Avisar de contenido inadecuado

Apocalipsis Capítulo IX

{
}

Apocalipsis - Capítulo 9

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

La quinta y sexta trompeta

 

Introducción

En este capítulo, Juan nos narrará lo que vio de antemano acerca de los toques quinto y sexto de trompeta. Los acontecimientos que acaecerán son horribles, y no existe paralelo alguno a lo largo de la historia conocida. Todo eso todavía tiene que acontecer en este mundo.

Comentario

(V. 1-12) El quinto ángel con su trompeta

Es evidente que todo lo que narra Juan aquí tiene un corte sobrenatural claro. No está relatando nada que nuestros ojos hayan visto con anterioridad. No sólo es sobrenatural, sino que además es demoníaco.

(V. 1) << 1 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo>: En el momento en que el quinto ángel toca la trompeta, cae del cielo a la tierra una estrella. Juan no especifica que es esa estrella. No obstante, no se trata de una estrella o astro como tal, es decir, de un objeto, sino de un ser viviente y pensante. La razón primera para entenderlo así, es que <<...se le dio la llave del abismo>>. Esa estrella, ¿quién es? Definitivamente, un ser angélico. El mismo libro de Apocalipsis nos dice que esas estrellas son ángeles (12: 4). Pueden ser ángeles de Dios, o ángeles del diablo. ¿Podría ser esa estrella un ángel de Dios? No, porque, como vemos, no es enviado desde el cielo de Dios a la tierra, sino que cae del cielo. Existe un precedente de esto. Jesús, lo vio y lo narró: <<Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo >> (Lucas 10: 17-18). Cada vez que las tinieblas son derrotadas, Satanás cae de su estrado al polvo de la tierra. Esa estrella, es el ángel de más alto rango en la escala demoníaca; el propio Satanás.

La caída de Lucifer

Antes de la creación del hombre, Lucifer, el antiguo Satanás ya fue echado del tercer Cielo, el cielo de Dios (Ef. 2: 6), junto con todos sus ángeles (Ez. 28: 11-19; Is. 14:12-15). Al presente, está en el sistema solar (segundo cielo), y en la atmósfera terrestre (primer cielo) (ver Ef. 6: 12c), en cuanto a fuera de la tierra se refiere. Dentro de poco será echado también de los lugares celestes a la tierra, donde también está. Dice en Apocalipsis 12: 7-8, que las fuerzas del Señor, encabezadas por Miguel, pelearán contra el dragón (Satanás) y sus demonios, y serán derrotados éstos últimos. Como consecuencia de ello, no podrán quedarse más tiempo ya en el cielo, y serán todos echados definitivamente a la tierra. Apocalipsis 12: 9 <<Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él>> .  

<<...y se le dio la llave del pozo del abismo>> : Satanás actualmente no tiene la llave del Hades, la tiene Cristo (ver Ap. 1: 18). Significa que, a causa de la victoria de Cristo sobre él, éste no puede hacer absolutamente nada sin el permiso de Dios. Pero por un momento se le dará la llave del abismo a fin de que se cumplan los designios de Dios.

(V. 2) << Y abrió el pozo del abismo, y subió humo del pozo como humo de un gran horno; y se oscureció el sol y el aire por el humo del pozo>> : Con la llave, abrirá el pozo, que es el acceso al abismo. Al hacerlo, subirá humo de lo hondo de la tierra, donde se haya el infierno. Tal será ese humo, que oscurecerá el sol y llenará el aire. Seguramente también saldrá de ahí un terrible hedor que inundará el ambiente.

(V. 3) << 3 Y del humo salieron langostas sobre la tierra; y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra>> : Así como subirá ese humo, subirán con él demonios, muchos demonios, en aparente forma de langosta. Las langostas forman plagas que arrasan allá donde van. Aquí Juan nos quiere decir que serán incontables los demonios. Será una plaga de demonios materializados en algo parecido a las langostas terrestres.

En el infierno

Literalmente, en el interior de la tierra está el infierno. Allí hay muchísimas legiones de demonios. Una gran mayoría de ellos están presos allí, por ello el mismo Satanás irá a soltarles por un tiempo según los designios de Dios. El apóstol Pedro nos habla acerca de los ángeles que pecaron y fueron arrojados al infierno, y en él, a prisiones de oscuridad (ver 2 Pedro 2: 4). Esos son los demonios que pervirtieron e infectaron a la gente de antes del Diluvio Universal (ver Gen. 6). Además, cada vez que se echan demonios de un cristiano verdadero, Dios los envía al abismo: Cuando Jesús se encontró con el endemoniado gadareno, habló con el demonio portavoz de todos, y << le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. Y le rogaban que no los mandase ir al abismo >> (Lucas 8: 30-31) . Los demonios sabían que iban a ser echados al infierno. La misma palabra de Marcos 16: 17 <<...en mi nombre echarán fuera demonios...>> . En el griego literal, ese verbo se traduce como: <<expulsarán>> . Esto nos habla de no sólo echarlos de la persona en sí, sino de echarlos afuera del todo; es decir, expulsarlos de manera que no se queden alrededor. Se entiende pues, aquí el sentido de ser llevados al lugar donde permanecerán atados. Ese lugar es el abismo. Dicho esto, y a la sazón en cuanto a lo que venimos estudiando, el diablo tendrá, en su tiempo, de parte de Dios la oportunidad de liberar a todos esos demonios que actualmente están presos en el infierno para soltarlos sobre la tierra, ¡horrible cosa será esa para los impíos que vivan en esos días!

(V. 3b) <<...y se les dio poder, como tienen poder los escorpiones de la tierra>> : La palabra que se traduce por poder , es en realidad autoridad . A esos demonios se les dará autoridad (gr. Exusía ). Poder ya lo tienen, lo que se les dará será permiso para que actúen como actúan los escorpiones. Literalmente hundiendo el aguijón ponzoñoso en las carnes de los impíos.

(V. 4) << 4 Y se les mandó que no dañasen a la hierba de la tierra, ni a cosa verde alguna, ni a ningún árbol, sino solamente a los hombres que no tuviesen el sello de Dios en sus frentes>> : Curiosamente, a diferencia de las langostas comunes que sí devoran toda brizna de hierba allá donde van en bandadas, estos demonios en forma aparente de langosta no harán daño a la naturaleza vegetal, sino a los hombres enemigos de Dios. Los creyentes de esa época tendrán todos (no sólo los 144.000) el sello de Dios en sus frentes; el distintivo de que pertenecen a Dios, y serán sobrenaturalmente protegidos.

(V. 5) << 5 Y les fue dado, no que los matasen, sino que los atormentasen cinco meses; y su tormento era como tormento de escorpión cuando hiere al hombre>> : Las langostas demonios, tendrán autoridad para atormentar, no para matar. Lo podrán hacer durante cinco meses. Curiosamente ese es el tiempo que vive una langosta (primavera-verano). Esos demonios serán visibles a ojos de todos los impíos ya que tendrán un cuerpo, el cual Juan lo describe poco más adelante. Así como son tangibles al ojo, su tormento también lo será. Lo compara la Escritura con la picadura del escorpión, el cual raramente es mortal, aunque es dolorosísimo y angustiador por necesidad.

(V. 6) << 6 Y en aquellos días los hombres buscarán la muerte, pero no la hallarán; y ansiarán morir, pero la muerte huirá de ellos>> : Tal será el tormento producido por esos seres infernales, que los hombres desearán y buscarán el morir, aunque no podrán. No se les permitirá morir en ese tiempo, sino que tendrán que padecer ese tormento.

(V. 7-10) El aspecto de esos demonios

La Escritura se detiene a describir el aspecto de esos demonios-langosta. Prestemos atención: << 7 El aspecto de las langostas era semejante a caballos preparados para la guerra; en las cabezas tenían como coronas de oro; sus caras eran como caras humanas; 8 tenían cabello como cabello de mujer; sus dientes eran como de leones; 9 tenían corazas como corazas de hierro; el ruido de sus alas era como el estruendo de muchos carros de caballos corriendo a la batalla; 10 tenían colas como de escorpiones, y también aguijones; y en sus colas tenían poder para dañar a los hombres durante cinco meses>> : Evidentemente, no son langostas comunes, ni tampoco cualquier otro animal. Son seres inteligentes (reciben órdenes y las cumplen). La finalidad por la cual son soltados por un tiempo del infierno es la de atormentar a los hombres impíos. Ya hemos declarado que son demonios que se aparecen con cuerpos monstruosos.

En cuanto a su aspecto. Son

1) Como caballos de guerra: Dice Juan que son como caballos preparados para la guerra. Aquí nos habla de seres poderosos capaces de infringir daño o castigo, así como los caballos de los guerreros (máquinas de guerra de la antigüedad). También vemos que tienen la apariencia primera de animal, no de hombre.

2) Con cabezas coronadas: Tienen cabezas. Y sobre ellas, algo así como coronas de oro. Esa es señal de éxito en su misión. Esta no es una escaramuza de Satanás; es un castigo que Dios envía a los hombres impíos, y que el mismo Satanás pone por obra.

3) Con caras humanas: Tienen rostros de apariencia humana. Lo que indica que son seres inteligentes. No son ni máquinas ni animales. Tampoco son hombres. Son demonios, es decir, ángeles caídos.

4) Con cabello como de mujer: Son seres pervertidos. Intentan aparentar que son bellos, como es bello el cabello de la mujer; no obstante eso no es más que un engaño y una perversión, típicos de los demonios.

5) Con dientes como de león: El profeta Joel hace una descripción de un pueblo fuerte e innumerable que tenían dientes como de león (Jl. 1: 6). Este es el precedente que encontramos en la Escritura. Aquí Juan también nos dice que esos seres demoníacos tenían dientes fuertes como los que tiene el león. El león destruye a sus presas con sus dientes. Seguramente, de esa manera se defenderán de todo aquel que ose atacarles.

6) Con corazas como de hierro: Eso nos habla de protección. No será posible destruirlos con el simple esfuerzo humano. Además, al ser demonios, no pueden ser muertos.

7) Con alas: A semejanza de las langostas comunes, esos seres demoníacos pueden volar y además, emitir un fuerte ruido al hacerlo. Esa es otra prueba de que tendrán apariencia física, y que por tanto, se podrán ver y oír.

8) Con colas y aguijones de escorpiones: Aquí está el poder de su tormento. Con esos aguijones como los de los escorpiones, torturarán a los impíos durante cinco largos meses. Es evidente que después de ese tiempo, esta plaga cesará. Dice Salguero en Matthew Henry: <<Los diversos elementos constitutivos de estas langostas infernales, sirven para simbolizar el gran poder que tenían para hacer daño. Poseían la rapidez del caballo, la sagacidad del hombre, el atractivo de la mujer, la fuerza del león, la voracidad de la langosta y el veneno del escorpión>> . No olvidemos que esto todavía no ha ocurrido. Es un evento que está en el futuro, cuando la Iglesia ya no esté aquí, y el mundo esté bajo los juicios de Dios, como éste en concreto.

(V. 11) El jefe de las langostas

<< 11 Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión>> : Estos demonios-langosta, no pueden hacer lo que quieran. Siguen órdenes muy concretas, de parte de su jefe o rey; el ángel del abismo, es decir, el demonio principal del infierno: Destructor, que es lo que significa en castellano Abadón (Job 28: 22; Pr. 15: 11) o Apolión. Dado que el profeta nos cita y traduce el nombre del demonio principal, jefe de todos los demonios, en hebreo y también en griego, debemos de entender por ello que esta plaga se extenderá por toda la tierra. Sobre el Israel sin Dios, y sobre el mundo gentil o griego. De esas profundidades, posiblemente en ese momento, surgirá el que ocupará el cuerpo del que será el Anticristo o la Bestia cuando "resucite" (Ap. 13: 3; 17: 10). Si eso es así, en ese tiempo comenzarán los cuarenta y dos meses del reinado de la Bestia, como tal. Estaríamos, por tanto, hacia la mitad de la Tribulación.

(V. 12) Pasó el primer "Ay"

<< 12 El primer ay pasó; he aquí, vienen aún dos ayes después de esto>> : De los tres <<ayes>> emitidos por el águila volando en el cenit sobre la tierra (8: 13), uno acaba de pasar, el concerniente al quinto ángel con su trompeta. Todavía deberán acontecer dos más.  Todavía queda mucho más juicio por delante.

(V. 13-21) El sexto ángel con su trompeta: ( V. 13, 14)  << 13 El sexto ángel tocó la trompeta, y oí una voz de entre los cuatro cuernos del altar de oro que estaba delante de Dios, 14 diciendo al sexto ángel que tenía la trompeta: Desata a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Eufrates>> : Le toca ahora el turno al sexto ángel, el cual toca su trompeta. Se pone en marcha el sexto juicio de las trompetas. Inmediatamente, Juan oye una voz que parte de entre los cuatro cuernos (o esquinas) del altar de oro en el Cielo; el que está delante de la misma presencia de Dios, que le ordena, a ese mismo ángel, el desatar a cuatro demonios poderosos que están atados (por eso son demonios) en un lugar específico de la tierra: Junto al río Eufrates.

Mención directa a Irak

Esta vez, la plaga no viene directamente del infierno, aunque sí de un lugar del cual a través de los siglos ha salido mucha destrucción y odio: La ribera del Eufrates, lugar de donde surgieron las religiones idolátricas y la rebelión contra Dios (ver Gn. 10: 8, 9; Gn. 11: 1-9). Más tarde, entre otros los imperios babilónico y persa; donde actualmente se encuentran Irak e Irán, terribles enemigos de Israel. Esa es la zona de Mesopotamia, donde estaba el Huerto del Edén. Después de la caída de los primeros padres, nunca ha sido ése un lugar pacífico. Allí empezó la maldición. Al final de los días, este lugar volverá a ser de actualidad... ¿o no ha empezado a serlo ya?

(V. 15) << 15 Y fueron desatados los cuatro ángeles que estaban preparados para la hora, día, mes y año, a fin de matar a la tercera parte de los hombres>> : La orden será cumplida, y esos cuatro demonios, enormemente destructivos, atados allí y a la espera de ser soltados en una hora específica en el tiempo, serán soltados a fin de destruir con la muerte (a diferencia de las langostas del anterior << ay >>) nada menos que a la tercera parte de la humanidad. Dice José Grau: <<Seguramente se trata de demonios que, debido a su peligrosidad especial, se hallaban encadenados, restringidos en su poder de hacer el mal. No obstante, son soltados para que lo hagan ahora y sirvan a los propósitos divinos de juicio. El río Eufrates formaba la frontera con el pueblo de Dios, y representaba la perpetua amenaza; del Eufrates solían venir las continuas invasiones que sufría el pueblo de Dios (Gn. 15: 18; Dt. 1: 7; Jos. 1: 4)>> . Pensemos que si el jinete del caballo amarillo del cuarto sello (6: 8) va a destruir a la cuarta parte de la humanidad; esta vez va a ser destruida la tercera parte. Vemos, por tanto, que los juicios cada vez son más severos conforme el tiempo de la Gran Tribulación avanza, y los hombres endurecen más su corazón para no arrepentirse de sus pecados.

<<... hora, día, mes y año...>> :  Juan, nos dice detalladamente que habrá un momento muy específico en el tiempo cuando eso ocurra. De alguna manera Dios quiere decirnos que todo lo que va a acontecer en cuanto a estas cosas, ya está muy bien dispuesto y ordenado. No sólo sabe Dios el año, sino también el mes, el día e incluso la hora dentro del día. Comenta Ray C. Stedman: << Es un acontecimiento que sucede en un momento muy concreto. Son liberados "en la hora, el día, el mes y el año que Dios había predeterminado hace tantísimo tiempo. ¡Y ningún poder humano ni demoníaco podría haber cambiado el momento en que debía suceder!>> ¡Todo está bajo el control perfecto de Dios!

( V. 16) << 16 Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número>> : ¿Qué son esos jinetes? ¿Hombres o demonios? ¿Son demonios como lo fueron las langostas, o son realmente hombres, aunque poseídos de demonios? Posiblemente esto último (aunque el simbolismo asociado con los caballos y las plagas resultantes presentan la posibilidad de que los jinetes sean demoníacos y no humanos, como dice Herb Vander Lugt). No obstante, el número de 200 millones de soldados no nos debe hacer dudar, ya que solamente en la República de la China, hacia el año 1977 ese era el número de su ejército; otra cosa sería cómo mover un ejército así logísticamente. Más adelante en esta profecía, encontramos los siguiente: <<E l sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eufrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente>> (16: 12) . Todo parece indicar que con el cumplimiento de lo que narra este versículo, ese ejército del oriente podrá avanzar cruzando el río en cuestión, ya seco, hacia Tierra Santa. Siendo así, ese sería el preludio de la guerra de Armagedón. Personalmente, creo que esos 200 millones serán hombres. No es de extrañar, por tanto, que esta plaga, que en realidad son tres (según V. 18), y que exterminará a la tercera parte de la humanidad, tenga que ver con esa zona del río Eufrates, donde se originó la rebelión contra Dios, y donde continuará en la persona de la Bestia, su enorme ejército, y su gobierno mundial hasta el fin, cuando venga el León de la tribu de Judá (5: 5), Cristo y detenga al maligno.

(V. 17) << 17 Así vi en visión los caballos y a sus jinetes, los cuales tenían corazas de fuego, de zafiro y de azufre. Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre>>: Juan nos advierte que vio <<en visión>> . La pregunta aquí sería: ¿Hasta que punto lo que vio en visión se correspondía con la exacta realidad? A veces las visiones no nos dan una perspectiva concreta y natural de cómo van a ser las cosas. Son como un cuadro que sugiere una realidad pero que no la plasma totalmente como lo haría una fotografía. En este caso, no sabemos. Solamente podemos analizar lo que él previamente vio en visión . Antes de nada, comentar que, si se va a tratar de un ejército de los de hoy en día, difícilmente Juan podía captarlo, ya que, como todos sabemos, los ejércitos de hoy en día nada tienen que ver con los de su época, excepto por el hecho de que también están constituidos por hombres; pero, pensemos en los aviones, tanques, helicópteros, lanza-granadas; lanza-misiles, misiles tierra-tierra o tierra-aire; armas de fuego; etc. etc. y comparémoslo con aquellos jinetes con sus caballos, espadas y lanzas. Poco o nada tienen en común. Quizás lo que Dios le permitió ver a Juan era algo lo cual comprenderán, especialmente los que vivan en el tiempo que se produzca y lean el Libro, y Juan nos lo narra de la mejor manera que puede hacerlo. Evidentemente, esta es la mejor explicación si se trata de un ejército compuesto por hombres con material bélico actual. La cosa cambiaría drásticamente, si resultara que ese ejército estuviera compuesto no por hombres sino por demonios, cosa que hoy por hoy no podemos saber a ciencia cierta. Si, finalmente, se trata de un ejército humano, no nos debe caber ninguna duda de que aquí estaríamos hablando de una guerra a escala mundial, muy rápida y muy destructiva, en la que seguramente pasarían a la acción, armas de tipo no convencional; seguramente armas atómicas, químicas y biológicas.  

La descripción

Lo primero que ve Juan son caballos con sus respectivos jinetes. Los ve protegidos con corazas de fuego, zafiro y azufre. De tratarse de un ejército compuesto por hombres, lo que veía Juan en visión , bien pudiera tratarse de vehículos blindados que emiten fuego a discreción. Tal vez también, emiten productos biológicos o químicos actualmente prohibidos que causan la muerte en masa.

<<... Y las cabezas de los caballos eran como cabezas de leones; y de su boca salían fuego, humo y azufre>> : Evidentemente, no se trata de caballos como tales. Si seguimos hablando de un ejército compuesto por hombres, deberemos pensar en la tecnología de hoy en día para la guerra. El león es símbolo de fuerza y poder, por lo tanto, Juan de esta manera nos estaría diciendo que la fuerza y el poder destructivos parten de cañones (que Juan les llama cabezas) de donde escupen fuego (proyectiles, humo y azufre, gases tóxicos, etc.). El azufre es un compuesto ineludible de la pólvora. Esto podría corroborar la hipótesis de que, efectivamente, se trata de vehículos motorizados de tierra y aire, blindados de guerra en plena acción.

(V. 18, 19) << 18 Por estas tres plagas fue muerta la tercera parte de los hombres; por el fuego, el humo y el azufre que salían de su boca. 19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban>> : No nos da detalle Juan de, a qué tres plagas se está refiriendo, ya que sólo la sexta trompeta conlleva la aniquilación de la tercera parte de la humanidad. Podemos, no obstante imaginar, que esas tres plagas se correspondan a tres ataques o a tres batallas que resultarán en la muerte de la tercera parte de los hombres impíos. Sí dice Juan como morirán todos esos millones de personas: Por el resultado de la destrucción proveniente de los <<caballos y sus jinetes>> . No deberíamos pensar que esos caballos son solamente tanques. Si es humano el ejército, definitivamente se trata de vehículos de tierra y (o) de aire (los caballos se mueven) con un poder de destrucción sin precedentes:

<< 19 Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban>> : El que maten con las colas nos hace pensar en los helicópteros tipo Cobra o Apache del ejército norteamericano actual, que son capaces de disparar sus misiles y cohetes hacia delante y por detrás, y de disparar con ametralladora, todo al mismo tiempo, con una capacidad destructora impresionante. ¿Cómo podría captar Juan lo que es un helicóptero de estas características si lo viera, aun en visión, con el conocimiento de su época, y tratara de describirlo? Pongámonos en su lugar.

<<y no se arrepintieron...>> : Hasta ahora, la plaga de la sexta trompeta es el mayor castigo de los mencionados, y sin embargo, los hombres no se arrepentirán:

(V. 20, 21) << 20 Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar; 21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su fornicación, ni de sus hurtos>> : Dios sabe que eso será así. El hombre actual se ha endiosado. Cree ser dios, como faraón de la época de Moisés, y por tanto, regir y dirigir su vida. No admite que otro, ni siquiera el verdadero Dios, al cual pretende ignorar, le diga lo que tiene que hacer. Olvida sistemáticamente que la vida, la que presume poseer y dirigir, es de Dios, y dada por Él. Aun y viendo como la tercera parte de la humanidad será destruida, lejos de humillarse en arrepentimiento ante Dios, reconociéndole como tal, la gente impía que sobrevivirá se endurecerá más, de alguna manera creyéndose mejor que Dios; diciendo algo así como lo que ya dicen actualmente: <<Si Dios es tan bueno y poderoso, ¿por qué permite tal destrucción? >>, neciamente ignorando que es el mismo Dios el que envía ese juicio. Por otro lado, ya desde antiguo el hombre soberbio se ha creído mejor que Dios, de ahí que en el libro de Job exista mención de ello: << ¿Será el hombre más justo que Dios? ¿Será el varón más limpio que el que lo hizo?>> (Job 4: 17). El resultado de esa rebelión contra Dios será el caer más y más en la trampa del pecado y del vicio. Obras muertas, Obras o idolatría, culto a los demonios (disfrazado de cualquier cosa), homicidios, hechicerías, uso pecaminoso y pervertido del sexo, robos y estafas, etc., obras del mal por las cuales Dios enviará todavía más juicios. En cuanto a <<adorar a los demonios>> , cabe el siguiente comentario: Esto no es exclusivo de los satanistas, brujos y similares, sino de la gente corriente que no tiene a Dios. Cada vez que la gente exalta la obra perversa e impía de artistas, músicos, escritores, políticos o quienquiera que sea, está exaltando a los verdaderos inspiradores de esas obras, que son los demonios que están en esas personas. Eso es también adoración a los demonios.

<<...ni de sus hechicerías...>> : De hecho, la palabra que se usa aquí es muy interesante; es "pharmakeia " de la cual se deriva nuestra palabra farmacia y realmente quiere decir hechicería , y también drogas . Esto último nos hace pensar en el terrible tráfico de drogas que en la actualidad no acaba de desaparecer ¿por qué no podemos librarnos de él a pesar de las serias advertencias que se dan acerca del peligro y consecuencias del uso de los estupefacientes? ¿por qué se drogan las personas? ¿por qué empiezan a consumirlas? Responde Stedman: <<Es debido a que las drogas son parte de las artes mágicas y forma parte de las brujerías de esta época y que aún tendremos que presenciar de forma mucho peor>> . El hombre hace una de dos cosas cuando se enfrenta a un juicio de Dios. O bien se arrepiente y se vuelve a Dios; o se endurece, más que la vez anterior. La humanidad impía de ese tiempo, se endurecerá cada vez más .

{
}
{
}

Comentarios Apocalipsis Capítulo IX

Acerca del ejercito de los 200 millones, estos son todos los ejercitos del mundo unidos por la bestia con us solo proposito, y ese es luchar contra el pueblo de Dios. Por eso Dios mismo los destruye con el poder de su venida. Jesus tendra una batalla contra todo el mundo, no contra un solo pais.  Creo que muchos comentaristas no han visto el pasaje de otro punto de vista, y se han enfocado en seguir a otros y no buscar propia revelacion de Dios.
Creo que la bestia de 7 cabezas y 10 Cuernos, en realidad es el mundo entero representado. Vemos 7 naciones poderozas en la tierra, y solo siete lideres de estas. 1ra cabeza, Estados Unidos; 2da Cabeza, Russia; 3ra Cabeza, China; 4ta Cabeza, India; 5ta Cabeza, Pakistan; 6ta Cabeza, Korea del Norte, y la 7ma Cabeza, La Union Economica Europea, que tiene tres cuernos, y estos son Inglaterra, Francia, e Israel se une en el pacto que hacen. Siete cabezas siete potencias mundiales, con diez naciones nucleares entre ellas.  Iran nunca llegara a ser potencia nuclear, y este sera casi destruido antes de que Dios le permita hacerse de una arma nuclear.  Dios no seleccionara a un solo pais para luchar, el luchara contra el mundo entero, podemos ver que la tercera parte de la humanidad es destruida por estos 200 millones de soldados.  Despues de esto no quedara ejercito en la tierra.  Tambien la marca de la bestia son simplemente 3 seis, en forma del mundo, con un numero de identificacion en medio. la marca es solo una insignia que identifica que el que se marque adora a la bestia.  Yo vi la marca en un sueño. Si han visto el logo del mercedes benz, es como que si dibujars un seis en cada triangulo y lo dibujas en lineas curvas, que forma un seis muchas veces repetidas y a la vez parece una flor, despues que dibujes los seis de esta forma quita todo el logo del mercedes benz y tendras la marca de la bestia tres seis, en forma del mundo, con tres caminos unidos en el centro. representando la trinidad demoniaca.  Y tambien en el dibujo habra un numero con letras como serie que sera la identificacion de cada persona. 
Mario Lopez Mario Lopez 25/07/2010 a las 21:17

Deja tu comentario Apocalipsis Capítulo IX

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre