Avisar de contenido inadecuado
Expand

La mujer en cristo debe evangelizar a los perdidos.

 

DARLENE PREDICANDO

Capítulo 4
Pasajes Problemáticos Acerca De Las Mujeres En El Ministerio

A. EL DESIGNIO DE DIOS PARA EL HOMBRE Y LA MUJER
1. La Mujer Como Una Ayuda

Dios le dijo al hombre: "No es bueno que el hombre esté solo" (soltero).

Aparentemente, nunca fue el propósito de Dios que el hombre viviera solo. Desde el amanecer de la historia humana, el plan de Dios para el hombre incluyó una mujer o compañera para que estuviera a su lado, para que compartieran mutuamente tanto el trabajo como la vida el uno con el otro, uno al lado del otro: una unidad bajo la dirección de Dios.

A eso es lo que llamamos compañerismo. Éste implica cooperación, unidad, adorar y orar juntos, servir juntos, ministrar juntos y juntos ganar almas.

"Haréle ayuda idónea..."

Esto debe enseñar a los hombres cristianos que sus esposas son sus "ayudas idóneas" en la vida, no sus esclavas o sus sirvientas, mas sus parejas, con quienes compartir y compañeras.

"Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne" (Gn 2:21-23).

"Esa es la manera en que un hombre debe sentirse acerca de su esposa; deberá amarla como a su propia carne" (Ef 5:28, 29).

"Dijo entonces Adán… será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gn 2:23, 24).

Esa es la voluntad de Dios para el hombre y la mujer. Es un compañerismo amoroso. El matrimonio es el estado feliz de un hombre y una mujer, compartiendo juntos sus vidas en amor. Ese fue el propósito que Dios había delineado para ellos.

2. La Mujer Como Una Compañera Sexual
"Por tanto, dejará el hombre… se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gn 2:24).

Es contra la Ley bíblica que una mujer (u hombre) soltera tenga relaciones sexuales. Tiene que permanecer virgen hasta la ceremonia matrimonial. En los tiempos del Antiguo Testamento, si un hombre podía demostrar que la mujer no era virgen cuando se casaba, era llevada ante la puerta de la casa de su padre y los hombres de la ciudad la apedreaban hasta la muerte (Dt 22:20, 21).

En los tiempos del Nuevo Testamento, Jesús mostró misericordia a los que quebrantaban las leyes morales. Él los perdonaba y los restauraba con la siguiente amonestación: "…Ni yo te condeno, vete y no peques más" (Jn 8:11).

No obstante, el sexo era una parte muy importante de la vida matrimonial. Dios había ordenado que las relaciones sexuales fueran disfrutadas en el lugar apropiado y entre las personas casadas legalmente.

Los judíos creían firmemente en esta doctrina, de tal manera que un hombre recién casado era libre de sus deberes militares durante todo un año a fin de que pudiera "...alegrar a la mujer que tomó" (Dt 24:5).

La única restricción era que el esposo y la esposa no tuvieran relaciones sexuales cuando ella estuviera en su período de menstruación (Lv 18:19).

El sexo debería ser disfrutado por la esposa, así también como por el esposo. Dios le dijo a Eva: "...y tu deseo será para tu marido" (Gn 3:16).
Cantares de Salomón presenta a la mujer de manera muy agresiva, quien besa a su marido y lo conduce al dormitorio. Ella le expresa su amor repetidas veces y le motiva para que disfruten de sus relaciones físicas (Cnt 1:2; 2:3-6; 8:10; 8:14).

En los tiempos del Nuevo Testamento, hubo un desacuerdo en la iglesia de Corinto acerca del papel del sexo. Algunas personas al parecer retenían los valores hedonísticos (cualquier cosa que se quisiera hacer sexualmente estaba correcto incluyendo la fornicación, el adulterio, la prostitución y los actos homosexuales).

Otras personas pensaban que el sexo era algo malo y que uno debería abstenerse del mismo en cualquier forma, no tener relaciones físicas: ni siquiera con su propio esposo o esposa legal. (Lea 1 Corintios 7).

Pablo amonestó a los corintios respecto a que el adulterio y la homosexualidad eran pecados y que deberían ser evitados (1 Co 6:9-11).

Pero dijo que los esposos y las esposas deben disfrutar del don del sexo que Dios les ha otorgado en mancomunidad. Pablo instruyó que:

"El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido… No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia" (1 Co 7:3, 5).

3. El Matrimonio Ideal Se Perdió
Adán y Eva estaban contentos y se amaban mutuamente. Eran una sola carne. Pero ese primer hombre y esa primera mujer desobedecieron a Dios, y su pecado trajo sobre ellos el castigo prescrito por Su ley: "El alma que pecare morirá…" (Ez 18:20).

Fueron echados fuera del Jardín del Edén porque no podían vivir en la presencia de Dios después de haber pecado.

Se convirtieron en esclavos de Satanás, a quien habían obedecido. "¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia?" (Ro 6:16). Así que, Adán y Eva tenían un nuevo amo, y ahí fue donde comenzó el gran problema.

En el corazón del hombre y de la mujer la concupiscencia de la carne comenzó a tomar el lugar del amor. La codicia y el mal tomaron el lugar del bien; las pasiones pervertidas tomaron rienda suelta.

A medida que los siglos pasaban, debido a que el hombre tenía un aspecto físico más grande y músculos más fuertes, el mal en su corazón le llevó a convertir a la mujer en su esclava.

En lugar de una ayuda idónea, amorosa y compañera que proteger y cuidar, él la redujo a un medio físico inferior para la satisfacción de su propia concupiscencia o codicia.

4. La Restauración Fue Provista
Debido a las consecuencias maleadas del pecado, gracias a Dios que Él proveyó la restauración para el estado caído del hombre y la mujer: el plan de redención a través del cual la mujer ha sido restaurada a su lugar correcto al lado del hombre.

Ese remedio fue la muerte y sacrificio de Jesucristo nuestro Señor. Él vino para sufrir las consecuencias de todos nuestros pecados, los de las mujeres así también como los de los hombres. Él vino para pagar el precio de rescate por todos nosotros y llevarnos nuevamente a la posición que habíamos perdido ante Dios y entre los unos y los otros.

B. LA TRADICIÓN DE LA IGLESIA
En Mateo 19:3-9, Jesús estableció Su norma para las relaciones del hombre y la mujer. Los judíos del tiempo de Jesús tenían sus criterios, los cuales, habían sido reducidos por Moisés y más tarde por las interpretaciones y enseñanzas del Talmud.

Jesús dejó claro que esas tradiciones no cancelan o anulan el propósito de Dios para el hombre y la mujer. Él vino para establecer la intención y propósito original de Dios. "Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres: mas al principio no fue así".

1. Se Les Ha Prohibido A Las Mujeres Hablar
Los teólogos no han enfatizado el hecho de que la obra redentora de Cristo tenía la intención de restaurar el propósito original de Dios y de tomar a la mujer a su lugar original: al lado del hombre. Así que, a menudo les prohibían a las mujeres que hablaran en la iglesia.

Han pasado casi 2,000 años desde que Jesús restauró el lugar de las mujeres; sin embargo, todavía hoy, la tradición de la iglesia les prohíbe predicar o enseñar.

El respaldo de los teólogos para esta restricción, está basada en algunas instrucciones prácticas apostólicas expuestas por Pablo para remediar ciertos abusos surgidos entre las recientes mujeres liberadas (y sin educación).

Pablo simplemente estaba reforzando las normas básicas de la etiqueta y protocolo.

La libertad para que las mujeres oraran y profetizaran en las reuniones o cultos religiosos era tan nueva, que causó algunos problemas dentro de las iglesias donde los judíos y gentiles adoraban juntos.

No fue fácil para los primeros judíos cristianos aceptar esa nueva igualdad espiritual para las mujeres. La idea de que ellas tomaran parte en las ceremonias religiosas era muy remota, pues lo consideraban como un sacrilegio. Las mujeres no eran ni aun permitidas en la corte de adoración en el templo judío.

Aquellos judíos que se habían convertido a Cristo, permanecían en las costumbres antiguas. Los creyentes judíos todavía permanecían en las leyes del Antiguo Testamento como su fuente de alimento (lea la Sección: "Los 500 Años Entre Los Testamentos").

Ellos continuaron la práctica de la circuncisión, y aún tenían a maestros judíos que entre los gentiles insistían que deberían ser circuncidados. Por consiguiente, las mujeres, al permitírseles la libre expresión en la Iglesia, no fueron ciertamente la menor de sus molestias.

La tradición judía prohibía que las mujeres hablaran en las sinagogas. Aunque no existía autoridad bíblica para respaldar tales normas, los judíos creyentes todavía insistían sobre la permanencia a sus tradiciones religiosas.

2. Arreglos Especiales Para Los Asientos
Sus arreglos para los asientos en los lugares de adoración, fue una aceptación general de la tradición del templo judío. Siempre había existido una área restringida para las mujeres, sección ubicada en la parte trasera de las sinagogas y limitada para las mujeres, donde sus críticas y habladurías no interrumpieran la adoración sagrada.

Los hombres que siempre habían sido los instrumentos santos de Dios, ocupaban la sección principal donde pudieran ejercer la adoración espiritual, conducir sus servicios o reuniones, debatir y discutir los asuntos diarios, asuntos de negocios, problemas y oficiar en sus ceremonias.

(En las iglesias en algunos países, Egipto como un ejemplo, todavía sientan a las mujeres en una sección separada.)

En lo que a las mujeres se refería en la época de Pablo, eran consideradas generalmente un poco más que bienes muebles humanos, usualmente sin educación, sin cultura y faltas de experiencia.

En la nueva revolución cristiana, los judíos varones que se convertían, admitían a regañadientes el hecho de que las mujeres pudieran ser salvas.

Al considerar los prejuicios que tenían contra las damas, resultaba ser una agonía mental integrarlas al santuario, y estaba fuera de todo debate que esas "criaturas inferiores" pudieran hablar o enseñar. La superioridad del hombre no podía tolerar ese grado de indignidad.

La nueva libertad descubierta por la mujer en Cristo, estaba en conflicto directo con el antiguo sistema judío, y el resultado fue la aceptación general de una barrera distinta entre el varón y la hembra entre aquellos cristianos primitivos.

3. La Necesidad Del Orden Y Dignidad
Para hacer la cuestión peor, las mujeres no eran usualmente educadas y tendían a hacer ostentación de su nueva libertad como cualquier pueblo oprimido o esclavizado que es puesto en libertad repentinamente.

Ellas siempre habían sido mantenidas fuera, en la corte de las Mujeres. Ahora podían entrar al interior del edificio donde pudieran ver y escuchar todas las cosas.

Esto era intrigante, encendiendo sus espíritus. Algunas eran elocuentes, otras tempestuosas y clamorosas, aun otras eran insaciablemente curiosas e inquisitivas.

Esta era una nueva dimensión. Pero su presencia y palabrería, eran ofensivas para los hombres judíos que ya estaban extenuados hasta los límites con esa nueva libertad que permitía a las mujeres la entrada dentro de las asambleas con los adoradores masculinos.

Cuando esas mujeres escuchaban discusiones en la iglesia, algunas de ellas no podían resistir dar aclamaciones o gritos a sus esposos solicitándoles explicaciones; tal vez alguna podía objetar a cierto asunto o entrar en la discusión o proponer una pregunta o aun dar una profecía e interpretación, y usualmente en una manera desordenada, gritando desde la sección de las mujeres para ser escuchadas de parte de los hombres.

Recuerde, esta agitación fue la expresión de las primeras mujeres liberadas del mundo. Ellas no estaban entrenadas o disciplinadas en su nuevo papel de la libertad en Cristo. El sentarse dentro de la iglesia para ver y escuchar todo por primera vez, era una experiencia abrumadora. No habían aprendido a restringirse a sí mismas; así que, hablaban sin pensar cualquier cosa que sentían.

Pablo estaba tratando de establecer orden y dignidad en esta nueva libertad cristiana. Parecía completamente inapropiado, para él o aquellas mujeres, hacer ostentación de su nueva libertad y gritar desde la parte de atrás: "la Corte de las Mujeres". No era apropiado que ellas formularan preguntas y afirmaran su nueva libertad por medio de exponer profecías o argumentar sobre puntos doctrinales. No era conforme a la costumbre el que las mujeres enseñaran a los hombres ideas que consideraran que les hubieran sido reveladas.

Los niños llorando y las mujeres dando clamores para llamar la atención de los hombres, eran unas exhibiciones ignominiosas y un bochorno para los varones judíos recién convertidos. Pablo sabía que algo debería hacerse al respecto. Aquellas mujeres estaban explotando su nueva libertad y tenían que ser enseñadas a bregar con su nuevo papel de emancipación en Cristo.

Esta es la situación del contexto en el cual Pablo expuso las instrucciones concernientes a la conducta de las mujeres en un servicio o reunión de la iglesia.

No era apropiado que aquellas mujeres enérgicas y sin entrenar se levantaran para interrumpir una asamblea. Algunas de ellas eran lo suficientemente impulsivas, en su estado inconvencional, para tomar un asunto con los hombres en discusión pública, argumentar o persuadir la opinión pública por medio de enseñar su punto de vista abiertamente. Imagine el tumulto y agitación que una mujer aldeana de fuertes convicciones podría causar en una situación como esa.

Puedo entender esto porque he estado en muchos países donde las mujeres todavía están encadenadas por las costumbres tribales, son vendidas y compradas como animales, poseídas y usadas por los hombres. En muchas áreas, a las mujeres se les prohíbe participar en los ritos paganos o asistir a los sacrificios. Ellas son oprimidas y no tienen libertad de expresión.

En muchos países de hoy, cuando sus habitantes se convierten y tales mujeres descubren su nueva libertad en Cristo, les toma buen tiempo poder ajustarse a su nuevo papel como mujer libre en Cristo.

En las áreas subdesarrolladas, he visto la misma confusión que Pablo experimentó. Le he tenido que decir con toda sinceridad a las mujeres incultas de esas aldeas que guarden silencio, que esperen hasta que lleguen a sus casas para que discutan el asunto. Era inapropiado, para las mujeres, que se pararan públicamente a discutir un punto mientras estaban dándole de mamar a su niño con sus senos de fuera.

En algunas áreas de los musulmanes, las mujeres todavía usan velos porque es una desgracia para ellas el que cualquier hombre, que no sea su esposo, la vea con la cara descubierta.

Muchas veces les he dicho a los musulmanes que traigan a sus esposas a los servicios o campañas, lo cual, es una experiencia muy extraña para ellas.

Las he visto emocionarse de tal manera, con relación al mensaje del evangelio, que interrumpen nuestros cultos con sus discusiones en voz alta, exclamaciones espontáneas, formulaciones de preguntas a sus maridos solicitando explicaciones acerca de lo que he hablado, etc.

Esta es la situación que Pablo afrontó, y él tenía que buscar un remedio práctico para salvar a la Iglesia de la división y vergüenza.

C. PASAJE PROBLEMÁTICO # 1: SE LES PROHIBE HABLAR
Un pasaje usado para silenciar a las mujeres, es el hallado en 1 Corintios 14:34, 35: "Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación". Si Pablo hubiera tenido la intención de que esto fuera un mandato absoluto contra cualquier mujer para que no abriere su boca o utilizara su libre expresión en cualquier forma en un servicio en la iglesia, sería una contradicción clara contra las instrucciones del mismo Pablo en unos capítulos previos a este pasaje.

En el capítulo 11 de esta misma epístola, Pablo expone instrucciones claras sobre el modo y conducta con la cual las mujeres (y los hombres) deben orar y profetizar.

Después de estas claras instrucciones concernientes a la participación de las mujeres en los servicios de la iglesia, ¿acaso Pablo se vuelve para revocar o anular tales instrucciones y tapar la boca de todas las mujeres hasta el estado de que sean mudas en la iglesia? ¡Por supuesto que no! Eso no tiene sentido alguno.

1. Tres Palabras Explicadas
En el pasaje anterior, tres palabras necesitan ser explicadas si es que vamos a entender lo que Pablo estaba enseñando a los corintios. Esas tres palabras son: mujeres, hablar y dijo.

a. Mujeres. El término mujeres en este pasaje viene de la palabra griega gune, que significa una esposa (no meramente cualquier mujer). Estas son instrucciones específicas para las esposas.

b. Hablar. La palabra hablar viene de la raíz griega laleo, que significa un discurso prolongado o desatinado; ponderar y llamar a alguien (que esté al otro lado de la sala) sin los modales debidos o respeto hacia los demás.

c. Decir. En contraste con la palabra laleo, la palabra decir viene de la raíz griega lego, que significa "extender" (una idea o doctrina) en palabras usualmente arrogantes o sistemáticas ("...como también la ley lo dice").

Lego es animado, pero laleo es desanimado.

Una traducción ampliada de los dos versículos anteriores (1 Co 14:34, 35), podría leerse como sigue: "Que vuestras mujeres se abstengan de hablar [laleo], evitando la interrupción de los servicios de la iglesia con sus discursos desatinados [palabrerías] y saturadas de jactancias altaneras, llamando a los demás de manera irrespetuosa o sin consideración hacia los demás en la iglesia, porque no les es permitido a ellas hablar [laleo: interrumpir con un discurso extenso o desatinado o llamando en voz alta a otros], sino que se les ordene que estén bajo la obediencia, como también lo dice [lego: estableciendo (una idea o doctrina) en palabras de un discurso sistemático] la ley. Y si desean saber acerca de cualquier cosa, que pregunten a sus maridos en casa, porque es indecoroso que ellas hablen [laleo] en la iglesia".

2. El Comportamiento Ordenado Es Necesario
Estuve en Israel hace muchos años ministrando en una congregación de habla árabe. Cuando iba de lleno en el mensaje, una dama comenzó a gritarle a otra que estaba al otro lado del auditorio. Se hablaron a intervalos durante varios minutos. Tuve que detenerme y esperar. Le dije a mi intérprete: "¿De qué están hablando?" "¡Oh!", replicó, "ella le estaba preguntando a la otra acerca del precio de los huevos y de diferentes verduras en el mercado hoy. La otra dama le estaba contestando".

En ese momento interrumpí a la dama y le pedí bondadosamente que se sentara y se callara. Luego le ordené a esa iglesia árabe: "Vuestras mujeres callen en la iglesia. Si ustedes no se callan, les voy a pedir que se vayan. Están interrumpiendo el sermón y mostrando falta de respeto a la Palabra de Dios y a los demás en el servicio".

Como resultado de esta experiencia, entendí perfectamente el problema que afrontó Pablo en la iglesia de Corinto.

Él no estaba negando a las mujeres la libre expresión del ministerio en la oración, profecía, sanidad y otros ministerios.

Él estaba tratando de enseñarles buenos modales a mujeres gentiles no educadas, faltas de experiencia, y cuyo modo de comportarse era ofensivo a los miembros judíos más cultos de la Iglesia, y cualquier otro visitante que pudiera estar en el servicio. "Si, pues, toda la iglesia se reúne… y entran indoctos o incrédulos, ¿no dirán que estáis locos?" (1 Co 14:23).

Pablo estaba preocupado por la opinión pública. La conducta apropiada y civilizada, era necesaria para realzar los servicios públicos de los corintios. Ellos eran tan incautos que hasta se emborrachaban durante la observación de la Santa Cena (1 Co 11:20-26).

Estos problemas de falta de buenos modales, civismo, cortesía común y decencia en el protocolo, eran temas importantes en la enseñanza de Pablo. Él no estaba dando su brazo a torcer en el asunto de permitir que las mujeres hablaran para interrumpir los servicios de la iglesia; no obstante, esto no significaba que estaba opuesto a que las mujeres participaran y hablaran en los servicios de la iglesia.

3. La Traducción De Una Mujer
Montgomery, es la única mujer que conozco que ha producido una traducción del Nuevo Testamento completo del griego al inglés. Ella da una traducción interesante del pasaje bíblico mencionado anteriormente.

Versículo 34, "Ustedes los corintios dicen: Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley lo dice".

El punto de vista de Montgomery es que cuando Pablo escribió los versículos 36 y 37, él estaba retando la enseñanza de los corintios y ordenándoles que no enseñaran eso. Pablo estaba retando el concepto de que las mujeres no hablaran mientras se conducían los servicios.

Versículo 36, "¿Acaso ha salido de vosotros la palabra de Dios, o sólo a vosotros ha llegado?" (¿No implican estas preguntas que Pablo está retando esta enseñanza?).

Versículo 37, "Si alguno se cree profeta o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor" (1 Co 14:34, 36, 37). En otras palabras, Pablo está diciendo: "Haced lo que os mando; no os enseñéis doctrinas falsas concernientes a las mujeres y su participación en la iglesia". Mi creencia personal es que el texto griego sostiene la primera tesis que explica el término laleo: que es traducido hablar.

No obstante, la opinión de Montgomery puede que tenga alguna validez. Ambas explicaciones derraman interesante luz sobre un pasaje que ha sido mal interpretado y aplicado equivocadamente en las iglesias.

D. PROBLEMAS BÍBLICOS # 2: PROHIBIDO ENSEÑAR
En otra carta, Pablo escribió: "La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio" (1 Ti 2:11, 12).

1. Verdadero Significado
La palabra enseñar es la clave para entender este pasaje bíblico en cuestión. La palabra griega es didaskaleo, que significa instruir o enseñar doctrina.

a. Las Mujeres No Podían Establecer Doctrinas. Las mujeres no estaban autorizadas a establecer normas doctrinales. Esa era una función manejada por el consejo apostólico (lea Hechos 15).

"Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en partimiento del pan y en las oraciones" (Hch 2:42).

El consejo apostólico era el que establecía las normas doctrinales, y las mujeres que ministraban tenían que respetar las mismas, no enseñando cosas contrarias a la sana doctrina. Tal regla no era sólo para las mujeres, sino también para los hombres. "…Himeneo y Fileto… que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos" (2 Ti 2:17, 18). Esos dos hombres se apartaron de la doctrina de los apóstoles y fueron condenados.

La profetisa de la iglesia de Tiatira hizo lo mismo (Ap 2:20). La iglesia fue reprendida por permitir ese distanciamiento de la doctrina de los apóstoles.

Habiendo expuesto lo anterior, veamos cómo una traducción extendida de este pasaje bíblico se leería. "Pero no permito que la mujer enseñe doctrina contraria a la ya establecida por los apóstoles, y usurpar de esa manera la autoridad sobre ellos; sino permanecer calladas" (1 Ti 2:11, 12).

Es evidente que a Pablo le preocupaba que las mujeres que establecían doctrinas podrían conducir al engaño, mientras que los hombres son menos prestos para ello.

"Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión" (1 Ti 2:14).

b. Las Mujeres No Deberían Tener Dominio "Sobre Los Hombres". Otra traducción de este versículo sostiene la interpretación anterior.

"Pero no permito que la mujer tenga dominio sobre el hombre ni que usurpe la autoridad sobre el varón…" (1 Ti 2:11, 12). Esta traducción es exacta si la coma (,) es dejada fuera del versículo (como en la Versión del Rey Jacobo). La cuestión reside en la expresión sobre el hombre (varón), que significa ejercer autoridad (del griego exousia) sobre el hombre. Para mayor información sobre esto, lea 1 Corintios 11:1-5.

2. Las Mujeres Deberán Compartir En El Ministerio
Para concluir este punto considere lo siguiente: A pesar de cómo uno vea esto, es cierto que la idea de que las mujeres se sienten en los servicios o reuniones sin participar, es totalmente incongruente con el gran cuerpo de Escrituras ya discutidas, las cuales, muestran lo contrario.

Las mujeres deben compartir el ministerio de ganar almas. La oración, la profecía, los milagros y el testificar de Cristo, son para las mujeres también. No veo en la escritura diferencia entre los hombres y las mujeres en el ministerio, si ambos observan las fronteras doctrinales explicadas arriba.

Esto es importante porque las mujeres constituyen un enorme ejército de ganadoras de almas para compartir el ministerio de evangelismo comisionado por Cristo.

En muchas organizaciones eclesiásticas, a las mujeres se les prohíbe hablar o enseñar debido a ciertas declaraciones hechas por Pablo. Estas instrucciones prácticas fueron necesarias debido a circunstancias completamente ajenas para la mayoría de las iglesias en nuestra generación.

a. La Mujeres Como Maestras. Pablo escribió a Tito instruyéndole sobre el papel que las mujeres tenían como maestras. Instruye a "Las ancianas asimismo sean… maestras del bien; que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada" (Tit 2:3-5).

Se debe notar que la palabra enseñar usada en esta instrucción a las mujeres, es la misma palabra griega (didaktikos) usada cuando fueron señaladas las características para los rangos de Obispo y Diácono (lea 1 Timoteo 3:2; 2 Timoteo 2:24) quienes deben ser "aptos para enseñar [didaktikos]".

E. MUJERES FUERA DE LOS SERVICIOS DE LA IGLESIA
Si su iglesia insiste en que el bozal primitivo deba ser puesto sobre las mujeres cristianas modernas "en las iglesias", no existe restricción bíblica sobre el ministerio de las mujeres cristianas FUERA DEL SANTUARIO, y es ahí donde el ministerio de ganar almas es más efectivo.

La esposa de un evangelista prominente preguntó lo siguiente:

"¿Por qué deben las mujeres sentirse limitadas en su ministerio aun cuando sean silenciadas dentro de la iglesia?

El mensaje, testimonio y ministerio cristiano de las mujeres, se necesita un millón de veces más afuera del santuario que en el interior."

1. El Mundo Completo Es Nuestro Campo
"Las mujeres no necesitan sentirse despojadas cuando no se les permite hablar dentro de la iglesia. El ministerio y mensaje de las mujeres tiene más valor ALLÁ AFUERA: DONDE ESTÁN LOS PECADORES.

Así que, en lugar de quejarse acerca de las pequeñas esquinas a las que estamos restringidas como mujeres, debemos levantar nuestros ojos y mirar a los campos de TODO EL MUNDO, donde la interpretación tradicional de las restricciones de Pablo no se aplica."

2. ¿Dónde Están Los Límites?
"Si nos sentimos obligados a obedecer las restricciones dentro de los cultos o servicios de la iglesia, ¿acaso no deberíamos sentirnos igualmente obligados a obedecer a Jesucristo fuera del santuario? ¿Acaso debemos otorgar mayor obediencia a la tradición que a Cristo?"

Así que, ¿dónde nos proponemos establecer nuestras fronteras para las mujeres?

La tradición dice: "Está bien que la mujer enseñe una clase de escuela dominical o en algunos grupos hasta ponerse de pie a testificar acerca de lo que Cristo ha hecho por ella. Otros permiten que las mujeres sean misioneras en países extranjeros o que ministren en una casa, pero nunca que predique o enseñe.

No obstante, debemos tener cuidado a fin de evitar dar comienzos a las contiendas o divisiones inconsistentemente. Por ejemplo: Si una mujer puede salir fuera de la iglesia y testificar, ¿podría ella incluir Escrituras en su testimonio? Si puede, ¿cuántas, antes de que considere que está predicando?

Si ella le testifica a un pecador, imagine que se congregue un grupo a su alrededor. ¿Podría testificarle a diez o a cien o a mil? ¿En qué punto su testimonio excedería los límites de una mujer? ¿Cuántos podrían congregarse antes de que ella tenga que callarse y llamar a un hombre para que tome su lugar?

Si le testifica a un pecador en el metro o en una casa privada, ¿podría testificar a uno en la calle o en el parque o debajo de una carpa que ella decida levantar? ¿En qué punto deberá ser prohibido su evangelismo personal?

Si ella testificara a lo largo de una senda, imagine que se congrega un grupo, ¿podría ella subirse a una peña, para que la puedan escuchar? Imagine que testifique desde una acera, ¿podría subirse sobre unos escalones y hablar en voz alta, a fin de que la audiencia le escuche?

Si es así, ¿podría ella subirse sobre una caja o silla o plataforma? Precisamente, ¿cuán alto podría ella hablar o cuán alto podría ascender antes de que pueda cruzar los límites prohibidos para una mujer y penetrar dentro del dominio del hombre?
Si ella ora con un pecador, ¿podría orar con dos o diez o con cien a la vez? ¿Cuánto es demasiado para una mujer?

Si ella puede testificar, ¿podría enseñar o predicar? ¿Cuál es la diferencia? ¿Quién está dispuesto a dividir estas diferencias entre testificar, predicar, enseñar, evangelizar, o hablar, a fin de que las mujeres conozcan si deben obedecer a Jesucristo FUERA DEL SANTUARIO tanto como deberían obedecer la tradición DENTRO del santuario?

¿Acaso deberá el ejército de mujeres cristianas de cultura, educación y calificadas, continuar en silencio en el evangelismo debido a las dos instrucciones expuestas por Pablo a un grupo de mujeres sin cultura, sin educación, quienes hablaban a sus maridos gritando desde la parte de atrás de la asamblea acerca de asuntos que para ese tiempo no estaban entrenadas para discutir?

¿Acaso deben las mujeres cristianas modernas ser restringidas por las costumbres arcaicas?

Para mí, parece irracional atar a un ejército de mujeres cristianas. Es evidente que estamos condenando las almas perdidas al infierno por medio de restringir a las mujeres del ministerio mundial del evangelismo. El poner bozal a su testimonio dinámico para Cristo, cuando este siglo está decayendo tan rápidamente, es una tragedia.

3. Anímelas A Ir
Miles de mujeres cristianas firmes, se alegrarían de marchar adelante a evangelizar pueblos para Dios, si no fuera porque están ligadas por estas ataduras. ¿Cómo podemos nosotros los hombres cristianos responder entonces ante la sangre inocente de los millones de almas perdidas, quienes podrían ser salvas a través del evangelismo de valerosas mujeres de Dios, si fueran animadas a salir adelante?

No puedo evitar hacerme la siguiente pregunta: "¿En qué medida sería un pecado el que las mujeres cristianas salieran fuera del edificio de la iglesia a evangelizar y ganar almas, cientos o aun miles de seres eternos, aun cuando las órdenes de Pablo a esas mujeres sin cultura y alborotadoras, sean aplicadas a las mujeres modernas y educadas de este siglo?

Prefiero retar a las mujeres a lanzar sus redes de pesca para Cristo de la misma manera en que organizan y operan sus asuntos de negocios.

Y si es un pecado delante de Dios para ellas ganar o pescar muchas almas, entonces, dejemos que su pecado sea cargado a mi cuenta. Y creo que hay muchos otros líderes cristianos que se sienten de igual manera.

Por tanto, unámonos en oración por un ejército de mujeres o damas espirituales que barran el mundo para Jesús.

4. Jesús Escogió Una Mujer
Una de las Escrituras más significativas en el Nuevo Testamento es la registrada en Juan 20:18. La traducción de la "Biblia Viviente" dice: "María Magdalena encontró los discípulos y les dijo: ‘He visto al Señor'. Luego ella les dio su mensaje".

No sé por qué los hombres no estuvieron allí la mañana en que nuestro Señor resucitó. Ellos habían escuchado Sus palabras. Él les había dicho que resucitaría. Pero estaban demasiado temerosos y demasiado escépticos.

Pero María Magdalena estaba allí. Ella vio al Señor y Él la llamó por su nombre. Ella tuvo una visita con el Señor Resucitado.

Jesús escogió a una mujer para que fuera la primera en proclamar la resurrección. María Magdalena predicó el primer sermón anunciando que Cristo resucitó.

El mensaje de la resurrección es el fundamento del cristianismo. "Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun estáis en vuestros pecados" (1 Co 15:17).

Romanos 10:9-10 vincula la salvación de cada persona con la creencia de "que Dios había levantado a Jesús de los muertos" y con la confesión de tal hecho ante el mundo.

La RESURRECCIÓN es el mensaje más grande de la Iglesia, y Jesús ordenó a una mujer para que fuera la primera en llevar ese mensaje. Él dijo: "Ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios" (Jn 20:17).

Considere esto detenidamente: Jesús envió una mujer a proclamar el mensaje más grande de la Iglesia A LOS APÓSTOLES MISMOS.

¿Acaso podemos prohibir a las mujeres hacer lo que Jesús le dijo a una mujer que hiciera?

¿Acaso debemos fijar límites en el testimonio de una mujer acerca de Cristo, cuando Él escogió a una mujer para que llevara el primer mensaje de la Iglesia después de Su resurrección, el mensaje más vital y poderoso en el cristianismo: que "CRISTO RESUCITÓ"?

¿Deberíamos atrevernos a sofocar a las mujeres cristianas o limitar el número de personas a quienes puedan testificar, cuando Cristo usó a una mujer para proclamar el mensaje fundamental en el cristianismo para los mismos apóstoles líderes de la Iglesia? María Magdalena fue la "que les llevó el Mensaje de Cristo".

5. Si Yo Fuera Una Mujer
¿Pueden las mujeres cristianas continuar en silencio, cuando tantas mujeres en la Biblia fueron mensajeras para Dios?

¿Acaso las mujeres cristianas usaron las palabras de Pablo como una excusa para hacer poco o nada en el ministerio de evangelismo? ¿Es ello una conveniencia para su propia carencia de consagración y ánimo para ganar almas?

¿Están las mujeres cristianas dispuestas a aceptar tantos límites en el ministerio de Dios del Evangelismo, cuando las damas del mundo están sosteniendo su influencia y efectividad en los negocios, ciencia, medicina, política y gobierno?

Si yo fuera una mujer, desearía obedecer a Jesucristo fuera de la iglesia por lo menos tanto como obedecería la tradición dentro de la Iglesia.

Si yo fuera una mujer, desearía ser considerada una cristiana, una creyente, una seguidora de Cristo, una trabajadora del evangelismo personal para Él, una mensajera de la resurrección, una ganadora de almas.

Si yo fuera una mujer, desearía realizar la obra de una cristiana. Desearía dar a entender a todos que Cristo vive en mí, que Él sirve a través de mi persona, que habla a través de mi vida, que ama y ministra a través de mí, que mi cuerpo es Su cuerpo, que Él puede continuar Su ministerio A TRAVÉS DE MÍ, que así "como Dios envió a Cristo al mundo, de la misma manera me envía al mundo" (Jn 17:18; 20:21 parafraseado).

Si yo fuera una mujer, quisiera hacer las cosas que Cristo le dijo a los creyentes que hicieran, aun cuando tuviera que sufrir persecución por hacerlo. Mi Señor sufrió por mí. Estaría dispuesto a sufrir por Él.

Si fuera una mujer, desearía ser una de las personas sabias que "escuchó los dichos de Cristo y los HIZO" (Mt 7:24), edificando mi ministerio de ganar almas sobre la roca de la fe y la acción.

Si yo fuera una mujer llena del Espíritu Santo (Hch 1:8), querría ser un testigo de Cristo "tanto en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y en todos los confines de la tierra".

Si yo fuera una mujer, me regocijaría porque el profeta Joel dijo: "Derramaré de mi espíritu sobre TODA carne; y vuestros hijos y VUESTRAS HIJAS profetizarán" (Jl 2:28), y debido a que el Apóstol Pedro predicó que "sobre mis siervos y SOBRE MIS SIERVAS en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán" (Hch 2:18).

Estaría tan contento de que la palabra hebrea usada por Joel signifique:

"Hablar o cantar por inspiración; predecir o dar un discurso"; y que la palabra griega usada por Pedro signifique: "Hablar bajo la inspiración divina; ejercer un oficio profético; un orador inspirado".

Si yo fuera una mujer, me regocijaría de que Jesús nunca tuviera acepción de personas, ni hiciera diferencia alguna entre los sexos. Estaría impresionado por las diferentes mujeres que estuvieron asociadas con Su vida y ministerio.

Quisiera ser la más vil de las mujeres de Samaria, quien tan pronto como creyó en Él, dejó el cántaro de agua y salió corriendo hacia la ciudad para evangelizarla para Jesús. Juan 4: "…salieron de la ciudad, y vinieron a él… y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él…" por el testimonio de UNA MUJER (vs 30, 39).

6. Ministerio Ilimitado
Las mujeres tienen un papel divinamente privilegiado en la vida. Ellas cargan con muchas de las responsabilidades del hogar además de tener que estar sujetas a sus maridos en el Señor. También ejercen una influencia incomparable sobre sus maridos y la familia como un todo.

Alguien ha dicho: "La mano que mece la cuna, es la mano que gobierna al mundo".

La maternidad es una santidad privilegiada de vida que excede las remuneraciones y alegrías de cualquier cosa que un hombre pueda experimentar alguna vez.

La gracia natural e influencia de una mujer es excelente y remuneradora por sobre cualquier virtud.

Las mujeres tienen un ministerio ilimitado si ellas desean hacer lo que Jesús dijo que hicieran: que testificaran, que ganaran almas, que evangelizaran; su campo es EL MUNDO.

Que ninguna mujer se preocupe por las restricciones impuestas sobre su ministerio en las pequeñas esquinas de nuestro mundo llamadas los edificios de la Iglesia, cuando no hay límites impuestos sobre nosotros FUERA DEL SANTUARIO.

El ministerio que Jesús depositó sobre Sus seguidores cuando Él se fue al cielo, puede ser ejercido únicamente fuera de las iglesias. Afortunadamente para las mujeres, no hay tradiciones o escrituras que prohíban su ministerio allá afuera.

Así que, el mensaje de esta sección es dirigido a las mujeres al igual que a los hombres: a que salgan afuera donde están los pecadores, SALIR A LA ACCIÓN FUERA DEL SANTUARIO, a las avenidas y encrucijadas saturadas de transeúntes de la sociedad; fuera en los paseos públicos, cinemas, parques, en las tiendas, en las casas, en las casas movibles, debajo de los árboles, en los teatros y a contarle a todo el mundo: "He visto al Señor, luego ELLA LES DIO SU MENSAJE" (Jn 20:18).

{
}
Expand

La mujeres deben servir en el ministerio.

 

12514

1566

9012

Capítulo 3
Mujeres Del Nuevo Testamento En El Ministerio

Introducción

En los tiempos del Nuevo Testamento, las mujeres judías habían dejado de ser activas en la adoración en el templo o las sinagogas. Tradiciones talmúdicas (algunas veces referidas como la Ley Oral) habían relegado a las mujeres a papeles inferiores y a veces subordinados, por no decir antibíblicos.

Aunque había un área especial en el templo conocida como la "Corte o Patio de las Mujeres", no se les permitía a ellas pasar al patio interior.

Fuentes adicionales a las bíblicas nos dicen que las mujeres no podían leer o hablar en las sinagogas, pero podían sentarse y escuchar en la sección especial para las mujeres. Ahora, puede que las mujeres pudieran entrar únicamente en las sinagogas que operaban bajo los principios helenísticos.

El templo judío de los días de Jesús enfatizaba las distinciones étnicas y masculinas-femeninas en sus prácticas religiosas. Había seis cortes y recámaras separadas:

• En la parte externa, La Corte de los Gentiles para los extranjeros;
• En la próxima Corte ningún Gentil podía entrar, la cual incluía:
* el área restringida o Corte de las Mujeres;
* Y la Corte de Israel para los varones judíos;
• La Corte que conducía al Lugar Santo, al cual solamente los sacerdotes podían entrar;
• El Lugar Santo;
• El Lugar Santísimo.

Un cuadro diferente se revela en el ministerio de Jesús. Lucas 8:1-3 indica que Jesús le dio la bienvenida a algunas mujeres como compañeras de viaje. Él animó a Martha y a María para que se sentaran a Sus pies como discípulas (Lc 10:38-42). El respeto de Jesús por las mujeres fue algo sorprendentemente nuevo y en completo contraste con el de los fariseos y saduceos.

En la obra redentora de Cristo, todas esas paredes divisorias fueron derrumbadas a tierra, y cada creyente, sin importar la raza, el sexo u otra distinción, tiene el mismo acceso a Dios. "Porque el es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación" (Ef 2:14).

La nueva Dispensación cristiana introdujo una nueva era. En Cristo, todas las divisiones fueron canceladas entre los judíos y gentiles, entre hombres y mujeres y entre sacerdotes y laicos (Ap 1:6).

"Porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Ga 3:27, 28).

A. MUJERES EN LA VIDA DE CRISTO
1. María: La Madre De Cristo

María, la Madre de Cristo, fue una mujer santa y buena. De hecho, ella tiene que haber recordado el ejemplo de Ana, ya que su canto de alabanza a Dios era similar al canto de Ana (1 S 2:1-10).

"Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley" (Ga 4:4).

Es cierto que la mujer, Eva, se rindió primero ante la tentación del pecado y luego tentó a su esposo.

Pero no olvidemos que fue una mujer, María, quien fue el vaso obediente, por medio de ofrecer su cuerpo, para que Cristo fuera concebido del Espíritu Santo en su vientre.

Fue a través de la mujer que el Salvador del mundo nació. Así que, si culpamos a una mujer, Eva, por la caída del hombre, celebremos con aclamaciones por otra mujer, María, porque fue el vaso a través del cual la humanidad recibió al Salvador.

2. Ana: Una Profetisa
El Nuevo Testamento da apertura con la extraordinaria historia del nacimiento de Jesús. Durante la ceremonia de la purificación de María (Lv 12:1-6), una Profetisa llamada Ana hace una aparición dramática.

"Estaba también allí Ana, profetisa… Y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones" (Lc 2:36, 37).

Ana fue usada para confirmar que Jesús era el Mesías, el libertador esperado por Israel. Así que, una mujer tendría un papel importantísimo que desempeñar en el nacimiento y dedicación de Jesús. Veremos más tarde que las mujeres también iban a tener un papel prominente en los eventos que rodearían Su crucifixión y resurrección.

3. La Mujer Perdonada: Una Evangelista
En la Biblia tanto los hombres como las mujeres siguieron a Jesucristo. Las mujeres fueron bendecidas y perdonadas de igual manera que los hombres.

Una mujer que había tenido cinco maridos y que estaba viviendo con otro más (con quien no estaba casada), fue bendecida y perdonada de todos sus pecados.

Como prueba de que Jesús nunca retuvo sus pecados contra ella, el mismo día que se convirtió ella vino a ser una de Sus evangelistas (Jn 4:28, 29, 39). Ella trajo a Cristo a toda su aldea.

4. Las Mujeres Respaldaron A Jesús
El único registro de apoyo financiero otorgado a Jesús está en Lucas. "Y algunas mujeres... le servían de sus bienes" (Lc 8:2, 3).

Es obvio que aquellas mujeres disponían de dinero (algo negado a las mujeres en muchas culturas paganas); de otra manera, ellas no habrían podido donarlo para la causa de Jesús. En las culturas cristianas occidentales, 80% del sostén para la obra del Señor aún viene de las mujeres.

Esas mismas iglesias, en las naciones occidentales, que le niegan a las mujeres el papel de liderato o ministerio, solicitan ansiosamente su dinero, envían a las mujeres como misioneras a otros países y ordenan su silencio en la iglesia, además de enseñar puntos de vista que no son bíblicos con relación al papel que ellas deben desempeñar.

5. Mujeres En La Cruz
"Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofás, y María Magdalena" (Jn 19:25). La última persona que permaneció en la cruz fue una mujer (Mr 15:47).

a. ¿Dónde Estaban Los Hombres?
1) Los Discípulos Habían Huido.
"Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron" (Mt 26:56).

2) Pedro Le Siguió A La Distancia. "Mas Pedro le seguía de lejos hasta el atrio del sumo sacerdote; y entrando, se sentó con los alguaciles, para ver el fin" (Mt 26:58).

3) Pedro Le Negó. Esto vino como resultado de que Pedro negara conocer a Jesús (Mt 26:72).

4) Marcos Huyó Aterrorizado. Marcos (el escritor del Evangelio) corrió por su vida. "Pero cierto joven le seguía, cubierto el cuerpo con una sábana; y le prendieron: Mas él, dejando la sábana, huyó desnudo" (Mr 14:51, 52).

Lo anterior mencionado, debe hacer que los hombres se tapen los rostros de vergüenza por tal cobardía. Mujeres valientes estuvieron dispuestas a arriesgar sus vidas por Jesús. Hombres llenos de temor huyeron para salvar sus propias vidas.

6. Las Mujeres Fueron Las Primeras En Anunciar La Resurrección
a. Primero En La Tumba
. La primera persona en ir a visitar la tumba, fue una mujer (Jn 20:1).

b. La Primera En Anunciar. La primera persona en proclamar el mensaje de la resurrección fue una mujer (Mt 28:8).

Fue una mujer quien predicó el primer sermón sobre la resurrección. Ella lo predicó a los mismos Apóstoles. Jesús le dijo que lo hiciera. (Jn 20:17,18).

Hoy, a las mujeres se les dice a menudo que no prediquen ni enseñen. Sin embargo, Jesús envió a una mujer con el siguiente mensaje: "Id, dad las nuevas a mis hermanos que he resucitado".

¿Dónde estaban esos "hombres valientes" en la mañana en la cual Jesús resucitó de los muertos?

¡Una mujer estaba allí!

Es evidente que los hombres estaban desanimados después del inesperado incidente ignominioso de la crucifixión y, según Juan 21:3, ellos regresaron a la pesca; no obstante, las mujeres se fueron a la tumba. Ellas estuvieron allí en la mañana en que Jesús resucitó de los muertos.

El Cristo resucitado hizo su aparición y habló primeramente a una mujer.

Es muy extraño que las mujeres sean enseñadas a permanecer calladas hoy, que no puedan predicar o enseñar el evangelio. Jesús envió una mujer a llevar las primeras noticias de Su resurrección.

Su muerte y resurrección levantó a la mujer de su estado caído y la restauró a su lugar correcto en el Reino de Cristo. Ella estaba libre, ahora, para pararse al lado de su marido igualmente digna para exponer el mensaje cristiano del Nuevo Testamento por todo el mundo.

B. LAS MUJERES Y LA GRAN COMISIÓN
Cuando Jesús comisionó: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura", la misma fue para todo creyente, sin importar el sexo, color, raza o cultura.

1. Las Señales Y Milagros Seguirían A Ambos Sexos
Cuando Él clasificó los milagros y señales que acompañarían el ministerio del evangelismo, Él especificó: "Estas señales seguirán a LOS QUE CREYEREN". Esto incluía ambos sexos.

Jesús dijo: "El que cree en mí, las cosas que yo hago él también las hará". Esto incluía tanto a los hombres como a las mujeres, y muchas mujeres grandes y líderes han sido lo suficientemente fuertes y valientes para demostrarlo.

Juan 14:12-14, es para ambos sexos. Esto incluye a las mujeres, SI LAS MUJERES TIENEN SUFICIENTE FE PARA CREERLO Y ACTUAR SOBRE LO MISMO.

Si yo fuera una mujer, clamaría Juan 15 de una manera personal. De lo contrario, solamente los hombres podrían ser salvos.

2. Las Mujeres Revestidas Para Testificar
Entre las primeras personas en ser revestidas del poder del Espíritu Santo para ser testigos de Cristo estuvieron las mujeres (Hch 2:4; 1:8). Después de que Jesús ascendió al Cielo, varias mujeres se reunieron con los discípulos en el Aposento Alto para orar.

Aunque las Escrituras no lo explican tan específico o con detalle, estas mujeres probablemente oraban audiblemente en público.

Cuando Jesús dijo en Hechos 1:8: "Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…", esa promesa fue para las mujeres también. "Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, CON LAS MUJERES" (v 14).
No hay duda alguna al respecto. Entre aquellos que asistieron al primer culto de oración para recibir el poder prometido, había un grupo de mujeres (Hch 1:14).

"Y fueron TODOS llenos del Espíritu Santo" (Hch 2:4). ¿Para qué? Para cumplir Hechos 1:8: "...y me seréis testigos...". Esto incluía ambos sexos.

Cuando reflexionamos sobre el estado represivo del sistema del Templo Judío bajo el cual estaban las mujeres en los tiempos del Nuevo Testamento, y el hecho de que ni siquiera se les permitía acercarse al área de adoración, sino que eran restringidas al patio o corte exterior de las mujeres, no es por accidente que el Espíritu Santo especifique que estaban en "oración y ruego, CON LAS MUJERES", y que "fueron TODOS llenos", con el fin de que TODOS hicieran la obra de evangelismo.

Tanto los hombres como las mujeres, se congregaron en el hogar de la madre de Juan Marcos para orar por la liberación de Pedro (Hch 12:1-17).

Tanto los hombres como las mujeres, oraban regularmente en las iglesias del Nuevo Testamento. Esa es la razón de por qué el Apóstol Pablo dio instrucciones tanto a los hombres como a las mujeres acerca de cómo orar (y profetizar) en público (1 Co 11:2-16).

C. LAS MUJERES GENTILES Y EL EVANGELIO
Las primeras personas en recibir a los misioneros cristianos en Europa: a Pablo y Silas, fueron un grupo de mujeres de oración. "Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido" (Hch 16:13).

Esas mujeres fueron los miembros fundadores de la iglesia de Filipo. Lea Filipenses 4:1-3 respecto a ello. Aquí se mencionan a las mujeres que "...laboraron con Pablo en el evangelio". Sin duda alguna, la disputa que emergió entre esas mujeres se debió al conflicto surgido por los papeles de su liderazgo.

1. Lidia
La historia de esta mujer extraordinaria es digna de ser considerada. Ella fue la primera convertida en Europa.

"Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía" (Hch 16:14).

Ella era una mujer que aparentemente se veía saludable. Tenía un hogar lo suficientemente grande como para acomodar a su propia familia, y también tenía recámaras para hospedar a Pablo y a Silas. "Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad…" (Hch 16:15).

Más tarde, en el ministerio en Filipo, Pablo y Silas fueron encarcelados. El terremoto los libertó. Lidia dio la bienvenida en su hogar a esos apóstoles heridos y azotados para que descansaran y se recuperaran.

"Entonces, saliendo de la cárcel, entraron en casa de Lidia, y habiendo visto a los hermanos, los consolaron, y se fueron" (Hch 16:40).

El historiador Eusebio indica en sus escritos que ella dirigió a la iglesia de Filipo por un tiempo. Puede ser que uno de estos versículos haga referencia de Lidia: "Asimismo te ruego… que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio…" (Fil 4:3).

Como vendedora de púrpura (color de la realeza en las naciones occidentales), se ha dicho que ella tenía buenos contactos entre las familias más influyentes del Imperio Romano. Ella aprovechó esa ventaja para difundir el evangelio a esas familias ricas de gran influencia política.

Lidia fue realmente como la mujer virtuosa de Proverbios 31.

 

2. Priscila
Ella fue quien le explicó "más exactamente el camino de Dios" (Hch 18:24-28) al poderoso predicador Apolos. Esto es asombroso, ya que Apolos es descrito como "varón elocuente, poderoso en las Escrituras..." (Hch 18:24). Es todavía más asombroso cuando la Iglesia moderna de hoy no permite que las mujeres ni siquiera hablen en algunas iglesias.

3. Las Cuatro Hijas De Felipe
"…saliendo Pablo y los que con él estábamos, fuimos a Cesarea… a la casa de Felipe el evangelista… y posamos con él. Éste tenía cuatro hijas doncellas que profetizaban" (Hch 21:8, 9).

Aparentemente Felipe no sabía que no se le permitía a las mujeres orar ni profetizar, como la Iglesia moderna enseña. Su amada familia fue un modelo de espiritualidad y orden santo.

Estoy seguro de que Felipe conoció las promesas: "…mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos" (Is 44:3).

"Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán… vuestras hijas" (Jl 2:28).

"Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestras hijas profetizarán…" (Hch 2:17).

"Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno… para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos…" (Hch 2:38, 39).

Fue por eso que Felipe aceptó esas promesas bíblicas para sus hijas, y una gloriosa unción profética descendió sobre ellas. Las hijas de Felipe hacían lo que la Biblia dice: ellas profetizaban.

4. Febe
En la iglesia de Cencreas, había una diaconisa llamada Febe, de quien Pablo dijo: "…porque ella ha ayudado a muchos…" (Ro 16:2). El historiador Eusebio, dice que ella supervisaba dos iglesias y viajó extensamente en el ministerio.

5. Junias
Junias es un nombre femenino en griego. Ella fue llamada un apóstol. "Saludad a Andrónico y a Junias… los cuales son muy estimados entre los apóstoles…" (Ro 16:7).

Note que la palabra griega HOS, traducida LOS CUALES, incluye el género masculino y femenino. Así que, cuando Pablo dice: "LOS CUALES son muy estimados entre los apóstoles", está incluyendo a Andrónico y a JUNIAS.

La palabra griega hos, es usada en este versículo: "Porque así también se ataviaban en otro tiempo aquellas santas mujeres que esperaban en Dios…" (1 P 3:5).

Esta es una evidencia convincente respecto a que uno de los 22 apóstoles mencionados en el Nuevo Testamento era una mujer.

6. Evodia Y Síntique
Evodia y Síntique eran líderes espirituales en la iglesia de Filipo. Pablo dijo: "…que ayudes a éstas que combatieron juntamente conmigo en el evangelio, con Clemente también y los demás colaboradores…" (Fil 4:3).

Cuando Pablo habla de esas mujeres como "mis colaboradoras", quiere decir que estaban haciendo una obra similar a la que Pablo había hecho.

7. La Dama Elegida
"El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo en la verdad…" (2 Jn 1:1).

Cuando uno medita en la carta del Apóstol Juan a la SEÑORA elegida, es evidente que era una líder espiritual de prominencia y autoridad.
La terminología "SEÑORA" viene de la raíz griega KURIA, que es la forma femenina de KURIOS: significa un título de respeto: " suprema en autoridad" (en este contexto, probablemente se refiere a ella como la Pastora Anciana de la iglesia de su casa).

Juan le encarga la responsabilidad de cuidar la integridad doctrinal personal (y por implicación, de la iglesia que se congrega en su hogar). "Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!" (2 Jn 1:10).

Este sería el papel normalmente asociado con un ANCIANO en la iglesia (Hch 20:17; 28:31). Podríamos entonces concluir que ella ocupaba el papel o posición de un pastor o una diaconisa.

8. Jezabel, La Falsa Profetisa
La iglesia de Tiatira recibió una amonestación severa de parte del Cristo resucitado: "Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos" (Ap 2:20).

Podemos aprender varias lecciones de este incidente.

a. Reprendida Por La Inmoralidad. Si Jesús y los apóstoles no hubieran permitido a las mujeres que fueran "profetisas" en la Iglesia, ¿por qué había una en esta iglesia? La reprensión fue por la inmoralidad y la asociación con la idolatría, no por el hecho de reclamar que fuera una profetisa.

b. Reprendida Por Enseñar Doctrinas Falsas. Si Jesús y los apóstoles no permitían que las mujeres "enseñaran" en la Iglesia, ¿por qué Jezabel enseñaba? La reprensión fue porque ella estaba enseñando falsedades, y no por el hecho de que enseñara a la Iglesia.

D. CONCLUSIÓN
De toda la evidencia, uno solamente puede llegar a la siguiente conclusión. La preponderancia del liderazgo en la Biblia era masculina (los hombres). No obstante, a las mujeres ungidas de Dios, escogidas y consagradas, nunca se les negó ejercer papeles o posiciones de liderato, ni el derecho para funcionar en un determinado don o llamamiento divino. ¿Cómo es posible que nos atrevamos a seguir nuestras tradiciones eclesiásticas contra esta montaña de evidencia bíblica y negar a las mujeres su libertad de expresión legal y bíblica?

Algunos de los "pasajes problemáticos" en las epístolas de Pablo, serán tratados o discutidos en el siguiente capítulo.

 

Expand

15 consecuencias negativas en la predicación.

http://www.facca.net/biblia.html

Quince Consecuencias Malignas de una Predicación Plexiglás
por
John MacArthur

Armado con una mentalidad de “grandes negocios”, muchos en el movimiento sensible al buscador han sustituido los sermones basados en la Biblia con conversaciones llenas de anécdotas. Después de todo, eso es lo que vende. A la luz de esta creciente tendencia evangélica, John MacArthur examina lo que sucede cuando los predicadores ponen al buscador antes que al Salvador y abandonan la Palabra de Dios por un entretenimiento de comezón de oír.

Todo el que conozca algo de mi ministerio sabe que estoy comprometido con la predicación expositiva. Es mi firme convicción de que el ministerio de la Palabra de Dios debe ser siempre el corazón y el centro del ministerio de la iglesia (2 Tim. 4:2). Una adecuada predicación bíblica debe ser sistemática, expositiva, teológica, y centrada en Dios.

 

 

Tal predicación escasea en estos días. Hay un montón de comunicadores evangélicos talentosos en el movimiento moderno, pero los sermones de hoy tienden a ser homilías breves, superficiales y tópicas que dan masaje al ego de la gente y se centran en temas bastante insípidos como las relaciones humanas, el “éxito” en la vida, los problemas emocionales, y otros temas prácticos pero según el mundo-y definitivamente no bíblicos. Al igual que los atriles ubicuos de plexiglás de los cuales se envían estos mensajes, por ejemplo, tal predicación es ligera y sin sustancia, barata y sintética, dejando poco más que una efímera huella en la mente de los oyentes.

Recientemente fui anfitrión de un debate en el Instituto de Expositores, un pequeño grupo-coloquio organizado por la Shepherds’ Fellowship. En preparación de ese seminario, tomé una libreta amarilla tamaño legal y comencé a enumerar los efectos negativos de la marca superficial de predicación, que está tan extendida en el evangelicalismo moderno.

Yo inicialmente pensé que podrían ser capaces de nombrar unas diez, pero pronto en mi lista había sesenta y un entradas. Las he separado en quince combinando y eliminando todas y solamente dejando las más importantes. Aquí están, aproximadamente en el orden en que se me ocurrieron. Esto es lo que hay de malo con la predicación bíblica superficial y de manera marginal:

1. Usurpa la autoridad de Dios sobre el alma. El hecho de que un predicador proclame o no con valentía la Palabra de Dios, en última instancia no es una cuestión de autoridad. ¿Quién tiene derecho a hablar a la iglesia? ¿El predicador, o Dios? Siempre que algo sustituya la predicación de la Palabra de Dios, la autoridad de Dios será usurpada. ¡Qué cosa tan llena de orgullo se comete! De hecho, es difícil concebir algo más insolente que pueda ser hecho por un hombre que es llamado por Dios a predicar.

2. Se elimina el señorío de Cristo de su iglesia. ¿Quién es la Cabeza de la iglesia? Es Cristo realmente la autoridad dominante en la enseñanza de la iglesia? Si es así, ¿por qué hay tantas iglesias donde su Palabra no está siendo fielmente proclamada? Al observar el ministerio contemporáneo, vemos programas y métodos que son fruto de la invención humana; frutos de las encuestas de opinión y encuestas de barrio, y otros artificios pragmáticos. Los expertos de Igle-crecimiento, en esencia, han arrebatado el control del programa de la iglesia de su verdadera Cabeza: el Señor Jesucristo. Nuestros antepasados Puritanos resistieron la imposición de las liturgias impuestas por el gobierno precisamente por esta razón: lo vieron como un ataque directo a la jefatura de Cristo sobre Su propia iglesia. Los predicadores modernos quienes han descuidado la Palabra de Dios han cedido a aquello por lo que esos hombres lucharon y murieron. Cuando Jesús Cristo es exaltado entre su pueblo, su poder se manifiesta en la iglesia. Cuando la iglesia es comandada por representantes que quieren apaciguar la cultura, el Evangelio es minimizado, se pierde poder, se debe fabricar energía artificial, y la superficialidad toma el lugar de la verdad.

3. Obstaculiza la labor del Espíritu Santo. ¿Cuáles el instrumento que el Espíritu utiliza para hacer su obra? La Palabra de Dios. Él usa la palabra como instrumento de regeneración (1 Ped. 1:23; Santiago 1:18). También lo utiliza como medio de santificación (Juan 17:17). De hecho, es la única herramienta que usa (Efesios 6:17). Así que cuando los predicadores abandonan la Palabra de Dios, socavan la obra del Espíritu Santo, produciendo conversiones superficiales y cristianos espiritualmente cojos -si no es que totalmente falsos.

4. Demuestra orgullo y una terrible falta de sumisión. En el enfoque moderno de “ministerio”, la Palabra de Dios es deliberadamente desestimada, la reprensión de Cristo es repudiada en silencio, la ofensa del evangelio es cuidadosamente eliminada, y la “adoración” es adaptada a propósito a las preferencias de los infieles. Que no es más que una negativa a someterse al mandato bíblico para la iglesia. El descaro de los ministros que ejercen ese rumbo es, para mí, aterrador.

5. Separa al predicador personalmente de la gracia santificante normal de la Escritura. El mayor beneficio personal que obtengo de la predicación es la obra que el Espíritu de Dios hace en mi propia alma al estudiar y prepararme para la exposición de dos mensajes cada día del Señor. Semana tras semana, el deber de cuidar la exposición mantiene mi corazón centrado y fijo en las Escrituras, y la Palabra de Dios me nutre, mientras me preparo para alimentar a mi rebaño. Así pues, soy bendecido personalmente y espiritualmente fortalecido a través de mi misión. Si por ninguna otra razón, nunca abandonaría la predicación bíblica. El enemigo de nuestras almas está tras los predicadores en particular, y la gracia santificante de la Palabra de Dios es esencial para nuestra protección.

6. Oscurece la verdadera profundidad y trascendencia de nuestro mensaje y, por tanto, impide la adoración tanto corporativa como personal. Lo que pasa por la predicación en algunas iglesias de hoy en día, literalmente, no es más profundo que lo que los predicadores en la generación de nuestros padres enseñaron en el sermón de cinco minutos a los hijos antes de despedirlos. Eso no es ninguna exageración. A menudo es tan simplista, si no es que absolutamente absurda. No hay nada profundidad en ella. Este enfoque hace que sea imposible que tenga lugar una verdadera adoración, porque la adoración es una experiencia trascendente. La adoración debe llevarnos por encima de lo mundano y simplista. Así que la única manera en que la verdadera adoración pueda ocurrir es que primero haga frente a la profundidad de la verdad espiritual. Nuestra gente sólo puede elevarse en la adoración en la misma proporción a la que los hayamos introducido a las profundas verdades de la Palabra. No hay manera en que puedan tener elevados pensamientos de Dios a menos que no se hayan sumergido en las profundidades de la propia revelación de Dios. Pero la predicación de hoy no es ni profunda ni trascendente. No baja y no sube. Se limita a pretender entretener.

Por cierto, la verdadera adoración no es algo que pueda ser estimulada artificialmente. La banda más grande y más ruidosa y la música más sentimental no pueden hacer más que agitar las emociones de la gente. Pero eso no es una verdadera adoración. La adoración verdadera es una respuesta desde el corazón a la verdad de Dios (Juan 4:23). Usted puede realmente adorar sin música si usted ha visto la gloria y la profundidad de lo que la Biblia enseña.

7. Impide que el predicador desarrolle plenamente la mente de Cristo. Los pastores se deben ser sub-pastores de Cristo. Demasiados predicadores modernos están tan empeñados en comprender la cultura que desarrollan la mente de la cultura y no la mente de Cristo. Empiezan a pensar como el mundo, y no como el Salvador. Francamente, los matices de la cultura del mundo son prácticamente irrelevantes para mí. Quiero conocer la mente de Cristo, y lograr influir en la cultura, no importa la cultura a la cual pueda estar ministrando. Si yo voy a estar en un púlpito y voy a ser un representante de Jesucristo, quiero saber como piensa Él y cuál debe ser mi mensaje a su pueblo, también. La única manera de saber y proclamar la mente de Cristo es ser fiel al estudiar y predicar Su Palabra. Lo que sucede con los predicadores que se obsesionan con la “relevancia” de la cultura, es que se convierten en mundanos y no en piadosos.

8. Desvaloriza mediante ejemplo, el deber espiritual y la prioridad del estudio bíblico personal. ¿Es importante el estudio personal de la Biblia? Por supuesto. Pero, ¿qué ejemplo deja ver el predicador cuando descuida la Biblia en su predicación? ¿Por qué la gente piensa que necesitan estudiar la Biblia, si el mismo predicador no hace un estudio serio para la preparación de sus sermones? En la actualidad existe un movimiento entre algunos de los gurús del “buscador sensible” para recortar, tanto como sea posible, todas las referencias explícitas a la Biblia desde el sermón-y, sobre todo, nunca pedirle a la gente que vaya a la Biblia por un pasaje en específico, porque ese tipo de cosas hace sentir incómodos a los “buscadores”. (Algunas iglesias del “buscador-sensible” activamente desalientan a su gente a no llevar Biblias a la iglesia por temor a que al ver tantas Biblias intimiden a los “buscadores”.) ¡Como si fuera peligroso darle a la gente la impresión de que la Biblia podría ser importante!

9. Impide que el predicador de ser la voz de Dios sobre todos los temas de su tiempo. Jeremías 8:9 dice: “Los sabios se avergonzaron, se espantaron y fueron consternados; he aquí que aborrecieron la palabra de Jehová; ¿y qué sabiduría tienen?”  Cuando hablo, quiero ser un mensajero de Dios. No estoy interesado en hacer exégesis de lo que algunos psicólogos o gurú de negocios, o profesor universitario tiene que decir acerca de un problema. Mi gente no necesita mi opinión, necesitan escuchar lo que Dios tiene que decir. Si predicamos como la Escritura nos ordena, no debería haber ninguna ambigüedad acerca de que mensaje sale desde el púlpito.

10. Produce una congregación que es tanto débil como indiferente a la gloria de Dios como lo es su pastor. La predicación del “sensible al buscador” fomenta gente que está consumida con su propio bienestar. Al decirle a la gente que el principal ministerio de la iglesia es centrarse en ellos sobre lo malo en esta vida-para satisfacer sus necesidades, para ayudarles a hacer frente a sus decepciones mundanas, y así sucesivamente-el mensaje que se está enviando es que sus problemas mundanos son más importantes que la gloria de Dios y la majestad de Cristo. Una vez más, esto sabotea le adoración verdadera.

11. Se priva a las personas de su única fuente verdadera de ayuda. Las personas que se sientan bajo la predicación superficial pasan a depender de la inteligencia y la creatividad de los oradores. Cuando los predicadores marcan sus sermones con luces láser y humo, clips de vídeo y teatro en vivo, el mensaje que envían es que no hay una oración que la gente en la banca pueda extraer de tan profundo material por su cuenta. Tales trucos de crear una especie de mecanismo de distribución que la gente no puede usar para servirse a sí mismos. A fin de que e hacen haraganes espirituales de sofá, que entran para ser entretenidos, y el contenido espiritual superficial que reciben semanalmente del predicador es lo único que reciben. No tienen especial interés en la Biblia, porque los sermones que oyen no cultivan eso. Son asombrados por la creatividad del predicador, manipulados por la música, y eso se convierte en toda su perspectiva sobre la espiritualidad.

12. Se alienta a las personas a ser indiferentes a la Palabra de Dios y a la autoridad divina. Como era de esperar, en una iglesia donde la predicación de la Escritura se descuida, se vuelve imposible que la gente se someta a la autoridad de la Escritura. El predicador que siempre aspira a satisfacer “necesidades” y acarician la presunción de la gente del mundo no tiene plataforma desde la cual hacer frente a los hombres que quieren divorciarse de su esposa sin motivo. El hombre dice, “Usted no entiende lo que siento. Vine aquí porque usted se comprometió a satisfacer mis necesidades. Y le estoy diciendo que no me siento como si yo quisiera vivir con esta mujer más.” No se puede inyectar autoridad bíblica en eso. Por cierto, no tendría un tiempo fácil buscando disciplina de la iglesia. Este es el monstruo que crea la predicación superficial. Pero si usted va a intentar tratar con el pecado y aplicar cualquier tipo de principio de autoridad para mantener a la iglesia pura, se tiene que predicar la Palabra.

13. Miente a la gente acerca de lo que realmente necesita. En Jeremías 8:11, Dios condena a los profetas que trataron con las heridas de las personas superficialmente. Este versículo se aplica poderosamente a los predicadores de plástico que habitan tantos púlpitos evangélicos prominentes de hoy. Omiten las verdades sobre el pecado y el juicio. Moderan el tono ofensivo de las partes del mensaje de Cristo. Mienten a la gente acerca de lo que realmente necesitan, prometiéndoles “satisfacción” y bienestar terrenal, cuando lo que las personas realmente necesitan es un visión exaltada de Cristo y de una verdadera comprensión del esplendor de la santidad de Dios.

14. Despoja el púlpito del poder. “La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos” (Hebreos 4:12). Todo lo demás es impotente, dando sólo una ilusión de poder simplemente. La estrategia humana no es más importante que la Escritura. La habilidad del empresario de espectáculos para atraer a la gente no debe impresionarnos más que habilidad de la Biblia para transformar vidas.

15. Pone la responsabilidad sobre el predicador para cambiar con su ingenio. Los predicadores que ejercen el moderno enfoque de ministerio han de pensar que tienen el poder de cambiar a las personas. Eso también es una expresión de orgullo aterrador. Nosotros los predicadores no podemos salvar a las personas, y no podemos santificarlas. No podemos cambiar a la gente con nuestras ideas, nuestra inteligencia, entreteniéndolos, o apelando a sus caprichos y deseos humanos y ambiciones. Sólo hay Uno que puede cambiar a los pecadores. Ese es Dios, y Él lo hace por su Espíritu a través de la Palabra.

Así que, predique la Palabra, a pesar de que actualmente esté pasado de moda hacerlo (2 Tim. 4:2). Esa es la única manera en que su ministerio puede llegar a ser verdaderamente fructífero. Además, garantiza que usted va a ser fructífero en el ministerio, porque la Palabra de Dios nunca regresa vacía, y siempre cumplirá aquello ara lo cual Él la envió, y prosperará en aquello a lo que El envía hacer (Isaías 55:11).

Este artículo orioginalmente apareció aquí, en Bible Bulletin Board

Expand

¿Requiere Dios que yo dé mi Diezmo a un ministro?

 

by Armando Valdez

clip_image002[10]¿Requiere Dios que yo dé un diezmo de todo lo que gano?

Hay dos tipos de ofrenda que se enseñan consistentemente en las Escrituras: ofrendar al gobierno (que siempre fue obligatorio), y ofrendar a Dios (que siempre fue voluntario).

Sin embargo, este tema ha sido confundido en gran manera por aquellos que malinterpretan el motivo de los diezmos del Antiguo Testamento. Las ofrendas no fueron principalmente regalos para Dios, sino impuestos para financiar el presupuesto nacional de Israel.

Como Israel era una teocracia, los sacerdotes Levíticos actuaban como el gobierno civil. Así que la ofrenda Levítica (Levítico 27:30-33) fue el precursor de los impuestos de hoy, como lo era también la segunda ofrenda anual que Dios requería para el financiamiento del festival nacional (Deuteronomio14:22-29). Impuestos de menos cantidades también fueron requeridos de la gente por la ley (Levítico 19:9-10; Éxodo 23:10-11). Así que el total de las ofrendas requeridas de los Israelitas no fue diez por ciento, sino quizás más del 20 por ciento. Todo ese dinero se usaba para que funcionara la nación.

Toda la ofrenda que se daba, aparte de lo que era requerido para la nación, era totalmente voluntaria (vea Éxodo 25:2; 1 Crónicas 29:9). Cada persona ofrendaba lo que estaba en su corazón ofrendar; ningún monto fue especificado.

A creyentes del Nuevo Testamento nunca se les ordeno que ofrendaran. (Mateo 22:15-22 y Romanos 13:1-7) nos relatan, sobre la única ofrenda que fue requerida durante el tiempo de la iglesia, y esa era para pagar impuestos al gobierno. Es interesante que hoy, tanto en Estados Unidos como en otros países de l mundo, pagamos entre el 20 a 30 por ciento de nuestros ingresos al gobierno—una figura muy similar al requisito bajo la teocracia de Israel.

La directriz para nuestra ofrenda a Dios y Su obra se encuentra en 2 Corintios 9:6-7: “Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre.”

Para estudio más profundo: Henry Tolopilo, El modelo Bíblico para ofrendar (serie en casetes).

© 2006 Grace to You –La enseñanza Bíblica de John MacArthur

{
}
Expand

El problema del Roll pastoral moderno.

 

El Problema del Rol Pastoral Moderno

La noción comúnmente aceptada de “sola pastora” (un sólo pastor) está en pugna con la noción del NT. No hay una palabra en La Biblia que describa a una persona que lleve el timón de una iglesia local, dirija sus asuntos, le predique cada domingo, conduzca sus bautismos, y oficie el servicio de la comunión (o Cena del Señor).

     El “rol pastoral” profesional altamente especializado del Protestantismo moderno es una novedad posbíblica que evoca una tradición sacerdotal inventada por los hombres.  En su esencia,  es un lastre del Romanismo (el sacerdote) que refleja los pobres y débiles elementos  de la economía Levítica

     El rol pastoral es tan pernicioso que pervierte a los muchos que ocupan esta posición. Los que son seducidos por los símbolos del éxito que rodean al clericalismo profesional, siempre terminan siendo virtualmente corrompidos por él. Dios nunca ha llamado a nadie para que lleve  sobre sí mismo la pesada carga de ministrar a las necesidades de la iglesia.

     Quizás la característica más  desalentadora del moderno rol pastoral es que mantiene en la infancia espiritual a la gente que afirma servir. Ya que el rol pastoral usurpa el derecho del creyente a ministrar de una manera espiritual, termina deformando al pueblo de Dios, haciéndolo débil e inseguro.  

     Es cierto que  muchos que desempeñan este rol lo hacen por razones laudables, y no pocos de ellos desean sinceramente que sus hermanos asuman una  responsabilidad espiritual.  (Muchos pastores viven con esta frustración, pero pocos han relacionado el problema con su profesión).    

     Sin embargo, el moderno oficio de “pastor” siempre sofoca y arrebata el poder al sacerdocio de los creyentes, sin tener en cuenta qué tan fuera de control puede llegar a ser la persona que llena esta posición. 

     Ya que el pastor lleva la carga del trabajo, la mayoría de los hermanos se vuelven pasivos, perezosos, egoístas y dejan de crecer espiritualmente.  De esta manera, es inevitable que pastores y congregaciones igualmente terminen convirtiéndose en inválidos espirituales, inutilizados por este oficio antibíblico.

     Mientras que el NT llama “apóstol” a Pablo, “evangelista” a Felipe, “maestro” a Manaén y “profeta”  a Agabo, ¡nunca identifica  a alguien como pastor!  De hecho, la palabra “pastor” se utiliza solamente una vez en todo el NT (vea Efesios 4:11). “Pastor” se usa como metáfora descriptiva, nunca como  título u oficio eclesiástico.  Esto no se toma en cuenta en la práctica común. En nuestros días se tiene al “pastor” como la figura más valiosa de la iglesia, y su nombre se pone entre luminarias en las marquesinas de las iglesias en todas partes del mundo.  (Uno se pregunta por qué los nombres de otros ministerios no aparecen en estas marquesinas cuando el NT les otorga mucha mayor atención).

     El rol pastoral moderno socava la Jefatura de Jesucristo y tiene un efecto espiritual paralizante en la iglesia. Despoja de su plena función al sacerdocio (de todos los creyentes) tan amado por Dios. Además, su sola presencia diluye y ahoga a los creyentes “ordinarios”  que están igualmente talentosos para pastorear y enseñar al rebaño. (No pone atención al hecho que la Biblia enseña que cada iglesia debe tener múltiples pastores y que todos los miembros tienen una responsabilidad pastoral). 

     Típicamente, si alguien, aparte del pastor, se atreve a pastorear o enseñar a las ovejas (aun si ese alguien es digno de confianza, maduro y está espiritualmente inteligentes), el pastor se sentirá amenazado y terminará con ello con el pretexto de “proteger” al rebaño.

     Siendo más específico y directo, la idea que se tiene hoy en día del “pastor” está muy lejos del pensamiento de Dios. Impone a la dinámica de la comunidad del NT la camisa de fuerza del Antiguo Testamento. 

     No obstante, a pesar de las tragedias espirituales que esto engendra, las masas continúan dependiendo, defendiendo e insistiendo en la existencia de este rol tan antibíblico.  Por esta razón los así llamados “laicos” son tan responsables del problema del clericalismo como lo es el mismo “clero”. Como dice Jer. 5:31, (RV60)  los profetas profetizaron mentira,  y los sacerdotes dirigían por manos de ellos;  y mi pueblo así lo quiso.   ¿Qué,  pues,  haréis cuando llegue el fin?

 

     Hablando con toda franqueza, los cristianos prefieren la comodidad de tener a alguien aparte de ellos que cargue con la responsabilidad del ministerio y el pastoreo.  Para ellos, es mejor pagar a un especialista religioso que atienda las necesidades de los hermanos, que molestarse con las demandas espirituales del servicio y el cuidado pastoral las cuales nos llevan a sacrificar aun la propia vida. 

     Las palabras del antiguo profeta captan el disgusto del Señor con esta manera de pensar: “Establecen reyes que yo no apruebo, y escogen autoridades que no conozco...” (Ose 8:4a).

     A la luz de estos hechos graves, uno puede preguntar inteligentemente cómo es que el moderno rol pastoral continúa siendo la forma generalmente aceptada de liderazgo en la iglesia de hoy.  La respuesta está profundamente arraigada en la historia de la reforma, y continúa siendo reforzada por los imperativos culturales actuales. 

     Nuestra obsesión Occidental en el siglo XX por los oficios y títulos  nos ha llevado a anteponer nuestras propias ideas del orden eclesiástico por encima del NT. No obstante, el espíritu y los valores de las epístolas del NT militan contra la idea del sistema de un solo pastor, así como el del anciano, entendido éste como oficio.

     La Escritura está en pugna igualmente contra el concepto del “pastor principal”, que consiste en la práctica común de elevar a uno de los pastores (ancianos) a una posición prominente de autoridad.  Pero el NT en ninguna parte aprueba la noción de primos Inter pares – “primero entre iguales”.  Al menos no de una manera oficial o formal.

     Esta ruptura entre “el pastor” y los demás ancianos es un accidente de la historia.  Sin embargo, ya que ésta encaja perfectamente bien con nuestra manera de pensar aculturada a la americana, los creyentes modernos no tienen problema en creer que La Escritura enseña esta falsa dicotomía.

     En resumen,  el moderno rol pastoral es poco más que una mezcla de liderazgo, administración, psicología y oratoria del tipo “una-talla-para-todos”; todo en un solo paquete para el consumo religioso.  Como tal, el rol sociológico del pastor, como se practica en el Occidente, tiene pocos puntos de contacto con algo o alguien del NT.

Expand

El otro evangelio:"Los movimientos de la fe ciega"

referee_blind_md_wht.gif (5838 bytes)

EL OTRO EVANGELIO: EL DE LOS MOVIMIENTOS DE FE

Por: Mario Rodríguez Bernier

 

<< La pobreza es un espíritu maligno>>(Kenneth Copeland, prosperty; The choice is yours, 12:4).

 

<<¿Y sabe usted lo que va ha pasar ahora? Les voy ha dar a conocer un pequeño secreto. Alguien me entregará $50.000 dólares. Porque tu puedes tener lo que pronuncias>> (Kenneth Hagin, Mountain Moving Faith, 21).

 

<<Las riquezas de Dios están esparcidas de punta a punta a lo ancho del cielo, aguardando a que le sean entregadas a usted>> (Oral Roberts, See Faith Commentary, 92).

 

Benjamín B. Warfield, quizás el teólogo mas grande del siglo diecinueve, afirmó: <<La maldición de la iglesia ha sido su apatía hacia la verdad…..No tiene nada que temer a la verdad; sin embargo debería temer en todas las cosas a la ignorancia, puesto que casi todo lo que ha padecido ha sido por causa de la misma>>.

 

Semana tras semana, a través de la radio y la televisión, los maestros, del mal llamado Movimiento de Fe llegan a predicar a miles de millones de personas mediante los satélites de comunicaciones. Esto los constituye en una enorme fuerza para hacer el bien o  para causar incalculable mal.  ¿Son estos maestros auténticos o engañadores que se aprovechan de la gente? Por supuesto, mucha gente no tiene manera de saberlo. Con toda humildad confían en que sus maestros les están enseñando la verdad  mientras están siendo guiados por un camino errado. Muchos miembros de la iglesia confían en que estos líderes los guiaran a la vida, mientras que en realidad los están llevando al matadero.

 

El evangelio pop de la prosperidad trata de hacernos creer que la mayor preocupación de Dios es hacernos felices, no santificarnos, y que se preocupa más por el bienestar físico y material que por el moral y espiritual. El dios de la prosperidad es un mensajero celestial cuya única responsabilidad es responder a todos nuestros llamados y asegurarse estemos gozando  la vida.

 

La verdad es que ha sido muchísima la gente que ha sido guiada a creer estas mentiras. Y los han engañado las personas que ellos creían que tenían un genuino interés en ellos. La iglesia ha sido infiltrada por hombres cuyas palabras y obras atraen destrucción.

 

Lamentablemente la  televisión y los demás medios masivos de comunicación  han sido tomados por estos maestros del movimiento de fe y estos han creado un mal enorme  al cuerpo de Cristo, creando una distorsión y predicando el otro evangelio: el de la prosperidad, la confesión positiva, la distracción y diversión religiosa, el evangelio pop, el evangelio del negocio, un evangelio que sirve a intereses personales de lideres que se han convertido en maestros conforme a sus propias concupiscencias.

 

Michael Horton comenta: <<Lo odios de ofrecer salvación a cambio de dinero es en si misma herética y, de hecho, pagana. Sin embargo, el evangelio proclamado por algunos de los predicadores de la televisión está aún mas pervertido….no solo es disparatado y desagradable; es abiertamente blasfemo y anticristiano…Ellos predican otra palabra, otro dios y otro cristo>>

 

¿Por qué hay que preocuparnos por predicar el mensaje correcto? Porque Dios exige la integridad y este falso evangelio la destruye. En primer lugar, el mensaje del evangelio se relaciona vitalmente la  naturaleza misma de Dios. Jesús no se limita a salvar, El es el Salvador. Cuando cambiamos el mensaje de Dios cambiamos al Dios del mensaje. El Dios que predican estos maestros de la Fe no es el Dios de la Biblia. Es un Dios fabricado, un ídolo, como nos lo recuerda A.W. Tozer, “la esencia de la idolatría es el abrigar pensamientos sobre Dios que son indignos de El”.

 

No se encuentra a ese Dios en sus predicaciones. ¿Por qué? Por que no se adapta bien a su mensaje. Predican un evangelio sin integridad, un mensaje incompleto, divorciado del mismísimo Dios que afirman representar. Un evangelio parcial no es evangelio, ya que no puede haber buenas nuevas cuando Dios mismo queda excluido de ellas.

 

El evangelio de la prosperidad de hoy está perfectamente acomodado a una sociedad como la nuestra que idolatra la riqueza, la salud y la felicidad. Estos maestros de la Fe rebuscan aquí y allí, en el Antiguo testamento, para extraer sus versículos comprobatorios; pero rechazan ha sabiendas todo el consejo de Dios (Hechos 20:27). Este evangelio es un mensaje para la gente que busca una solución rápida para sus vidas; pero no un cambio permanente en su carácter. A.W. Tozer lo expresa de una manera excelente: “Parece que hay demasiados cristianos que desean disfrutar la sensación de sentirse bien; pero no están dispuestos las inconveniencias de seguir el bien.

 

Hacer mención a estos predicadores y maestros del error, para mí no es nada placentero, no me siento feliz haciéndolo, pero hacer mención debido a sus enseñanzas  heréticas,  por su falta de realidad e integridad espiritual, por su desvergonzado culto a la personalidad y por sus dramatizaciones escandalosas para quitarle el dinero a la gente es necesario. Estos maestros del error y del engaño han propagado la mentira por mucho tiempo sin que nadie les haga frente. Esto ha muchos de mis lectores les molesta ellos han sido seducidos por estas doctrinas antibíblicas y les desagrada que alguien toque estos temas, pero al respecto, la verdad, es que no puedo hacer nada mi compromiso es con Dios, no con ellos. Muchos me escriben y me dicen: No juzgues par que no seas juzgado, pero en realidad todos seremos juzgados y todo ese heno y hojarasca va ha ser quemado y consumido por Dios. Toda esa  gloria aparente va ha ser destruida, si serán salvos pero sin gloria (1Cororintios 3:15), ¿para que esperar el juicio si puedes corregir el camino?.  

 

Estos mercaderes han convertido el evangelio en un gran  negocio y una gran nube de aves extrañas se han refugiados en sus ramas. Nuestro culto a la personalidad ha recorrido el circulo completo y ahora nos encontramos promoviendo ministerios y mercancías de la misma forma en que el mundo promueve pastas de dientes, autos y gaseosas.

 

Lo extraño es ver como estos maestros del engaño se han visto implicados en diversos escándalos sin manifestar el menor indicio de arrepentimiento y han conservado a sus seguidores que siguen aplaudiéndolo a pesar de todo. En mi ciudad uno de estos maestros del movimiento de fe se vio envuelto en una aventurilla extramarital   (adulterio) fue castigado enviándolo a Miami,  cabe decir con todos los gastos pagos, por un año a que expiara sus culpas y desvergüenzas. (Yo creo que más bien esperando que la gente olvidara lo que hizo). Estos personajes parecieran haber hipnotizado a la iglesia, la han aletargado, nos quedamos estáticos es mas estamos completamente satisfechos de que estos personajes viajen en sus Jet privados, Nos prestamos gozosos a dar de nuestro dinero para que estos compren sus lujosos autos, sus bellísimas casas, sus preciosas joyas y elegantes vestidos;  estos maestros de la fe se han convertido en nuestros amantes evangélicos. Nos sentimos halagados prostituyendo nuestro dinero y nuestro tiempo y esto no es culpa de ellos sino nuestra.

 

Veamos en resumen por que es tan perjudicial lo que predica este movimiento de fe:

 

  • Simplificación exagerada: Se brindan soluciones rápidas y fáciles para resolver problemas humanos complejos tales como: Sea santo en cinco pasos: Las formulas para el éxito instantáneo sustituyen el proceso de santificación que dura toda la vida.
  • Abuso de la Biblia: Una constante tergiversación de las escrituras como producto de la ignorancia de la teología bíblica sistemática.
  • Falsas enseñanzas: una gran variedad de falsas enseñanzas algunas de ellas provenientes del gnosticismo.
  • Experiencialismo: Se da preferencia  a los sentimientos y a las emociones en detrimento de la mente y el intelecto; obstaculizan la santificación, la sabiduría y el discernimiento, dando más importancia a la experiencia espiritual que al análisis consistente de las escrituras bíblicas.
  • Hedonismo: Se enfatiza el placer y el cielo o el paraíso ahora, mientras que el dolor, el sufrimiento y las enfermedades son enfocados en forma no realista; en otras palabras, se enfatiza la felicidad centrada en el hombre en ves de la santidad centrada en Dios. 
  • Falta de equilibrio: Una enseñanza limitada casi en lo exclusivo a recalcar la fe y la combinación de éxito-prosperidad-sanidad, excluyendo el 99% del resto de los temas de la vida cristiana.
  • No se tiene en cuenta la voluntad de Dios ni su soberanía sobre la vida del creyente.
  • Peligroso para la salud: La teología de Fe de la sanidad tiene su fundamento no en la  habilidad de detectar síntomas físicos, sino en la negación de los mismos. Los síntomas físicos no son reales. Se harán reales, no obstante, si el creyente reconoce que existen y no pone en práctica los principios de sanidad espiritual. Solo aquellos, según ellos,  que no saben creer en Dios para obtener sanidad espiritual recurren a la ciencia médica.
  • Tropiezo al creyente verdadero: Aquellos que al principio se unen al Movimiento de Fe se enamoran inevitablemente de las posibilidades de abundancia y prosperidad y de toda la emoción que ven a su alrededor. Pero tarde o temprano llega la desilusión. Miles de seguidores de estos maestros del error lo han aprendido con dolor: ruina económica,  mala salud, incapacidad de confiar, y aun la tragedia personal.
  • Mediante la distorsión de las prioridades: Cuando los maestros del engaño afirman que Jesús no era pobre y que nosotros podemos tener cualquier cosa que digamos, y que nada es imposible para nosotros en la esfera de la ganancia de dinero o tener éxito, están reduciendo trágicamente la gloria de lo que significa ser cristiano. Han dejado demacrada la vida cristiana y la han reducido a un mero medio de abastecer necesidades superficiales (Hebreos 11:25-26).
  • Teología mundana y humanística: se presenta una filosofía torcida de Dios y de la vida cristiana (Dios como proveedor mágico de éxito, salud, felicidad, prosperidad, poder, valor personal etc.), en contraste con el conocer A Dios tal y como El es y seguirle según la escrituras bíblicas. En ves de enseñar la Biblia con precisión, en lugar de predicar todo El Consejo de Dios, y en ves de tener sus prioridades en orden, hay millones de cristianos que reciben un conjunto torcido de valores espirituales y prioridades los cuales de no ponerse en orden conducirán a mayores dificultades y quizás a tragedias.    
  • Dios: El dios de los Movimiento de Fe no solo revela la doctrina de la prosperidad de manera sobrenatural a los maestros de prosperidad, sino que también confirma, de manera personal y verbalmente, las singulares interpretaciones de las escrituras bíblicas que hacen los maestros de la Fe.
  • Jesús: El hijo de Dios que vino a la tierra a salvar al hombre del pecado, de la enfermedad, del fracaso y sobretodo de la pobreza material. El fue al infierno donde, según algunos, fue atormentado por los demonios  y nació de nuevo para mostrarnos el camino de Fe. El continúa revelando, en forma sobrenatural y muy personal, el mensaje de fe a los maestros de fe prominentes.
  • La Fe:  para estos maestros del engaño la Fe es una fuerza o poder espiritual que puede controlar la creación, darle ordenes a los ángeles, influir en el futuro y aún manipular a Dios.
  • La Biblia: Un libro que contiene palabras de poder divino, que para ser interpretada correctamente tiene que ser interpretada a la luz de los principios del Movimiento de la Fe. La Biblia es el libro de éxito de Dios.
  • El hombre: Un dios en perspectiva.
  • La salvación: A la salvación se le considera en su forma tradicional, pero además se le ve como una forma mas elevada de vida espiritual en la que los hombres se dan cuenta que pertenecen a la clase divina y en consecuencia en operadores de lo sobrenatural. Este conocimiento secreto de la salvación lo proveen los mismos Maestros de Fe.
  • Conceptos erróneos: 1. Concepto deísta de Dios, quién debe bailar al son de los intentos del hombre de manipular las leyes espirituales del universo, 2. su concepto demoníaco de Cristo, quién fue lleno de la naturaleza satánica, por lo que debe nacer de nuevo en el infierno 3. Su concepto gnóstico de la revelación, el cual exige la negación de los sentidos físicos y clasifica a los cristianos según su disposición  de efectuar tal negación 4. Su concepto metafísico de la salvación, el cual deifica al hombre y espiritualiza la expiación, pues la sitúa en el infierno en ves de en la cruz. Estas cuatro herejías se comprueban en el sincretismo del pensamiento metafísico con la doctrina bíblica, hecho por E.W. Kenyon.
  • En ves de tener todo El Consejo de Dios tenemos uno solo: ¡Ofrende¡

 

VEAMOS A ALGUNOS REPRESENTANTES DE ESTE MOVIMIENTO

 

 BENNY HINN:

 

Parece que el Espíritu Santo le habla diariamente a Benny Hinn en forma verbal. Hinn afirma que las múltiples experiencias sobrenaturales que ha tenido y las nuevas enseñanzas que ha recibido han sido producto de sus conversaciones verbales con el Espíritu Santo. En otras palabras, el Espíritu Santo, personalmente, a través de los años le ha revelado su teología. Bueno pero veamos que le ha revelado: Benny Hinn enseña que todo no creyente está poseído por un demonio; que el Espíritu santo tiene un cuerpo y que posee mayor simpatía que los otros miembros de la deidad; Y que Cristo hubiera pecado sino hubiera sido por el Espíritu Santo.

El también cree que cada persona de la trinidad posee su propio espíritu, su propio cuerpo y su propio cuerpo espiritual. En otros términos cada persona de la trinidad es un ser trino, de modo que serían nueve. Según Hinn Jesucristo murió también espiritualmente, se convirtió en la naturaleza de Satanás y nació de nuevo en el infierno.

Los cristianos son pequeños mesías y pequeños dioses sobre la tierra. De modo que (alentando al auditorio) ….digan “soy un hombre endiosado….Este espíritu-hombre  que habita en mi es un hombre endiosado …. Digan son nacido del cielo: un hombre endiosado. Soy un hombre endiosado. Soy una muestra de Jesús. Soy una supercriatura. ¡Dígalo¡ ¡Dígalo ¿Quién es una supercriatura? Yo ando en el ámbito de lo sobrenatural. ¡Dígalo¡ …¿Desea prosperar? El dinero caerá sobre usted por la izquierda, por la derecha, por el centro, Dios comenzará ha prosperarlos, puesto que el dinero siempre sigue a la rectitud ….. Repita lo siguiente todas las cosas que yo he deseado ya están en mi. Hinn enseña que los cristianos que confiesan que son pecadores salvos por gracia no hacen otra cosa que insultar a Dios con esa basura.

Según un sermón que predicó el 6 de noviembre de 1990, y de acuerdo con otras charlas, Hinn enseña que la pobreza es del diablo y que Dios quiere que todos los cristianos tengan prosperidad; que la confesión pone al cielo en acción y que libera al mundo de los espíritus. El dice que el Espíritu Santo le dijo que si los brujos y los que practican el ocultismo pueden declarar muerte mediante el poder sobrenatural de las palabras, los cristianos pueden declarar vida y prosperidad mediante el mismo poder. Dios también le enseño a soplar (el es un gran soplador) sobre la gente para que fueran ungidos o recibieran el Espíritu santo. Hinn afirma lo siguiente: Su hombre-espíritu no posee a Dios sino que es parte, por decirlo así, de El. De modo que Hinn cree que dentro del cristiano hay una nueva criatura que es divina y como Dios en todo sentido. Supuestamente Jesús le dijo: Los amo lo suficiente para convertirme en uno de ustedes y los amo lo suficiente para hacerlos como yo.

Según su serie de casetes titulada “Nuestra posición en Cristo”, Hinn asevera que el no es solo una parte de Jesús, sino que por hecho de que está unido a El, “Yo soy El”. La palabra se ha hecho carne en mi.

Finalmente Hinn enseña que las visiones sobrenaturales deben ser cosa común para los cristianos; Que Jesús perdió su divinidad temporalmente después de la crucifixión  y el uso de expresiones como si es la voluntad destruye la fe verdadera.  

 

KENNTH COPELAND:

Copeland enseña que Jesús se hizo obediente al diablo, tomó su naturaleza, fue atormentado por los demonios y fue el primer hombre que nació de nuevo: en el infierno. Así que imagínese lo siguiente: Habiendo tenido que hacerse obediente a Satanás… y apropiándose de su naturaleza. El permitió que el diablo lo arrastrara hasta las partes mas profundas del infierno….El consintió en que Satanás lo dominara…..Durante tres días cada demonio del infierno….lo torturó mas allá de lo que cualquier persona jamás haya concebido….(pero) la voz de Dios le hablo al espíritu azotado hasta la muerte quebrantado y castigado de Jesús, el cual padecía sufrimiento en los lugares mas profundos de la tierra …… ¡y trasformó el espíritu de Jesús con el poder de la resurrección¡  (De manera que)…. Jesús nació de nuevo… un hombre nacido de nuevo había derrotado a Satanás, al infierno y a la muerte.

 

ROBERT  TILTON:

En los escritos de este pastor americano, que no es muy conocido por nosotros, observamos un tema común entre los maestros de fe: Las palabras de uno ponen en libertad lo que hay dentro del espíritu sea bueno o malo…Las palabras tienen contenido e influencia…Por ejemplo, el hablar positivamente acerca de lo que uno desea pone en libertad el contenido de este deseo, al igual que los Ángeles, para lograr que  se haga realidad. Robert Tilton al igual que la mayoría de estos maestros de Fe afirma que pronunciar frases aun poco profundas como: estoy muerto de la risa puede traer calamidades y maldiciones a la vida de una persona.

Tilton también afirma que la expiación de Cristo es la base del mensaje de Fe. De modo que al referirse al éxito, a la felicidad, a la paz mental, a la salud y a la prosperidad. El enseña que Cristo compró estas cosas en el Calvario. Por ejemplo el asegura que Dios siempre habrá de sanar por fe…. Garantizado ciento por ciento.

 

KENNETH HAGIN PADRE E HIJO:

Kenneth Hagin hijo cree que sus enseñanzas de fe son el secreto para tener éxito con Dios. Su padre asevera que los cristianos deberían tener prosperidad y éxito en extremo. Por esto una ves Dios le dijo que el esperaba que su pueblo se congregara en los mejores locales de la ciudad.

Los Hagin, Copeland y Tilton, que admiten que sus enseñanzas no han venido funcionando muy bien ahora han añadido, partiendo de la confesión positiva, “el poder de dar ordenes”……..El dato mas importantes de la palabra de Dios: el poder de dar ordenes… que está a disposición de todo hijo de Dios….Ordenar no es lo mismo que confesar…..Lo que ocurre es que hemos orado y confesado mucho, mas no hemos dado ninguna orden.

 

Dios dijo a Hagin padre personalmente: En primer lugar no ores mas en lo que concierne al dinero….Reclama lo que te haga falta…. El Señor agregó: Di Satanás no toques mi dinero…Di yo reclamo…., y menciona lo que quieras o lo que te haga falta.

Le dije al Señor: Señor, yo no puedo creer que tu quieras que abastezcamos   nuestras necesidades mas ¿nuestros deseos? El respondió… En el salmo 23 dice: Jehová es mi pastor, nada me faltará ….(Y Dios agregó reclama): 2Reclama lo que te haga falta o lo que necesites. Di: “Satanás, no toques el aspecto financiero de mi vida”. Luego di: “vayan espíritus ministradores, y hagan que venga el dinero.

 

ORAL Y RICHARD ROBERTS:

Oral Roberts se puede considerar como el padre de estos maestros de Fe. El acepta el titulo de apóstol principal del cuerpo de Cristo en nuestros días y asegura que el puede ministrarle a cualquiera el poder de Dios de hacer milagros.

Su famoso principio de Fe seminal es una combinación de elementos de la psicología humanística, de la confesión positiva basada en leyes divinas y de un evangelio que enfatiza la prosperidad. Oral enseña que Jesús mismo le revelo el principio de la fe seminal.  Afirma que esta es la forma de obrar mediante su hijo Jesucristo.,.. y después mediante sus seguidores, con el fin de abastecer todas nuestras necesidades. El enseña que Dios es nuestra fuente completa de abastecimiento. Su segundo principio es dar dinero. Dar dinero es “la misma  semilla de la Fe”, y esta semilla puede luego ser dirigida por el dador para realizar milagros. Su tercer principio es el de esperar un milagro. El dice que esta es la forma en que Dios hace las cosas. 

Teniendo mucho que decir de Oral me limitaré a repetir lo que su antigua nuera: Patti Roberts dijo: “La teología de la Fe seminal me molesta enormemente, por el hecho de que me di cuenta de que, cuando se llevaba a un extremo, rebajaba a Dios a un simple amante viejo y rico” . Sus usted quería sus bendiciones y su amor, había que pagarle. De continuo escuchábamos decir a Oral lo siguiente: “De su necesidad”. Entonces comencé a dudar del motivo que se daba entender con esta  clase de ofrenda. ¿Le dábamos a Dios motivados por el amor y la gratitud hacia el o estábamos regateando con El?...Yo creo que estábamos apelando a la avaricia o a la desesperación de ellos…De modo que me cuesta trabajo hacer distinción entre la venta de indulgencias y el concepto de la fe seminal… Patti Roberts estimaba que su suegro se había convertido en un manipulador recaudador de fondos. A ella también le chocaba sus prioridades: los principios de la fe seminal se presentaban en cada programa de televisión, sin embargo, muy pocas veces se presentaba el Evangelio.

 

PAUL YONGGI CHO:

El doctor Paúl Yoghi Cho es el pastor de la iglesia mas grande del mundo. El afirma que Dios le habló y le reveló algunas enseñanzas nuevas. Cho brinda una ley de fe que tiene que ver con la incubación de nuestro subconsciente por medio de visiones, de visualización (imágenes mentales dirigidas hacia una meta concreta) y sueños. Según Cho, nuestro subconsciente es nuestro espíritu y nuestro espíritu está vinculado con la cuarta dimensión, el mundo espiritual. Por el hecho que el mundo espiritual siempre está moldeando el mundo físico….y por el hecho  que por medio nuestro subconsciente estamos vinculados con el mundo espiritual… tenemos poder para moldearlo, por lo que también tenemos poder para moldear este mundo. De manera que la realidad física puede ser alterada según los deseos que se visualizan.   En otros términos y resumiendo un poco: Toda persona posee la habilidad innata para controlar en forma mágica la creación, mediante la utilización de sus poderes mentales. (Lo que enseña el dr Cho yo lo leí hace muchos años en un libro, sino me equivoco y la memoria no me falla, llamado El método de control mental Silva, claro que al dr Cho se lo reveló fue Dios).

Por falta de espacio y por lo que básicamente siguen las mismas enseñanzas mencionaré solo los nombre de muchos otros representantes de este movimiento:

 

CASH DINERO LUNA, JONAS GONZALES, y en Colombia ampliamente conocidos: CESAR CASTELLANOS, JOSE SATIRIO DOS SANTOS, RAFAEL GOMEZ DE SOLA

CONFESION NEGATIVA

 

Kenneth Hagin dice que el jamás confiesa sus dudas: “Nunca hablo de la enfermedad…. Nunca hablo sobre lo que ha hecho el diablo. No me interesa su obra”… Mas adelante hasta llega a confesar que el no decía la verdad con el fin de mantener una actitud positiva: “Mas si tuviera una jaqueca no se lo diría a nadie. Y si alguien me preguntara que como me sentía le diría que me siento bien gracias. En todo caso pronunciaría las palabras correctas, por que Jesús dijo en Marcos 11:23 “Lo que diga le será hecho” Y no le diría a nadie si tuviera un pensamiento de duda o de temor. No lo aceptaría. No le diría a nadie si vino a mi mente tal pensamiento…

 

Pero, ¿No está la Biblia repleta de confesiones negativas hechas por Jesús, por los apóstoles y por todos los profetas? ¿No dijo Jesús basta a cada día su propio mal? (Mateo 6:34)

 

Los maestros de Fe afirman jamás confiese el temor. Mas el mismo apóstol Pablo confiesa: Pues me temo que cuando llegue, no os halle tales como quiero….. Me temo que halla entre vosotros contiendas, envidias, iras, divisiones, maledicencias,….. Me temo que cuando vuelva, me humille Dios entre vosotros, y quizás tenga que llorar por muchos de los que antes han pecado y no se han arrepentido (2ª Corintios 12:20-21) .

 

A través del Nuevo Testamento nos encontramos con declaraciones tales como: La muerte actúa en nosotros; nuestro hombre exterior se va desgastando; Pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal manera que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte (2ª Corintios 1:8-8; 2:4;4:8;12:16;5:4).

 

La misma Biblia esta repleta de confesiones negativas de apóstoles y profetas lastima que ha estos Dios no les revelo que esto no había que hacerlo y esperó 2000 años para decírselo a Hagin.

 

SE CONTRADICEN UNOS A OTROS

 

Si uno lee extensamente los escritos de estos maestros del engaño se da cuenta que estos se contradicen  unos a otros. Esto significa que una persona que sigue a uno de estos engañadores, mal llamados maestros de fe, pone en práctica lo que el otro ha dicho que no se debe hacer. Es decir el Espíritu Santo que habla, en muchos casos de forma verbal, según algunos de ellos, a unos le dice alguna cosa y a otro le dice lo contrario. Esto los ha obligado a balancear sus contradicciones teológicas. Lo curioso e interesante es que estos mismos maestros del error reconocen que sus principios y enseñanzas en la mayoría de los casos no funcionan (claro que esto no lo declaran de manera directa). Lo hacen añadiendo y exigiendo de continuo que se cumplan nuevas condiciones para que sus principios de fe funcionen, buscando explicaciones racionales para los repetidos fracasos de sus seguidores. Invariablemente, según ellos, es porque la persona no tiene la fe adecuada o suficiente fe, porque ha malinterpretado algo, o hay pecado oculto, o porque están confesando y no ordenando etc,.

Por ejemplo, Hagin  enseña que debido a las corrientes de incredulidad son tan persistes solo un pequeño grupo de creyentes podrán sobreponerse a las mismas. En otras palabras solo algunos seguidores del movimiento de fe podrán esperar resultados de fe.

Por otro lado se nos dice que podemos emplear leyes espirituales que funcionan solo por mandato, para cualquiera, en cualquier momento, solamente por confesarlas con autentica fe. Pero mas tarde se nos dice que no, que no es solo necesaria la confesión sino dar ordenes y demandar. Sin embargo según Copeland aun esto puede fracasar, puesto que las leyes en verdad no funcionan inevitablemente y el poder de la paciencia debe ponerse en funcionamiento para apuntalar el acto de fe de uno……Por supuesto,  si en funcionamiento adecuado del principio de Fe depende de la fe, las ordenes, la paciencia, las circunstancias, etc, de una persona, entonces estos principios “inviolables” han padecido la muerte de los mil requisitos, por lo que no tiene valor alguno.

 

 

¿DE DONDE VIENEN SUS ENSEÑANZAS?

 

La pregunta lógica hasta aquí es esa, sino provienen de la Biblia entonces de donde proviene: El concepto de la confesión positiva, de la prosperidad y el éxito, de la salud divina, de la manipulación de la creación, de la negación de los sentidos y de la negación implícita de paciencia medica tiene su origen en la teología de la ciencia de la mente del siglo 19 y del 20 tales como La Escuela del Cristianismo de la Unidad, El Nuevo Pensamiento y La Ciencia de la Mente. (Estos tres grupos juntos con los movimientos de Fe también enseñan que la confesión negativa puede producir enfermedades, tragedias y aun la muerte.)

 

Tal ves por todo lo mencionado, hasta aquí es que el historiador carismático Dr. MacConnell demuestra de buena gana, con pruebas, el origen sectario del movimiento de Fe, por mediación E.W. Kenyon:

“(El padre moderno del  movimiento de Fe, Kenneth)…..  Hagin en su palabra y su contenido el grueso de su teología de E.W. Kenyon. Todos los maestros de Fe, incluso Kenneth Hagin y Kenneth Copeland, quieran admitirlo o no, son hijos y nietos espirituales de K.E. Kenyon.  Fue Kenyon, no Hagin, quién concibió cada uno de las doctrinas principales del Movimiento de Fe moderno… Es probable que las raíces de la  teología de Kenyon tengan su origen en su propio trasfondo de las sectas metafísicas, muy en particular El Nuevo Pensamiento y La Ciencia Cristiana…. Kenyon hizo el intento de forjar una síntesis del pensamiento metafísico y evangélico… El resultado en la teología de de Fe es una mezcla EXTRAÑA DE FUNDAMENTALISMO BIBLICO Y METAFISICA DEL NUEVO PENSAMIENTO.

  

¿QUÉ ES LA FE?

 

Es,  pues,  la fe la certeza de lo que se espera,  la convicción de lo que no se ve (Hebreos 11:1).

 

La definición que da el autor del libro de los Hebreos es sencilla, no hace tocar trompeta, no hay fuegos artificiales en esto; Y es la mejor definición. Nos bastará ampliar tan solo un poco más esta y entender que la Fe que predican los maestros del error es distorsionada.

 

Al contrario de lo que afirman los maestros de Fe, la fe no tiene poder. El poder está en Dios que bendice, en su soberanía, la fe del creyente según sus propósitos (Salmo 62:11).  La fe que mueve montañas es la fe en Cristo, nuestra confianza depositada en El. Esta fe no esta disponible para todo el mundo, esta proviene de Dios (Heb: 12:2, Filipenses 1:29)   y es perfeccionada día a día, a través del conocimiento de El,  nuestra comunión con Dios,  nuestro andar diario.

 

El problema fundamental del Movimiento de Fe: no es que sus miembros no tengan fe, si no que esta está mal colocada o aplicada incorrectamente. Ellos enfatizan mas el tener fe en la fe que el confiar en Dios. Como afirmó Carlos Spurgeon en su libro “Toda la gracia”: La fe no es ciega, no es especulativa, cree en datos que no les cabe duda que son ciertos, no es impractica ni romántica. La fe confía plenamente y se juega su propio destino en la verdad de la revelación.

 

Sin embargo, obviamente,  uno no puede confiar en Dios si no lo conoce, de igual manera, es obvio, que uno que uno no puede confiar en lo que Dios dice si ha interpretado la Biblia de manera equivocada. Para poder conocer ha Dios y confiar en El completamente  tenemos que tener un conocimiento preciso sobre quién es El y sobre lo que ha dicho.   Se hace necesario escudriñar las escrituras y dejarnos guiar por El Espíritu de Dios, el problema es que El habla despacito y es necesario acallar nuestra vos para poder escucharle. Desgraciadamente la mayoría de los cristianos han cambiado de brújula, ellos prefieren el camino fácil de simplemente aceptar los que otros en posición de autoridad les dicen. En la sociedad en que vivimos la mayoría de la gente quiere ser guiada, ellos prefieren que otro tome las decisiones difíciles. Ellos han puesto a sus pastores en un pedestal y como resultado, en la mayoría de los casos, estos en ves de servir a otros en humildad están sirviendo a sus propios intereses.

 

En esencia confiar en Dios significa fiarse de El en toda situación; no tratar de manipularlo con el fin de hacer realidad nuestra propia voluntad en la vida, o de escapar de las dificultades de la vida. De hecho de hecho los problemas y las dificultades son un resultado inevitable de la verdadera fe (Filipenses 1:29 y 2ªTimoteo 3:12). No olvidando: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados (Romanos 8:28). De manera que podemos definir la fe, en una forma más amplia, como un compromiso  personal de amor hacia Dios y una transferencia absoluta  confianza  de uno mismo hacia El, lo que conduce a la entrega personal a El en todo los asuntos de la vida y a la conducta apropiada, la cual es fruto de esta entrega.

 

 

¿DE QUIEN ES LA CULPA?

 

Dice la historia que Rafael se encontraba pintando sus famosos frescos del Vaticano cuando un par de cardenales se detuvo a observar y a criticar.

--El rostro del apóstol Pablo esta demasiado sonrosado—comentó uno.

--Es porque se sonroja al ver en que manos ha caído la iglesia

--replico Rafael.

 

El profeta Jeremías habría estado de acuerdo con esa respuesta

“¿Se han avergonzado de haber hecho abominación? Ciertamente no se han avergonzado ni aun saben tener vergüenza” (Jeremías 6:15 y 8:12)

Por que el pueblo de Judá acepta y apoya sin el menor rubor un sistema religioso que destronó al mismo Dios quién los había engrandecido tanto?

 

Jer 17:9  Engañoso es el corazón más que todas las cosas,  y perverso;   ¿quién lo conocerá?

Jer 17:10  Yo Jehová,  que escudriño la mente,  que pruebo el corazón,  para dar a cada uno según su camino,  según el fruto de sus obras.

 

En otras palabras, el problema del corazón es el corazón del problema, y usted y yo tenemos esa misma clase de corazón. La escena y el libreto podrán haber cambiado, estos podrán ser diferentes pero los actores no han cambiado desde los días de Jeremías.

El pueblo de Judá siguió su corazón y se sumergió decidido en una falsa religión que les prometía todo lo que deseaban. Sus líderes siguieron sus corazones y cedieron a los deseos internos que se ocultan en todos nosotros, codiciando poder, riqueza y popularidad. Estos hombres no se consideraban profetas falsos a si mismos; pero eso era lo que eran. Tal vez eran sinceros cuando compartían sus sueños y  anunciaban sus visiones; por con todo guiaban a la gente por caminos equivocados. Cuando ellos persiguieron a Jeremías pensaban que estaban sirviendo a Dios.

 

Cuando Dios vio que su corazón se inclinaba al mal, envió un poder engañoso para que crean la mentira (2Tesalonisenses 2:11), porque la pena por rechazar la verdad es aceptar la mentira. La condena mas grande que Dios puede enviar ha su pueblo es dejarlo seguir su propio camino. Ven. Cuando tenemos ídolos en nuestros corazones, es decir, nuestra propia lujuria, nuestra propia justificación, nuestras propias opiniones, nuestras propias tradiciones, prejuicios, etc., entonces nosotros escucharemos a Dios según éstas cosas, no según Su verdadera Palabra y Voluntad.  Nos engañamos a nosotros mismos (Ver Ezequiel 14: 1-10).

 

 

Moisés había estado a solas con Dios en el monte Sinaí recibiendo la  ley que entregaría al pueblo pero Israel comenzó a inquietarse como rebaño sin pastor. El pueblo de Dios tenía y sigue teniendo cuando tiene que esperar y caminar por fe. Le pidieron a Aarón que hiciera algo al respecto y este fabricó un becerro de oro. El pueblo de Israel se sacrificó para poder disfrutar de su becerro. Miles de cristianos han hecho lo mismo han dado y sacrificado su riqueza y han armado este gran becerro de oro (evangelio) que predican estos maestros de la fe  que parece  que las únicas montañas que mueven, con la fe que proclaman, son las montañas de dinero de aquellos que con emoción y alegría alimentan ese becerro. Así como nos repugna la idolatría y la inmoralidad del suceso del becerro de oro, lo mismo sucede con el conformismo de Aarón. Aarón representa a los lideres que le dan al pueblo lo que este desea y no lo que necesita, que se preocupa mas por agradar a los hombres que por agradar a Dios. Es muy probable que la cooperación de Aarón con la multitud carnal lo convirtió en el hombre mas popular del campamento. (Ver Éxodo 32:1-6)

 

En realidad el éxito y la popularidad que estos maestros de la Fe le han dado al evangelio es un éxito falso. Lo que para muchos miembros de la iglesia es éxito en realidad es JUCIO DE DIOS. Como  resultado de los mensajes de estos predicadores falsos ha surgido una generación de cristianos similares que profesan una fe falsa y son movidos por metas erróneas.

 

El deseo de la iglesia de verse aceptada y aprobada por el mundo en general también ha tenido que ver en algo en este falso éxito. Hemos buscado el aplauso de los hombres y no la aprobación de Dios. En otro tiempo los tres elementos de éxito mas importantes en nuestras reuniones cristianas  eran que las personas estuvieran llenas del Espíritu, que sintieran la responsabilidad ante las personas perdidas y que estuvieran dispuestas a darle la gloria a Dios. Hoy nos hemos llenado de celebridades famosas, hoy en día está de moda ser cristianos, vemos a una serie de artistas que aparentemente se han convertido y los hemos enarbolado. Hoy en día así como Yuri, Juan Luís Guerra, Falcao García, etc. son cristianos, también nosotros tenemos que ser cristianos. El mensaje es hay que tomar Coca cola por que Shaquira toma Coca cola. Cuando se hace hincapié en la fama del testigo y no en su Fe en Cristo algo debe andar mal.

LA VERDADERA UNCIÓN

Después de su resurrección, Jesús ordenó a sus discípulos esperar en Jerusalén hasta que fueran revestidos con poder de lo alto.  Era un Poder Santo, no del hombre, pero del Santo de Israel.  Este poder era un poder que podía cambiar el corazón de los hombres!  Este poder podía traer sanidad al cuerpo, alma y espíritu del hombre. 

Yo creo que el verdadero poder de Dios, va a ser derramado de nuevo sobre la tierra en una medida que hará que la gloria derramada sobre los primeros Cristianos parezca insignificante.

Dios en éste momento está preparando gente que estará en condiciones de llevar esa unción sin ser destruido por El.  Es una unción que debe ser manejada cuidadosamente y de acuerdo con los métodos de Dios no del hombre.

COMO MANEJAR EL PODER DE DIOS

Cuando el Rey David recapturó el Arca del Pacto y trató de llevarla de regreso al Monte de Sion, lo hizo indebidamente costándole por consiguiente la vida de uno de sus hombres.  David puso el Arca en una carreta hecha por el hombre,  halada por un buey y conducida por Uza y Ahío.  Interesante saber que Uza significa “fuerza” y Ahío “amor fraternal.”  Cuando llegaron a la era, el lugar donde el trigo es separado del afrecho (el que tenga oído para oír, que oiga) el buey tropezó desestabilizando el Arca.  Los reflejos de Uza (fuerza) actuaron tocando el Arca para sostenerla en su lugar, y murió, ya que era prohibido que él tocara el Arca.  El Arca debía ser puesta sobre los hombros del Sacerdote ungido por Dios y NO halada por animales en un artefacto hecho por el hombre.  Por supuesto, todos estos eventos en las vidas de los Israelitas sirven de ejemplos espirituales para aquellos de nosotros que llegaríamos a formar el nuevo y verdadero sacerdocio bajo el Nuevo Pacto.  (Hebreos 10:1;  1 Corintios 10:6-11;  Gálatas 4:21-31)

Esta usual ocurrencia en la vida de David, sirve como ejemplo espiritual para aquellos de nosotros nacidos bajo el Nuevo Pacto a través de la vida/sangre de Jesús el Mesías.  Bajo el Nuevo Pacto, la presencia de Dios es puesta sobre los hombros del sacerdocio del Nuevo Pacto, siendo decapitado nuestro pensamiento bestialmente carnal, al recibir “la mente de Cristo.”  (1Corintios 2:16)   En el libro de Apocalipsis, encontramos gente que fue decapitada por sus testimonios y por la palabra de Dios.  Ellos recibieron poder para juzgar porque no habían adorado a  la bestia ni habían recibido la marca en sus frentes ( Pensamientos) ni en sus manos (trabajo)  (Apocalipsis 20:4)   En realidad, quién es ese sacerdocio que va a llevar la presencia de Dios sobre sus hombros?

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.”  (1Pedro 2:9)  Queridos hermanos y hermanas, a quién pertenecen ustedes realmente?  Para quién pone a trabajar su mente y sus manos? aquellos que están dispuestos a ser decapitados por la palabra de Dios y el testimonio de Jesús Quien dio Su vida por Sus enemigos.  (Apocalipsis 20:4)  Aquellos que verdaderamente pertenecen al cuerpo de Cristo, saben que deben perder sus propias cabezas (su manera de pensar) porque su verdadera cabeza es Cristo.

“Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia.  Él es el principio, el primogénito de la resurrección, para ser en todo el primero.”  (Colosenses 1:18  NVI)

EL PODER DEL SANTO

El espacio no nos permitirá citar todas las referencias encontradas en la Biblia relacionadas con el tremendo poder que los primeros discípulos recibieron  después del derramamiento del Espíritu Santo el día de Pentecostés.  Antes de su ascensión, Jesús les dijo a sus discípulos que fueran a Jerusalén y esperaran allí hasta que fueran llenos con poder de lo alto.  Cuando cayó el poder, ellos salieron a las calles declarando la maravillosa obra de Dios.  El libro de Hechos esta lleno de ejemplos del tremendo poder que Dios derramó en la tierra a través de sus discípulos durante los años que siguieron.  Mucha gente codiciaba este poder o al menos querían estar cerca de esta gran unción.  Simón, el mago, quiso comprarle este poder a Pedro.

COMO MANTUVO DIOS A LA IGLESIA PRIMITIVA LIBRE DE FALSOS MOTIVOS

Muy al comienzo de este gran movimiento, muchos vendieron sus pertenencias y las presentaban a los apóstoles.  Parecía que el poder de la codicia había sido roto en muchos de aquellos que se acercaban a esta unción.  Hubo una pareja llamados Ananías y Safira quienes también vendieron sus pertenencias y pusieron las ganancias a los píes de los apóstoles.  (Hechos 5:1-11)  Pero mintieron acerca de lo que realmente recibieron por la venta.  El Espíritu Santo a través de Pedro, expuso su mentira y terminaron sacándolos arrastrados fuera del edificio muertos.  Seamos honestos, si Dios  fuera a derramar de nuevo Su Espíritu Santo sobre su pueblo en la medida que expone el libro de Hechos o mayor y quisiera la pureza moral que trajere muerte a aquel que mintiera un poco sobre dinero, cuántos de nosotros seguiríamos en píe?  Veamos que pasó justo después de este evento.

“Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.  Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.  De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente.”  (Hechos 5:11-13)

Dios usó las muertes de Ananías y Safira para mantener fuera del centro de la unidad del poder a aquellos que no estaban dispuestos a negarse a si mismos, de manera que no lo profanaran y por consiguiente  lo destruyeran.  Yo creo que millones de Cristianos tienen la esperanza de que esta clase de poder, regrese al cuerpo de Cristo.  Pero si Dios usara los mismos parámetros que usó en Hechos, cuántos de nosotros permaneceríamos verdaderamente sin caer muertos por albergar todo tipo de ídolos en nuestros corazones?  Todo lo que Ananías y Safira hicieron, fue no decir la verdad acerca del precio que recibieron por la venta de su propiedad, y esto les costo sus vidas y el derecho de participar en uno de los derramamientos mas grandes del Espíritu de Dios.

 ¿Cómo es el verdadero poder de Dios?  El Autor Richard J. Foster ha dicho lo siguiente acerca del verdadero poder de lo alto.

“El poder que crea, es poder espiritual, y es absolutamente opuesto al poder humano.  Cuáles, entonces, son las marcas del poder espiritual?”

1.      “Amor” es la primera marca del poder espiritual.  El Amor demanda que el poder sea usado para el bien de los demás.

2.      “Humildad” es la segunda marca del poder espiritual.  Humildad es poder bajo control.  No hay nada mas peligroso que el poder al servicio de la arrogancia.  Bajo la disciplina de la humildad, el poder es enseñable.

3.      “Auto-limitación” es la tercera marca del poder espiritual.  El poder que se abstiene de hacer algunas cosas – aún cosas buenas – sin respeto por el individuo.  Se ha dado cuenta la cantidad de veces que Jesús rehusó usar poder?   El rehusó deslumbrar a la gente saltando del pináculo de templo (Mateo 4:5)   El rechazó la tentación de hacer mas “pan” para validar su ministerio (Juan 6:26)  El rehusó hacer muchos milagros en su propio pueblo debido a la incredulidad de la gente (Lucas 4:16-27)  Cuando fue arrestado, Jesús le recordó a Pedro, que El podía haber llamado un ejército de ángeles que lo rescatarán, pero no lo hizo (Mateo 26:53)

4.      “Gozo” es la cuarta marca del poder espiritual.  No es una cara con sonrisa siniestra, esfuerzo amargo!  Cuando el cojo fue sanado, el salió caminando, saltando y alabando a Dios (Hechos 3:8)  Esa es la mejor descripción de nuestra espontánea reacción a la obra de Dios.

5.      “Vulnerabilidad” es la quinta marca del poder espiritual.  El poder que viene de arriba, no está lleno de demostración y ostentación.  Carece del símbolo de autoridad humana, en realidad sus símbolos son un pesebre y una cruz.  Es un poder que no es reconocido como poder.  Es el poder del “sanador herido”, usemos la frase de Henri Nouwen.  El poder de lo alto, viene de la debilidad.  Esta en contradicción de la sociedad del fuerte y capaz.

6.      “Sumisión” es la sexta marca del poder espiritual.  Jesús sabía lo que significaba someterse a los caminos de Dios.  A medida que aprendamos a nivel personal esta clase de cooperación íntima con el Padre, entraremos mas profundamente en el significado el verdadero poder.   La sumisión al poder, porque nos pone en la posición en la cual podemos recibir de otros.  Cuando, con humildad de corazón nos sometemos a otros, tenemos acceso a su sabiduría, su consejo, su reprensión, su estímulo.

7.      “Libertad” es la última marca del poder espiritual.  La gente era libre cuando Jesús y los apóstoles ejercitaban poder.  El cojo podía andar, el ciego podía ver, el culpable conocía el perdón ............los poderes de esta época de maldad y oscuridad  fueron derrotados, y los cautivos fueron puestos en libertad.  Note como trabajaba Jesús con la gente.  Jesús nunca corrió arrogantemente sobre el débil.  El nunca usó el poder para explotar o controlar a otros.  De todas maneras hubiera sido fácil para El hacerlo.  Los pobres que lo escuchaban complacidamente, hubieran hecho cualquier cosa por El porque estaban agradecidos de tener a alguien que les prestara atención.  Pero Jesús rehusó explotar el poder que tenía, sobre ellos.  El los libertó para que fueran ellos mismos, completa y únicamente. 

BIBLIOGRAFIA

Los datos de gran parte de este escrito ha sido tomado de los siguientes libros y artículos los cuales les aconsejaría leer de manera detenida a muchos líderes y pastores a los cuales llega este articulo:

-Los Hechos acerca del Movimiento de Fe por Jhon Ankeberg y Jhon Weldon.

-¿Practica la iglesia lo que predica de? Warren Wiersbe

-Lobos con piel de oveja de W. Phillip Keller

-Tamizando los poderes, articulo de Gary Amirault

-¿Cuánto cuesta el show?, articulo de Guillermo Green

En Cristo, sinceramente

Expand

El sostenimiento del pastor.¿es bíbico?

 

businessman go up career stairsEL SOSTENIMIENTO DEL PASTOR

Publicado por: Mario Rodríguez Bernier  

E mail: guardandosupalabra@hotmail.com

 

El verdadero problema no es que la iglesia sea demasiado rica, sino que se ha vuelto fuertemente institucionalizada, con una inversión aplastante en mantenimiento. Tiene las características del dinosaurio y del buque de guerra. Está cargada con una planta y un programa que supera sus medios, de forma que está absorbida en problemas de aprovisionamiento y preocupada por la supervivencia. La inercia de la máquina es tal que las asignaciones financieras, los requisitos legales, los canales de organización, las actitudes mentales, están todas puestas en la dirección de continuar y realzar el statu quo. Si uno quiere seguir un rumbo que se sale de estos canales, entonces la mayoría de sus energías se agotarán antes de llegar a la líneas enemigas.

 

                                                                                     –John A. T. Robinson

 

 

Mal 3:8   ¿Robará el hombre a Dios?  Pues vosotros me habéis robado.  Y dijisteis:   ¿En qué te hemos robado?  En vuestros diezmos y ofrendas.

Mal 3:9  Malditos sois con maldición,  porque vosotros,  la nación toda,  me habéis robado.

Mal 3:10  Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa;  y probadme ahora en esto,  dice Jehová de los ejércitos,  si no os abriré las ventanas de los cielos,  y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.

 

Este pasaje de Malaquías  parece ser el texto bíblico favorito de muchos pastores y el texto o más bien el tema bíblico mayor enseñado entre los cristianos. Pregúntele a un cristiano que es la gracia y lo mas seguro es que no le sabrá contestar correctamente, pregúntele sobre el diezmo y le recitará fielmente todo lo enseñado por su pastor. Esta práctica ha sido enseñada por los pastores en sus respectivas congregaciones, durante años,  más que cualquier otra doctrina. Es mas me atrevería ha decir que es la única doctrina que la mayoría de los cristianos conocen a la perfección y en cambio son  ignorantes de las doctrinas básicas del cristianismo. Si usted ha pasado algún tiempo en la iglesia moderna, ha escuchado este pasaje tronando desde el púlpito muchísimas veces.

 

Veamos algunas argumentaciones que acompañan al pasaje:

 

“Dios ha ordenado que ustedes den sus diezmos fielmente. Si ustedes no diezman, están robando a Dios  y se colocan bajo  maldición.”

 

“Repitamos juntos el ‘Credo del diezmador’, ¿les parece?.

 

‘El diezmo es del Señor. En verdad lo aprendimos. En fe lo creemos. En gozo lo damos. ¡El diezmo!’”. “¡Sus diezmos y ofrendas son necesarias para que la obra de Dios continúe!”. (La “obra de Dios”, por supuesto, quiere decir asalariar al cuerpo pastoral y pagar la cuenta eléctrica mensual para mantener en funcionamiento el edificio.)

 

¿Cuál es el resultado de este tipo de presión? El pueblo de Dios es llevado por la culpa a dar la décima parte de sus ingresos cada semana. Cuando lo hacen, sienten que  han agradado a Dios. Y pueden esperar que Él los bendiga económicamente. Cuando fallan, sienten que están siendo desobedientes, y una maldición  se cierne sobre ellos.

 

Pero retrocedamos unos pasos y hagamos la pregunta incisiva:

 

1. “La Biblia, ¿nos enseña a diezmar? Y, 

2. ¿estamos obligados espiritualmente a financiar al pastor y a su personal?”.

 

La respuesta a estas dos preguntas es impactante. (Si usted es un pastor, es fascinante. ¡Así que tal vez quiera sacar sus remedios para el corazón ahora!)

 

¿Es bíblico el diezmo?

 

El diezmo ciertamente aparece en la Biblia. Así que sí, el diezmo es bíblico. Pero no es cristiano. El diezmo pertenece al antiguo Israel. Era, esencialmente, su impuesto a las ganancias. No encontramos que los cristianos del primer siglo hayan diezmado jamás en el Nuevo Testamento.

La mayoría de los cristianos no tiene la menor idea de lo que enseña la Biblia con relación al diezmo. Así que veámoslo. La palabra “diezmo” significa simplemente la décima parte.

 El Señor instituyó tres clases de diezmos para Israel como parte de su sistema de impuestos. Estos son:

 

-Un diezmo del producto de la tierra para apoyar a los levitas, que no tenían ninguna herencia en Canaán. (Levítico 27:30–33; Números 18:21–31)

 

Lev 27:30  Y el diezmo de la tierra,  así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles,  de Jehová es;  es cosa dedicada a Jehová.

Lev 27:31  Y si alguno quisiere rescatar algo del diezmo,  añadirá la quinta parte de su precio por ello.

Lev 27:32  Y todo diezmo de vacas o de ovejas,  de todo lo que pasa bajo la vara,  el diezmo será consagrado a Jehová.

Lev 27:33  No mirará si es bueno o malo,  ni lo cambiará;  y si lo cambiare,  tanto él como el que se dio en cambio serán cosas sagradas;  no podrán ser rescatados.

 

Num 18:21  Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos  en Israel por heredad,  por su ministerio,  por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión.

Num 18:22  Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión,  para que no lleven pecado por el cual mueran.

Num 18:23  Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión,  y ellos llevarán su iniquidad;  estatuto perpetuo para vuestros descendientes;  y no poseerán heredad entre los hijos de Israel.

Num 18:24  Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel,  que ofrecerán a Jehová en ofrenda;  por lo cual les he dicho:  Entre los hijos de Israel no poseerán heredad.

Num 18:25  Y habló Jehová a Moisés,  diciendo:

Num 18:26  Así hablarás a los levitas,  y les dirás:  Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad,  vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos.

Num 18:27  Y se os contará vuestra ofrenda como grano de la era,  y como producto del lagar.

Num 18:28  Así ofreceréis también vosotros ofrenda a Jehová de todos vuestros diezmos que recibáis de los hijos de Israel;  y daréis de ellos la ofrenda de Jehová al sacerdote Aarón.

Num 18:29  De todos vuestros dones ofreceréis toda ofrenda a Jehová;  de todo lo mejor de ellos ofreceréis la porción que ha de ser consagrada.

Num 18:30  Y les dirás:  Cuando ofreciereis lo mejor de ellos,  será contado a los levitas como producto de la era,  y como producto del lagar.

Num 18:31  Y lo comeréis en cualquier lugar,  vosotros y vuestras familias;  pues es vuestra remuneración por vuestro ministerio en el tabernáculo de reunión.

 

-Un diezmo del producto de la tierra para costear las fiestas religiosas en Jerusalén. Si era muy difícil para una familia llevar el producto a Jerusalén, podía convertirlo en dinero. (Deuteronomio 14:22–27. Esto se denomina a veces “el diezmo del festival”.)

 

Deu 14:22  Indefectiblemente diezmarás  todo el producto del grano que rindiere tu campo cada año.

Deu 14:23  Y comerás delante de Jehová tu Dios en el lugar que él escogiere para poner allí su nombre,  el diezmo de tu grano,  de tu vino y de tu aceite,  y las primicias de tus manadas y de tus ganados,  para que aprendas a temer a Jehová tu Dios todos los días.

Deu 14:24  Y si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo,  por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre,  cuando Jehová tu Dios te bendijere,

Deu 14:25  entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano,  y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere;

Deu 14:26  y darás el dinero por todo lo que deseas,  por vacas,  por ovejas,  por vino,  por sidra,  o por cualquier cosa que tú deseares;  y comerás allí delante de Jehová tu Dios,  y te alegrarás tú y tu familia.

Deu 14:27  Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones;  porque no tiene parte ni heredad contigo.

 

-Un diezmo del producto de la tierra, recogido cada tres años para los levitas, huérfanos, extranjeros y viudas del lugar.( Deuteronomio 14:28, 29; 26:12, 13. El historiador judío Josefo y otros estudiosos creen que este es un tercer

diezmo que se usó de una forma diferente del segundo. Stuart Murray, Beyond Tithing (Carlisle: Paternoster)

 

Deu 14:28  Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año,  y lo guardarás en tus ciudades.

Deu 14:29  Y vendrá el levita,  que no tiene parte ni heredad contigo,  y el extranjero,  el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones,  y comerán y serán saciados;  para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.

Deu 26:12  Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero,  el año del diezmo,  darás también al levita,  al extranjero,  al huérfano y a la viuda;  y comerán en tus aldeas,  y se saciarán.

Deu 26:13  Y dirás delante de Jehová tu Dios:  He sacado lo consagrado de mi casa,  y también lo he dado al levita,  al extranjero,  al huérfano y a la viuda,  conforme a todo lo que me has mandado;  no he transgredido tus mandamientos,  ni me he olvidado de ellos.

 

Este era el diezmo bíblico. Note que Dios ordenó a Israel dar el 23,3 % de sus ingresos cada año, en contraposición con el 10%.

 

Estos diezmos consistían en productos de la tierra, es decir la semilla de la tierra, el fruto de la tierra y ganado. Era el producto de la tierra, no dinero.  

 

Observando  Luk 18:12  ayuno lo de dos comidas cada sábado, doy diezmos de todo lo que poseo. Podriamos creer que el fariseo diezmaba todo incluyendo dinero pero si observamos Luk 11:42:  Mas ¡ay de vosotros, fariseos! Que diezmáis la menta, y la ruda, y toda hortaliza; pero el juicio y la caridad de Dios pasáis de largo . Pues estas cosas era necesario hacer, y no dejar las otras. (SSE).

Queda claro que en los tiempos de Cristo todavía la ley del diezmo se cumplía al pie de la letra: Productos de la tierra

 

¡Este es el diezmo biblico¡

 

A una persona no le era permitido cambiar este acuerdo (la ley establece: productos de la tierra no dinero), escogiendo y eligiendo lo qué le gustara, como si fuera un menú religioso. 

 

Israel estaba obligado a apoyar a sus trabajadores nacionales (sacerdotes), sus feriados (festivales) y sus pobres (extranjeros, viudas y huérfanos) mediante sus diezmos anuales.

 

Quedaban excluidos de diezmar: los jornaleros (asalariados), los pescadores, los mineros y todos aquellos no cubiertos por la ley mosaica.

 

Uno de los propósitos del diezmo era para proveer para los Levitas.  Los Levitas recibieron un reparto menor de tierra que las otras tribus.  Los Levitas ejercieron muchas de las funciones religiosas de la comunidad, pero también la judicial, gubernamental, y educativa.  En otras palabras, el diezmo se usó también para propósitos seculares.  Los levitas eran frecuentemente músicos, administradores, arquitectos, jueces, profesores, escribientes, doctores, lo qué llamaríamos hoy "gente profesional".  El Levita también diezmaba del diezmo recibido para los sacerdotes.  Los sacerdotes no tenían que diezmar (1Pe 2:9  Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio,  nación santa,  pueblo adquirido por Dios,  para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; el que tenga oídos para oír que oiga).  Me doy cuenta que la mayoría de las personas igualan a los Levitas con los "sacerdotes," pero en alguna parte de la historia de Israel, se desarrollaron dos clases diferentes.   

 

Los responsables de conseguir dinero de sus congregaciones frecuentemente usan Escrituras que no trata del diezmo, para enseñar a diezmar.  Las leyes que se centran sobre las primicias y los primogénitos son diferentes de las leyes acerca del diezmo.  Para primogénito ver Núm. 3:12,12, 40-45; 8:16-18.  Para las primicias veamos Lev. 23:10-14; Números18:12-28.  Si nosotros re-instituimos todas estas Leyes Mosaicas que tratan de sacar algo del pueblo de Dios, ¿por qué no re-instituir todas ellas?  Por supuesto que sería ridículo. Tendríamos que empezar a sacrificar corderos y a matar los hijos rebeldes.  ¡Recuerde, él que quebranta la Ley de Moisés en un punto, es culpable haberla quebrantado toda!   

 

 

Con la muerte de Jesús, todos los códigos ceremoniales, gubernamentales y religiosos que pertenecían a los judíos fueron clavados a su cruz y enterrados… para nunca más volver a condenarnos.

 

Efe 2:15  aboliendo en su carne las enemistades,  la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas,  para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre,  haciendo la paz,

Col 2:14  anulando el acta de los decretos que había contra nosotros,  que nos era contraria,  quitándola de en medio y clavándola en la cruz,

 

Por esta razón, nunca vemos a los cristianos dando el diezmo en el Nuevo Testamento. ¡Así como no los vemos sacrificando cabras y toros para cubrir sus pecados! Pablo escribe: “Antes de recibir esa circuncisión, ustedes estaban muertos en sus pecados. Sin embargo, Dios nos dio vida en unión con Cristo, al perdonarnos todos los pecados y anular la deuda que teníamos pendiente por los requisitos de la ley. Él anuló esa deuda que nos era adversa, clavándola en la cruz. Desarmó a los poderes y a las potestades, y por medio de Cristo los humilló en público al exhibirlos en su desfile triunfal.

Así que nadie los juzgue a ustedes por lo que comen o beben, o con respecto a días de fiesta religiosa, de luna nueva o de reposo. Todo esto es una sombra de las cosas que están por venir; la realidad se halla en Cristo.

El diezmo perteneció exclusivamente a Israel bajo la Ley.

Con relación a la mayordomía financiera, vemos que los santos del primer siglo daban con gozo según su capacidad, no por obligación ante una orden. Las donaciones, en la iglesia primitiva, eran voluntarias. Y los beneficiarios eran los pobres, los huérfanos, las viudas, los enfermos, los presos y los extranjeros.

 

1Co 16:1  En cuanto a la ofrenda para los santos,  haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia.

1Co 16:2  Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo,  según haya prosperado,  guardándolo,  para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.

 

2Co 8:3  Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas,  y aun más allá de sus fuerzas,

2Co 8:4  pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.

2Co 8:5  Y no como lo esperábamos,  sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor,  y luego a nosotros por la voluntad de Dios;

2Co 8:6  de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes,  asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.

2Co 8:7  Por tanto,  como en todo abundáis,  en fe,  en palabra,  en ciencia,  en toda solicitud,  y en vuestro amor para con nosotros,  abundad también en esta gracia.

2Co 8:8  No hablo como quien manda,  sino para poner a prueba,  por medio de la diligencia de otros,  también la sinceridad del amor vuestro.

2Co 8:9  Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo,  que por amor a vosotros se hizo pobre,  siendo rico,  para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

2Co 8:10  Y en esto doy mi consejo;  porque esto os conviene a vosotros,  que comenzasteis antes,  no sólo a hacerlo,  sino también a quererlo,  desde el año pasado.

2Co 8:11  Ahora,  pues,  llevad también a cabo el hacerlo,  para que como estuvisteis prontos a querer,  así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.

2Co 8:12  Porque si primero hay la voluntad dispuesta,  será acepta según lo que uno tiene,  no según lo que no tiene.

 

Rom 15:25  Mas ahora voy a Jerusalén para ministrar a los santos.

Rom 15:26  Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén.

Rom 15:27  Pues les pareció bueno,  y son deudores a ellos;  porque si los gentiles han sido hechos participantes de sus bienes espirituales,  deben también ellos ministrarles de los materiales.

Rom 15:28  Así que,  cuando haya concluido esto,  y les haya entregado este fruto,  pasaré entre vosotros rumbo a España.

 

El consejo de Pablo sobre el dar es: da según Dios te ha prosperado, según tu capacidad y tus medios.

 

Puedo escuchar a alguien haciendo la siguiente objeción ahora mismo: “Pero ¿y Abraham? Él vivió antes la Ley. Y lo vemos diezmando al sumo sacerdote Melquisedec. ¿No rebate esto su argumento de que el diezmo forma parte del cristianismo?”.

No, no lo hace. En primer lugar, el diezmo de Abraham fue completamente voluntario.

No fue obligatorio. Dios no lo ordenó, como hizo con el diezmo para Israel.

En segundo lugar, Abraham diezmó el botín que había logrado después de una batalla específica en la que había participado. No diezmó de sus propios ingresos corrientes ni de su propiedad. El acto de diezmar de Abraham sería algo parecido a ganar la lotería, un premio mayor o recibir una bonificación en el trabajo, y después dar el diezmo de este monto.

En tercer lugar, y lo más importante, esta fue la única vez que Abraham diezmó en sus 175 años de vida en esta tierra. No tenemos ninguna evidencia de que volviera a hacerlo.

Así que, si usted desea usar a Abraham como un “texto de prueba” para sostener que los cristianos deben diezmar, ¡entonces sólo está obligado a diezmar una vez!

 

Lo mismo se aplica a Jacob. Según Génesis 28:20-22, Jacob prometió diezmar al Señor. Pero, como el diezmo de Abraham, el de Jacob fue completamente voluntario. No hay nada escrito donde Dios le haya ordenado el diezmo, no hay nada escrito que demuestre que él lo hizo. Y, hasta donde sabemos, no fue una práctica de por vida.

 

“El diezmo parece ser algo accesorio a las historias

(de Abraham y Jacob) y no se le   atribuye ningún significado teológico”.

 

Esto nos lleva de vuelta al texto citado muchas veces de Malaquías 3. ¿Qué estaba diciendo Dios allí? Primeramente, este pasaje fue dirigido al antiguo Israel, cuando estaba bajo la ley mosaica. El pueblo de Dios estaba reteniendo sus diezmos y ofrendas. Piense en lo que pasaría si una gran proporción de su pais se rehusaran a pagar sus impuestos a las ganancias. La ley  lo considera como un robo. Los culpables serían castigados por haber robado al gobierno.

De igual forma, cuando Israel retenía sus diezmos (impuestos), estaba robando a Dios, Aquél que instituyó el sistema de diezmos. Así que el Señor ordenó a su pueblo que trajera sus diezmos al alfolí. El alfolí estaba ubicado en las cámaras del templo. Las cámaras estaban reservadas para guardar los diezmos (que eran productos, no dinero) para el sostén de los levitas, los pobres, los extranjeros y las viudas.

Note el contexto de Malaquías 3:8-10. En el versículo 5, el Señor dice que juzgará a los que opriman a la viuda, el huérfano y el extranjero. Dice: “De modo que me acercaré a ustedes para juicio. Estaré presto a testificar contra los hechiceros, los adúlteros y los perjuros, contra los que explotan a sus asalariados; contra los que oprimen a las viudas y a los huérfanos, y niegan el derecho del extranjero, sin mostrarme ningún temor dice el Señor Todopoderoso”.

Las viudas, huérfanos y extranjeros eran los legítimos receptores del diezmo. Como estaba reteniendo sus diezmos, Israel era culpable de oprimir a estos tres grupos. Este es el corazón de Dios en Malaquías 3:8-10: la opresión de los pobres.

¿Cuántas veces ha escuchado usted a los predicadores señalar este punto cuando lo arengaron con Malaquías 3? De las decenas de sermones que he escuchado sobre el diezmo, jamás escuché una sola palabra acerca de lo que realmente trataba este pasaje. Es decir, que los diezmos tenían el propósito de sostener a las viudas, los huérfanos, los extranjeros y los levitas (que no eran dueños de nada). Esto es lo que la Palabra del Señor en Malaquías 3 tiene en mente.

 

El salario de los ministros

 

Acerca del salario del Pastor. Tampoco tiene respaldo alguno en el Nuevo Testamento. De hecho, el salario del Pastor está a contrapelo de todo el Nuevo Pacto. Los ancianos (pastores) del primer siglo nunca recibieron salarios. Eran hombres con una vocación terrenal. Daban al rebaño en vez de tomar de él.

Asalariar a los pastores los convierte en profesionales remunerados. Los eleva por sobre el resto del pueblo de Dios. Crea una casta clerical que convierte al cuerpo vivo de Cristo en una empresa. Dado que al pastor y su personal se les “paga” para hacer el ministerio, son profesionales pagos. El resto de la iglesia cae en un estado de dependencia pasiva.

Si cada cristiano se encontrara con el llamado que tiene de ser un sacerdote funcional en la casa del Señor (y se le permitiera ejercer ese llamado), surgiría inmediatamente la pregunta: “¿Para qué le estamos pagando a nuestro pastor?”.

Pero, en la presencia de un sacerdocio pasivo, este tipo de preguntas nunca surge. A la inversa, cuando la iglesia funciona como debería, un clero profesional se vuelve innecesario. De pronto, el pensamiento que dice: “esa es tarea del pastor” aparece como herético. En palabras sencillas, un clero profesional fomenta la ilusión tranquilizadora de que la Palabra de Dios es material clasificado (y peligroso) que sólo puede manejar expertos con credenciales.

Pero esto no es todo. Pagar al pastor lo obliga a complacer a los hombres. Lo convierte en esclavo de los hombres. Su “vale de comida” depende de cuánto le agrada a su congregación. Por lo tanto, no está libre para hablar libremente sin temor a perder algunos fuertes diezmadores. He aquí el flagelo del sistema de pastores.

 

El liderazgo de la iglesia primitiva: ¿Quiénes era ellos?

El tema del liderazgo es uno de los asuntos más importantes (así como constantes) que se han de tratar en cualquier análisis de la práctica de la iglesia. Toda iglesia tiene liderazgo. Sea que una iglesia tenga o no estructuras de liderazgo explícitas o implícitas, el liderazgo siempre está presente. Dependiendo de quién está llevando la dirección, el liderazgo puede ser la peor pesadilla de la iglesia o su más importante elemento de buen éxito.

Debido a que el liderazgo tiene el potencial de llegar a ser tanto un amo cruel como un siervo útil, hay una tremenda necesidad de que los cristianos le echen un nuevo vistazo a este tema. (Note usted que a lo largo de este articulo yo uso la palabra "liderazgo" en una forma de concepción limitada. Concretamente, la uso para referirme principalmente a las responsabilidades de supervisión de una asamblea local.) Comencemos nuestro análisis considerando aquellos textos bíblicos que nos proporcionan una clara imagen de quiénes constituían el liderazgo de la iglesia primitiva:

Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ANCIANOS de la iglesia... Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por OBISPOS, para APACENTAR LA IGLESIA DEL SEÑOR, la cual él ganó por su propia sangre. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. (Hechos 20:17, 28, 29)

Ruego a los ANCIANOS que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: APACENTAD LA GREY DE DIOS que está entre vosotros, CUIDANDO de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a VUESTRO CUIDADO, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca EL PRINCIPE DE LOS PASTORES, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria. (1 Pedro 5:1-4)

Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ANCIANOS en cada ciudad, así como yo te mandé; el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. Porque es necesario que el OBISPO sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas. (Tito 1:5-7)

Ancianos, pastores y obispos*

Los textos anteriores muestran claramente que el liderazgo de la iglesia local se ponía en manos de un grupo de creyentes conocidos como "ancianos". Los ancianos eran hombres de la localidad, que estaban más avanzados espiritualmente que el resto de los creyentes en la asamblea local. El término griego traducido como ‘anciano’ (presbuvteros /presbúteros/) simplemente quiere decir un hombre maduro. Por tanto, no se debe pensar que ser anciano es un oficio que queda vacante hasta que se ocupe. Al contrario, los ancianos de la iglesia primitiva eran simples hermanos, por lo general hombres de edad madura. También se los llamaba "obispos" (supervisores), un término que describe su función de supervisar los asuntos de la iglesia. Además, se los llamaba "pastores", porque ellos eran responsables de corregir, enseñar, instruir y guardar el rebaño de los depredadores espirituales. (En tanto que todos los ancianos eran "aptos para enseñar" y poseían el don de pastorear, no todos los que pastoreaban y enseñaban al rebaño eran ancianos —Tito 2:3, 4; 2 Timoteo 2:2, 24; Hebreos 5:12.)

Por consiguiente, según el Nuevo Testamento, los ancianos eran obispos (supervisores) y pastores. El término ‘anciano’ se refiere a su carácter, el término ‘obispo’ se refiere a su función, y el término ‘pastor’ se refiere a su don. Su responsabilidad principal era supervisar la comunidad de creyentes.

 

 

Teniendo claro quienes eran los ancianos volvamos y leamos el texto completo de hechos 20:17-38

 

Hech 20:17  Enviando,  pues,  desde Mileto a Efeso,  hizo llamar a los ancianos de la iglesia.

Hech 20:18  Cuando vinieron a él,  les dijo:  Vosotros sabéis cómo me he comportado entre vosotros todo el tiempo,  desde el primer día que entré en Asia,

Hech 20:19  sirviendo al Señor con toda humildad,  y con muchas lágrimas,  y pruebas que me han venido por las asechanzas de los judíos;

Hech 20:20  y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros,  públicamente y por las casas,

Hech 20:21  testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios,  y de la fe en nuestro Señor Jesucristo.

Hech 20:22  Ahora,  he aquí,  ligado yo en espíritu,  voy a Jerusalén,  sin saber lo que allá me ha de acontecer;

Hech 20:23  salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio,  diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.

Hech 20:24  Pero de ninguna cosa hago caso,  ni estimo preciosa mi vida para mí mismo,  con tal que acabe mi carrera con gozo,  y el ministerio que recibí del Señor Jesús,  para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Hech 20:25  Y ahora,  he aquí,  yo sé que ninguno de todos vosotros,  entre quienes he pasado predicando el reino de Dios,  verá más mi rostro.

Hech 20:26  Por tanto,  yo os protesto en el día de hoy,  que estoy limpio de la sangre de todos;

Hech 20:27  porque no he rehuido anunciaros todo el consejo de Dios.

Hech 20:28  Por tanto,  mirad por vosotros,  y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos,  para apacentar la iglesia del Señor,  la cual él ganó por su propia sangre.

Hech 20:29  Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces,  que no perdonarán al rebaño.

Hech 20:30  Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.

Hech 20:31  Por tanto,  velad,  acordándoos que por tres años,  de noche y de día,  no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.

Hech 20:32  Y ahora,  hermanos,  os encomiendo a Dios,  y a la palabra de su gracia,  que tiene poder para sobreedificaros y daros herencia con todos los santificados.

Hech 20:33  Ni plata ni oro ni vestido de nadie he codiciado.

Hech 20:34  Antes vosotros sabéis que para lo que me ha sido necesario a mí y a los que están conmigo,  estas manos me han servido.

Hech 20:35  En todo os he enseñado que,  trabajando así,  se debe ayudar a los necesitados,  y recordar las palabras del Señor Jesús,  que dijo:  Más bienaventurado es dar que recibir.

Hech 20:36  Cuando hubo dicho estas cosas,  se puso de rodillas,  y oró con todos ellos.

Hech 20:37  Entonces hubo gran llanto de todos;  y echándose al cuello de Pablo,  le besaban,

Hech 20:38  doliéndose en gran manera por la palabra que dijo,  de que no verían más su rostro.  Y le acompañaron al barco.

 

(note que estas son las últimas palabras de Pablo a los ancianos de Éfeso, cuando pensaba que no los vería más, así que son significativas)

 

1Tesalonisenses 2:9  Porque os acordáis,  hermanos,  de nuestro trabajo y fatiga;  cómo trabajando de noche y de día,  para no ser gravosos a ninguno de vosotros,  os predicamos el evangelio de Dios.

 

1Pe 5:1  Ruego a los ancianos que están entre vosotros,  yo anciano también con ellos,  y testigo de los padecimientos de Cristo,  que soy también participante de la gloria que será revelada:

1Pe 5:2  Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros,  cuidando de ella,  no por fuerza,  sino voluntariamente;  no por ganancia deshonesta,  sino con ánimo pronto;

 

Todo el énfasis de las referencias del Nuevo Testamento a los ancianos deja en claro esto. Además,

 

 1Ti 3:7  También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera,  para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

 

dice que el obispo  debe ser bien considerado en la comunidad. La implicancia natural de esto es que se encuentra empleado regularmente en un trabajo secular.

 

Los griegos despreciaban el trabajo manual. Hablaban en público por una tarifa. Los rabinos judíos aprendían una destreza y no podían aceptar dinero por servicios religiosos. De esta forma, el predicador moderno ha adoptado la costumbre griega antes que la judía, que siguió Pablo, aun como cristiano.

Desgraciadamente, la mayoría del pueblo de Dios es profundamente ingenuo respecto del poder abrumador del sistema de pastores. Es un sistema sin rostro que no se cansa de masticar y escupir a sus jóvenes. Repito: nunca fue intención de Dios que existiera un pastorado profesional. No hay ningún mandato o justificación bíblicos al respecto. De hecho, es imposible defenderlo bíblicamente.

 

El sistema no biblico de la organización eclesiastica actual se ha convertido en un gran elefante difícil de cargar, funcionando como sanguijuela , sostener ese elefante hace que la generosidad del creyente termine en el plato de las ofrendas.  la mayoría de los cristianos no se dan cuenta de que son esclavos de un sistema, que pone cargas sobre el pueblo de Dios, cargas que Él nunca puso sobre sus hombros. 

 

El origen del diezmo

 

Cipriano (200-258 d.C.) es el primer escritor cristiano que menciona la práctica de sostener económicamente al clero. Argumentaba que el clero cristiano debía ser sostenido por el diezmo, tal como ocurría con los levitas. Pero este es un pensamiento erróneo. Hoy el sistema levítico ha sido abolido. Todos somos sacerdotes ahora. Así que, si un sacerdote exige un diezmo, ¡entonces todos los cristianos deberían darse el diezmo unos a otros!

El pedido de Cipriano era sumamente extraño para su tiempo. El pueblo cristiano no lo apoyó ni se hizo eco de él hasta mucho más tarde. Fuera de Cipriano, ningún escritor cristiano antes de Constantino usó jamás referencias al Antiguo Testamento para apoyar el diezmo. Recién en el cuarto siglo, 300 años después de Cristo, algunos líderes cristianos empezaron a apoyar el diezmo como una práctica cristiana para sostener al clero. ¡Pero no se generalizó entre los cristianos hasta el octavo siglo! Según un erudito: “Durante los primeros setecientos años casi no se mencionó [el diezmo]”.

Trazar la historia del diezmo cristiano es un ejercicio fascinante. El diezmo evolucionó desde el estado hacia la iglesia. Dar la décima parte de lo que uno producía era el arriendo habitual para las tierras en Europa Occidental. A medida que la iglesia tuvo más tierras en Europa, el 10% de arriendo fue entregado a la iglesia. Esto dio un nuevo significado al pago del arriendo del 10%. ¡Llegó a identificarse con el diezmo levítico! Por consiguiente, el diezmo cristiano, como institución, se basó en una fusión de la práctica del Antiguo Testamento y una institución pagana.

Para el siglo VIII, el diezmo se convirtió en un requisito legal en muchas zonas de Europa Occidental. Para fines del décimo siglo, la distinción entre el diezmo como pago de arriendo y un requisito moral apoyado por el Antiguo Testamento se había esfumado.

El diezmo pasó a ser obligatorio en toda la Europa cristiana.

Dicho de otra manera, antes del siglo VIII, el diezmo se practicaba como una ofrenda voluntaria. Pero para fines del siglo X se había convertido en un requisito legal para sostener a la iglesia estatal, ¡exigido por el clero y que hacían cumplir las autoridades seculares!

Afortunadamente la mayoría de las iglesias modernas han desistido del diezmo como un requisito legal. Pero la práctica del diezmo está tan viva hoy como cuando era un requisito legal. Es cierto que no será castigado físicamente por no diezmar. Pero si usted no es un diezmador en la mayoría de las iglesias modernas, será excluido de una gran cantidad de cargos ministeriales. ¡Y será cargado de culpa constantemente desde el púlpito!

En cuanto a los salarios del clero, los ministros no recibieron salarios durante los primeros tres siglos. Pero, cuando apareció Constantino, instituyó la práctica de pagar un salario fijo al clero de los fondos eclesiásticos y de los tesoros municipales e imperiales.

Así nació el salario del clero, una práctica dañina que no tiene ninguna raíz en el Nuevo Testamento.

Por favor tome nota que yo creo firmemente en apoyar la obra del Señor económicamente y en dar generosamente. La Biblia ordena ambas cosas, y el reino de Dios necesita de ambos desesperadamente. Lo que estoy atacando en este articulo es el diezmo como una ley cristiana y para lo que se lo suele usar: los salarios del clero y los gastos fijos del edificio de iglesia.

 

La raíz de todos los males

 

Si un creyente desea diezmar por decisión o convicción personal, está perfecto. El diezmo se convierte en un problema cuando se lo presenta como un mandato de Dios, obligatorio para todo creyente.

El diezmo obligatorio equivale a opresión para los pobres. No pocos cristianos pobres han sido empujados precipitadamente a una mayor pobreza porque se les dijo que, si no diezmaban, estaban robándole a Dios. Cuando se enseña el diezmo como un mandato de Dios, los cristianos que apenas llegan a fin de mes son empujados por la culpa a una pobreza mayor. De esta manera, el diezmo hace que el evangelio deje de ser “buenas nuevas para los pobres”. En vez de buenas noticias, pasa a ser una pesada carga. En vez de libertad, se covierte en opresión. ¡Con cuánta facilidad nos olvidamos que el diezmo original que Dios estableció para Israel era para beneficiar a los pobres, no para perjudicarlos!

Inversamente, el diezmo moderno significa buenas nuevas para los ricos. Para una persona de altos ingresos, el 10% es una suma ínfima. El diezmo, por lo tanto, aquieta la conciencia de los ricos, ya que no tiene ningún impacto significativo sobre su estilo de vida.

No pocos cristianos adinerados se engañan pensando que están “obedeciendo a Dios” porque ponen un mísero 10 % de sus ingresos en el plato de ofrendas.

Pero Dios tiene una perspectiva muy diferente respecto del dar. Recuerde la parábola de la moneda de la viuda: “Jesús se detuvo a observar y vio a los ricos que echaban sus ofrendas en las alcancías del templo. También vio a una viuda pobre que echaba dos moneditas de cobre. ‘Les aseguro’, dijo, ‘que esta viuda pobre ha echado más que todos los demás. Todos ellos dieron sus ofrendas de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para su sustento’”.

Lamentablemente, el diezmo suele verse como una prueba determinante del discípulo. Si uno es un buen cristiano, diezmará (según se piensa). Pero esto es una aplicación falsa.

El diezmo no es signo alguno de devoción cristiana. Si lo fuera, ¡todos los cristianos del primer siglo estarían condenados por falta de piedad!

La raíz persistente detrás del constante impulso para diezmar en la iglesia moderna es el salario del ministro. No pocos pastores sienten que deben predicar sobre el diezmo para recordar a su congregación acerca de su obligación de apoyarlos a ellos y a sus programas. Y usan la promesa de bendición financiera o el temor a la maldición financiera para asegurarse de que los diezmos sigan ingresando.

De esta manera, el diezmo moderno es el equivalente de una lotería cristiana. Paga el diezmo, y Dios te devolverá más plata después. Rehúsate a diezmar, y Dios te castigará. Para asegurar  su pago, no solamente  recurren a la publicación de listas haciendo pasar al frente a los que están al día con su pago para estimular su ego  y dejan en las bancas a los que están atrasados, inclusive en algunos lugares se publican listas con los morosos para humillarlos públicamente, aquellos que se atrasan en sus pagos son castigados separándolos de las actividades que desarrollan en la iglesia;  Pero el mayor éxito lo han obtenido mediante la superstición y el temor asustando a los creyentes sobre tragedias que le van suceder o que le han acontecido ha aquellos que no han pagado sus diezmos;  o sobre como las ventanas de los cielos se han abierto sobre aquellos que están al día con su pago. Conectan todo lo bueno y lo malo  que el ser humano pasa en esta vida terrenal, a una consecuencia directa del diezmo.  Si un miembro de su congregación le solicita ayuda, por tener una necesidad apremiante, se le pregunta si diezma y si le dice que no le culpa de esta necesidad a la falta de pago de sus diezmos.  Las vidas de estos creyentes giran en torno a las consecuencias del pago o no del diezmo. 

Muchos hermanos líderes en sus iglesias han adormecido sus conciencias  para eludir su responsabilidad  de enfrentarse a la práctica impuesta por los hombres, despreciando lo que el Señor realmente ha mandado. 

Querido hermano no se haga cómplice sustentando un sistema corrupto, por que usted, deberá dar cuenta un día de cómo ha gastado lo que el Señor le ha confiado. Que su ofrenda sea limpia, sin contaminaciones de  sistemas corruptos impuestos por hombres. No presente FUEGO EXTRAÑO QUE DIOS NO HA MANDADO como el triste hecho que narra la Biblia de los sacerdotes Nadab y Abiu.

El Señor ha dejado suficiente y amplia información en su palabra sobre como debe ser el sustento de su obra y por tanto debemos actuar conforme ha su voluntad, el no hacerlo nos puede  exponer a su juicio por hacer algo que el no ha mandado.

El Señor necesita que tu hagas las obras que el dejo preparada desde antes de la fundación del mundo para ti, no cristianos débiles, vencidos y esquilados los cuales no han tenido descanso desde que fueron convertidos ya que están ocupados construyendo el reino de su pastor y/o denominación y ellos creen que están haciendo la obra de Dios.

Alguien que paga sus impuestos, y da el 10 por ciento de sus ingresos a su pastor, más ofrenda para las misiones, fondo para el edificio, compra de pasteles, eventos especiales y ventas de objetos usados, etc., porque la ley o la tradición de su organización le presiona para que lo haga, puede desarrollar la actitud de que su generosidad termina en el plato de las ofrendas.   Agotan sus finanzas de tal manera, que cuando Jesús llega a su puerta para pedir un pedazo de pan, su respuesta podría ser, "Oh, Yo ya di a la iglesia” .

De hecho cuando, quien les escribe, hacia televisión cristiana  y solicitaba ayuda financiera a mis hermanos en la fe  esa era la respuesta de la mayoría.

¡Leyes tales como el diezmo moderno, instituidas por ministros ignorantes de las escrituras y algunos engañadores;  impiden que los hijos de Dios oigan lo qué deberían hacer día a día! 

¡Sí, Señor o  Señora,   Reverendo, Profesor del diezmo, usted roba al pueblo de Dios, a Dios y al mundo, de las bendiciones que Él quiere derramar sobre ellos y mediante nosotros!  ¡Ahora pare y arrepiéntase!  ¡Su misericordia es para siempre!  ¡Vaya a la fuente de la Gracia, y descubra como entrar usted mismo en Su reposo!  Entonces y sólo entonces puede conducir a las ovejas de Dios para que descansen.  ¡Hasta entonces todo lo que hará es trasquilarlas y comérselas!

"Oh hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel.  Profetiza y di a los pastores que así ha dicho el Señor Jehová: ‘¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿Acaso los pastores no deben apacentar a las ovejas?  Pero vosotros os coméis a las mejores de ellas y os vestís con la lana.  Degolláis a la oveja engordada, y no apacentáis al rebaño.  No fortalecéis a las ovejas débiles ni curáis a las enfermas. No habéis vendado a la perniquebrada, ni habéis hecho volver a la descarriada, ni habéis buscado a la perdida. Más bien, las habéis dominado con dureza y con violencia.”  (Ezequiel 34:2-4)

"Ovejas perdidas fueron mi pueblo; sus pastores las hicieron errar.  Las descarriaron por las colinas; anduvieron de monte en colina, y se olvidaron de sus prados de reposo.  Todos los que las hallaban las devoraban. Y sus enemigos decían: ‘No somos culpables, por cuanto son ellos los que han pecado contra Jehová, su morada de justicia; contra Jehová, la esperanza de sus padres.”  Jeremías 50:6-7).

Ahora cuando digo esto, me doy cuenta que hay millares de pastores (muy buenos amigos míos) sinceros y personas no expertas quienes enseñan y practican el diezmo.  Por favor compréndame.  Yo no lo  estoy atacándole a usted.  Es muy fácil trasmitir tradiciones de hombres, y acabar nosotros mismos ignorando las Escrituras y los caminos de nuestro Padre.  Muchos que leen esto ahora mismo, probablemente se asombraran de lo poco que conocían referente a lo qué dice la Biblia sobre el diezmo.  Ahora lo sabe.  Ahora es responsable de lo que sabe.  Arrepiéntase.  En Él hay perdón, y él  tiene el poder de hacer que todas las cosas obren para nuestro bien, incluyendo nuestras equivocaciones. 

 

Del anciano  del primer siglo al  pastor asalariado moderno

A los ancianos bíblicos no se los consideraba especialistas religiosos, sino hermanos fieles. No eran clérigos profesionales, sino (normalmente) hombres de familia que tenían trabajos seculares (Mateo 10:8; Hechos 20:17, 32-35; 2 Corintios 2:17; 1 Tesalonicenses 2:9; 2 Tesalonicenses 3:7-10; 1 Timoteo 6:5; 1 Pedro 5:2, 3). Debido a su labor incansable, algunos de los ancianos recibían ofrendas voluntarias de los hermanos como prenda de bendición (Gálatas 6:6; 1 Timoteo 5:17, 18). Sin embargo, no se deben confundir las dádivas periódicas que recibían, con los cargos con sueldo fijo de los ministros profesionales de nuestros días. No se deben confundir tampoco con el sostenimiento bíblicamente justificado de los obreros apostólicos itinerantes que viajan de región a región para establecer asambleas locales (1 Corintios 9:1-18).

Debido a que Pablo era un apóstol, tenía legítimo derecho a recibir un cumplido sostén económico de parte del pueblo de Dios. Pero, intencionadamente, Pablo renunció a este derecho, en lo concerniente a las asambleas a las cuales ministraba localmente (1 Corintios 9:14-18; 2 Corintios 11:7-9; 12:13-18; 1 Tesalonicenses 2:6-9; 3:8, 9). Pablo no quería gravar económicamente a ninguna iglesia, en tanto que la servía en su localidad. De modo que el principio paulino respecto del sostén económico se resume en la frase: "...cuando estaba entre vosotros... a ninguno fui carga" (2 Corintios 11:9). Este principio revela la sobria realidad de que la iglesia neotestamentaria no tenía conocimiento alguno de un pastorado residente, asalariado. Steve Atkerson destaca diestramente este punto diciendo:

En Hechos 20 Pablo les dio instrucciones específicas a los ancianos efesios acerca de sus deberes como ancianos. En cuanto a finanzas, Pablo aseveró que él no había codiciado ni plata ni oro de nadie, y que él había pagado sus propios gastos trabajando duro con "estas manos" (20:34, 35; 18:1 y ss.). Siguiendo el ejemplo de Pablo, los ancianos debían también ganarse la vida con un trabajo secular para poder ayudar a los necesitados y practicar las palabras del Señor Jesús, de que "Más bienaventurado es dar que recibir". Así, pues, de Hechos 20:32-35 queda claro que los ancianos han de estar en una situación económica de dar a la iglesia, no de recibir de ella... ¿Debe la iglesia emplear pastores profesionales? Semejante profesión era no sólo extraña en la iglesia neotestamentaria, sino que era incluso desaprobada (Hechos 20:32-35)... crear una clase de ministros asalariados tiende a elevarlos por encima de los creyentes promedio y fomenta una distinción artificial de laicado/clero. Finalmente, los vendedores tienden a ser excepcionalmente amables para con aquellos a quienes ellos esperan vender algo. Contratar a un clérigo profesional lo coloca en una similar relación de vendedor/cliente, e indudablemente eso afecta, hasta cierto punto, su trato con los contribuyentes significativos.

Los judíos modernos no diezman.

Los Rabinos Judíos (esos quienes deben saber la Ley Mosaica mejor que usted), no cobran diezmos porque ellos saben que únicamente los Levitas pueden cobrar el diezmo.  Debido a la destrucción de los archivos genealógicos cuando la destrucción del Templo en el año 70 DC,  ellos no pueden localizar a los verdaderos Levitas.  Usan un sistema de, tantos dólares por cada asiento en sus sinagogas para levantar fondos para el mantenimiento de sus sinagogas.  Por supuesto, los asientos más destacados tienen un precio más alto, pero no es el diezmo.  ¿Ahora, no es esto asombroso?  Me pregunto  ¿cuántos pastores pueden probar que son descendencia biológica de Aarón?  Recuerde, este no es el sacerdocio de Jesucristo.

 

Conclusión

 

En conclusión, el diezmo, si bien es bíblico, no es cristiano. Jesucristo no lo avaló. Los cristianos del primer siglo no lo observaron. Y, durante 300 años, el pueblo de Dios no lo practicó. ¡El diezmo no se convirtió en una práctica ampliamente aceptada entre los cristianos hasta el octavo siglo!

En el Nuevo Testamento, cada uno da según su capacidad. Los cristianos daban para ayudar a otros creyentes, además de apoyar a obreros apostólicos, permitiéndoles viajar.

 

El diezmo sólo se menciona cuatro veces en el Nuevo Testamento. Pero en ninguna de estas ocasiones se aplica a los cristianos. Repito: el diezmo pertenece al Antiguo Testamento, donde se necesitaba de un sistema de impuestos para apoyar a los pobres y donde había un sacerdocio especial apartado para ministrar al Señor. Con la venida de Jesucristo, ha habido un “cambio de ley”: la anterior ha sido “anulada” y convertida en obsoleta por la nueva.

El antiguo sistema judaico separaba al pueblo de Dios en dos clases, requería de unos mediadores humanos, erigía edificios sagrados y colocaba su énfasis en una forma ritualística externa. Todos somos sacerdotes ahora, libres para funcionar en la casa de Dios. La Ley, el viejo sacerdocio y el diezmo han sido todos crucificados. No hay ahora ningún velo en el templo, ningún impuesto para el templo y ningún sacerdocio especial que se interponga entre Dios y el hombre.

 

Usted, querido hermano cristiano, ha sido liberado de la atadura del diezmo y de la obligación de apoyar un sistema pastoral  que no es bíblico.

Expand

Error teológico "La conquista de este mundo"

 

G12; revelando la realidad acerca del llamado Gobierno de Doce; 17ª parte:  Sangre, Fuego y Humo  de Joel 2: 30, ¿Son bendición?

Índice

 “Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. 29 Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días. 30 Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo. 31 El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová” (Joel 2: 28-32)

1. Huyamos de los falsos maestros

César Castellanos no deja de sorprendernos cada vez. El es especialista en ello. En su Facebook del martes, 4 de agosto del corriente, aparecía una de sus enseñanzas que comparte con sus allegados y correligionarios, llamada “Prodigios del fin” (1). Dicha enseñanza sólo ocupa dos simples folios, pero, ¡Hay que ver cuánto disparate se puede llegar a decir en tan poco espacio!

Castellanos comienza escribiendo así:

“El Señor a través del profeta Joel habla de los acontecimientos finales, específicamente en este versículo comparte acerca de lo que sucederá en el último tiempo. Entre los cuales se enfatiza en el gran derramamiento del Espíritu Santo, trayendo un gran despertamiento espiritual a nivel mundial. Mas el profeta habla también de prodigios que Dios daría simultáneamente en el cielo y también en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo. Siempre que leía este texto pensaba que el profeta se refería al aumento de violencia sobre la tierra y a los incendios forestales y al humo que viene después de estos incendios. Pero, sabemos que siempre la tierra ha sido sacudida por la violencia y que los incendios se repiten continuamente...” (énfasis nuestro)

Castellanos, esgrimiendo la profecía de Joel, y desde su posicionamiento reemplacista (es decir, prescindiendo del todo de Israel), nos asegura que viene “un gran despertamiento espiritual a nivel mundial” y simultáneamente nos coloca la sangre, el fuego y las columnas de humo mencionados en la profecía, como señales de bendición, negando de ese modo el sentido cabal, real y literal; que esas señales serán lo que el mismo profeta dijo, así como otros libros de la Biblia: juicio, juicio, juicio.

Castellanos viene a negar el “aumento de violencia sobre la tierra” diciendo que eso es lo que él pensaba que el profeta decía, pero que ya no, contradiciendo de ese modo las mismas palabras de Jesús de Mateo 24: “y por haberse multiplicado la maldad…” (Mt. 24: 12) cuando las dijo en el contexto de los días finales.

Por otra parte, Castellanos mantiene una posición  netamente actualista (*) al declarar: sabemos que siempre la tierra ha sido sacudida por la violencia y que los incendios se repiten continuamente”, negando de ese modo el contenido de gran parte del Apocalipsis, donde el libro sagrado nos habla – entre otros - de juicios de Dios por medio del fuego (véase Ap. 8: 5, 7; 8: 8; 9: 18; 16: 8)

(*)“El uniformismo o actualismo, en filosofía de la ciencia, es el principio según el cual los procesos naturales que actuaron en el pasado son los mismos que actúan en el presente, negando implícitamente de ese modo cualquier intervención directa o indirecta de Dios en este mundo”

“César Castellanos”

“César Castellanos”

Cualquier creyente que tenga un mínimo de temor de Dios, aun y conociendo poco la Biblia, se da cuenta de que Castellanos prescinde absolutamente de cualquier mínima regla de hermenéutica, haciendo una exégesis totalmente a su antojo; es decir, interpretando la Escritura según su solo y descontextualizado punto de vista.

En esa disertación escrita en su Facebook, y que muchos leen, el autor docenario, usando un único versículo, el de Joel 2: 30, interpreta a su modo y placer las palabras ungidas del profeta veterotestamentario, haciendo toda una doctrina al uso, que muchos también llegan a creer sin más.

El texto bíblico concretamente dice: “Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y fuego, y columnas de humo”, y Castellanos escribe del modo siguiente:

2. Sangre

“…el profeta habla también de prodigios que Dios daría simultáneamente en el cielo y también en la tierra: sangre, fuego y columnas de humo… Cuando el Señor, a través del profeta, presenta las señales que se presentarían al mismo tiempo en el cielo y la tierra creo que el primer prodigio: “Sangre” se refiere a la Sangre de JesúsEl profeta Joel presenta la Sangre de Jesús como una señal que se dará en el cielo y también en la tierra. Dicho en otras palabras, en el tiempo del fin Dios correrá el velo trayendo una gran revelación a Su pueblo acerca de la gran riqueza que cada derramamiento de Su Sangre posee…” (énfasis nuestro)

Castellanos dice algo de la Biblia, que la Biblia ni dice, ni quiere decir. Esa sangre aludida por el profeta Joel, no es la sangre de Cristo, ¡qué absurdo!, sino que será un fenómeno que señalará la llegada inminente de la ira de Dios en el día del Señor.

Nótese lo que dice el libro de Apocalipsis, en relación a esa sangre aludida por el profeta Joel, y siempre en el contexto de esos juicios de Dios contra las naciones impías al final de los días, y cotéjase todo ello con las palabras del líder del G12:

“Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre(Ap. 6: 12)

El tercer ángel derramó su copa sobre ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre  (Ap. 16: 4)

“El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde” (Ap. 8: 7)

“El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre (Ap.8: 8)

“Estos tienen poder para cerrar el cielo, a fin de que no llueva en los días de su profecía; y tienen poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y para herir la tierra con toda plaga, cuantas veces quieran”  (Ap.11: 6)

“El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar” (Ap.16: 3)

¡Nada que ver con lo que dice Castellanos! Todas estas escrituras nos confirman la profecía de Joel acerca de una de las señales concisas: sangre.  

Digo: Esto nada tiene que ver con la sangre bendita de Jesús, ni con “cada derramamiento de Su sangre”, lo cual no llego a comprender de parte del autor docenario, ya que Jesús vertió su sangre una vez y para siempre (He. 9: 26), y la Palabra no nos habla de diferentes “derramamientos de su sangre”, lo cual es espurio.

“La Biblia dice que al final de los días el mar se convertirá en sangre (Ap. 16: 3). Evidentemente, tal y como ya lo anunció el profeta Joel 800 años antes de Cristo, esa no es la sangre de Jesús”

“La Biblia dice que al final de los días el mar se convertirá en sangre (Ap. 16: 3). Evidentemente, tal y como ya lo anunció el profeta Joel 800 años antes de Cristo, esa no es la sangre de Jesús”

3. Fuego

Sigue escribiendo Castellanos:

“El apóstol Pedro toma las palabra del profeta Joel para dar su discurso y les dice que esto era parte del cumplimiento de esa profecía, y afirma que: Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne… Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra, Sangre y fuego y vapor de humo. Cuando la iglesia entiende el poder de la sangre, esto trae el fuego del avivamiento que arderá en los corazones de los creyentes”. (énfasis nuestro)

Vayamos por partes. El cumplimiento cabal - es decir, completo - de la profecía de Joel no fue consumado en Pentecostés (Hchs. 2), sino que será un acto a desarrollarse en el futuro, concretamente al final de la Gran Tribulación, y siempre en relación a Israel en primera instancia.

Escribe John MacArthur al respecto:

“En aquellos días” y “antes que venga el día grande y espantoso de Jehová” (Joel 2: 31), apunta a un tiempo de cumplimiento  propio de la Segunda Venida. Puesto que el contexto es “vuestros hijos y vuestras hijas”, “toda carne” se aplica de manera exclusiva a la casa de Israel. Aquí las naciones reciben la ira de Dios, no la unción de su Espíritu” (énfasis nuestro)

Tanto las palabras del profeta Joel (800 a.C.), como las de Pedro en el contexto de salvación y misericordia de parte de Dios, iban dirigidas al pueblo de Israel, y no al mundo como tal.

Joel fue un varón israelita que escribió para Israel, no para los gentiles, y lo propio hizo Pedro en Jerusalén, cuando no tenía en ese momento ni idea de que Dios tenía en mente salvar a gentiles también, cosa que no empezó a ocurrir sino con Cornelio, el primer gentil convertido a Cristo en Hchs. 10, y ¡cómo le costó a Pedro entender todo ello! (véase Hchs. 10)

Por lo tanto es un  gran error interpretar que ese aludido derramamiento del Espíritu fue, es, o será, sobre cada ser humano de este planeta. Esa promesa es mesiánica, y será para el Israel de la Tribulación (véase Romanos 11: 26, 27), y tuvo su cumplimiento parcial en el momento que Pedro lo anunciaba en Hchs. 2, (ver más de esto en: http://www.centrorey.org/apologetica/apg_10.html). Evidentemente también se ha ido cumpliendo y se cumple sobre todos los que hemos recibido a Jesús como nuestro Salvador y Señor; pero no hemos de perder el contexto del asunto.

Ese “fuego” de Joel, nada tiene que ver con bendición del Espíritu Santo, sino que será parte de los juicios de Dios contra este mundo impío que lo merece, porque ha rechazado a Cristo. Véase más en Mt. 24: 29; Lc. 21: 25; Mr. 13: 24; Ap. 8: 6ss.; Ap. 16: 4, 8, etc.

Fíjense en la siguiente porción escritural, y díganme si ese fuego será de bendición… o más bien de juicio:

“El cuarto ángel derramó su copa sobre el sol, al cual fue dado quemar a los hombres con fuego (Ap. 16: 8)

“La Biblia dice que las gentes serán quemadas con fuego al final de los días (Ap. 16: 8). Evidentemente, tal y como ya lo anunció el profeta Joel, 800 años antes de Cristo, ese no es el fuego de bendición del Espíritu Santo”

“La Biblia dice que las gentes serán quemadas con fuego al final de los días (Ap. 16: 8). Evidentemente, tal y como ya lo anunció el profeta Joel, 800 años antes de Cristo, ese no es el fuego de bendición del Espíritu Santo”

4. Vapor o columnas de humo

Sigue escribiendo el reemplacista César Castellanos, esta vez en relación a la tercera señal de Joel, el vapor de humo:

“La tercera señal o prodigio sería “El vapor de humo”. Esto nos habla acerca de la confianza que tendrá cada creyente de que la presencia de Dios irá permanentemente con ellos, de la misma manera que lo hizo al guiar al pueblo del Israel por el desierto En esta profecía está la representación del Dios trino: La sangre representa Jesús nuestro redentor; el fuego representa al Espíritu Santo, nuestro consolador; y la columna de humo, representa al Padre, quien nos guiará como lo hizo con Moisés.” (énfasis nuestro)

¿¡Las columnas de humo representan al Padre!? ¿¡En esta profecía está la representación del Dios trino?! ¡Desde luego que la más mínima exégesis está del todo ausente en el autor docenario, y su febril imaginación casi es ilimitada!

Decir que el Dios trino (y Dios es Trino) está representado por la sangre, el fuego y el humo de Joel 2: 30, es de una estupidez supina que no merece mayor comentario.  

Además, por lo que se puede apreciar, César Castellanos es post-tribulacionista, es decir, que cree que la Iglesia pasará por la Tribulación. Esto es natural según su enseñanza, ya que desde su posicionamiento post-milenarista/dominionista, él cree (o dice creer) que el Reino es ahora, y que la Iglesia irá creciendo hasta cristianizar el mundo entero, por “conquista”. De ahí su “visión” del gobierno de 12 que según él, cada creyente debería seguir, siendo cada uno líder de doce, tomando así blasfemamente también, el lugar del Señor Jesús.

Pero a pesar del autor docenario, todo lo que dijo Joel en cuanto a la sangre, el fuego y el humo está en el mismo e ineludible contexto: señales finales de juicio.  

Insisto. Cualquier cristiano de a pie que ame al Señor y conozca un poco las Escrituras sabe que esas tres señales definidas por el profeta Joel, a saber, sangre, fuego y humo, son juicios de Dios contra este mundo al final de los días, y nada tienen que ver con lo dicho por Castellanos, el cual, o adolece terriblemente en las mínimas cuestiones teológicas, o realmente sabe lo que hace y por qué… ¡Él sabrá!

Nótese lo que el libro de Apocalipsis, libro que en su mayor contenido nos habla de los muy últimos días de esta dispensación, y que amplia la revelación de Joel, dice sobre el humo:

“Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo. Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra” (Ap. 9: 2, 3)

“Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca” (Ap. 9: 18)

“[Babilonia] y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre” (Ap. 14: 11)

“[Babilonia] y viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo: ¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad?” (Ap. 18: 18)

¡Muy lejos queda este humo de representar al Padre!

“La Biblia dice que grandes columnas de humo subirán desde la tierra al final de los días. Evidentemente, tal y como ya lo anunció el profeta Joel, 800 años antes de Cristo, esas columnas de humo son parte del juicio”

“La Biblia dice que grandes columnas de humo subirán desde la tierra al final de los días. Evidentemente, tal y como ya lo anunció el profeta Joel, 800 años antes de Cristo, esas columnas de humo son parte del juicio”

5. El motivo de su error teológico: la “conquista de este mundo”

Ahora bien, nos preguntamos el motivo de todo este disparate, y la respuesta nos llega de forma nítida y sin ambages, porque se encuentra en su mismo escrito: obedece a su espuria enseñanza de la “conquista de las naciones”. Lo que va a decir Castellanos no tiene parangón, y requiere de un minucioso análisis, cuál lo haré a continuación. César Castellanos escribe así:

(1) “El profeta Joel presenta la Sangre de Jesús como una señal que se dará en el cielo y también en la tierra. (2)Dicho en otras palabras, en el tiempo del fin Dios correrá el velo trayendo una gran revelación a Su pueblo (3) acerca de la gran riqueza que cada derramamiento de Su Sangre posee. (4) Esta revelación llevará a la iglesia a un nivel muy elevado de conquista y no solo traerá purificación, sino que también es la sangre de redención y protección, y el entender (5) cada uno de los derramamientos de la sangre de Jesús pondrá a los creyentes en un nivel de ventaja por encima de las fuerzas adversas del mal, pues los creyentes entenderán que Dios pelea por su pueblo. (6) El comprender el poder de la sangre nos llevará a apropiarnos de la segunda señal o prodigio: “El fuego” mas este fuego no tiene nada que ver con los incendios forestales, (7) sino que será el fuego del Espíritu de Dios que arderá poderosamente en nuestros corazones.” (énfasis nuestro)

Me he permitido numerar lo que Castellanos dice, porque así me será más fácil su análisis y consiguiente comprensión para todos:

(1) Hasta la saciedad ya he argumentado que el profeta Joel no tenía la sangre de Cristo en mente, ni tampoco esto era la intención del Espíritu Santo, sino que esa señal en el cielo y en la tierra, tiene que ver con juicio y destrucción en los días finales de esta dispensación.

(2) Castellanos, no obstante, enlaza este asunto con otra invención suya, cual es, la que en el tiempo del fin Dios traerá una “gran revelación” [¿a través del mismo Castellanos, quizás?]. ¡No nos engañemos! Dios no va a dar más “revelaciones” porque ya tenemos la revelación, y se llama Biblia, que es el fundamento de los apóstoles y profetas sobre el que estamos edificados (Ef. 2: 20). Todo lo que Dios ha dicho y ha querido decir, ya lo ha hecho.

(3) ¿Por qué dice eso Castellanos, que Dios traerá “revelación” de la “gran riqueza” “que cada derramamiento de Su sangre posee”? ¿Qué espuria doctrina es esta? Sólo hubo un sacrificio de Cristo, y por tanto un solo derramamiento de Su sangre a todos los efectos. No hay más “revelación” sobre el asunto, y todo verdadero creyente ya tiene fe en los méritos de la sangre de su Salvador.

(4) ¡Ajá! ¡Aquí está la cuestión! Toda esa parafernalia de la nueva “revelación” de la “gran riqueza” de tantos supuestos “derramamientos” (¿?) es para hacernos creer una gran mentira. Recordemos las palabras del docenario:Esta revelación llevará a la iglesia a un nivel muy elevado de conquista”¿Conquista?; pero Castellanos, ¡Dios no ha llamado a la Iglesia a conquistar el mundo!

(5) ¡Castellanos es como aquel vendedor empecinado y audaz, que intenta a uno vender lo que ya tiene! ¡Los verdaderos creyentes ya estamos en nivel de ventaja por encima de las fuerzas adversas del mal, justamente por la sangre de Jesús! Además, la Biblia no dice que existen cada uno de los derramamientos de la sangre de Jesús”. Castellanos no debería decir lo que la Biblia no dice, si es que pretende ser lo que no es; un maestro verdadero.

(6) Los verdaderos creyentes comprendemos ya el poder de la sangre de Jesús, y ya estamos llenos del Espíritu Santo. Ese es el verdadero avivamiento; y siempre es personal.

(7) Muy al contrario de lo que dice Castellanos, ese “fuego” de Joel, nada tiene que ver con el fuego del Espíritu Santo, sino con fuego de juicio y destrucción (Ap. 16: 4)

“El recurrente tema de la “conquista de este mundo para Cristo” por parte del espurio G12"

“El recurrente tema de la “conquista de este mundo para Cristo” por parte del espurio G12, o gobierno de doce, es algo que siempre intentó la gran ramera, la falsa iglesia de Jesucristo, en este caso, la iglesia de Roma con sus papas al frente. Todo queda en casa”

6. Concluyendo

La escatología de Castellanos es prácticamente inexistente, y la poca que maneja es equivocada, y está llevando a muchos a creer mentiras que más tarde o temprano, pasarán factura al que las cree sin más. Recordemos lo siguiente: sin una tribulación pendiente de producirse, no hay necesidad de estar vigilantes; si no hay apostasía, no hay necesidad de discernir el engaño, ni preocuparse por el error, sólo esperar la “bendición” y la “conquista de tus sueños, de las naciones, etc.”.

Y así, a modo del cuento del “flautista de Hamelín”, muchos cristianos holgazanes a la hora de escudriñar las Escrituras, ingenuos, y consecuentemente engañados, corren un tremendo peligro actualmente, porque están poniendo su mira en las cosas de esta tierra, y no en las cosas de arriba (Col. 3: 2); están preocupados en ver cómo “ganar el mundo, soñando” y cómo transformar este mundo y gobernarlo “para Cristo”, en vez de realmente considerar y vivir en este mundo como extranjeros (He. 11: 9, 10), como ciudadanos del Cielo (Fil. 3: 20), como testigos de Cristo (Hchs. 1: 8), renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, esperando el retorno del Amado (Tit. 2: 12, 13).

Pero como una vez escribió el misionero  F.V. Davold dirigiéndose a los flautistas,  es decir, a los falsos maestros:

“La revelación sorprendente es esta: La resistencia a la verdad divina, a la obra de la evangelización mundial y a la edificación de la Iglesia, viene de la cizaña, y de aquellas almas atrevidas y audaces que tienen apariencia de piedad pero que – por sus acciones – niegan la eficacia de ella. No hay pecado más nefando y atroz que el cometido por los que se visten de boda y toman lugar entre los santos, cuando en verdad, son siervos del diablo, disfrazados como buenos cristianos (2) (énfasis nuestro)

Contrariamente a como argumenta Castellanos, si las señales de Joel, véase: sangre, fuego y humo (Joel 2: 30), en vez de bendición para el pueblo de Dios, son señales de juicio a las naciones y advertencia a las gentes para que se arrepientan y busquen a Dios, entonces, flaco favor está haciendo Castellanos a unos y a otros, porque la realidad es que esa Palabra fue escrita de forma admonitoria – es decir – para advertir a todos de lo que sin lugar a dudas acontecerá en su momento.

La realidad es que Dios lleva mucho tiempo advirtiendo a las gentes a que se arrepientan y busquen a Dios, pero este mundo no se va a arrepentir, así lo dice la Escritura (2 Ts. 2: 3; 2 Ti. 4: 3, 4; Mt. 24: 11, 12; 24: 24; Ap. 9: 20, 21, etc.). Por eso la misma Escritura, muy a pesar del autor docenario, asegura que el juicio está listo en relación a las gentes y naciones que han despreciado la preciosísima sangre del Cordero de Dios, y no olvide querido lector, que el juicio empieza por la casa de Dios (1 Pedro 4: 17, 18)

“Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? Y: Si el justo con dificultad se salva, ¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?”

¡Creamos a la verdad!

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell Carrillo, pastor de Centro Rey, Madrid, España.
www.centrorey.org
Septiembre 2009

Notas:

  1. César Castellanos Domínguez; “Prodigios del fin” de su Facebook del 4 de agosto de 2009.
  2. F.V. Davold, “El misterio de la iniquidad”, pag. 8 (en español)

 

 

Expand

El Quebrantamiento por el Espíritu.

El quebrantamiento del hombre exterior, el hombre viejo, es la experiencia básica de todos los que sirven al Señor.

http://javirodriguez.es/2009/06/la-matanza-silenciosa/

 Y debe ser logrado antes de que El pueda usarnos de una manera efectiva. El camino del servició está en el quebrantamiento, en aceptar la disciplina del Espíritu. Cuando entendamos realmente la cruz, entonces entenderemos qué significa 'quebrantamiento' del hombre viejo. La cruz reduce al hombre a la muerte; parte el cascarón humanó; rompe el vaso: nuestro protagonismo, nuestras opiniones, nuestras bellas ideas, nuestra astucia y habilidades, nuestra capacidad dialéctica, nuestro« amor propio hasta allí donde,ni siquiera sospechamos que exista. Tan pronto como es quebrantado el Hombre exterior, el espíritu del hombre junto con el Espíritu de Dios pueden salir libremente. La verdad está encadenada, decía Pablo; la Bondad y la Belleza y la Fuerza también lo están y sólo el quebrantamiento las libera. Si el espíritu del hombre no está quebrantado, todo lo que haga es expresión de su propio protagonismo y carece de la fuerza de Dios. Si nuestra alma, nuestro corazón, nuestra naturaleza no está tratada por el quebrantamiento, que .realiza el Espíritu, podremos impartir una llamada enseñanza espiritual y nuestra boca puede estar llena con palabras sobre el Espíritu Santo, pero no habrá comunicación espiritual, no tendrá eficacia nuestra palabra; no habrá profecía. Podremos predicar usando nuestra mente; podemos conmover a otros o agradarles usando nuestras emociones y nuestra capacidad, nuestra capacidad de comunicadores, nuestra empatía y capacidad de sintonía, pero si no hemos liberado el Espíritu, Dios no puede 'tocar' espiritualmente a las personas por medio de nosotros. Lo que El Espíritu Santo realiza cuando nos educa, es realmente distinto a lo que sucede cuando estamos oyendo un mensaje espiritual. Un mensaje que oímos frecuentemente puede quedar sin efecto por días, semanas, meses, años, antes que su verdad llegue a ser efectiva en nosotros. Sin embargo, mediante el quebrantamiento producido por el Espíritu, por su acción educativa, nos introduce rápidamente en la verdad y en el conocimiento real y efectivo de Jesucristo. Es menester que seamos quebrantados en muchas áreas de nuestra vida, antes de que podamos alcanzar un grado de utilidad en los planes de Dios. Hay que comenzar viendo su mano detrás de todo. Muchos que viven en oscuridad y tinieblas no pueden ver la mano de Dios. Tienen oscurecida su mente. Puedes comenzar, por ejemplo, aprendiendo a no quejarte de nada. Aviva tu fe, sabiendo que todo está bien en manos del Amor. Los problemas surgen cuando creamos caminos alternativos, cisternas que no pueden contener el agua, para escapar de la cruz de Cristo, de la serena austeridad de sus camino estrecho. Si el hombre sale ileso de las manos de Dios; si ha 'conseguido' guardar entero su vaso, sus realidades 'humanas', su 'saber', su 'inteligencia', sus 'habilidades', sus 'criterios', sus 'capacidades humanas', ha perdido el tiempo. No ha sido una bendición para la Iglesia, 'aunque haya dado nombre a países'. El quebrantamiento es un silencio profundo que opera el Espíritu, pero podemos y debemos ayudarle. Todo silencio es una manera quebrantamiento, de renuncia y de apertura, desde formas menores a formas más hondas y comprometidas.

Expand

El Quebrantamiento y la obra de Dios.

 

http://estudiosbiblicosbetel.blogspot.com/2008/11/el-quebrantamiento-de-espiritu-nos-hace.html

EL QUEBRANTAMIENTO Y LA OBRA DE DIOS

Después de que el hombre exterior ha sido quebrantado, ¿cómo se acerca uno a la Palabra de Dios? ¿Cómo puede uno ministrar la Palabra y predicar el evangelio? Examinemos ahora las respuestas a estas preguntas.

 

El estudio de la Palabra

He aquí un principio innegable al estudiar la Palabra de Dios: la clase de persona que uno es determina la clase de Biblia que percibe. Muchos van a la Palabra dependiendo de su mente, la cual es confusa, rebelde y aparentemente ágil. Por lo tanto, no tocan el espíritu de la Palabra; lo que obtienen de ella es producto de su mente. Si queremos tocar al Señor al estudiar la Biblia, nuestra mente rebelde y llena de opiniones debe ser quebrantada. Tal vez creamos que tenemos una mente privilegiada, pero esto en vez de ayudar será un gran obstáculo para Dios. No importa cuán inteligentes seamos, nunca podremos conocer los pensamientos de Dios con nuestra mente natural.

Al estudiar la Biblia debemos cumplir por lo menos dos requisitos. Primero, nuestros pensamientos deben compenetrarse con los pensamientos de la Biblia; y segundo, nuestro espíritu se debe compenetrar con el espíritu de la Biblia. Debemos identificarnos con la línea de pensamiento que tuvieron sus escritores, hombres como Pablo y Juan, entrar en sus pensamientos, y desarrollar la línea que ellos comenzaron. Debemos hacer nuestros los pensamientos que los inspiraron a ellos, seguir sus razonamientos y detenernos en las mismas enseñanzas que ellos. Nuestros pensamientos deben acoplarse a los de ellos como si fueran dos piñones que engranan perfectamente. Nuestros pensamientos deben penetrar el pensamiento de Pablo y el de Juan. Cuando nuestra mentalidad se compenetra con el pensamiento bíblico y se hace uno con la inspiración divina podemos entender lo que la Biblia revela.


Muchas personas leen la Biblia valiéndose exclusivamente de su mente. Procuran obtener en ella ideas y material que apoye sus muchas doctrinas preconcebidas. Cuando una persona experimentada oye a alguien compartir de alguna porción bíblica, podrá discernir si su enseñanza proviene de su mente, o si en realidad es el pensamiento genuino de la Biblia. Hay una gran diferencia entre estas dos clases de predicación. De hecho, pertenecen a dos mundos diferentes. El predicador puede ser muy apegado a la Biblia y sus mensajes muy atrayentes, pero sus pensamientos son contrarios al pensamiento de la Biblia y son incompatibles con ella. Sin embargo, hay una manera correcta de compartir la Palabra, aunque pocos la practican. Para que nuestros pensamientos sean uno con los de la Palabra, nuestro hombre exterior debe haber sido quebrantado. Si tal no es el caso, ni siquiera podremos leer las Escrituras. No debemos pensar que nuestro estudio de la Biblia es escaso, debido a que no contamos con la persona que nos pueda enseñar. Debemos reconocer que el problema está en nosotros, pues nuestros pensamientos no han sido subyugados por Dios. Tan pronto como somos quebrantados, nuestras actividades y conceptos cesan, comenzamos a tocar el pensamiento del Señor de manera gradual, y seguimos la línea de pensamiento que inspiró a los escritores bíblicos, hasta llegar a pensar como ellos. Para entrar en el pensamiento de la Biblia, es indispensable que nuestro hombre exterior sea quebrantado y deje así de ser un obstáculo para Dios.


Al estudiar la Biblia nuestros pensamientos deben compenetrarse con los de los escritores bíblicos y con los del Espíritu Santo, pero éste es sólo el primer paso. Si no damos este paso no podemos estudiar la Biblia; no obstante, aun después de darlo es posible leer la Biblia incorrectamente. La Biblia consta de pensamientos o enseñanzas, pero su aspecto más importante es que el Espíritu de Dios es liberado por medio de ella. Esta fue la experiencia que tuvieron Pedro, Juan, Mateo, Marcos y los demás escritores. Mientras estos hombres escribían bajo la inspiración del Espíritu Santo, seguían un delineamiento específico; con todo, sus espíritus iban ligados a la inspiración que recibían del Espíritu Santo. El mundo no puede entender que el Espíritu está detrás de la Escritura. Cuando el Espíritu es liberado es como si los profetas mismos estuvieran vivos y se dirigieran a nosotros una vez más. Si los oímos hoy, vemos que lo que dicen no sólo consta de palabras e ideas, sino de algo más, algo misterioso e inexplicable, que sabemos, en lo más recóndito de nuestro ser, es el Espíritu. Así que la Biblia es más que palabras; es la liberación del Espíritu. Por lo tanto, el requisito más básico y crucial al estudiar la Biblia es liberar nuestro espíritu para tocar el espíritu que está en ella. Sólo así podremos entender realmente la Palabra de Dios.

Supongamos que un niño travieso rompe un vidrio de la casa de un vecino. El dueño de la vivienda sale y lo regaña duramente. Cuando la madre del niño se entera de la travesura, también ella lo amonesta. Aunque ambos regañan al muchacho, hay una marcada diferencia entre el regaño del vecino y el de la madre. El dueño de la casa lo regaña ásperamente con un espíritu de ira, mientras que la madre lo hace en amor, esperando instruir y educar a su hijo. Los espíritus de ambos son completamente diferentes.

Aunque éste es un ejemplo sencillo, nos da luz para entender este principio. El Espíritu que inspiró la Biblia es mucho mayor que el “espíritu” de este ejemplo. Es el Espíritu eterno y el mismo que permanece con nosotros. La Palabra de Dios está impregnada de este Espíritu. Cuando nuestro hombre exterior ha sido quebrantado y nuestro espíritu es liberado, no sólo nuestros pensamientos serán uno con el pensamiento de la Palabra, sino que todo nuestro ser tocará el Espíritu mismo de la Biblia. Pero si no liberamos nuestro espíritu, y permanecemos aislados del espíritu de los autores de la Biblia, nunca entenderemos cabalmente la Palabra de Dios, y ésta será sólo letra muerta en nuestras manos. Por lo tanto, debemos recalcar una vez más la importancia de que nuestro hombre exterior sea quebrantado, pues sólo así nuestros pensamientos serán fructíferos, nuestro espíritu será liberado y no restringiremos a Dios ni seremos un obstáculo para El. Inclusive mientras estudiamos la Biblia estorbamos a Dios y lo limitamos.

 

El ministerio de la Palabra

Por un lado, Dios desea que entendamos Su palabra, pues esto es básico para Su obra; por otro, El intenta depositar Sus palabras en nuestro espíritu, para que éstas sean la carga que ministremos a la iglesia. En Hechos 6:4 dice: “Y nosotros perseveraremos en la oración y en el ministerio de la palabra”. Ministrar equivale a servir; esto significa que el ministerio de la Palabra de Dios es un servicio que se da a los hombres.

 

ES NECESARIO QUE EL FRASCO DE ALABASTRO SEA QUEBRADO

La Biblia habla del ungüento de nardo puro (Jn. 12:3). La Palabra de Dios usa intencionalmente el adjetivo puro. Este es un ungüento de nardo puro, algo verdaderamente espiritual. No obstante, a menos que el frasco de alabastro fuera quebrado, el ungüento de nardo puro no podía ser liberado. Es extraño que mucha gente valore más el frasco de alabastro que el ungüento. De la misma manera, muchos piensan que su hombre exterior es más valioso que su hombre interior. Este es el problema que enfrenta la iglesia en la actualidad. Es posible que valoremos demasiado nuestra propia sabiduría y pensemos que somos superiores. Otros pueden estimar sus emociones y creer que son personas excepcionales. Muchos otros se valoran exageradamente a sí mismos y creen que son mejores que los demás. Piensan que su elocuencia, sus capacidades, su discernimiento y juicio, son mejores que los de otros. Pero debemos saber que no somos coleccionistas de antigüedades, ni admiradores de frascos de alabastro, sino que buscamos el aroma del ungüento. Si la parte exterior no se quiebra, el contenido no puede salir. Ni nosotros ni la iglesia podremos seguir adelante. No debemos seguir protegiéndonos tanto a nosotros mismos.

El Espíritu Santo nunca ha dejado de obrar en los creyentes. Muchos pueden dar testimonio de la manera en que la obra de Dios nunca se ha detenido en ellos. Ellos enfrentan una prueba tras otra, un incidente tras otro. El Espíritu Santo tiene una sola meta en toda Su obra de disciplina: quebrantar y deshacer al hombre exterior, para que el hombre interior encuentre salida. Pero nuestro problema es que tan pronto enfrentamos una pequeña dificultad, murmuramos, y cuando sufrimos alguna pequeña derrota nos quejamos. El Señor ha preparado un camino para nosotros y está dispuesto a usarnos. Pero tan pronto como Su mano nos toca, nos sentimos tristes. Alegamos con El o nos quejamos ante El por todo. Desde el día en que fuimos salvos, el Señor ha estado obrando en nosotros de muchas formas, con el propósito de quebrantar nuestro yo. Lo sepamos o no, la meta del Señor siempre es la misma: quebrantar nuestro hombre exterior.

W. Nee

Literatrura disponible en:

corpocri@yahoo.com

Bogota Colombia

Jesus es el Señor!

La iglesia en Armenia