Avisar de contenido inadecuado

Apocalipsis Capítulo VII

{
}

Apocalipsis - Capítulo 7

<<Cosas que sucederán después de éstas>>

Entre el sexto y el séptimo sello

 

Introducción

Este capítulo séptimo describe lo que acontece entre el sexto y el séptimo sello. Este capítulo nos muestra dos partes de gentes fieles a Dios. La primera se corresponde con la multitud de fieles en la tierra; los 144.000 sellados pertenecientes y escogidos de entre las tribus de Israel (V. 1-8). La segunda se corresponde con la multitud incontable de entre todas las gentes de la tierra. Los primeros se encuentran en la tierra. Los segundos ya están en los cielos, ante el trono de Dios.

Volviendo por un momento atrás, recordamos el grito desesperado de los impíos que quedan en el momento de impactar sobre ellos y la tierra la plenitud de los juicios de Dios: <<El gran día de Su ira ha llegado, ¿Quién podrá sostenerse en pie?>> (6: 17). Claramente reconocen que esos juicios vienen de Dios; y lo han llegado a comprender entre el sexto y el séptimo sello. Aún y así, no se prestarán a arrepentirse de sus pecados (9: 20; 16: 9, 10). No obstante, ninguno de estos juicios afectará de manera directa a los salvos de aquel tiempo; ¡estos sí podrán <<sostenerse en pie>> !

Comentario

(V. 1-3) Los cinco ángeles

(V. 1) << 1 Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol >> : Como en 4: 1, Juan vuelve a repetir su <<metá taúta>> , es decir, <<después de esto>> . Va a relatarnos una nueva cosa; más revelación. Ante la destrucción anunciada en 6: 2-8, y que será llevada a cabo por los cuatro jinetes a lo largo del corto tiempo de esos siete años finales; en este momento, cuatro ángeles de Dios, que tienen poder, hacen que momentáneamente llegue la calma en la tierra con el fin de que se cumpla un propósito celestial. Evidentemente, esos cuatro vientos, no se corresponden con ningún meteoro, sino con los juicios de destrucción que vienen sobre la tierra.

(V. 2) << 2 Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar>> : En ese momento, otro ángel, este muy especial, aparece en escena. Dice que <<subía de donde sale el sol>> ; es decir, del oriente. Literalmente es así: <<de donde se levanta el sol>> . Esto equivale a decir: << de donde viene la luz o la salvación >> (compararlo con Isaías 9: 2; Lucas 1: 78, 79) . Ese ángel subía de la presencia de Cristo, llevando en su mano el sello de Dios para sellar a todos los que debían ser sellados.

(V. 3) << 3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios>> : Los juicios cesan por un instante; el tiempo requerido para sellar en las frentes a los siervos de Dios. Es evidente que ese sellar tiene la función de designar pertenencia (esos siervos, lo son de Dios); y protección sobrenatural. Dice Proverbios 12: 21; <<Ninguna adversidad acontecerá al justo; mas los impíos serán colmados de males>> . Los juicios adversos son para los perversos; no para los justos.

(V. 4-8) Los 144.000 sellados

(V. 4) << 4 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel>> : Son 144.000 los siervos de Dios sellados; y lo son de todas las tribus de los hijos de Israel. Por ese tiempo, la Iglesia, compuesta por fieles de origen judío y gentil ya no está en esta tierra. Estos 144.000, más todos los demás que sean de Dios, serán los nuevos creyentes del periodo de la Tribulación. ¿Por qué 144.000?, porque ese es el número escogido por Dios, no sólo de creyentes, sino de siervos, es decir, de instrumentos escogidos especialmente por Dios (como en su día lo fue Pablo de Tarso) para realizar una obra específica en la tierra en esos días que vienen. Como la tarea va a ser ardua, requerirán de protección especial. Al respecto encontramos en el comentario de Matthew Henry: <<Podemos responder que no hay motivo alguno para negar que los sellados sean literalmente 144.000, lo cual no significa que no haya un mayor número de israelitas convertidos durante el periodo de la Tribulación, sino que... éstos son sellados y protegidos de modo especial para un servicio también especial >>. Dice Herb Vander Lugt: <<Experimentarán las palabras del salmista: "Caerán a tu lado mil, y diez mil a tu diestra; mas a ti no llegará" (Salmo 91: 7). Su preservación será un testimonio del poder y la gracia de Dios>>. No necesariamente son únicamente sellados esos 144.000 y no el resto de los fieles de aquel tiempo. De hecho la Palabra nos enseña que todos los creyentes verdaderos hemos sido sellados: <<En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria>> (Efesios 1: 13, 14). La diferencia aquí con esos 144.000, es que su sello obedece, no sólo a su salvación, sino a su cometido en aquel tiempo que viene. Serán sobrenaturalmente preservados. Existe precedente en la Escritura (ver Ez. 9: 3-11). Herb Vander Lugt dice: <<Mientras la tierra se tambalea bajo los terribles acontecimientos representados por los cuatro jinetes, Dios estará llevando a cabo otro plan. Mientras el mundo se estremecerá bajo el peso del juicio, Dios continuará mostrando su misericordia. Seleccionará a 144.000 israelitas a quienes protegerá sobrenaturalmente. También recibirá en el cielo a miles y miles que se vuelven a Cristo y son martirizados por su fe>>.

( V. 5-8) << 5 De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. 6 De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftalí, doce mil sellados. De la tribu de Manasés, doce mil sellados. 7 De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Leví, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. 8 De la tribu de Zabulón, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados>> : Doce mil escogidos por tribu. Doce mil sellados por tribu. Son doce tribus, con Judá a la cabeza. ¿Por qué Judá si fue Rubén el primogénito de Jacob?, porque Rubén fue desposeído de su principalidad por haber pecado contra su padre (ver Gn. 49: 4), y le fue dado el derecho de primogenitura a Judá (ver Gn. 49: 8-12).

Falta la tribu de Dan. Posiblemente no se cuenta, porque fue quedando muy disminuida hasta absorberla la tribu de Neftalí. Se menciona a la tribu de José, y a la de su hijo primogénito Manasés; no obstante, no se menciona a Efraín, posiblemente porque Efraín es parte de José.

El hecho de que las diez tribus del norte (todas las tribus, excepto Judá y Benjamín), desaparecieran como tales en los registros genealógicos a partir de la deportación a Asiria (ver 2 Reyes 17:9-12), y que sólo gente de Judá y parte de Leví pueda actualmente probar de modo totalmente fidedigno su descendencia, no excluye el hecho de que: Aunque los hombres no lo sepan, también respecto de Israel sabe el Señor quiénes son suyos (ver 2 Ti. 2: 19). En otras palabras, que muchos hay por ahí que son israelitas de las distintas tribus mencionadas, y todavía no lo saben.

(V. 9-17) La multitud vestida de ropas blancas

(V. 9) << Después de esto...>> : Otra vez (metá taúta) (ver 4: 1; 7:1), que quiere decir << después de esto>>. Aquí Juan nos narra otro episodio. Otra multitud distinta a la anterior por al menos tres elementos: Es una gran multitud, incontable, mientras que los sellados tienen un número fijo: <<...una gran multitud la cual nadie podía contar...>> . Esta multitud es de toda nación, tribu, pueblo y lengua, mientras que los sellados eran exclusivamente de las tribus de Israel únicamente. Esta inmensa multitud, compuesta básicamente por creyentes de origen gentil y también judío, es vista en el cielo, <<... estaban delante del Trono y en la presencia del Cordero...>> ; mientras que los 144.000 sellados lo serán precisamente para ser reservados y protegidos en la tierra para la obra de Dios.

<<...vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos>> : Indudablemente están en el Cielo, y son todos salvos, confesándolo abiertamente:

(V. 10) << 10 y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero>> :

Son salvos; de todas las naciones bajo el cielo. Vestidos con las ropas de la santidad de Cristo, y con palmas en las manos; es decir, ¡están de fiesta! ¡Han vencido! A gran voz claman diciendo que la salvación es mérito de Dios y del Hijo de Dios, el Corderito de Dios. Son salvos, porque confiaron en el Corderito.

(V. 11, 12) << 11 Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, 12 diciendo: Amén. La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén>> : Los ángeles, los ancianos (ver 4: 4), y los cuatro seres vivientes (ver 4: 6-9), se postran ante Dios y le adoran también, empezando con un grandioso << amén>>; ratificando la adoración de la multitud incontable. 

(V. 13, 14) << 13 Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? 14 Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero>> : El Señor tiene interés en que sepamos exactamente quiénes son esas multitudes.  Expresamente, uno de los ancianos se acerca a Juan, espectador de todo aquello, y le pregunta acerca de todos aquellos vestidos de ropas blancas; quiénes son, y de dónde han salido. Podemos imaginar la cara de asombro de Juan en ese momento; ¿Cómo iba él a saberlo? La pregunta tiene la intención de destapar el asunto. En ninguna manera el anciano esperaba que Juan iba a responderle. Fue sólo un pretexto para él mismo (el anciano), responder a su misma pregunta. Contesta el anciano a su misma pregunta: << Estos son los que han salido de la gran tribulación>> (en gr. megales  zlípseon ). Comenta  Lacueva, en su comentario Matthew Henry: <<El anciano los describe "saliendo de la Gran Tribulación". El griego original no usa la preposición "apó", que indicaría distancia y preservación, sino la preposición "ek", que significa procedencia. En otras palabras, salen de en medio de la Gran Tribulación como habiendo pasado por ella. Esto basta para diferenciarlos de la Iglesia, que ya está arrebatada al comienzo del capítulo cuatro>> . Así pues, está claro que al decir: << salen de la Gran Tribulación>>, significa que parten hacia el Cielo desde ese tiempo de la historia por venir, el cual será extremadamente terrible. Salen, no siendo arrebatados como lo será la Iglesia, sino por muerte, por cortarles la cabeza (6: 9-11). ¿Cómo salieron? En victoria; la victoria del martirio. Saldrán de este mundo en el tiempo de más horrible persecución para los cristianos que nunca haya existido antes. La Inquisición católico romana de la Edad Media se quedará muy corta ante la barbarie que acometerá la Bestia Anticristo contra los discípulos de Jesús que vivirán en aquel tiempo. Dice de nuevo el comentarista de Matthew Henry: <<...nos hace ver que las palmas que llevan, no son sólo de victoria, sino también de martirio, en el sentido de haber perdido violentamente la vida en la persecución encendida por el Anticristo, "por causa de la Palabra de Dios">>

¿Por qué y cómo, se convertirán tantos en ese tiempo?

¿Cuál será el motivo por el cual muchos se entregarán a Cristo en esos días, cuando la Iglesia ya no esté en este mundo?:

A- El Arrebatamiento. Este será el acontecimiento más impresionante y espantoso (para los que se queden) de la historia, exceptuando el Diluvio. Será algo que afectará a millones de personas; (pensemos en todos los familiares, amigos y allegados de los que partan a recibir al Señor en las nubes). Muchos van entonces a entender que lo que les dijeron sus allegados creyentes, era verdad. Dice al respecto el comentarista de Matthew Henry, atención a esto: <<Es cierto que, como siempre, en algunos la reacción será de mayor endurecimiento (ver Lc. 16: 31); pero en muchísimos otros será de pánico, previo a la convicción de pecado (ver Hchs. 16: 30). Si a esto se añade el testimonio, durante los primeros meses de la persecución, de los 144.000 sellados, fácilmente puede entenderse que el número de los convertidos al Señor, durante casi siete años, sea incontable>> .

B- Es cierto que el Espíritu Santo, en su manifestación de poder habrá sido << quitado de en medio >> (2 Ts. 2: 7) en el momento del Arrebatamiento de la Iglesia, pero eso hemos de entenderlo bien. Así como el Espíritu Santo vino con poder a la Iglesia expectante en Jerusalén (Ver Hchs. 1 y 2), para que Ésta pudiera cumplir con la Gran Comisión (Mt. 28: 18-20; Mc.16: 15-18) cuando la Iglesia se vaya, ese poder del Espíritu Santo también será quitado juntamente con ella, pero eso no significa que no seguirá actuando como solía hacerlo antes de aquel día de Pentecostés. Ejemplo: Los 12 discípulos de Jesús ya estaban convertidos a Dios antes de recibir el poder del Espíritu Santo; luego tenían el Espíritu Santo; porque sin Él, nadie se puede convertir a Cristo. Lo único que no tendrán los creyentes de la Tribulación, será el poder del Espíritu Santo, el cual habrá sido retirado con la Iglesia a los cielos, previamente. El Espíritu Santo seguirá salvando entonces. Dice Lacueva: <<(El Espíritu Santo)...seguirá en su obra de convencer de pecado a los impíos, regenerar a los inconversos y santificar a los convertidos. En otras palabras, ejercerá las mismas funciones que desempeñaba con respecto a los santos del A.T.) . Respecto a la cantidad incontable de mártires salvos que suben a la presencia de Dios, comenta Herb Vander Lugt: <<Apocalipsis capítulo siete, parece indicar que habrá más personas salvas durante esa terrible época, que en cualquier otro período breve de la historia. Desde el punto de vista de la eternidad, la Tribulación será una época maravillosa>> .

(V. 14b) <<...Estos son los que han salido de la gran tribulación; han lavado sus ropas y las han blanqueado en la sangre del Cordero>> : Es curioso ver que esas gentes, multitud que nadie podía contar, lavan sus ropas en la sangre del Corderito, y el resultado es que las ropas se vuelven blancas por el efecto de la sangre que es roja. Evidentemente, esto hay que entenderlo desde una perspectiva espiritual. La sangre del Cordero de Dios vuelve blancas (puras, sin mancha) las vidas de los que se cubren de esa sangre.

(V. 15-17) << 15 Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. 16 Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; 17 porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos>> : El anciano explica a Juan que, porque esas gentes lavaron sus ropas y las emblanquecieron en la sangre del Corderito de Dios, están por ello delante del trono de Dios, en la mismísima presencia de Dios, sirviéndole siempre. Aquí vemos el servicio a Dios como el privilegio mayor que existe, aun en el mismo cielo. Por otro lado, Dios también les sirve; les protege, extendiendo Su templo hacia ellos. Como consecuencia de ello, ya nunca más sufrirán privaciones y aflicciones como solían experimentar aquí en la tierra bajo la Bestia. Jesús, el Corderito de Dios, el Buen Pastor, se ocupará de pastorearles. Además, serán eternamente consolados. Este énfasis en la protección, cuidado, consuelo, etc. nos habla necesariamente de un antecedente de suma aflicción que tendrán aquí en la tierra. Será en el cielo donde serán consolados. Por otra parte, dicho comentario sobre la consolación nos ayuda a entender que esa gran multitud se refiere definitivamente a gentes que sufrirán martirio aquí en la tierra, cosa que no se puede decir de todos los creyentes, por ejemplo, de los que vivimos actualmente en Europa o en América, siempre con sus honrosas excepciones .

{
}
{
}

Comentarios Apocalipsis Capítulo VII

AQUÍ EN APOCALIPSIS CAPITULO 7 SE VE A LA IGLESIA CRISTIANA JUDIA Y A LA IGLESIA CRISTIANA GENTIL ...AQUÍ DIOS ORGANIZA SU EJERCITO DE ISRAELITAS CRISTIANOS Y VAN A LA GUERRA ESPIRITUAL NO SIN ANTES SER SELLADOS ...EL NUMERO MIL ES TOMADO DE LA HISTORIA NUMEROS 31 ,1-11 ..ESTE MUMERO ES POR LO VISTO SIMBOLICO ...

ESTOS GUERREROS ESPIRITUALES GUARDADOS POR DIOS CON SU SELLO, LUCHARON EN EL AÑO 70,, CUANDO TITO EL EMPERADOR ROMANO DESTRUYÓ JERUSALEM ..LA BATALLA SE PAGÓ CON LA PROPIA VIDA  DE MILES DE CRISTIANOS JUDIOS ...

EN APOCALIPSIS 14 , SE VE A ESTOS 144000 SEGUIR AL CORDERO CON LOS NOMBRES DE CRISTO Y DE DIOS ESCRITOS EN LA FRENTE ...SEGÚN ESTE CAPITULO SON LAS PRIMICIAS DE LOS JUDIOS CRISTIANOS QUE DIERON SU VIDA POR CRISTO ...LEEMOS APOC 14,1-5  ..

CANTABAN UN CANTICO NUEVO QUE SOLO ELLOS ENTENDIAN ....FUERON EMBLANQUECIDOS CON LA SANGRE DEL CORDERO ...

FINALMENTE LOS QUE TAMBIEN LUCHAN CONTRA TITO EL EMPERADOR ROMANO SON LOS CRISTIANOS NO JUDIOS QUE APARECEN EN APOCALIPSIS 7,9 --17  ...ESTOS CRISTIANOS TAMBIE MURIERON EN EL AÑO 70 EN LA ABOMINACIÓN DESOLADORA DE LA PROFECIA DE DANIEL ...LA LLAMADA GRAN TRIBULACIÓN ....
CON EL COMENTARIO DE ARRIBA DEMUESTRO EL GRAN  ERROR DE INTERPRETACIÓN  QUE ESTE ARTICULO DE BISMARCK TIENE...ERRORE GROSEROS Y FANTASIOSOS...  SI QUIERES SABER MAS DE ESTOS TEMAS ENVIAME UN IMAIL A "  JUANROBERTOPIEDRA@HOTMAIL.COM"

ESTOY A TU SERVICIO ....

Deja tu comentario Apocalipsis Capítulo VII

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre