Avisar de contenido inadecuado

Cráneos humanos averguenzan a los Ateos.

{
}

http://peterpetrellisite.wordpress.com/2008/08/18/una-historia-de-engano-parte-2-a-history-of-hoax-part-2/

skull 1-medical model

 

LOS CRANEOS FOSILES PROPINAN UN REVES AL DARWINISMO

La tesis de Darwin, lanzada a mediados del siglo XIX y que propone que los seres humanos y los monos evolucionaron a partir de un antecesor común, no pudo ser respaldada con pruebas científicas desde entonces hasta ahora. Todos los esfuerzos en tal sentido, realizados en aproximadamente 150 años, resultaron nulos.
La verdad es que el conjunto de fósiles reunidos han probado que los monos siempre fueron monos y que los seres humanos siempre fueron seres humanos. Es decir, lo que se comprueba es que los monos no se transformaron en seres humanos y que unos y otros tampoco compartieron un antecesor común.
Muchos científicos se animaron a decir esto que expresamos, a pesar de la intimidación a la que se vieron sometidos por parte de los círculos académicos y a pesar de la intensa propaganda darwinista en la materia. Uno de esos estudiosos es el paleontólogo de la Universidad de Harvard David Pilbeam, quien dijo que la llamada “evolución humana” es una aseveración desprovista de argumentos científicos:
 Si usted hubiese traído un talentoso científico de otra disciplina y le mostraba la escasa evidencia (recogida), seguramente hubiese dicho: “Olvídelo, con esto no vamos a ningún lado”1.
William Fix, autor del libro de paleontología El Mercachifle de Huesos, manifiesta la falta de evidencia científica para la llamada evolución del ser humano:
Como podemos ver, hoy día existen numerosos científicos y divulgadores que se atreven a decirnos que no hay “ninguna duda” en cuanto al origen del ser humano. Si sólo ellos tenían la evidencia….2
Frente al desengaño sufrido con los registros fósiles y la falta de pruebas, lo único que les quedaba a los evolucionistas era reacomodar los cráneos comprobadamente falsificados y especular sobre los mismos. De todas maneras, las investigaciones hechas sobre cráneos de monos, de otros animales y de distintas razas humanas que vivieron en el pasado, revelaron que esas criaturas tuvieron que haber existido con todas sus características intactas, sin modificaciones a la largo de la historia.
Ello significa que los seres vivos no han sufrido ningún proceso evolutivo y que fueron creados por Dios Todopoderoso. Como lo revelan los ejemplos de las páginas siguientes, los cráneos, al igual que otros órganos y miembros de muchas de esas formas de vida –ranas, lagartos, libélulas, moscas y cucarachas–, tampoco cambiaron. Tampoco se modificaron las cabezas de los peces y de los pájaros. Los leones, los lobos, los zorros, los leopardos y las hienas, asimismo, poseen hasta la actualidad esa estructura con la que fueron creados.
Las respectivas anatomías inmodificables refutan la supuesta evolución de los seres vivientes.
 
Mientras los materialistas hablan de la llamada evolución humana y arreglan el árbol genealógico como más les gusta, presentan la saliente de las cejas, las características del rostro y los volúmenes de los cráneos desenterrados, como evidencias de su tesis. Pero esas diferencias estructurales no son, de ninguna manera, argumentos valederos a favor de la evolución, porque algunos de esos cráneos son de distintas razas humanas en tanto que otros pertenecen a especies de monos extintas. Es totalmente natural que distintos grupos de nuestros congéneres posean algún tipo de diferencias. Lo mismo pasa con la forma de la cabeza de distintos tipos de peces. Por ejemplo, la cabeza del salmón-trucha es muy distinta a la de la anguila, aunque ambos son peces.
Es así, que entre pigmeos y británicos, entre rusos y chinos, entre esquimales y nativos de otras partes del mundo o entre negros y japoneses, encontramos diferencias en la estructura del rostro, la proyección de las cejas, las cavidades oculares y los volúmenes craneales.
Pero esas disparidades no significan que una raza ha evolucionado a partir de otra o que alguna de ellas es “más primitiva” o “más avanzada” que otras.
Cuando un determinado grupo humano no se mezcla o cruza con otros, sus rasgos permanecen los mismos. Independientemente del tiempo que pase, estas personas no evolucionarán ni adquirirán características nuevas, como cráneos con volúmenes mayores o estructuras anatómicas distintas.
Por ejemplo, algunos nativos actuales de Malasia tienen un arco superciliar con una marcada proyección hacia afuera y la frente inclinada hacia atrás. Esos son rasgos propios del cráneo del Homo erectus, al que los evolucionistas llaman “primitivo”. Si esto fuese así, esos malayos serían subdesarrollados que evolucionaron hace poco a partir de los monos. Pero por supuesto, para nada esto es así. Por el contrario, lo que sucede es que el Homo erectus no era una especie humana primitiva y que el “árbol genealógico” de los darwinistas es, simplemente, una mentira.
En resumen, las diferencias anatómicas de los seres humanos que vivieron en el pasado no representan ninguna evidencia de la evolución, pues siempre estuvieron presentes en toda época. Si dentro de miles de años un científico compara los cráneos de un americano de 1,90 metros de altura y de un japonés de 1,60 metros de altura, que se murieron en estos tiempos, observará muchas diferencias, empezando por sus dimensiones.
 Y si en base a esas observaciones afirma que los americanos eran “más avanzados evolutivamente” y que los japoneses eran homínidos primitivos, estaría expresando algo totalmente alejado de la verdad.
Además, la medida del cráneo no determina la inteligencia o habilidad del ser humano. Mucha gente tiene un pronunciado desarrollo de distintas partes del cuerpo pero poseen capacidades mentales limitadas o, por el contrario, se encuentra una inteligencia muy aguda en un cuerpo o cráneo pequeño. A esto se debe que el “arreglo del árbol evolucionista” carece de valor científico y no refleja la realidad. Asimismo, los distintos volúmenes craneales tampoco corresponden a diferencias en la inteligencia y otras capacidades.
El cráneo de quien desarrolla una intensa actividad mental no se expande o crece en el curso del tiempo sino que, simplemente, la persona aumenta su capacidad de discernimiento. La inteligencia no se modifica según el volumen del cerebro sino que aumenta o disminuye según la organización de las neuronas y la sinapsis entre las mismas3.
 
Que los Monos Imiten Algunos Comportamientos no Significa que Puedan Evolucionar y Convertirse en Seres Humanos
Los darwinistas afirman que la capacidad de imitación de los monos aporta a la idea de que algunos evolucionaron y se transformaron en seres humanos. Pero su aptitud de imitación de gestos y comportamientos o para diferenciar formas y colores enseñados, no es más que la reacción a un estímulo y no significa talento para evolucionar y convertirse en humanos con el paso del tiempo. Si fuese así, sería de esperar que especies animales consideradas inteligentes –perros, gatos, caballos– evolucionen y gradualmente se conviertan en iguales a nosotros.
Por ejemplo, los loros entrenados discriminan las formas redondas y cuadradas, el rojo y el azul y pueden reemplazar objetos de una manera correcta. También poseen la capacidad de imitar la voz humana, cosa que los monos no pueden hacer. Entonces, según los supuestos irrazonables de los darwinistas, los loros tendrían una posibilidad muy grande de evolucionar y convertirse en humanos inteligentes.
Otro animal conocido por su inteligencia es el zorro. Según la “lógica darwinista”, los cráneos de los zorros debieron haber crecido gradualmente en proporción a su calidad de discernimiento y en algún momento tuvieron que haber emprendido el camino de la evolución y pasar a ser una especie tan conciente e inteligente como los humanos. Sin embargo, eso no sucedió nunca y los zorros siempre fueron zorros.
Llama la atención ver a académicos que intentan explicar seriamente los absurdos supuestos mencionados, valiéndose para ello de términos científicos y denominaciones en latín. Independientemente del desarrollo que alcancen los monos en sus capacidades, habilidades o imitación de lo que ven, eso nunca los transformará algún día en seres humanos. Los monos siempre fueron monos y siempre permanecerán así. Por más que los evolucionistas se esfuercen por defender sus argumentos, la verdad es evidente: el ser humano no pasó a existir a través de un proceso evolutivo sino que ha sido creado por Dios con la inteligencia y conciencia que El le dio. Siempre tuvimos y tendremos las cualidades que manifestamos, cosa que nos lo evidencia la ciencia y el sentido común.
La Fábula de la Evolución Humana Está Llena de Engaños
A lo largo de la historia geológica, en el planeta han vivido más de 6000 especies de monos, la mayoría extintos. Hoy día sólo quedan 120 especies. Pero las que desaparecieron constituyen un buen recurso para los evolucionistas. Es decir, con los cráneos de las especies de monos extintas y con otros de humanos, formaron una secuencia desde pequeños a grandes y los rodearon de comentarios interesados. Mediante éste y otros métodos, durante años buscaron adherentes al evolucionismo y engañar a la gente. Pero hoy día, seguramente, están comprobando que artilugios de este tipo ya no les sirven más.
A continuación enunciamos algunas de las “evidencias” que fabricaron y usaron los materialistas para convencer al desprevenido que el escenario de la evolución humana es algo cierto.
1. El Hombre de Piltdown, descubierto por Charles Dawson en 1912 y que supuestamente tenía 500.000 años, fue presentado como una prueba contundente de la llamada evolución humana. Sin embargo, unos 40 años después del “descubrimiento del fósil”, los científicos lo reexaminaron y pusieron de manifiesto un fraude sorprendente. El cráneo pertenecía a una persona que había vivido hacía 500 años y el hueso de la mandíbula a un mono que había muerto hacía poco. Los dientes fueron implantados en el maxilar con un cierto orden. Los puntos de unión se habían rellenado dándole la apariencia de una boca humana. Y todas las piezas fueron teñidas con dicromato de potasio para darle la apariencia de algo muy antiguo.
2. Henry Fairfield Osborn, director del Museo de Historia Natural de Norteamérica, declaró en 1922 que había encontrado un molar fosilizado del Plioceno en el oeste de Nebraska, cerca de Snake Brook. Supuso que esa pieza dental tenía características comunes al ser humano y al mono y que provenía de una especie hasta el momento desconocida, a la que denominó “Hombre de Nebraska”. Distintas personas, basadas en ese solo diente, realizaron bosquejos de la cabeza y el cuerpo de su presumible dueño. ¡Pero después fue retratado incluso con su familia!
De todos modos, en 1927 se encontraron otras partes de los restos del cuerpo al que pertenecía ese diente. Entonces se supo que éste no pertenecía a un ser humano ni a un mono sino a una especie extinta de cerdo salvaje llamado Prosthennops.
3. En la India se encontró en 1932 un fósil que se supuso era testimonio del momento en que divergieron los monos de los seres humanos, cosa que habría ocurrido hace 14 millones de años. Se lo llamó Ramapitecus y se lo conoce como la falacia más grande y duradera de la teoría de la evolución. Los darwinistas lo usaron como sólida evidencia de sus puntos de vista durante 50 años. Sin embargo, un análisis pormenorizado reveló que las características dentarias del Ramapitecus eran totalmente similares a las de algunos chimpancés de la actualidad, como, por ejemplo, el Theropitecus galada, mandril que vive en Etiopía y posee incisivos y caninos pequeños en comparación con los de otros monos actuales y un rostro pequeño. Science publicó en abril de 1982 un artículo titulado “Los Humanos Pierden un Antecesor Primitivo”, en el que anuncia que el Ramapitecus se trata solamente de un orangután extinto.
4. En julio de 1984 se descubrió en Lake Turkana (Kenya) un esqueleto casi completo que obviamente era de ser humano. Se lo denominó Muchacho de Turkana, se calculó que al morir tendría 12 años y que en la adultez habría medido 1,83 metros de altura. Su estructura erecta no se diferenciaba en nada de la de los humanos de hoy día. Resultaba igual en todas sus características a los esqueletos de las personas que viven en las regiones tropicales. Richard Leakey dijo que este muchacho pasaría inadvertido en medio de una multitud de personas en la actualidad4. Debido a que fue encontrado en un estrato con una antigüedad de 1,6 millones de años, fue clasificado como otro representante de Homo Erectus. Se trata de un ejemplo típico de la interpretación tendenciosa y prejuiciosa de los fósiles por parte de los evolucionistas.
5. El antropólogo Donald Johanson descubrió en 1974 un fósil al que denominó “Lucy”. Muchos evolucionistas afirmaron que se trataba de una forma intermedia entre los humanos y los denominados antecesores homínidos. Sin embargo, otros análisis de esos restos revelaron que Lucy era solamente miembro de un grupo extinto de monos, conocido como Australopiteco. La medida del cerebro de éste es similar a la del chimpancé. Muchas otras particularidades –detalles en el cráneo, la proximidad de las cejas, los molares agudos, la estructura de la mandíbula, los brazos largos, las piernas cortas– evidencian que estas criaturas no se diferenciaban en nada de los chimpancés de hoy día. Incluso las pelvis son semejantes5.
6. Richard Leakey presentó el cráneo al que dio una antigüedad de 2,8 millones de años y que denominó KNM-ER 1470, como el mayor descubrimiento en la historia de la antropología.
Según dicho investigador, ese cráneo tenía un volumen similar al de los Australopitecos, a la vez que su rostro sería parecido al de los humanos actuales. En consecuencia, consideró que era el eslabón perdido entre los Australopitecos y los seres humanos. No obstante, poco después se comprobó que KNM-ER 1470, con su rostro humano y que apareció con frecuencia en las tapas de las revistas y periódicos científicos y de divulgación de esos temas, era el resultado de un ensamblaje incorrecto de fragmentos craneales. No se descarta que ese “error” haya sido deliberado.
Como podemos ver, no hay ningún descubrimiento que respalde, y mucho menos que confirme, la teoría de la evolución. Sólo la sostienen algunos investigadores que, aunque carecen de fundamentos científicos, creen en ella ciegamente. Es gente así la que recurre a construcciones engañosas e interpretaciones prejuiciosas y que también quiere que otros las acepten. Todas las noticias e ilustraciones acerca de los llamados “antecesores de los humanos” son simples inventos. Las evidencias sólidas han demolido la fábula de la evolución humana.
En las páginas que siguen daremos ejemplos de cráneos fosilizados que invalidan la teoría de la evolución. Se trata de las pruebas de que las criaturas vivientes nunca han cambiado a lo largo de la historia, que ninguna existencia se transformó en otra distinta y que cada especie siempre fue la misma, con las mismas características desde que aparecieron en el planeta.
También pondremos de manifiesto el atolladero en el que se encuentra el pensamiento evolucionista y lo ilógico del mismo. Por ejemplo, los darwinistas afirman que las especies mejoraron a través de cambios continuos. Pero, ¿cómo explican la regularidad permanente que se ve en las criaturas vivientes? La teoría de la evolución, que afirma que los humanos descienden de los monos, debería explicar porqué otras especies no pasaron por un proceso de transformación similar al que, ellos imaginan, experimentaron los monos.
Los darwinistas no pueden decirnos porqué los osos no decidieron convertirse en bípedos o porqué un zorro no se convirtió en un profesor experimentado por medio del desarrollo de su inteligencia o porqué un panda no se convirtió en un pintor creador de grandiosas obras de arte. La idea de la evolución ha sido expresada con una “lógica” y ejemplos que lo único que hacen es exponer la inconcebible irracionalidad del darwinismo, que hasta los niños pueden rechazar con facilidad. El evolucionismo se presenta como una teoría científica pero en realidad es una ideología disparatada e increíble.
Como verán, el darwinismo es el mayor escándalo en la historia de las ideas, pues se fundamenta totalmente en mentiras, en fraudes y en afirmaciones ilógicas y absurdas.
 
1. Richard E. Leakey, La Formación de la Humanidad      , Londres: Joseph Limited, 1981, p. 43.
2. William R. Fix, El Mercachifle de Huesos, New York: Mcmillan Pub. Com., 1984, pp 150-153.
3. Marvin Lubenow, Bones of Contention, Grands Rapids, Ml:Baker, 1922, p. 136.
4. Idem, p. 83.
5. Richard Allan y Tracey Greenwood, “Los Primates y la Evolución Humana” en el libro de texto de biología de primer año de la universidad, 1999, Cuaderno de investigaciones y de actividades estudiantiles.          (“Biozone Internacional”, impreso en Nueva Zelanda), p. 260.

Oct 17, 2008

{
}
{
}

Comentarios Cráneos humanos averguenzan a los Ateos.

Tienes razón, el ser humano no viene de los monos. Tú si.
jesus jesus 22/12/2009 a las 19:28
es obvio que no sabés que ateo y evolucionista no son lo mismo, NI CERCA.
Haninozuka Haninozuka 06/10/2010 a las 05:45
Hazle un favor al mundo y lee artículos científicos de verdad, no te los inventes.
Si Dios nos puso aquí tal y como somos ahora y no somos fruto de una evolución impuesta por la adaptación al medio en el que vivían nuestros ancestros, ¿por qué hay fósiles de especies que tienen características muy similares a las nuestras? ¿Por qué se ve una evolución clara desde una especie antigua a la nuestra actual pasando por otras variadas? Te informo que con poco que busques vas a encontrar un montón de fósiles que te van a mostrar la realidad.
Respeto tus creencias aun que no las comparta, pero igual que yo no opino sobre cosas que no entiendo haz tú lo mismo.
Laura Laura 10/11/2010 a las 18:13
JAJAJA LOS MONOS SUS MONADAS  Y LA TONTOLUCION
SI HAY EVOLUCION ENTOCES PORQUE LOS MONITOS RECIENTES DE HACE 1000 AÑOS NO HAN EVOLUCIONADA NADA O LOS MONOS DE 500 AÑOS
PORQUE LOS HUMANOS NO HAN EVOLUCIONADO  O ACASO TU CREES QUE HAY HUMANOS-REPTILES  HUMANOS-RASTREROS  HUMANOS-ANFIBIOS
JAJAJA EL CUENTASO DE LA TOTOLUCION YA NO SABE QUE INVENTAR
O ACASO HAY VISTO EL CRUCE  DE UNA HORMIGA CON  UN ELEFANTE
O QUIZAS UNA TORUGA CON UNA AVESTRUZ
DERREPÉNTE A UNA  BURRAAA  CON UN CIENTIFICO EVOLUCIONISTA
PARECE  QUE ESE ULTIMO SI HAY
caleb caleb 10/11/2010 a las 22:15
Bueno sobre esto se ha escrito tanto que es lo mismo que querer averiguar como empezo la vida en este  planeta pero si vamos al libro mas leido " La Biblia " dice que Dios creo al hombre y semejanza suya, tambien dice y los hijos de Dios vieron al hombre y proquearon entonces podemos pensar que alguien del esterior vino a la tierra hace ya millones de año y se enjendro algun tipo de mono y de hay salio la raza humana, porque los humanos de hoy en dia nos diferenci mucho de los de hace 800 a mil años podremos saber dentro de 5 millones de años si la vida sigue en la tierra como seremos entonces ?
Enrique Enrique 27/01/2011 a las 23:07
Bueno sobre esto se ha escrito tanto que es lo mismo que querer averiguar como empezo la vida en este  planeta pero si vamos al libro mas leido " La Biblia " dice que Dios creo al hombre y semejanza suya, tambien dice y los hijos de Dios vieron al hombre y proquearon entonces podemos pensar que alguien del esterior vino a la tierra hace ya millones de año y se enjendro algun tipo de mono y de hay salio la raza humana, porque los humanos de hoy en dia nos diferenci mucho de los de hace 800 a mil años podremos saber dentro de 5 millones de años si la vida sigue en la tierra como seremos entonces ?
Enrique Enrique 27/01/2011 a las 23:07
el hombre comparte como el 99% de sus genes con los monos, que el hombre se parezca tanto a esos animales es pura casualidad, jajajaj
todos somos monos menos los creyentes jaja
toni puig toni puig 02/03/2011 a las 18:03
Laura , ignorante en potencia , primero "tu" estudia y luego opina !ya!tonta y cerda
matachantas matachantas 23/05/2011 a las 19:03
Haninozuka Haninozuka , sos un cabeza "hueca"yu no mereces mas comentarios cerdo tonto no evolucionado jajajajajajaja
matachantas matachantas 23/05/2011 a las 19:05
Es sorprendente encontrar a Toni Puig en todos los blog ateos y anticlericales, acaso le pagan los masones para postear las 24 horas del dia?
soy del otro mundo soy del otro mundo 09/01/2012 a las 05:40
Yo me quedo alucinando, me parece tanta o más demagogia que la de los políticos, es una comida cerebral como la copa de un pino. Yo también puedo decir que todo es mentira y no hay pruebas, sino que todo se lo inventan los científicos y soy científico, y más si me pongo a citar a científicos y ha colocar pruebas de conocidos fraudes que desgraciadamente sucedieron. De lo que no hay pruebas es de dios, y se empeñan en desclacificar lo tangible. La ciencia se basa en el empirismo, en la observación, en la crítica y en la posterior síntesis y publicación. Los científicos no luchan contra los cristianos, hacen ciencia porque buscan la verdad. Dios no es tangible, no se ve, por lo cual no se puede demostrar su existencia. Un libro como la biblia no prueba nada, porque es un libro con más de 2000 años de antiguedad en gran parte y escrito durante los concilios romanos en otra parte, claramente para amoldar el cristianismo a lo que sería un sistema de control de la población. Creo que si todos los humanos nos beneficiaramos de la duda y criticaramos todos los aspectos llegaríamos a mejor puerto con las respuestas que nos queremos dar. Si quieres responder a una pregunta sin pruebas claras tu mismo. Yo solo digo que deberían leer sin el prejuicio de "Dios Todopoderoso lo crea todo" ¿Y que tal si no fuera así? ¿no sería todo mucho más apasionante y misterioso?

P.D.: caleb, para comentar eso mejor piensa que haces el ridiculo y algunos terminan por dejar de tener esperanza en la raza humana.
Pato Pato 15/03/2012 a las 12:20
Amigo Celeb, recuerda que la evolución es simplemente la adaptación de una forma de vida a su habitad cambiante, si ese habitad cambia lentamente, también las especies cambiaran lentamente, hace falta un cambio relativamente rápido para que una especie evolucione también rápidamente y lo primero en cambiar serían los hábitos, dieta y conducta, pero aun así, se necesitan no miles si no millones de años para notar un cambio dramático en la estructura ósea de una especie.
Capitalino Capitalino 16/03/2012 a las 08:40
Estimado autor, una vez más usaré sus propios argumentos para demostrar su error a usted mismo y a los ingenuos lectores de su blog,
A diferencia de lo que usted afirma, son precisamente los fósiles y sus respectivos estudios los que respaldan y confirma la evolución de las especies y las teorías de Darwin,
Usted expresa que todas las especies son producto de una creación y que no han sufrido ningún cambio a través del tiempo, basándose en supuestos ejemplares de fósiles de varias decenas de millones de años de antigüedad y que supuestamente son idénticos a las especies animales de la actualidad; Basta mirar más a detalle esos supuestos fósiles para darse cuenta que la mayoría ni si quiera son de las especies de las que trata de demostrarlos o incluso ni siquiera son fósiles. Pero ahora díganos señor autor, ¿en donde podemos encontrar un fósil de 50 millones de años de antigüedad de una especie tal como las conocemos? Tigres por ejemplo, osos, ranas, lagartos, libélulas, moscas, peces, aves, leones, lobos, zorros, leopardos, hienas, etc, etc. Usted no podrá mencionar, mucho menos comprobar ni uno solo, sencillamente porque no se ha descubierto ninguno ya que no existen, o acaso alguien en algún lugar ¿ha descubierto algún fósil de 100 millones de años de antigüedad de un humano moderno? Quizá exagero, Qué tal 50 o 20, es más, ¿se ha descubierto alguno con tan solo 5 millones de años? La respuesta es NO, jamás se podrá descubrir un esqueleto humano fosilizado con más de 2 millones de años simplemente porque el hombre moderno tiene justo ese tiempo de haber evolucionó como especie “Homo”, el espécimen más antiguo hallado hasta ahora es el ejemplar perteneciente a la sub especie “Homo Habilis” encontrado en el África Sub-Sahariana y datado precisamente en 2 mda y que presenta claras diferencias con los homo sapiens modernos pero suficientemente semejantes para identificarlos aún dentro del género “Homo”. En cambio, si se han encontrado restos de Australopitecos y sus sub variantes de entre 4 y dos millones de años de antigüedad pero no más antiguos ni más recientes de ese periodo,
El mayor disparate que usted redacta es que las diferencias entre razas humanas, como las que hay entre rusos y chino, no significan que dichas razas evolucionaron a partir de otras más antiguas, sin embargo esta disparidad de razas es justamente la primera evidencia que podemos ver con nuestros propios ojos para darnos cuenta de la veracidad de la evolución. La creencia religiosa explica que dios creó al hombre a su imagen y semejanza, si así fuera entonces no existirían ni remotamente la variedad de razas humanas que conocemos hoy en día, si así fuera, todos los hombres y mujeres de este planeta tendríamos los mismos rasgos físicos por ejemplo a los 20 años de edad sin importar de que región del mundo fuéramos, de hecho seriamos idénticos a nuestro vecino de enfrente o de la casa de al lado, es más, si realmente hubiéramos sido creados, los seres humanos y todas las especies animales podríamos vivir igual bajo el agua que en tierra firme pues seguramente “el diseño de ese ser supremo” nos hubiera dado la capacidad de andar libremente por todo el planeta, pues aquí es donde supuestamente ha decidido que vivamos sin la preocupaciones de ahogarnos, morir congelados en el ártico o deshidratados en el desierto, incluso ninguna especie del planeta se podría extinguir. Sin embargo cada especie existente, está adaptada a su habitan de residencia y las que se extinguieron fracasaron en su intento de adaptarse, basta y sobra con ver las diferencias en los rasgos físicos de las personas de un continente a otro, africanos, asiáticos, europeos, americanos, etc, etc, todos son distintos pues están adaptados a su habitad regional, así los brasileños están muy a gusto en clima tropical mientras que los esquimales viven sobre el hielo con éxito. También es cierto que los mestizajes de razas generan aún más variedad de rasgos, lo que puede hacer que algunos principiantes caigan en especulaciones respecto al origen de dichas razas, por ejemplo, los afroamericanos no son una raza que evolucionó en Norteamérica si no un mestizaje de rasgos europeos y africanos y que actualmente viven principalmente en los Estados Unidos, sin embargo este mestizaje no significa que se están generando nuevas especies pues en principio tanto africanos como europeos pertenecen a la misma especie, ambos son Homo Sapiens y cuando un H.Sapiens se junta con otro H.Sapiens el resultado será otro Homo Sapiens, siendo solo los genes dominantes de cada uno los que determinen que características físicas tendrá el individuo resultante.
Capitalino Capitalino 16/03/2012 a las 08:42
En seguida, usted continúa con su disparate afirmando que el hecho de que los monos imiten algunos comportamientos no significa que evolucionarán en seres humanos, lo confronta con los supuestos que según usted, los Darwinistas afirman que “algunos monos” evolucionaron hasta convertirse en seres humanos y finalmente especula que de ser así, otras especies animales como perros, gatos, zorros o caballos deberían convertirse también en seres humanos; Bueno, en realidad Darwin jamás llego a decir que el hombre evolucionó a partir del mono, lo que dijo y la ciencia actualmente confirma es que el hombre y los monos provienen del mismo ancestro común, de ahí que muchos malinterpreten y deformen la afirmación dando por entendido que Darwin aseguró que venimos del mono, ahora bien, es ridículo pensar que una especie como un caballo por más inteligente que sea, algún día pueda evolucionar en un ser humanos pues aunque llegara a ser tan o incluso más inteligente que los seres humanos, sus líneas de evolución están ya encaminadas en una dirección diferente, es decir, a lo mas evolucionaría en otra especie sumamente inteligente pero que de ninguna manera seria físicamente semejante a los humanos modernos, igual de improbable es que los monos, chimpancés, gorilas, orangutanes, etc, también debieran evolucionar hasta ser idénticos a nosotros, pues aunque tanto homínidos como primates descendemos del mismo ancestro común, las líneas de evolución de cada homínido comenzaron a separarse desde hace mas de 20 millones de años dando a cada uno las características fisiológicas que poseen en la actualidad. Asi que estimado autor, jamás podrá demostrar la creencia de la creación y menos, inventando argumentos ridículos para desacreditar la evolución.
Capitalino Capitalino 16/03/2012 a las 08:45
Ahora hablemos de las supuestas evidencias que usted enumera y asegura que confirman la mentira de la evolución.
1.- El hombre de Piltdown, este es sin lugar a dudas la columna de papel de la que muchos de los cuestionadores de la evolución suelen aferrarse y argumentarse; lo que usted menciona acerca del fósil es totalmente cierto, a primera vista prometía ser el “eslabón perdido” en la línea evolutiva del ser humano. Sin embargo fue la misma ciencia la que se encargo de desenmascarar y exhibir este espécimen como un fraude a mediados del siglo pasado, aparte de las características que usted señala, mas estudios realizados a los dientes revelaron que los mandibulares parecían haber sido limados de forma artificial, los caninos superiores tenían raíces rectas ( propias de humanos) mientras que los inferiores tenían raíces curvas (propias de simios) y más contundente aún, fue descubrir que la parte de la mandíbula tenía una antigüedad diferente a la parte superior. Es totalmente cierto que este fósil resulto ser un fraude, pero fue la propia ciencia la que lo desenmascaro, no los creacionistas y es esa misma ciencia la que hoy demuestra la veracidad de infinidad de fósiles que se van descubriendo. En resumen este es un argumento más a favor que en contra de la evolución.
2.- sobre el diente de cerdo, es otro ejemplo de como la Ciencia puede corroborar, aclarar o bien, desmentir una hipótesis.
3.- Sobre el Ramhapitecus, efectivamente los estudios preliminares realizados a las escasas muestras encontradas en 1932 prometían a esta especie como un ancestro muy antiguo de los humanos pero, estudios detallados posteriores demostraron que no estaba tan relacionado como se había pensado, de hecho, los estudios realizados a especímenes más completos descubiertos en las décadas de los 70’s revelaron que en realidad el Ramapithecus pertenecía a otra especie de homínido extinto conocidos como “Sivapithecus”, identificado como un muy probable ancestro del Orangután. Ninguno de los estudios realizados encontró similitud alguna con los chimpancés modernos y menos con los mandriles pero este es otro ejemplo de cómo la ciencia puede confirmar o refutar una hipótesis errónea.
4.- Sobre el Muchacho de Turkana; Sr. Autor, usted afirma que el esqueleto encontrado es “obviamente” de un ser humano pues presenta efectivamente una estructura erecta y es igual a las personas que viven hoy en día en regiones tropicales, sin embargo los estudios realizados mostraron que el esqueleto difiere de un niño moderno, por ejemplo, su capacidad craneal era de tan solo 880cm³ lo que está aún por debajo de la capacidad de un niño actual de la misma edad, su antigüedad de 1.6mda y el resto de las diferencias taxonómicas lo ubican dentro de la clasificación de H. erectus/H.ergaster, siendo esta la única especulación que queda por aclarar pues pareciera estar justo en medio de ambas clasificaciones. Este es otro ejemplo claro y prueba contundente de la evolución del ser humano.
5.- Sobre “Lucy”, estimado autor las afirmaciones que hace respecto a que los restos conocidos como “Lucy” son los restos de un chimpancé moderno, no podrían ser mas falsas, ciertamente las medidas de la cavidad cerebral son muy similares a las de los chimpancés, hecho que resulta una mera coincidencia comparativa, pues el resto de toda la estructura ósea revela las claras diferencias con los chimpancés, de hecho, estudios detallados dejan en claro que Lucy no es un chimpancé, como ejemplo el bipedismo revelado por la estructura alargada de la pelvis, o que las mandíbulas tienen un parecido mayor al de los humanos y las piezas dentales un parecido mayor al de los simios y eso sin mencionar el resto de diferencias de la estructura ósea. En realidad Lucy pertenece a la especie llamada Australopithecus Afarencis y es otra prueba contundente de la evolución humana.
6.- Sobre KNM-ER1470, se trata de un espécimen de Homo Rudolfencis hallado en Kenia, La única  controversia existente es respecto a en que denominación exacta se debe de clasificar pues su antigüedad de 2.4-1.9mda y sus características físicas corresponden principalmente al género H. habilis,  aunque presenta algunas diferencias morfológicas como una cavidad cerebral mayor, una cara más plana y alargada y piezas dentales mas reforzadas, solo se ha encontrado el cráneo así que habrá que esperar a que se descubra un espécimen más completo para un estudio detallado y se puedan aclarar estas dudas. Sr. Autor, ¿de dónde saca usted que se trate de un ensamblaje incorrecto de fragmentos craneales? Ningún estudio realizado habla acerca de un posible fraude de este espécimen, así que este invento suyo es solo otro patético intento de desacreditar una prueba contundente de la evolución.
Como puede darse cuenta señor autor y apreciables lectores de este blog, todos los descubrimientos paleontológicos son evidencias sólidas que corroboran como los humanos y todas las especies modernas evolucionaron, las hipótesis incorrectas o los fraudes son prontamente descubiertos y exhibidos por la misma ciencia y las mentiras, ridiculeces y falsedades con las que usted trata de desacreditar a Darwin y la evolución no son más que un intento desesperado por mantenerse a flote en el mar de evidencias, son “pataditas de ahogado”. Ni Darwin ni la evolución mencionan que “El hombre viene del mono”, esta declaración evidencia su falta de cultura y conocimiento al respecto, por ejemplo el cuestionamiento que hace al respecto de porque osos o zorros no se convierten en bípedos o profesores. La evolución es un proceso de cambios en respuesta a un medio ambiente cambiante, así que cada especie que existe en la actualidad es el resultado de la adaptación a su propio ambiente, a su habitad particular.
Y una vez más, recuerden la ley más importante de toda la naturaleza y que todos hemos comprobado en cada día de nuestras vidas: “la materia no se crea ni se destruye, solo se transforma” Antoine Lavoisier, 1743 – 1794.

Dudas o comentarios:  hector_ar79@hotmail.com
Capitalino Capitalino 16/03/2012 a las 08:46
Rayos, chicos, sólo fíjense en la ley de la entropía y verán que lo de la evolución es un fiasco. La entropía dice que todo tiende al desorden, no? Si todo va en ese sentido, la evolución no podría ocurrir. Ni la formación de los primeros elementos, ni el origen de la primera célula viva (con respecto a esto fíjense también en la ley de la biogénesis), ni la continua adaptación y mejora de los organismos mediante mutaciones a organismos más complejos, ni la constitución de todo el universo y sus leyes ordenadas. Blebleble. Podría citar otras cosas, pero creo que con eso es suficiente para que *paf* se detengan un poco y re-piensen. Toda la creación los llevará a un mismo punto: Dios.
P.D.: No leí todo el artículo y no sé si todo ello es cierto, pero de lo que estoy más que segura es que Dios existe; sólo hay que buscar bien. :-)
Coty Coty 01/04/2013 a las 02:04
Para los que dejaron su comentario: ahora resulta que el enigma mas grande de toda la historia la tienen ustedes, solo los estupidos dicen estar seguros de lo que creen. QUE PATETICOS!!!
anonimo anonimo 01/04/2013 a las 02:41

Deja tu comentario Cráneos humanos averguenzan a los Ateos.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre