Avisar de contenido inadecuado

Limitaciones que tiene la ley.

{
}

Miniatura de las Tablas de Moisés. Biblia de Alba de Mosé Arragel (siglo XV)

Lección No. 7

Tema: Limitaciones de la ley

Por más de 2.500 años la humanidad vivió sin alguna ley escrita. La ley escrita en tablas de piedra fue dada por Dios por medio de Moisés a los hijos de Israel en Sinaí.

Adán, Noé, Abraham, Isaac y Jacob no supieron nada sobre esta ley escrita en las tablas de piedra. Ellos estaban bajo otra ley, la ley de la conciencia. Tan pronto Adán pecó el vino al conocimiento de esa ley de la conciencia. Antes de la caída, el hombre no conocía maldad pero tan pronto pecó su conciencia lo acusó de inmediato y "se escondió de Dios". Vea Génesis 3:5.

"conoceréis el bien y el mal". Tan pronto cae el hombre se siente culpable y trata de esconder su desnudez y evitar el encuentro con Dios. Aunque no había ley de la conciencia. Esa conciencia de lo bueno y lo malo es posesión universal de todos los hombres. No existe pueblo o tribu sobre la faz de la tierra, no importa cuan poco civilizado sea, que no sepa que es malo robar, matar, adulterar, etc. La conciencia enseña al hombre que estas cosas son malas sin necesidad de ley alguna; así lo establece Pablo en Romanaos 2.14 (habla de esa ley de la conciencia). Pablo no habla aquí de la ley de Dios escrita en el corazón de los gentiles, pero si de la obra de la ley (la cual obra en condenación). La conciencia condena al hombre y por esa conciencia será juzgado. El hombre pues estuvo 2.500 años bajo esa ley antes de que Dios diera su ley escrita en Sinaí. Véase Gálatas 3:17 . Es evidente que una ley " de la conciencia" es una guía poco confiable para el hombre ya que ésta sólo le acusaba cuando le fallaba a su prójimo ( al mentir, robar, matar, etc.); pero la conciencia no podía enseñar al hombre su deber para con Dios ( por ejemplo, los primeros cuatro mandamientos), para esto se necesitaba una revelación superior a la conciencia. ¿cómo podía saber el hombre que era malo servir a otros dioses cuando no había ley que lo prohibiera, y peor aún, si no se conocía al verdadero Dios? ¿Cómo podía saber que era malo adorar ídolos si no había sido prohibido? ¿Cómo podrían los gentiles quienes no tenían la Palabra de Dios saber que era malo tomar el nombre de Dios en vano? Ellos ni siquiera conocían el nombre del verdadero Dios! ¿Cómo sabrían sobre violación de un sábado que no conocían y que no fue dado hasta el Sinaí? Todo esto antes referido no podía revelarlo conciencia alguna. La conciencia es algo flexible; más aún, la conciencia no es un guía confiable, ya que la conciencia varía según los individuos. La conciencia le permite a algunos hacer algunas cosas que son consideradas malas y perversas por otros. Además, la conciencia se puede embotar, nublar, debilitar, entorpecer, etc. El Señor permitió a los gentiles vivir bajo esa ley de la conciencia y serán juzgados por ella. Serán responsables por lo que sabían, no por lo que no sabían.

Bajo el régimen de la conciencia no se podía progresar, así que cuando Israel sale de Egipto, Dios le da una nueva revelación contenida en la ley de los mandamientos, leyes, ordenanzas y preceptos para revelarles la terrible maldad del pecado. Esto pues fue el inicio de la ley, es decir, cuando quedó claro que la flexible y elástica conciencia del hombre no podría mostrarle su terrible situación ante Dios. Sobre la pregunta de Pablo en Gálatas 3:19, notamos que la ley fue dada por un periodo de tiempo, es decir era de carácter provisional. ¿De qué sirve la ley? La Biblia da varias razones, las cuales queremos considerar en detalle. Las razones las podemos enumerar como sigue:

  1. La ley fue dada con carácter de "dispensación" (para servir por un tiempo)
  2. La ley fue dada como una "ley nacional" en sus demandas.
  3. La ley fue dada como algo "ejemplarizador" en su propósito.
  4. La ley fue dada como "demostración" en su aplicación
  5. La ley fue dada como algo "final en su condenación.

Veamos en detalle sobre cada uno de estos puntos.

La pregunta era: ¿de qué sirve la ley? Esta es una pregunta importante, ya que si la ley no puede salvar, no puede justificar, no puede santificar, no nos puede guardar en salvación, entonces, ¿qué hay de bueno en ella? 

Primero: Tuvo un carácter dispensacional (provisional). Por 2.500 años el hombre vivió sin ley, no había ley. La ley fue dada a Moisés en el Sinaí y fue cumplida por Cristo en el Calvario.

Segundo: La ley tenía un carácter nacional (fue dada para Israel), es decir que fue dada específicamente y particularmente para una nación. Ahora no mal entiendan. No decimos que la ley no es para nosotros sino que no nos fue dada a nosotros. Para que estemos seguros, la ley contiene la expresión eterna de la voluntad de Dios. Es la expresión perfecta de la santidad de Dios, eternamente verdadera. Pero la ley fue dada como un ejemplo a Israel como nación, como veremos más adelante. Para probar su carácter nacional veamos al inicio de la proclamación de la ley (Éxodo 20:1,2) que dice: "yo soy tu Dios que te saqué de la tierra de Egipto de casa de siervos". Esas palabras son dirigidas a la nación de Israel; podríamos aplicarlas a nosotros como saliendo de "Egipto de casa de siervos". Esa puede ser una aplicación legítima desde el punto de vista espiritual, pero en su interpretación histórica y real la ley fue dada a la nación de Israel. La razón de esto la analizaremos más adelante. Este carácter nacional de la ley queda claro en el pasaje de Romanos 2:14 (no había ley para los gentiles). Al describir las naciones gentiles quienes han violado la ley de la conciencia, Pablo establece esto (Romanos 3:19).

 Tercero: La Ley fue dada como un ejemplo. Este verso 19 nos dice que la ley fue dada como un ejemplo a todo el mundo. La ley se dio para probarla con una nación de manera que "toda boca se calle" de los que reclaman que la ley puede traer salvación. Pablo dice que la ley fue dada a Israel como una prueba de forma que todo el mundo (incluyendo Israel) sean encontrados culpables delante de Dios. Dios probó a una nación que tuvo ventajas que ninguna otra nación jamás ha gozado y el fracaso de ese pueblo especial muestra que es innecesario hacer otros intentos en otras naciones menos favorecidas. No hace falta mas pruebas; por más de 1500 años Israel vivió bajo esta ley, bajo las mas favorables condiciones, y aun así después de más de quince siglos ni un solo israelita pudo salvarse por medio de la ley. La ley no pudo cambiar el corazón humano, por eso preguntamos: ¿qué hubo de malo en la ley? Que llegó a su final y no pudo salvar ni siquiera a uno? La respuesta es que nada malo hubo en la ley. Era el corazón humano lo que andaba mal. Por la experiencia de Israel Dios mostró que la salvación del hombre no se logra por medio de la ley. Al contrario, se probó la infinita perfección de la ley ya que el hombre imperfecto no la pudo satisfacer. Queda pues claro que ya que Israel no pudo cumplir la ley de Dios, mucho menos podrían otros, ya que Dios le dio toda clase de privilegios a ese pueblo.

Lo sacó de la esclavitud, les dio una tierra prometida, se les reveló de muchas maneras, les dio un sacerdocio santo, les envió todos sus profetas y aun así con todas esas ventajas fallaron.

Lea Romanos 3:19, 20. La experiencia de Israel fue dada para demostrar lo imposible que es lograr la salvación por guardar la ley. La ley fue dada a Israel para que toda boca se calle. La boca de aquellos que enseñan que la salvación se da por la ley.

Dios dio la ley a la nación más favorecida del mundo y ellos creyeron que podrían cumplir sus demandas. Así fue como Dios les dio una ley perfecta, santa y buena y luego los plantó en la fértil y prometida tierra de Canaán. Echó fuera a todos sus enemigos, les dio ritos, ceremonias y ordenanzas, les dio sacerdotes y profetas que les enseñaron. Bajo las más ventajosas circunstancias, les dio una ley para cumplirla; y por 1500 años   fracasaron en hacerlo. ¿Tiene Dios que probarlo con otros? ¿Tiene Dios que permitir que tu lo intentes? No, mi amigo.

Cada boca ha sido tapada; todo el mundo ha quedado culpable delante de Dios. Cuando Israel comprobó que la ley no podría salvar ya que ese no era su propósito, Dios envió a su hijo al mundo para que guardara la ley y pagara su condena y sentencia, para que sufriera su condenación y maldición, y ahora ofrece salvación completa por la gracia que es por la fe en Aquel "quien nos ha redimido de la maldición de la ley siendo maldición por nosotros" (Gálatas 3:13) Abandona toda esperanza de salvarte a ti mismo y tírate en los brazos de la misericordia y la gracia de Dios; recibe a Cristo y el te imputará no la condenación de la ley sino su perfecta justificación ( Gálatas 4:4-5)

 

 

{
}
{
}

Comentarios Limitaciones que tiene la ley.

Ni la ley ni la gracia



jklo jklo 14/11/2009 a las 00:03

Deja tu comentario Limitaciones que tiene la ley.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre