Avisar de contenido inadecuado

Jesucristo nuestro modelo de santidad.

{
}

 

 

Capítulo 18

María: Fuente de Santidad

 

El Catecismo sostiene que la virgen María es el modelo y fuente de la verdadera santidad:

"De la Iglesia aprende el ejemplo de la santidad; reconoce en la Bienaventurada Virgen María la figura y la fuente de esa santidad" (p. 562, #2030).

 

No le sorprenderá saber que aquí enfrentamos otro conflicto. Como dijimos en el capítulo previo, la Biblia presenta a María como una persona pecadora que necesitaba un Salvador.

Por supuesto, ella fue bendecida al dar a luz al Hijo de Dios, pero eso no la convierte en la fuente de santidad. Refiriéndose a sí misma, María se maravilló de que Dios había

"... mirado la bajeza de su sierva".
Lucas 1:48

 

 

 

La Biblia afirma, vez tras vez, que Dios es nuestro único modelo de santidad:

"¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán".
Apocalipsis 15:4

 

"Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; El es santo".
Salmos 99:5

 

"Alaben tu nombre grande y temible; El es santo".
Salmos 99:3

 

En ningún lugar de la Biblia se nos dice que María fue santa, y mucho menos que ella sea la fuente o modelo de santidad:

"Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante su santo monte, porque Jehová nuestro Dios es santo".
Salmos 99:9

 

"Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria".
Isaías 6:3

 

Las palabras "santo" o "santidad" se usan más de 600 veces en la Biblia. Pero ni siquiera una vez se usan en referencia a María.

Dios proclama que debemos ser santos, así como El es santo, no como María es santa:

"Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo".
1 Pedro 1:15-16

 

"Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo".
Levítico 11:44

 

Amigo católico, ¿ve usted la diferencia? La Palabra de Dios repetidamente le ordena poner sus ojos en el eterno Dios del universo como su modelo y fuente de santidad. Pero el catolicismo se opone, diciendo: "No, no mires a Dios; pon tus ojos en esta débil mujer".

Esto es blasfemia. Sólo nos queda preguntar: ¿Por qué la Iglesia Católica pretende destronar al Dios Todopoderoso del lugar que le pertenece, y poner a María en el trono de Dios? ¿Por qué la Iglesia Católica quiere que usted vea a María como ejemplo de santidad en vez de ver a Dios?

Dios merece toda gloria y honor. Además, El es un Dios celoso que nos recuerda:

"... mi honra no la daré a otro".
Isaías 48:11

 

 

 

¿Quién será SU modelo de santidad: Dios Todopoderoso... o una mujer pecadora? El catolicismo demanda que usted ponga sus ojos en la mujer. La Biblia declara que sólo Dios posee los requisitos:

"Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas".
Apocalipsis 4:11

 

"Yo Jehová, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey".
Isaías 43:15

Conclusión

La fuente bíblica de santidad 

Capítulo 18

María: Fuente de Santidad

 

El Catecismo sostiene que la virgen María es el modelo y fuente de la verdadera santidad:

"De la Iglesia aprende el ejemplo de la santidad; reconoce en la Bienaventurada Virgen María la figura y la fuente de esa santidad" (p. 562, #2030).

 

No le sorprenderá saber que aquí enfrentamos otro conflicto. Como dijimos en el capítulo previo, la Biblia presenta a María como una persona pecadora que necesitaba un Salvador.

Por supuesto, ella fue bendecida al dar a luz al Hijo de Dios, pero eso no la convierte en la fuente de santidad. Refiriéndose a sí misma, María se maravilló de que Dios había

"... mirado la bajeza de su sierva".
Lucas 1:48

 

 

La Biblia afirma, vez tras vez, que Dios es nuestro único modelo de santidad:

"¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán".
Apocalipsis 15:4

 

"Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; El es santo".
Salmos 99:5

 

"Alaben tu nombre grande y temible; El es santo".
Salmos 99:3

 

En ningún lugar de la Biblia se nos dice que María fue santa, y mucho menos que ella sea la fuente o modelo de santidad:

"Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante su santo monte, porque Jehová nuestro Dios es santo".
Salmos 99:9

 

"Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria".
Isaías 6:3

 

Las palabras "santo" o "santidad" se usan más de 600 veces en la Biblia. Pero ni siquiera una vez se usan en referencia a María.

Dios proclama que debemos ser santos, así como El es santo, no como María es santa:

"Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo".
1 Pedro 1:15-16

 

"Porque yo soy Jehová vuestro Dios; vosotros por tanto os santificaréis, y seréis santos, porque yo soy santo".
Levítico 11:44

 

Amigo católico, ¿ve usted la diferencia? La Palabra de Dios repetidamente le ordena poner sus ojos en el eterno Dios del universo como su modelo y fuente de santidad. Pero el catolicismo se opone, diciendo: "No, no mires a Dios; pon tus ojos en esta débil mujer".

Esto es blasfemia. Sólo nos queda preguntar: ¿Por qué la Iglesia Católica pretende destronar al Dios Todopoderoso del lugar que le pertenece, y poner a María en el trono de Dios? ¿Por qué la Iglesia Católica quiere que usted vea a María como ejemplo de santidad en vez de ver a Dios?

Dios merece toda gloria y honor. Además, El es un Dios celoso que nos recuerda:

"... mi honra no la daré a otro".
Isaías 48:11

 

 

¿Quién será SU modelo de santidad: Dios Todopoderoso... o una mujer pecadora? El catolicismo demanda que usted ponga sus ojos en la mujer. La Biblia declara que sólo Dios posee los requisitos:

"Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas".
Apocalipsis 4:11

 

"Yo Jehová, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey".
Isaías 43:15

Conclusión

La fuente bíblica de santidad
{
}
{
}

Deja tu comentario Jesucristo nuestro modelo de santidad.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre