Avisar de contenido inadecuado

Historia de la Ley.

{
}

Biblia : Santa Biblia en el cielo iluminado por una luz solar Foto de archivo

Lección No. 3

Tema: Historia de la ley

Si usted le interesa leer sobre una historia de terror que le asuste y le hable de  terribles convulsiones en la naturaleza, permítame invitarle a leer la historia de la entrega de la ley con los diez mandamientos en el monte Sinaí (Éxodo 19:16,18). A diferencia de lo acostumbrado en el pasado, Dios ahora se presenta en un ambiente de tremenda violencia y amenaza de la naturaleza. Israel no había apreciado la gracia y misericordia de Dios y creyeron que por su propia obediencia podrían complacer las exigencias de la santa y perfecta ley de Dios: "Todo lo que Dios ha dicho haremos. Ya no necesitamos gracia, nosotros lo haremos por nosotros mismos". Y de inmediato vemos el resultado (Éxodo 19:9). La nube cubre el rostro de Dios y demanda Éxodo 19:10,12: "El que tocare de seguro morirá". La ley ha llegado y su ministerio es uno de muerte. No te acerques ya que morirás!. Vea la diferencia del ministerio de la gracia (Mateo 19:13, Efesios 2:13). Bajo la ley ser encontrado culpable significa muerte; bajo la gracia (Gálatas 6:1) "restaurad al tal" es el ministerio de restauración. Ambos ministerios no son sólo distintos sino que obran en forma opuesta al tratar con el pecado.

El capítulo 19 de Éxodo nos presenta un cuadro terrible de miedo, castigo, amenazas y convulsiones en la naturaleza (vers. 12,13,16,18,21-24). Este es el cuadro que presenta la ley, trae terror al corazón del hombre, esclaviza al pecador bajo el yugo "que ni sus padres ni ustedes pudieron llevar" (Hechos 15:10) Ustedes quieren ley? Aquí tienen:

  1.  "No tomarás"
  2. "No te harás"
  3. "No te inclinarás"
  4. "No tomarás"
  5. "No...no..no.."

Ahí la tienen: Cúmplanla si pueden. Dios les dio una ley buena, perfecta y justa, y ésta condenaría todo lo malo, imperfecto o cualquier tipo de violación (Gal..3:10). Dios ha dado la ley que maldice y condena. Israel acabó rechazando la gracia, y así es "añadida" la ley. Esa ley que no puede salvar, la ley con su ministerio de muerte, la ley que condena a los que tratan de salvarse por sus propias obras. Es importante que leas lo que sucede inmediatamente después de la entrega de los mandamientos (Éxodo 20:18,19) (muchas veces leemos solo hasta el vs.17). Estruendos, relámpagos, sonidos de bocinas, el monte temblando y humeando, y el pueblo aterrorizado huyendo de Dios, no queriendo ni siquiera oír la voz de Dios para no morir.

Si te cobijas bajo la ley como tu medio de salvación tienes que aceptar todas las circunstancias que acompañan la ley. He aquí la verdadera historia de la ley: Muestra que ella no puede salvar al cumplirse; no puede traer paz sino que por el contrario genera y trae terror y miedo. En lugar de acercarnos nos aleja de Dios. La ley es santa, justa y buena, aleja al impío, malo e imperfecto hombre, de Dios, ya que ésta condena todo lo que no es santo, justo y perfecto. Por más de 1600 años el pueblo judío vivió bajo el yudo de esa ley perfecta, y sin embargo ni un sólo israelita se salvó por guardarla. Todo lo contrario, luego de 16 siglos terminaron cometiendo el crimen capital de las edades: Clavando en la cruz al único hombre que alguna vez haya cumplido la ley perfectamente, Jesucristo.

La Ley fue dada para mostrar que el hombre no puede salvarse por guardarla, sino para que entendiese la necesidad de la gracia para su salvación (Gal..3:19,16). En el Calvario terminó la era de la dispensación de la ley. Jesucristo ha cumplido perfectamente las demandas, y así su perfección va al Calvario y paga la condena de la ley y grita a voz de trueno "Consumado es"; y para probar que El ha pagado por toda la sentencia de muerte, se levanta de la tumba al tercer día. Note: Como resultado de esto, el cristiano queda "libre" de la ley (Rom 7:6); "muerto a la ley" (Gálatas 2:19); Romanos 8:2. La ley no está muerta, pero nosotros estamos muertos a la ley (en Cristo). La ley esta muy viva pero para el creyente la sentencia o condena de la ley fue efectuada en Jesucristo y ahora le servimos al Señor que nos ha librado de condenación, no por el temor o miedo de juicio o castigo alguno, sino por amor al que nos ha salvado de la condena de muerte.

Alguien entonces podría preguntar: No necesitamos de la ley para que nos muestre la maldad y el pecado? Es cierto, la ley revela el pecado como una transgresión pero esto no lo contesta todo. Aparentemente podríamos creer que sí necesitamos de la ley pero escúchame amigo querido: Tenemos algo mejor que nos revela lo terrible de la naturaleza humana, como ninguna ley podría revelarlo: Tenemos la cruz del Calvario. Mira a la cruz y podrás ver allí lo que el pecado hizo con El. Quieres ver un cuado de la corrupta naturaleza humana? Mira la multitud de gente enardecida al pie de la cruz burlándose del Hijo de Dios. Quieres un cuadro de lo que el pecado y lo que éste puede hacer. Ven conmigo desde el monte Sinaí y vayamos al Calvario. Allí veremos el pecado como es realmente. Y esa era la nación que se jactaba y gloriaba en la ley por mas de 1600 años y aún así, al final de todo, clavaron al Hijo de Dios en el madero. Míralo en Getsemaní sudando gotas de sangre. ¿Que lo llevó hasta allí? Fueron nuestros pecados!. Míralo apurando la copa en la que nuestros pecados, fracasos, mentiras, adulterios y caídas fueron experimentadas para que El las gustase por nosotros. Míralo con su cabeza sangrante por la corona de espinas, siendo escupido por aquellos que por años lo vieron y escucharon sanar enfermos y predicar reconciliación con Dios. Ellos lo llevaron al Calvario y Dios "al que no conoció pecado por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en El". Fue con una angustia cruel, que viéndose abandonado por su Padre, clamó: "Dios mío, Dios mío porqué me has desamparado?

{
}
{
}

Deja tu comentario Historia de la Ley.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre