Avisar de contenido inadecuado

¿Los impíos,se quemarán para siempre?

{
}

 

puerta del infierno

¿Los impíos, se quemarán para siempre? Parte II

Agosto 26, 2009 by Gary Shogren 

Gary Shogren
Profesor de Nuevo Testamento del Instituto ESEPA en Costa Rica.

Gary Shogren

- – - Lea la primer parte de este mensaje aquí – - -

Al comparar Apoc 14:10-11 con Apoc 20:10, parece improbable que las dos referencias al fuego eterno tienen un significado diferente. Es decir, el lector del libro naturalmente tomaría “el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos” (14:11) como si tomara la misma referencia temporal como “serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos” (20:10). Por eso tomamos las dos referencias del Apocalipsis como tormento perpetuo.

Con respeto a nuestro tema, se puede reducir las interpretaciones de estos pasajes a dos:

  1. La perdición eterna / el castigo eterno significa que los injustos serán condenados para siempre, y SÍ experimentarán conscientemente la pena divina para eternidad
  2. La perdición eterna / el castigo eterno significa que los injustos serán condenados para siempre, pero NO experimentarán conscientemente la pena divina para eternidad, pues uno o más de los siguientes es verdadero: a – Serán aniquilados a la venida de Jesús,
    b – Serán aniquilados por Dios después de un período de tormento,
    c – Dejarán de existir después de un período de tormento, pues son seres humanos y por naturaleza no son inmortales

Pensamos en #2. Algunos piden: ¿cómo es posible, imaginar una eternidad del lago de fuego, dado que el ser humano después de la caída de Adán y Eva es “mortal”, es decir, sujeto a la muerte? Esta es una cuestión importantísima. Sí, creemos que los santos se levantarán para disfrutar del reino y la vida eterna. Pero, ¿cómo es posible concebir de una “destrucción eterna” para los condenados?

La clave es la resurrección corporal de los malos tanto como los justos:

  1. Daniel, uno de los pocos libros del Antiguo Testamento que enfatiza la resurrección, dice en Dan 12:2 – “Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados: unos para vida eterna, otros para vergüenza y confusión perpetua” (Dan 12:2).
  2. El Señor Jesús enseña que “llegará la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación” (Juan 5:28b-29). Esto para decir que la mera posibilidad de un nanosegundo en las llamas se hace posible por haber sido resucitado. Sin un cuerpo trasformado, los injustos no podrían existir por ningún período de tiempo.
  3. Pablo usa la frase de Daniel, “vida eterna”, dándola la misma definición: la vida de los santos a partir de la resurrección. El apóstol, tanto como Jesús, enseña que “habrá una resurrección, tanto de los justos como de los pecadores” (Hechos 24:15). Es muy probable que el rabino Saúl ya había creído en la doctrina antes de su conversión a Cristo.
  4. Apoc 20:12-13 describe la resurrección de todos, y al juicio final los malvados se echan al lago de fuego. Otra vez, no es posible formar una idea de juicio por el fuego si la persona no es primero resucitada.

Si una persona puede entrar al lago de fuego-la segunda muerte y persistir allí, es porque ha experimentado la “resurrección de condenación” (Juan 5:29). No es sujeto al estado de mortalidad que aseguraría que el fuego la anule instantáneamente. Si es así, no existe ninguna dificultad con la idea de castigo eterno, si Dios lo decreta. Algunos argumentan que el castigo eterno es un concepto “griego”, derivado de los mitos o la filosofía griegos. Supuestamente, fue por medio de la “helenización” de la iglesia después de la época apostólica que admitió la idea de la inmortalidad del alma, y por eso, la doctrina de castigo final. Eso no es así – el mensaje cristiano siempre ha sido que la persona es mortal desde Adán. Es la doctrina bíblica de la resurrección que sirve de base del castigo escatológico, y la resurrección fue odiosa a los paganos.

Por eso, podemos entender tales frases como “eterna perdición” en 2 Tes 1:9. Pocos cristianos leen la frase como si significara “perdición instantánea”; por lo general, admiten una interpretación como “castigo temporal, seguido por perdición para siempre”. Sin embargo, con la doctrina de la resurrección, perdición consciente en teoría puede durar por unos segundos, un milenio, o para siempre. Así entendemos el aviso del Señor, “temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en ‘gehena’” (Mateo 10:28)… es el alma y el cuerpo reunidos en la resurrección. Podemos entender el aviso de Pablo como “estos sufrirán pena de que Dios seguirá destruyéndolos para siempre”. Además, cómo Satanás y sus ángeles estarán en el lago de fuego para siempre – son espíritus y por naturaleza no sujetos a la muerte.

He leído estudios que proponen que los llamados padres apostólicos del siglo 2 d. C. rechazaron la doctrina de castigo eterno en el lago de fuego. Honestamente hablando, me quedo sorprendido, y me pregunto si los estudiosos han hecho su propia investigación de los textos o si se han apoyado en publicaciones previas. Sea lo que sea, mis propios estudios sobre dichos padres apostólicos, han resultado en un cuadrado totalmente diferente. Los padres escribieron que:

  1. la inmortalidad es una cualidad dada por Dios en la resurrección (Didajé; 1ª de Clemente; Ignacio; 2ª de Clemente; Pastor de Hermas; Policarpo; Martirio de Policarpo).
  2. Habrá “castigo eterno” para los malos (Mart. Pol. 2.3), y “muerte eterna con castigo” (Bernabé 20.1). Esta frase de Bernabé suena como nuestra paráfrasis de 2ª de Tes 1:9 – él combina muerte eterna con castigo, el cual por definición es castigo consciente.
  3. Justino Mártir enfatiza que el castigo escatológico es “eterno”, no “por un tiempo largo”. El castigo caerá “sobre los malos en los mismos cuerpos unidos con sus almas, los cuales luego sufrirán castigo eterno, y no – como dijo Platón – por un período de mil años” (Justino Mártir, 1ª Apología 8, 155 d. C.). Es decir, Justino entendió que la doctrina de castigo eterno puede existir a razón de la resurrección de los malvados.

En las últimas décadas, unos cristianos prominentes, han expresado dudas sobre la perspectiva tradicional de castigo eterno. A veces es porque dudan de ciertas partes del mensaje bíblico; a veces son personas que honestamente tratan de derivar su teología de la Biblia y no ven una eternidad de castigo en sus hojas. Si estos creen que la evidencia de la Biblia nos empuja hasta una formula no tradicional, ellos tienen la responsabilidad de tratar de convencer a los demás de su perspectiva. Si no me han convencido de la verdad de su perspectiva, no es una reflexión de su sinceridad; es simple que no veo su evidencia como algo convincente.

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿Los impíos,se quemarán para siempre?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre