Avisar de contenido inadecuado

Apocalipsis Capítulo XVIII

{
}

Apocalipsis - Capítulo 18

<<Las cosas que sucederán después de éstas>>

La destrucción de la Gran Ramera religiosa y política

Introducción

Estamos en los últimos días de la Gran Tribulación en el contexto de este capítulo. Posiblemente los tres espíritus a manera de ranas (16:13) ya han sido enviados por toda la tierra para convocar a los reyes a la batalla de las batallas (o si se quiere, la madre de todas las batallas), el capítulo final del Armagedón. No hace mucho que la Roma católica ha sido destruida por mano directa de los diez reyes. Ahora le va tocar el turno a la Roma política y a la religiosa súper-ecuménica, encabezada por el Falso Profeta. Posiblemente, la capital de la Bestia será destruida a causa de la guerra del Armagedón (o III Guerra Mundial) que en esos momentos se estará llevando a cabo. Dice Walvoord: <<Desde el capítulo 4 hasta el 18, el libro de Apocalipsis revela detalladamente los terribles sucesos con que culminará nuestra era. En general, describe un período de confusión sin precedentes en la historia de la humanidad, período que terminará con una gran guerra mundial>>.

La súper-iglesia mundial, es heredera directa de la iglesia de los pontífices romanos (v. 3), por lo tanto, recibirá su justo castigo también. La antigua Roma religiosa, cuya última expresión es esa súper-iglesia encabezada por el Falso Profeta, se ha ido mezclando con la Roma política y secular, por lo tanto, va a ser difícil separar una de la otra, por el principio de que cuando hay una unión, aunque sea fornicaria, espiritualmente hablando, existe un trasvase o intercambio entre una parte y otra (los dos serán una sola carne, Gn. 2: 24b). Por siglos la Roma religiosa ha influenciado de manera poderosísima a los pueblos y sus gobernantes, y ella, a su vez, y ya desde el principio de su existencia, al mezclarse con el estado, ha sido infectada por el espíritu de este mundo, eufemísticamente llamándole a esto último " el poder temporal ". Aunque los diez la destruyan y la quemen, como ya entendimos en el anterior capítulo, no podrán evadirse de su influencia del todo, por ello Dios va a seguir viendo en la Roma política el halo de la religiosa, esta vez, la que está compuesta por prácticamente todas las rameras de la tierra. Ambas, que representan a los poderes malignos de este mundo, serán del todo destruidas por Dios. Bolainez lo define así, diciendo: <<Esta alianza o unión vituperable de leopardo-bestia y de cordero-bestia, esta fornicación de la (falsa) iglesia y el mundo, a la que se llama Babilonia>> .

¿Cómo se levantará la Babilonia político-religiosa final?

Justo a partir del Arrebatamiento de la Iglesia, el mundo va a sufrir unos cambios muy drásticos, justamente a causa de ese Evento. Roma es cabeza de Europa; y en ese tiempo, Europa será cabeza del mundo a través del efímero Nuevo Orden Mundial que existirá, y que ya se está gestando. ¿Por qué Europa será cabeza? ¿Y qué de EEUU que es actualmente la nación más poderosa sobre la tierra? Esta gran nación ha sido bendecida por Dios a causa del Evangelio desde que se fundó, y ha llegado a ser la nación con mayor influencia a todos los niveles en el mundo. Pero, ¿qué le ocurrirá a los Estados Unidos de Norteamérica cuando millones de ciudadanos, cristianos nacidos de nuevo, sean arrebatados junto con todos los demás de otras partes? La conclusión, es que la nación se vendrá abajo, ya que lo que la sustenta es la bendición de Dios a causa de esos cristianos. Cuando venga el Señor a por los Suyos, el impacto de la desaparición de esos millones de almas americanas, con todo lo que eso conlleva, será de mayor magnitud que el producido en Europa, donde los cristianos verdaderos somos muchos menos. Eso facilitará el levantamiento de la Babilonia final.

Comentario

(V. 1-3) El anuncio del ángel poderoso

(V. 1) << 1 Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria>> : Después de esto, el famoso (metá tauta) que ya vimos al inicio del capítulo 4, y que parece hacer una diferencia entre lo acontecido en el capítulo anterior, y lo que va a acontecer ahora, nos dice Juan que aparece otro ángel, este muy poderoso, tanto que hace que la tierra sea alumbrada con su resplandor. No se dirige a él, sino que le escucha decir algo.

(V. 2) << 2 Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible>> : Lo que dice, con voz potente, para que todos lo oigan, a modo de proclamación de un suceso importante, es que la Gran Babilonia ha caído. Lo dice dos veces, entendiendo entonces que la Babilonia en sus dos aspectos, el religioso y también el político han caído. El verbo que utiliza, y que traducimos al español por << caído>> es el mismo que utilizó el otro ángel para definir la caída de los cinco césares (17: 10), "pipto" , y que nos hablaba de una muerte violenta. De esa manera serán destruidas las dos Romas, con violencia.

<<... se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible>> : Ya había demonios en ella. Muchos, y de alto rango. Pero ahora el ángel anuncia que hasta los espíritus inmundos más pequeños tendrán ahí su guarida. Eso significa que será de tal modo destruida, que cualquier indeseable podrá entrar y salir, y tener su cubil ahí. Ya habrá dejado de ser lo que en su apariencia solía ser. Hasta las aves despreciables, cuervos, grajillas, espirituales o no, podrán enseñorearse de ese lugar al que acudían los dignatarios de la tierra.

(V. 3) << 3 Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites>> : En 14: 8, leemos que Babilonia, la gran ciudad (es decir, Roma) << ha caído, ha caído >>, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación. Ahora, este ángel anuncia que todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación. La Roma de la Bestia, obligará a todas las naciones a participar de su lujuria y codicia, y todas las naciones se someterán a ello. Esto es interesante, ahora mismo, todas las naciones que están en el continente europeo se ven obligadas a entrar en la Unión Europea si no quieren estar aisladas. Hay una fiebre pro europea indescriptible, y existe (y ha existido) el miedo por parte de los gobiernos de las naciones citadas, a "quedarse fuera", a no poder cumplir con los "criterios de convergencia" fijados en Maastricht para poder acceder al euro, como en un principio le pasó a Grecia. Esta es la política anticristo que está llevando a Europa a constituirse como el renacido imperio. Lo que no pudieron conseguir, ni el Sacro Imperio Romano Germánico (800-1806), ni Hitler, ni Stalin, por la fuerza, lo conseguirá el séptimo césar que está por surgir con su arco sin flechas (6: 2) cuando los diez se manifiesten previamente.

El Vaticano, que en latín significa " Lugar de adivinación ", no puede ni atisbar la destrucción que le viene encima. Y es Dios quien la juzga. Así como previamente la Roma papal será destruida; también lo será la Roma político-religiosa, la del Anticristo, como aquí también se anuncia.

(V. 4-8) Imprecaciones

(V. 4, 5) << 4 Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas; 5 porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades>> : Esta exhortación tiene un doble sentido, y va dirigida al pueblo de Dios. Por un lado, salir de la influencia de la Roma religiosa, sea en Roma o fuera de ella. Por el otro, a los que han sobrevivido a la persecución de la Bestia, salir físicamente de la ciudad, para no ser enredados en la maldad suya, y así no recibir el juicio de destrucción que está por venir. Llegará un momento en que los creyentes que vivan en ese tiempo en Roma, deberán salir de ella, si quieren seguir viviendo. Respecto al juicio que viene a causa del extremo pecado, y la necesidad que habrá en esos momentos de que el pueblo de Dios que quede ahí, salga inmediatamente, podemos ver un anticipo en el libro de Jeremías: <<Curamos a Babilonia , y no ha sanado; dejadla, y vámonos cada uno a su tierra; porque ha llegado hasta el cielo su juicio, y se ha alzado hasta las nubes >> (Jeremías 51: 9). Son tantos sus pecados, que apilándolos llegan hasta el cielo. En ese momento, el quinto ángel está a punto de derramar la copa (16: 10), o quizás lo ha hecho ya. Lo que es indiscutible, es que en ese momento se cumple la sentencia contra la ciudad de la Bestia y todo su aparato de gobierno, comercio y religiosidad: << y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira>> (16: 19b).

(V. 6) << 6 Dadle a ella como ella os ha dado, y pagadle doble según sus obras; en el cáliz en que ella preparó bebida, preparadle a ella el doble>> : Esta es una expresión de juicio. Viene a decir que, Dios va a vengar a los que fueron dañados por la Ramera, tanto religiosa, como política, y les va a dar el doble de lo que hicieron, conforme a la Ley (ver Ex. 22: 4, 7, 9). El cáliz es uno de los utensilios más importantes dentro de la liturgia romana. En ese cáliz, la Roma de los papas dice que está la sangre de Cristo, según el rito de la misa. No es así. Esa copa no es copa de bendición, sino todo lo contrario, ata a la gente a la Babilonia espiritual. Por otra parte, el cáliz de la Roma, tanto religiosa, como política contiene maldición para los pueblos sobre los que se sienta; por ello, Dios le dará el doble de maldición. En otras palabras, lo que Roma hace a los demás, le será devuelto por partida doble.

(V. 7, 8) << 7 Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto; 8 por lo cual en un solo día vendrán sus plagas; muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque poderoso es Dios el Señor, que la juzga>> : Así como ha buscado el deleite y el propio encumbramiento, así recibirá todo lo contrario: tormento y llanto. Este versículo parece referirse mayormente a la Roma religiosa, aunque sin descartar a la Roma política; de hecho no se puede entender una sin la otra, ya que, como dijimos en la introducción a este capítulo, ambas están muy mezcladas entre sí; no en vano Babilonia significa confusión . Referente a la Roma religiosa, Nee hace el siguiente comentario: <<La Iglesia no se glorifica a sí misma, sino que glorifica a Cristo. Pero Roma hace lo opuesto. No sólo se glorifica a sí misma, sino que se permite el hacerlo con toda clase de lujos>> . Haciendo un breve recuento, vemos que esa Gran Ramera: 1. Se ha exaltado a sí misma (dice que es la única y verdadera iglesia de Jesucristo, y que no hay salvación fuera de ella); 2. Ha vivido en deleites (La Roma religiosa con sus papas incluidos ha adquirido el mayor enriquecimiento material imaginable); 3. Dice estar sentada como reina (debido al poder temporal , la Roma religiosa cree estar por encima de todo y de todos. Se jacta de ser "semper eadem" -siempre la misma-); 4. Dice no ser viuda (se jacta de no estar desamparada del poder político y militar de las naciones sobre las que se asienta); 5. Dice que no verá llanto (se jacta de que todo le irá bien). Es triste que ese es el tipo evangelio que muchos predican, olvidándose de que los que <<quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución>> (2 Ti. 3: 12). Por todo ello, en un solo día le vendrá todo lo contrario de lo que presume, hasta el punto de ser quemada con fuego. Y eso no viene a priori de los hombres, sino del mismo Dios al que dice servir. La ejecución de su sentencia será inminente.

(V. 9-19) La lamentación de los reyes, los mercaderes, y otros de la tierra

(V. 9, 10) << 9 Y los reyes de la tierra que han fornicado con ella, y con ella han vivido en deleites, llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, 10 parándose lejos por el temor de su tormento, diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino tu juicio!>> : Los reyes de la tierra han fornicado espiritualmente con la Roma papal (o religiosa) desde que esta existe, y ella ha sido la base, sustento, espíritu y dirección de todos ellos y de sus pueblos. Satanás ha sabido manejar a las gentes desde la Roma papal. Conque la Roma papal surgió de las cenizas de la Roma Imperial (como el Ave fénix), en realidad, ambas son lo mismo, sólo que el énfasis ha sido diferente según los tiempos. En ese momento, tal Roma está siendo destruida; en ese momento quien encabeza Roma es el Anticristo, el Nero redivivus , y los mandatarios europeos e internacionales en general se quedan atónitos viendo como aquella que decía ser la "ciudad eterna", increíblemente se desvanece ante sus ojos.

Duda razonable

Según entendemos, los diez reyes quemarán con fuego (17: 16), lo que representa el centro de la religión papal: El Vaticano. Mas, en este momento estamos asistiendo a la destrucción también por fuego del centro de operaciones de la Bestia, que se encontraría también en la ciudad de Roma, geográficamente hablando. En cuanto a esto último, honestamente, se me presenta una duda razonable. No me es fácil encajar literalmente la ciudad de Roma como trono de la Bestia (16: 10), al tiempo que la Roma papal es destruida por fuego devastador, sabiendo que la Ciudad del Vaticano se encuentra en el mismo centro de Roma. Da la impresión de que el lugar de ubicación del trono de la Bestia podría ser otro que el de la ciudad de Roma como tal, de lo que se desprende de la lectura de 16: 10. ¿Y si el centro de operaciones de la Bestia Anticristo, llega a estar en otra ciudad, necesariamente mediterránea y portuaria (18: 17), que heredase el espíritu de Roma? ¿Qué tal Barcelona?

¿Barcelona?

En tiempos de Juan, Barcelona era una colonia romana sin demasiada importancia (comparada con Roma), quizás por eso no se la mencionaría. Ahora mismo Barcelona no <<reina sobre los reyes de la tierra>> (17: 18), pero podría llegar un día en que ella, u otra, no siendo la Roma histórica sí, con  el espíritu de Babilonia la Grande: Roma. La razón por la que digo que no descarto que Barcelona pudiera llegar a ser la capital de la Bestia, de no serlo Roma ciudad, se debe a varios motivos, aparte del mencionado arriba: 1. Barcelona es puerto de mar, y <<todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar se pararon...viendo el humo de su incendio...>> (17); 2. Barcelona es actualmente quizás la ciudad más cosmopolita del Mediterráneo; 3. Desde 1992 con las Olimpiadas, Barcelona ha recibido mucha promoción a nivel internacional (Conferencia Interministerial; Forum, etc.) La Conferencia Interministerial de Barcelona, creó un nuevo capítulo en la historia de las relaciones entre la Unión Europea y los países del Mediterráneo Oeste y Este. No dejemos de lado, que cuando hablamos del Imperio Romano antiguo, y consecuentemente, del que se está levantando, no podemos olvidar las naciones africanas y del Oriente Próximo que lindan con el Mar Mediterráneo. Estos fueron los participantes a la Conferencia: Los 15 Estados miembros de la Unión, 11 Naciones Mediterráneas (Argelia, Marruecos, Túnez, Egipto, Israel, Jordania, Líbano, los Territorios Autónomos Palestinos, Siria, Turquía, Chipre y Malta y la Autoridad Palestina). Todas ellas en su día fueron naciones ubicadas en el Imperio Romano.

Barcelona es una de las ciudades más antiguas del Mediterráneo Occidental. Poblada durante la prehistoria (pos Diluvio) y durante el periodo ibérico por los layetanos, el origen de Barcelona se debe sin duda alguna a la fundación de una colonia romana, puesta bajo la protección de Cayo Julio César y de Cayo Julio César Octavio Augusto, hacia finales del siglo I a.C., que recibió el nombre de Colonia Iulia Augusta Paterna Faventia Barcino.

Barcelona tiene actualmente todo el glamour del Mediterráneo, como en su día lo tuvo Tiro (ver Ez. 26, 27, 28). Por todo ello, tristemente es sin duda una de las primeras candidatas a ser la capital de la Bestia, de no serlo la ciudad de Roma misma. Hoy por hoy, esto sólo es meramente especulativo, pura hipótesis, sólo el tiempo dirá donde exactamente estará situado el trono de la Bestia (16: 10). No obstante, lo que debemos entender de estos versículos, es que habrá un fin del reino de la Bestia y de su Falso Profeta, al ser destruido su centro, posiblemente por un ataque de fuerzas rebeldes en el contexto de la III Guerra Mundial. En esos momentos estamos ya muy cerca de la Segunda Venida de Cristo. Seguimos:

<<... llorarán y harán lamentación sobre ella, cuando vean el humo de su incendio, 10 parándose lejos por el temor de su tormento...>> : Se lamentan porque ven desaparecer sus seguridades, pero no van a hacer nada para remediarlo, están demasiado asustados y desorientados, y se quedan lejos de ahí, no sea que les pase lo mismo a ellos.

El poder civil, encabezado por los políticos y mandatarios se lamentará por la destrucción de aquella que representa y personaliza el mal: Roma. Ahora le tocará el turno a los que representan el poder del dinero; los mercaderes (los ricos, potentados, las grandes firmas, las compañías petroleras, etc. las multinacionales, y un muy largo etcétera).

(V. 11) << 11 Y los mercaderes de la tierra lloran y hacen lamentación sobre ella, porque ninguno compra más sus mercaderías>> : ¿Qué es lo que mueve el mundo si no el dinero? Mamón está muy entronado. Roma (tanto la religiosa como la política) no es nada sin Mamón. Por ello, Mamón será destronado, y Roma caerá. Los mercaderes se lamentan porque se les acabará el negocio, ¿por qué? Nada ocurre porque sí, y menos en el terreno de las finanzas. Hemos de imaginar que a causa de esa terrible guerra que se avecina, y la que probablemente llamarán con el apelativo de III Guerra Mundial, y los diversos juicios de Dios, el poder comercial sea destruido; deje de exportarse el petróleo y sus derivados, entre otros productos. En ese tiempo, la dictadura mundial será una realidad, encabezada por la Bestia Anticristo (13: 7b). Por lo tanto todo estará sumamente centralizado, y desde el trono europeo la Bestia regirá este mundo. Pero, de forma súbita, al ser destruido el centro de operaciones, lo que llamamos Roma, el desconcierto será absoluto, y el caos se producirá.

(V. 12, 13) << 12 mercadería de oro, de plata, de piedras preciosas, de perlas, de lino fino, de púrpura, de seda, de escarlata, de toda madera olorosa, de todo objeto de marfil, de todo objeto de madera preciosa, de cobre, de hierro y de mármol; 13 y canela, especias aromáticas, incienso, mirra, olíbano, vino, aceite, flor de harina, trigo, bestias, ovejas, caballos y carros, y esclavos, almas de hombres>> : La capital de la Bestia Anticristo rápidamente será adornada y enriquecida como nunca antes, y súbitamente será desposeída y abandonada. Su reino subirá como la espuma, y como la espuma desaparecerá. Su caída será estrepitosa, como apabullante será su levantamiento, y sumamente efímero su tiempo. No cabe duda de que a la Bestia Anticristo, así como a su Falso Profeta, le encantará vivir con todo lujo. Los comerciantes se enriquecerán a causa de ello, pero pronto todo eso se les acabará, y a escala mundial.

(V. 14) << 14 Los frutos codiciados por tu alma se apartaron de ti, y todas las cosas exquisitas y espléndidas te han faltado, y nunca más las hallarás>> : Aunque la Roma Babilonia se crea que no verá llanto porque dice ser reina, se engaña a sí misma. Llegará un día, y éste no está lejano, cuando sea totalmente desposeída de todo lo bueno que codicia. Encontramos en el libro de Proverbios: <<No te afanes por hacerte rico; sé prudente, y desiste. ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas como alas de águila, y volarán al cielo>> (23: 4, 5) Todas esas riquezas volarán al cielo, porque del Señor es la tierra y su plenitud (S. 24: 1), y no del maligno.

(V. 15-19)  << 15 Los mercaderes de estas cosas, que se han enriquecido a costa de ella, se pararán lejos por el temor de su tormento, llorando y lamentando, 16 y diciendo: ¡Ay, ay, de la gran ciudad, que estaba vestida de lino fino, de púrpura y de escarlata, y estaba adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas! 17 Porque en una hora han sido consumidas tantas riquezas. Y todo piloto, y todos los que viajan en naves, y marineros, y todos los que trabajan en el mar, se pararon lejos; 18 y viendo el humo de su incendio, dieron voces, diciendo: ¿Qué ciudad era semejante a esta gran ciudad? 19 Y echaron polvo sobre sus cabezas, y dieron voces, llorando y lamentando, diciendo: ¡Ay, ay de la gran ciudad, en la cual todos los que tenían naves en el mar se habían enriquecido de sus riquezas; pues en una hora ha sido desolada!>> : De la misma manera que los reyes (el poder civil), los mercaderes (el poder financiero) no se acercarán por temor, a ayudar a la Ramera. De hecho, en ese tiempo, nadie la ayudará. Se lamentarán, como se lamentarán los reyes, no tanto por ella, sino por lo que ella significaba en relación a los beneficios que conseguían. Todos los que tengan conocimiento de su destrucción se lamentarán, porque verán en ella, la destrucción del mundo tal y como lo conocían, ¡ya nada será como solía ser!, y ha sido en una hora solamente.

(V. 20)  << 20 Alégrate sobre ella, cielo, y vosotros, santos, apóstoles y profetas; porque Dios os ha hecho justicia en ella>> : La gran ciudad, que también representa al amor a este mundo, es decir: Los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida (1 Jn. 2: 16), todo ello, que es una de las bazas del Anticristo para sujetar a las gentes a él, pasará. Los hombres de Dios mencionados arriba, se esforzaron en luchar, oponiéndose al espíritu de este mundo, ahora, se les brindará la oportunidad de alegrarse, porque por fin, la ciudad de pecado, que representa el mundo bajo el maligno, dejará de ser. Dios hará justicia, una vez hubo hecho misericordia, de la cual, relativamente muy pocos han sabido valorar y aprovechar.

(V. 21) << 21 Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada>> : Delante de Juan, otro ángel fuerte le hace una demostración de cómo será destruida Babilonia, también llamada Roma. Será destruida de golpe y sin remisión. Cuando Roma es destruida, es destruido el mundo tal y como lo conocemos, también llamado, este "orden de cosas". Cuando esto ocurra, el maligno dejará de estar sobre el mundo entero.

(V. 22-24) <<22 Y voz de arpistas, de músicos, de flautistas y de trompeteros no se oirá más en ti; y ningún artífice de oficio alguno se hallará más en ti, ni ruido de molino se oirá más en ti. 23 Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones. 24 Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra>> : La música es uno de los negocios predilectos de satanás. Fue creada para exaltar a Dios, pero el maligno la usa para su propia exaltación (y la de los suyos, que es lo mismo). Cuando la Gran Babilonia caiga, caerá todo lo que es música que no exalta a Dios. Caerá también la industria y la tecnología. Caerán los tendidos eléctricos, y la alegría humana se apagará. Los magnates de este mundo, los que controlan la economía mundial caerán, y con todo ello, el "estado del bienestar" basado en la injusticia. Hechicería es sinónimo de seducción y control. El poder económico y materialista (así como el religioso) de este mundo, ha cautivado a las gentes de todas las naciones. Todo el mundo está casi obsesionado en comprar, y adquirir lujos cada vez más sofisticados. Se ha hecho imperativo tener más y más, porque se entiende equivocadamente que ahí está el valor de lo que somos. Todo eso va a caer.

A causa de la Gran Babilonia, representada por Roma, la gran ciudad, se ha derramado sangre sin fin, no sólo de los hombres y mujeres de Dios que dieron sus vidas por el Evangelio, sino de todos los demás que murieron violentamente, muertos por inspiración satánica. Cuando Dios destruya la ciudad de la Bestia, estará destruyendo todo este orden de cosas que comporta la maldad sobre este planeta. A partir de ese momento, sólo faltan pocos días para que el Señor Jesucristo aparezca en gloria sobre la tierra y envíe a la Bestia Anticristo y su Falso Profeta al lago de fuego y azufre (20: 10) .

{
}
{
}

Deja tu comentario Apocalipsis Capítulo XVIII

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre