Avisar de contenido inadecuado

El Bautismo de niños ¿Es bíblico?

{
}

 

DOCTRINAS CATÓLICAS Y SU CORRESPONDENCIA BÍBLICA

   El Bautismo de niños  ¿es bíblico?

 ¿Cuál es el motivo de la práctica?

<  Revisado y Ampliado >

por Daniel Sapia

 (Los textos del Catecismo Católico se escribirán en AZUL, los textos Bíblicos en ROJO)

> ¿Qué hace eficazmente válido un Bautismo en agua, conforme lo registrado en la Biblia?

> ¿Es bíblico que alguien se convierta en cristiano simplemente porque le realicen un rito al nacer?

> ¿Es sólo esta la intención de su práctica en la Iglesia Católica Romana [1]... o pueden existir otros intereses al bautizar niños recién nacidos?

Es importante que no tengamos dudas respecto de esta doctrina. Es fundamental conocer cuales son las condiciones necesarias para que el Sacramento Bautismal sea espiritualmente eficaz. Sin esas condiciones, el rito carece de todo valor y por ende, no causa los efectos que suponemos y por los cuales nos quieren hacer confiar que fuimos hechos hijos de Dios.

La Iglesia Católica afirma que:

... el bautismo es necesario para la Salvación, ya que el bautismo nos libera del pecado y nos regenera como hijos de Dios.

"El santo Bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana, el pórtico de la vida en el espíritu ("vitae spiritualis ianua") y la puerta que abre el acceso a los otros sacramentos. Por el Bautismo somos liberados del pecado y regenerados como hijos de Dios." (Catecismo de la Iglesia Católica N° 1213)

"...La Iglesia no conoce otro medio que el Bautismo para asegurar la entrada en la bienaventuranza eterna."  (CIC N° 1257)
Contradice al N° 1281 donde afirma que una persona, cumpliendo ciertos requisitos... puede salvarse, aunque no haya recibido el Bautismo. Más aún, en N° 1260 sugiere que podría salvarse aún sin conocer el Evangelio de Cristo.

"El Bautismo constituye el nacimiento a la vida nueva en Cristo. Según la voluntad del Señor, es necesario para la salvación..." (CIC 1277)
Aquí afirman que, según la voluntad del Señor, el Bautismo es necesario para la Salvación. entonces el mismo Catecismo contradice a Jesús en el N° 1281.) Aclaración: JESUCRISTO NUNCA DIJO QUE EL BAUTISMO ES NECESARIO PARA LA SALVACIÓN.


Debe quedar claro que la Iglesia Católica Romana, al referirse a "Bautismo", está significando "acto o rito de bautizar". No se está refiriendo al Bautismo del Espíritu Santo, sino al bautismo como acto, que ella (obviamente) está autorizada a practicar, y mediante el cual se realiza la conversión.

"Este sacramento es llamado también 'baño de regeneración y de renovación del Espíritu Santo", porque significa y realiza ese nacimiento del agua y del Espíritu..." (CIC 1215)

"Sigue entonces el rito esencial del sacramento: el Bautismo propiamente dicho, que significa y realiza la muerte al pecado y la entrada en la vida de la Santísima Trinidad..." (CIC 1239)

"El rito esencial del Bautismo consiste en sumergir en el agua al candidato o derramar agua sobre su cabeza, pronunciando la invocación de la Santísima Trinidad, es decir, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo." (CIC 1278)

"El Bautismo es, pues, un baño de agua en el que la "semilla incorruptible" de la Palabra de Dios produce su efecto vivificador. San Agustín dirá del bautismo: Se une la Palabra a la materia y se hace el sacramento" (CIC 1228)

"... De las fuentes bautismales nace el único pueblo de Dios de la Nueva Alianza...." (CIC 1267)
Nuevamente contradice CIC 1281.

"Por el Espíritu Santo, el Bautismo es un baño que purifica, santifica y justifica (Cf. 1° Corintios 6:11)" (CIC 1227)

En este último numeral citado, como en muchos otros de su Catecismo, la Iglesia Católica intenta darle "aire" de veracidad bíblica al anexarle versículos que -supuestamente- corroborarían y sustentarían "bíblicamente" lo afirmado. Buena estrategia, ya que pocos fieles acudirán al texto sagrado para verificar la concordancia sugerida y por ende aceptarán que lo que dice el Catecismo católico romano tiene raíces bíblicas. Pero veamos que dice Pablo en 1° Corintios 6:11 ...

"¿no sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis, ni los fornicarios, ni lo idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los maledicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios." (1° Corintios 6:9-11)

¿Qué interpreta el lector? ¿A qué bautismo se refiere Pablo AQUI? ¿Al Bautismo que es un baño en agua o al verdadero y eficaz Bautismo que es el que obra el Espíritu Santo en el corazón mismo de la persona, por gracia, por medio de la fe? Con lo cual, comprobamos una vez más, que el versículo bíblico NO SUSTENTA lo que la Iglesia Católica Romana afirma en su numeral 1227. (estrategia frecuentemente utilizada en el Catecismo de Roma).

No puedo evitar pensar que si en «el acto de bautizar es cuando el Espíritu Santo limpia el pecado y nos regenera...» (como los defensores de esa doctrina Católica afirman), o sea, que bautizando con agua (acto) se purifica, santifica y justifica a la persona.. ¿porqué no colocan grandes piletas en las cárceles y regeneran espiritualmente DE UNA a todos los presos y delincuentes del planeta, cuyos padres son católicos confesos?

Para esquivar el cuestionamiento, no sería raro que luego afirmen que en realidad no es el elemento líquido el que obra la regeneración, sino «el Espíritu Santo que lo hace por medio de ese signo visible». Pero entonces ¿acaso no se estarían condicionando al Espíritu Santo para que actúe al momento de la inmersión o aspersión misma, otorgándole atributos al acto-rito mismo? Yo sinceramente no veo que el atributo otorgado al mero rito cambie en algo a causa de considerar la última acotación. En el caso de un bebé recién nacido no es él mismo el que decide tomar el bautismo, sino que son sus padres, confesos y devotos, y la regeneración se produciría en el propio acto, por medio del signo visible, pero obrada por el Espíritu Santo. Nuevamente, si así fuera, entonces deberían acudir los padres de los presos en las cárceles que están sus hijos, padres confesos y devotos, y mientras les dicen a los presos que se metan en la pileta para refrescarse (o más sencillo aún, mientras los rocían con mangueras), un ministro católico "invocaría el poder del Espíritu para regeneración espiritual".

- El bebé no participó en el consentimiento del acto. El preso tampoco.

- El bebé no sabe lo que sucederá en esferas espirituales. El preso tampoco.

- Los padres del bebé son católicos confesos. Los del preso también.

- Los padres del bebé portan las mejores intenciones. Los del preso también.

- El ministro católico del rito es legalmente ordenado en ambos casos...

- .. y en ambos casos se utiliza agua como signo visible.

¿Por qué, entonces, debo suponer eficaz la regeneración espiritual del niño recién nacido, si ante idénticas circunstancias no se aprecia en el convicto?

 

Nicodemo

Un texto que interponen los defensores católicos del bautismo de niños es el que relata el encuentro entre el fariseo Nicodemo y Jesús, en donde, ante la pregunta de "cómo nacer de nuevo", Jesús responde: "..de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios." (Juan 3:5).

Según la creencia católica, este texto haría referencia clara y directa al bautismo en agua. Si esto fuera cierto, sin dudas las palabras posteriores del mismo Jesús deberían sustentar o complementar esta suposición. Pero eso no sucede, sino que más bien Jesús hace insistente hincapié en LA FE necesaria para que ese nuevo nacimiento sea producido (algo sencillamente imposible en un niño recién nacido). Es por gracia por medio de la fe que somos hechos salvos (Efesios 2:8) consecuencia de haber sido regenerados espiritualmente ("nacido de nuevo"). Y así se lo explica Jesús al fariseo Nicodemo, un par de versículos posteriores al que los defensores de la doctrina católica enuncian como "clara referencia" al rito bautismal.

Escrito está: ".. es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios." (tal la respuesta de Jesús a Nicodemo en Juan 3:14-18).

Para ser honestos con el texto bíblico debemos reconocer que en el contexto de la respuesta de Jesús a Nicodemo no existe la menor referencia a alguna necesidad bautismal en orden al "nuevo nacimiento". Entonces ¿qué habrá querido el Mesías significar al mencionar al "agua"? (Juan 3:5)

El agua es asociada a la Palabra de Dios

"Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.." (Juan 15:3)

"..habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.." (Ef 5:26)

Y siendo la FE (creer) la base del posterior desarrollo argumental de Jesús a Nicodemo, decimos que "..la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.." (Romanos 10:17), siendo "...renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre." (1 Pedro 1:23).

El agua simboliza también la gracia o el don de Dios

"Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva... el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna." (Juan 4:10-14)

"Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él..." (Juan 7:37-39)

En conclusión, Jesús le enseña a Nicodemo que para entrar en el Reino de Dios debe "nacer de nuevo", ya no de la carne sino "del Espíritu" (Jn 3:6). Ese nacimiento espiritual es obrado por la Fe en el Hijo del Hombre (vv.14), para que todo aquél que en ÉL cree no se pierda (vv.15), no sea condenado (vv.17). Esta FE viene por el oír la Palabra de Dios (Ro 10:17), la cual nos hace renacer de simiente incorruptible (1 Pe 1:23), y actúa de canal para que sea derramada la gracia de Dios (Ef 2:8)

La idea que implícitamente transmite la Iglesia Católica con su rito bautismal es que ella tendría la autoridad de administrar autoritariamente la Salvación, toda vez que -supuestamente- ella puede hacer cristiana a una persona (incluso de pocos días de nacida) por medio de la participación (inconsulta) en un rito religioso. ¿Es esto lo que Jesús enseño al fariseo Nicodemo?

"La pura gratuidad de la gracia de la salvación se manifiesta particularmente en el bautismo de niños. Por tanto, la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administran el Bautismo poco después de su nacimiento" (CIC 1250)

Más claro, ni agua. Aquí la voluntad del bautizado (el bebé) no cuenta. Quien obra "su salvación" es la Iglesia Católica, con el consentimiento de los padres. Esta Iglesia persuade a estos padres que, invocando a la Santísima Trinidad, ellos (los clérigos) tienen autoridad para otorgar la Salvación a la criatura y hacerla Hija de Dios.

Sin embargo, la Biblia es clara respecto a que la potestad de ser hecho hijo de Dios no radica en ninguna voluntad de hombre (por más clérigo que sea). Como está escrito: "Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios..." (Juan 1:11-13)

 

El Nuevo Pacto

Si la salvación puede administrarse por medio de la participación en un rito... ¿cuál es el NUEVO PACTO de Dios con el hombre?

Generalmente, cuando hay un pacto, sucede mas o menos esto: Una parte le dice a la otra: "Si me das esto, yo te doy esto..." (expresado muy sencillamente, claro). Para que haya un PACTO, debe haber al menos 2 partes que pacten. En este caso las dos partes son: Dios (por un lado) y la humanidad, o sea, cada uno de nosotros (por el otro).

El PACTO de Dios Padre nos dice: "Si confiesas a Jesús en tu corazón como MI HIJO y tu ÚNICO Y SUFICIENTE SEÑOR Y SALVADOR, yo te concedo ser hecho Mi hijo, y la vida eterna" (Juan 3:16). De la aceptación o rechazo de este Pacto dependerá nuestra identidad espiritual y nuestra salud eterna. Ahora, observe el lector cuan sencillo y perfecto es el plan de Dios. Si nosotros aceptamos y cumplimos ese pacto, entonces, no solo nos convertimos en HIJOS DE DIOS, sino que pasamos a formar parte de Su Cuerpo, LA IGLESIA DE CRISTO, ya que según La Biblia, la Iglesia como cuerpo, es la hermandad de creyentes. (Y no una institución religiosa determinada, por más auto-proclamada "única verdadera" que suponga)

Pues bien, en el bautismo de niños, la Iglesia Católica modificó este PACTO. Ya no es entre Dios y el pecador, sino que la Iglesia -y por extensión sus padres- se arrogan el derecho de actuar de APODERADOS de la persona. Es ella (la Iglesia) la que le da posibilidad a los padres de la criatura a que respondan y se comprometan a arrepentirse y ser fiel... EN EL NOMBRE DEL BEBÉ. Se comprometen a que la criatura renunciará al pecado, cuando... ni ellos mismos tal vez lo hagan.

Amigo Católico, ese no es el Pacto de Dios. Dios quiere confesión DIRECTA de cada corazón, para realizar la verdadera conversión, la verdadera purificación, la verdadera regeneración, el verdadero "nuevo nacimiento".


Obviamente esto no conviene a la Iglesia Católica Romana. Por todos los medios posibles, debe hacer sentir al pobre pecador que ella es  IMPRESCINDIBLE  para que él pueda acercarse a Dios.

"Solamente por medio de la Iglesia Católica de Cristo, que es auxilio general de salvación, puede alcanzarse la plenitud total de los medios de salvación..." (CIC 816)

 

Qué dice La Biblia:

La Biblia afirma que recibimos Salvación únicamente al depositar POR FE nuestra vida y nuestro corazón en Jesucristo, aceptándolo y reconociéndolo como nuestro único y suficiente Señor y Salvador. En ese momento somos Bautizados por el Espíritu Santo, el cual obra en nosotros la verdadera conversión, de muerte espiritual a vida espiritual. El bautismo con agua es la promulgación visible y testimonio público de lo obrado en esferas espirituales, el cual, por sí solo (el acto) no tiene poder de Salvación.


Estas son palabras del propio Jesús (La Gran Comisión):

"Por último, les dijo: Id por todo el mundo; predicad el mensaje de salvación a todas las criaturas; el que creyere (1) y se bautizare (2) se salvará; pero el que no creyere será condenado (3).Y estas señales seguirán a los que creen...(4)" (Marcos 16:15-18)

Estas son palabras dignas de analizar, porque son del mismo Jesucristo. En una frase muy pequeña sintetiza las etapas del camino a la Salvación eterna o a la perdición eterna..

(1) "...el que creyere.."  1° paso: FE. Creer es aceptar la verdad del Evangelio, reconocerse pecador, entender que los pecados son faltas para con Dios a nivel espiritual y por ende deben ser sanadas a nivel espiritual (cosa imposible para la persona mediante obras), aceptando a Jesucristo como el único con la potestad entregada por el Padre para redimirnos, a través de Su muerte y la victoria de la resurrección.

(2) "...y fuere bautizado.."  2° paso: BAUTISMO. Una vez aceptada la necesidad de un Salvador a nivel espiritual, y reconociendo a Jesucristo como el único apto, y aceptándolo, nos transformamos en hijos de Dios y somos BAUTIZADOS por el Espíritu Santo, que viene a morar en nosotros. El Señor manda dar testimonio mediante el bautismo en agua el cambio de la "vieja vida" (inmersión) al renacimiento del nuevo hombre en Cristo Jesús.

(3) "...el que no creyere será condenado..."  Aquí claramente indica que el condenado será el que no crea, y no el que no se bautice. Es más, el acto simbólico del bautismo no es mencionado ni remotamente para condenar a una persona a la perdición eterna ("quien no se bautizare irá al infierno..."). Tampoco habilita solo por el bautismo, sin profesión de fe, a la salvación de la persona ("el que no creyere pero se bautizare será igualmente salvo...)

(4) "...estas señales seguirán a los que creen..."  Como si no hubiera quedado claro hasta aquí, Jesús completa la frase indicando una serie de señales (echar fuera demonios, hablar nuevas lenguas, sanar enfermos, etc.) que seguirán a los que creen. No dijo: ".. a los que se bauticen...", dijo Jesucristo: "... a los que creen..."


¡Qué contraste con el laberinto doctrinal Católico!

"En todos los bautizados, niños o adultos, la fe debe crecer después del bautismo. Por eso, la Iglesia celebra cada año en la noche pascual la renovación de las promesas del Bautismo. La preparación al bautismo solo conduce al umbral de la vida nueva." (CIC 1254)

Jesús dijo: "...el que creyere y fuere bautizado..." 1° creer, después bautizarse. La Iglesia Católica dice: "...la fe crece después del bautismo..."  1° bautizarse, después mejorar la fe.

"Están plenamente incorporados a la sociedad que es la Iglesia [Católica], aquellos que teniendo el Espíritu de Cristo, aceptan íntegramente su constitución y todos los medios de salvación establecidos por ella (?) y están unidos, dentro de su estructura visible, a Cristo, que la rige por medio del Sumo Pontífice y de los obispos mediante los lazos de la profesión de la fe, de los sacramentos, del gobierno eclesiástico y de la comunión. No se salva, en cambio, el que no permanece en el amor, aunque esté incorporado a la Iglesia..." (CIC 837)

Jesús no considera el "tamaño de la Fe" (recordemos "como un grano de mostaza"). Una Fe agradable a Dios es suficiente para que en Su perfecta soberanía Él derrame de Su gracia salvífica.

Que la Fe debe crecer, sin dudas es un necesario anhelo de todo discípulo de Cristo. Claro que en le caso de niños recién nacidos ese "crecer en la fe" necesita tener otro alcance. Bien sabe la Iglesia Católica Romana que este bebé cuando crezca necesitará "crecer en una fe" que al momento de realizar el rito no tuvo posibilidades de conocer, menos de aceptar. No se puede creer en algo que se desconoce. A esos niños recién nacidos ya les fue asignada la creencia en la que deberán crecer. Y posteriormente, si ya de mayores o adultos, deciden abandonar la confesión de fe que nunca pidieron, serán considerados "hermanos separados" (en el mejor de los casos) o "hereje", "apóstata" o "cismático" en el peor (CIC 2089).

¿ Puede un recién nacido cumplir los requisitos ?

Hemos visto que, según las Sagradas Escrituras, el paso previo para recibir el bautismo en agua y, de esa manera, testimoniar el cambio interior obrado por el Espíritu Santo es... CREER (Fe)

"Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo..." (Hechos 16:31)
"El que creyere y fuere bautizado, será Salvo..." (Marcos 16:16)
"muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados" (Hechos 18:8)
"que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre." (Hechos 10:43)
"¿Qué impide que sea bautizado? y Felipe respondió: Si crees, bien puedes" (Hechos 8:37)
"¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?" (Hechos 19:2)

"Para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados." (Hechos 26:18)
"A todos los que creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios" (Juan 1:12)
"...para que todo aquél que en Él cree, tenga vida eterna" (Juan 3:16)
"El que en Él cree, no es condenado" (Juan 3:18)
"El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que rehúsa creer no verá la vida" (Juan 3:36)
"El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna" (Juan 5:24)
"...y el que en mí cree, no tendrá sed jamás" (Juan 6:35)
"...todo aquél que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna" (Juan 6:40)
"De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna" (Juan 6:47)
"El que cree en mí, de su interior correrán ríos de agua viva" (Juan 7:38)
"...el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá" (Juan 11:25)
"...entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz" (Juan 12:36)
"Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquél que cree en mí no permanezca en tinieblas" (Juan 12:46)
"...porque el Evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquél que cree..." (Romanos 1:16)

"Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá." (Romanos 1:17)

"Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión.." (Romanos 3:30)

"Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.." (Romanos 5:1)

"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe..." (Efesios 2:8)

"..el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo.." (Gálatas 2:16)

"El justo por la fe vivirá" (Gálatas 3:11)

"Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo, pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús." (Gálatas 3:25-26)

".. y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.." (2 Timoteo 3:15)

"Todo aquél que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios" (1° Juan 5:1)
"¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?" (1° Juan 5:5)

etc.

Las Escrituras afirman que la Salvación se recibe por gracia, por medio de la fe (o sea ...CREER)

Ahora bien, normalmente para creer, primero hay que conocer. No creerías en mí, si primero no me conocieras. Así que, en líneas generales, podemos decir que para creer, debemos CONOCER, CONFRONTAR, AVERIGUAR y DECIDIR. O sea, en pocas palabras, debemos tener capacidad para DISCERNIR si creemos o no creemos, si aceptamos o no aceptamos. Y aquí viene una serie de sencillas pero importantes preguntas:

¿ Puede un recién nacido cumplir el proceso de discernimiento espiritual ?
¿ Puede un recién nacido reconocerse pecador ?
¿ Puede un recién nacido discernir la necesidad de un Redentor ?
¿ Puede un recién nacido... creer ?


Resumiendo:

a. Somos hechos salvos por gracia, por medio de la Fe. (Ef 2:8)

b. Ninguna persona, por mejor voluntad que tenga, puede "hacer" cristiana a otra (Jn 1:13)

c. Solo el que discierne puede enfrentar el acto de creer o descreer.
b. El Bautismo, como señal física de un hecho espiritual, es para aquél que ha creído.
c. como un recién nacido no está en condiciones de discernir ni creer...
en consecuencia...

El Bautismo de un niño pequeño es espiritualmente ineficaz



¿ En qué fundamenta la Iglesia Católica la práctica del bautismo de niños recién nacidos?

Dice el Catecismo:

"La práctica de bautizar a los niños pequeños es una tradición inmemorial de la Iglesia. Está atestiguada explícitamente desde el siglo II. Sin embargo es muy posible que, desde el comienzo de la predicación apostólica, cuando "casas" enteras recibieron el Bautismo (Cf. Hch 16, 15.33; 18,8; 1Co 1,16), se haya bautizado también a los niños (Cf. CDF, instr. "Pastoralis actio": AAS 72[1980] 1137-1156)." (CIC 1252)

a. "una tradición inmemorial de la Iglesia"
    La misma Iglesia afirma y reconoce que la "práctica" no es bíblica, sino que es una tradición.

b. "Está atestiguada explícitamente desde el siglo II"
    Es curioso como no figura un solo bautismo de niños en el Nuevo Testamento

c. "...es muy posible que...cuando "casas" enteras recibieron el Bautismo..."
    La misma Iglesia reconoce que esta doctrina la basa en TRADICIONES Y SUPOSICIONES.

d. "(Cf. Hch 16, 15.33; 18,8; 1Co 1,16)"
    Aquí vemos, una vez mas, el artilugio de "respaldar" el texto del Catecismo con versículos
    bíblicos para darle "aire de veracidad" a la afirmación.

Dice Hechos 16:15:
"Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos."
¿En que nos podemos basar para afirmar que en la familia de la bautizada había niños pequeños?
¿Puede algo ser considerado "doctrina" simplemente porque NO SE NIEGA? La Biblia no niega muchas cosas, por ejemplo no niega que existan "perro verdes". ¿Podemos decir, entonces, que es una "verdad bíblica" que existen perro verdes...?
¿Puede utilizarse Hechos 16:15 para fundamentar la doctrina católica del bautismo de niños?
Ciertamente que no.

Dice Hechos 16:33:
"Y él [el carcelero], tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos"
¿En que nos podemos basar para afirmar que "todos los suyos" incluía niños?
Aunque existe una explicación mas contundente que demuestra que este versículo NO INCLUYE a los supuestos bebés que supuestamente vivían con "los suyos".

Veamos que decía el texto bíblico precedente:
"Él [el carcelero] entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos le dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. Y le hablaron la Palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa." (Hechos 16:29-32)

O sea que, "todos los suyos" que posteriormente fueron bautizados, previamente habían recibido la Palabra del Señor y habían creído... ¿acaso hay que suponer que los  bebés de la casa también habían escuchado el evangelio y habían creído? ¿o fueron bautizados SOLO los que habiendo escuchado, creyeron en Jesucristo como su Redentor?
¿Puede utilizarse Hechos 16:33 para fundamentar la doctrina católica del bautismo de niños?
Ciertamente que no.

Dice Hechos 18:8:
"Y Crispo, el principal de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su casa, y muchos de los corintios, oyendo, creían y eran bautizados."
¿En que nos podemos basar para afirmar que "toda la casa de Crispo" incluía niños pequeños?
Aunque existe una explicación mas contundente que demuestra que este versículo NO INCLUYE a los supuestos bebés que supuestamente vivían "en toda su casa". Y curiosamente notamos que no hace falta hacer referencia a otro versículo, ya que este es lo suficientemente explícito para demostrar que fueron bautizados todos los de su casa QUE CREYERON... ¿Cómo hicieron los bebés de la casa de Crispo para creer lo que se les explicó?
¿Puede utilizarse Hechos 18:8 para fundamentar la doctrina católica del bautismo de niños?
Ciertamente que no.

Dice 1° Corintios 1:16:
"También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro"
¿En que nos podemos basar para afirmar que "la familia de Estéfanas" incluía niños?
¿Puede utilizarse 1° Corintios 1:16 para fundamentar la doctrina del bautismo de niños?
Ciertamente que no.


Resumiendo:

¿ Son válidos los fundamentos que utiliza la Iglesia Católica Romana para darle autenticidad doctrinal al bautismo de niños recién nacidos ?
 
QUEDÓ DEMOSTRADO QUE NO  



¿ Puede un niño SER HECHO hijo de Dios ?


Dice el Catecismo Católico:

"...Por tanto, la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administran el Bautismo poco después de su nacimiento." (CIC 1250)

Sería bíblico decirlo de la siguiente manera: "...por lo tanto, la iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimables de ser hijo de Dios si no le predican el Evangelio de Jesucristo desde temprana edad, como dijo Pablo a Timoteo: ...y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para Salvación por la fe que es en Cristo Jesús... (2° Timoteo 3:15) "

Creo que, gracias a este texto del Catecismo (N° 1250) no queda ninguna duda de que la Iglesia Católica se arroga la autoridad de administrar autoritariamente la gracia de Dios, a través del Bautismo en agua, sin necesidad de que el bautizado "participe" del acto, y mucho menos, ejerza su fe. ¿Es esto bíblico? ¿Qué dicen las Sagradas Escrituras acerca de la manera en que somos hechos hijos de Dios? ¿Puede alguien HACERNOS Hijos de Dios?...

"A todos los que creen en su nombre les dio potestad de ser hechos hijos de Dios"
(Juan 1:12)

Evidentemente el Plan de Dios es muy distinto a lo que afirma la Iglesia Católica. Si bien es cierto que el papel de la iglesia de Cristo (hermandad de creyentes discípulos) es importante para instruir en el conocimiento que salva, gracias a la predicación del Evangelio, nos convertimos en Hijos de Dios NO gracias a la predicación de la iglesia, menos por participar ignorantemente en un rito, sino gracias a nuestra fe en Jesucristo a causa del conocimiento que infundió en nosotros la iglesia (cuerpo de Cristo). La diferencia es sustancial.



¿ Necesita un niño del bautismo ?


Dice el Catecismo Católico:

"Puesto que nacen con una naturaleza humana caída y manchada por el pecado original, los niños necesitan también el nuevo nacimiento en el Bautismo, para ser librados del poder de las tinieblas y ser trasladados al dominio de la libertad de los hijos de Dios (Cf. Col 1, 12-14), a la que todos los hombres están llamados." (CIC 1250)

Una vez más utilizan una referencia a un versículo de las Sagradas Escrituras para "validar" la falsa doctrina. Yo me pregunto ¿cuántos verdaderos fieles católicos buscarán este versículo y leerán al menos el capítulo entero para verificar la concordancia de conceptos?

Dice Colosenses 1:12-14:
"...con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz; el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas y trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados."
¿Donde existe una mínima referencia a niños en este versículo?

Es mas, leyendo un poco antes, vemos que el Apóstol Pablo, claramente NO INCLUYE A NIÑOS PEQUEÑOS, sino que le está hablando a "...los hermanos y fieles en Cristo que están en Colosas" (Col 1:2), "de los cuales oyó de su fe en Cristo Jesús" (Col 1:4), "los cuales ya han oído la Palabra del Evangelio" (Col 1:5), "y que oyeron y aprendieron la gracia de Dios en verdad" (Col 1:6)


¿Puede utilizarse Colosenses 1:12 para fundamentar la necesidad de bautizar a niños pequeños?
Ciertamente que no.


Veamos...
¿ Porqué no es bíblico ni necesario el bautizar niños pequeños?
¿ Porqué no existe un solo caso documentado en las Sagradas Escrituras de bautismo de niños ?

Un niño no necesita ser salvo porque un niño YA ES SALVO.
Un niño no necesita entrada al cielo porque YA LA TIENE.

"Entonces le fueron presentados unos niños, para que pusiese las manos sobre ellos, y orase; y los discípulos les reprendieron. Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos." (Mateo 19:13-14)

"Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban. Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios. De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía." (Marcos 10:13-16) 

"Traían a él los niños para que los tocase; lo cual viendo los discípulos, les reprendieron. 
18:16 Mas Jesús, llamándolos, dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios." (Lucas 18:15-16) 

"Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos."
(Mateo 18:2-3)

Según las propias palabras de Jesús, el Reino de Dios es de los que son como niños, lo cual obviamente los incluye. No necesitan que NADIE les permita el acceso. Esto acontece porque los niños son ignorantes del pecado de la humanidad, de la enemistad del hombre con Dios Padre a causa del pecado. Ellos aún no disciernen, no conocen la diferencia entre el bien y el mal, para verse manchados por el pecado y necesitados de un Redentor.  

Un Sacerdote Católico, apologista y exegeta, una ves me dijo "Daniel, si los católicos quieren que Dios habite en sus niños, yo te pediría que los dejes. Mal no creo que les haga..." Mi respuesta fue: "Pero, desde luego. Lo que los católicos no se enteraron, es que Dios ya habita en los niños, según dice Su Palabra (no pasa por que los católicos lo quieran). Dios ya lo quiso...". Además... Jesús dijo: -"Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis...", Jesús NO DIJO: -"...Tráiganme los niños...". La diferencia entre ambas frases es tan sutil como profunda. Podemos decir que el sentido de las palabras de Cristo fue este: -"...Dejen que los niños conozcan mi doctrina, mis enseñanzas, mis mandamientos, mis promesas, mis verdades.. porque sino ¿ cómo podrán creer en mí, mañana ?".

Remedio necesita un enfermo, educación necesita un ignorante, Salvación necesita un perdido que va al infierno; entonces si los niños heredarán el Cielo, no necesitan algo que ya tienen, MIENTRAS SEAN NIÑOS. Claro y sencillo. ¿Tendrá esto alguna correlación con el hecho de que en la Biblia no existe un solo caso de Bautismo de niños ?

El Catecismo nos sigue sorprendiendo:

"En cuanto a los niños muertos sin Bautismo, la Iglesia sólo puede confiarlos a la misericordia divina, como hace en el rito de las exequias por ellos. En efecto, la gran misericordia de Dios, que quiere que todos los hombres se salven (cf 1 Tm 2,4) y la ternura de Jesús con los niños, que le hizo decir: "Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis" (Mc 10,14), nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin Bautismo. Por esto es más apremiante aún la llamada de la Iglesia a no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del santo bautismo" (CIC 1261)

Lo cierto es que, erradicada la creencia del Limbo (a fines de 2005) [2], ahora la teología católica romana, habiendo descubierto Marcos 10:14, "confía en que un niño muerto sin Bautismo va directamente al Cielo". Enhorabuena! Entonces la pregunta obligada es: ¿para qué necesita la Iglesia "regenerarlo como hijo de Dios" por medio del rito bautismal (CIC 1213), si aún sin rito también va a Su presencia en el Cielo? Dicho de otra forma: ¿qué pecado necesita lavarse con el agua bautismal a un niño recién nacido... qué regeneración necesita ser obrada a través del rito bautismal en un niño recién nacido... si a pesar de no realizarlo este niño, como reconoce la misma Iglesia, igual iría a la presencia de Dios? ¿Podría un impío acudir a la Presencia divina? Si la respuesta es NO; entonces la misma Iglesia reconoce que el niño recién nacido no es un impío, y por ende no necesita de ningún rito bautismal regenerador al comienzo mismo de su vida...

En el final encontramos otra explicación forzada de la Escritura, insinuando que el llamado de Jesús a que dejen que los niños acudan a Él no sería a que LE CONOZCAN, conforme sucede, por ejemplo, en la instrucción y lectura de las Sagradas Escrituras (2 Timoteo 3:15), sino a que los niños vayan (no creo que por si solos) a las piras bautismales...


¿ Entonces, si no es bíblico, porqué la Iglesia Católica bautiza niños recién nacidos?

Todo ser viviente, incluido el ser humano, por supuesto, NACE, CRECE, SE REPRODUCE Y MUERE.

El principal objetivo de la Iglesia Católica, desde siempre, ha sido transmitir el alto grado de necesidad que tienen de ella los hombres para ganar las gracias necesarias que le permitirán vivir una eternidad celestial. "Fuera de la Iglesia Católica, única verdadera, no hay Salvación" 

Obviamente, para cimentar esta creencia, qué mejor que manifestarla en cada etapa de la vida de las personas. Además, teniendo especial cuidado en que quede BIEN CLARO, que NUNCA podrán estar seguros de que "ya lo consiguieron", argumento que servirá para que la dependencia sea "perpetua" (inclusive post-mortem, con el famoso "purgatorio")

Así que:
Para la MUERTE, tenemos la Unción de los enfermos o Extremaunción y posteriormente, las misas que libran almas del purgatorio.
Para la etapa REPRODUCTORA tenemos el Sacramento del Matrimonio.
Para el CRECIMIENTO tenemos los Sacramentos de la Comunión y la Confirmación.
En todo momento tenemos el Sacramento de la Eucaristía y la confesión de pecados al Sacerdote.

¿ Y para el NACIMIENTO ? ... El Sacramento del Bautismo 

El bautismo de niños, poco tiempo después de su nacimiento, es la circunstancia IDEAL para poner cuanto antes el "sello" de que la persona "pertenece" al Catolicismo Romano. Resultado: cuando el niño crece y puede discernir, él se siente católico, dice ser católico, porque durante sus 8, 10 ó 12 años le han hecho cumplir todos los pasos necesarios para serlo (la mayoría de las veces sin tener bien en claro lo que hacía), pasando por Bautismo (según le contaron y vio alguna foto), Catecismo, Misas, Comunión, Confirmación, confesión de pecados al Sacerdote, etc. etc., entonces, obviamente, ante la pregunta: "- ¿ Religión...?", dice:  "-soy Católico".

En esta etapa La Biblia no se acostumbra a leer. Toda instrucción escrita se recibe de la lectura (muchas veces de memoria) del Catecismo. Es razonable que (no yendo a los extremos) el niño medio, a esta altura, entienda muy poco del Plan de Dios y de Jesucristo. Sus maestros de catequesis habrán utilizado prácticamente todo el tiempo en enseñarle acerca de la liturgia de la misa, de la Santidad e Infalibilidad del Sumo Pontífice, de la necesidad de confesarse ante un sacerdote, de que la hostia debe "tomarse" en ayunas, en que hay que rezarle a la Virgen, Madre de Dios, etc. etc. De doctrina bíblica, poco y nada. El "nuevo católico", al cual LE DICEN que es Cristiano, no entiende casi nada, pero evalúa que al estar "respetando lo que le dicen que haga, diga y piense", Dios debe estar "contento con él". Además, leyendo el propio Catecismo, ve que "no entender mucho" no está mal, y que de seguro habrá ministros capacitados para que entiendan por él". "De a poco iré creciendo en la fe..." (piensa). El propio Catecismo lo tranquiliza...

"La fe que se requiere para el bautismo no es una fe perfecta y madura, sino un comienzo que está llamado a desarrollarse." (CIC 1253). "En todos los bautizados, niños o adultos, la fe debe crecer después del Bautismo..." (CIC 1254)


Si los niños no fueran "sellados" por el Catolicismo, en connivencia con sus padres, correrían el "riesgo" te toparse con una Biblia y comenzar a leer directamente de las Sagradas Escrituras, el Plan que Dios diseñó especialmente para sus vidas y el Nuevo Pacto que firmó con cada uno a través de la sangre preciosa de Su Hijo Jesucristo. Obviamente, a la Iglesia Católica esto no le conviene, en absoluto, ya que quedaría en evidencia que es vano el título que ostenta de "Administradora y Apoderada de las Potestades Divinas". Así que, el objetivo es bautizar, con el rito Católico Romano, a la mayor cantidad de bebés posibles. Y si no hay Ministros eclesiales capacitados... ¡ no importa !.. cualquiera puede bautizar. Sí, cualquiera, leyó bien...

"En caso de necesidad, cualquier persona, incluso no bautizada, si tienen la intención requerida, puede bautizar..." (CIC 1256)

Al recibir a Cristo en nuestro corazón somos Bautizados por el Espíritu Santo de Dios. Un no bautizado, por consiguiente, no recibió a Cristo como su Salvador. Por ende, no es cristiano. Sin embargo la Iglesia Católica autoriza a un NO CRISTIANO a (supuestamente) CONVERTIR EN CRISTIANO a otro. Increíble...

¿ Con qué derecho la Iglesia Romana autoriza a un inconverso a hablar "en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo", a un muerto espiritual a ministrar vida espiritual ? ¿ Este poder viene de Dios ? ¿ Dios está de acuerdo ? ¿ el "producto".. es Cristiano... o Católico ?

No obstante, esta Iglesia considera apremiante "...no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del santo Bautismo" (CIC 1261)

¿ Es bíblico el Bautismo de niños recién nacidos ?


"A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dioslos cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios."
(Juan 1:11-13) 

"¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?

 (Los dos cimientos - Lucas 6:46-49) 

 

Dios te bendiga

Daniel Sapia


Notas:

[1] Como bien aclara el título del artículo en su primer renglón, aquí se consideran doctrinas católicas, más allá de que la práctica pueda ser realizada de manera similar por alguna otra confesión cristiana. En este sentido, los argumentos bíblicos expuestos se aplican por extensión a cualquiera de sus practicantes.¿Por qué contra la Iglesia Católica?

[2] "Una Comisión Teológica Internacional abolirá esta semana el limbo y enviará a los niños sin bautizar al cielo"

http://www.elpais.es/articulo/elpporsoc/20051129elpepusoc_3/Tes

El temido limbo, localizado entre el cielo y el infierno según una tradición católica surgida en la Edad Media, va a ser enterrado definitivamente por la Iglesia esta misma semana. El problema es que, una vez abolido ese lugar sin gloria ni tormento, ¿a dónde se supone que van los niños muertos sin bautizar? Una Comisión Teológica Internacional, que reflexiona sobre este enigma desde ayer en el Vaticano, los quiere enviar directamente al paraíso gracias a "la infinta misericordia de Dios".

Decían los catecismos clásicos que el limbo de los niños o de los justos era un lugar del más allá al que iban a parar quienes morían sin uso de razón y sin haber sido bautizados. Los bebés muertos no han cometido pecados, por lo que su sitio no es el infierno, pero cargan con la culpa del pecado original, por lo que tampoco deberían subir al cielo. Así, su destino era hasta ahora una tercera clase de cavidad distinta del cielo y el infierno, donde pasarían la eternidad sin pena ni gloria. Allí, estas almas cándidas, además de estar privadas de la presencia de Dios, sufrían la ausencia de quienes habían tenido la fortuna de salvarse: padres, hermanos y demás familia.

El Concilio de Cártago, celebrado en el año 418 después de Cristo, le negó a los niños sin bautizo poder alcanzar la felicidad eterna. Para San Agustín (357-430) el "limbo para los niños" tenía que ser eterno porque el pecado original es eterno si no es borrado por el bautizo.

Esos principios, que nunca han sido doctrina de la Iglesia Católica sino una proposición teológica, se impusieron a lo largo de los siglos, pese a que Santo Tomás (1225-1227) admitió de que esos niños "son por naturaleza beatos". Después del Concilio Vaticano II (1962-1965), el concepto fue abandonado y cayó en el olvido, hasta el punto de que el Catecismo en vigor confía, sin elaborar demasiado el nuevo discurso, el destino de los no bautizados "a las manos de Dios". Pero el limbo nunca fue oficialmente abolido hasta la llegada de Juan Pablo II.

El anterior papa, que empezó por desmontar la visión tradicional del cielo, el infierno y el purgatorio -desde el verano de 1999 ya no son lugares físicos, arriba y debajo de la Tierra, sino estados de ánimo: la presencia de Dios es el cielo y su ausencia, el infierno-, ordenó en octubre de 2004 al cardenal Joseph Ratzinger hacer lo mismo con el lugar hasta ahora llamado limbo. Para ello, se creó una Comisión Teológica Internacional, liderada por el entonces todopoderoso prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (antigua Inquisión) y actual Benedicto XVI. Esta comisión está presidida desde abril por el arzobispo William Joseph Levada, que sustituyó en el cargo a Ratzinger

La hermana muerta de Juan Pablo II

Los trabajos de la Comisión arrancaron ayer y se centran en primer lugar en analizar "la suerte de los niños muertos sin bautismo en el contexto del diseño de salvación universal de Dios, de la unicidad de la mediación de Cristo y de la sacramentalidad de la Iglesia para la salvación". Esto quiere decir que los teólogos del Vaticano quieren salvar a los niños del limbo para conducirlos directamente al paraíso gracias a "la infinta misericordia de Dios". Pueden hacerlo porque esta creencia, conservada durante siglos, jamás fue transformado en dogma por la Iglesia. Al término del seminario, esta misma semana, será aprobado el documento que decretará la desaparición del limbo.

Cuentan que el asunto del limbo fue considerado del "máximo interés" por Juan Pablo II a causa de un duro golpe que recibió en su infancia. Cuando Karol Wojtyla tenía nueve años, su madre falleció al dar a luz a una niña que vino al mundo muerta. Desde entonces, al Papa polaco nunca dejó de preocuparle el destino del alma de su hermana muerta. Además de crear esta comisión, el anterior papa se anticipó a sus conclusiones, ya que el limbo no aparece en el nuevo Catecismo, publicado bajo su pontificado en 1992. Ahora, al invocar la misericordia de Dios para salvarlos, la Iglesia destierra por siempre ese extraño lugar y asegura un pedazo de paraíso a los numerosos niños no bautizados.

 

 

 ÍNDICE


Daniel Sapia - "Conoceréis la Verdad"

Apologética Cristiana - ® desde Junio 2000

www.conocereislaverdad.org

{
}
{
}

Deja tu comentario El Bautismo de niños ¿Es bíblico?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre