. A pesar de que hay muchos judíos que son ateos (¡vaya contrasentido!), otros muchos todavía esperan un mover de su Dios, enviándoles al Mesías.

El altar : Juan debía medir también el altar. Si el templo es de Dios, con más razón el altar es de Dios también. La presencia de Dios estará en ese altar. Esa es la misericordia y paciencia final de Dios para con su pueblo original.

Los que adoran en él : La veracidad de la fe de los judíos practicantes será también medida. Obviamente, no todos los que profesan ser judíos son verdaderamente judíos. Así como en el tiempo de Cristo había profesantes que le rechazaron; esta vez también será así; aunque otros le recibirán.

(V. 2) << 2 Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses>> : Aquí es donde creemos saber que la Jerusalén de esos días será una ciudad internacional, como lo pretenden la inmensa mayoría de las naciones actuales, incluidas la ONU y la UE. En el antiguo templo de Jerusalén, sólo los judíos podían entrar en el interior del templo (a excepción del Santísimo, donde sólo accedía el sumo sacerdote una vez al año). También estaba restringida la entrada a los gentiles al llamado atrio exterior. Esta vez, todo lo que es a partir del templo para afuera será dado a los gentiles (los no judíos), inclusive el resto de la ciudad. Esto será así durante la primera mitad de esos últimos siete años en los cuales Dios tratará directamente con Israel.

La abominación desoladora

Evidentemente, justo después de la medición, el templo y el altar serán hollados por la entrada en él del Anticristo. Jesús nos habló de ello: <<Por tanto, cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel (el que lee, entienda), entonces los que estén en Judea, huyan a los montes. El que esté en la azotea, no descienda para tomar algo de su casa; y el que esté en el campo, no vuelva atrás para tomar su capa>> (Mateo 24: 15-18). La huída tendrá que ser muy rápida. Esa "abominación desoladora" es la profanación de la Bestia Anticristo entrando en el templo. Menciona a Daniel, porque en el contexto de las setenta semanas de años determinadas sobre Israel y Jerusalén (Dn. 9: 24-27), el arcángel Gabriel le explica a Daniel acerca de ello: <<...Después, con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador ...>> (Dn. 9: 27). Por otra parte, existe un precedente en la historia: La profanación del templo efectuada por Antíoco IV Epífanes que duró exactamente desde junio del año 168 hasta diciembre del 165 a. C.; es decir, tres años y medio también. Este Antíoco IV, fue un precursor clarísimo del Anticristo que viene. El arcángel Gabriel le dice a Daniel acerca de él: <<...se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas. Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos. Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana>> (Daniel 8: 23-25). Justamente Antíoco IV murió de amargura. Así también, esta vez, la profanación del templo de Jerusalén durará 42 meses, el tiempo que dure la Gran Tribulación, y el tiempo que dure el reinado del Anticristo.

Con respecto al Templo

Existen numerosos testimonios en cuanto a la posible pronta reconstrucción del templo sobre el monte Moriah, en Jerusalén. Aparentemente la mezquita de la Cúpula de la Roca, tercer santuario más importante del Islam quedaría a un lado si se empezara a construir el templo donde estuvo originalmente (así se cumpliría lo que dice en V. 2, recordemos: << Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte, y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles...>> . Vemos algunos testimonios. Dice Barchuk: <<En cuanto a medios, ya los hay. Circulan rumores en el sentido de que los hebreos americanos tienen listo incluso todo el material para el templo y que solamente esperan la oportunidad para colocarlo allí>>. Comenta Ray C. Stedman: <<Lo fascinante es que en Tierra Santa existen varias organizaciones judías que se dedican, hasta un punto realmente fanático, a la reconstrucción del templo sobre el Monte Moriah. Yo les he conocido, he hablado con ellos, he visitado algunos de los lugares donde se están realizando los preparativos para este acontecimiento y sé personalmente que esto es verdad. Por ejemplo, están preparando a un gran número de jóvenes para que puedan ser sacerdotes en ese templo, enseñándoles los antiguos rituales y preparando vestimentas para que puedan ponérselas; he visto algunas de estas prendas con mis propios ojos. En otras palabras, se están preparando para colocar sobre el monte santo un templo que funcione>> . Parece ser que todo esto es bastante inminente.

(V. 3-12) Los dos Testigos

(V. 3) << 3 Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio>> : En este momento, el Señor introduce un nuevo elemento de acción en la escena, en las personas de dos testigos Suyos. ¿Por qué tiene el Señor que levantar Testigos especiales en la tierra en ese momento? Porque en ese tiempo no los hay. A pesar de que los 144.000 israelitas estarán en la obra de Dios en ese tiempo, aunque posiblemente como resultado del ministerio de esos dos Testigos, esos cientos de miles no estarán ungidos como lo estuvo la Iglesia cuando estaba sobre la tierra, tampoco los que se irán convirtiendo por su ministerio. La explicación es sencilla: La unción de parte del Espíritu Santo que vino sobre la Iglesia a partir de aquel día de Pentecostés ya no estará en ese tiempo sobre la tierra al no estar la Iglesia en ella  (2 Ts. 2: 6, 7), (Iglesia que hace algún tiempo habrá sido sacada de este mundo y llevada al Cielo). Estos dos Testigos sobrenaturales serán tipo del Espíritu Santo, muy ungidos por Él. Visiblemente a todos, harán su obra por un tiempo determinado. Dios levantará a dos Testigos sobrenaturales (porque el testimonio de uno no vale sino el de dos - ver Deut. 19: 15; Mc. 6: 7; Mt. 26: 60) para que profeticen verdad a todos aquellos que necesitan oír. Como venimos diciendo, estos dos Testigos sobrenaturales estarán muy ungidos por el Espíritu Santo. Dios nunca dejará la tierra sin testigos de Su presencia.

¿Cuándo aparecerán estos dos Testigos?

En el contexto de este capítulo 11, entiendo que estos dos Testigos sobrenaturales aparecerán acabada la primera mitad de esos últimos siete años, cuando el Anticristo se siente en el templo de Jerusalén, haciéndose pasar por Dios (Dn. 9: 27; 2 Ts. 2: 3, 4), es decir, desde la instauración de la Abominación Desoladora (ese hombre de pecado haciéndose pasar por Dios en el lugar Santísimo del templo de Dios, ver Mt. 24: 15). En ese momento, la Bestia Anticristo mandará cesar los sacrificios diarios en el templo, que tres años y medio antes autorizara que se pudieran realizar. En aquel momento, los judíos se darán cuenta de que han sido engañados por un falso Mesías el cual esperaban con ansiedad. Es bastante evidente que el tiempo de la actuación de esos dos Testigos sobrenaturales de Cristo, sea en el periodo de la Gran Tribulación, es decir, en la segunda mitad de esos siete últimos años, y el Señor lo especifica en términos de días; son exactamente 1.260; es decir, 42 meses de 30 días cada uno (mes lunar). Como decimos, esto se corresponde exactamente con la segunda mitad de los últimos siete años o shavúa que le resta a Israel (Dn. 9: 27),  es decir, en esos tres años y medio que llamamos la Gran Tribulación. Cuando aparezcan en escena estos dos Testigos sobrenaturales, será el comienzo de ese periodo.

<<...vestidos de cilio>> : ¿Por qué estarán vestidos de cilicio estos dos Testigos? Sabiendo que el cilicio era usado por los judíos del A.T. como símbolo de duelo y de pesar, es evidente que el profetizar de esos dos siervos del Altísimo tendrá que ver con juicio, de manera que la gente tema a Dios y se arrepienta de sus pecados. Dice Stedman al respecto de las vestiduras de cilicio: <<Era la manera tradicional de vestir de un profeta cuando era enviado para anunciar una amenaza de juicio. Estos dos hombres aparecen vestidos de cilicio porque su ministerio consiste en dejar al descubierto todo engaño, mentira o propaganda humanística que se disfrace para dar la impresión de ser la verdad, que procederá del Hombre de Pecado en ese día>>. Esa forma de vestir la entenderán perfectamente los judíos, así como su significado.

(V. 4) << Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra>> : El Señor compara a esos dos siervos Suyos con: Dos olivos. En Zacarías 4: 11- el profeta le pregunta al ángel acerca de la visión que está teniendo en ese momento: << ¿ Qué significan estos dos olivos a la derecha del candelabro y a su izquierda ... Y me respondió diciendo: ¿No sabes qué es esto? Y dije: Señor mío, no. Y él dijo: Estos son los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra>> . Desde luego que es una respuesta enigmática, pero una cosa podemos saber: Ya que el Señor le dice a Juan que sus dos Testigos son <<los dos olivos>> , necesariamente se estará refiriendo a los dos olivos que vio Zacarías y que el ángel le dijo que eran <<los dos ungidos que están delante del Señor de toda la tierra>> . Por lo tanto esos dos Testigos de Ap. 11 que vienen, son ya , y están en el Cielo, y concretamente << ante el Señor de toda la tierra >>. Son seres muy ungidos, ya que el aceite simboliza la unción del Espíritu Santo. Además, actuarán con y por el poder del Espíritu Santo, como le dijo el ángel a Zacarías: <<No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos>> (Zacarías 4: 6) . Su apariencia será de extrema debilidad, pero nadie podrá contra ellos hasta que cumplan con su ministerio.

<<... y (son) los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra>> : El candelero o candelabro nos habla de luz brillante de parte de Dios al mundo. Jesús es la luz del mundo, y la Iglesia también (compárese con Ap. 1: 20c), pero la Iglesia como tal ya no estará en ese tiempo, por lo tanto, esos dos Testigos especiales enviados desde el Cielo serán los que suplan ese ministerio en ese tiempo. Dice Francisco Lacueva al respecto: <<Los dos candelabros dan a entender que estarán brillando notoriamente por su testimonio, acompañado de los poderes milagrosos que se mencionan a continuación, con lo que podrán contrapesar, con mucha ventaja, las brujerías y falsos milagros que el Anticristo realizará en aquel tiempo>> . Nótese que esos dos Testigos, no serán , sino que son ahora mismo dos candeleros que no están en la tierra como hombres mortales, sino que << están en pie delante del Dios de la tierra>> , es decir, están ante el trono de Dios en los cielos, preparados para bajar a este mundo, cuando éste viva en la más tremenda apostasía y maldad nunca antes conocidas.

Tipos de Elías o de Juan el Bautista

Desde antiguo los profetas anunciaron que justo antes de la venida del Señor aparecería un mensajero suyo (o testigo) que prepararía el camino para Su venida (ver Is. 40: 3; Mal. 4: 5; Mt. 3: 3). No estaba claro en el A.T., pero ahora ya sabemos que el Mesías vendría dos veces. La primera ya aconteció, y fue Juan el Bautista, ungido con el poder de Elías (Lc. 1: 13-17) el que preparó el camino del Señor. Estos dos Testigos que vendrán serán tipos de Elías también (Mal. 4: 5). Personalmente pienso que poco importa ahora mismo tratar de averiguar quiénes serán exactamente, aunque se ha especulado mucho acerca de sus identidades. Pienso que poco importa porque ni siquiera el mismo Señor se lo dijo a Juan, ni Juan los vio, o al menos no dijo nada al respecto. Lo importante es que el Señor vuelve por segunda vez ¡y ahora en gloria! Pero como dije antes, una cosa sí sabemos estos dos Testigos son los dos ungidos que ahora mismo están en pie ante el Dios de toda la tierra. Son dos seres con mucha autoridad y poder, así como santidad, ante Dios.

(V. 5) << 5 Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos; y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera>> : Nadie podrá parar lo que vienen a hacer, ningún hombre ni ningún demonio. Cumplirán con los propósitos de Dios. Evidentemente se tratará de seres corporales, aunque sobrenaturales; ¿Qué ser humano normal puede vomitar fuego de su boca hasta el punto de devorar a sus enemigos?

(V. 6) <<Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran>> : Estos dos seres sobrenaturales, además de escupir fuego por sus bocas y hacer morir a los que les atacan de la misma manera como ellos son atacados (aunque a ellos no les ocurrirá nada), pueden hacer que no llueva en todo el tiempo de su ministerio, y al decirlo, probablemente así ocurrirá. Además pueden convertir las aguas en sangre y herir la tierra con toda plaga (nótese que dice que ellos pueden hacer estas cosas). Aunque estas actuaciones sobrenaturales nos recuerdan a Moisés y a Elías, no significa que tienen que ser ellos en persona los Testigos como muchos comentaristas afirman, aunque, no podemos negar tampoco esta posibilidad. Sencillamente, no lo sabemos con certeza ahora mismo.

Insistimos que, al mencionar todas las cosas que pueden hacer a modo de juicios, entendemos que las harán. Por ello serán odiados por los impenitentes como veremos.

(V. 7) << 7 Cuando hayan acabado su testimonio, la bestia que sube del abismo hará guerra contra ellos, y los vencerá y los matará>> : Sólo cuando hayan acabado su santo trabajo, la Bestia Anticristo como tal, es decir, el hombre de pecado, el octavo emperador que es de entre los siete (17: 11), el hombre que murió (13: 3, 12) y aparentemente volvió a vivir (plagiando al Salvador), les acabará matando. ¿Por qué está tan rabiosa la Bestia Anticristo hasta el punto de matarles? Porque entre otras cosas, esos Testigos advierten a la población acerca de su verdadera identidad. Este querrá silenciarles para siempre, y por un momento, parecerá haberlo conseguido; sólo será cuando ellos hayan acabado su ministerio. El asesinato de los Testigos parecerá una victoria del Anticristo, pero sólo es un recurso de Dios para que aquellos que rechazan a Dios se entreguen totalmente al mesías de Satanás, porque es necesario que de modo claro todos y cada uno tomen partido, hacia un lado o hacia el otro.

(V. 8) << 8 Y sus cadáveres estarán en la plaza de la grande ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado>> : Se nos dice que sus cuerpos sin vida quedarán en el centro de Jerusalén. La ley mosaica ordenaba que las ejecuciones se realizaran fuera del campamento. Pero aquí vemos una nueva profanación de la Ley de Dios por mano del mismo diablo en la persona de su enviado. Fueron muertos dentro de la ciudad y permanecerán en ella por unos días. Esa ciudad necesariamente es Jerusalén, porque allí fue crucificado nuestro Señor. La mención de la muerte de Jesús en Jerusalén hace resaltar el privilegio de esos dos Testigos que de igual manera dieron sus vidas por la causa de Dios. También nos dirige a una reflexión acerca de los que quitan la vida, pero nada más pueden quitar. La muerte en sí, no es el final. Dice al respecto Ray C. Stedman: <<La maravillosa verdad que se nos enseña aquí es que ese es el destino de cualquiera que crea en Jesús. Todos tendremos que morir, excepto los que sean llevados al cielo al final e incluso ellos serán transformados en un abrir y cerrar de ojos. Si morimos resucitaremos y ascenderemos al cielo para estar con el Señor para siempre, por lo que ese es también el destino de estos dos testigos fieles. No tenemos que sorprendernos de que Dios se ocupe de los suyos de este modo, porque lo hace por todos los que confían en Cristo. Tampoco es sorprendente que los que viven en la tierra sientan terror cuando suceda esto. ¿Quién puede derrotar al Dios de la resurrección?>> .

En sentido espiritual, la Jerusalén terrenal actual es Sodoma y Egipto; es decir, un lugar de corrupción y vicio (Sodoma); un lugar de persecución hacia los verdaderos creyentes (Egipto); así como Roma- <<la gran ciudad>> - (Ver Ap. 17: 18) es Babilonia, es decir, confusión y poder religiosos (Ap. 17). En aquel tiempo, Jerusalén será una ciudad donde reinará el pecado, ya que será hollada por los paganos gentiles.

(V. 9, 10) << 9 Y los de los pueblos, tribus, lenguas y naciones verán sus cadáveres por tres días y medio, y no permitirán que sean sepultados. 10 Y los moradores de la tierra se regocijarán sobre ellos y se alegrarán, y se enviarán regalos unos a otros; porque estos dos profetas habían atormentado a los moradores de la tierra>> : Es evidente al hilo de lo narrado, que el efecto de la actuación de los dos Testigos no se limitará a Jerusalén, sino que trascenderá a toda la tierra habitada. Todos sabrán de ellos. Dice que no permitirán que sean sepultados como represalia por todo lo que aparentemente padecieron por causa de ellos. Claramente la Palabra nos dice que esos dos Testigos atormentarán a los moradores del mundo. Evidentemente, los hombres impíos (una enorme mayoría en aquel tiempo), no podrán soportar que se les recuerde la verdad; que se les hable de Dios, es decir, de una autoridad por encima de los hombres, cuando la religión que se profesará en esos tiempos será un humanismo total donde el hombre es principio y fin de todas las cosas (obedeciendo a la mentira de la serpiente-ver Gn. 3: 4, 5). La humanidad occidental, en su práctica totalidad, ha creído en Dios y en su existencia hasta la Revolución Francesa (finales del siglo XVIII). Incluso había guerras por motivos religiosos, pero fue sobre todo, a raíz de las enseñanzas darvinianas y afines, que el hombre moderno ha ido apartándose de la idea de un Creador, hasta llegar a negarlo con sus hechos y comportamiento. Estamos viviendo en estos tiempos un ateísmo práctico galopante en esta sociedad occidental. Hace poco, un famoso director de cine español, Alex de la Iglesia, declaró: <<La gente acude a las grandes superficies comerciales como si acudieran a los templos, pero no van a adorar, sino a comprar; la gente ya no cree en nada>> . Hasta cierto punto eso es bastante cierto; no obstante no es verdad que no van a adorar. Sí van a adorar, pero no al Dios verdadero, sino a sí mismos. La gente sigue creyendo porque es espíritu y no sólo carne, pero lo hace en cualquier cosa, antes que en el verdadero Dios. De hecho todo esto refleja una tremenda hambre espiritual por parte del hombre moderno. Tristemente muchos buscan saciar esa hambre en lo que no viene de Dios, y no sólo es material: En la espiritualidad que ofrece el diablo, y cuya oferta va en aumento según se avanza en la negación de la verdad de un Dios Creador. Esto es indicativo de los últimos días en los que estamos viviendo, e irá en aumento, a excepción de todos aquellos que les sea dado el don del arrepentimiento, y oramos, que sean muchos.

Pero volviendo a la cuestión, como represalia por escuchar lo que no querrán oír, se intentará, primero silenciar, y luego liquidar a esos dos ungidos, pero no podrán, y cada vez que lo intenten ellos sí atormentarán a los hombres con las plagas ya mencionadas. Por todo ello, cuando la Bestia Anticristo aparentemente les venza, ellos harán fiesta, intercambiándose regalos, como en Navidad. Escribe Stedman: <<Resulta irónico que el odio que siente el mundo por la causa de Cristo se ponga de manifiesto celebrando una gran fiesta, en la que de hecho las personas se hacen regalos unas a otras, como se hace en Navidad, para celebrar las muertes de estos dos testigos que habían sido un tormento y una reprensión dolorosa por sus prácticas pecaminosas>>

(V. 11, 12) << 11 Pero después de tres días y medio entró en ellos el espíritu de vida enviado por Dios, y se levantaron sobre sus pies, y cayó gran temor sobre los que los vieron. 12 Y oyeron una gran voz del cielo, que les decía: Subid acá. Y subieron al cielo en una nube; y sus enemigos los vieron>> : Durante esos tres años y medio, nada pudieron hacer contra ellos, en cambio sólo durante tres días y medio estarán silenciados. Tres días y medio por tres años y medio de ministerio. El diablo sólo podrá conseguir tres días y medio por tres años y medio de exaltación del poder de Dios. Poco puede hacer el diablo.

No quisieron enterrar sus cuerpos, y eso era premonitorio por parte de Dios, porque de esa manera, les podrán ver volver a la vida, levantarse, y ser alzados. El gozo de los enemigos de Dios les durará poco. Cuando creían que todo había acabado, resultó no ser así. Dios siempre tiene la última palabra en todo. Dios les resucita y Él mismo les llama a Su presencia. Me gusta sobremanera lo siguiente: <<...y sus enemigos los vieron>> ¡¡Nadie podrá negar lo que todos verán!! Esos dos Testigos, vuelven a la vida y vuelan al cielo. ¿Ganó la Bestia como pensaban todos sus partidarios? ¡No, ganó el Señor! Porque sólo Él es el dueño de la vida y de la muerte. Los hombres hoy en día rechazan la resurrección de Cristo, insistiendo en que tienen que ver para creer. Dios en aquel día les permitirá ver, pero para la mayoría, ni aun así creerán.

(V. 13) << 13 En aquella hora hubo un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y por el terremoto murieron en número de siete mil hombres; y los demás se aterrorizaron, y dieron gloria al Dios del cielo>> : El estupor de la gente no acabó con la contemplación de la ascensión de aquellos santos seres. En aquel mismo momento la décima parte de la ciudad de Jerusalén fue destruida por un terremoto, en el cual la Escritura nos indica que 7.000 hombres murieron. ¿Un terremoto en Jerusalén? No podemos dudar de que este pueda ser un hecho literal, aun teniendo en cuenta que la mayor falla en toda la tierra pasa por el este de Jerusalén, por el valle del Río Jordán y se le llama "El Gran Rift Valley", y se extiende bajo el Mar Muerto hasta Africa. Como consecuencia de todo ello, las gentes de la ciudad se espantarán y reconocerán que hay un Dios verdadero que está en el Cielo. Quizás algunos serán convencidos y recibirán a Jesús; aunque observando el contexto, más bien da la impresión de que les ocurrirá como a Faraón, que sólo por un momento se doblegó, pero que luego volvió a endurecerse, y mucho más (ver Ex. 10: 24-29). De igual manera les ocurrirá a la mayoría.

(V. 14) << 14 El segundo ay pasó; he aquí, el tercer ay viene pronto>> : El segundo <<ay >> del que tan sobriamente se menciona aquí, como ya acabado de pasar, comprende todo lo ocurrido a partir del final del primer <<ay >>; al sonar la sexta trompeta, hasta este momento; recordemos:

  • Los cuatro demonios atados junto al Eufrates son desatados con el fin de matar a la tercera parte de los hombres.
  • Aparecen los dos Testigos que profetizan y hieren con plaga al mundo.
  • Después de morir y resucitar los dos Testigos, se produce un gran terremoto en el que mueren 7.000 hombres.

La Palabra anuncia que el tercer <<ay >> viene pronto.

(V. 15-19) La séptima trompeta

¡Por fin llegó el toque de la séptima trompeta, cuando se consumará el misterio de Dios ya anunciado desde hace tanto tiempo! Entendamos que el toque de la séptima trompeta es como el "pistoletazo de salida" de todo lo que queda por cumplirse en el libro de Apocalipsis. Así pues, esta séptima trompeta almacena las siete copas de la ira (que veremos más adelante), la caída del sistema religioso y político mundial, así como la destrucción de ejércitos, armamentos, rebeliones, maldades, pecado, etc. Todo hasta desembocar en el Reino Eterno de Cristo, cuando Él venga.

(V. 15) << 15 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos>> : Al sonar de la séptima trompeta, dice Juan que se levantaron grandes voces en el cielo que anunciaban lo siguiente: <<... : Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo...>> : El griego original dice <<el reino de este mundo>> . Esto tiene todo el sentido, porque en aquel tiempo sólo habrá un reino sobre la tierra, el reino satánico de la Bestia Anticristo. Por ello, todos los intentos de globalización y de unión humana entre las naciones para formar un solo bloque (véase el ejemplo de Europa) son de inspiración y guía satánica. ¿Por qué soy tan radical al decir esto?, porque es bíblico. En Génesis 11:1, 2 leemos, < <Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras . Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar (Babilonia), y se establecieron allí>> . Después del Diluvio Universal, las gentes formaron un solo núcleo, e influenciados por Satanás buscaron el rebelarse contra Dios: <<Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra>> (Gn. 11: 4) . Dios vio el proceder de aquella humanidad que buscaba fortalecerse en sí misma; por ello el humanismo no es más que una expresión abierta de la rebeldía contra Dios. Esa es la razón por la cual el Señor los esparció, confundiendo sus lenguas, para que de esa manera el propósito del hombre de buscar en sí mismo su propia y utópica deidad, prescindiendo de la Deidad, se desvaneciera (ver Gn. 11: 5-11). El Anticristo como cabeza del <<misterio de iniquidad>> (2 Ts. 2: 7), pretenderá reestablecer Babel; es decir, un sistema humanista que busque el unir satánicamente a toda la humanidad y que hoy en día, no sólo podemos palpar sino ver, porque abiertamente se está mostrando al mundo. En otras palabras, el hombre sin Dios, inspirado por el "Imagine " de John Lennon, el " Himno a la Alegría", (himno de la UE, por cierto), y un sin fin de otras hierbas de corte humanista, se está poniendo de acuerdo con los demonios para establecer un gobierno mundial con todo lo que ello implica. No obstante, en la etapa final de su dictadura mundial; en el tiempo que conocemos como la Gran Tribulación, el mensaje del dictador mundial, incluso perderá su tinte humanista y se volverá hacia sí mismo auto exaltándose. La Biblia dice en Daniel, que <<sobre todo se engrandecerá...honrando al dios de las fortalezas>> (11: 37-39) . Dice Walvoord: <<El último gobernante mundial hará caso omiso de todos los dioses anteriores y honrará solamente a "un dios de las fortalezas", refiriéndose al poder militar y materialista personificado. La forma final de la religión mundial, a la que satanás mismo dotará de poder, será el culto del gobernante mundial sustituto satánico de Jesucristo>> . Por breve tiempo, lo conseguirá...hasta que suene esa bendita séptima trompeta que anunciará que el reino de este mundo, el de la Bestia Anticristo, << ha venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo>> ¡por fin!

<<...él (Cristo) reinará por los siglos de los siglos>> : En el momento en que suene la séptima trompeta, a partir de ese momento, se producirá el "traspaso de poderes". Esto no significa que mientras tanto el mundo no es de Cristo, porque sí lo es, sino que Cristo vendrá en persona a reinar. Este es el anuncio del Reino Milenial. Cuando el hombre en la persona del Anticristo llegue al clímax de la rebelión, cuando dé muerte a los dos Testigos, entonces Dios tomará el reino. Evidentemente, esto será al final de la Gran Tribulación.

Respecto al hecho de que dice que Cristo reinará , es decir, que el verbo esté en futuro, merece un comentario más ampliado. El verbo está en futuro porque antes han de cumplirse los acontecimientos de los capítulos 12 al 19. Además, me gustaría citar aquí a Francisco Lacueva y su comentario detallado que amplia la comprensión de lo que venimos diciendo: <<Son muchos los lugares de la Biblia en los que se nos asegura que Jehová reina. Así los salmos 93, 97 y 99 comienzan con esas palabras. Esto quiere decir, no sólo que Dios es soberano y que el reinar sobre el Universo le compete por derecho propio, sino también que se le obedece, pues un rey reina de veras cuando se cumple su voluntad. Y el mundo, en general, no cumple la voluntad de Dios, sino la del diablo (ver Lc. 4: 6; 1 Jn. 5: 19). La crucifixión de Cristo quitó al diablo el derecho de invocar su dominio sobre la humanidad (ver Col. 2: 15), pero el Señor sólo reina de facto, es decir, de hecho, sobre aquellos que le obedecen cumpliendo con su voluntad. Es ahora, en el contexto de esta porción de Ap. 11: 15-18, comparada con el Salmo 2, cuando el reinado de Dios y de su Ungido va a ser efectivo sobre la humanidad>>. Para Dios, mil años son como un día. Por un breve tiempo, la creación se rebeló contra Dios. Pero Dios en su infinita misericordia está, paso a paso haciendo que las cosas se pongan en orden, y a aquellos que no quieren Su señorío, los está apartando y acabará apartándolos. Al final, Dios reinará de facto, como ocurre en el Cielo. El toque de la séptima trompeta, anuncia esto.

(V. 16-18) La adoración de los 24 ancianos

(V. 16, 17) << 16 Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, 17 diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado>> : Aquellos 24 ancianos que estaban (y están) sentados alrededor del trono de Dios, adoraron a Dios en ese momento, dándole las gracias por tomar lo que es (y siempre ha sido) Suyo: El Poder y el Reino. Cristo es el Señor Dios Todopoderoso, porque es el que ha de venir. Aquí vemos otro aspecto de la Trinidad, en este caso, la exaltación de Dios Hijo, junto con la exaltación de Dios, el Padre y el Espíritu Santo.

(V. 18) << 18 Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra>> : Siguen los veinticuatro ancianos declarando, que las naciones se sublevaron, y como consecuencia de ello, la ira de Dios vino sobre ellas (ver Sofonías 1: 15; 2: 2). Que las naciones, y también las gentes que las componen, se vuelven en contra de la voluntad y los principios de Dios, no es nada nuevo hoy en día. Como muestra, la legitimación del aborto, las parejas de hecho, los "matrimonios" entre homosexuales, la adopción de niños por parte de esos pecadores, la manipulación de embriones humanos, aun con fines terapéuticos, y un sinfín de perversiones y maldades, que no sólo muchas gentes aceptan y practican, sino que los estados aprueban y protegen con sus leyes, o hacen oídos sordos al respecto. Qué decir por ejemplo, del apoyo implícito a las relaciones sexuales fuera del matrimonio, el apoyo al divorcio (divorcio express), los proyectos existentes de legitimar la eutanasia, el consumo de ciertas sustancias alucinógenas como la marihuana, el apoyo a la enseñanza de la "teoría de la evolución" presentándola como ciencia, el apoyo a la brujería en las escuelas e institutos, estimulando a los estudiantes a leer Harry Potter y afines, el apoyo al libertinaje, a la negación de Dios con la excusa de que el estado ha de ser laico, cuando en realidad se fomenta un ateísmo práctico, etc. Por todo ello, ha venido, y viene la ira de Dios. Atisbo de esto último fue la caída de las torres gemelas de Nueva York; o el atentado de Madrid (M-11), o las muchas plagas que están aconteciendo sobre esta tierra de muy diferente índole, y eso es sólo el principio de lo que va a ocurrir, si las gentes de las naciones no se arrepienten y se vuelven a Dios. ¡Dios está advirtiendo a este mundo! Y lo hace en primer lugar desde Su misma Palabra: Esto nos lleva al Salmo 2: 1, 2; <<¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, y echemos de nosotros sus cuerdas. El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, y los turbará con su ira >>. ¡Que no nos sorprenda a los verdaderos creyentes, porque esto ya fue dicho por Dios, desde hace muchos siglos!

Los veinticuatro ancianos declaran también que ha venido el tiempo para ciertas cosas. A saber:

  • Juzgar a los muertos. Dice R.A. Taylor: <<El tiempo ha llegado para juzgar a los muertos, es decir el juicio. Acá tenemos un adelanto del juicio de Ap. 20:12>> .
  • Dar el galardón a Sus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen Su nombre. También a los pequeños y a los grandes: <<Bendecirá a los que temen a Jehová, a pequeños y a grandes>> (Salmo 115: 13)
  • Destruir a los que destruyen la tierra.

Inequívocamente, estas declaraciones nos trasladan al final de la Gran Tribulación, justo antes de la batalla final, la de Armagedón. El tiempo de <<destruir a los que destruyen la tierra>> , viene antes que el <<juzgar a los muertos>> . Así que el orden de operación no es aquí la cuestión, sino el hecho de que todo esto va acontecer seguidamente.

(V. 19) << 19 Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo>> : Ese templo no es el templo de Jerusalén (Ver. 11: 1, 2), sino el templo que está en los Cielos, donde está también el Arca de la cual Moisés en su día hizo copia. En Hebreos 9: 12, 24, se nos habla del verdadero Lugar Santísimo, el cual está en el Cielo, del que era figura el templo hebreo.

El Arca

El hecho de que el templo celestial se abra y muestre el Arca, nos habla primeramente del Pacto de Dios con su pueblo Israel. El Arca era llamada el Arca de la Alianza o del Pacto. Mostrándose el Arca en el Templo de Dios, nos indica que Dios se ha acordado de su antiguo pacto con ellos, y que está presto a ponerse manos a la obra para rescatarlo de las manos del Anticristo, y traerlo al regazo de Su Mesías que no es otro sino Jesús de Nazaret.  Escribe Antonio Bolainez: <<El arca contiene el pacto con Israel y siempre ha sido señal de la presencia de Jehová con Israel. Aquí Dios está para acordarse de ellos a través de su pacto. El momento ha llegado a toda la nación judía. El templo de Dios está en el cielo (Ex. 25: 40; Is. 59: 2; He. 9: 23; 10: 19, 20). Esta señal para los santos es el fin del sufrimiento, para los impíos, señal de juicio; para los creyentes, gracia; a los malvados, castigo; para los hijos de Dios, bienvenida paternal; para los inicuos, venganza>> .

<<... Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo>> : Estas manifestaciones del poder y majestad de Dios son las que sucedieron también en el Sinaí con Moisés ante Israel (ver Ex. 24; He 12: 18, 19). Dice Lacueva: <<Todas estas perturbaciones atmosféricas, reveladoras de la majestad de Dios, aparecen durante las intervenciones extraordinarias de Jehová en la historia de la humanidad, como si el Universo se hiciese eco de la justiciera visitación de Dios>> . Esta manifestación celestial nos habla de una presencia cada vez mayor de parte del Dios vivo en los asuntos de los hombres en aquel tiempo, a modo de juicio y de justicia. Juicio contra los enemigos, justicia a favor de los justos.

Expand

Apocalipsis Capítulo X

Apocalipsis - Capítulo 10

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

Antes de que suene la Séptima Trompeta

 

Introducción

En este capítulo comienza justamente habiendo finalizado el efecto del juicio de la sexta trompeta. Se establece un paréntesis antes de sonar la séptima trompeta (10: 1-11:15). De los tres << ayes> > anunciados por el águila (8: 13), y habiendo acontecido el primero de ellos cuando la aparición de las langostas-demonios, el segundo lo encontraremos en el contexto de este paréntesis (entre la sexta y séptima trompetas; ver 11: 14). Esperaríamos de inmediato el toque de la séptima trompeta en este momento, no obstante, no se produce; antes, otras cosas ocurren, las cuales sucederán en el contexto de este capítulo 10, y parte del 11 como preámbulo al advenimiento de la séptima trompeta:

  • El anuncio de que el tiempo se acaba, y cuándo (10: 5-7).
  • El encargo a Juan de que profetice (10: 9-11).
  • La medición del Templo (11: 1)
  • La aparición de los dos testigos (11: 3-12).

Interrupción similar ocurrió, recordemos, entre el sexto sello y el séptimo (cap. 6 y 7), cuando ocurrieron: El sellado de los 144.000 israelitas y la multitud incontable de toda nación saliente de la Gran Tribulación y en gloria ante el Trono celestial.

El por qué de la continuidad de los juicios

El capítulo anterior acababa con un comentario muy específico de parte de Juan: << 20 Los demás hombres , los que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos ni dejaron de adorar a los demonios y a las imágenes de oro, plata, bronce, piedra y madera, las cuales no pueden ver ni oír ni andar. 21 No se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus robos>> (20, 21) . Los hombres que sobrevivieron a esas plagas de los sellos y de las trompetas, no se volvieron a Dios para recibir perdón y restauración, sino que, lejos de eso, se endurecieron más, a modo de Faraón. Por lo tanto, todavía Dios tiene para ellos más juicio. El propósito de Dios, desde la caída de Adán y Eva es el de hacer desaparecer de sobre la faz de la tierra el mal y el pecado. Sólo por Su misericordia hacia el ser humano, ha estado pacientemente aguardando el momento de Su juicio, pero ahora, ya ha llegado el momento de limpiar esta tierra del pecado, y de los pecadores impenitentes. Como veremos, Dios no parará hasta que la tierra quede limpia de todo mal, y en los días correspondientes a este capítulo 10, se anuncia que no habrá más dilación (retraso), hasta que se cumpla el << misterio de Dios >> (ver 10: 7) , el cual se producirá << en los días de la voz del séptimo ángel>> (10: 7) . Nos adelantamos al respecto para ver lo que se dice desde el cielo cuando esto ocurre: <<El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos>> (11: 15) . En el periodo del Antiguo Testamento, los hombres de Dios levantaban constantemente un clamor al Señor: < <¿Por qué, Dios Todopoderoso no ejercitas tu poder para castigar la maldad y estableces tu reino sobre la tierra?>> (ver Habacuc 1: 1-4; Salmo 73). Este era un misterio para ellos. Nosotros sabemos la respuesta: A causa de su infinita misericordia, la cual le llevó a enviarnos a Jesús. No obstante, esos ya son los días en que Dios, sin dejar Su misericordia hasta el último momento, actuará en justicia, para que Su plan primigenio, el de establecer Su Reino sobre la tierra, se cumpla por fin.

Comentario

(Cap. 10) El ángel fuerte con el librito

(V. 1) << 1 Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, envuelto en una nube, con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego>> :

Ante la convicción de que los hombres que sobrevivieron al juicio de la sexta trompeta no se irán a arrepentir de sus pecados, sino que, lejos de eso, se implicarán más en el mal, Juan ve aparecer en escena algo sobrenatural. Ve a otro ángel fuerte, haciendo referencia al sexto ángel, que evidentemente, también era fuerte. Por compararlo a ese ángel, no puede ser el Señor Jesús, como algunos opinan. En el libro de Apocalipsis nunca se llama ángel a Cristo. La palabra fuerte, es en griego <<iskhurós>> , y se traduce por <<forzudo>> . Este es también un ángel de gran potencia, posiblemente un arcángel.

<<... envuelto en una nube...>> : Entre otras acepciones, las nubes en la Biblia nos hablan del límite o partición entre lo natural y lo sobrenatural. Jesús cuando fue ascendido a los cielos, desapareció de la vista de sus discípulos cuando le ocultó una nube (Hchs. 1: 9). El Señor Jesús aparecerá entre las nubes de los cielos, y nosotros seremos llevados allí para encontrarnos con él y ser llevados a los Cielos (1 Ts. 4:17). Las nubes son como la antesala de los Cielos. Este ángel fuerte viene enviado por Dios a la tierra. Aparece envuelto en una nube, la cual le oculta parte de su porte sobrenatural o celestial.

<<... con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego>> : Esto sí lo puede ver Juan, lo cual no queda oculta por la nube: Su cabeza, su rostro, y sus pies. Será interesante observar a partir de la descripción que Juan nos hace de esos tres elementos aprender acerca de ciertos principios:

Sobre su cabeza

El arco iris sobre su cabeza, nos habla de lo que predomina y rige en él: La misericordia y la paz de Dios (Gn. 9: 13). A pesar de que es un  ángel fuerte y poderoso, no es un ángel destructor, aunque sí anunciador de juicio. Eso nos habla de que en todo juicio de Dios está implícita Su misericordia.

Su rostro como el sol

Compara su rostro como si fuera el del sol. Este ángel es, como todos los ángeles santos, "portador de luz". No tiene luz en sí mismo, sino que la que tiene es reflejo de Dios, ya que Dios es luz (1 Jn. 1: 5). Es un ángel que vive en la misma presencia de Dios. Así debiéramos nosotros alumbrar espiritualmente. Jesús así lo dijo: <<Así alumbre vuestra luz delante de los hombres...>> (Mateo 5: 16) . Nosotros, aunque aquí en la tierra, deberíamos estar constantemente en la presencia de Dios también.

Como columnas de fuego

El estar asentado con pies como << columnas de fuego>> , tal y como lo describe Juan, nos habla de poder. Nosotros tenemos no sólo poder, sino autoridad (ver Lc. 10: 19) espirituales. Debiéramos ejercerlos para la gloria de Dios.

(V. 2) << 2 Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra>> : El librito que el ángel lleva en la mano es un rollo muy pequeño (así lo especifica el griego original). No es en absoluto el rollo del Corderito, ya que sólo el Corderito tenía acceso a él y podía mirarlo. Este pequeño librito encierra pocos oráculos; son claros y específicos para ser puestos en marcha en el tiempo que más adelante se dirá. Estos oráculos, por supuesto, son voluntad de Dios, y son declaraciones de juicio.

<< ...y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra>> : Esto denota posesión de la tierra y del mar (no por parte del ángel, sino de Dios a quien ahora representa). Leemos en Deuteronomio 11: 24; << Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie será vuestro; desde el desierto hasta el Líbano, desde el río Eufrates hasta el mar occidental será vuestro territorio>> . Por el hecho de pisar esos territorios, éstos iban a pasar a ser propiedad de Israel. Aquí vemos demostrado ese principio. Al estar el ángel poniendo sus pies (como columnas de fuego) sobre el mar y la tierra, se nos anuncia que, no sólo Dios posee esos elementos, sino que lo que va a declarar el ángel sobre ellos y sus habitantes, tiene cumplimiento seguro.

(V. 3, 4) << 3 y clamó a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces 4 Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas>> : El ángel, una vez ha adquirido la postura elegida, la de poder y posesión sobre el mar (sobre el cual hunde su pie derecho), y sobre la tierra, entonces, << clama a gran voz>>. Lo hace como ruge un león (curiosamente el griego original dice que << muge (y no ruge) como un león>> ). Entendemos por ello, que en ese momento el ángel está manifestando de parte de Dios, no sólo el poder (representado por el mugido del toro), sino también la autoridad (representada por el león). Podemos imaginar que se dirige al que está sentado en el Trono, como diciéndole: <<¡Ya estoy aquí abajo y ya he tomado posición!>>. Justo al dejar de clamar a gran voz, le responden << siete truenos>> . Del griego original, traducimos así: <<hablaron los siete truenos sus voces>> . El sonido del trueno es asociado a veces en la Biblia a la voz de Dios en su ira santa (ver S. 29). Y en el N.T. < <Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré otra vez. Y la multitud que estaba allí, y había oído la voz, decía que había sido un trueno. Otros decían: Un ángel le ha hablado. Respondió Jesús y dijo: No ha venido esta voz por causa mía, sino por causa de vosotros Ahora es el juicio de este mundo ; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera...>> (Juan 12: 27-30). Evidentemente, esos siete truenos son siete voces que parten de Dios desde su Trono. Es Dios hablando en Su ira santa. Al ser siete, nos habla que el discurso en cuestión, el cual Juan debe sellar y no publicar, es perfecto y completo. Seguramente, esos siete truenos revelan en su totalidad, claridad y detalle el juicio de Dios hasta la venida de Su Hijo en gloria, esa es la razón por la cual Juan no debe dar a conocer en ese momento todo eso. Como vemos, a Juan se le dice que no debe dar a conocer lo que está oyendo. Se le dice que no lo escriba. Notemos aquí que Juan sigue obedeciendo al Señor cuando en 1: 19  le ordena que escriba todas las cosas que ha visto, que son y que han de ser después de éstas. Esa voz, la que le habla a Juan desde el cielo, no puede ser otra sino la voz de Jesucristo; ¿Por qué? Porque siendo Él quien le ordenó que escribiera todas las cosas que había visto e iba a ver (1: 19), ahora, por un instante le dice lo contrario.

(V. 5-7) Ya no habrá más demora (se acabó el tiempo)

<< 5 Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano al cielo, 6 y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más, 7 sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas >> : Juan prosigue relatándonos lo que ve. El protagonista sigue siendo el ángel fuerte, que sigue poniendo sus pies, el derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra. Esta vez, hace algo diferente: Solemnemente levanta su mano al cielo en señal de pacto o compromiso. En ese momento, está tocando las tres partes del universo según la comprensión hebrea: El mar, la tierra y el cielo. Y sobre estas tres partes que resumen todo lo creado, exclama un juramento.

Acerca del juramento

Curiosamente, el Señor nos ordenó que no juráramos en ninguna manera (Mt. 5: 34), pero este ángel está jurando, no obstante, no según su propio juramento, sino según el juramento de Dios (el cual, Él, sí puede cumplir con todos los juramentos que hace, a diferencia del hombre). Así que, en realidad es el mismo Dios el que emite ese juramento por boca del ángel santo. ¿Cuál es ese juramento?; que ya no iba a haber más tardanza a partir de ese momento en relación a algo; ¿el qué?: Acerca del cumplimiento del misterio de Dios que en su día Él anunció a los profetas (revelado por tanto en el A.T.). Eso ocurrirá en los días cuando el séptimo ángel toque su trompeta.

Los dos misterios contrapuestos

¿Cuál es ese << Misterio de Dios >>? Antes de responder a esa pregunta, démonos cuenta de que existe otro misterio, y no precisamente de Dios. Leemos en 2 Tesalonicenses 2: 7; <<Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad ; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio>> . Ese es el otro misterio, pero esta vez del diablo. ¿Qué podrían tener en común ambos misterios? Que los dos buscan instaurar un reino. Dios, el que siempre prevalece, instaura e instaurará Su Reino a través de Cristo Jesús (1 Co. 15: 24-28). El diablo pretende hacer lo mismo con su Anticristo (ver Ap. 13, 17). Así como Dios sigue Su estrategia la cual concibió desde antes de la fundación del mundo (1 Pr. 1: 20), la cual es Cristo, para hacer que se cumpla el clamor de la oración de Mt. 6: 10 << venga tu Reino>> , el diablo sólo pretende hacer lo mismo, para él, utilizando lo que tiene a mano, el pecado del hombre y al "hombre de pecado" (2 Ts. 2: 3), el "príncipe que ha de venir" (Dn. 9: 26), la antítesis de Cristo; el Anticristo, el cual saldrá a la escena mundial una vez la Iglesia (que frena su advenimiento por el poder del Espíritu Santo), sea arrebatada a los cielos, como en su día lo fue Cristo hombre (Hchs. 1: 9).

El misterio de Dios

Acerca de la total instauración de Su Reino. Dice Salguero (recogido en Matthew Henry) al respecto: <<Toda la esperanza de que se cumpliera el misterio de Dios, es decir, que llegara el Reino de Dios, se fundaba en las promesas divinas anunciadas por Dios por medio de los profetas, como nos advierte el autor del Apocalipsis...Este misterio de Dios es el establecimiento del reino de Dios y de su Cristo, que tendrá lugar con la destrucción de las naciones paganas>> . Por lo tanto debemos entender que, cuando suene la séptima trompeta, al tiempo que el Reino empiece a establecerse, se sucederá la destrucción de los impíos (16: 1-20). De hecho, como veremos en su momento, en los días de la sexta copa de la ira, cuando los ejércitos de sobre la tierra se reúnan (16: 14), y se dispongan a pelear contra el Cristo glorioso que viene, y contra Su ejército (19: 19), entonces llegará el fin de los malignos (manifestado por la séptima copa de la ira; ver 16: 17-21) y el establecimiento definitivo y constante del Reino de Dios (ver 19: 20, 21; 20-), profetizado por Daniel, entre otros (ver Dn. 2: 44; 7: 13, 14). El hecho de que no va a haber ninguna tardanza a partir de ese momento (el del juramento del ángel) para cumplirse todo lo que debe cumplirse, denota que los juicios de Dios se van a producir uno detrás de otro, y a veces incluso, superponiéndose unos a otros.

(V. 7b) <<...el misterio de Dios se consumará...>> : Un misterio deja de serlo cuando se desvela. En este caso, deberemos entender que el Misterio de Dios aludido, no es solamente la instauración del Reino (por otra parte, intención de todos conocida y ya revelada por Dios a lo largo de Su Palabra), sino el PROCESO por el cual esa instauración iba a llevarse a cabo; y su TIEMPO. En cuanto al proceso, ya lo sabemos: A partir de ese momento (la 7ª trompeta), es de juicio incesante. En cuanto al factor tiempo, recordemos la pregunta de los discípulos a Jesús acerca de esta cuestión: <<Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor , ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad...>> (Hechos 1: 6, 7) . Ellos esperaban que en ese momento, se sucediera la implementación del Reino a Israel. La respuesta del Señor fue la que hemos leído: Sólo el Padre iba a decidir cuándo. Por lo tanto, en ese momento, el Misterio de Dios todavía no había sido consumado, como lo va a ser cuando ya hemos dicho: <<...en los días de la voz del séptimo ángel...>> (Ap.10:7), cuando Dios envíe las siete copas de la ira (Ap. 16: 1-21). Resumimos pues, diciendo que en cuanto a la consumación del Misterio de Dios debemos hablar del CUÁNDO y del CÓMO;

1- El CUÁNDO: En los días del toque de la séptima trompeta (al final de la Gran Tribulación) (Ap. 16: 1-21)

2- El CÓMO: A través de los juicios que conllevarán a la destrucción de los impíos, los enemigos de Dios, de sobre la tierra.

El Misterio como tal deja de serlo, al conocerse el CÓMO y el CUÁNDO.

(V. 8-11) Juan se come el librito

(V. 8) << 8 La voz que oí del cielo habló otra vez conmigo, y dijo: Ve y toma el librito que está abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra>> : Juan oye de nuevo la voz de Cristo desde el cielo, que en su momento le dijo que no pusiera por escrito lo que decían los siete truenos, esta vez diciéndole algo diferente: Que fuera adonde estaba el ángel fuerte (que todavía estaba sobre la tierra y el mar), y que tomara de su mano el librito que estaba abierto.

El librito abierto

Ese librito ya abierto, nos habla de que su contenido ya es conocido, al menos por Juan. De hecho, cuando en la Biblia se menciona que el libro, o los libros están abiertos (ver Ap. 20: 12), significa que lo que está escrito en ellos está a punto de ser llevado a la práctica; en este caso, el juicio de Dios que avanzará hasta el establecimiento del Reino.

(V. 9) << 9 Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel>> : Juan obedece, y se dirige a ese ángel, diciéndole que le entregara el librito en cuestión. El ángel, no sólo se lo da, sino que le da una orden de parte de Dios (esa es la única manera que un ángel nos da órdenes. Ellos son servidores Suyos, al igual que nosotros (ver 19: 10; 22: 9). La orden es que, literalmente, se deberá comer el libro en su totalidad (del gr. Katafague ). Un pasaje similar a ese es el que encontramos en Ezequiel 2: 8; 3: 3).

Los sabores del librito

Le advierte el ángel de que le iba a ser amargo en el vientre, aunque dulce en el paladar.

(V. 10) << 10 Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre >> : Juan se lo come, y efectivamente, ocurre como dijo el ángel; le endulza la boca, pero le amarga el vientre. ¿Por qué debía comerse Juan el libro, y qué significa eso? Comerse el librito significa lo que es: Engullir y digerir lo que está escrito en él. Lo que está escrito en él es la voluntad de Dios para los días que han de venir (a partir de la sexta trompeta). ¿Por qué le es dulce en la boca como si fuera miel? Le endulza la boca, porque el paladar está en ella, y éste siempre se apercibe del primer sabor que desprende un alimento. La primera sensación que Juan tuvo al engullir el librito fue el dulce sabor del final dichoso que experimentará Israel cuando el Señor vuelva y se cumpla lo que Él mismo dijo: <<Porque os digo que desde ahora no me veréis, hasta que digáis: Bendito el que viene en el nombre del Señor>> (Mateo 23: 39). El reino de Dios establecido, cuando viene el Rey, Jesucristo, a establecerlo. Se responde al clamor de los discípulos por fin: ¿Cuándo restaurarás el reino a Israel? (Hchs. 1:6). Como vemos, cuando eso ocurra, literalmente se establece el Reino de Dios. No se puede concebir el Reino de Dios en su plenitud, sin su Rey y sin Israel (ver Zac. 14: 16-21).

¿Por qué le es amargo en el vientre? El vientre es el receptor final de los alimentos. Un alimento puede ser dulce en la boca, pero pesado o amargo en el estómago, una vez empieza éste a digerirlo. Le es amargo a Juan el contenido del librito, porque en él está escrito, no sólo el final feliz de Israel (profetizado tantas veces en el A.T.), sino también la angustia del proceso del mismo. Leemos al respecto en Daniel 12: 1; <<En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo ; y será tiempo de angustia , cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo...>> . Ver también Zacarías 12: 10, 11; 14: 1, 2. En Jeremías 30: 1-11, se nos habla de la " Angustia para Jacob "; el tiempo en el cual, previa a la venida en gloria de Cristo, Israel se verá al borde de su completa destrucción, y justo en ese momento, será librado (ver Romanos 11: 25-27). Esa es la razón por la cual a Juan se le amarga el estómago. El proceso va a ser extremadamente doloroso. Leemos en Zacarías al respecto: <<acontecerá en toda la tierra, dice Jehová , que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán ; mas la tercera quedará en ella. Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los fundiré como se funde la plata, y los probaré como se prueba el oro. El invocará mi nombre, y yo le oiré, y diré: Pueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios>> (Zacarías 13: 8, 9)

(V. 11) << 11 Y él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes>> : El ángel fuerte le da una siguiente instrucción a Juan, que profetice otra vez sobre muchos (no todos) pueblos, naciones, lenguas y reyes. A horas de ahora, nos damos cuenta de que una inmensa cantidad de gentes en todo el mundo son reacias e incluso hostiles al Evangelio. En el A. T. la inmensa mayoría de las profecías sobre naciones, eran profecías de juicio. Aquí seguramente, no hay excepción; esta vez incluye, además de muchos pueblos; lenguas y reyes. Pero, ¿por qué es necesario que profetizara si estamos hablando de juicio?, Porque aunque se anuncia éste (como lo anunció Jonás a Nínive), la primera intención NO es la destrucción del impío, sino su vuelta a Dios, así como ocurrió con Nínive (muy a pesar del profeta). Dice Ezequiel 18: 22; <<¿Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos?>> . E insiste diciendo: < <Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva>> (Ezequiel 33: 11) . Así que, por la proclamación profética acerca de la segura inminencia del juicio, Dios quiere hacer misericordia porque no desea la destrucción del impío sino su salvación. Nos consta que ese mensaje profético acerca del juicio que viene sobre la tierra, NO es dado sólo a Juan, sino a todos lo que en este momento representa Juan: La Iglesia de Jesucristo sobre la tierra. Mientras esté aquí, ella es la encargada de otra vez advertir a los hombres acerca de <<las cosas que han de suceder pronto>> (Ap. 1: 1) .

Expand

Apocalipsis Capítulo IX

Apocalipsis - Capítulo 9

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

La quinta y sexta trompeta

 

Introducción

En este capítulo, Juan nos narrará lo que vio de antemano acerca de los toques quinto y sexto de trompeta. Los acontecimientos que acaecerán son horribles, y no existe paralelo alguno a lo largo de la historia conocida. Todo eso todavía tiene que acontecer en este mundo.

Comentario

(V. 1-12) El quinto ángel con su trompeta

Es evidente que todo lo que narra Juan aquí tiene un corte sobrenatural claro. No está relatando nada que nuestros ojos hayan visto con anterioridad. No sólo es sobrenatural, sino que además es demoníaco.

(V. 1) << 1 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo>: En el momento en que el quinto ángel toca la trompeta, cae del cielo a la tierra una estrella. Juan no especifica que es esa estrella. No obstante, no se trata de una estrella o astro como tal, es decir, de un objeto, sino de un ser viviente y pensante. La razón primera para entenderlo así, es que <<...se le dio la llave del abismo>>. Esa estrella, ¿quién es? Definitivamente, un ser angélico. El mismo libro de Apocalipsis nos dice que esas estrellas son ángeles (12: 4). Pueden ser ángeles de Dios, o ángeles del diablo. ¿Podría ser esa estrella un ángel de Dios? No, porque, como vemos, no es enviado desde el cielo de Dios a la tierra, sino que cae del cielo. Existe un precedente de esto. Jesús, lo vio y lo narró: <<Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo >> (Lucas 10: 17-18). Cada vez que las tinieblas son derrotadas, Satanás cae de su estrado al polvo de la tierra. Esa estrella, es el ángel de más alto rango en la escala demoníaca; el propio Satanás.

La caída de Lucifer

Antes de la creación del hombre, Lucifer, el antiguo Satanás ya fue echado del tercer Cielo, el cielo de Dios (Ef. 2: 6), junto con todos sus ángeles (Ez. 28: 11-19; Is. 14:12-15). Al presente, está en el sistema solar (segundo cielo), y en la atmósfera terrestre (primer cielo) (ver Ef. 6: 12c), en cuanto a fuera de la tierra se refiere. Dentro de poco será echado también de los lugares celestes a la tierra, donde también está. Dice en Apocalipsis 12: 7-8, que las fuerzas del Señor, encabezadas por Miguel, pelearán contra el dragón (Satanás) y sus demonios, y serán derrotados éstos últimos. Como consecuencia de ello, no podrán quedarse más tiempo ya en el cielo, y serán todos echados definitivamente a la tierra. Apocalipsis 12: 9 <<Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él>> .  

<<...y se le dio la llave del pozo del abismo>> : Satanás actualmente no tiene la llave del Hades, la tiene Cristo (ver Ap. 1: 18). Significa que, a causa de la victoria de Cristo sobre él, éste no puede hacer absolutamente nada sin el permiso de Dios. Pero por un momento se le dará la llave del abismo a fin de que se cumplan los designios de Dios.

(V. 2) << Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo>> : Con la llave, abrirá el pozo, que es el acceso al abismo. Al hacerlo, subirá humo de lo hondo de la tierra, donde se haya el infierno. Tal será ese humo, que oscurecerá el sol y llenará el aire. Seguramente también saldrá de ahí un terrible hedor que inundará el ambiente.

(V. 3) << 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra>> : Así como subirá ese humo, subirán con él demonios, muchos demonios, en aparente forma de langosta. Las langostas forman plagas que arrasan allá donde van. Aquí Juan nos quiere decir que serán incontables los demonios. Será una plaga de demonios materializados en algo parecido a las langostas terrestres.

En el infierno

Literalmente, en el interior de la tierra está el infierno. Allí hay muchísimas legiones de demonios. Una gran mayoría de ellos están presos allí, por ello el mismo Satanás irá a soltarles por un tiempo según los designios de Dios. El apóstol Pedro nos habla acerca de los ángeles que pecaron y fueron arrojados al infierno, y en él, a prisiones de oscuridad (ver 2 Pedro 2: 4). Esos son los demonios que pervirtieron e infectaron a la gente de antes del Diluvio Universal (ver Gen. 6). Además, cada vez que se echan demonios de un cristiano verdadero, Dios los envía al abismo: Cuando Jesús se encontró con el endemoniado gadareno, habló con el demonio portavoz de todos, y << le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. Y le rogaban que no los mandase ir al abismo >> (Lucas 8: 30-31) . Los demonios sabían que iban a ser echados al infierno. La misma palabra de Marcos 16: 17 <<...en mi nombre echarán fuera demonios...>> . En el griego literal, ese verbo se traduce como: <<expulsarán>> . Esto nos habla de no sólo echarlos de la persona en sí, sino de echarlos afuera del todo; es decir, expulsarlos de manera que no se queden alrededor. Se entiende pues, aquí el sentido de ser llevados al lugar donde permanecerán atados. Ese lugar es el abismo. Dicho esto, y a la sazón en cuanto a lo que venimos estudiando, el diablo tendrá, en su tiempo, de parte de Dios la oportunidad de liberar a todos esos demonios que actualmente están presos en el infierno para soltarlos sobre la tierra, ¡horrible cosa será esa para los impíos que vivan en esos días!

(V. 3b) <<...y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra>> : La palabra que se traduce por poder , es en realidad autoridad . A esos demonios se les dará autoridad (gr. Exusía ). Poder ya lo tienen, lo que se les dará será permiso para que actúen como actúan los escorpiones. Literalmente hundiendo el aguijón ponzoñoso en las carnes de los impíos.

(V. 4) << 4 Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes>> : Curiosamente, a diferencia de las langostas comunes que sí devoran toda brizna de hierba allá donde van en bandadas, estos demonios en forma aparente de langosta no harán daño a la naturaleza vegetal, sino a los hombres enemigos de Dios. Los creyentes de esa época tendrán todos (no sólo los 144.000) el sello de Dios en sus frentes; el distintivo de que pertenecen a Dios, y serán sobrenaturalmente protegidos.

(V. 5) << 5 Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre>> : Las langostas demonios, tendrán autoridad para atormentar, no para matar. Lo podrán hacer durante cinco meses. Curiosamente ese es el tiempo que vive una langosta (primavera-verano). Esos demonios serán visibles a ojos de todos los impíos ya que tendrán un cuerpo, el cual Juan lo describe poco más adelante. Así como son tangibles al ojo, su tormento también lo será. Lo compara la Escritura con la picadura del escorpión, el cual raramente es mortal, aunque es dolorosísimo y angustiador por necesidad.

(V. 6) << 6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos>> : Tal será el tormento producido por esos seres infernales, que los hombres desearán y buscarán el morir, aunque no podrán. No se les permitirá morir en ese tiempo, sino que tendrán que padecer ese tormento.

(V. 7-10) El aspecto de esos demonios

La Escritura se detiene a describir el aspecto de esos demonios-langosta. Prestemos atención: << 7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas; 8 tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones; 9 tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; 10 tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses>> : Evidentemente, no son langostas comunes, ni tampoco cualquier otro animal. Son seres inteligentes (reciben órdenes y las cumplen). La finalidad por la cual son soltados por un tiempo del infierno es la de atormentar a los hombres impíos. Ya hemos declarado que son demonios que se aparecen con cuerpos monstruosos.

En cuanto a su aspecto. Son

1) Como caballos de guerra: Dice Juan que son como caballos preparados para la guerra. Aquí nos habla de seres poderosos capaces de infringir daño o castigo, así como los caballos de los guerreros (máquinas de guerra de la antigüedad). También vemos que tienen la apariencia primera de animal, no de hombre.

2) Con cabezas coronadas: Tienen cabezas. Y sobre ellas, algo así como coronas de oro. Esa es señal de éxito en su misión. Esta no es una escaramuza de Satanás; es un castigo que Dios envía a los hombres impíos, y que el mismo Satanás pone por obra.

3) Con caras humanas: Tienen rostros de apariencia humana. Lo que indica que son seres inteligentes. No son ni máquinas ni animales. Tampoco son hombres. Son demonios, es decir, ángeles caídos.

4) Con cabello como de mujer: Son seres pervertidos. Intentan aparentar que son bellos, como es bello el cabello de la mujer; no obstante eso no es más que un engaño y una perversión, típicos de los demonios.

5) Con dientes como de león: El profeta Joel hace una descripción de un pueblo fuerte e innumerable que tenían dientes como de león (Jl. 1: 6). Este es el precedente que encontramos en la Escritura. Aquí Juan también nos dice que esos seres demoníacos tenían dientes fuertes como los que tiene el león. El león destruye a sus presas con sus dientes. Seguramente, de esa manera se defenderán de todo aquel que ose atacarles.

6) Con corazas como de hierro: Eso nos habla de protección. No será posible destruirlos con el simple esfuerzo humano. Además, al ser demonios, no pueden ser muertos.

7) Con alas: A semejanza de las langostas comunes, esos seres demoníacos pueden volar y además, emitir un fuerte ruido al hacerlo. Esa es otra prueba de que tendrán apariencia física, y que por tanto, se podrán ver y oír.

8) Con colas y aguijones de escorpiones: Aquí está el poder de su tormento. Con esos aguijones como los de los escorpiones, torturarán a los impíos durante cinco largos meses. Es evidente que después de ese tiempo, esta plaga cesará. Dice Salguero en Matthew Henry: <<Los diversos elementos constitutivos de estas langostas infernales, sirven para simbolizar el gran poder que tenían para hacer daño. Poseían la rapidez del caballo, la sagacidad del hombre, el atractivo de la mujer, la fuerza del león, la voracidad de la langosta y el veneno del escorpión>> . No olvidemos que esto todavía no ha ocurrido. Es un evento que está en el futuro, cuando la Iglesia ya no esté aquí, y el mundo esté bajo los juicios de Dios, como éste en concreto.

(V. 11) El jefe de las langostas

<< 11 Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión>> : Estos demonios-langosta, no pueden hacer lo que quieran. Siguen órdenes muy concretas, de parte de su jefe o rey; el ángel del abismo, es decir, el demonio principal del infierno: Destructor, que es lo que significa en castellano Abadón (Job 28: 22; Pr. 15: 11) o Apolión. Dado que el profeta nos cita y traduce el nombre del demonio principal, jefe de todos los demonios, en hebreo y también en griego, debemos de entender por ello que esta plaga se extenderá por toda la tierra. Sobre el Israel sin Dios, y sobre el mundo gentil o griego. De esas profundidades, posiblemente en ese momento, surgirá el que ocupará el cuerpo del que será el Anticristo o la Bestia cuando "resucite" (Ap. 13: 3; 17: 10). Si eso es así, en ese tiempo comenzarán los cuarenta y dos meses del reinado de la Bestia, como tal. Estaríamos, por tanto, hacia la mitad de la Tribulación.

(V. 12) Pasó el primer "Ay"

<< 12 El primer ay pasó; he aquí, vienen aún dos ayes después de esto>> : De los tres <<ayes>> emitidos por el águila volando en el cenit sobre la tierra (8: 13), uno acaba de pasar, el concerniente al quinto ángel con su trompeta. Todavía deberán acontecer dos más.  Todavía queda mucho más juicio por delante.

(V. 13-21) El sexto ángel con su trompeta: ( V. 13, 14)  << 13 El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios, 14 diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Eufrates>> : Le toca ahora el turno al sexto ángel, el cual toca su trompeta. Se pone en marcha el sexto juicio de las trompetas. Inmediatamente, Juan oye una voz que parte de entre los cuatro cuernos (o esquinas) del altar de oro en el Cielo; el que está delante de la misma presencia de Dios, que le ordena, a ese mismo ángel, el desatar a cuatro demonios poderosos que están atados (por eso son demonios) en un lugar específico de la tierra: Junto al río Eufrates.

Mención directa a Irak

Esta vez, la plaga no viene directamente del infierno, aunque sí de un lugar del cual a través de los siglos ha salido mucha destrucción y odio: La ribera del Eufrates, lugar de donde surgieron las religiones idolátricas y la rebelión contra Dios (ver Gn. 10: 8, 9; Gn. 11: 1-9). Más tarde, entre otros los imperios babilónico y persa; donde actualmente se encuentran Irak e Irán, terribles enemigos de Israel. Esa es la zona de Mesopotamia, donde estaba el Huerto del Edén. Después de la caída de los primeros padres, nunca ha sido ése un lugar pacífico. Allí empezó la maldición. Al final de los días, este lugar volverá a ser de actualidad... ¿o no ha empezado a serlo ya?

(V. 15) << 15 Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres>> : La orden será cumplida, y esos cuatro demonios, enormemente destructivos, atados allí y a la espera de ser soltados en una hora específica en el tiempo, serán soltados a fin de destruir con la muerte (a diferencia de las langostas del anterior << ay >>) nada menos que a la tercera parte de la humanidad. Dice José Grau: <<Seguramente se trata de demonios que, debido a su peligrosidad especial, se hallaban encadenados, restringidos en su poder de hacer el mal. No obstante, son soltados para que lo hagan ahora y sirvan a los propósitos divinos de juicio. El río Eufrates formaba la frontera con el pueblo de Dios, y representaba la perpetua amenaza; del Eufrates solían venir las continuas invasiones que sufría el pueblo de Dios (Gn. 15: 18; Dt. 1: 7; Jos. 1: 4)>> . Pensemos que si el jinete del caballo amarillo del cuarto sello (6: 8) va a destruir a la cuarta parte de la humanidad; esta vez va a ser destruida la tercera parte. Vemos, por tanto, que los juicios cada vez son más severos conforme el tiempo de la Gran Tribulación avanza, y los hombres endurecen más su corazón para no arrepentirse de sus pecados.

<<... hora, día, mes y año...>> :  Juan, nos dice detalladamente que habrá un momento muy específico en el tiempo cuando eso ocurra. De alguna manera Dios quiere decirnos que todo lo que va a acontecer en cuanto a estas cosas, ya está muy bien dispuesto y ordenado. No sólo sabe Dios el año, sino también el mes, el día e incluso la hora dentro del día. Comenta Ray C. Stedman: << Es un acontecimiento que sucede en un momento muy concreto. Son liberados "en la hora, el día, el mes y el año que Dios había predeterminado hace tantísimo tiempo. ¡Y ningún poder humano ni demoníaco podría haber cambiado el momento en que debía suceder!>> ¡Todo está bajo el control perfecto de Dios!

( V. 16) << 16 Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número>> : ¿Qué son esos jinetes? ¿Hombres o demonios? ¿Son demonios como lo fueron las langostas, o son realmente hombres, aunque poseídos de demonios? Posiblemente esto último (aunque el simbolismo asociado con los caballos y las plagas resultantes presentan la posibilidad de que los jinetes sean demoníacos y no humanos, como dice Herb Vander Lugt). No obstante, el número de 200 millones de soldados no nos debe hacer dudar, ya que solamente en la República de la China, hacia el año 1977 ese era el número de su ejército; otra cosa sería cómo mover un ejército así logísticamente. Más adelante en esta profecía, encontramos los siguiente: <<E l sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente>> (16: 12) . Todo parece indicar que con el cumplimiento de lo que narra este versículo, ese ejército del oriente podrá avanzar cruzando el río en cuestión, ya seco, hacia Tierra Santa. Siendo así, ese sería el preludio de la guerra de Armagedón. Personalmente, creo que esos 200 millones serán hombres. No es de extrañar, por tanto, que esta plaga, que en realidad son tres (según V. 18), y que exterminará a la tercera parte de la humanidad, tenga que ver con esa zona del río Eufrates, donde se originó la rebelión contra Dios, y donde continuará en la persona de la Bestia, su enorme ejército, y su gobierno mundial hasta el fin, cuando venga el León de la tribu de Judá (5: 5), Cristo y detenga al maligno.

(V. 17) << 17 Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre>>: Juan nos advierte que vio <<en visión>> . La pregunta aquí sería: ¿Hasta que punto lo que vio en visión se correspondía con la exacta realidad? A veces las visiones no nos dan una perspectiva concreta y natural de cómo van a ser las cosas. Son como un cuadro que sugiere una realidad pero que no la plasma totalmente como lo haría una fotografía. En este caso, no sabemos. Solamente podemos analizar lo que él previamente vio en visión . Antes de nada, comentar que, si se va a tratar de un ejército de los de hoy en día, difícilmente Juan podía captarlo, ya que, como todos sabemos, los ejércitos de hoy en día nada tienen que ver con los de su época, excepto por el hecho de que también están constituidos por hombres; pero, pensemos en los aviones, tanques, helicópteros, lanza-granadas; lanza-misiles, misiles tierra-tierra o tierra-aire; armas de fuego; etc. etc. y comparémoslo con aquellos jinetes con sus caballos, espadas y lanzas. Poco o nada tienen en común. Quizás lo que Dios le permitió ver a Juan era algo lo cual comprenderán, especialmente los que vivan en el tiempo que se produzca y lean el Libro, y Juan nos lo narra de la mejor manera que puede hacerlo. Evidentemente, esta es la mejor explicación si se trata de un ejército compuesto por hombres con material bélico actual. La cosa cambiaría drásticamente, si resultara que ese ejército estuviera compuesto no por hombres sino por demonios, cosa que hoy por hoy no podemos saber a ciencia cierta. Si, finalmente, se trata de un ejército humano, no nos debe caber ninguna duda de que aquí estaríamos hablando de una guerra a escala mundial, muy rápida y muy destructiva, en la que seguramente pasarían a la acción, armas de tipo no convencional; seguramente armas atómicas, químicas y biológicas.  

La descripción

Lo primero que ve Juan son caballos con sus respectivos jinetes. Los ve protegidos con corazas de fuego, zafiro y azufre. De tratarse de un ejército compuesto por hombres, lo que veía Juan en visión , bien pudiera tratarse de vehículos blindados que emiten fuego a discreción. Tal vez también, emiten productos biológicos o químicos actualmente prohibidos que causan la muerte en masa.

<<... Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre>> : Evidentemente, no se trata de caballos como tales. Si seguimos hablando de un ejército compuesto por hombres, deberemos pensar en la tecnología de hoy en día para la guerra. El león es símbolo de fuerza y poder, por lo tanto, Juan de esta manera nos estaría diciendo que la fuerza y el poder destructivos parten de cañones (que Juan les llama cabezas) de donde escupen fuego (proyectiles, humo y azufre, gases tóxicos, etc.). El azufre es un compuesto ineludible de la pólvora. Esto podría corroborar la hipótesis de que, efectivamente, se trata de vehículos motorizados de tierra y aire, blindados de guerra en plena acción.

(V. 18, 19) << 18 Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. 19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban>> : No nos da detalle Juan de, a qué tres plagas se está refiriendo, ya que sólo la sexta trompeta conlleva la aniquilación de la tercera parte de la humanidad. Podemos, no obstante imaginar, que esas tres plagas se correspondan a tres ataques o a tres batallas que resultarán en la muerte de la tercera parte de los hombres impíos. Sí dice Juan como morirán todos esos millones de personas: Por el resultado de la destrucción proveniente de los <<caballos y sus jinetes>> . No deberíamos pensar que esos caballos son solamente tanques. Si es humano el ejército, definitivamente se trata de vehículos de tierra y (o) de aire (los caballos se mueven) con un poder de destrucción sin precedentes:

<< 19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban>> : El que maten con las colas nos hace pensar en los helicópteros tipo Cobra o Apache del ejército norteamericano actual, que son capaces de disparar sus misiles y cohetes hacia delante y por detrás, y de disparar con ametralladora, todo al mismo tiempo, con una capacidad destructora impresionante. ¿Cómo podría captar Juan lo que es un helicóptero de estas características si lo viera, aun en visión, con el conocimiento de su época, y tratara de describirlo? Pongámonos en su lugar.

<<y no se arrepintieron...>> : Hasta ahora, la plaga de la sexta trompeta es el mayor castigo de los mencionados, y sin embargo, los hombres no se arrepentirán:

(V. 20, 21) << 20 Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; 21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos>> : Dios sabe que eso será así. El hombre actual se ha endiosado. Cree ser dios, como faraón de la época de Moisés, y por tanto, regir y dirigir su vida. No admite que otro, ni siquiera el verdadero Dios, al cual pretende ignorar, le diga lo que tiene que hacer. Olvida sistemáticamente que la vida, la que presume poseer y dirigir, es de Dios, y dada por Él. Aun y viendo como la tercera parte de la humanidad será destruida, lejos de humillarse en arrepentimiento ante Dios, reconociéndole como tal, la gente impía que sobrevivirá se endurecerá más, de alguna manera creyéndose mejor que Dios; diciendo algo así como lo que ya dicen actualmente: <<Si Dios es tan bueno y poderoso, ¿por qué permite tal destrucción? >>, neciamente ignorando que es el mismo Dios el que envía ese juicio. Por otro lado, ya desde antiguo el hombre soberbio se ha creído mejor que Dios, de ahí que en el libro de Job exista mención de ello: << ¿Será el hombre más justo que Dios? ¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?>> (Job 4: 17). El resultado de esa rebelión contra Dios será el caer más y más en la trampa del pecado y del vicio. Obras muertas, Obras o idolatría, culto a los demonios (disfrazado de cualquier cosa), homicidios, hechicerías, uso pecaminoso y pervertido del sexo, robos y estafas, etc., obras del mal por las cuales Dios enviará todavía más juicios. En cuanto a <<adorar a los demonios>> , cabe el siguiente comentario: Esto no es exclusivo de los satanistas, brujos y similares, sino de la gente corriente que no tiene a Dios. Cada vez que la gente exalta la obra perversa e impía de artistas, músicos, escritores, políticos o quienquiera que sea, está exaltando a los verdaderos inspiradores de esas obras, que son los demonios que están en esas personas. Eso es también adoración a los demonios.

<<...ni de sus hechicerías...>> : De hecho, la palabra que se usa aquí es muy interesante; es "pharmakeia " de la cual se deriva nuestra palabra farmacia y realmente quiere decir hechicería , y también drogas . Esto último nos hace pensar en el terrible tráfico de drogas que en la actualidad no acaba de desaparecer ¿por qué no podemos librarnos de él a pesar de las serias advertencias que se dan acerca del peligro y consecuencias del uso de los estupefacientes? ¿por qué se drogan las personas? ¿por qué empiezan a consumirlas? Responde Stedman: <<Es debido a que las drogas son parte de las artes mágicas y forma parte de las brujerías de esta época y que aún tendremos que presenciar de forma mucho peor>> . El hombre hace una de dos cosas cuando se enfrenta a un juicio de Dios. O bien se arrepiente y se vuelve a Dios; o se endurece, más que la vez anterior. La humanidad impía de ese tiempo, se endurecerá cada vez más .

Expand

Apocalipsis Capítulo VIII

Apocalipsis - Capítulo 8

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

El séptimo sello / De la primera a la cuarta trompeta

 

Introducción

En este capítulo, veremos la apertura del séptimo sello (V. 1-5). Este séptimo y último sello del libro del Corderito, cuando es abierto, pone en marcha un nuevo juicio, representado por siete ángeles que tienen cada uno siete trompetas. En este capítulo, veremos también el toque de cuatro trompetas de las siete en total.

Comentario

(V. 1-5) El séptimo sello

Vemos la apertura del séptimo sello. Este séptimo y último sello del libro del Corderito, cuando es abierto, pone en marcha un nuevo juicio, representado por siete ángeles que tienen cada uno siete trompetas. Así pues, el séptimo sello, contiene siete juicios de parte de Dios contra este mundo representados por siete ángeles que tienen cada uno una trompeta, haciendo así un total de siete trompetas.

(V. 1) << 1 Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora>> : Cristo abre ese último séptimo sello del libro, e inmediatamente se produce un silencio, como por media hora, es decir, por muy poco tiempo. Es la calma que antecede a la tormenta. Las expresiones de alabanza y el júbilo que Juan oía, se terminan por un momento para dar paso a un silencio. Esto nos habla de algo solemne, majestuoso y terrible. Como dice Herb Vander Lugt, acerca de ese silencio <<...sugiere aparentemente una calma solemne que precederá a un terrible desencadenamiento de la ira de Dios. Es un período de silencio en el cielo que pronto se rompe con la expresión cataclísmica de lo que Apocalipsis llama, las siete trompetas>> .

(V. 2) << 2 Y vi a los siete ángeles que estaban en pie ante Dios; y se les dieron siete trompetas>> : En el espacio de esa media hora de silencio, a siete ángeles que son conocidos para Juan, (por eso usa el artículo determinativo <<los>> ), reciben siete trompetas. Veremos más adelante acerca del significado de las trompetas.

(V. 3) << 3 Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 4 Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. 5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto>> : Dios usa las oraciones de sus santos. Lo ha establecido así. Por eso es de tanta importancia que los suyos oren <<en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda>> (1 Timoteo 2: 8).

¿Por qué se añade mucho incienso a las oraciones de todos los santos? Ese incienso sagrado significa la intercesión eficaz del Señor Jesucristo, nuestro Gran Sumo Sacerdote (ver He. 4: 14-16; 7: 24-28), y también Abogado (1 Jn. 2: 1, 2). Así pues, sólo a través de Jesucristo, nuestras oraciones llegan al Padre. El humo del incienso, junto con las oraciones de los santos subió a la presencia de Dios. Dice el salmo 141: 2, <<Suba mi oración delante de ti como el incienso...>> . Dice en Matthew Henry, <<Estas oraciones de los santos, hechas eficaces por el fuego (santo) y el (incienso), parecen acelerar el día de la ira de Dios que se va a cernir sobre la tierra>> .

(V. 5) << 5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto>> : Ese octavo ángel, el del incensario, pone en marcha el efecto de las oraciones de los santos, junto con la aprobación de Dios, enviando a la tierra, (es decir al mundo, no a la Iglesia porque habrá ya sido arrebatada, ni a los creyentes de aquel tiempo) el juicio de Dios. Dice Lacueva: <<Al caer, este fuego produce una especie de trastorno cósmico; el retumbar del trueno va aquí seguido de un terremoto que sacude la tierra, y preludia el comienzo de las plagas que seguirán al toque de las siete trompetas>> .

(V. 6-13) Las cuatro primeros ángeles con sus trompetas

Las cuatro primeras

A cada toque de trompeta, le corresponderá una plaga. Las cuatro primeras plagas (trompetas), forman un ente cerrado (como los cuatro primeros sellos). También será así con las cuatro primeras copas de la ira (Ap. 16). Estas cuatro primeras trompetas (o juicios), afectarán básicamente a la naturaleza. Esta será la consumación de la sentencia pronunciada en Gn. 3: 17; << ...maldita será la tierra por tu causa...>> . Un común denominador de esas cuatro primeras trompetas, es el hecho de que todo afecta solamente a la tercera parte. La tercera parte de: La vegetación; del mar y sus habitantes. La tercera parte de las aguas dulces. La tercera parte del brillo de los astros.

(V. 6) << 6 Y los siete ángeles que tenían las siete trompetas se dispusieron a tocarlas>> : A partir de ese momento, cesa la prohibición de 7: 3, donde se les dijo a los ángeles que no dañaran la tierra, ni el mar, ni los árboles hasta el sello de los 144.000 siervos de las doce tribus de Israel. A partir de ese momento, empieza el evidente juicio de Dios, que irá "in crescendo", debido a la dureza de los hombres, que como faraón de Egipto, no se humillarán ante Dios, ni se arrepentirán de sus pecados.

(V. 7) El primer ángel con su trompeta : <<7 El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde >> : Es evidente que se producirán alteraciones atmosféricas terribles. Esta plaga tiene un paralelo con la plaga de granizo que Dios envió a Egipto (ver Éxodo 9: 13-35). En esa plaga, la acción de Dios fue total, ya que el mismo Señor dijo que nunca antes de aquel tiempo había habido un granizo como aquel sobre Egipto (Ex. 9: 24). Creo que en este caso, también la intervención de Dios será soberana, y no dependiente del poder destructivo del hombre. El fuego puede ser el efecto de los rayos y relámpagos de la terrible tormenta, esta vez no sólo local, sino global hasta cierto punto. El efecto de destrucción de la primera trompeta será evidente en la tercera parte de la tierra habitada; es decir, de tres partes, una de ellas.

En cuanto a la sangre, el profeta Joel dice lo siguiente: <<Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego , y columnas de humo>> (Joel 2: 30) . No sabemos a ciencia cierta hoy por hoy, como entender lo del granizo mezclado con sangre. Será un prodigio de parte de Dios, como lo fue el volver las aguas del Nilo en sangre (ver Ex. 7: 14-35; como será de nuevo en Ap. 8: 8, y 16: 4).

(V. 8, 9) El segundo ángel con su trompeta : << 8 El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre. 9 Y murió la tercera parte de los seres vivientes que estaban en el mar, y la tercera parte de las naves fue destruida>> : Se da la señal, y esta vez, Juan ve algo parecido a una montaña que arde y que se precipita en el mar. Probablemente ese mar aludido será el Mediterráneo, ya que la Biblia cada vez que habla del mar (o Gran Mar) se refiere a ése en concreto. ¿Qué será eso que parece una montaña ardiendo? Ahora mismo, no lo sabemos con exactitud. Quizás estallará un volcán cercano al mar como ocurrió en el siglo XIX en la isla de Krakatoa.  Al respecto dice así el comentarista Ray C. Stedman: <<Un gran monte ardiendo es lanzado sobre el mar y es posible que se trate de una erupción volcánica. Puede que sea el Monte Etna en la isla de Sicilia, que los vulcanólogos afirman que su cima está a punto de explotar, como el Monte Sta. Helena del Estado de Washington. Muchos eruditos tienen la impresión de que el mar, sobre el cual cae este juicio, es el Mediterráneo>>. No obstante, y de forma enfática, la Palabra nos enseña que habrá un momento en que los montes se traspasarán al corazón del mar. Leemos así en el Salmo 46: 1, 2; <<Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar. Aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza>> . Por otra parte, los creyentes de aquel tiempo no deberán temer esos juicios de Dios. Sobrenaturalmente serán protegidos, tal y como lo dice el Salmo.

Sangre en el mar; destrucción de naves

Cierto es que eso hará que una parte de cada tres del mar se vuelva sangre (como la plaga de la sangre en Egipto), y que consecuentemente muera la tercera parte de los animales y plantas marinos. Puede ser que como consecuencia de la escasez de pesca, la tercera parte de las naves de pesca será destruida. También puede referirse no sólo a embarcaciones pesqueras, sino comerciales e incluso de guerra. Isaías habla de aquel día: <<Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, sobre todo enaltecido, y será abatido; sobre todos los cedros del Líbano altos y erguidos, y sobre todas las encinas de Basán; sobre todos los montes altos, y sobre todos los collados elevados; sobre toda torre alta, y sobre todo muro fuerte; sobre todas las naves de Tarsis, y sobre todas las pinturas preciadas. La altivez del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y solo Jehová será exaltado en aquel día>> (Isaías 2: 12-17) . Esas naves de Tarsis, son las naves del Mediterráneo (Tarsis seguramente se refiere a España).

(V. 10, 11) El tercer ángel con su trompeta: << 10 El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. 11 Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas>> : El tercer juicio de manos del tercer ángel comienza. Esta vez cae del cielo lo que parece ser algo así como un meteorito ardiendo. Lo curioso, es que dice que cae sobre parte de los ríos y de los manantiales y fuentes de agua dulce de forma expresa. Dice Barchuk que se trataría de un cometa que, con su enorme masa gaseosa, se disolvería en las aguas tornándolas amargas. Resueltamente, sea como sea que se manifieste esa <<gran estrella>>, será un juicio directo de Dios, al igual que los demás. Hasta tiene un nombre: Ajenjo. Curiosamente, el nombre de la central atómica que se accidentó en 1986, Chernóbyl, e infestó de radiación a gran parte de Europa, se traduce del ruso al español por << ajenjo>> . La consecuencia de la infección de esa tercera parte de las aguas dulces, será la muerte de <<muchos hombres>> . El Anticristo, por ese tiempo, intentará dar explicaciones a las gentes de la razón de todas estas catástrofes. Siempre negará que sean juicio de Dios, e intentará dar razones de orden secular y naturalista.

(V. 12) El cuarto ángel con su trompeta: << 12 El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche>> : Dios creó los astros (sol, luna, estrellas, etc.) para el servicio del hombre; para bendecir al hombre (Gn. 1: 14-18). No obstante, ahora, Dios se lleva consigo la tercera parte de esa bendición. No es tiempo de más bendición para la humanidad impenitente, sino tiempo de juicio. Jesús ya advirtió que esto iba a pasar: << Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas ... desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas>> (Lucas 21: 25, 26). Este juicio nos recuerda a la novena plaga que cayó sobre Egipto, cuando la nación fue sumida en densas tinieblas (ver Éxodo 10: 21-29).

(V. 13) << 13 Y miré, y oí a un ángel volar por en medio del cielo, diciendo a gran voz: ¡Ay, ay, ay, de los que moran en la tierra, a causa de los otros toques de trompeta que están para sonar los tres ángeles!>> : La versión Reina-Valera traduce como ángel la palabra en griego <<aetoú>> que significa literalmente <<águila>> . ¿Será un águila literal? No lo sabemos. En este caso, esa águila representa a un mensajero de parte de Dios que advierte a la humanidad. Esta águila vuela muy arriba en el cielo (dice el griego original <<en el cénit>> ) para que su voz sea oída por la humanidad impenitente, advirtiendo que vienen tres " ayes ", correspondientes a cuatro toques de trompeta que todavía han de sonar. El énfasis en cuanto a esos tres " ayes" da a entender que esas plagas que vienen, correspondientes a esos tres toques de trompeta últimos, serán más terribles que los cuatro primeros.

<<los que moran sobre la tierra>> : Son los habitantes de la tierra. Esta es otra prueba que nos muestra que la Iglesia ya no está sobre la tierra, en ese tiempo, ya que el juicio nunca es para la Iglesia. Por tanto, los que no se quieren arrepentir, son los que en ese tiempo moran sobre la tierra .

  • §
Expand

Apocalipsis Capítulo VII

Apocalipsis - Capítulo 7

<<Cosas que sucederán después de éstas>>

Entre el sexto y el séptimo sello

 

Introducción

Este capítulo séptimo describe lo que acontece entre el sexto y el séptimo sello. Este capítulo nos muestra dos partes de gentes fieles a Dios. La primera se corresponde con la multitud de fieles en la tierra; los 144.000 sellados pertenecientes y escogidos de entre las tribus de Israel (V. 1-8). La segunda se corresponde con la multitud incontable de entre todas las gentes de la tierra. Los primeros se encuentran en la tierra. Los segundos ya están en los cielos, ante el trono de Dios.

Volviendo por un momento atrás, recordamos el grito desesperado de los impíos que quedan en el momento de impactar sobre ellos y la tierra la plenitud de los juicios de Dios: <<El gran día de Su ira ha llegado, ¿Quién podrá sostenerse en pie?>> (6: 17). Claramente reconocen que esos juicios vienen de Dios; y lo han llegado a comprender entre el sexto y el séptimo sello. Aún y así, no se prestarán a arrepentirse de sus pecados (9: 20; 16: 9, 10). No obstante, ninguno de estos juicios afectará de manera directa a los salvos de aquel tiempo; ¡estos sí podrán <<sostenerse en pie>> !

Comentario

(V. 1-3) Los cinco ángeles

(V. 1) << 1 Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol >> : Como en 4: 1, Juan vuelve a repetir su <<metá taúta>> , es decir, <<después de esto>> . Va a relatarnos una nueva cosa; más revelación. Ante la destrucción anunciada en 6: 2-8, y que será llevada a cabo por los cuatro jinetes a lo largo del corto tiempo de esos siete años finales; en este momento, cuatro ángeles de Dios, que tienen poder, hacen que momentáneamente llegue la calma en la tierra con el fin de que se cumpla un propósito celestial. Evidentemente, esos cuatro vientos, no se corresponden con ningún meteoro, sino con los juicios de destrucción que vienen sobre la tierra.

(V. 2) << 2 Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar>> : En ese momento, otro ángel, este muy especial, aparece en escena. Dice que <<subía de donde sale el sol>> ; es decir, del oriente. Literalmente es así: <<de donde se levanta el sol>> . Esto equivale a decir: << de donde viene la luz o la salvación >> (compararlo con Isaías 9: 2; Lucas 1: 78, 79) . Ese ángel subía de la presencia de Cristo, llevando en su mano el sello de Dios para sellar a todos los que debían ser sellados.

(V. 3) << 3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios>> : Los juicios cesan por un instante; el tiempo requerido para sellar en las frentes a los siervos de Dios. Es evidente que ese sellar tiene la función de designar pertenencia (esos siervos, lo son de Dios); y protección sobrenatural. Dice Proverbios 12: 21; <<Ninguna adversidad acontecerá al justo; mas los impíos serán colmados de males>> . Los juicios adversos son para los perversos; no para los justos.

(V. 4-8) Los 144.000 sellados

(V. 4) << 4 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel>> : Son 144.000 los siervos de Dios sellados; y lo son de todas las tribus de los hijos de Israel. Por ese tiempo, la Iglesia, compuesta por fieles de origen judío y gentil ya no está en esta tierra. Estos 144.000, más todos los demás que sean de Dios, serán los nuevos creyentes del periodo de la Tribulación. ¿Por qué 144.000?, porque ese es el número escogido por Dios, no sólo de creyentes, sino de siervos, es decir, de instrumentos escogidos especialmente por Dios (como en su día lo fue Pablo de Tarso) para realizar una obra específica en la tierra en esos días que vienen. Como la tarea va a ser ardua, requerirán de protección especial. Al respecto encontramos en el comentario de Matthew Henry: <<Podemos responder que no hay motivo alguno para negar que los sellados sean literalmente 144.000, lo cual no significa que no haya un mayor número de israelitas convertidos durante el periodo de la Tribulación, sino que... éstos son sellados y protegidos de modo especial para un servicio también especial >>. Dice Herb Vander Lugt: <<Experimentarán las palabras del salmista: "Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará" (Salmo 91: 7). Su preservación será un testimonio del poder y la gracia de Dios>>. No necesariamente son únicamente sellados esos 144.000 y no el resto de los fieles de aquel tiempo. De hecho la Palabra nos enseña que todos los creyentes verdaderos hemos sido sellados: <<En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria>> (Efesios 1: 13, 14). La diferencia aquí con esos 144.000, es que su sello obedece, no sólo a su salvación, sino a su cometido en aquel tiempo que viene. Serán sobrenaturalmente preservados. Existe precedente en la Escritura (ver Ez. 9: 3-11). Herb Vander Lugt dice: <<Mientras la tierra se tambalea bajo los terribles acontecimientos representados por los cuatro jinetes, Dios estará llevando a cabo otro plan. Mientras el mundo se estremecerá bajo el peso del juicio, Dios continuará mostrando su misericordia. Seleccionará a 144.000 israelitas a quienes protegerá sobrenaturalmente. También recibirá en el cielo a miles y miles que se vuelven a Cristo y son martirizados por su fe>>.

( V. 5-8) << 5 De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. 6 De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados. 7 De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. 8 De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados>> : Doce mil escogidos por tribu. Doce mil sellados por tribu. Son doce tribus, con Judá a la cabeza. ¿Por qué Judá si fue Rubén el primogénito de Jacob?, porque Rubén fue desposeído de su principalidad por haber pecado contra su padre (ver Gn. 49: 4), y le fue dado el derecho de primogenitura a Judá (ver Gn. 49: 8-12).

Falta la tribu de Dan. Posiblemente no se cuenta, porque fue quedando muy disminuida hasta absorberla la tribu de Neftalí. Se menciona a la tribu de José, y a la de su hijo primogénito Manasés; no obstante, no se menciona a Efraín, posiblemente porque Efraín es parte de José.

El hecho de que las diez tribus del norte (todas las tribus, excepto Judá y Benjamín), desaparecieran como tales en los registros genealógicos a partir de la deportación a Asiria (ver 2 Reyes 17:9-12), y que sólo gente de Judá y parte de Leví pueda actualmente probar de modo totalmente fidedigno su descendencia, no excluye el hecho de que: Aunque los hombres no lo sepan, también respecto de Israel sabe el Señor quiénes son suyos (ver 2 Ti. 2: 19). En otras palabras, que muchos hay por ahí que son israelitas de las distintas tribus mencionadas, y todavía no lo saben.

(V. 9-17) La multitud vestida de ropas blancas

(V. 9) << Después de esto...>> : Otra vez (metá taúta) (ver 4: 1; 7:1), que quiere decir << después de esto>>. Aquí Juan nos narra otro episodio. Otra multitud distinta a la anterior por al menos tres elementos: Es una gran multitud, incontable, mientras que los sellados tienen un número fijo: <<...una gran multitud la cual nadie podía contar...>> . Esta multitud es de toda nación, tribu, pueblo y lengua, mientras que los sellados eran exclusivamente de las tribus de Israel únicamente. Esta inmensa multitud, compuesta básicamente por creyentes de origen gentil y también judío, es vista en el cielo, <<... estaban delante del Trono y en la presencia del Cordero...>> ; mientras que los 144.000 sellados lo serán precisamente para ser reservados y protegidos en la tierra para la obra de Dios.

<<...vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos>> : Indudablemente están en el Cielo, y son todos salvos, confesándolo abiertamente:

(V. 10) << 10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero>> :

Son salvos; de todas las naciones bajo el cielo. Vestidos con las ropas de la santidad de Cristo, y con palmas en las manos; es decir, ¡están de fiesta! ¡Han vencido! A gran voz claman diciendo que la salvación es mérito de Dios y del Hijo de Dios, el Corderito de Dios. Son salvos, porque confiaron en el Corderito.

(V. 11, 12) << 11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, 12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén>> : Los ángeles, los ancianos (ver 4: 4), y los cuatro seres vivientes (ver 4: 6-9), se postran ante Dios y le adoran también, empezando con un grandioso << amén>>; ratificando la adoración de la multitud incontable. 

(V. 13, 14) << 13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? 14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero>> : El Señor tiene interés en que sepamos exactamente quiénes son esas multitudes.  Expresamente, uno de los ancianos se acerca a Juan, espectador de todo aquello, y le pregunta acerca de todos aquellos vestidos de ropas blancas; quiénes son, y de dónde han salido. Podemos imaginar la cara de asombro de Juan en ese momento; ¿Cómo iba él a saberlo? La pregunta tiene la intención de destapar el asunto. En ninguna manera el anciano esperaba que Juan iba a responderle. Fue sólo un pretexto para él mismo (el anciano), responder a su misma pregunta. Contesta el anciano a su misma pregunta: << Estos son los que han salido de la gran tribulación>> (en gr. megales  zlípseon ). Comenta  Lacueva, en su comentario Matthew Henry: <<El anciano los describe "saliendo de la Gran Tribulación". El griego original no usa la preposición "apó", que indicaría distancia y preservación, sino la preposición "ek", que significa procedencia. En otras palabras, salen de en medio de la Gran Tribulación como habiendo pasado por ella. Esto basta para diferenciarlos de la Iglesia, que ya está arrebatada al comienzo del capítulo cuatro>> . Así pues, está claro que al decir: << salen de la Gran Tribulación>>, significa que parten hacia el Cielo desde ese tiempo de la historia por venir, el cual será extremadamente terrible. Salen, no siendo arrebatados como lo será la Iglesia, sino por muerte, por cortarles la cabeza (6: 9-11). ¿Cómo salieron? En victoria; la victoria del martirio. Saldrán de este mundo en el tiempo de más horrible persecución para los cristianos que nunca haya existido antes. La Inquisición católico romana de la Edad Media se quedará muy corta ante la barbarie que acometerá la Bestia Anticristo contra los discípulos de Jesús que vivirán en aquel tiempo. Dice de nuevo el comentarista de Matthew Henry: <<...nos hace ver que las palmas que llevan, no son sólo de victoria, sino también de martirio, en el sentido de haber perdido violentamente la vida en la persecución encendida por el Anticristo, "por causa de la Palabra de Dios">>

¿Por qué y cómo, se convertirán tantos en ese tiempo?

¿Cuál será el motivo por el cual muchos se entregarán a Cristo en esos días, cuando la Iglesia ya no esté en este mundo?:

A- El Arrebatamiento. Este será el acontecimiento más impresionante y espantoso (para los que se queden) de la historia, exceptuando el Diluvio. Será algo que afectará a millones de personas; (pensemos en todos los familiares, amigos y allegados de los que partan a recibir al Señor en las nubes). Muchos van entonces a entender que lo que les dijeron sus allegados creyentes, era verdad. Dice al respecto el comentarista de Matthew Henry, atención a esto: <<Es cierto que, como siempre, en algunos la reacción será de mayor endurecimiento (ver Lc. 16: 31); pero en muchísimos otros será de pánico, previo a la convicción de pecado (ver Hchs. 16: 30). Si a esto se añade el testimonio, durante los primeros meses de la persecución, de los 144.000 sellados, fácilmente puede entenderse que el número de los convertidos al Señor, durante casi siete años, sea incontable>> .

B- Es cierto que el Espíritu Santo, en su manifestación de poder habrá sido << quitado de en medio >> (2 Ts. 2: 7) en el momento del Arrebatamiento de la Iglesia, pero eso hemos de entenderlo bien. Así como el Espíritu Santo vino con poder a la Iglesia expectante en Jerusalén (Ver Hchs. 1 y 2), para que Ésta pudiera cumplir con la Gran Comisión (Mt. 28: 18-20; Mc.16: 15-18) cuando la Iglesia se vaya, ese poder del Espíritu Santo también será quitado juntamente con ella, pero eso no significa que no seguirá actuando como solía hacerlo antes de aquel día de Pentecostés. Ejemplo: Los 12 discípulos de Jesús ya estaban convertidos a Dios antes de recibir el poder del Espíritu Santo; luego tenían el Espíritu Santo; porque sin Él, nadie se puede convertir a Cristo. Lo único que no tendrán los creyentes de la Tribulación, será el poder del Espíritu Santo, el cual habrá sido retirado con la Iglesia a los cielos, previamente. El Espíritu Santo seguirá salvando entonces. Dice Lacueva: <<(El Espíritu Santo)...seguirá en su obra de convencer de pecado a los impíos, regenerar a los inconversos y santificar a los convertidos. En otras palabras, ejercerá las mismas funciones que desempeñaba con respecto a los santos del A.T.) . Respecto a la cantidad incontable de mártires salvos que suben a la presencia de Dios, comenta Herb Vander Lugt: <<Apocalipsis capítulo siete, parece indicar que habrá más personas salvas durante esa terrible época, que en cualquier otro período breve de la historia. Desde el punto de vista de la eternidad, la Tribulación será una época maravillosa>> .

(V. 14b) <<...Estos son los que han salido de la gran tribulación; han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero>> : Es curioso ver que esas gentes, multitud que nadie podía contar, lavan sus ropas en la sangre del Corderito, y el resultado es que las ropas se vuelven blancas por el efecto de la sangre que es roja. Evidentemente, esto hay que entenderlo desde una perspectiva espiritual. La sangre del Cordero de Dios vuelve blancas (puras, sin mancha) las vidas de los que se cubren de esa sangre.

(V. 15-17) << 15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; 17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos>> : El anciano explica a Juan que, porque esas gentes lavaron sus ropas y las emblanquecieron en la sangre del Corderito de Dios, están por ello delante del trono de Dios, en la mismísima presencia de Dios, sirviéndole siempre. Aquí vemos el servicio a Dios como el privilegio mayor que existe, aun en el mismo cielo. Por otro lado, Dios también les sirve; les protege, extendiendo Su templo hacia ellos. Como consecuencia de ello, ya nunca más sufrirán privaciones y aflicciones como solían experimentar aquí en la tierra bajo la Bestia. Jesús, el Corderito de Dios, el Buen Pastor, se ocupará de pastorearles. Además, serán eternamente consolados. Este énfasis en la protección, cuidado, consuelo, etc. nos habla necesariamente de un antecedente de suma aflicción que tendrán aquí en la tierra. Será en el cielo donde serán consolados. Por otra parte, dicho comentario sobre la consolación nos ayuda a entender que esa gran multitud se refiere definitivamente a gentes que sufrirán martirio aquí en la tierra, cosa que no se puede decir de todos los creyentes, por ejemplo, de los que vivimos actualmente en Europa o en América, siempre con sus honrosas excepciones .

Expand

Apocalipsis Capítulo VI

Apocalipsis - Capítulo 6

<<cosas que sucederán después de éstas>>

Los primeros seis sellos del libro del Corderito

 

Introducción

Tras el llamamiento y elección del que es digno de tomar el libro y de abrir sus sellos, el Corderito; tras el reconocimiento de toda la Creación de Su dignidad y la consecuente alabanza y adoración junto con el que está sentado en el trono, el Padre, ahora, en este capítulo, después del tributo y ceremonia, se pasa a la acción. En este capítulo, el Corderito procederá a abrir los sellos hasta el sexto, inclusive. Al abrirse cada uno de los sellos, iremos atisbando lo que se irá produciendo en este mundo una vez la Iglesia haya sido sacada de éste (1 Ts. 4: 13-17), y  por tanto, su influencia en él haya desaparecido. A medida que se van abriendo los sellos, empieza a desplegarse una serie de imágenes que describen el período más terrible y obscuro de la historia de la humanidad. No durará más de siete años, pero será especialmente espantoso, sobretodo a partir de la segunda mitad de esos años. Ese periodo que conocemos como la Tribulación, y la segunda mitad (3 años y medio) como la Gran Tribulación, culminará con la Venida en gloria del Señor Jesucristo. Si ahora vemos que el mundo va mal, no podemos ni imaginar como llegará a ser una vez sea retirado el efecto de preservación que el Espíritu Santo efectúa a través de la Iglesia.

La última semana de años

Esos siete años de tribulación final se corresponden con la última semana de años, es decir, siete años que restan de las 70 semanas de años (490 años) de Daniel 9: 20-27. Estos 490 años eran los determinados sobre Israel y Jerusalén (Dn. 9: 24). Como decimos, de esos 490 años, se cumplieron ya 483 (69 semanas de años), justo hasta la manifestación del Mesías en Jerusalén y el subsiguiente rechazo del mismo por parte de Su pueblo (ver Mt. 23: 37-39; Lc. 13: 34-35). En aquel momento, Dios paralizó su trato con Israel, y empezó una nueva dispensación, la de la Iglesia, la cual está formada por gentes de origen judío y gentil (ver Efesios 2: 11-22), y se corresponde con << las cosas que son>> (Ap. 1: 19).

Cuando nos hayamos ido

Cuando la Iglesia se haya ido y empiecen las << cosas que han de ser después de estas>> (del cap. 6 en adelante), Dios volverá a ocuparse de Israel. Para ello le llevará una semana de años (siete años), los que faltan de Daniel 9: 20-27. En ese tiempo, como venimos diciendo, el mundo experimentará in crescendo la ira de Dios, manifestada en Sus juicios, contenidos en esos siete sellos de ese libro, el cual sólo ha sido digno de abrirlo el Corderito. Insistimos en el hecho de que a partir de este momento, todo lo que muestra y revela el libro de Apocalipsis se corresponde con eventos que están en el futuro. A mi juicio, están ya muy cerca, a fecha del inicio de la realización de este estudio (abril-mayo 2003). Sólo cuando la Iglesia sea sacada de este planeta para ser llevada al Cielo (1 Ts. 4: 13-18), podrá el enemigo levantar a su Anticristo y revelar totalmente su << misterio de la iniquidad>> (2 Ts. 2: 7), que al presente lo detiene el Espíritu Santo a través de la Iglesia.

La sal de la tierra

Jesús dijo a sus discípulos de todos los tiempos: <<Vosotros sois la sal de la tierra...>> (Mateo 5: 13) . En este contexto la Iglesia, así como actúa la sal, preservando que la carne no se corrompa, actúa como sal espiritual, preservando, de modo que la corrupción no se apodere totalmente de este mundo. Cuando la Iglesia, que es la sal de esta tierra, sea sacada de ella, se corromperá del todo, y sólo por la acción de un puñado de valientes escogidos soberanamente por Dios (ver Ap. 7: 1-8), una multitud de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas comparecerán un día, salvos, ante el trono y en la presencia del Corderito vestidos con ropas blancas (ver Ap. 7: 9). Revela Herb Vander Lugt: <<Con la apertura de los sellos, las fuerzas del mal comienzan a sentir el terrible peso de la justicia y de los juicios de Dios. El capítulo 6 nos da un atisbo del peor período de angustia que el mundo ha conocido jamás. A medida que Cristo, representado como un Corderito, rompe cada sello, una raza rebelde se enfrenta cara a cara con las consecuencias de sus equivocadas decisiones>>.

Comentario

El Corderito, Jesús, se dispone ya por fin a dar apertura a los siete sellos del rollo. Cada sello encierra eventos del futuro que van a ser revelados. La revelación es manifestada con símbolos e imágenes que, a modo de las parábolas que usaba Jesús, nos comunican la esencia del mensaje de cada uno. Los primeros cuatro sellos hacen referencia a cuatro caballos y a sus jinetes. Estos cuatro primeros sellos forman una unidad. El quinto y el sexto sello se corresponden entre sí. Digamos que el sexto es respuesta a un clamor de justicia expresado en el quinto sello. El séptimo sello no lo encontramos en este capítulo, sino a partir del 8: 1. Curiosamente, esta estructura de: 4, 2, 1 se repite igualmente en las trompetas (Ap. 8 y 11); y en las copas (Ap. 16). El asunto sobre los siete sellos, lo encontramos concretamente en: Ap. 6 hasta Ap. 8: 5.

Resumen explicativo del contenido de los siete sellos del libro

Lo que encierran los siete sellos del libro del Corderito, son los juicios y acciones mediante los cuales el Corderito actúa a fin de tomar posesión del mundo que ha comprado con Su sangre, con el fin de hacerlo Su Reino. Hay innumerables porciones en el Antiguo Testamento que nos hablan sobre el futuro reino milenial de Cristo (ver Isaías 2: 1-4; Miqueas 4: 1-3; Isaías 11: 9; Habacuc 2: 14; Daniel 2: 44; 7: 13, 14), por citar unos pocos. El mismo libro de Apocalipsis, clarísimamente nos habla del Milenio con Cristo en la tierra a partir de Su segunda venida (ver Ap. 20:1-10).

Veremos que se le presenta a Juan el contenido de ese Rollo o Libro de forma audiovisual. Literalmente, al abrir el Corderito cada uno de los sellos, etc. Juan va a presenciar una serie de eventos, y escuchar una serie de palabras, en visión.

(V. 1-8) Los cuatro primeros sellos

Como veremos a continuación, de cada uno de los cuatro primeros sellos, cuando se rompen surgen caballos. Además de otras cuestiones que estudiaremos en relación con esos caballos en concreto, es significativo el mero hecho de que sean caballos. En la antigüedad, el caballo era el mejor y más rápido sistema de transporte de personas. Esto nos habla de una rápida propagación por doquier de lo que cada jinete que cabalga cada caballo va a diseminar por toda la tierra.

(V. 1, 2) Primer sello: El jinete del caballo blanco. El Anticristo aparece

.<< 1 Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira 2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vence>> : Dice el griego original que el Corderito abrió <<uno de los siete sellos>> . Juan se fija en este hecho, dándole la importancia debida. Seguidamente, uno de los cuatro seres vivientes que estaban alrededor del trono se dirige a Juan y le invita a ver. Lo hace como <<con voz de trueno>> . Esto nos habla de la importancia de lo que va a acontecer seguidamente. Ese ser viviente, se corresponde con el primero que ve Juan, el semejante a un león (4: 1 a). ¿Y qué ve Juan cuando ese primer sello es arrancado?: Ve un caballo blanco y a alguien que lo monta. El caballo en la Biblia, es expresión de fuerza, conquista, guerra (ver Job 39: 19-25; Is. 30: 16; 31: 1; Ap. 9: 7; 14: 20; 19: 11). Este caballo en concreto es blanco. Normalmente el color blanco es señal de santidad.

El Engañador

En Ap. 19: 11, claramente la Palabra nos dice que el jinete de ese caballo blanco es Cristo, pero... en este caso, ¿es también así? La respuesta es no. Veamos por qué: En primer lugar, y como venimos enseñando, los cuatro primeros sellos forman una misma unidad; son sellos de juicio, además, se originan en la tierra. Dice el autor del comentario de Matthew Henry al respecto: <<El primer jinete forma parte integral con los otros tres restantes. Todos ellos simbolizan plagas y castigos, de los cuales queda al margen Cristo >>. Cristo viene del Cielo. Antes de que Cristo vuelva físicamente a este planeta (Ap. 19: 11-21), el contenido del libro y sus correspondientes sellos deberán cumplirse, por lo tanto, ese que cabalga ese caballo blanco, no puede ser Cristo. Si bien el caballo es de color blanco, no es siempre ese color sinónimo de verdadera santidad: << No es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz, así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia...>> (2 Corintios 11: 14, 15).   Evidentemente, bajo esa apariencia de santidad, se esconde algo perverso. Recordemos que en ese momento la Iglesia ya no está presente en la tierra, por tanto, esa victoria de la que hace gala el que << le fue dada una corona>> , no es la victoria de Cristo. Es la victoria momentánea del Anticristo. A ese varón que cabalga el caballo blanco le ha sido dada una corona (ver Ap. 13: 5), no obstante Cristo lleva sobre su cabeza muchas coronas (Ap. 19: 12). Ese varón que cabalga el caballo blanco es un impostor. Es un falso imitador de Cristo, es por tanto, el Anticristo; el cristo de Satanás. 

<<...el que lo montaba tenía un arco...y salió venciendo, y para vencer>> : ¡Un arco sin flechas! ¿Cómo se explica eso?, sencillo, esto nos habla de una conquista sin armas. Hará alarde de fuerza, (el arco); pero no la usará. No necesitará usarla, porque el mundo entero, desde un principio, le recibirá. Desde el inicio de su andadura tendrá favor, todo le saldrá bien, por eso <<sale venciendo> >, y muchos creerán ver en él el ejemplo perfecto del éxito; el perfecto ejemplo del hombre de éxito, el que todos quisieran ser; experto acerca de los entresijos de la política internacional, militar consumado, un príncipe entre los hombres, probado descendiente de la casa de Judá. Los rabinos judíos que han rechazado a Jesucristo, y han esperado por siglos a un mesías que es terrenal, noble y príncipe, han encontrado en ese hombre la respuesta a sus plegarias. Estoy convencido de que ese hombre ya está entre nosotros. A ese hombre la Biblia le llama la Bestia Anticristo. En el nombre de la << paz y de la seguridad>> globales, conquistará los corazones de millones de almas, y se entronizará en ellos. Todos ellos son los que en su fuero interno han rechazado desde hace tiempo al verdadero Mesías. Cristo dijo al respecto: << Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis>> (Juan 5: 43) Cristo profetizaba acerca de su impostor. Leemos en 2 Tesalonicenses 2: 7-12; << Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo , a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida ; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia>> . El Anticristo se los meterá en el bolsillo, porque ¡ya están en su bolsillo! Todo aquel que no ama la verdad, sino sólo su propio interés, pertenece al Anticristo, y cuando se manifieste, le recibirá encantado. El Anticristo, al principio, hará grandes promesas y efectuará aparentemente grandes señales con la finalidad de cautivar a todos esos desdichados. Pasado el tiempo, se quitará la máscara de blancura y bondad, y se manifestará como lo que realmente es y siempre ha sido: Enemigo de Dios y del hombre. No obstante ya será tarde para muchísimos desgraciados que se dejaron engañar.

Cumpliéndose la Semana de años

Mientras el Anticristo se esté manifestando a este mundo, durante esos siete años previos a la venida en gloria del verdadero Mesías, Dios se estará encargando de Israel, conforme a la enseñanza de Daniel 9: 27. El Anticristo, tristemente, también tendrá que ver con este asunto, ya que hará un pacto con la nación de Israel que debiera de durar siete años. Ese será un pacto de falsa paz, roto unilateralmente por él a la mitad de esos siete años: <<Y por una semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador>> (Daniel 9: 27) Ese desolador es la Bestia Anticristo; el que un principio se presentará como el benefactor del mundo y de Israel. Recordemos que esa semana ( Shabúa ) en hebreo, se corresponde con una semana de años, es decir, con siete años. A partir de la mitad de esos siete años, el Anticristo pretenderá que le adoren como a Dios, entrando en el futuro templo judío que se ha de construir en Jerusalén (ver 2 Ts. 2: 3, 4), y muchos entonces entenderán que no se trata del Mesías, sino del Antimesías, o Anticristo. Dice Herb Vander Lugt: <<Primero aparece como un dictador benevolente que conquista sin guerra (no tiene flechas); pero una vez se halla firmemente en control de la situación, revela su verdadera identidad como el Anticristo, y sigue en el poder durante cuarenta y dos meses (Ap. 13: 1-10)>> . Esos meses, son los 3 años y medio que se corresponden con la segunda mitad de los siete años mencionados.

El Anticristo y la religión

Otro aspecto importante a resaltar, es el hecho de que ese hombre, por el hecho de estar cabalgando un caballo blanco, a imitación de Cristo, tendrá una vinculación muy especial con lo espiritual y lo religioso; para ello contará con la inestimable ayuda de su Falso Profeta (Ap. 13: 10-17). El vínculo entre él y <<BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA>>, es decir, la Iglesia Católico Romana (Ap. 17), es y será total en un principio. Es más, toda su presentación al mundo, y posterior actuación, nunca estará exenta de misticismo, e incluso de grandes prodigios y señales, todos ellos con la finalidad de seducir, amedrentar y engañar  a las masas (Ap. 13). Veremos mucho más acerca del Anticristo (1 Jn. 2: 18), también llamado <<príncipe que ha de venir>> (Dn. 9: 26); << hombre de pecado>>, <<hijo de perdición>> (2 Ts. 2: 3), <<inicuo>> (2 Ts. 2: 8); <<la bestia>> (Ap. 13: 3, 4), en sucesivos capítulos.

EL JINETE SOBRE EL CABALLO BLANCO TRAE FALSA PAZ A LA TIERRA.

(V. 3, 4) El segundo sello: El jinete del caballo rojo. Violencia generalizada.

<<3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. 4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada>> : El segundo ser viviente que le habla a Juan es el semejante a un becerro (4: 7). Nadie mejor que un toro para anunciar lo que está por venir: Violencia generalizada. Este trasmite a Juan el anuncio de la apertura del segundo sello. El Corderito abre el segundo sello, y sale un caballo rojo ( purrhós : rojo encendido) a escena. Al jinete que lo monta se le da permiso y orden de quitar la paz de sobre la tierra, y de que se maten unos a otros. Para ello, se le da una espada. La espada en cuestión es una <<makharia>> ; una espada corta, el mismo vocablo de Ef. 6: 17; He. 4: 12. A pesar de ser una espada corta, tipo puñal, es grande, porque grande será la masacre que realice. Esto parece dar a entender que se trata, más que de guerra de ejército contra ejército, o de nación contra nación, de violencia generalizada entre las gentes. Dice Herb Vander Lugt: <<La palabra griega que se usa aquí se refiere a una espada romana corta y ancha, o puñal, que no denota guerra internacional, sino una revolución y persecución en la cual la gente se vuelve una contra otra. La palabra griega <<ophazo>> en la frase <<se matasen unos a otros>> denota <<asesinato con violencia>> . Ya que se <<matan los unos a los otros>>, esto descarta el concepto de persecución hacia los cristianos como algunos comentaristas bíblicos han creído entender. Los cristianos se dejarían matar, nunca devolverían mal por mal.

EL JINETE SOBRE EL CABALLO ROJO TRAE VIOLENCIA A LA TIERRA.

(V. 5, 6) El tercer sello: El Jinete sobre el caballo negro. Hambre.

<< 5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano>> : Esta vez, es el tercer ser viviente el que se dirige a Juan, el que tiene aspecto como de hombre (4: 7). Le anuncia que del tercer sello, roto por el Corderito, sale un caballo negro. El negro es símbolo del hambre. El hambre prolongada produce la muerte. El jinete que cabalga el caballo del hambre, lleva en su mano una balanza. Aquí la balanza es designada como instrumento para ajustar al máximo el alimento. En otras palabras, no hay abundancia, todo se ha de pesar ajustándose al máximo porque la escasez de alimentos es notabilísima.

EL JINETE SOBRE EL CABALLO NEGRO TRAE HAMBRE A LA TIERRA.

(V. 6) << 6 Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino>> : Se da una orden de último momento al que monta el caballo negro. La orden viene de Dios y la da alguien entre los cuatro seres vivientes; quizás uno de ellos o alguien que está con ellos; no obstante, la orden es de Dios. La palabra <<medida>>, es realidad un <<quénice>> (gr. Khoínix ). Es una medida para áridos, equivalente más o menos a un litro. Un litro equivale a un kilogramo, más o menos. El denario era el jornal diario de un obrero. Por lo tanto, la deducción es simple: El jornal de un trabajador (un denario), sólo podrá adquirir dos quénices , es decir, dos kilos de trigo, el sustento básico humano. Con dos denarios, por otra parte, sólo se podrán adquirir seis kilogramos de cebada, alimento este más bien reservado a los animales. La carestía de productos alimenticios básicos, va a ser tremenda. ¿De qué  manera se producirá esta carestía? Podemos pensar en varias posibilidades:

Violencia

Por razón de la desaparición de la Iglesia, el mal moral se extenderá como una plaga. Por esa razón, la violencia será un asunto generalizado. Si ya la violencia es noticia diaria, imaginemos cuando no haya nada sobre la tierra que frene a Satanás. Justamente una de las claves que el Señor enseñó acerca del tiempo justo antes de Su segunda venida fue la comparación que hizo con los <<días de Noé>> (Lc. 17: 26). Noé vivó en días muy peligrosos, cuando la violencia era generalizada: << 9 Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. 10 Y engendró Noé tres hijos: a Sem, a Cam y a Jafet. 11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia . 12 Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra>> (Génesis 6: 9-12) . La violencia generalizada hace empobrecer a las naciones. Prestemos atención a Afganistán, por ejemplo.

Catástrofes naturales y provocadas

Grandes catástrofes, en principio de índole natural y provocadas por el hombre son noticia común hoy en día. Imaginemos como será el asunto cuando el enemigo tenga rienda suelta para hacer y deshacer. Nunca olvidemos que <<El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir >> (Juan 10: 10). Que estas catástrofes vienen, es seguro (ver Ap. 8: 6-12). ¡Qué paradoja cuando vemos el tremendo énfasis, a veces tan exagerado que hoy en día se da al asunto de la protección medio ambiental!

Ni con dinero

La desestabilidad que traerá el reinado del Anticristo; sobre todo en el tiempo de la Gran Tribulación, cuando obligará a todos a ponerse la marca de la Bestia (Ap. 13: 16, 17), para poder comprar o vender será absoluta. Aun el que tenga dinero no lo podrá usar sin la marca de la Bestia.

<<...pero no dañes el aceite ni el vino>> : Es interesante este punto. ¿Qué querrá decir esto? Obviamente, la producción de aceite y de vino no será menguada. ¿Por qué?, Vander Lugt dice: <<El mandato de no dañar el aceite ni el vino puede significar que la sequía no dañará viñas ni árboles que tengan raíces profundas>> . Es posible. No obstante, el énfasis de ese tercer sello, es que habrá escasez de productos alimenticios básicos. El vino y el aceite, aunque muy deseables, no se pueden comparar con el trigo y la cebada de los cuales se hace el pan. Y como dice el comentarista de Matthew Henry: <<Si las personas carecen de medios para comprar pan, ¿de dónde podrán comprar vino y aceite?

(V. 7, 8) El cuarto sello: El jinete que monta el caballo amarillo. Muerte. Hambre. Enfermedades y plagas. Fieras .

<< 8 Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra>> : El Corderito abre el cuarto sello. El cuarto ser viviente, el que es semejante a un águila volando, le invita a mirar. Juan lo hace, y ve lo que ve: un caballo ceniciento. Ese color, el amarillo, pálido, es el color de la muerte. En griego ( khloros ), que en realidad significa << verde> >, aquí indica la lividez verdosa; mezcla de verde oliva y verde ceniza, el color de los cadáveres. Ese jinete, sin duda un demonio muy fuerte, se llama Muerte y trae la muerte de muy diversas formas a este mundo descreído. El Hades, que es el infierno, le sigue sentado a la grupa del caballo. Significa que a medida que la gente muere por efecto de Muerte, directamente va a parar a él, y son tantos los que mueren que el Hades casi pierde la capacidad en esos días de absorber tantas almas de muertos. ¿Cuántos son los muertos?, lo dice el versículo: La cuarta parte de la humanidad existente sobre la tierra en esos días. Pensemos, si ahora mismo la población del planeta ronda los seis mil millones de almas, la cuarta parte de esa población corresponde a: ¡Un millón y medio de almas! Esto es más que la población de la China y de Estados Unidos juntas. No se cuántos seremos arrebatados antes, y que por tanto seremos restados de esos seis mil millones; no obstante, aun y así el número es escalofriante. ¿Cómo mueren? De cuatro formas básicamente: Espada; hambre; enfermedades; fieras de la tierra.

Espada : Esta es la <<romfaía>> , o espada larga de dos filos. Esto nos habla de guerras y del efecto de las armas bélicas sobre la cuarta parte de la población mundial. Esta vez sí es guerra como tal.

Hambre: Si el jinete sobre el caballo negro traía el hambre; este jinete, Muerte, trae más hambre por la cual mucha gente de entre la cuarta parte de la tierra morirá.

Enfermedades: Ya tenemos algunas precursoras. El SIDA está causando estragos en todo el mundo. La malaria se ceba en muchos en los países tropicales. Una nueva forma de neumonía, la llamada asiática (SARS), está empezando a causar pánico en actualmente en Pekín, China, Taiwan, Singapur, Filipinas, Vietnam, Honk Kong, Toronto (Canadá), etc... La antigua tuberculosis de nuevo es una amenaza en el primer mundo a causa de la continua emigración de gentes de otras latitudes azotadas por esa terrible enfermedad. No obstante, la humanidad aún no conoce lo que está por venir en cuanto a pestes y enfermedades se refiere. Todo esto es sólo un botón de muestra.

Fieras de la tierra: ¿Realmente animales salvajes o asalvajados? Posiblemente, como consecuencia de la devastación de la humanidad, al quedar despoblado el campo y ser éste infestado. No obstante, la preposición griega en relación a las fieras de la tierra es <<hupó>> , que señala la intervención de un agente personal y responsable. Dicho esto, cabe imaginar sin demasiado esfuerzo que esas fieras de la tierra son en realidad el terrorismo organizado que ya está actuando. Esos terroristas, como agentes, son entrenados y enviados para matar y desestabilizar. Son las nuevas fieras de la tierra.

Comentario final a este apartado

Es verdad que siempre ha habido muertes por armas, hambrunas, enfermedades, etc. Pero aquí la Palabra nos está hablando de algo de lo cual la humanidad no tiene precedente de ello. Entendámoslo, solamente el cuarto jinete acabará con la cuarta parte de la humanidad. Pero, veremos más adelante en el libro, que mucho más está para ser añadido a ello.

EL JINETE SOBRE EL CABALLO AMARILLO TRAE MUERTE A LA TIERRA.

(V. 9-11) El quinto sello: Las almas de los mártires.

(V. 9) << 9 Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían >> : Jesús, el Corderito de Dios, abre el quinto sello del libro que sólo Él puede recibir de parte del Padre, y abrir. Cuando se abre ese quinto sello, inmediatamente Juan, como espectador de las cosas que están ocurriendo ante sus ojos, ve las almas de los muertos en Cristo que dieron su vida por defender la Palabra y por su confesión de verdaderos cristianos. Estos son mártires, y están en el Cielo. Hay que entender que lo que ve Juan es lo que todavía no ha ocurrido, pero lo ve, porque en la economía de Dios, que es atemporal, esto ya está hecho.

<<... vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos...>> : En primer lugar, decir que la traducción literal de los que <<habían sido muertos>> , es <<habían sido degollados >> . Esto es importante, por dos razones. Primera, porque nos revela de qué manera serán ejecutados de forma oficial los mártires durante la Gran Tribulación. Posiblemente serán pasados por la guillotina, tristemente célebre durante la Revolución Francesa. Segundo, porque implícitamente nos está hablando de derramamiento de sangre. Las almas de los mártires que ve Juan en su visión celestial, están a la sazón bajo el altar . Esto tiene un significado concreto. Dice el comentarista de Matthew Henry al respecto: <<Recordemos que en el tabernáculo (y en el templo), había dos altares: El de los perfumes, cercano al velo que separaba el Lugar Santísimo del Lugar Santo; y el de los holocaustos, en cuya base se recogía el resto de la sangre de las víctimas después de haber rociado con ella los cuernos del altar (Lv. 4: 7). Esta sangre era la que, en sustitución de la persona, hacía expiación por los pecados, mientras los restos de la víctima quedaban encima>> . Recordemos que las almas de los mártires están bajo el altar (V. 9) La explicación a todo esto es la siguiente: Según Gn. 9: 4 y, sobretodo, Lv. 17: 11, en la sangre está la vida de la persona o del animal. Aquí aparecen bajo el altar (como el altar del holocausto) las almas (o las vidas) correspondientes a esos creyentes degollados. Esta es la explicación por la cual las almas de esos mártires de la Gran Tribulación están <<bajo el altar>> .

(V. 10) << 10 Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?>> : Estos mártires que están en el Cielo en alma y en espíritu, conscientes y solamente esperando el momento de recibir en la resurrección sus cuerpos glorificados (ver Filipenses 3: 21; 1 Corintios 15: 49, 50-53), <<clamaban a gran voz>> . Esto tiene un paralelismo impresionante con otro pasaje de la Escritura; en lo concerniente al primer mártir de la historia: Abel. Después de asesinar Caín a su hermano Abel por celos, Dios le increpa diciéndole: <<¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra>> (Génesis 4: 10). Encontramos en el comentario de Matthew Henry lo siguiente referente a las almas de los mártires: <<Estas almas (simbolizadas en la sangre) se dirigen a Dios como al Amo, Soberano Señor, que es santo para hacer justicia, y es verdadero y fiel, es decir, fiel y constante, en el cumplimiento de sus promesas, a fin de que haga juicio y vindicación de sus vidas, segadas por la persecución del Anticristo, y acelere así el triunfo total del Señor mediante la implantación del Reino Mesiánico Milenario de Cristo tras la derrota total de sus enemigos>> . No claman por venganza personal. Las almas de los decapitados, claman al Juez del Universo por vindicación*, y para que pronto pueda ser establecido el Reino, y consecuentemente los enemigos de Dios sean destruidos para siempre.

(*) Acción de defender o de exculpar a alguien que ha sido calumniado.

Recordemos que en el tiempo real en el que los mártires decapitados clamarán a Dios por justicia, sobre la tierra el mal y los malvados dominarán por doquier (sólo hasta colmar la medida, y así la ira de Dios se derrame a través de Sus juicios). Es evidente que esos mártires son los de los primeros meses de la Gran Tribulación, es decir, los 42 meses (tres años y medio) antes de la venida en gloria del Señor Jesús. En 7: 9 veremos más acerca de esos mártires que constituirán una gran multitud <<la cual nadie podía contar>> .

( V. 11) << 11 Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos>>: Aunque todavía no disfrutan de la totalidad de la gloria venidera  cuando obtengan sus cuerpos de gloria, se les da un anticipo.

Las vestiduras blancas

El original griego, dice que se dio <<a cada uno una estola blanca>> . Dice el diccionario acerca de lo que es una estola: <<Vestidura a modo de túnica adornada con una franja que ciñe la cintura y pende por detrás>> . Cada uno recibirá una de esas vestiduras. Las vestiduras blancas son símbolo de justicia; la que recibirán de Cristo por ser de Él. Estas vestiduras blancas que cada uno llevará, son confirmación de su salvación. Se les dice que por << un poco de tiempo >> (se entiende de tiempo cronológico, en griego <<khónon mikrón>> ), descansen. Ese descanso, es más que simple descanso, literalmente van a disfrutar un descanso deleitoso, como lo indica el verbo griego: <<anapaúsontai>> . <<... hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos>> : Antes de ver esto, entendamos algo mejor: Estamos en ese contexto, en el tiempo de la Gran Tribulación, posiblemente en los primeros meses de los últimos tres años y medio antes de la venida en gloria del Mesías a la tierra para iniciar el Reinado Milenial. Atención a esto: En ese tiempo, hace aproximadamente tres años y medio que se produjo el Arrebatamiento de la Iglesia y la consiguiente resurrección de los muertos en Cristo. Toda la Iglesia (cada miembro), ya tiene su cuerpo de gloria (ver Filipenses 3: 21; 1 Corintios 15: 49, 50-53), y está en el Cielo. Entonces, van llegando también al Cielo esos mártires de la Gran Tribulación, que no son pocos, si no muchos (7: 9), los cuáles todavía no reciben sus nuevos cuerpos de resurrección. De momento, esos mártires no tienen un cuerpo físico de gloria (como el que tiene Jesús), sino que tienen un cuerpo espiritual solamente. Esta es la situación. ¿Hasta cuándo no podrán recibir sus cuerpos glorificados de resurrección? Hasta que el tiempo de esa Tribulación (unos tres años aproximadamente) acabe, y lleguen al Cielo todos los que aún deberán morir. Entonces todos ellos serán resucitados, y juntos todos, ellos y nosotros, descenderemos con el Señor a la tierra para echar en el lago que arde con fuego y azufre al Anticristo y al Falso Profeta, y ver como el diablo (y sus demonios) es atado por mil años (Ap. 19: 11-21; 20: 1-3).

(V. 12-17) El sexto sello: El resumen de la ira del Corderito.

En el quinto sello encontramos a esos millones de mártires clamando a Dios por vindicación. El sexto sello es la respuesta de Dios a esas oraciones de los justos. El sexto sello resume la ira del Cordero, expresada en juicios terribles que acontecerán hasta la consumación de los tiempos, antes de Su venida en gloria. Todos son desórdenes en la creación. El sexto sello se corresponde en gran parte con Mateo 24: 29, 30 que dice: << E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria>>. El sexto sello contiene los juicios de Dios justo después de la Tribulación; justo antes de la venida del Señor. El profeta Isaías, 700 años antes de Cristo ya profetizó sobre estos hechos de juicio: <<Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso. Por tanto, toda mano se debilitará, y desfallecerá todo corazón de hombre, y se llenarán de terror; angustias y dolores se apoderarán de ellos ; tendrán dolores como mujer de parto; se asombrará cada cual al mirar a su compañero; sus rostros, rostros de llamas. He aquí el día de Jehová viene, terrible, y de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad, y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; y el sol se oscurecerá al nacer, y la luna no dará su resplandor . Y castigaré al mundo por su maldad, y a los impíos por su iniquidad; y haré que cese la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los fuertes>> (Isaías 13: 6-11). La Biblia enseña que Dios es un Dios de orden, pero a causa de la soberbia de los hombres que se constituyen amos de sí mismos y de la creación de Dios, desechando a Dios, el Señor les mostrará que esto no es así, que si Él quita su mano de lo creado, el hombre es incapaz de sostenerlo. Dios ha soportado el mal a través de las edades para dar la oportunidad a todas y cada una de las generaciones a arrepentirse. No obstante, ya llega el momento en el cual la paciencia de Dios ha de interrumpirse para dar lugar a Su justicia, con el fin de instaurar esa justicia y Su verdad en este mundo cuando vuelva Cristo como Rey y Señor. Es difícil entender la magnitud de los desórdenes y catástrofes que se van a producir en esos días que vienen. ¡Que los hombres sean capaces hoy mismo de aprovechar este corto tiempo de gracia que todavía Dios está dando, y se arrepientan de sus pecados, antes que llegue aquel día!

(V. 12) << 12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre>> : El Señor abre el sexto sello, y Juan ve un gran terremoto. No es un terremoto cualquiera, a pesar de lo devastadores que son. Este es un juicio para toda la tierra. En 16: 18, nos da mayor detalle de este u otro terremoto que será el más terrible conocido hasta entonces: << 18 Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra>> . Este terremoto en cuestión, se extiende por toda la tierra. Veremos que acarreará otras terribles consecuencias. Se produce poco después de que la trinidad diabólica haga reunir a todos los dignatarios de la tierra y sus ejércitos en Armagedón (Har Meguiddo) para la batalla del gran día del Dios Todopoderoso (Ver 16: 13, 14, 16).

< <...el sol se puso negro como tela de cilicio...>> : La traducción literal de este pasaje es: <<el sol se puso negro como un saco de crin>> . Se refiere al saco de duelo confeccionado con crines de cabra negras. Jesús predijo cuando esto iba a ocurrir: Después de la tribulación y justo antes de su venida en gloria: <<E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá...>> (Mateo 24: 29) . Recordemos que también lo profetizó Isaías: << y el sol se oscurecerá al nacer>> (Isaías 13: 10). El profeta Joel, varios siglos antes de Cristo, también lo predijo: <<El sol se convertirá en tinieblas...antes que venga el día grande y espantoso de Jehová>> (Joel 2: 31) El día de Jehová en este contexto es el de la venida en gloria de Jesús a derrotar y destruir a la Bestia, su Falso Profeta y todos sus ejércitos.

La luna, cuando se vuelve de color rojo, es debido a un eclipse total. El mismo profeta Joel profetizó al respecto: < <El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre , antes que venga el día grande y espantoso de Jehová>> (Joel 2: 31). Como se ve, esto está en el mismo contexto que la oscuridad del sol, justo antes de la venida en gloria del Señor.

(V. 13) << 13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento>> : Recordemos las palabras de Jesús en el monte de los Olivos: << E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, y la luna no dará su resplandor, y las estrellas caerán del cielo, y las potencias de los cielos serán conmovidas. Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria>> : Evidentemente no se trata de las estrellas tal y como entendemos, ya que las estrellas están a muchos años de luz de la tierra. Además, la palabra griega <<aster>> , la cual usa Juan en su descripción, también se traduce por astro . Un astro es, según el diccionario, un << cuerpo celeste >>; es decir, cualquier objeto que pueda ir por el espacio. Podría llegar un momento cuando los satélites artificiales puestos en órbita alrededor de la tierra caigan; o una lluvia de meteoritos se produzca, o las dos cosas a la vez. Lo cierto es que desde la perspectiva de la tierra, parecerá como que las estrellas se desploman y caen al planeta.

(V. 14) << 14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar>> : Jesús advirtió que justo antes de volver Él en gloria aquí a la tierra, <<las potencias que están en los cielos serían conmovidas>> (Marcos 13: 25) . Algo nunca visto antes ocurrirá en el sistema solar. Quizás los mismos ejércitos celestiales, con el Señor Jesús a la cabeza producirán un efecto sobrecogedor que hará que estas cosas que leemos del sexto sello se cumplan. Al respecto, leemos en el Salmo 68: 17; << Los carros de Dios se cuentan por veintenas de millares de millares ; el Señor viene del Sinaí a su santuario>> . En la epístola de Judas encontramos: <<De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él>> . Es evidente que la aparición de los ejércitos del Señor, los cuáles se mostrarán físicamente, producirá un efecto impresionante, y sacudirá el cosmos. Dice el Señor a través del profeta Hageo: <<Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones>> (Hageo 2: 6, 7)

(V. 14b) <<... ; y todo monte y toda isla se removió de su lugar>> : Más adelante en el libro de Apocalipsis, nos narra con algo más de detalle acerca de esto. En 16: 18, encontramos: << 18 Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra>> . Como consecuencia de este mega terremoto global, y otras razones, ocurrirá lo siguiente (16: 20): << toda isla huyó, y los montes no fueron hallados>> . ¿Cómo podrá ser esto así sin que la tierra quede afectada en su totalidad? No lo sabemos. Dios preservará el planeta en lo básico para que el Reino de Su amado Hijo pueda instaurarse durante mil años, a pesar de la enorme destrucción que habrá por doquier. Jesús advierte en Lucas 21: 25; <<Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas >> . A causa del caos cósmico que se producirá, por la caída de los astros a la tierra, por ese terremoto, y otras razones, el mar engullirá literalmente las islas y los montes caerán.

(V. 15-17) El efecto sobre los hombres

Estos versículos nos describen los efectos que tales cataclismos producirán en las gentes sin Dios de ese período al final de la Gran Tribulación.

(V. 15) <<15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes>> : Siete son las clases diferentes de gentes las cuales buscan inútilmente el esconderse de Dios y de la ira del Corderito en aquel tiempo: 1) Los reyes (presidentes, jefes de estado, etc.); los dignatarios (nobles, ministros, legisladores, jueces, etc.); los ricos o magnates; los jefes militares; los influyentes en la sociedad (artistas, comunicadores, científicos, etc.); la gente oprimida y los ciudadanos normales y corrientes. Es decir, todo el mundo. Setecientos años antes de Cristo, el profeta Isaías dijo al respecto: ( Isaías 2: 10, 11, 19) << Métete en la peña, escóndete en el polvo, de la presencia temible de Jehová, y del resplandor de su majestad. La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová solo será exaltado en aquel día...Y se meterán en las cavernas de las peñas y en las aberturas de la tierra, por la presencia temible de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando él se levante para castigar la tierra>>.

La ira del Cordero

(V. 16) <<... y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero >> : Dice Grau al respecto: <<¿Quién hubiera pensado que era posible hablar de la ira del Cordero?¿No es el cordero el más manso de los animales? Es la ira del amor, del amor despreciado, pisoteado una y mil veces, a pesar de haber llegado hasta lo sumo del sacrificio por nosotros>> .

(V. 17) << 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?>> : Ese día, es el tan anunciado << día del Señor >>, un día que abarca todo el juicio de Dios contra la humanidad rebelde durante el período de la Gran Tribulación, y que culmina con la aparición de Cristo. El día en el que Jesús, el León de la tribu de Judá vuelve a esta tierra a herir con la espada que sale de su boca a las naciones rebeldes, y a regirlas con vara de hierro, porque Él es quien pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso (19: 15). Este es un aviso claro a toda la humanidad, de que se arrepienta y se vuelva a Cristo, porque los juicios vienen, imparables .