Avisar de contenido inadecuado

Abandone las fiestas de Hallowen.

{
}

Halloween

Cuando tenía 14 años mi maestra de Artes Plásticas me enseñó que al morir la tradición muere el arte. En México se respeta la tradición como a la misma religión, pues ámbas han ido de la mano desde antes de la colonización hispana y está firmemente mezclada con las prácticas religosas católicas.

Católico practicante, artista en potencia, admirador de Frida Khalo y Digo Rivera y amante de las tradiciones, nada me impedía colocar cada año un altar a los muertos según la más estricta norma y defendiendo al rito mexicano contra la "invasión gringa" del Halloween.

Cuando conocí a Cristo, de un modo que ninguna religión podía enseñarme, es decir, de un modo personal, su Palabra me ac laró que esta y muchas prácticas son representaciones paganas y ritos religiosos que a Él le desagradan.

Los Aztecas no creían en el infierno. Los Celtas no creían en los demonios. Pero ambos festejos, desde su origen, están bañados de prácticas que Dios prohibe por la seguridad del Espíritu de cada persona, es decir, por la seguridad de vida eterna... de tu vida eterna.

No odio las tradiciones, así que antes de que me escribas quejándote por una falsa "paranoia" o por una "campaña de miedo contra los pequeños que se divierten" lee con atención. ¿Crees en Dios? Esto te interesa entonces. ¿No crees en Dios? entonces te interesa más a ti, pues Dios si cree en ti, te ama y te busca a pesar de que le ignores.

Sigo admirando a Frida y a Diego y ahora me dedico al arte, la pintura y el diseño... pero Dios es primero, y él dice muchas cosas claramente que se oponen a estas fiestas. Entra y conoce la verdad que representan y decide. Decide por la vida o la muerte.

Carlos A. González G.
Ministerios Ser Como Cristo

http://poderenlinea.com/laverdad/home.htm

No todo lo que brilla es Oro...

La celebración del día de muertos es una mezcla de devoción mística y religiosa con tradiciones comunicadas por nuestros antepasados mexicanos desde hace más de 3000 años. Miles de personas en México cada 1 y 2 de noviembre esperan recibir las almas de sus difuntos con veladoras, imágenes de santos y alimentos en sendos altares preparados específicamente para ellos. Se llora en los panteones y se festeja en las casas esperando que las ánimas de los difuntos vuelvan y "pachangueén" con los vivos, mientras se va de casa en casa pidiendo "calaverita". Se regalan dulces con formas cómico-macabras y se recitan poemas burlones donde la muerte es principal actriz.

El Halloween es una fiesta de carácter religioso y místico, con sus más primitivos orígenes en los pueblos celtas de hace miles de años. Hoy en día se espera que en ella lo misterioso, diabólico y oculto conviva con los humanos. Todos festejan disfrazados de espantos y se busca de casa en casa dulces de regalo, mientras los niños disfrazados que lo hacen gritan "Trick or treat". Esto sucede el 31 de Octubre y ese día nadie trabaja. Todos, o casi todos, festejan al mal y la muerte entre cuentos de horror, decorando sus casas con las famosas "Jack o' Lantern" o "Linternas de Jack", que son calabazas vaciadas con rostros tallados e iluminadas por dentro con una vela encendida.

Los niños de muchas partes del mundo esperan ansiosamente este día, pues se disfrazarán y les regalarán dulces. En los hogares habrá decoración y se "compartirán" los alimentos con los muertos. Es un día de fiesta.

Pero ¿todo es tan bueno cómo se ve? ¿Podemos vencer a la muerte con reírnos de ella, comiendo una calavera de dulce y haciéndole poemas y canciones? ¿puede un inocente disfraz enfrentar a nuestros hijos con lo malo y oculto?

Con esta investigación no esperamos echarle a perder su fiesta o amenazar la tradición cultural transmitida por generaciones. Creemos que existen verdades ocultas detrás de estas celebraciones y todos debemos de conocerlas para tener un criterio amplio y entender por completo lo que significa y representa algo como el Día de muertos o el Halloween.

¿Qué pensaría si le dijera que éstas fiestas tienen un verdadero origen maléfico, que existen sociedades ocultas que se benefician de que usted las celebre y que no es sino una trampa para su propia alma?

Esta es la verdad. Analizando la tradición a través de un libro que usted, yo y millones de personas consideramos la verdad más confiable del mundo: La Biblia.

 

Origen del Halloween

Aproximadamente trescientos años antes del nacimiento de Cristo, los Celtas vivieron en las Islas Británicas, Escandinavia, y Europa Occidental. Eran una sociedad como cualquiera de las de hoy, pero sus usos y costumbres fueron controlados por una sociedad de sacerdotes paganos llamada los druidas.

Ellos adoraban y servían a Samhain, dios de la muerte. Cada año, el 31 de octubre, los druidas celebraban la víspera del año nuevo céltico en honor de su dios Samhain.

Trick-Or-Treat, Treta o Trato

Los sacerdotes druidas iban de casa en casa exigiendo alimentos y en algunos casos niños y vírgenes para ofrenda a su dios Samhain en el festival de la muerte, si se los daban se hacía un trato (treat) y se iban en paz. Si la gente de la aldea no daba a los druidas el alimento o persona que exigían, se lanzaba una maldición sobre la casa entera y según ella, alguien de esa familia moriría ese año. Esa era la trampa o treta (trick).

Jack O Lantern

Los druidas llevaban con ellos un nabo grande, el cual habían ahuecado en el interior, con una cara tallada en el frente, para representar el espíritu demoniaco del que recibían su poder y conocimiento, mismo que se encargaría de ejecutar toda maldición e iluminar su camino. Este espíritu se llama "espíritu familiar". El nabo, encendido por una vela dentro, era una linterna para los druidas por la noche. Ellos llamaron "Jock" al espíritu de la linterna.

Cuando estas prácticas llegaron a Norteamérica en los siglos 18 y 19, los colonizadores hallaron que los nabos no eran tan grandes, así que los substituyeron por calabazas. Desde entonces a esta figura tan representativa del Halloween se le llamó "Jock, el que vive en la linterna" y después vino a ser "Jack-O-Lantern" o Linterna de Jack.

Origen del día de muertos

En México, la costumbre de rendir culto a los muertos se practica desde la época prehispánica. En las Fiestas de "difuntos" se ponían ofrendas que bien podían ser un homenaje, un presente, o el ofrecimiento de un sacrificio.

Para los antiguos mexicanos lo que determinaba el lugar dónde transcurriría su vida después de morir era principalmente las causas o la forma en que morían. Ellos creían en varios paraísos y varios infiernos (que no tenían significado "moral"). Es decir, un mundo superior para los vivos y otro inferior para los muertos.

Según el Códice Florentino y el texto de la Historia General de las Cosas de la Nueva España estos mundos eran los siguientes: El Tlalocan, de Tlaloc (dios del agua y la lluvia), donde iban los que morían por causas del agua; el paraíso oriental, hogar de los guerreros, de los caídos en batallas y de los sacrificados al sol (Tonatiuh); el occidental que era el hogar de las mujeres que morían en el parto (las Cihuateteos) y el paraíso del sol que era llamado Tonacalli.

Los muertos que no eran elegidos para habitar en los otros paraísos, iban al Mictlan (lugar de los muertos), o mundo inferior. En el reinaba Mictlantecuhtli y la reina Mictlancihuatl (señora del lugar de los muertos). En este mundo se establecían todos los que morían por muertes naturales no relacionadas con las otras moradas.

La ofrenda a los muertos

Para llegar al Mictlan se debían vencer múltiples retos: 4 días de viaje entre montañas que chocaban para aplastar al viajero, una feroz lagartija gigante, un cocodrilo monstruoso, 8 desiertos, 8 colinas, un viento helado, cuchillos lacerantes y un río llamado Chiconahuapan, mismo que debía cruzar montado en un perro Itzcuintle sin manchas.

Para resistir este viaje, tanto el día de su muerte como durante las festividades de los muertos se les otorgaban ofrendas que les proporcionaban fuerza para su tránsito al inframundo; alimentos, agua, sal, juguetes para los niños y el perro en el que viajarían por el río Chiconahuapan.

El significado oculto

Halloween

La fiesta de Halloween, es decir "el festival de Samhain", todavía es hoy celebrado oficialmente por los satanistas, ocultistas, y adoradores del diablo como la víspera del año nuevo de la brujería. El mismo Antón Lavey, autor de la "biblia satánica" y sacerdote alto de la iglesia de Satán, dice que hay tres días sumamente importantes para todo satanista y el día más importante de todos es HALLOWEEN. La iglesia satánica asume como suya esta fiesta.

Desde el 5 de septiembre hasta el 9 de noviembre la iglesia satánica cumple las siguientes celebraciones, que se mezclan y aplican a los festejos del halloween y día de muertos:

  • Ayunan para buscar la voluntad de Satanás.
  • Elección de sacerdotes confesores para escritos en el libro del "macho cabrío".
  • Ritual para maldecir el cuerpo de Cristo.
  • Reunión para preparar el día del Samhain.
  • Reflexión, disciplina, ayunos y mantras.
  • Ritos tradicionales.
  • Confesión de los pecados contra Satanás.
  • Bendicen a los integrantes de los grupos musicales y de artistas satánicos.
  • Ordenan a los ministros del rock, músicos, "managers", promotores, etc. involucrados en el satanismo.
  • Ritos bautismales, maldicen cualquier contacto que hallan tenido con cualquier cristiano, luego se bautizan con agua de alcantarilla, sangre de niños y de adultos sacrificados.
  • Octubre 31: Inscripción en el libro del macho cabrío, comienza para ellos el año satánico, se invoca el poder total de Belcebú, Nostradamus y otros demonios.
  • Noviembre 01: Se sella a los satanistas, a los espíritus de los muertos para sacarlos del purgatorio. Es decir, que entregan ofrendas, altares y recuerdos a los muertos para que sean altares para la invocación a los demonios.
  • Noviembre 02 al 09 Semana de las bodas a Satanás.

*Nota: Por cuestiones de prudencia, ya que no deseamos enfatizar el comportamiento de las sectas satánicas, no publicamos las fuentes ni las fechas completas de fiestas dedicadas al diablo.

El 31 de octubre, Halloween, es la víspera del Año Nuevo para la brujería. La enciclopedia del "Libro del mundo de lo oculto" dice que es el principio de todo lo "frío, oscuro y muerto". Cuando usted envía a sus pequeños niños hacia fuera para ir a hacer el "trick or treat", a pedir "calaverita" o Halloween, usted realmente les está enviando a festejar todo lo frío, oscuro, y muerto, en el mismo contexto satánico y oculto. Según la enciclopedia de Collier, "el tema de la celebración de las fiestas modernas de Halloween, viene de las viejas festividades druidas y los festivales romanos en el honor de Pomona, diosa de la fruta, que fueron llevados de la Gran Bretaña durante la ocupación romana".

 

Dias de muertos

El día de muertos, del 1 y 2 de noviembre, es usado como un "lazo histórico" que intenta perpetuar las raíces prehispánicas de los mexicanos y muchos pueblos de Latinoamérica y se considera una celebración, que se festeja junto con los días de "todos los santos" y "fieles difuntos" en cada iglesia católica y parroquia del país.

Estas fiestas son dedicadas a todos aquellos que han muerto y que la jerarquía catolica considera ya se encuentran en el cielo, que disfrutan de la "presencia de Dios" y que sirven de intermediarios entre Dios y los hombres. A ellos les llaman Santos y Beatos.

También se usan estas fiestas para pedir misericordia para los muertos que no llegan allá aun, debido, según sus costumbres a que se encuentran en el "purgatorio".

Estas fechas se usan también por diversos brujos, ocultistas, tarotistas y adivinadores dentro del contexto de fiestas religiosas para aumentar su poder y control sobre aquellos que practican la fiesta, tal como ya lo vimos.

Cada una de estas noches se invita a los espíritus a comer y beber de aquello que se les ha preparado. Se dice que se llevan el "alma", la esencia de cada alimento. Los colores anaranjados de la flor de "tzempaxuchitl" con las que se decora sirven para que el espíritu sea guiado hasta el hogar donde está la ofrenda y se le "halaga" con los cigarros y bebidas que disfrutaba en vida. A los niños se les sigue poniendo juguetes para que se diviertan.

Las imágenes de santos y figuras religiosas acompañan estos altares de muertos, que si bien son considerados como obras de arte mexicano, son también objeto de culto y veneración para quienes los ponen.

Cuando Dios estableció leyes para su pueblo, claramente ordenó no consultar a los muertos ni participar en ocultismo, diciendo: "No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con El Señor cualquiera que hace estas cosas...", Deuteronomio 18:10 ¿Por qué entonces la religión permite y participa en estas fiestas? ¿Es qué acaso las leyes de Dios han cambiado?

¿Cómo entraron estas fiestas a
la religión católica?

Halloween

Cuando Constantino se convirtió en emperador de Roma, dictó una ley que declaraba el Catolicismo como la religión oficial del estado. Constantino exigió como emperador que cada uno se hiciese católico o enfrentara la pena de la muerte.

Las iglesias fueron inundadas con los paganos no convertidos, eran paganos forzados a integrarse a la iglesia católica o perder sus vidas por desafiar al emperador. Los recién agregados traían todas sus prácticas e ideas paganas a la iglesia incluyendo "el festival de Samhain" y exigieron que este festival siguiera siendo parte de sus vidas.

Puesto que la iglesia había fracasado en eliminar las prácticas paganas de la gente, decidió usar "a su modo" algunas de ellas, especialmente este ritual del 31 de octubre. En el siglo IX, el papa instituyó un nuevo día para ser celebrado por la iglesia el 1 de noviembre, llamándolo "día de todos los Santos" (All Hallows Day). Este día celebra a todos los mártires y santos de la iglesia católica y el 31 de octubre se convirtió en su víspera. Ahora la gente podría tener su festival el 31 de octubre, porque el 1 de noviembre era un día "santo".

La cultura popular llamó a la celebración el "All Hallomas" y con el paso del tiempo a la tarde anterior al 1 de noviembre se le conoció como "All Hallomas Eve", evolucionando poco a poco como "All Hallow's Eve", "All Hallowed Eve", "All Hallow E'en"(evening), y finalmente Halloween.

Pero nada cambió. La observancia pagana continuó el 31 de octubre, y el día de fiesta "cristiano" fue observado el 1 de noviembre. La gente no celebró sus ritos y adoración paganos a los demonios para esta "nueva víspera" establecida por la iglesia.

Días de muertos

Los antiguos mezoamericanos precolombinos tenían dos festejos a los muertos: El pequeño y el grande, que de igual manera como se hizo anteriormente con el Halloween, durante la colonia se fusionaron con la cultura y la religión católica para facilitar el involucramiento en su sistema religioso.

La fiesta pequeña se iniciaba 20 días antes que la fiesta grande y era dedicada a los niños; la segunda a los adultos, tal como hacen ahora, que 1° de noviembre se dedica a los niños y el 2 a los adultos. Como el inicio de la celebración de los muertos adultos coincidía con la festividad católica de los fieles difuntos, el día de todos los santos quedaba incluído dentro de los 20 días anteriores a la fiesta grande, donde se encontraban las fiestas de los muertos pequeños. De este modo se siguió con el culto pagano a los muertos bajo el manto protector de la religión.

¿Por qué entonces lo permite la Iglesia Católica?

Piense por un momento. ¿Puede alguien volver de la muerte para "convivir" con sus amigos o familiares? La respuesta es contundentemente no.

Los "mediums" y brujos dicen que sí es posible y hasta las personas que salen en la televisión dando los horóscopos lo dicen; pero todos ellos están completamente equivocados, son ignorantes y enseñan superstición y frivolidades a la gente como un estilo de vida. Es más, ellos están separados totalmente de Dios y su fe y enseñanzas tienen un origen diabólico aunque se encomienden a Dios, santos y ángeles.

Yo no lo digo, es Dios mismo quien lo dice. En la Biblia se lee: "No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego (es decir que lo lleva ante brujos, curanderos, espiritistas y mediums), ni quien practique adivinación, ni agorero (quien predice el futuro), ni sortílego (que hace pactos o juramentos pecaminosos), ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago (magia blanca o negra), ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación (blasfemia) para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti." Deuteronomio 18:10-12.

¿Por qué Dios no permite consultar a los muertos, ni a los adivinos, hechiceros e incluso los horóscopos? El apóstol San Pablo escribió: "Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios." Gálatas 5:19-21. Dios es contundente en ello, nadie que practique este tipo de cosas podrá entrar a su presencia.

Es probable que usted sea una persona religiosa y piense ¿que tiene de malo festejar un día del santoral que la Iglesia Católica respeta y celebra? Dios haba muy claramente diciendo que las cosas del diablo y las que son de Dios no tienen nada en común y no pueden hacerse juntas. Sobre ello se lee en la Biblia: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial (un dios pagano adorado en esa época)? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?" 2 a los Corintios 6:14.

Es decir: La religión no puede ni debe aceptar la invocación de los muertos, ni su veneración, ni el ofrecerles alimentos, veladoras, juguetes o altares, puesto que es una costumbre de origen pagano y diabólico que ofende a Dios y nos separa de Él, que está prohibida por sus mandamientos que que acarrea separación de Dios y quienes la practican.

Este texto no tiene como finalidad promover religión alguna, o condenar a la religión católica, si no dar a conocer información documentada que forme el criterio del cybernavegante, a quien corresponde tomar su propia desición.

Muchos afirman que la iglesia católica no promueve las invocaciones a los muertos y que no permite estas celebraciones. Sólo hay que ver las grandes fiestas de lugares como Mixquic o Naolinco en México y la importante participación de las parroquias en ellas para confirmar o negar este hecho.

Conozca  la opinión del Presbítero Serafín Arzate Silva, de la Iglesia de San Cristobal, Acapulco, Mexico, que no prohíbe ni recomienda dejar de practicar estas celebraciones www.acabtu.com.mx/diademuertos/religion.html

¿Cúal es la verdad entonces?

Hemos visto el origen pagano y diabólico de las fiestas de muertos. Dios no permite al hombre celebrar a la muerte porque Él es un Dios de Vida y desea que con Él vivamos eternamente. La Biblia dice que Cristo es el Pan de Vida (Jn. 6:51), él es la Resurrección y la Vida (Jn. 11:25) y dice que no es un Dios de muertos, si no de vivos (Mr. 12:27). ¿Como puede el mismo Dios de Vida permitir que el hombre, creación suya, festeje a la muerte? El ser humano festeja a la muerte porque está muerto y separado de Dios permanentemente.

¿Separados de Dios? ¿Muertos? Si, muertos en nuestros pecados. Dios envió a Cristo al mundo por que desde Adán toda la humanidad está separada de Él a causa del pecado, así que al morir el hombre no irá al cielo, si no lejos de Dios. Desde entonces el hombre no ha parado de pecar y con cada pecado se gana cada persona el costo de esa maldad: La separación de Dios. La Biblia dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)".

El Hombre no se puede salvar solo. La religión tampoco puede salvar a nadie. Tampoco las buenas obras o el buen comportamiento nos hacen estar más cerca de Dios. Jesús dijo "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Juan 14:6". No nacemos siendo hijos de Dios, si no que debemos de nacer de nuevo para poder entrar al reino de los cielos (Jn. 3:3). ¿Volver al vientre de nuestras madres ya siendo mayores? ¡Eso es una locura! No se trata de eso. Cristo enseñó que no es así como se nace de nuevo, si no naciendo del Espíritu Santo.

Hace 2000 años el hombre crucificó a su Salvador. Pero con ello Cristo mismo llevó cada pecado, pagando por todos nosotros y recibiendo el castigo de nuestro pecado ¿Por qué cree que Jesús gritó en la cruz: "Dios mío, por que me has desamparado"? (Mt. 27:46). Al tercer día de su muerte Cristo resucitó, y ahora está vivo a la diestra del Padre. Con su sangre lavó nuestros pecados ¿permitirá que sus pecados sigan en usted o dejará a Jesucristo lavarlos?

Pablo, el apóstol escribió: "...Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:8". Dios Padre, Jesús, El Espíritu Santo. Dios, no es un Dios muerto y no desea que el hombre festeje a la muerte, porque al festejar a la muerte se festeja al diablo mismo. Si, vemos niños vestidos como diablos y jugamos hablando de demonios pero no nos damos cuenta de que realmente estamos repitiendo los mismos sacrificios y ceremonias diabólicas que los Druidas festejaban y no importa que pongamos imágenes religiosas en los altares de muertos, estos siguen siendo altares a la muerte, adoración al diablo disfrazada de tradición y arte.

No importa cuantos pecados tengamos, Dios está siempre dispuesto a perdonarnos y a darnos vida en abundancia. Si usted ha celebrado estas fiestas o está esperando celebrarlas considere esto como un aviso: Al festejar Día de Muertos o Halloween está diciendo sí a la muerte y a la separación de Dios, está participando de cosas que Dios considera peligrosas y que le separarán de Él por la eternidad.

Hoy mismo puede decidir entre la vida o la muerte, entre Dios y el diablo. Usted necesita de Dios, para su vida, su familia, su trabajo y sus propias aspiraciones. Quizá usted no esté satisfecho con nada después de probarlo todo. Si es así no tiene nada que perder. Abra a Cristo su corazón.

No hay casos difíciles para Dios, ni problemas que no resuelva, ni enfermedad que no sane. Dios tiene para usted la más grande esperanza que nadie le puede dar.

Jesús dijo: "A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. Mat 10:32-33". De esto procede la salvación del hombre: De confesar a Dios nuestros pecados y de aceptar su sacrificio por nosotros. Él, siendo inocente pagó por nuestros pecados. Si usted cree en esto entregue a Dios su vida con estas palabras (puede hacerlo con sus propias palabras, la oración que le mostramos es sólo un modelo a seguir, no un rezo en particular):

"Dios, por años he estado esperando la solución y no ha llegado. Me creí satisfecho pero me doy cuenta que mi esfuerzo no es suficiente para alcanzarte. Te pido perdón por todos mis pecados y me arrepiento. Te pido que me recibas como tu hijo y que me limpies con la sangre de Jesús. Jesús, te recibo en mi corazón, te dejo entrar para que cambies mi vida. Espíritu Santo, te permito que me ayudes a vivir como Tú deseas que viva, siempre fiel a ti, en el nombre de Jesús. Dios, te Doy gracias por tu vida, ahora soy tu hijo, te amo y te alabo. Amén."

¡Felicidades! Estas sencillas palabras no hacen nada por sí solas, pero su fe y confianza en Dios las transforma en una poderosa oración que le ha abierto las puertas a la vida eterna. Ahora nadie le puede quitar su salvación y tiene derecho de vivir eternamente al lado de Dios. ¿Recuerda esas cosas que lo avergonzaban y que hizo con tan mala intención? ¡Dios ya no las recuerda! Están perdonadas completamente.

Abandone las fiestas del Halloween y Día de Muertos, aléjese de lo que el diablo ha puesto como una trampa para separarle de Dios.

{
}
{
}

Deja tu comentario Abandone las fiestas de Hallowen.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre