Avisar de contenido inadecuado

Ecumenismo.mi meta es la de Juan pablo II.

{
}

 

Ecumenismo: "Mi meta es la del Vaticano II", dijo el Papa
 
Ciudad del Vaticano, 17 Nov. 06 (AICA)
 
Benedicto XVI se refirió a lso progresos en el ecumenismo.

Benedicto XVI se refirió a lso progresos en el ecumenismo.

 

"El Concilio Vaticano II consideró una de sus metas principales el restablecimiento de la unidad plena entre todos los cristianos y esta meta es también la mía", dijo Benedicto XVI esta mañana en el Vaticano al recibir a los participantes en la sesión plenaria del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, dedicada al tema "La situación ecuménica en cambio".

     "Vivimos en un período de grandes cambios en casi todos los sectores de la vida -señaló el Papa-, y no hay que maravillarse de que repercutan también en la vida de la Iglesia y en las relaciones entre los cristianos". Pese a ello, subrayó, "el objetivo del movimiento ecuménico es inmutable: la unidad visible de la Iglesia. El Concilio Vaticano II consideró una de sus metas principales el restablecimiento de la unidad plena entre todos los cristianos y esta meta es también la mía".

     Benedicto XVI trajo a la memoria la imagen del aula del Concilio, "donde los observadores delegados de las otras iglesias y comunidades eclesiales estaban atentos pero silenciosos. Esta imagen cedió el paso en las décadas sucesivas a la realidad de una Iglesia en diálogo. El silencio se transformó en palabra de comunión. Se llevó a cabo un trabajo enorme en el ámbito universal y local. Se redescubrió y restableció la fraternidad entre todos los cristianos como condición de diálogo, de cooperación, de oración común y de solidaridad".

     El Papa se refirió después a los esfuerzos en favor del ecumenismo de Juan Pablo II y a la encíclica "Ut unum sint", que su predecesor dedicó a este tema y rememoró "la experiencia de comunión vivida con los representantes de otras iglesias y comunidades eclesiales llegados de todos los continentes para participar en el funeral del inolvidable Juan Pablo II y a la inauguración de mi pontificado. La participación en el dolor y la alegría es signo visible de la nueva situación entre los cristianos".

     El Santo Padre enumeró luego algunos de los acontecimientos de las últimas décadas que repercutieron en el ecumenismo. "Muchas de las veneradas iglesias de Oriente vivían en condiciones de opresión a causa de regímenes dictatoriales y hoy, recuperad la libertad, están dedicadas a un amplio proceso de reorganización y revitalización. La parte oriental y occidental de Europa se acercan y esto estimula a las iglesias a coordinar sus esfuerzos para la salvaguardia de la tradición cristiana".

     "Afortunadamente, tras un período de múltiples dificultades, el diálogo teológico entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas conoce un nuevo impulso" y "también con las comunidades eclesiales de Occidente tenemos diversos diálogos bilaterales, abiertos y amistosos que registran progresos". El Papa citó la "Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación", firmada con la Federación Luterana Mundial y a la que dio también su asentimiento el Consejo Metodista Mundial.

     Sin embargo, todavía hay obstáculos, como "la dificultad de encontrar una concepción común sobre la relación entre el Evangelio y la Iglesia, sobre el misterio de la Iglesia y de su unidad y sobre la cuestión del ministerio en la Iglesia. Han aparecido también nuevas dificultades en el campo ético, con la consecuencia de que las diferentes posiciones asumidas por las confesiones cristianas sobre las problemáticas actuales han limitado su capacidad de orientación de la opinión pública".

     "Hay que promover ante todo -concluyó el Papa- el ecumenismo del amor, que desciende del mandamiento nuevo de Jesús a sus discípulos. El amor acompañado de gestos coherentes crea confianza. Se debe intensificar también la formación ecuménica partiendo de los fundamentos de la fe cristiana, es decir del anuncio del amor de Dios que se reveló en el rostro de Jesucristo y que Cristo ha desvelado al ser humano".+

{
}
{
}

Comentarios Ecumenismo.mi meta es la de Juan pablo II.

[...]cada vez, mejores relaciones entre católicos y ortodoxos, Benedicto XVI ha dejado entrever lo difícil que es llegar a un acuerdo definitivo. Hace tan sólo tres años, llegó a manifestar “la dificultad de encontrar una concepción común sobre la relación entre el Evangelio y la Iglesia, sobre el misterio de la Iglesia y de su unidad y sobre la cuestión del ministerio en la Iglesia?.      Benedicto XVI argumentaba en su discurso al Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos en 2[...]
[...]cada vez, mejores relaciones entre católicos y ortodoxos, Benedicto XVI ha dejado entrever lo difícil que es llegar a un acuerdo definitivo. Hace tan sólo tres años, llegó a manifestar ?la dificultad de encontrar una concepción común sobre la relación entre el Evangelio y la Iglesia, sobre el misterio de la Iglesia y de su unidad y sobre la cuestión del ministerio en la Iglesia?.      Benedicto XVI argumentaba en su discurso al Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos en 2006[...]

Deja tu comentario Ecumenismo.mi meta es la de Juan pablo II.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre