Avisar de contenido inadecuado

¡Apártese de iniquidad quien invoque a Cristo!

{
}

¡Apártese de iniquidad quien invoque el nombre de Cristo!

Hoy en día existen demasiadas ofertas de "modelos" para buscar el "alcanzar el mundo para Cristo", y parece que una enorme parcela de todo lo ministerial, redunda en esa dirección, en un afán que va más allá muchas veces, del simple y llano amor por los que se pierden.

No obstante, pienso que la primera preocupación que el ministerio pastoral, y todos los verdaderos cristianos en general debiéramos tener, no es en cuanto a lo relacionado con el crecimiento numérico de las congregaciones cristianas, sino en lo referente al estado espiritual de los actuales miembros de las mismas, porque muchos de los que creemos de nosotros, también se están perdiendo, ¡y ante nuestros propios ojos!

Parece que con el simple y llano hecho de ver nuestros templos repletitos de gente, nos damos por muy satisfechos, y hasta pensamos que estamos haciendo la obra de Dios. Esto sería así, si la inmensa mayoría de los asistentes fueran genuinos cristianos nacidos de nuevo, o si todos ellos estuvieran viviendo en la voluntad de Dios, pero, ¿es eso así?

El pastor (o) y los ancianos, así como los demás creyentes, no deben caer en la trampa de creer que su objetivo principal es llenar el templo, y consecuentemente pensar en abrir un nuevo culto los domingos, y luego otro. El objetivo principal del ministerio pastoral no es ese, sino el de asegurarse de la grey actual, y de que vive conforme a Cristo. Debe estar seguro de que la grey recibe todo el consejo de Dios (Hchs. 20: 27), y hacer lo que esté en la mano para que lo viva. El ministerio pastoral debe asegurarse de que agrada a Dios.

El ministerio pastoral debe temer a Dios, por encima de cualquier atisbo de temer a la membresía.

Lamentablemente, lo cierto es que en muchas congregaciones, se omite mucho del consejo de Dios, y consecuentemente, la sana doctrina de nuestro Señor Jesucristo queda relegada a un segundo y tercer plano. Las razones para así proceder son diversas. Por lo general, hay muchas cuestiones que no se tocan hoy en día desde tantos púlpitos por temor a que las "ovejas" se lleguen a asustar, o incomodar, y se vayan de las iglesias.

1. Dando un ejemplo sobre estas cuestiones. El pecado de tipo sexual
Sin ánimo de confrontar a nadie en particular, ¿Cuándo fue la última vez que se habló claro desde el púlpito acerca de la fornicación y del adulterio en su congregación, y a fondo? Muchos me responderán que no tocan ese tema porque creen que no es necesario, ya que los creyentes ya saben acerca de ello, pero pienso que es una simple excusa para no poner el dedo en la llaga en una cuestión que ha alcanzado niveles de iniquidad, por ser para muchos en estos tiempos, una práctica de pecado oculto.

Representación de la iniquidad


 
Hay una pregunta que constantemente me hago a mí mismo, ¿por qué hay tantos en tantas congregaciones cristianas que se dicen cristianos y viven en fornicación, y hasta en adulterio, o en cualquier práctica ilícita en materia de sexo?

Jóvenes, y no tan jóvenes, muchos viven en práctica de pecado, y aquí no sólo debemos pensar en inmoralidad sexual, sino también en inmoralidad de cualquier otro tipo, cuando la Biblia clarísimamente nos enseña que "todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios" (1 Juan 3: 9) Entonces, ¿Por qué se engañan así mismos llamándose lo que no son, esto es, hijos de Dios? Y ¿Por qué tantos pastores hacen la "vista gorda" cuando saben que se comete práctica de pecado, y aún les consienten como miembros de esa congregación?

Unos se sienten cómodos en su pecado, más aún, cuando no son reprendidos, y los otros temen quedarse sin congregación si empiezan a hablar con claridad desde el púlpito. Unos aceptan el engaño, y los otros se convierten en pasivos encubridores de iniquidad, llegando a ser temerosos y cobardes, porque todo aquel que sabe hacer lo bueno y no lo hace le es pecado (Sgto. 4: 17)

¿Será esa una congregación que agrade a Dios? ¿Cuánto tiempo tardará el Señor en retirar el candelero de ese lugar, si es que no lo ha hecho ya? (Ap. 2: 5)

2. Cuando se confunde la misericordia con la permisividad
Los creyentes no debemos confundir la misericordia con la permisividad, pero eso es algo que está ocurriendo hoy en día cada vez más, y es el caldo de cultivo de la iniquidad. Con esa actuación ilegal ante los ojos de Dios, se fomenta el pecado oculto entre los que se dicen creyentes.

Muchos enseñan así: "Dios te conoce, sabe acerca de tus debilidades, pero te acepta tal y como eres". Diciendo de este modo, están lanzando un mensaje subliminal: "Ya que Dios me acepta como soy, acepta mi pecaminosidad...puedo seguir pecando".

Representación del pecado oculto.

Dios nos ama. Dios ama al pecador, eso es cierto, pero Dios abomina el pecado del pecador, y manda (no sólo desea) que el que practica pecado deje de hacerlo para que Él le pueda recibir: <<Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y Yo os recibiré>> (2 Corintios 6: 17)

El que no se aparta del mal, para el Señor no es miembro de Su congregación aunque esté en ella, de la misma manera que nosotros que somos de Dios no somos del mundo, aunque estemos en él (1 Juan 5: 19)

La Biblia nos enseña que, como parte del misterio de la iniquidad (2 Ts. 2: 7), se iban a levantar hombres condenados que, encubiertamente, es decir, de forma oculta y disfrazada de piedad, iban a colarse en las filas de los santos, con el inicuo fin de transformar la gracia de Dios en simple y llano libertinaje (Judas 4). Con esa acción, iban a echar por tierra el mensaje de Cristo y el poder de Su obra redentiva en muchos que les iban a creer y seguir. ¡Esto está ocurriendo hoy en día a mansalva!

Se usan los términos gracia y misericordia para establecer una línea de pensamiento y creencia absolutamente apartados de la verdad escritural. La finalidad con que se usan torcidamente estos términos santos, es para promover actitudes y acciones de pecado entre los cristianos, de manera que llegando a creer ser justificados por esa presunta gracia y misericordia, puedan seguir adelante en su iniquidad, sin ser redargüidos por sus conciencias.

Esto es transformar la gracia en libertinaje.

3. Mal usando la música
Uno de los procedimientos que está dando un gran resultado en ese sentido, sobre todo entre la juventud, es en lo relativo al emparejamiento entre la música y lo emotivo.

Muchos, para acallar sus conciencias hasta donde les es posible, "buscan a Dios" en lo puramente emocional, y la música es el vehículo rápido e ideal para alcanzar el corazón.

De ahí gran parte del éxito del llamado "ministerio de música" (tal ministerio así llamado, no se encuentra en la Biblia). De ahí también la gran afluencia a los grandes congresos de alabanza, donde santos, y falsos santos alaban todos unidos a Dios (¿¡).

La música

Buscan el toque emocional, y hasta lloran y gimen pareciendo quebrantarse, pero no es así. Sólo permiten que sus emociones aumenten, y las lágrimas afloren, o las risas se hagan oír. Se engañan a sí mismos creyendo que Dios les justifica sin arrepentirse de sus pecados, sólo porque creen sentir la "presencia de Dios" en sus vidas, en ese momento aparentemente trascendental. Son buscadores del sentir de Su presencia, más que buscadores de Su santidad.

Casi con desespero "buscan a Dios", aunque más bien buscan el favor y la comprensión de Dios basándose en el emocionalismo, ayudándose con los acordes musicales y con las letras de esos coros, muchos de ellos presuntamente de adoración, pero que van dirigidos más bien a tocar la sensibilidad emocional del "adorador".

La verdadera adoración parte de un corazón arrepentido y transformado.

También olvidan que no existe verdadera adoración a Dios cuando la persona al tiempo se recrea en el pecado. David inspirado por el Espíritu Santo lo expresó con claridad:

<<Porque no quieres sacrificio, que yo lo daría; no quieres holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado. Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios>> (Salmo 51: 16, 17) Esa es la persona que como David, reconoce su pecado, lo confiesa, pide perdón, y se aparta de él. Esa persona sí puede usar la música para adorar y alabar a Dios con total libertad, tranquilidad y paz de espíritu.

El Señor está cansado de escuchar cánticos y más cánticos que pretenden exaltarle, que proceden de algunos cantantes y voces de tantos, que se presentan como santos ante Él y la congregación, pero que no lo son realmente. Olvidan que Dios aborrece la hipocresía, y que conoce el Señor a los que son suyos, y apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo (2 Timoteo 2: 19)

¿Cómo se puede invocar el nombre de Cristo permaneciendo en iniquidad? Dios no quiere que acallemos nuestras conciencias con presuntas alabanzas. El Señor conoce a cada uno de los que cantamos alabanzas a Su nombre. Dice la Palabra que es bueno alabar el nombre de Dios (S. 54: 6), pero siempre en la hermosura de la santidad, temiéndole (S. 96: 9).

Debemos acallar nuestras conciencias con la sangre de Cristo, por el arrepentimiento genuino. Entonces podremos alabarle con libertad y confianza.

Dios quiere que nos arrepintamos de toda iniquidad, pecado oculto y pecado no oculto, para podernos recibir; porque si confesamos nuestro pecado, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1: 9)

4. Interesada interpretación de la Palabra
Pero muchos escudan su pecado, el cual les es agradable (He. 11: 25b), argumentando que Dios da mucha más gracia cuando el pecado abunda (Ro. 5: 20), y de que el amor (y Dios es amor) cubrirá multitud de pecados (1 Pr. 4: 8)... ¡Cómo se puede a torcer el sentido de la Palabra de Dios cuando se quiere!

Es cierto que la gracia de Dios sobreabunda ante la abundancia del pecado del que peca, pero sólo cuando genuinamente se arrepiente y se aparta de esa práctica inicua.

Es cierto que el amor cubre multitud de pecados, pero eso no nos concede licencia para pecar. El amor cubre el pecado del que se arrepiente, porque al hacer así, la sangre del Hijo limpia ese pecado, y de esa manera podemos tener comunión unos con otros, así como con Dios (1 Juan 1: 7)

Por lo tanto, la resolución final de todo esto es, que tiene que haber un verdadero apartarse del pecado, confesándolo. Esto es arrepentirse. Todo lo demás, huelga.

De ahí que seamos valientes, y desde el púlpito, o desde la sencilla conversación, expongamos a la luz el pecado, y no temamos que nos vayan a dejar por así hacer...y si nos dejan, no nos dejan a nosotros, sino a Aquél que nos comisionó a que como verdaderos hijos de Dios, seamos luz en medio de una generación perversa y amadora del pecado.

Dios les bendiga.

© Miguel Rosell, Pastor de Centro Rey, Madrid, España.
Diciembre 2006
www.centrorey.org

FIN

Temas

Inicio Quienes Somos Qué Creemos Predicaciones 2005 Predicaciones 2006 Donativos Descargas

Temas

 

{
}
{
}

Deja tu comentario ¡Apártese de iniquidad quien invoque a Cristo!

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre