Avisar de contenido inadecuado

El Diezmo:Análisis de Malaquías 3:6-12.

{
}

Uno de los pasajes que utilizan con más frecuencia los “pastores del diezmo”, buscando intimidar y de ese modo aprovecharse de la ingenuidad de la gente es, (malaquías: 3:8) “…vosotros me habéis robado…” dicen los falsos maestros, pretendiendo hacer creer que citan a Dios, mientras ellos son los que realmente le están robando a las personas y a Dios con esta mentira.
¿Cuántas de las personas que leen este artículo han sido engañadas con este pasaje? Recuerdo haber escuchado este versículo en una clase de estas iglesias seudo evangelistas, y haberme decidido a dar el diez por ciento de mi salario, porque no quería escuchar a Dios llamándome ladrón. Pero en verdad, lo que Dios dice en este pasaje, no es para los cristianos. Él jamás diría que le he robado, porque soy su hijo por la fe que es en Cristo, y todo lo que es suyo me pertenece. Pero vamos a analizar este pasaje, y usted podrá comprobar lo que Dios realmente dice en él

El libro de Malaquías fue escrito unos 400 años antes de Cristo, y está dirigido a la Nación de Israel. Eso podemos comprobarlo en el versículo uno:

“Profecía de la palabra de Jehová contra Israel, por medio de Malaquías” (Mal.:1.1)

En el versículo seis del capítulo tres (Mal: 3:6) (que es donde comienza nuestro análisis) sigue dirigiéndose a los israelitas:

“Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos”


El hecho de que este pasaje de la Escritura esté dirigido a la Nación de Israel y no a la iglesia, debería ser suficiente para que el cristiano lo analice cuidadosamente. Y eso es lo que haremos con la ayuda de Dios.

En el versículo siete Dios les reclama (a los israelitas) el haberse apartado de sus leyes y no haberlas cumplido, les propone que se vuelvan a él para tener bendición:

“Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis .Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, a dicho Jehová de los ejércitos. Más dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos?” (Mal: 3:7)

Permítame aclarar, por si no lo está viendo claro, que Dios está reclamándole estas cosas a la Nación de Israel, no a la iglesia. No podría estar refiriéndose a la iglesia, porque 400 años antes de Cristo, la iglesia aun no existía.
Los israelitas estaban bajo la ley, la cual obliga al hombre a hacer algo, para recibir algo a cambio.
La iglesia no está bajo la ley mosaica, es decir que en ella, esto de “hacer algo para recibir algo,” no funciona.
La iglesia está bajo la gracia (Ro:6:14) y todo lo que recibe es por gracia a través de Cristo; esto podemos comprobarlo en el siguiente versículo:

“Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia." (Jn:1:16)

En el versículo siete, ante la demanda de Dios de volverse a Él; los israelitas preguntan:

“¿En qué hemos de volvernos?”

Ellos quieren saber, qué es aquello de la ley que no están cumpliendo. Dios responde que le están robando:

“¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.” (Mal:3:8)

Dios dice que ellos le roban porque el diezmo le pertenece a él (levítico: 27:30; 32) Y los israelitas no lo están entregando como él dice, sino que se lo están quedando para ellos.
Ahora bien; si usted y yo fuésemos israelitas y estuviésemos viviendo en el año 400 A C, este pasaje estaría hablándonos a nosotros, inexcusablemente. Pero la verdad es que no soy de la Nación de Israel; por lo tanto, no tengo porqué llevar a la casa de Dios el diezmo de: mi aceite, mi grano, mis animales, etc.
Y en el caso que usted sí sea israelita, le doy una noticia: No estamos en el 400AC, por lo tanto, no está obligado a diezmar su trigo, su aceite, su vino, etc. (no habla de dinero la ley, solo de alimentos; por eso el Señor dice: “…haya alimento en mi casa…”)
En el versículo nueve Dios les recuerda que su desobediencia los deja bajo maldición:

“Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado." (Mal:3:9)

Este versículo vuelve a hacer mención a la nación de Israel, que es a quien se está dirigiendo Dios con sus reclamos.
La mala noticia es que si usted era israelita en el 400AC, y no estaba diezmando y ofrendando como la ley ordenaba, quedaba bajo maldición.

(Maldición es lo contrario de bendición. Estar bajo la bendición de Dios es estar bajo su protección, sus cuidados y su amor. Mientras que. estar bajo maldición, ser “maldito,” es estar apartado de Dios, lo cual es lo peor que le podía pasar al israelita hace 2400 años; y lo peor que le puede pasar a cualquier hombre hoy.)


Ahora bien; el incumplimiento de la ley, traía como consecuencia la maldición. En el libro de “Gálatas” se lee:

“Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición. Pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas” (Gal:3:10)

Es decir que para la ley la cosa es así: “Haz esto y recibirás bendición. Si no lo haces, recibirás maldición”
La nación no estaba diezmando ni ofrendando y por ley habían quedado bajo maldición.
En (Dt:28) se puede informar acerca de las bendiciones y maldiciones que traían el cumplimiento o incumplimiento de la ley.
Pero siguiendo con nuestro estudio, cabe preguntarse: Si Dios en este pasaje de la Escritura se está dirigiendo a la nación de Israel, entonces, ¿Por qué los “maestros del diezmo” lo aplican a la iglesia?


Pretender hacer diezmar a los cristianos mediante este pasaje demuestra un desconocimiento total de las doctrinas cristianas; porque en (Gál:3:13) se afirma que:

“Cristo nos redimió de la maldición de la ley…”

En ese versículo se lee claramente que Cristo nos liberó de la maldición de la ley.
¿Y cómo nos liberó de esa maldición? El mismo versículo dice que él ocupó nuestro lugar:

“…hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)”

Es decir que Cristo fue maldito por nosotros, para librarnos de la maldición que trae el incumplimiento de la ley. Y no solo del incumplimiento de la ley; sino de la ley misma, eso es lo que la Palabra de Dios dice, solo eso, en ningún lugar se reclama a los cristianos a cumplir la ley.
Si usted ha creído en Cristo,(Jn:3:16) y le ha recibido como Señor y Salvador de su vida,(Jn:1:12) entonces usted ha sido perdonado por Dios;(Col:2:13) ahora Cristo vive en usted y usted está en Cristo (Gál:2:20). Y no hay nada que pueda separarlo (maldecirlo) del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. (Ro:8:36) Nada ni nadie podrá impedir jamás que usted sea bendecido por siempre. El incumplimiento de la ley no le traerá a usted maldición, simplemente porque usted no está bajo la ley. Usted ha muerto a la ley; la ley lo condenaba a morir y usted murió. (Ro:6:1-14)

Siguiendo con el versículo diez de Malaquías, vemos que Dios promete dar “bendición hasta que sobreabunde” a la nación de Israel, si primeramente cumplen con la ley.

“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”

En el 400AC los israelitas estaban, como dijimos, bajo la ley, debían cumplir los mandamientos de Dios si querían que él los bendijera; por lo tanto, Dios reta a la nación a cumplir la ley y probar su fidelidad. Eso es perfectamente lógico antes de la crucifixión. Pero es absolutamente absurdo bajo la gracia. Este pasaje no tiene valor para el cristiano, el cristiano no puede probar a Dios; Dios no va a bendecirlo porque el cristiano cumpla la ley, simplemente porque la ley no fue dada para el cristiano.

Primeramente, Dios no puede bendecir al cristiano a cambio de lo que este haga, porque el cristiano no está bajo la ley.Al contrario, Dios ya bendijo al creyente “…con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” por la fe en Jesús.

Segundo, un cristiano no puede probar a Dios, porque ha sido justificado por fe (Ro:5:1) y “…El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe…” (Gál:3:12;13)
Si un creyente pretendiese probar a Dios, estaría ofendiendo a Dios, quien le ha dado todo cuando le dio a su Hijo

“… ¿Cómo no nos dará con él también todas las cosas?” (Ro:8:32)

Tal vez usted, como yo en mi ignorancia, haya probado a Dios, y habrá podido comprobar que Dios no abrió las ventanas de los cielos en su vida, pues no ha prosperado mucho materialmente ¿verdad?
Si Dios no cumplió con esa parte del trato ¿No será que ese trato no fue hecho para usted? Le aseguro que de todas las personas que conozco que están relacionadas con diezmar, a los únicos que les va bien con esto de las bendiciones materiales, es a los pastores que lo recogen.
Ahora, si usted cree que las bendiciones que Dios promete enviar a los diezmadores son espirituales; le recuerdo que no necesita diezmar u ofrendar para que Dios se las otorgue; porque si usted está en Cristo, ya ha sido bendecido “…con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.” (Ef:1:3)

No amigo lector, la bendición que Dios promete en (Mal:3:11) no es espiritual, sino material, y es para la nación de Israel. Leamos el versículo once:

“Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos” (Mal:3:11)

En este versículo se vuelve a insistir en que el mandamiento es para la nación de Israel, y Dios promete prosperidad material:

“Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos”

Por último, si la prosperidad económica es la consecuencia del diezmo (como afirman algunos de estos obreros fraudulentos)
-¿Por qué los que más diezman siguen siendo pobres?
- ¿Por qué no hay evidencia de que el Señor Jesucristo diezmara?
-¿Por qué él era pobre?
- ¿Por qué si él era pobre, sus “siervos”del siglo veintiuno tienen cuentas bancarias, dos o tres automóviles, cosas lujosas y muchas propiedades?
-¿Por qué no hay evidencia bíblica de que Pablo, Pedro o los demás apóstoles diezmaran?
-¿Por qué ellos eran pobres?
- ¿Por qué si ellos no cumplían con la ley, nosotros sí debemos hacerlo?
-¿No es curioso que el Señor Jesús, siendo él pobre, haya dejado a sus ovejas al cuidado de gente que se ha enriquecido con el evangelio?
-¿No será que esos pastores no son de Cristo?

Conclusión: lo que se reclama en las iglesias como diezmo del salario o de los ingresos brutos, es mentira, no tiene fundamentos bíblicos que lo sostengan. Y la maldición que trae el incumplimiento de la ley, no tiene validez para el cristiano.

{
}
{
}

Comentarios El Diezmo:Análisis de Malaquías 3:6-12.

Hola! quisiera saber quien escribió este artículo. También quisiera saber si puede interpretar de otra manera otros versículos que hablan acerca de diezmar. Ha estudiado teología quien escribió este artículo? Con mucho respeto quisiera recibir mis respuestas. Gracias!!

John John 28/04/2010 a las 23:55

estas total mente perdido en palabra...pareces testigo o la secta de la iglesia de los ultimos dias..o aventista...el señor tanto en el nuevo como en el antiguo lo dijo muy claro....amor


Los cristianos no estamos obligados a diezmar, pero de las leyes del diezmo podemos extraer principios orientadores para nuestra ofrenda hoy.


¿Debemos los cristianos diezmar? Algunos creen que estamos obligados a hacerlo. Dan testimonio de bendiciones recibidas por diezmar. Algunos de ellos, sobre la base de Malaquías 3:10 (“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa”), enseñan que debemos dar nuestros diezmos específicamente a nuestra iglesia. Sin embargo, otros dicen que la ley del diezmo ha caducado, y los cristianos no estamos obligados a diezmar. ¿Estamos obligados a diezmar? ¿Dios nos bendecirá si diezmamos? ¿Estamos obligados a dar nuestro diezmo a nuestra iglesia? ¿Ha caducado la ley del diezmo? ¿Qué debo estar haciendo yo y mi familia en cuanto al diezmo? Buscaremos respuestas a estas preguntas en la Biblia.


Historia del diezmo en la Biblia


El diezmo antes de la Ley de Moisés. Abram dio a Mequisedec, sacerdote del Dios Altísimo, el diezmo de todo el botín obtenido al derrotar a los cuatro reyes invasores (Gn. 14:17-20). Parece ser un acto voluntario. En Bet-el Jacob prometió diezmar todo lo que Jehová le diera en su viaje a Harán (Gn. 28:20-22). Parece ser un acto voluntario, para persuadir a Jehová a cuidarlo y bendecirlo.


El diezmo según la ley de Moisés. Los israelitas eran obligados a dar un diezmo de la tierra y del ganado a Jehová (Lv. 27:30-33). Este diezmo era para el sostén de los levitas (Nm. 18:21). Un diezmo se debería gastar en banquetes en el santuario central cada año (Dt. 14:22-23, 26). Un tercer diezmo (o tal vez parte del segundo diezmo) debería darse cada tres años, guardarse en las ciudades y repartirse a los pobres (Dt. 14:28-29). El diezmo se menciona pocas veces más en el Antiguo Testamento:


1. Amós criticó a los israelitas porque diezmaban creyendo que así agradaban a Dios, a la vez que cometían injusticias contra los pobres e indefensos (Amós 4:4).


2. En la reforma de Exequias los israelitas llevaron el diezmo de la tierra del ganado al templo y lo depositaron allí (2 Crónicas 31:5-6). Se trata del diezmo para los levitas (v. 4).


3. En la reforma de Esdras, los judíos prometieron dar el diezmo de la tierra para el sostén de los levitas (Ne. 10:37), cosa que hicieron por un tiempo (12:47, 13:10, 12).


4. Malaquías acusó a los judíos de robar a Dios en sus diezmos, les instó a traer el diezmo completo al templo de Jerusalén (el único templo de los judíos) y les prometió gran bendición (Malaquías 3:8-10). Se trata del diezmo para los levitas.


5. En tiempos neotestamentarios los escritos rabínicos indican que los judíos daban importancia a por lo menos los primeros dos diezmos (Lc. 18:12, la oración del fariseo). Jesús reconoció que por lo menos algunos escribas y fariseos diezmaban de todo, y que lo deberían hacer, pero les criticó por creer que eso agradaría a Dios aun cuando dejaban la justicia, la misericordia y la fe (Mt. 23:23; Lc. 11:42).


6. No hay ningún pasaje neotestamentario que inste a diezmar después de la muerte de Cristo. Las únicas referencias al diezmo en Hechos-Apocalipsis se hallan en He. 7:2, 4, 5, 6, 8, 9; no instan a diezmar, sino que argumentan que el sacerdocio de Melquisedec fue superior al sacerdocio levítico, pues Melquisedec recibió diezmos de Abraham y, por lo tanto, también de Leví. El v. 5 indica que los diezmos eran parte de la Ley para Israel.


7. Los cristianos que diezman hoy por lo regular no piensan cómo aplicar todos los aspectos de la ley. Una excepción es la iglesia de Dios Universal: envían un diezmo a las oficinas centrales para ser repartido de allí entre las iglesias y ministros, ahorran un diezmo para un retiro anual de la iglesia en un hotel de lujo y dan el tercer diezmo a los pobres.


¿Están obligados los cristianos a diezmar hoy?


Para los cristianos, y especialmente los cristianos gentiles, los aspectos rituales de la Ley (por ejemplo, circuncisión, días sagrados, dieta, pureza e impureza) han caducado, pero las dimensiones éticas y de actitudes hacia Dios (por ejemplo, temor a Dios, amor al prójimo, 9 de los 10 Mandamientos) siguen teniendo aplicación a nosotros.


Los cristianos no estamos obligados a guardar los detalles específicos de la ley del diezmo: el porcentaje, dónde entregarlo, etc. De las leyes del diezmo podemos derivar principios y consejos que nos pueden orientar hoy, especialmente a la luz de enseñanzas neotestamentarias. Escojamos dos de los siguientes para ponerlos en práctica esta semana:


1. Ofrendemos generosamente, sacrificialmente y con fe (2 Co. 8:1-3).


2. Ofrendemos para sostener a ministros (Fil. 4:15-16; 1 Ti. 5:17-18).


3. Ofrendemos para ayudar a los pobres (1 Ti. 5:3; Jn. 13:17-19).


4. Está bien gastar en banquetes y celebraciones para alabar, agradecer y honrar al Señor.


5. Sería sabio enseñar a nuestros hijos a diezmar para que, cuando sean adultos, decidan si seguirán con esa costumbre u ofrendarán de otra manera.


6. Dios bendice económica y espiritualmente a los que ofrendan generosamente (Lc. 6:38; 2 Co. 9:6-11; Fil. 4:19). Quienes diezman hoy reciben bendición de Dios no por el porcentaje que dan, sino porque ofrendan generosamente.


7. A quienes no diezman, les recomiendo a probarlo. A los que ya diezman, les recomiendo probar dando más.


Hable con el Señor acerca de los dos principios o consejos que usted escogió, pidiéndole poder y sabiduría para ponerlos en práctica en las próximas semanas.


Seamos fieles ofrendando generosamente,

jose luis jose luis 03/06/2010 a las 16:34

estas total mente perdido en palabra...pareces testigo o la secta de la iglesia de los ultimos dias..o aventista...el señor tanto en el nuevo como en el antiguo lo dijo muy claro....amor


Los cristianos no estamos obligados a diezmar, pero de las leyes del diezmo podemos extraer principios orientadores para nuestra ofrenda hoy.


¿Debemos los cristianos diezmar? Algunos creen que estamos obligados a hacerlo. Dan testimonio de bendiciones recibidas por diezmar. Algunos de ellos, sobre la base de Malaquías 3:10 (“Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa”), enseñan que debemos dar nuestros diezmos específicamente a nuestra iglesia. Sin embargo, otros dicen que la ley del diezmo ha caducado, y los cristianos no estamos obligados a diezmar. ¿Estamos obligados a diezmar? ¿Dios nos bendecirá si diezmamos? ¿Estamos obligados a dar nuestro diezmo a nuestra iglesia? ¿Ha caducado la ley del diezmo? ¿Qué debo estar haciendo yo y mi familia en cuanto al diezmo? Buscaremos respuestas a estas preguntas en la Biblia.


Historia del diezmo en la Biblia


El diezmo antes de la Ley de Moisés. Abram dio a Mequisedec, sacerdote del Dios Altísimo, el diezmo de todo el botín obtenido al derrotar a los cuatro reyes invasores (Gn. 14:17-20). Parece ser un acto voluntario. En Bet-el Jacob prometió diezmar todo lo que Jehová le diera en su viaje a Harán (Gn. 28:20-22). Parece ser un acto voluntario, para persuadir a Jehová a cuidarlo y bendecirlo.


El diezmo según la ley de Moisés. Los israelitas eran obligados a dar un diezmo de la tierra y del ganado a Jehová (Lv. 27:30-33). Este diezmo era para el sostén de los levitas (Nm. 18:21). Un diezmo se debería gastar en banquetes en el santuario central cada año (Dt. 14:22-23, 26). Un tercer diezmo (o tal vez parte del segundo diezmo) debería darse cada tres años, guardarse en las ciudades y repartirse a los pobres (Dt. 14:28-29). El diezmo se menciona pocas veces más en el Antiguo Testamento:


1. Amós criticó a los israelitas porque diezmaban creyendo que así agradaban a Dios, a la vez que cometían injusticias contra los pobres e indefensos (Amós 4:4).


2. En la reforma de Exequias los israelitas llevaron el diezmo de la tierra del ganado al templo y lo depositaron allí (2 Crónicas 31:5-6). Se trata del diezmo para los levitas (v. 4).


3. En la reforma de Esdras, los judíos prometieron dar el diezmo de la tierra para el sostén de los levitas (Ne. 10:37), cosa que hicieron por un tiempo (12:47, 13:10, 12).


4. Malaquías acusó a los judíos de robar a Dios en sus diezmos, les instó a traer el diezmo completo al templo de Jerusalén (el único templo de los judíos) y les prometió gran bendición (Malaquías 3:8-10). Se trata del diezmo para los levitas.


5. En tiempos neotestamentarios los escritos rabínicos indican que los judíos daban importancia a por lo menos los primeros dos diezmos (Lc. 18:12, la oración del fariseo). Jesús reconoció que por lo menos algunos escribas y fariseos diezmaban de todo, y que lo deberían hacer, pero les criticó por creer que eso agradaría a Dios aun cuando dejaban la justicia, la misericordia y la fe (Mt. 23:23; Lc. 11:42).


6. No hay ningún pasaje neotestamentario que inste a diezmar después de la muerte de Cristo. Las únicas referencias al diezmo en Hechos-Apocalipsis se hallan en He. 7:2, 4, 5, 6, 8, 9; no instan a diezmar, sino que argumentan que el sacerdocio de Melquisedec fue superior al sacerdocio levítico, pues Melquisedec recibió diezmos de Abraham y, por lo tanto, también de Leví. El v. 5 indica que los diezmos eran parte de la Ley para Israel.


7. Los cristianos que diezman hoy por lo regular no piensan cómo aplicar todos los aspectos de la ley. Una excepción es la iglesia de Dios Universal: envían un diezmo a las oficinas centrales para ser repartido de allí entre las iglesias y ministros, ahorran un diezmo para un retiro anual de la iglesia en un hotel de lujo y dan el tercer diezmo a los pobres.


¿Están obligados los cristianos a diezmar hoy?


Para los cristianos, y especialmente los cristianos gentiles, los aspectos rituales de la Ley (por ejemplo, circuncisión, días sagrados, dieta, pureza e impureza) han caducado, pero las dimensiones éticas y de actitudes hacia Dios (por ejemplo, temor a Dios, amor al prójimo, 9 de los 10 Mandamientos) siguen teniendo aplicación a nosotros.


Los cristianos no estamos obligados a guardar los detalles específicos de la ley del diezmo: el porcentaje, dónde entregarlo, etc. De las leyes del diezmo podemos derivar principios y consejos que nos pueden orientar hoy, especialmente a la luz de enseñanzas neotestamentarias. Escojamos dos de los siguientes para ponerlos en práctica esta semana:


1. Ofrendemos generosamente, sacrificialmente y con fe (2 Co. 8:1-3).


2. Ofrendemos para sostener a ministros (Fil. 4:15-16; 1 Ti. 5:17-18).


3. Ofrendemos para ayudar a los pobres (1 Ti. 5:3; Jn. 13:17-19).


4. Está bien gastar en banquetes y celebraciones para alabar, agradecer y honrar al Señor.


5. Sería sabio enseñar a nuestros hijos a diezmar para que, cuando sean adultos, decidan si seguirán con esa costumbre u ofrendarán de otra manera.


6. Dios bendice económica y espiritualmente a los que ofrendan generosamente (Lc. 6:38; 2 Co. 9:6-11; Fil. 4:19). Quienes diezman hoy reciben bendición de Dios no por el porcentaje que dan, sino porque ofrendan generosamente.


7. A quienes no diezman, les recomiendo a probarlo. A los que ya diezman, les recomiendo probar dando más.


Hable con el Señor acerca de los dos principios o consejos que usted escogió, pidiéndole poder y sabiduría para ponerlos en práctica en las próximas semanas.


Seamos fieles ofrendando generosamente,

jose luis jose luis 03/06/2010 a las 16:35

no entiendo y mientra más escudriño,más me confundo se que los pastores lucran con nuestro esfuerzo,yo ayudo y trato de diezmar y se que DIOS.,me ama
pero dejara de amar a quienes no pueden diezmar''? NO LO CREO EL ES UN
SER MARAVILLOSO,.

magaly carrasco muño magaly carrasco muño 27/06/2010 a las 13:52

dios ama al dador de corazon

jose graterol jose graterol 27/06/2010 a las 22:43

dios ama al dador de corazon ayedemos al progimo en todo lo q podamos vestido al desnudo ,calzado al descalso,comida al hambriento, bebida al sediento ,si tienes y puedes por q no ayudar jesucristo es amo del oro y la plata y no se nos olvide q es mas facil q pase un camello por el ojo de una aguja q un rico en el reyno de los cielos  debemos vivir con humildad si en lo poco me eres fiel en lo mucho t pondre y si tienes a cristo en tu corazon ya tienes una gran riqeza.........gloria a dios por todo

jose graterol jose graterol 27/06/2010 a las 22:51

Creo que estas totalmente fuera de contexto se nota que no estudias la Biblia, si esas son tus razones para no diezmar, son muy superficiles. Cuando hables de la palabra de Dios por lo menos proecupate de escudriñar más, confundes a otros con tus palabras vanas.

ingrid ingrid 24/07/2010 a las 07:15



     Malaquías significa “Mensajero”, no sabemos si es nombre propio o su misión, no tiene mucha importancia, lo que se sabe que era un hombre de no estarse sentado en el escritorio, salía a la calle y discutía con la gente en defensa de la causa de Dios, en tiempos de muy bajo nivel espiritual y pone la respuesta en labios de Dios.  En el diálogo que sigue: (Malaquías 3:6-12).-:


·       Soy fiel.


·       Vuélvanse a mí y yo me volveré a ustedes.


·       ¿En qué sentido te hemos robado?


·       ¿Robará el hombre a Dios?


     Si todo lo que somos y tenemos pertenece a Dios, disponer de nuestra vida y de nuestras cosas a nuestro antojo es, evidentemente, robar a Dios.


·       ¿En qué te robamos?


·       ¡En los diezmos y ofrendas!


     Y aquí entramos a hablar sobre un problema que es poco sabroso a muchos paladares, (si no te gusta, lo lamento). (A algunos no le gusta la cebolla a otros el ajo, lo que no significa que la cebolla o el ajo sean malos), por otro lado, el paladar se educa. Sé que es un tema ríspido, que se ha enseñado en las iglesias, de una manera superficial, o impuesto como un motivo de espiritualidad que te permite trabajar en la iglesia o dejarte sentado, tratare de ser lo más bíblico posible y, como siempre, cada uno será responsable del saco que le toca ponerse.


     No se trata si me gusta o no me gusta, lo que importa es si el asunto merece mi atención. y si así es, hay que sentarse a hacer números.


     El diezmo y las ofrendas significan calcular lo que hemos de dar  (ser ordenados, sistematizarnos). Se ha impuesto, en muchos lados, ‘dar espontáneamente’, echar mano al bolsillo y ofrendar con algo de lo que la mano encuentre ahí. Esto es peligroso, porque se da menos de lo que se figura o dando cosa muy distinta a lo que se pensaba. Quedando fuera de circuito una ofrenda voluntaria, metódica y proporcional. Con esa dinámica quedamos enredados en la mezquindad o ‘amarretismo’ (quedar amarrado a lo material o al dinero).


     La ofrenda no la inventaron los judíos, hay una imperiosa necesidad de ofrendar en el alma humana, todos los pueblos han ofrendado a sus dioses, aún sacrificios humanos. (Isaac) Tampoco lo es los diezmos, estos se incorporan a la Ley mucho más acá en la historia que otros, como parte mínima de las ofrendas, además de las ofrendas voluntarias.


     Malaquías los enfrenta, por esta actitud, diciendo que tienen ingratitud. (Cuando no se ve el amor de Dios es porque la ingratitud llena el espíritu e impide la visión). à (Vs. 10b).


     Observemos, el diezmo, las ofrendas, es una cuestión de fe: un reconocimiento del poder de Dios. Su propósito es ‘aprender a temer al Señor tu Dios todos los días’.


     Hay quienes le sacan el cuerpo a este reto, también objetan el hecho de diezmar, y  no hay que juzgarlos, cada uno sabe lo suyo; pero los que diezman y ofrendan, son muchos más generosos que los que no lo hacen.


     Hay quienes objetan desde la Biblia, dicen que cuando se pasa del AT al NT, se pasa de la Ley a la Gracia, y que insistir en el diezmo es ser legalista y por lo tanto desespiritualiza la ofrenda. Si nos quedamos con la obligación como el fariseo en su oración, es legalismo. Jesús les dice a los fariseos à (Mt. 23:23), Él no pierde el sentido de proporción, ni su escala de valores, que hacen lo que “es debido” (Ley), pero se olvidan de la misericordia (Gracia), habría que focalizar en “sin dejar de hacer aquello”, dediquémonos a la justicia, a la misericordia y a la fe (Gracia), sin dejar de hacer aquello: à diezmar, ofrendar (Ley). No tomemos lo secundario por esencial. O acaso ¿Jesús no fue a favor de la ofrenda de la viuda, comparándola con la del rico? (Mr 12:41-44), atacando así, el espíritu legalista. No vio la cantidad, vio la proporción. Pues la mujer dio mucho más de lo que la ley le pedía, lo dio todo. Jesús censura el empeño de retacear la ofrenda, porque se limita a dar lo que sobra. En esto concuerda Malaquías (1:6-13), no vamos a encontrar consuelo en los Evangelios si nuestra postura es dar menos que el diezmo, al joven rico le dijo: “si quieres ser perfecto, vende todo lo que tienes y dalo a los que más necesitan y vos veni y seguime”. Zaqueo, luego de su encuentro con Jesús, da la mitad de lo que tiene a los pobres y promete cuadriplicar su deuda, si a alguien ha defraudado. Sus discípulos tuvieron que dejar lo poco que tenían para seguirle. La objeción del legalismo es peligrosa.



     ¿En qué me fundamentos pra la práctica del diezmo y las ofrendas?: à Todo es de Dios, el diezmo y las ofrendas son un reconocimiento de que esto es así; siendo Dios generosos, debemos serlo nosotros también, el límite de nuestro dar es darnos a nosotros mismos, amándonos a nosotros mismos y al prójimo.


     Si queremos disfrutar de la vida espiritual es necesario independizarnos del apego al dinero y las cosas. Objeción: à si no gano plata ¿Cómo ofrendo? (adolescentes bautizados, pasan horas y horas haciendo nada y no queriendo hacer otra cosa, amas de casas que el marido no concurre a la iglesia, uno puede ofrendar su tiempo en oración, en actividad, en colaboración y no solo en la TV.). El no estar bajo la Ley sino bajo la Gracia, no significa que sea una ‘gracia barata’. (a Dios le costó mucho darnos una nueva oportunidad, le salió muy caro, nada más ni nada menos que la vida de su Hijo, para que nosotros andemos haciendo caso a los pajaritos que revolotean alrededor nuestro, pensando que somos el ombligo del mundo y querer hacer valer nuestras razones), no nos equivoquemos, la Gracia nos capacita para hacer mucho mas, de aquello que la Ley nos puede obligar.


     Entonces, ¿Cuánto puedo dar y a la vez complacer a Dios?, a malas preguntas, malas respuestas. Esa pregunta brota de un corazón que no es agradecido, lo que debería brotar es ¿Cuánto más puedo dar o hacer por todo lo que Dios ha hecho por mí?



è Valores prácticos y positivos de este sistema de ofrendar.



ü Es una sana disciplina financiera. Cuando somos desorganizados


o indisciplinados en nuestras finanzas, nunca nos alcanza lo que tenemos. No damos para que el pastor predique lo que me gusta, o se tomen las decisiones que yo deseo.


     Si no estamos de acuerdo con el diezmo, no dejemos librado al azar o vaivén de nuestras ocurrencias, deberíamos entonces, consultarlo seriamente con Dios, como el que diezma.


     Si ofrendamos pensando que todo es de Dios y de eso le damos, como expresión de nuestra gratitud y consagración, no podemos dar migajas.


     Cualquier proporción que se elija (diezmo o no) se debe hacer sentándose a hacer números, de allí surge la promesa a Dios y después a cumplirla, para no defraudar a Dios.


ü La práctica de ofrendar y diezmar se transforma en una fuente de gozo. A veces me pregunto el por qué de la gente que más tiene le resulta más costoso dar, à porque miran como se agranda lo que se ofrenda y no se mira como se abulta el resto del 90% con que se queda, sin querer se pasa a la ingratitud.


     No conozco a nadie que diezme y ofrende a la vez que este arrepentido.



ü Dar se nos torna en bendición,  incluso material.  ¡Ojo!, no  que


hacerlo como negocio, puede resultar mal.



     El dar proporcionalmente no es cuestión de rico o pobre, ninguno que se ha aventurado a hacerlo se ha sentido defraudado por Dios. ¿Por qué no hacer la prueba, aunque más no sea por un tiempo prudencial?



     Se puede argumentar que es un asunto muy personal, estoy de acuerdo, y que nadie tiene derecho a entrar en lo íntimo y juzgar por lo que se ofrenda, estoy de acuerdo, pero nadie tampoco, si se es cristiano, tiene el derecho de no preguntarle a Dios ¿Qué ofrenda reclamas de mí?


     No podemos decirle a Él: ‘en esta área no te metas, es cosa mía’. Presentemos todo a Dios sin retaceo alguno, para estar a su entera disposición.



     Al fijar tu ofrenda, no te olvides a sentarte y hacer números.



     Quizá para entender a Dios, tengas que consultar con algún hermano, o al pastor. A través de ellos, Dios también habla.

Omar Omar 03/08/2010 a las 16:10

No estoy de acuerdo con diezmar. Me parece injusto que un pastor se aproveche de textos biblicos para llevar una vida cómoda y de lujos, a costa de los demás. Estaría de acuerdo si el diezmo se utilizara completamente para apoyar a los más necesitados. ESOS PASTORES SON UNOS VIVIDORES

jj jj 03/10/2010 a las 22:26

A algunos parece injusto dar diezmo para que parte de ellos los utilice una persona que puede guiarte en un crecimiento espiritual, pero bien y sin chistar que se paga un boleto de 50o o 1000 pesos para ver a Vicente o al Sol de México. jajajaja.

Elizabeth Elizabeth 22/01/2011 a las 00:39

todo esos comentarios no vienen de parte de dios porque no son escritos por El, quisiera saber si Dios mismo dijo YO SOY EL QUE SOY, YO SOY EL MISMO AYER Y POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, EL ALFA Y EL OMEGA, EL PRINCIPIO Y EL FIN... por que se confunden Jehova Dios Jesus es el mismo y el dejo su palabra si es el mismo ayer, hoy y por los siglos hay que diezmar por asi lo dice su palabra, si usted se confunde pida adios en lo secreto de su oracion y pidale señales, el lo dejo dicho en la biblia y nuestros jovenes soñaran veran visiones soñaran sueños. amen a dios con todos sus presectos busca la verdad y siguela, los invito a la iglesia del nombre de jesus internacional que lleve el nombre que es sobre todo nombre y es a quienes jesus vendra a buscar a los hechos hijos en su nombre bautizado y llenos del espiritud santo. WWW.PASALOCRISTIANO.COM venezuela/ caracas Quinta crespo pueste restaurador.

clara chirvi clara chirvi 23/01/2011 a las 01:10

Jose Luis obviamente es pastor y necesita pagar las cuotas de su auto último modelo.  Aquí a nadie se le obliga a dar el diezmo, pero la "santa escritura" dice... ¡Malditos sois con maldición porque todos me habeis robado! (Malaquias 3, 8-9) y en que... ¡En vuestros diezmos y ofrendas! Si no cumples un mandamiento como este lo más bonito será que se te pudrirá el &%$/. (Deuteronomio 28, 15-68) así que o a pagar vacuna o a convertirse en pastor. y así obtendras más utilidades que todas las pirámides juntas. al 100x1. Como siempre no puedo objetar el no poder donar a personas que necesitan en vez de a un hombre codicioso porque es la "orden de dios" porque o si no un dios genocida me hervira en azufre ardiente junto con personas buenas de otra religión que no quisieron arrodillarse ante Cristo, como buen Nabucodonosor, sin poder morir como lo hará con casi toda la población en cientos de generaciones ya que son pocos los escogidos. En la antigüedad de crueles conquistadores era normal pero hoy e dia se llama extorsión, chantaje, terrorismo, intimidación. Todo mientras uno repite veinte veces en los coros "dios de amor"

Luislejov Luislejov 03/06/2011 a las 21:48

DIOS es el mismo de ayer, hoy y siempre

yobana suarez yobana suarez 04/07/2011 a las 20:09

soy mariana hace un añoy medio que he entrado al evangelio gracias a DIOS el poderoso y puedo testificar que mediante el diezmo y la ofrenda el señor me ha multiplicado y prosperado segun tu fe y tus obras es la bendicion, y mas aun si lo vemos con los ojos del corazon 

mariana mariana 10/07/2011 a las 00:36

Esta doctrina seudo-cristiana del diezmo caera por su propio peso, me doy cuenta de que cada vez son mas los abren los ojos y se atreven a decirlo, yo fui un esclavo de esta doctrina por varios anos hasta que Dios me guio a escudrinar, y la verdad me hizo libre de esta mentira que tiene atrapada a mucha gente por la ignorancia, ya que son pocos los que se atreven a hacer un analisis serio a esta doctrina...muchos se sorprenderian de lo relativamente reciente que es esta doctrina y quien fue su autora y proclamadora....

Jose Jose 27/09/2011 a las 10:41

el diezmo no se trata solo de dinero si de creerle  a DIOS y ver donde esta tu corazon como dice mateo 6:21

RAUL RAUL 01/01/2012 a las 08:41

disculpa pero estas fuera de lugar en tu analisis, con todo respeto estas totalmente equivocado si bien hay que estar claro es que CIELO Y TIERRA PASARA MAS SU PALABRA NO PASARA analisa esto para que te des cuenta que la palabra de DIOS es eterna y no tiene fecha es para todo los tiempos y toda la vida....de pana estas mal y me das lastima

roberto roberto 13/01/2012 a las 21:31

Disculpa Roberto,pero digno de pena y lastima,es Tu razocinio....Jesus fue quien dijo .cielo y tierra pasaran mas Mis palabras no pasaran....refiriendose a los acontecimientos finales.......


AHORA EN CUANTO A LA LEY DEL DIEZMO Y TODAS LAS OTRAS 612 ORDENANZAS Y ESTATUTOS,LA BIBLIA DICE QUE EL FIN DE LA LEY ES CRISTO.........CUANDO JESUS TERMINO CON SU MISION ,LA LEY LLEGO A SU FIN.....CLAVO LAS MALDICIONES ,EN LA CRUZ,PAGO TODAS NUESTRAS DEUDAS,INCLUIDOS LOS DIEZMOS.......SI DEBIA ALGO,LA SANGRE DE CRISTO ME LIMPIO DE TODA DEUDA,DE TODO PECADO Y ME LIBRA DE TODA CONDENACION DE LA LEY...........

MARIO SILLARO MARIO SILLARO 14/01/2012 a las 02:24

amdos en Cristo leed el libro de los hechos y veran que este conflicto viene de la iglesia primitiva y veran que en el primer consilio los gentiles somos libres de la carga de la ley. si se apegan al diezmo se apegan a la ley y menosprecian la gracia, si se apegan a la ley y errais en un punto de la ley sois malditos por la ley y tentais a Dios, no seais como los galatas insensatos antes bien cada uno de acorde a lo que su corazon sienta no por nesecidad ni buscando beneficio propio (2 de corintios) el hecho de que diezmen buscando la bendicion ya te hace un interesado fariseo, en cuanto a Jesus y los primeros Cristianos nombrenme a uno que halla tenido las cuentas bancarias que muchos pastores de reconocidas iglesias tienen y yo los aplauidere, no tengo ni oro ni plata, es lo que dijeron pedro y juan y subian al templo. no confundais a los hermanos como los judios que subieron a las iglesias gentiles queriendo imponer la ley judaica, por ley (y el diezmo esta en la ley) nadie es salvo. Quien quiera apegarse a la ley a traves del diezmo hagalo, mas no sea de tropiezo a los hermanos que vivimos segun la gracia y la misericordia de Cristo, ah por cierto si a traves del Diezmo os apegais a la ley saben que debeis cumplir con toda la ley pues de lo contrario ya sois malditos.

sanchez marcelo sanchez marcelo 07/08/2012 a las 19:56

¿DEBE LA IGLESIA CRISTIANA


ENSEÑAR EL DIEZMO?



Les transcribo un texto basado en la escritura, la misma fue inspirada por el Espiritu Santo, es decir si quereis ir en contra del Espiritu apegandose a la ley Mosaica o a parte de ella, que bien les vaya





CONCLUSIONES DE UN TEÓLOGO
SOBRE UNA DOCTRINA TABÚ



Russell Earl Kelly, Ph. D.



Traducción por Román Quirós M.


Capítulo 16



Hechos 15 y 21
Transigencia y confusión

Hechos 15 y 21 son documentos cruciales con relación al diezmo porque describen la lucha del concilio de la iglesia primitiva para tratar con el problema de cómo debía aplicarse la ley a los judíos y a los gentiles. La terrible transigencia mantenía a los judíos cristianos bajo la plena jurisdicción de la ley con sus continuados nexos con el templo de Jerusalén y, por supuesto, los diezmos para el templo (no para la iglesia). SIN EMBARGO, liberaba a los cristianos gentiles de toda jurisdicción de la ley en absoluto. En consecuencia, ninguna parte de la ley, incluyendo el diezmo, fue aplicada jamás a los creyentes gentiles.



¡Pablo estaba en lo cierto! ¡La iglesia de Jerusalén, dirigida por Santiago y Pedro, estaba errada! La transigencia que Santiago (y la iglesia) declararon causó una división en la iglesia primitiva, lo cual finalmente condujo a la muerte, aunque siglos más tarde, de esta particular iglesia judeo-cristiana legalista, que pronto rechazó a Pablo y a todos sus escritos.



Hechos 15:1 Entonces algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos: Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos.



Después de que Pablo regresó a Antioquia de Siria de su primer viaje misionero, una delegación no autorizada de fariseos cristianos de la iglesia de Jerusalén fue a Antioquia a "completar" las enseñanzas de Pablo y Bernabé. Los miembros de la delegación insistían en que los creyentes gentiles debían circuncidarse según el rito de la ley mosaica para ser salvos. Para ellos, ser circuncidado significaba guardar toda la ley de Moisés.



Hechos 15:2 Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y ancianos, para tratar esta cuestión.



Después de que una acalorada discusión sobre el lugar de la ley mosaica en la doctrina cristiana no produjo ningún acuerdo satisfactorio, Pablo y Bernabé fueron presionados para que continuaran la discusión en la iglesia de Jerusalén.



Hechos 15:5 Pero algunos de la secta de los fariseos, que habían creído, se levantaron diciendo: Es necesario circuncidarlos, y mandarles que guarden la ley de Moisés.



Los cristianos fariseos-judíos de la iglesia de Jerusalén habían mantenido todos sus nexos con el judaísmo y el templo. Evidentemente (según el capítulo 21), también lo había hecho el resto de la iglesia. Querían que la iglesia ordenara a todos los creyentes, tanto judíos como gentiles, quedar bajo la plena juridicción de la ley mosaica y obedecer todas sus enseñanzas. Eran judíos primero, fariseos después, y cristianos en tercer lugar.



Hechos 15:6 Y se reunieron los apóstoles y los ancianos para conocer de este asunto.


Aproximadamente en el año 52 d. C., veinticinco años después del Calvario, esta iglesia primitiva de Jerusalén todavía no había confrontado el problema de la ley en lo que respecta a los gentiles. Estos cristianos judíos todavía se sentían cómodos al añadir simplemente la enseñanzas cristianas a todas sus tradiciones judías. Lo más probable es que los cristianos gentiles en su membresía habían sido circuncidados y el problema no había surgido. Ahora que Pablo había regresado con el testimonio de muchos cientos de creyentes gentiles no circuncidados, el problema hizo crisis. Algo había que decidir.



Hechos 15:7 Y después de mucha discusión, Pedro se levantó y les dijo: Varones hermanos, vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del evangelio y creyesen.
Hechos 15:8 Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros.
Hechos 15:9 Y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.
Hechos 15:10 Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?
Hechos 15:11 Antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos, de igual modo que ellos.



El apóstol Pedro, segundo en autoridad después de Santiago, recordó a la iglesia que él, personalmente, había sido testigo de que los gentiles habían recibido el Espíritu Santo simplemente por fe y aparte de la observancia de la ley. Concluyó diciendo que, puesto que tanto judíos como gentiles recibieron el Espíritu Santo por fe, la ley no funcionaba como método de salvación. En consecuencia, ¡poner a los cristianos gentiles bajo el yugo de la ley equivalía a tentar a Dios! Los judíos y los gentiles son salvos por gracia, no por medio de la ley. Pregunto: ¿No es lógico decir que tratar de poner a los creyentes bajo el yugo del diezmo también equivale a tentar a Dios?



Hechos 15:12 Entonces toda la multitud calló, y oyeron a Bernabé y a Pablo, que contaban cuán grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles.



Luego, por si acaso alguien creía que Dios no bendeciría a los gentiles que no se hubiesen comprometido a guardar la ley mosaica, Pablo contó muchas y grandes experiencias de las bendiciones de Dios sobre los gentiles incircuncisos.



Hechos 15:19 Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios.
Hechos 15:20 Sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.
Hechos 15:21 Porque Moisés, desde tiempos antiguos, tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.



Después de recordarles a los cristianos judíos que la Biblia había profetizado que los gentiles serían parte del pueblo de Dios (vv. 13-18), Santiago (el líder de la iglesia) declaró que los cristianos judíos "no debían inquietar" a los cristianos gentiles esperando que obedecieran la ley mosaica. ¡ESTO ES EXTREMADAMENTE IMPORTANTE! Aunque estos cristianos judíos NO entendían que ellos tampoco estaban sujetos a la observancia de la ley, SÍ habían llegado a la conclusión correcta de que los cristianos gentiles NO estaban obligados a guardar ninguna parte de ella! Amigos, ¡ESTO INCLUYE EL DIEZMO! Si estos cristianos judíos diezmaban (y creo que sí lo hacían), diezmaban PARA EL TEMPLO porque todavía se consideraban, incorrectamente, obligados a guardar toda la ley.



Esta decisión era una transigencia divisionista y peligrosa. Mantenía a los cristianos judíos bajo la ley al mezclar la ley y la gracia, mientras mantenía a los cristianos gentiles fuera de la ley sin mezclar la ley y la gracia. Cuando los predicadores declaran con Pablo en Romanos 3:21 y 22 que la justicia de Dios se ha revelado por medio de la fe "aparte de la ley" y luego añaden artículos anteriores de la ley (¡como el diezmo!), ¡son estos predicadores los que causan división en la iglesia!



Las cuatro prohibiciones impuestas a los cristianos gentiles en el versículo 20 no les fueron impuestas a causa de la ley mosaica, sino porque eran particularmente ofensivas para los cristianos judíos. Se relacionan más con las prácticas idolátricas paganas que con prohibiciones bíblicas.



Hechos 15:22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir de entre ellos varones y enviarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé: A Judas, que tenía por sobrenombre Barsabás, y a Silas, a varones principales entre los hermanos; 



O la gran mayoría de los miembros de la iglesia habían votado y silenciado completamente a los fariseos judíos que iniciaron la discusión, o los fariseos judíos se retiraron temporalmente en este punto. Además, nótese que los líderes de la iglesia no hicieron la decisión sin consultar y llegar a un acuerdo con el cuerpo de la iglesia.



Hechos 15:23-26 y escribir por conducto de ellos: Los apóstoles y los ancianos y los hermanos, a los hermanos de entre los gentiles que están en Antioquía, en Siria y en Cilicia, salud: "Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, PERTURBANDO VUESTRAS ALMAS, MANDANDO circuncidaros y GUARDAR LA LEY, nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo. 



¡Más claro no puede ser! Los apóstoles, ancianos, y el cuerpo de la iglesia "no han dado la orden" de que los cristianos gentiles "debían guardar la ley". Esperar que no judíos guardaran la ley era comparable a "perturbar las almas". Hasta lo pusieron por escrito para que Pablo pudiese mostrarlo a las iglesias que visitaba. Esta era una decisión 100%, ¡"habiendo llegado a un acuerdo" entre todos los presentes en el primer concilio de iglesia registrado! Pero las iglesias del siglo 21 han invertido esta carta y están mandando más y más a los miembros de iglesia que "guarden la ley", ¡diezmando por lo menos!



Hechos 15:27-29 "Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo. Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas, si os guardáreis, bien haréis. Pasadlo bien".



La iglesia de Jerusalén envió a dos de sus miembros para confirmar personalmente que la carta era auténtica, no fuera a ser que la iglesia de Antioquía pensara que Pablo había falsificado esta carta. Una profecía inspirada por el Espíritu Santo puede haber añadido las bendiciones de Dios. Para un segundo final de esta carta, se repiten las palabras "ninguna carga más". ¡La carga de los cristianos gentiles NO incluye la observancia de la ley! Me pregunto si el énfasis repetido es para nuestra generación.



Hechos 15:30-32 Así, pues, los que fueron enviados descendieron a Antioquía, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta; habiendo leído la cual, se regocijaron por la consolación. Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras.



Cuando los cristianos gentiles oyeron decir que no se esperaba que llevasen la carga de la observancia de la ley mosaica, "se regocijaron por la consolación" que la noticia traía. Sin embargo, en la actualidad no se les permite a los creyentes regocijarse cuando se les habla de la maldición de la ley en Malaquías 3:8-10. Finalmente, en sus oficios de profetas, esta verdad de "ninguna carga más" fue confirmada por Dios por medio de Judas y Silas. ¡Qué más clara enseñanza necesitamos de la Palabra de Dios!



Hechos 21:17 Cuando llegamos a Jerusalén, los hermanos nos recibieron con gozo.



El contexto ocurre aproximadamente en el año 60 D.C., ocho años después del concilio de iglesia de Hechos 15 y a la conclusión del viaje misionero tercero y final de Pablo. Por los libros de Romanos, Gálatas, y 2 Corintios, sabemos que los cristianos fariseos judíos de la iglesia de Jerusalén, que inicialmente habían causado problemas a Pablo en Hechos 15, le habían seguido de iglesia en iglesia a lo largo de los años. Habían acusado a Pablo de dejar de enseñar a los cristianos a observar la ley mosaica.



Hechos 21:18-19 Y al día siguiente, Pablo entró con nosotros a ver a Jacobo, y se hallaban reunidos todos los ancianos; a los cuales, después de haberles saludado, les contó una por una las cosas que Dios había hecho entre los gentiles por su ministerio.



Pablo informó a los líderes de la iglesia de Jerusalén el éxito de sus esfuerzos misioneros. Nótese que Santiago es todavía la cabeza de la iglesia.



Hechos 21:20 Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la ley.



¡ESTE TEXTO ES EXTREMADAMENTE IMPORTANTE! Es evidente que los fariseos judíos eventualmente habían tomado el control de la iglesia de Jerusalén y habían engañado a Santiago junto con la iglesia. ¡Qué lástima! ¡Casi treinta años después del Calvario, los cristianos judíos de Jerusalén TODAVÍA estaban completamente dedicados a observar la ley mosaica! En lo concerniente al diezmo, no hay absolutamente ninguna manera de entender esta declaración sin llegar a la conclusión de que estos cristianos todavía entregaban diezmos AL TEMPLO. No hay ninguna manera legítima de siquiera dar a entender que eran celosos observadores de toda la ley - excepto el diezmo - o que, de lo contrario, entregaban diezmos a los líderes de la iglesia! ¡Esto es absurdo! ¡Así, treinta años después del Calvario, no había tal cosa como una doctrina del diezmo para sostener a los líderes de la iglesia!



Hechos 21:21 Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres.



Hechos 21:22 ¿Qué hay, pues? La multitud se reunirá de cierto, porque oirán que has venido.



A los líderes de la iglesia no les preocupaba lo que Pablo les había estado diciendo a los cristianos gentiles acerca de la ley. Creían que Pablo deliberadamente les había dicho a los cristianos judíos que ellos tampoco estaban obligados ya a vivir en obediencia a la ley. Pablo no pudo animarse a enseñar la transigencia divisionista alcanzada en Hechos 15. Puesto que es bastante bueno para los gentiles ser liberado de la ley por medio de la fe, entonces debe ser bastante bueno para los judíos también. Para Pablo, la espontánea obediencia de "la ley del espíritu de vida en Cristo Jesús", "porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo", era más que suficiente para la nueva creación en Cristo (Rom. 8:2; 5:5).



Hechos 21:23-25 Haz, pues, esto que te decimos: Hay entre nosotros cuatro hombres que tienen obligación de cumplir voto. Tómalos contigo, purifícate con ellos [en el templo], y paga sus gastos [del templo] para que se rasuren la cabeza; y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley. Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado, y de fornicación.



Observe cuidadosamente estos versículos nuevamente. ¡Deténgase y piense muy seriamente! ¡No se pierda todo el impacto de estos versículos sobre el diezmo! El año 60 D. C. - casi 30 años DESPUÉS del Calvario, y los líderes de la iglesia CRISTIANA están ordenando a Pablo que VAYA AL TEMPLO, SE PURIFIQUE, OFREZCA SACRIFICIOS, Y CONVENZA AL RESTO DE LA IGLESIA DE QUE ÉL ESTÁ OBSERVANDO FIELMENTE LA LEY MOSAICA! Le pregunto a usted muy simplemente: ¿Cree usted HONESTAMENTE que esta iglesia enseñaba a sus miembros a DIEZMAR PARA LA IGLESIA?



Esta era una iglesia legalista, divisionista, transadora, que sólo había entendido el evangelio a medias. Por lo menos, entendieron que los cristianos gentiles nunca estuvieron obligados a observar la ley mosaica (incluyendo el entregar diezmos). Aunque esta misma iglesia daba ofrendas voluntarias con sacrificio y fanatismo en Hechos 2:44-46, treinta (30) años más tarde todavía daba principalmente para sostener el sistema del templo judío y no era posible que estuviese enseñando el diezmo a la iglesia. Hechos 2:44-46 no es un ejemplo de diezmar porque ellos todavía adoraban a Dios en el templo. Esto no habría sido permitido si hubiesen dejado de sostener el templo financieramente. Todavía eran judíos primero en ese momento.



Hechos 21:26-29 Entonces Pablo tomó consigo a aquellos hombres, y al día siguiente, habiéndose purificado con ellos, entró en el templo para anunciar el cumplimiento de los días de la purificación, cuando había de presentarse la ofrenda por cada uno de ellos. Pero, cuando estaban por cumplirse los siete días, unos judíos de Asia, al verle en el templo, alborotaron a toda la multitud y le echaron mano, dando voces: ¡Varones israelitas, ayudad! Este es el hombre que por todas partes enseña a todos contra el pueblo, la ley y este lugar; y además de esto, ha metido a griegos en el templo, y ha profanado este santo lugar. (Porque antes habían visto con él en la ciudad a Trófimo, de Éfeso, a quien pensaban que Pablo había metido en el templo).



En 1 Corintios 9:20, Pablo había escrito: "Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley". Desafortunadamente, cuando uno intenta "ser todas las cosas para todas las personas", podría parecerles a los demás que, por lo menos, uno no es "nada para nadie" al participar en todos los lados del problema. Pablo había enseñado la verdad y dejado que los creyentes judíos arribaran a sus propias conclusiones. Ahora su propio estilo de vida relativo a esos asuntos (al menos para los demás) le llevó de vuelta a hacer un sacrificio en el templo para apaciguar a los líderes divisionistas de la iglesia. (¿De qué otro modo podemos explicar honestamente el versículo 26?) Cuando los judíos (que no eran cristianos) le reconocieron, las acusaciones se amontonaron rápidamente.



RESUMEN: El apóstol Pablo casi fue muerto a golpes fuera del templo de Jerusalén. Fue arrestado, enviado a la cárcel, y más tarde a Roma - todo porque la iglesia de Jerusalén, la mayoría de cuyos miembros eran cristianos judíos, le había ORDENADO entrar al templo, ofrecer sacrificios, y continuar observando toda la ley mosaica. Hoy día, casi veinte siglos después, hay iglesias y denominaciones cristianas que nuevamente están ORDENANDO a los miembros de iglesia que observen esa misma ley mosaica. Ya sea que esto tome la forma de sabadismo, alimentos impuros, festividades eclesiásticas obligatorias, o diezmos - todavía es erróneo y divisionista.

De vuelta arriba
|Introducción| 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 |16 | 17 |
|18 |19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 |27 | 28 | 29 | 30 | 31 |Bibliografía |Sobre el autor|

Sección de libros

Index


sanchez marcelo sanchez marcelo 07/08/2012 a las 20:05

Deja tu comentario El Diezmo:Análisis de Malaquías 3:6-12.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre