Avisar de contenido inadecuado

comentario de Gálatas por Martín Lutero.

{
}

 

 

 

Biblia : Reservar con pluma y gafas  Foto de archivo

V.1.— PABLO, APÓSTOL

En una época como la nuestra en que prácticamente todo el orbe cristiano tiene conocimientos del griego,1 y en que todos poseen y usan las Anotaciones de esta luminaria teológica llamada Erasmo,2 no es necesario explicar el significado del vocablo griego «apóstol», excepto a los lectores no de Erasmo, sino míos. Apóstol, pues, significa lo mismo que «enviado»; y como nos informa San Jerónimo, es un término o concepto de los hebreos que en el idioma de ellos suena SILAS, esto es, un hombre al que se aplica el nombre «ENVIADO», del verbo “enviar”.3 Así se lee también en Juan cap. 9 (v. 7): «Ve y lávate en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado) «; e Isaías, conocedor de este significado oculto, dice en el cap. 7: «Este pueblo desechó las aguas de Siloé, que corren mansamente».4 Pero ya en Génesis 49 (v. 10) leemos: «Hasta que venga Siloh», lo que Jerónimo tradujo con: «El que debe ser enviado». Es al parecer a base de este texto que Pablo llama a Cristo «apóstol», es decir, un Silas, en su carta a los Hebreos (He. 3:1) . También Lucas en el Libro de los Hechos menciona a un Silas.5
Más importancia que esto tiene el hecho de que «apóstol» es un título modesto, pero -cosa que es de
admirar- a la vez también elevado y venerable, un nombre que expresa notable humildad aparejada con
grandeza. La humildad radica en que el apóstol es un enviado, con lo que se pone de manifiesto que está en relación de dependencia, servidumbre y obediencia, y se excluye además que alguien se deje seducir por este nombre como por un título honorífico, para depositar en él su confianza y gloriarse en él. Antes bien, el apóstol, por el mismo nombre de su oficio como «enviado», debe sentirse dirigido inmediatamente hacia el que lo envía y de quien procede la majestad y prominencia del enviado y siervo que hacen que éste sea recibido con reverencia. ¡Cuán distinta es la situación en nuestros días en que los nombres de «apostolado», «episcopado» y otros llegaron a significar paulatinamente no un servicio sino una dignidad y autoridad! A tales personas Cristo les da en Juan 10 (v. 8) el nombre opuesto: en vez de «enviados» los llama «hombres
que vinieron», en otras palabras, más claras aún, «ladrones y salteadores», por cuanto en lugar de traer la
palabra del que los envía con el encargo de apacentar con ella a las ovejas, no buscan sino su propio
beneficio en aras del cual sacrifican a las ovejas. «Todos los que vinieron», dice Cristo, esto es, todos los
que no fueron enviados, «son ladrones y salteadores». Lo mismo expresa el apóstol en Romanos 10 (v. 15):
«¿Cómo predicarán si no fueron enviados?» ¡Oh, que también en el siglo nuestro los pastores y dirigentes
del pueblo cristiano tomaran bien a pechos estas enseñanzas! En efecto: ¿quién puede predicar a menos que
sea un apóstol (un enviado)? ¿Quién empero es un apóstol sino el que trae la palabra de Dios? Y ¿quién
puede traer la palabra de Dios sino aquel que ha prestado oídos a Dios? Pero al que se viene con enseñanzas
de su propia cosecha, o extraídas de leyes y decretos humanos, o basadas en la sabiduría de los filósofos
¿puede llamarse a éste un apóstol? De ninguna manera, sino que es un hombre que viene por cuenta propia,
un ladrón, un salteador, un destructor y asesino de las almas. En Siloé se lava el ciego y recobra la vista (Jn.
9:7); las aguas de Siloé son saludables no las aguas impetuosas y orgullosas del rey de Asiria (Is. 8: 7) . «Él
(es decir, Dios) envió su palabra, y así los sanó» (Sal. 107:20) . En cambio, viene el Hombre con su propia
palabra y hace que el flujo de sangre se agrave.6 Esto significa, para decirlo con toda claridad: cada vez que
se predica la palabra de Dios, ésta produce conciencias alegres, abiertas, tranquilas frente a Dios, porque es
la palabra buena y dulce de la gracia y de la remisión; en cambio, cada vez que se predica la palabra de un
hombre, ésta produce una conciencia triste, cerrada y temerosa frente a sí misma, porque es la palabra de la
ley, de la ira y del pecado, que muestra al hombre todo lo que dejó sin hacer y toda la enormidad de la deuda
que contrajo.
Por esto, desde sus mismos comienzos la Iglesia jamás se halló en una situación tan desafortunada
como ahora, y esta situación empeora día a día. Pues se la tortura con un cúmulo de decretos, leyes, estatutos y un sin fin de tormentos, y se la arruina de una manera mucho más atroz de lo que lo hicieron los
verdugos en tiempos de los mártires. Pero esta destrucción de las almas afecta a los pontífices tan poco, y
tan poco se afligen por el quebrantamiento de José (Am. 6:6), que incluso agregan al dolor de las heridas
nuevos dolores, como si con ello rindieran un servicio a Dios.7
V. 1 - 2: No de parte de hombres ni por medio de un hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que
lo resucitó de los muertos, y todos los hermanos que están conmigo.
Ya al comenzar su carta, Pablo lanza una estocada indirecta a los falsos apóstoles de los Gálatas: los
sindica como hombres que no fueron enviados por Jesucristo sino por sí mismos o por otros apóstoles cuya
enseñanza, sin embargo, estaban falsificando.
Éste es un punto que se debe tener muy en cuenta: Cristo no quiso que se hiciera apóstol a nadie por
iniciativa o voluntad de los hombres, sino que el llamado al apostolado debía partir de él, Cristo, exclusivamente. De ahí que los apóstoles no se atrevieran a elegir a Matías, sino que imploraran su designación desde el cielo (Hch. 1:23 y sigtes.). También a Pablo mismo, Cristo lo llamó desde lo alto y lo hizo apóstol (Hch. 9:3 y sigtes.). Pero en particular lo hizo mediante la voz del Espíritu Santo, Hechos 13 (v. 2) :«Apartadme» -dice- «a Pablo y a Bernabé para la obra a que los he llamado». Y así, Pablo mismo se gloria
en Romanos 1 (v. 1) de «haber sido apartado para predicar el evangelio de Dios». Pues mientras los demás
apóstoles fueron enviados a los judíos (lat. `a la circuncisión’), Pablo y Bernabé fueron apartados para
servir entre los incircuncisos y gentiles (Gá. 2: 7, 9) .
Nótese además: Pablo asigna al nombre «apóstol» un carácter tal de oficio y dignidad que lo usa a
modo de participio8 , diciendo: «Apóstol no de parte de hombres», lo que equivale a «enviado no de parte
de hombres», a no ser que la locución aquí empleada tenga sabor a hebraísmo, como el pasaje del Salmo 4
(Sal. 45:8) : «Mirra, áloe y casia de tus vestidos, desde palacios de marfil.9 Todo esto tiene por objeto
hacerte ver cuánto cuidado puso Cristo en instituir su iglesia y en protegerla contra cualquiera que se
arrogue arbitrariamente el derecho de enseñar; pues este derecho lo tiene sólo el que fue enviado por Cristo
mismo o por los que Él envió.10 Pues así como el primero y más grande beneficio para la Iglesia es la
palabra de Dios, así por otra parte no hay perjuicio alguno que resulte más funesto para la Iglesia que la
palabra del hombre y las disposiciones humanas producto de la tradición. «Dios sólo es veraz, y todo
hombre mentiroso» (Ro. 3:4). Resulta, pues, que con la misma solicitud con que David proveyó en su
tiempo todo lo necesario para construir el templo y se lo dejó a Salomón para que éste concretara la obra,
así Cristo dejó el evangelio y los demás escritos sagrados para que con ellos y no por decretos humanos se
edificara la Iglesia. Cuán lamentablemente se descuidó e incluso se invirtió esto durante los últimos trescientos años, lo evidencia claramente el estado actual de la Iglesia en todos sus aspectos.
San Jerónimo11 infiere de este pasaje la existencia de cuatro clases de apóstoles: la primera clase
son los que han sido llamados no de parte de hombres ni por medio de un hombre sino por Jesucristo y por
Dios el Padre, como los profetas de antaño y, todos los apóstoles. La segunda clase son los que también
recibieron su llamado de Dios, pero no en forma directa, sino por medio de un hombre, como los discípulos
de los apóstoles y todos los que hasta el fin del mundo son sucesores legítimos de los apóstoles, vale decir,
los obispos y sacerdotes;12 y esta clase no puede existir sin la primera, a la que se remonta su origen. La
tercera clase comprende a los que han sido llamados por un hombre u hombres, no por Dios, como es el
caso cuando alguien obtiene su cargo por la protección o los manejos de otros, y estos casos los vemos a
diario, ya que los más de los sacerdotes no lo son por voluntad divina, sino porque han comprado el favor
popular. Esto son palabras de Jerónimo. Si este mal ya comenzaba a extenderse en tiempos de Jerónimo,
,qué hay de extraño si hoy reina en todas partes? Pues en esta clase hemos de incluir a todos aquellos que
antes de ser llamados, se ofrecen a sí mismos para el cargo de obispos y sacerdotes, impulsados por la más
baja avidez de llenarse el estómago y escalar posiciones. El provecho que la Iglesia saca de esa gente lo
tenemos a la vista. La cuarta clase se compone de los que no han sido llamados ni por Dios ni por parte de
hombres ni por medio de un hombre sino por sí mismos; son estos falsos profetas y falsos apóstoles de
quienes habla San Pablo como de «falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles
de Cristo» (2 Co. 11:13) y a quienes se refiere el Señor en Juan 10 (v. 8) diciendo: «Todos los que vinieron,
fueron ladrones y salteadores». Jeremías escribe al respecto, cap. 23 (v. 21) : «Yo no envié a aquellos
profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, sin embargo profetizaban». De este mal hay que cuidarse
muchísimo. Es por esto que Cristo no permitió a los demonios que hablaran (Mr. 1:34), aun cuando era
correcto lo que estaban por decir; porque de esta manera, bajo e1 manto de la verdad podría haberse
infiltrado una mortífera mentira. Pues el que habla de suyo, no puede hablar sino mentira, como dice Cristo
en Juan 8 (v. 44). Así, pues, para que los apóstoles no hablaran de suyo, les dio su Espíritu, respecto del cual
afirma: «No sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros», y «yo os
daré palabra y sabiduría» etc. (Mt. 10:20; Lc. 21:15).
En este contexto no puedo pasar por alto (aunque se trata (le una cosa de poca monta) una queja
levantada por muchas personas, especialmente monjes y sacerdotes, una queja tonta por cierto, pero que no
obstante constituye una tentación bastante fuerte. Se quejan, en efecto, de poseer un talento que Dios les
confirió, y que por tal motivo se ven en la obligación de enseñar, impelidos por el ineludible precepto del
Evangelio. Y así se formó en su conciencia la asombrosamente insensata idea de que si no enseñan, están
escondiendo el dinero de su señor (Mt. 25:18) y se hacen culpables de la condenación. Esto es obra del
diablo, que así trata de hacerlos vacilar en la vocación a la cual fueron llamados.13 ¡Oh buen hermano mío!
con una sola palabra Cristo te libra de esta queja. Fíjate en lo que te dice en el Evangelio: «El hombre llamó
a sus siervos y les entregó sus bienes» (Mt. 25:14) . «Llamó», dice. A ti, ¿quién te llamó? Espera al que te
llama, y entre tanto no te inquietes. Es más: aunque superases en sabiduría al mismo Salomón y a Daniel,
debes huir más que al infierno el emitir una palabra si no tienes un llamado para ello. Si el Señor te necesita,
ya te llamará. Si no te llama, tu sabiduría tampoco te hará reventar. Y además, tu gran saber ni siquiera
existe en realidad, sino sólo en tu imaginación; y tonto como eres, sueñas con los frutos que con él podrías
obtener. Nadie obtiene frutos con su palabra a menos que sea llamado a enseñar, sin su voluntad. Pues «uno
es nuestro Maestro, Jesucristo» (Mt. 23:8). Él sólo enseña y obtiene frutos, y lo hace por medio de sus
siervos por Él llamados. Mas el que enseña sin tener un llamado, inevitablemente causará daño a sí mismo
y a sus oyentes; porque Cristo no está con él.
Por consiguiente: cuando el apóstol dice que él no fue enviado de parte de hombres, se coloca en
contraposición a los apóstoles falsos; y al decir que no fue enviado por medio de un hombre, se coloca en
contraposición también a los fieles que habían sido enviados por los apóstoles, de modo que con este
exordio se contrapone a tres clases de apóstoles.14 Tenemos además el testimonio de Jerónimo de que
algunos judíos creyentes en Cristo penetraron en Galacia y enseñaron allí que también Pedro, Jacobo y
Juan observaban la ley. A esto nos referiremos en otra oportunidad con más detalles.
Sin embargo, insertar en este punto una alusión a la «resurrección de los muertos» podría parecer
superfluo. Pero es una amada costumbre del apóstol recordar la resurrección de Cristo, en especial cuando
se dirige contra los que confían en su propia justicia. De ahí que la mencione también y aún más ampliamente, en la salutación con que comienza la carta a los Romanos, porque también allí sostiene una enérgica polémica contra los que creen que por sus buenas obras serán tenidos por justos delante de Dios. En efecto: los que así opinan, consecuentemente tendrán que negar y hasta ridiculizar la resurrección de Cristo; pues en Romanos 4 (v. 25) se lee que «Cristo fue muerto por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación ». Por esto, el que presume de poder ser justo por otro medio que no sea la fe en Cristo, rechaza a Cristo y declara superflua su pasión y resurrección. En cambio, el que cree en el Cristo que murió por los pecados, muere al mismo tiempo también personalmente al pecado con Cristo; y el que cree en el Cristo que resucitó y vive, por esta fe resucita y vive también personalmente en Cristo, y Cristo vive en él (Gá. 2:20). Por esto, en la resurrección de Cristo radica nuestra justicia y nuestra vida, no sólo por el ejemplo que constituye, sino también por la virtud que posee. Sin la resurrección de Cristo nadie resucita, por numerosas que hayan sido sus buenas obras; y viceversa, por medio de la resurrección de Cristo cualquiera resucita, por numerosas que hayan sido sus obras malas, como lo detalla más ampliamente la carta a los Romanos (Ro. cap. 6). Tal vez, la resurrección suele rememorarse en la salutación también por el hecho de que mediante la resurrección de Cristo fue dado el Espíritu Santo. Como es sabido, por el Espíritu fueron repartidos los dones
del apostolado y otros, 1 Corintios 12 ( v. 4-11) . De esta manera, Pablo dejaría sentado claramente que él
es apóstol por voluntad divina, mediante el Espíritu cuya presencia en los creyentes es operada por la
resurrección de Jesucristo.
«Y todos los hermanos que están conmigo». «Todos los hermanos» dice Pablo, con lo que nuevamente
parece distanciarse de los apóstoles falsos, los cuales, según referencias de Jerónimo, afirmaban que
también Pablo predicaba en otras partes una doctrina distinta de la que había llevado a los Gálatas.15
Además, esta alusión a los hermanos se hizo por cuanto la opinión unánime de muchos acerca de un mismo
asunto es lo que más puede ayudar a corregir a los que se desviaron de la verdad.
V. 2b: A las iglesias en Galacia.
En otras cartas, Pablo se dirige a la iglesia de una sola ciudad; en ésta en cambio escribe a las iglesias de muchas ciudades; se puede decir, a las de una provincia entera. Aquí merece especial atención la fina
observación de San Jerónimo16 de que los acusados por el apóstol de haberse corrompido por enseñanzas
erróneas, son llamados no obstante «iglesias». De todo esto hemos de aprender, dice Jerónimo, que el
término «iglesia» puede usarse en dos sentidos: para la iglesia «que no tiene mancha ni arruga y que es en
verdad el cuerpo de Cristo» (Ef. 5: 27; 1 Co. 12:27), y también para la iglesia que está siendo congregada
en el nombre de Cristo sin que sus virtudes ya sean completas y perfectas. Análogamente, también la
palabra «sabios» se toma en doble sentido: se aplica a los que poseen la virtud de la sabiduría en una
medida plena y perfecta, y también a los principiantes que progresan en el camino del saber. Respecto de
los perfectos se dice: «Os enviaré sabios»; respecto de los que se inician: «Corrige al sabio, y te amará»
(Mt. 23:34; Pr. 9: 8) . En este sentido deben entenderse también las demás virtudes; quiere decir: «valiente
y prudente, casto, justo, templado» se toman a veces en sentido cabal, otras veces en sentido más bien
limitado. Pero ante todo debe aplicarse este entendimiento a lo que llamamos «perfección». Pues ningún
hombre, ni siquiera un apóstol, alcanza en esta vida una perfección tal que no sea preciso que se perfeccione
aún más. Es como dice el Sabio: «Cuando el hombre haya llegado a la perfección, entonces comience
».17 Así, pues, se puede llamar «perfecto» a unos en comparación con otros; por lo demás, también estos
perfectos comienzan todos los días de nuevo y están en vías de progresar.
Por esto es más acertada la explicación de San Agustín18 quien ubica la «iglesia sin mancha ni
arruga» en la vida venidera donde ya no tendrá que rogar: «Perdónanos nuestras deudas». Y no obstante,
tienen mucha razón Jerónimo y Orígenes19 al afirmar que este pasaje de la carta apostólica presta excelentes
servicios en la lucha contra los herejes. Pues éstos se muestran muy dispuestos a apodar «Babilonia» a
una iglesia que en su medio tiene también algunos elementos malos, para luego arrogarse a sí mismos el
nombre de «iglesia» como si ellos fuesen los verdaderos santos. Es cierto: si en alguna iglesia hay personas
malas, es preciso iniciar sin dilación los pasos pertinentes; conforme al ejemplo dado aquí por Pablo, hay
que elevar la voz de advertencia, exhortar, rogar, orar, intimidar, en fin, intentar todo lo posible para convertir
a los malos en buenos. Pero lo que no hay que hacer es separarse y causar cismas so pretexto de ese
sacrílego «temor de Dios» como gustan llamarlo, y con ese ardor de la conciencia que nada tiene que ver
con piedad. Pues ¿qué clase de amor es aquel que insiste en no soportar a los malos ni ayudarles? No es ni
más ni menos que una violenta ira que de manera totalmente impropia se viste con el nombre de amor.
¿Qué pueden responder a esto? El apóstol se dirige no a un grupo que adolecía de graves defectos morales
(que son lo único que escandaliza a los orgullosos dechados de virtud y los induce a tener a uno por hereje)
sino a gente que se había desviado de la fe y había echado a perder toda la sustancia a base de la cual se les
podría haber aplicado el nombre de iglesia -¡y no obstante, a éstos el apóstol los llama «iglesias»!
V. 3: Gracia sea a vosotros y paz de Dios al Padre y de nuestro Señor Jesucristo.
El apóstol hace una distinción entre esta gracia y paz y aquella otra que el mundo, o también un
hombre, pueden darse a sí mismos. Pues la gracia de Dios Padre y de nuestro Señor Jesucristo quita de en
medio los pecados, puesto que es una gracia espiritual y oculta. Asimismo, la paz de Dios confiere al
corazón humano serenidad, calma y alegría ante Dios en lo oculto, y, como se dice en otra parte: La gracia
hace desaparecer la culpa, la paz hace desaparecer el castigo, de modo que «la justicia y la paz se besan y se encuentran» (Sal. 85:10). Mas cuando esto ocurre, pronto se pierde la gracia y la paz de los hombres, del
mundo y la carne, es decir, la gracia y paz personal y del diablo, y en cambio se suscita la ira y la turbulenta
indignación de todos. Pues el que goza de la gracia de Dios, hace lo que es del agrado de Dios, y por esto no
tarda en desagradar al diablo, al mundo y a su propia carne. Mientras para Dios es un justo, para la carne y
el mundo es un pecador, y así estalla la guerra -guerra por fuera, paz por dentro-. Por dentro, digo, no en una
forma que pueda ser percibida y experimentada en su dulzura por los sentidos, al menos no siempre, sino
invisiblemente y por medio de la fe; porque la paz de Dios sobrepasa todo entendimiento (Fil. 4:7), quiere
decir, sólo está al alcance de la fe.
Lo mismo vale para el caso contrario: el que goza de la gracia del mundo y de la suya propia, el
pagado de sí mismo, no tarda en pecar contra Dios e incurrir en su ira. «Cualquiera, pues», dice Santiago,
«que quiere ser amigo del mundo, se constituye en enemigo de Dios» (Stg. 4: 4) . Consecuentemente,
también en este caso estalla de inmediato la guerra -guerra por dentro con Dios, paz por fuera con el
mundo- porque «no hay paz, dice el Señor, para los impíos» ( Is. 57:21) , y por otra parte, el autor del Salmo
73 (v. 3) «ve la paz de los impíos», y según el Salmo,20 «el pecador prospera en sus caminos»,21 así que
también esta guerra es una guerra oculta y es librada sin que la perciban los sentidos, por lo menos a veces.
Por lo tanto, estos cuatro pares guardan entre sí un equilibrio como pesas iguales en los dos platillos de una
balanza: la gracia de Dios y la indignación del mundo; la paz de Dios y la falta de paz de parte del mundo;
la gracia del mundo y la indignación de Dios; la paz del mundo y la falta de paz ante Dios. Así dice Cristo
en Juan 16 (v. 33): «En el mundo tendréis aflicción, en mí en cambio tendréis paz; pero confiad: yo he
vencido al mundo»; y Pablo afirma en otro pasaje de la presente carta: «Si todavía agradara a los hombres,
no sería siervo de Cristo» es decir, no le agradaría. Así es que en su salutación, Pablo ya destacó, en
resumen, su enseñanza fundamental, a saber: nadie puede ser justo sino por la gracia de Dios; por las
propias obras no lo puede ser de ninguna manera. La turbación de la conciencia puede ser apaciguada
únicamente por la paz de Dios, no por obra alguna a la cual se le atribuya el carácter de virtud o satisfacción.
¿Por qué empero el apóstol no se conformó con decir «de Dios nuestro Padre» sino que añade «y de
nuestro Señor Jesucristo»? Lo hace para diferenciar entre el reino de la gracia y el reino de la gloria. E1
reino de la gracia es el reino de la fe en el cual Cristo gobierna como hombre, «puesto por Dios Padre sobre
todas las cosas» conforme al Salmo 8 (v. 6). En este reino, él recibe de Dios «dones para los hombres»
como lo expresa el Salmo 68 (v. 18), lo que continuará así hasta el juicio postrero. Pues entonces, como
enseña el apóstol en 1 Corintios 15 (v. 24), «entregará el reino al Dios y Padre, y será Dios que todo lo llena en todo (Ef. 1:23) cuando haya suprimido todo dominio y toda potencia». Esto será, pues, el reino de la gloria en el cual Dios mismo reinará personalmente, y ya no lo hará como el Humanado (lat. per humanitatem) para despertar en los hombres la fe. No que se trate de dos reinos diferentes el uno del otro; lo diferente sólo es la forma de reinar: ahora «por fe, oscuramente», por medio de la «humanidad» de Cristo; entonces «por vista», y en la revelación de la naturaleza divina.22 Es por esto que los apóstoles suelen llamar «Señor» a Cristo y «Dios» al Padre, si bien ambos son uno y el mismo Dios; lo hacen empero, como ya dije, a causa de la diferencia en este reino en que estamos integrados nosotros, hombres que somos hechos limpios en la fe, y que seremos salvos en el ver plenamente.
V. 4, 5: EL cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme
a la voluntad de nuestro Dios y Padre, al cual sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
Cada una de estas palabras tiene una peculiar intensidad y también su propio énfasis; pues con ellas
el apóstol afirma de una manera muy general que la ley y el albedrío humano no son de valor alguno si no
se cree en el Cristo que fue entregado por nuestros pecados.
«El cual se dio», dice, indicando así que se trata de un don gratuito dado a quienes no lo merecían;
no dice «devolvió», como si se tratara de una recompensa para gente que tiene un derecho a ella. Algo
análogo se lee también en Romanos 5 (v. 10): «Siendo aún enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la
muerte de su Hijo». Mas lo que «dio» no fue oro ni plata, pero tampoco un hombre ni todos los ángeles; no:
se dio «a sí mismo», lo más grande que hay y lo más grande que posee. Y un precio de tan inestimable valor
lo dio, digo, por nuestros pecados, algo tan despreciado y digno del más profundo odio. ¡Oh, cómo se
acerca Cristo a nosotros con su gracia, y cuánto nos ama! ¡Y qué palabras más sublimes y adecuadas
escogió Pablo para ensalzar la misericordia de Dios Padre, y para mostrárnosla en toda su dulzura!
¿Dónde están ahora los que tan altaneramente alardean con el libre albedrío? ¿Dónde queda la
erudición de la filosofía moral,23 y qué valor y eficacia tienen las leyes, tanto las espirituales (sacrarum)
como las civiles (profanarum)? Si nuestros pecados son tan enormes que sólo pudieron ser liquidados
mediante la entrega de un precio tan alto, ¿qué podemos lograr nosotros mientras intentemos hacernos
justos a nosotros mismos mediante nuestra voluntad, con leyes y enseñanzas? Lo único que logramos es
encubrir nuestros pecados bajo la engañosa apariencia de justicia y virtud y convertirnos en hipócritas
incurables. ¿De qué sirve la virtud si los pecados persisten? Por lo tanto tenemos que apartar nuestra
esperanza de todo esto; y donde no se enseña a Cristo, tenemos que ver en toda virtud no otra cosa que un
manto para cubrir la maldad y una tapa para toda inmundicia,24 tal como dice Cristo al describir a los
fariseos. Nada son por lo tanto las virtudes de los gentiles, nada sino falacias, a no ser que se quiera tener
por cosa superflua la entrega de Cristo por nuestros pecados. ¡Como si él hubiera querido pagar en vano
semejante precio por algo que nosotros bien podíamos conseguir con nuestras propias fuerzas!
¡Y no me pases por alto el pronombre «nuestros» como si fuera de poco peso! Pues de nada te
servirá creer que Cristo fue entregado ~ por los pecados de otros santos, si al mismo tiempo dudas de que
lo fue también por los tuyos; porque esto lo creen también los impíos y los demonios (Stg. 2:19) . No; a lo
que tú debes aferrarte con una confianza inamovible es al hecho de que esto rige también para los pecados
tuyos, y que tú eres uno de aquellos por cuyos pecados Cristo fue entregado. Esta fe es la que te justifica, y
la que hace que Cristo habite, viva y reine en ti; es «el testimonio que el Espíritu da a nuestro espíritu de que
somos hijos de Dios» (Ro. 8:16). Por esto, si pones atención en ello, te darás cuenta fácilmente de que este
impulso hacia la fe no se halla en ti como producto de tus propios esfuerzos. Es preciso por lo tanto rogar
a Dios que nos lo conceda, con un espíritu humilde que desespera de sus propias facultades.
Por ende, la tesis de que no hay para el hombre una certeza de si se halla en el estado de gracia o no,
es una fábula de los escolásticos,25 más propensos a las opiniones que a las verdades. ¡Cuídate muy bien de
no caer alguna vez en esta incertidumbre! Por una parte, ten la plena certeza de que en lo que de ti depende,
eres un hombre perdido; pero por otra parte empéñate en estar seguro y bien fundado en la fe en el Cristo
entregado por tus pecados. Si esta fe está en ti, ¿cómo puede suceder que no te des cuenta de ella? ¿No dice acaso San Agustín26 que es reconocida con absoluta certeza por quien la posee?
Pues bien, veamos: Pablo no dice «por vuestros pecados», sino «por nuestros», porque Pablo tenía
certeza. Lo mismo ocurre con el «para librarnos»: no dice «para libraros». Con el rayo de esta palabra,
Pablo pulveriza nuevamente la presunción de la voluntad, de la ley, y de las obras que son fruto de nuestra
propia justicia. Nada de todo eso nos libra, dice, pero sí el Cristo entregado, con tal que creas que él te libra.
Mas esta liberación es una liberación espiritual, no corporal, y se produce cuando el alma «muere y es
crucificada» al mundo, esto es, cuando llega a estar muerta para las concupiscencias que habitan en la carne
de todos los seres humanos.27 Esto lo explica Pablo más ampliamente en Tito 2 (v. 12) donde dice: “Renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente”. En este texto hace resaltar las dos cosas: la vida en este mundo o siglo (que en sí no es malo), y los deseos mundanos, por cuanto en este siglo los malos deseos abundan tanto.
Es ésta la razón por qué el apóstol agrega también aquí, al hablar del presente siglo, la palabra
«malo». De otra manera, si quisiera que con el «siglo malo» se entienda el curso del tiempo como tal, de
hecho estaría enseñando que ya ahora mismo debieran ser arrebatados de esta vida todos los que creen en
Cristo. Y que no es esto lo que tiene en mente, él mismo lo aclara en 1 Corintios 5 (v. 10) al decir: «...en tal
caso os sería necesario salir del mundo». En otras palabras: «No quise que huyese de la vida sino de los
vicios y las concupiscencias que hay en el mundo.» El mismo significado tienen las palabras de 2 Pedro
(cap. 1: 4) «... huyendo de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia».
Lo que se quiere decir con esta locución figurativa nos lo claran con habilidad y profusión de
detalles las siguientes palabras de San Jerónimo: «Los desfiladeros que atraviesan selvas oscuras adquieren
mala fama cuando son escenario de frecuentes asaltos; detestamos también la espada por la cual fue
derramada sangre humana, y el cáliz en que se preparó un veneno -no por el mal que hayan cometido la
espada y el cáliz, sino porque son merecedores de odio los hombres que los usa ron para un mal fin. Lo
mismo sucede también con nuestro siglo, en la acepción de `espacio de tiempo’: no es bueno o malo de por
sí, sino que es llamado bueno o malo según la clase de gente que vive en él».28 Análogamente, San Agustín
entiende con “siglo malo” los hombres malos en este Siglo.29 Sin embargo, todo esto debes aceptarlo en el
sentido de que tú también te reconozcas como parte de este mal, porque «todo hombre es mentiroso» y «no
hay justo sobre la tierra», Salmo 14;30 por lo tanto, no te dejes inducir por la soberbia a tratar con desprecio
a los demás. El hecho es, pues, que si Cristo te libra de este siglo (malo), por cierto te libra de ti mismo, ya
que el peor de todos tus enemigos eres precisamente tú mismo, conforme al dicho de Pablo en Romanos 7
(v. 18): «No habita en mí, esto es, en mi carne, nada bueno». Por lo tanto, ineptas son tus fuerzas para
vencer el siglo malo y los vicios tuyos, vanas son tus obras, si no te libra Cristo, y Cristo solo. Ten cuidado,
pues, para que los ayunos, las vigilias, el mucho estudio, la templanza, la sobriedad y otras virtudes no te
conviertan en un hipócrita incorregible.
«Conforme a su voluntad» quiere decir: que nosotros seamos librados, no depende del afanoso
correr de nuestra virtud, sino de la voluntad, llena de misericordia, de Dios (Ro. 9:16) . Esto se desprende
también del Salmo 51 (v. 18) : «Haz bien, oh Señor, con tu buena voluntad, a Sion» y de Lucas 2 (v. 14) : «Y
en la tierra paz a los hombres de buena voluntad» - buena voluntad no de ellos sino de Dios, como lo
atestigua el término griego «eudocia».31 En efecto: así como se habla de «hombres de la misericordia»32 y
«vasos de misericordia» (Ro. 9:23) por cuanto son aceptados no en atención a su propio mérito sino por la
voluntad de Dios, así se habla también de «hombres de buena voluntad» por cuanto son salvados no por sus
propias fuerzas, sino según el beneplácito de la voluntad divina. Pues siempre debe permanecer en pie
aquello de que «a Dios solo sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén», como dice aquí e1 apóstol.
Lógicamente: si nosotros somos capaces de hacer algo, no es más que justo adjudicarlo a la gloria nuestra,
no a la de Dios. Pero esto no cabe aquí de ninguna manera. ¡Cómo podrá tener alabanza y gloria aquel que
es una nada, no más que polvo!
Te habrás dado cuenta ahora de lo recio que es el golpe que el apóstol asesta ya con su solo saludo
a los Gálatas y a quienes los mal enseñaron. ¡En verdad, un prólogo muy adecuado al contenido de la carta!
V. 6, 7: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis dejado desviar del que os llamó a la gracia de
Cristo, hacia otro evangelio, cuando en realidad no hay otro, sino que hay algunos que os perturban y
quieren pervertir el evangelio de Cristo.
San Jerónimo dice que aquí hay un hipérbaton (una alteración en el orden regular de las palabras);
el orden regular, según él, sería el siguiente: Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis dejado desviar
de Cristo Jesús, que os llamó a la gracia.33 En el original griego, «de Cristo» está reemplazado por «de
Dios», y este término, como observa Erasmo, puede traducirse al latín tanto con el lenitivo como con el
ablativo.34 Además, la frase «cuando en realidad no hay otro» (quod non est aliud), Erasmo la entiende en
el sentido de «el cual no es nada, o no es ningún evangelio» (quod sit nihil, aut nullum). Si se me permitiera
aportar mi propia conjetura al respecto, yo diría: el apóstol subraya aquí que no hay otro evangelio fuera del
que había predicado él mismo; y si cambiamos la conjunción «sino» (nisi) en «pero» (sed), el sentido se
haría más claro, de modo que el texto (si debo tomarme el atrevimiento) se leería así: «Estoy maravillado
de que tan pronto os hayáis dejado desviar de Dios (que os llamó a la gracia) a otro evangelio, cuando en
realidad no hay otro evangelio. Pero hay algunos ore os perturban y quieren pervertir el evangelio de
Cristo.» Pero tampoco resultaría, inadecuada la lectura si se quiere mantener el hipérbaton; tendríamos
entonces: «del que os llamó mediante la gracia de Dios, o por Dios».
Pablo se expresa aquí en tono cortante, y sin embargo muy moderado. Dice «estar maravillado»,
cuando en lo que sigue no oculta que está indignado y profundamente enardecido. No obstante, procede
con mesura, no dando lugar a la conmoción que se había apoderado de él. Con esto da un buen ejemplo a
todos los dirigentes eclesiásticos, máxime a los que siempre están prontos a lanzar rayos aun por cosas de
ninguna importancia. No dice que los Gálatas están sumidos en el error, y entregados al pecado; antes bien,
dice que por un mal aún mayor han sido desviados del evangelio, ubicados fuera de él, han sido distanciados
de Dios. Pues es más llevadero si un árbol permanece en su sitio, aunque le fueran quebradas
algunas ramas o tenga que sufrir algún otro daño, que si es arrancado de cuajo del lugar donde estaba y
trasladado a otro lugar donde necesariamente tiene que secarse y hacerse infructífero. Tan terrible cosa es
buscar su propia justicia y confiar en las obras que resultan de la observación de la ley y de los esfuerzos de
la voluntad. Pues esto no es otra cosa que negar a Cristo, rechazar la gracia y la verdad, y (como Pablo
mostrará más adelante)35 erigirse a sí mismo en un ídolo. De esto habla Job en el cap. 31 (v. 27, 28): «... si
yo he besado mi mano con mi boca, lo cual es la más grande iniquidad y una negación contra Dios el
Altísimo».36 «Besar la mano con la propia boca» es (así opinan los santos padres37 ) ensalzar el valor de las
propias obras, confiar en la propia justicia; y esta iniquidad conduce a que nos gloriemos no en Dios sino en
nosotros mismos, y le quitemos a Dios su gloria. De tal práctica depravada se los culpa a los adoradores de
Baal; en 1 Reyes 19 (v. 18) se lee: «... los que no doblaron sus rodillas ante Baal, y toda boca que no le adoró
besándole la mano», y en Isaías 2 (v. 8, 9): «Adoraron la obra de sus propias manos, lo que sus dedos
fabricaron». En el Salmo 2 (v. 12) en cambio dice, conforme al original hebreo: «Besad al Hijo» como
equivalente de «aceptad su enseñanza»,38 lo que significa: creed en Cristo con fe no fingida, y a él adorad.
Fe, en efecto, es lo que se debe a la verdad; y verdad no hay más que una: el solo Dios. Por lo tanto, la fe es
el culto realmente verdadero y personal (lat. `interior’) a Dios.
Esto nos ayuda a entender también la aserción que se hace a base de lo escrito por San Agustín 57
de que el mal existe en doble forma: contra la fe, y contra las buenas costumbres. La depravación de la fe
-que bien puede ir acompañada de un excelente comportamiento moral- produce herejes, hombres arrogantes,
cismáticos, a quienes la Escritura llama apropiadamente impíos (en hebreo «reshaím»). La depravación
de las costumbres produce pecadores, con lo que no queda afectada la fe, por lo menos la fe de los demás39 ; quiere decir, estos pecadores no luchan contra la fe, si bien son conscientes de que ;lo la poseen, pero que
la debieran poseer; de ahí que no sea difícil curarlos. Pero donde hay depravación de la fe, pronto e ataca
también y se persigue la fe de los demás para implantar la propia.
Respecto del verbo «pervertir», San Jerónimo observa: «Como traducción del griego “metaseyai”
significa volver lo de adelante atrás y lo de atrás adelante»; pues es un infinitivo de futuro.40 Lo que Pablo
quiere decir es, entonces, lo siguiente: los pervertidores del evangelio intentan volver a dar al evangelio,
que es una doctrina del espíritu y de la gracia, el carácter de letra.41 Pero la letra ya fue dejada atrás hace
mucho tiempo, mientras que por medio del evangelio se logra precisamente un avanzar paso a paso hacia
el espíritu de la libertad. Esto es lo que intentan, digo; pero su intento fallará.
Por cierto, también hoy día el evangelio está pervertido en buena parte de la iglesia, puesto que no
se enseña al pueblo otra cosa que decretos papales y «mandamientos de hombres que se apartan de la
verdad» (Tit. 1:14) , o se trata el evangelio de una manera tal que ya no difiere en nada de leyes y preceptos
morales. El conocimiento de la fe y de la gracia ha caído en descrédito aun entre los mismos teólogos.
San Jerónimo cree además que el verbo «os dejáis desviar» se aplica muy bien a los Gálatas, ya que
en opinión de él, «Galacia» significa en hebreo «desviación»42 ; como si el apóstol tomase el nombre propio
de los destinatarios de la carta como ocasión para este exordio, y les dijese: «Sois en verdad Gálatas,
dispuestos prontamente a dejaros desviar, cosa que concuerda con vuestro nombre», al menos si se hace
alusión al hebreo. En realidad, tales alusiones a idiomas foráneos son a veces bastante oportunas, si es que
vienen al caso. Así podría decirse p. ej. en cuanto a Roma: Verdaderamente, tú eres una «Roma», ya que en
hebreo esta palabra (Ramah) significa «soberbia y altanera». Pues ¿qué hace el apóstol en su carta a los
romanos sino abatir el orgullo y la arrogancia de ellos, de modo que el tema mismo parecería darle ocasión
para aludir al nombre de «romanos»?43
V. 8, 9: Pero aunque nosotros o un ángel del cielo os predicara un evangelio distinto del que (o: fuera del
que) nosotros os hemos predicado, sea anatema; así como hemos dicho antes, vuelvo a decir también
ahora: si alguien os predicare un evangelio distinto del que habéis recibido, sea anatema.
Según afirmaciones de Jerónimo, el vocablo griego “anathema” es propiamente una palabra de los
judíos. En el idioma de ellos es «Horma». En Josué 6 (v. 17) leemos: «Sea esta ciudad anatema junto con
todo lo que hay en ella». El texto hebreo tiene aquí «Herem», lo que equivale a devastación, destrucción,
matanza. Por ser, pues, una palabra que implica males de diversa índole, se la toma como una maldición,
execración e imprecación. En este sentido dice el Salmo 42 (v. 6): «Me acordaré de ti, desde la tierra del
Jordán, y de los hermonitas (Hermonim), desde el monte pequeño», donde el alma angustiada a causa de
sus pecados se consuela acordándose de Cristo que por ella fue crucificado y hecho anatema. Pues también
el «rocío del Hermón», al cual el Salmo 133 (v. 3) describe como «descendiendo sobre el monte de Sion»,
es a todas luces una palabra que se refiere al Hijo de Dios crucificado. Los de habla latina empero se
expresarían así: «(el que os predicare . . . etc) sea un anatematizado», o de un modo más literal aún: «sea
una cosa anatematizada». Entre los hebreos es frecuente el uso de palabras abstractas. Y bien: dejemos para los lingüistas investigar si el griego “anthema” (que indica esos exvotos que se suspenden o deponen en
los templos) cubre enteramente el alcance del término hebreo. A nosotros nos hasta con entender esto: el
apóstol, ardiendo en celo por el evangelio, preferiría que él mismo y los ángeles del cielo, para no hablar de
los demás apóstoles, fuesen desterrados, cubiertos de imprecaciones, execrados, segregados y maldecidos
antes de que corriese peligro la verdad del evangelio. Y para recalcarlo aún más, lo repite; no porque
creyera que los ángeles del cielo, o él mismo, o los apóstoles, predicarían otra cosa, sino porque era preciso
abatir como con una tormenta a los que en el nombre de los apóstoles e invocando su ejemplo44 difundían
una enseñanza legalista; a éstos había que taparles la boca (como Pablo escribe en su carta a Tito [Tit. 1:11
] ), y extirparlos de raíz. Es como si el apóstol quisiera decir a sus lectores: Vosotros me venís con el
nombre la autoridad de los apóstoles; bien, imaginaos además que también yo y los ángeles del cielo
estemos enseñando o podamos enseñar otro evangelio: pues entonces, quisiera que también éstos sean
anatema. ¡Cuánto menos motivo tenéis de dejarlos amedrentar por gente que sólo exhibe el título de apóstoles
sin serlo!
¡Oh, que también en el siglo nuestro surgiesen tales heraldos che Cristo para oponerse a quienes
ejecutan inexorablemente y con prepotencia los decretos y las decretales del papa! Estos señores, escudándose con el nombre de los apóstoles Pedro y Pablo y de la iglesia romana, nos apremian hasta el punto de que se atreven a llamarnos «herejes», con increíble desvergüenza, si no creemos y aceptamos como necesario para la salvación todo lo que en aquellos documentos se dice, se escribe y a veces también se fantasea. Hereje empero es sólo aquel que peca contra la palabra de la fe. Aquellas palabras de hombres en cambio están relacionadas tan exclusivamente con el buen comportamiento humano, y están tan vacías de fe, que no se le puede hacer a la fe un mayor beneficio ni mejor servicio que abrogarlas de una vez completa y radicalmente. ¿Qué crees tú que habría hecho Pablo al ver que en nuestro tiempo, tantas leyes humanas inútiles y hasta perniciosas causan estragos en el orbe entero y hacen desaparecer a Cristo totalmente, -este Pablo que se dirige con tanta vehemencia contra las leyes de Dios que nos fueron entregadas por Moisés y que hicieron desaparecer a Cristo en un solo lugar, precisamente entre los Gálatas? Por lo tanto, digamos confiados con Pablo: «Perezca y sea maldita toda doctrina, provenga del cielo o de la tierra o de donde quiera, que enseña depositar la confianza en otras obras, otra justicia, otros méritos que no sean las obras, la justicia y los méritos de Cristo.» Y con esto no damos expresión a una actitud de rebeldía contra los papas y los
sucesores de los apóstoles, sino a nuestra sincera obediencia a Cristo. Pues a éste hay que ;fiarle la preferencia sobre aquellos; y si no quieren acomodarse a ello, hay que rehuirlos como gente maldita
(«anathemata»).
V. 10a: Pues ¿estoy aconsejando ahora a hombres o a Dios?
Los que leen al apóstol sólo en latín (o mejor dicho: los que sólo leen la versión hecha por un traductor45
entenderán esta pregunta en el sentido de que Pablo esperaba para la primera parte una respuesta afirmativa,
y para la segunda, una respuesta negativa; pues dirán: como nadie puede dar consejos a Dios ante cuyos
ojos no hay nada oculto, sólo queda la alternativa de que Pablo tiene la intención de aconsejar a hombres.
El término «aconsejar» empero es aquí sinónimo de «conducir a la fe», como en Hechos 28 (v. 23): «...
persuadiéndoles acerca de Jesús, tanto por la ley de Moisés como por los profetas». En efecto: a nadie se le
puede impeler a la fuerza a creer, sino que sólo se le puede traer e inducir, como dice en Juan 6 (v. 44):
«Nadie viene a mí si el Padre no le trajere». Sin embargo, en nuestro siglo la curia romana ejerce una
verdadera presión sobre los turcos y aun sobre los cristianos para que abracen la fe, o mejor dicho, para que
odien la fe y se pierdan ellos mismos. Pero si bien esta interpretación del término «aconsejar» es compartida
por Jerónimo, Agustín y Ambrosio, resulta más convincente la opinión de Erasmo46 : él da a esta frase,
que en griego está en caso acusativo,47 el siguiente sentido: «¿Estoy aconsejando ahora ideas humanas o
divinas?», vale decir: la doctrina que yo enseño no es doctrina proveniente de hombres, sino doctrina
proveniente de Dios, como a renglón seguido el mismo Pablo lo explicará más detalladamente al afirmar
que su evangelio no es «según hombre ni de hombre alguno» (Gá. 1:11, 12). Por otra parte, también en latín
se emplea con cierta frecuencia este modismo, p. ej. «leo a Virgilio; comentó a Jerónimo», y en 1 Corintios
1 (v. 23, 24) se lee: «Nosotros predicamos a Cristo, poder de Dios, etc.». Se trata, pues, de una metonimia.48
Entendiéndolo de esta manera, lo precedente da un muy buen sentido; es como si Pablo quisiera decir:
«¿Por qué no habría de desear yo que fueran malditos los que enseñan un evangelio distinto? ¿Acaso yo
enseño doctrinas humanas? Antes bien, ¿no estoy enseñando doctrinas divinas, ante las cuales con razón
debe guardar silencio y ceder el lugar todo lo que hay en los cielos y en la tierra? Y lo que se opone a las
enseñanzas divinas, merece la maldición.» Sin embargo, también la versión tal como la tenemos delante de
nosotros,49 cabe dentro de este marco, si tomamos el verbo «aconsejar» en sentido intransitivo. Análogamente
a Romanos 14 (6): «El que come, para el Señor come», tendríamos entonces aquí el siguiente significado:
Si aconsejo y soy consejero, no lo hago por los hombres o para obtener gloria o gracia de parte de hombres,
sino que al desempeñarme en este oficio, lo hago para Dios y para su gloria. Y este significado está en
perfecta concordancia también con lo que sigue: «Si todavía agradara a los hombres», lo que equivale a
decir: la finalidad de mi aconsejar no fue la de agradar a los hombres, sino a Dios solo.
Además el adverbio «ahora» se refiere al tiempo completo que duró el apostolado de Pablo, no sólo
al lapso en que escribió esta carta. Pues de hecho, la carta no es una instrucción en la gracia de Cristo a
partir de las nociones elementales, sino un llamado a retornar a la gracia dirigido a los que habían caído de
ella, y una confirmación en la gracia a los que ya la conocen. Por esta razón el apóstol usa más adelante
también el lenguaje alegórico (cap. 4: 22 y sigtes.), lo que sería improcedente en el caso de principiantes «a
quienes las lenguas son por señal», como observa en 1 Corintios 14 (v. 22).50 El significado es, por lo tanto:
«Malditos sean los que enseñan otro evangelio; porque yo, desde que he sido convertido y apartado de las
tradiciones de la ley, ya no enseño doctrinas humanas sino divinas.» Y te ruego que observes cuidadosamente
este detalle y no lo olvides: que Pablo se atreve a llamar «doctrinas humanas» a la ley de Moisés, a
pesar de que fue entregada «por medio de los ángeles» (Gá. 3: 19). De esto hablaré más tarde con mayor
amplitud.
V. 10b: ¿O busco agradar a los hombres? Si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.
Esto lo dice porque los apóstoles falsos, al enseñar una justicia basada en la observancia de la ley,
lo hacían también para evitar que a causa del evangelio tuvieran que padecer persecuciones por parte de los
judíos. Pues éstos, en su lucha en pro de la ley de Moisés y en contra de la palabra de la cruz, atacaban con
furia a todo el mundo, como Pablo lo describe en 1 Tesalonicenses 2 (v. 14 y sigtes.). De este proceder de
los falsos apóstoles habla también en otro pasaje de la presente carta (cap. 6: 12) : «Todos los que quieren
agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para que no tengan que padecer
persecución a causa de la cruz de Cristo». Para hacer frente, pues, a un espíritu tan pusilánime, Pablo
enseña que por amor a Cristo se debe desdeñar a los hombres, y no se debe renunciar a la palabra de Dios
por el deseo de granjearse el favor de los hombres.
La palabra «hombres» tiene en este pasaje un énfasis particular; se refiere a los «que son hombres
sólo conforme a su primer nacimiento de Adán, sin contacto con Cristo y la fe en él».51 Pues éstos, apartados como se hallan de la verdad, necesariamente tienen que estar llenos de mentira y de odio hacia la
verdad. Bien se dice (en el Salmo 116:11): «Todo hombre es mentiroso»; y en 1 Corintios 3 (v. 4): «¿No
sois todos hombres?»52 Por cierto, en el uso idiomático de las Escrituras es casi una afrenta ser llamado
“hombre”; porque allí no se lo designa así al ser humano de acuerdo a su sustancia, en un sentido metafísico
(pues en este sentido, los teólogos no ven en el hombre nada que no sea digno de encomio), sino en un
sentido teológico -tal como es ante los ojos de Dios. Los justos en cambio raras veces son llamados “hombres”, sino que hasta se los llama “dioses”, como en el Salmo (Vulg.) 81 (82: 6, 7): “Yo dije: Vosotros sois dioses, y todos sois hijos del Altísimo; pero como hombres moriréis”. Por esto, el Salmo (Vulg.) 52 (53: 5) dice con justa razón: “Dios ha esparcido los huesos de los que agrad
{
}
{
}

Deja tu comentario comentario de Gálatas por Martín Lutero.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre