Avisar de contenido inadecuado

Camino a la tierra prometida.

{
}

 

Caminos (33 fotos) 21

 

Camino a la Tierra Prometida.» Escrito en Vida Cristiana por admin a las 22:28

Números 10:1–26

Introducción:
A todos nos gusta viajar. Al viajar hacia la “tierra prometida” podemos aprender grandes lecciones de Números 10.

I. Recibimos órdenes de Dios.
El pueblo de Dios emprendió su viaje desde el monte Sinaí. Dios dio instrucciones para hacer dos trompetas, una para cada hijo de Aarón. Sus distintos sonidos eran para diferentes acciones.    

Dios da órdenes para el andar y para el trabajo. Los sacerdotes tocaban sus trompetas para poner en marcha los campamentos (v. 2). Marchamos según Dios lo indica.    

Dios da órdenes para la batalla. Cuando… vayáis a la guerra… (v. 9). El Señor salvaba a su pueblo según respondían a sus instrucciones (Jos. 23:10; 2 Tim. 4:7).

II. Obedezcamos el llamado de Dios.
Nuestra vida se convierte en bendición según obedecemos la voz de Dios. Necesitamos tomar en serio las palabras “obedecer al Señor”. Cada parte de la vida de la iglesia debe marchar hacia adelante a la orden de Dios. Nadie debe quedarse atrás. Todos han de marchar al toque de la trompeta.    

Las tribus de Judá, Rubén, Efraín y Dan al igual que las demás tenían sus posiciones clave alrededor del tabernáculo. Gersón, Merari y Cohat, hijos de Leví, rodeaban el tabernáculo, estableciendo algo así como una “zona de seguridad” para que los israelitas no se acercaran demasiado al tabernáculo. Al ocupar “cada uno su lugar” la nación entera marchaba hacia adelante bajo la dirección de Dios.

III. Demos oportunidad a otros a unirse a nosotros en la marcha espiritual hacia el cielo.
Moisés invitó a Hobab, su cuñado. Invitamos a otros a unirse a nosotros porque Dios tiene un hogar espiritual para su pueblo (v. 29; Juan 14:1, 2).    

Invitamos a otros para que sirvan en la causa de Dios. Pueden servir de ojos (v. 31). Sus habilidades, conocimientos y talentos pueden ser santificados y puestos al servicio de Dios. Maestros, músicos, vendedores, carpinteros y muchos otros pueden trabajar en el Reino.    

Invitamos a otros repetidamente. Hobab dijo: No iré (v. 30). Pero Moisés no se dio por vencido. Leemos más adelante de Hobab en Israel (Jue. 1:16; 4:11). Sigamos invitando y evangelizando (2 Rey. 7:8–10).

IV. La marcha hacia el cielo es gran motivo de gratitud.
Al final de la primera y breve etapa del viaje desde el monte Sinaí, encontramos motivos de gozo y gratitud. Dios guiaba a su pueblo. El arca del Señor iba delante como inspiración e instrucción. La nube permanecía sobre ellos. Sus ojos veían la nube y sus oídos escuchaban los toques de las trompetas (Sal. 105:39). Notemos la oración de Moisés (vv. 35, 36). Jesús dijo que estaría con nosotros (Mat. 28:19, 20; Mat. 18:20).

Conclusión:
El Señor está con nosotros en nuestro camino y estará con nosotros cuando lleguemos a la tierra eterna.

{
}
{
}

Comentarios Camino a la tierra prometida.

;-* `que bonito huaauu
melody melody 10/11/2010 a las 02:45
muy bueno el mensaje hoy predique sobre numeros capitulo 10
luis da rosa luis da rosa 14/11/2010 a las 11:22

Deja tu comentario Camino a la tierra prometida.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre