Avisar de contenido inadecuado

¿Jesucristo no era Melquisedec,sino semejante?

{
}

  

5 RAZONES POR LAS CUALES JESÚS NO PUDO SER MELQUISEDEC

Melquísedec no pudo ser Cristo

    Cuando una persona alega una hipótesis, o hace cualquier afirmación que no sea evidente, no es el oyente el que tiene que demostrarle que eso es falso, es el que plantea la hipótesis o hace la afirmación el que tiene que demostrar que eso es cierto. El hecho de que nadie pueda demostrar que lo que se afirma es falso, no es una prueba de que lo que se afirma es cierto. Yo puedo decir que anoche fui a la luna y regresé esta mañana, y nadie puede demostrarme que es falso. Soy yo el que tengo que demostrar que lo que digo es cierto. Yo puedo también afirmar que mi burro sabe volar, pero que no le gusta hacerlo delante de otras personas. Nadie puede probarme que es falso, soy yo el que tengo que demostrar que es cierto. 

    Igualmente sucede con las hipótesis bíblicas, o cualquier otra afirmación que no sea evidente con la sola lectura de la Escritura. No soy yo el que tengo que demostrar que es falsa, es el que plantea tal hipótesis o hace tal afirmación el que tiene que demostrar que es cierta. 

    Yo no sé en que se basan los que opinan que Melquísedec es el mismo Jesucristo. No debía ser yo el que tuviera que demostrar que esa hipótesis está errada. Los que la plantean debían ser los que demostraran que es cierta. No obstante voy a demostrar que esa hipótesis es errada. Si alguien ve un error en lo que yo considero mi demostración, o si alguien puede demostrarme que Cristo y Melquísedec son la misma persona, por favor compártalo conmigo, me hará un gran favor, porque a mí me gusta encontrar la verdad. 

    En la Biblia sólo hay cinco pasajes donde se habla de Melquísedec, estos son: Gn 14: 18-20; Sal 110: 1-7; Heb 5: 5-11; Heb 6: 19-20; y Heb 7: 1-28. De ninguno de esos pasajes se puede sacar en consecuencia que Cristo sea Melquísedec. Veamos.

                “Entonces Melquísedec, rey de Salem, sacó pan y vino; el cual era sacerdote del Dios alto; y bendíjole, y dijo: Bendito sea Abram del Dios Alto, poseedor de los cielos y de la Tierra; y bendito sea el Dios Alto, que entregó tus enemigos en tu mano. Y diole Abram los diezmos de todo.”     ( Gn 14: 18-20 )  

    En este pasaje que acabamos de leer no se ve nada por lo cual se pueda asegurar que Melquísedec y Cristo sean la misma persona. El simple hecho de ser sacerdote del Dios Alto no indica que Melquísedec fuera Jesucristo. No todos los que eran sacerdotes del Dios Alto iban a ser Jesucristo. Por lo que dice aquí, Melquísedec era sacerdote, mientras que Jesucristo fue constituido sacerdote cuando él vino a la cruz. 

    En el momento en que aparece Melquísedec, Jesús no era aún sacerdote, lo demuestra el hecho de que la profecía de que tal cosa iba a ocurrir, se hizo por primera vez en un salmo de David. Si en Salmo 110: 4 el Mesías es nombrado sacerdote según el orden de Melquísedec, es señal de que Melquísedec lo precedía en ser sacerdote. Es decir, que cuando Melquísedec era sacerdote, Jesús aún no lo era.  

                “1 Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, en tanto   que pongo tus enemigos por estrado de tus pies. 2 La vara de tu fortaleza enviará Jehová desde Sión, domina en medio de tus enemigos. 3 Tu pueblo seralo de buena voluntad en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad, desde el seno de la aurora, tienes tú el rocío de tu juventud. 4 Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquísedec. 5 El Señor a tu diestra herirá a los reyes en el día de su furor; 6 juzgará en las gentes, llenaralas cadáveres; herirá las cabezas en muchas tierras.  7 Del arroyo beberá en el camino: Por lo cual levantará cabeza.”  ( Sal 110: 1-7 )

    Como vemos, en el pasaje acabado de leer tampoco hay nada que nos haga ver que Jesús era Melquísedec. Sin embargo sí encontramos allí datos que nos dicen que Melquísedec precedió en el sacerdocio a Jesús.  Si yo digo que “B” va a ser sacerdote igual que lo fue “A”, por lógica, “A” accedió al sacerdocio antes que “B”. Si ya Melquísedec era sacerdote y Jesús no lo era aún, es lógico pensar que no son la misma persona. 

    La única vez que Jesucristo estuvo en carne fue cuando nació de la Virgen María. Antes de esto jamás Jesús estuvo en carne. En el pasaje que sigue veremos que Melquísedec tenía carne; por lo tanto era un ser humano. Si Melquísedec tenía carne antes de que Jesús naciera, es evidente que no son la misma persona.  

                “5 Así también Cristo no se glorificó a sí mismo haciéndose pontífice, mas el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy. 6 Como también dice en otro lugar: Tú eres  sacerdote eternamente, según el orden de Melquísedec. 7 El cual en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte,  fue oído por su reverencial miedo. 8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9 y consumado, vino a ser causa de eterna salud a todos los que le obedecen; 10 nombrado de Dios pontífice según el orden de Melquísedec. 11 Del cual tenemos mucho que decir, y dificultoso de declarar, por cuanto sois flacos para oír.”               ( Heb 5: 5-11 ) 

   Tanto en el pasaje precedente, como tampoco en el pasaje que sigue hay la más mínima pista que nos haga sospechar que Jesús y Melquísedec son la misma persona. El próximo pasaje al contrario, nos hace ver de nuevo que Melquísedec era sacerdote cuando aún Jesús no lo era. “19 La cual tenemos como segura y firme ancla del alma,y que entra hasta dentro del velo; 20 Donde entró por nosotros como precursor Jesús, hecho Pontífice eternalmente según el orden de Melquísedec.” ( Heb 6:19-20 )

    En el nuevo pasaje que vamos a leer, en el versículo 3, vemos que dice que Melquísedec fue hecho semejante al Hijo de Dios. Si era semejante a Jesús es porque no era Jesús. No es lógico que usted y su amigo se paren frente a un hijo suyo y usted en vez de decirle: “Mira, este es mi hijo” le vaya a decir “Mira, este es semejante a mi hijo”.

                “1 Porque este Melquísedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, el cual salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo; 2 al cual asimismo dio Abraham los diezmos de todo; primeramente él se interpreta Rey de justicia; y luego también Rey de Salem, que es, Rey de paz. 3 Sin padre, sin madre, sin linaje; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, mas hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre”. ( Heb 7: 1-3 )

    Lo que dice Pablo en el versículo 3 del pasaje anterior sobre Melquísedec es que su aparición abrupta y su desaparición abrupta en la historia, lo hace un buen símbolo del sacerdocio de Jesucristo. No trata él de hacernos ver que Melquísedec no tuvo padre ni madre, ni esposa ni hijos ni día de nacimiento ni día de muerte; porque todo ser humano tiene tales cosas, y él, que tenía carne, era un ser humano. Lo que Pablo dice es que dado que ninguno de esos datos aparecen en su historia, Melquísedec es un buen símbolo del sacerdocio de Cristo. El hecho de que el cordero de los sacrificios simbolizaran a Jesucristo no nos hace a nosotros creer que ese cordero y Cristo eran la misma persona. Igualmente sucede con Melquísedec. 

    Para el propósito de Dios, lo único que hacía falta es que Melquísedec apareciera, tomara los diezmos de Abraham y desapareciera. Por eso no se registra ningún otro dato de su vida, no es que no tuviera padre, hijos, día de nacimiento y muerte etc., es que no convenía registrarlos.
    Debemos fijarnos también en que en el versículo 6 del próximo pasaje, se dice refiriéndose a Melquísedec, que su genealogía no fue contada, es decir, que sí tenía genealogía, pero no fue contada a fin de asemejarlo a Cristo. Si Melquísedec hubiera sido Cristo, hubieran dicho que “no tenía genealogía”, en vez de decir que “no fue contada”.  

                “4 Mirad pues cuán grande fue éste, al cual aun Abraham el patriarca dio diezmos de los despojos. 5 Y ciertamente los que de los hijos de Leví toman el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es a saber, de sus hermanos, aunque también hayan salidos de los lomos de Abraham. 6 Mas aquél cuya genealogía no es contada de ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas.” ( Heb 7: 4-6 )

    En el versículo 11 del pasaje en estudio, veremos reafirmado que Jesús se levantó como sacerdote después de Melquísedec, y por lo tanto, éste no puede ser aquél. Al decir  “otro”, refiriéndose a Cristo, se hace evidente que el sacerdocio de Cristo era posterior al de Melquísedec.

                “Si pues la perfección era por el sacerdocio Levítico  porque debajo de él recibió el pueblo la ley, ¿qué necesidad había aún de que se levantase otro sacerdote según el orden de Melquísedec, y que no fuese llamado según el orden de  Aarón? “ ( Heb 7: 11 )

    En el versículo 15, al decir que a semejanza de Melquísedec se levanta Cristo, nos hace ver que ambos están separados en el tiempo, porque uno tuvo un sacerdocio semejante al del otro. Y si el sacerdocio del uno es semejante al sacerdocio del otro, es porque uno tuvo ese sacerdocio antes que el otro, es decir, que no son la misma persona. También repite en el versículo 17 que el sacerdocio de Cristo era semejante al de Melquísedec, sobre lo cual podemos hacer el mismo razonamiento ya hecho.   

                “14 Porque notorio es que el Señor nuestro nació de la tribu de Judá, sobre cuya tribu nada habló Moisés tocante al sacerdocio. 15 Y aun más manifiesto es, si a semejanza de Melquísedec se levanta otro sacerdote, 16 el cual no es hecho conforme a la ley del mandamiento carnal, sino según la virtud de vida indisoluble; 17 pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquísedec.”  ( Heb 7: 14 – 17 )  

    Otra cosa a tener en cuenta es que si Melquísedec fuera Cristo, en el Nuevo Testamento no se le llamaría Melquísedec, sino Cristo, por cuanto para entonces se conocía su nombre.  No es lógico pensar que van a seguir llamándole Melquísedec sabiendo que en realidad era Cristo; al menos expresarían la identidad entre ambos personajes, si en realidad fueren la misma persona

 

{
}
{
}

Comentarios ¿Jesucristo no era Melquisedec,sino semejante?

te pregunto a quien se le DIEZMA preguntate por que Abraham le dio el DIEZMO a Melquisedec y entenderas tienes que empezar por entender esto bien para entender lo procimo Dios te Bendiga y te Ilumine en su palabra
Alex Alex 12/02/2013 a las 02:14
JESUS Y MELQUISEDEC SON DIFERENTES PERSONAS.ENTONCES LA IGLESIA DE JESUCRISTO DE LOS SANTOS DE LOS ULTIMOS DIAS ES VERDADERA YA QUE TIENEN EL SACERDOCIO DE MELQUISEDEC

Deja tu comentario ¿Jesucristo no era Melquisedec,sino semejante?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre