Avisar de contenido inadecuado

Formando iglesias nuevas.

{
}

 

RELACIONES ENTRE LAS IGLESIAS

SUB-TEMA ‘INDEPENDENCIA DE LAS IGLESIAS LOCALES'

Mr. Walter Pender, agosto de 1960

 

Siempre encontramos relaciones en un plano de igualdad. De una iglesia con otra, sin subordinación o reclamo de autoridad. Y esto nos conduce a considerar la Independencia de las iglesias.

 

Hemos mencionado que se comparte la enseñanza, pero no se ejerce autoridad. En ningún caso hallamos que una iglesia intervenga en los asuntos de otra.

 

En este sentido merece ser considerado un incidente muy ilustrativo que tiene lugar a raíz de que "algunos que venían de Judea enseñaban a los hermanos (de Antioquia): Si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos" (Hechos 15.1)

 

La de Jerusalén era la primera iglesia de la historia. De allí salieron quienes llevaron el evangelio por toda Judea y Samaria, y después llegaron también a Antioquia. En este lugar se había formado la primera iglesia con mayoría gentil. Los de Jerusalén tuvieron fraternal comunión con esta iglesia gentil, y enviaron (capítulo 11.22-30) a Bernabé quien, cuando llegó y vio la gracia de Dios, se regocijó y los exhortó a permanecer fieles en el Señor. Y con Saulo se quedó allí enseñando durante todo un año en la iglesia. Y luego se manifiesta aquí también la relación de amor fraternal en la comunión práctica de los de Antioquia, que envían ofrendas para ayudar a los hermanos de Judea. Pero cuando se presentan estos otros, y quieren imponerse con autoridad, porque vienen de Judea, son resistidos por los de Antioquia.

 

Llevado el asunto a la iglesia de Jerusalén, es interesante notar la manera cómo se conducen los hermanos mayores de la iglesia madre. Consideran con serenidad las cosas, y deciden escribir una carta amistosa a estos hermanos más nuevos de Antioquia. Pero no hay en la carta una sola nota de compulsión o de orden. No hay en ningún momento la impresión de que los de Jerusalén piensan que tienen autoridad sobre los de Antioquia. Desautorizan a quienes les habían visitado y perturbado, y aclaran que no fueron con orden de ellos, como en el caso de Bernabé, por ejemplo (capítulo 11) que fue enviado para ayudarles, y no para imponerse con autoridad.

 

La carta que envían sirve de presentación a los siervos de Dios que la llevan, y dan indicaciones apostólicas acerca del problema que los preocupa. Es un ejemplo precioso en la interrelación de las iglesias, la consideración de este capítulo 15 de los Hechos.

 

La recepción de la carta y de los hermanos que la llevaron a Antioquia produce regocijo por la consolación: "Los que fueron enviados descendieron a Antioquia, y reuniendo a la congregación, entregaron la carta." "Y Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron a los hermanos con abundancia de palabras." "Y pasando algún tiempo allí, fueron despedidos en paz por los hermanos, para volver a aquellos que los habían enviado (vs. 30-33)

 

¡Que relación de comunión estrecha, y de colaboración, a la vez que, de respeto por la autonomía e independencia de las iglesias!

 

Un aspecto que no consideraremos ahora, porque seguramente será cuidadosamente tratado al estudiarse las responsabilidades, deberes y derechos de los ancianos de la iglesia, es el carácter local de las funciones de quienes son puestos en autoridad en la iglesia por el Espíritu Santo. Un anciano, tiene autoridad como tal, en su propia iglesia. Como maestro de la palabra, o como predicador, será reconocido en todos los lugares que visite, si es que lo merece. Pero como anciano, en el ejercicio del gobierno de la iglesia, sus atribuciones no alcanzan a otras iglesias, fuera de aquella en que ha sido reconocido como tal.

 

No hay autoridades jerárquicas superiores (Arzobispos) que tengan jurisdicción sobre provincias o naciones. Oportunamente, analizaremos y realizaremos el estudio de este aspecto de la interrelación entre las iglesias. Mientras tanto, queremos dejar establecido aquí este principio, cuyo desconocimiento ha traído tanta desgracia, al abrir la puerta al establecimiento de la jerarquía y la subordinación de las iglesias.

 

Es muy triste tener que decir que en las asambleas hay aquellos que en más de una ocasión, han intervenido o intervienen en los asuntos y problemas de otras iglesias, ejerciendo una autoridad usurpada y contraria al espíritu del NT.

 

Al estudiar disciplina en la iglesia, analizaremos también el hecho de que la disciplina impuesta por una iglesia, tiene que ser reconocida por las otras. El principio de independencia y autoridad de las iglesias, así lo exige. Y la armonía y el buen entendimiento lo aconsejan. (Nos remitimos al estudio La Disciplina en la Iglesia, por Walter Bevan, en este número de Cuadernos de Doctrina Bíblica; en donde también se considera el hecho de que una iglesia no puede excomulgar a otra. No hay nada en el NT que lo autorice. Y el buen sentido también rechaza este criterio).

 

Tomado de Cuadernos de Doctrina Bíblica 1, páginas 60 a 62

{
}
{
}

Deja tu comentario Formando iglesias nuevas.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre