Avisar de contenido inadecuado

mercaderes del evangelio.

{
}

Amado hermano yo me hago una pregunta que me deja confundido y perplejo ¿Jesús alguna vez en su ministerio de 3 años y medio acá en la tierra anduvo cobrando dinero a las multitudes para ver derramado su poder sobre los asistentes o cobró alguna vez por hacer un milagro,sanó leprosos,ciegos,paralítico,endemoniados ect.Pero yo leo y nunca cobró dinero deberíamos seguir su ejemplo.¿Por qué estos señores si dicen que son discípulos de Jesús cobran entradas de U$ 153.00 U$ 103.00 U$ 203.00 para hacer alardes de su poder o sanar enfermos.solo imaginese que hasta en una conferencia asistieron 14,000 personas multiplique usted 14,000x103=1442000 un millon cuatrocientos cuarenta y dos mil dolares eso es una fortuna de dinero,no cree usted que Dios  se complace con los que hacen negocio del evangelio.¿Hacia donde va a parar este dinero? a los pobres o necesitados o a sus bolsillos o cuentas en los bancos... La verdad hermanos que yo lo invito a que medite sobre esta realidad que esta sucediendo dentro de la iglesia del señor.Jesús mismo si estuviera acá en la tierra lloraría de tristeza y sacaría a latigazos todos estos mercaderes del templo...Yo estoy de acuerdo que uno debe de recibir bendiciones o mas bien no es malo tener dinero...Pero por favor hermano que sea dinero limpio y honesto ganado honradamente sin engañar a las multitudes y lo peor no aprovecharse de la palabra de Dios para hacerse multimillonario esto es antiblico. Abra bien sus ojos hermano que no me lo engañen alejese de estas personas que hacen negocios fraudulentos con las cosas sagradas del señor.Jesus dijo: de gratis recibieron este poder,denlo de gratis.está bien si alguien quiere bendecirte no está mal,pero que sea voluntariamente no cobrando entradas exorbitante de hasta U$ 203.00 para recibir uncion del espiritu santo o recibir un milagro,considero que el don de Dios nunca se compra por dinero. Que sea Dios juzgando a estos señores,pero es mi deber exponerlos a la luz publica para que el pueblo de Dios se aparte de la mentira y mejor venga a los brazos de nuestro señor Jesucristo que no te cobra ni un centavo por salvar tu vida solo cree en él y vive por la fe en nuestro señor y seras salvo y sano.Amen.

La Conferencia Apostólica y Profética (CAP 2009) está programada para realizarse del jueves 8 al sábado 10 de octubre del 2009 en el American Airlines Arena, un anfiteatro ubicado en el centro de Miami, Florida, en los EE.UU. Ésta es una de las conferencias de fe, en español, más grandes del mundo, y se espera que este año asistan más de 14,000 personas de todas las denominaciones cristianas de más de 60 países. La conferencia es conocida por las deslumbrantes demostraciones del poder de Dios y los mensajes transformadores de varios líderes espirituales reconocidos a nivel mundial.

 
Inscríbase

Costo por asiento (asientos asignados por American Airlines Arena)

  • Preferente - $153
  • General - $103
  • VIP (cupo limitado) - $203

Inscripciones en línea

Usted puede incríbirse en línea para CAP 2009 de las siguientes maneras:

  • Para registraciones directamente atraves del Rey Jesus haga clic aquí
  • Para asientos en la sección preferente y general por medio de Tickemaster haciendo clic aquí
  • Para asientos en la sección VIP SOLD OUT

EVENTO
CAP 2009 / Conferencia Apostólica y Profética

FECHAS Y HORARIOS (Este horario está sujeto a cambios)

Jueves, 8 de octubre
En el America Airlines Arena
601 Biscayne Blvd.
Miami, FL 33132 (mapa)
7:00 pm - 10:00 pm

Viernes, 9 de octubre y sábado, 10 de octubre de 2009
En el American Airlines Arena
601 Biscayne Blvd.
Miami, FL 33132 (mapa)
8:00 am - 10:00 pm (viernes y sábado)

Cerramos con el concierto con Darlene Zschech y Hillsong

Martes, 15 de Julio de 2008

Mercaderes del Evangelio

Leyendo a Jaaziel en su blog me he puesto a meditar un poco acerca de ese tema tan controversial entre cristianos.  La pedidera de dinero para mantener a ministros, iglesias y ministerios.  No dudo que hay que mantenerlos pero creo que estamos llegando a momentos en los que la historia se repite.  Estamos volviendo a tiempos de “indulgencias” sólo que pagamos no por salir del purgatorio sino por recibir “bendiciones” y algunas veces se manipula al decir que “Dios nos devuelve el 100 por 1″

Se me viene a la mente un chiste que he adaptado un poco, espero no ruborizar al lector pero es la cruda realidad

“Estaban Jesús y Pedro viendo la television en el cielo en el noticiero estelar donde mostraban como el gran evangelista de la actualdiad en la tierra estaba de gira.  En una de las tomas ven como el evangelista llega al lugar del evento donde va a predicar esa noche.  Llega rodeado de guardaespaldas y en una limousina propia para llevar a principes, presidentes de naciones o grandes personalidades.  En ese momento Pedro le hace un comentario a Jesús y le dice “Pero chico como hemos avanzado, y pensar que ese negocio lo comenzamos nosotros con un burro”

Es lamentable pero es una realidad y lo peor de todo es que nos escudamos en el pasaje de Pablo donde dice que  “El obrero es digno de su salario” pero quien olvidamos que quien lo escribió tambien “hacía tiendas” y tambien sin dejar a un lado lo que el Mestro dijo “dad de gratis” (Mt 10, 8 )

{
}
{
}

Comentarios mercaderes del evangelio.

Les adjunto una reflexión acerca del cobrar o no por difundir y trabajar por y para el evangelio, por si quisieran editarla. Del mismo modo, ¿podría insertar en mi web este artículo suyo acerca de mercaderes del evangelio? Gracias.
<!-- #yiv1101268149 #yiv2119368171 #yiv789894818 #yiv1831061483 #yiv1390472724 #yiv1063094519 #yiv991334752 #yiv1428802987 #yiv298145034 #yiv212331465 #yiv508091414 #yiv787744338 #yiv241198294 #yiv910553347 #yiv623640821 #yiv110601167 #yiv1557261489 #yiv1645921803 #yiv45438710 #yiv252791768 #yiv1615802439 filtered #yiv1615802439 {font-family:Calibri;} #yiv1101268149 #yiv2119368171 #yiv789894818 #yiv1831061483 #yiv1390472724 #yiv1063094519 #yiv991334752 #yiv1428802987 #yiv298145034 #yiv212331465 #yiv508091414 #yiv787744338 #yiv241198294 #yiv910553347 #yiv623640821 #yiv110601167 #yiv1557261489 #yiv1645921803 #yiv45438710 #yiv252791768 #yiv1615802439 #yiv1615802439 p.MsoNormal, #yiv1101268149 #yiv2119368171 #yiv789894818 #yiv1831061483 #yiv1390472724 #yiv1063094519 #yiv991334752 #yiv1428802987 #yiv298145034 #yiv212331465 #yiv508091414 #yiv787744338 #yiv241198294 #yiv910553347 #yiv623640821 #yiv110601167 #yiv1557261489 #yiv1645921803 #yiv45438710 #yiv252791768 #yiv1615802439 li.MsoNormal, #yiv1101268149 #yiv2119368171 #yiv789894818 #yiv1831061483 #yiv1390472724 #yiv1063094519 #yiv991334752 #yiv1428802987 #yiv298145034 #yiv212331465 #yiv508091414 #yiv787744338 #yiv241198294 #yiv910553347 #yiv623640821 #yiv110601167 #yiv1557261489 #yiv1645921803 #yiv45438710 #yiv252791768 #yiv1615802439 div.MsoNormal {margin-top:0cm;margin-right:0cm;margin-bottom:10.0pt;margin-left:0cm;line-height:115%;font-size:11.0pt;font-family:Calibri;} #yiv1101268149 #yiv2119368171 #yiv789894818 #yiv1831061483 #yiv1390472724 #yiv1063094519 #yiv991334752 #yiv1428802987 #yiv298145034 #yiv212331465 #yiv508091414 #yiv787744338 #yiv241198294 #yiv910553347 #yiv623640821 #yiv110601167 #yiv1557261489 #yiv1645921803 #yiv45438710 #yiv252791768 filtered #yiv1615802439 {margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm;} #yiv1101268149 #yiv2119368171 #yiv789894818 #yiv1831061483 #yiv1390472724 #yiv1063094519 #yiv991334752 #yiv1428802987 #yiv298145034 #yiv212331465 #yiv508091414 #yiv787744338 #yiv241198294 #yiv910553347 #yiv623640821 #yiv110601167 #yiv1557261489 #yiv1645921803 #yiv45438710 #yiv252791768 #yiv1615802439 div.Section1 {} -->
Reflexión acerca del capítulo 9 de 1ª de corintios (¿Cobrar o no por el evangelio?)
Ante el continuo afán de nuestros pastores evangélicos en los últimos tiempos de obtener su renta mensual a costa del evangelio, he decidido hacer una reflexión acerca del capítulo 9 de 1ª de corintios en la que el apóstol Pablo (para mí el mayor y más importante de todos ellos) nos da un verdadero ejemplo a seguir:
vers. 9.4 ¿acaso no tenemos derecho a comer y beber? → entiendo que como todo hijo de ciudadano, tanto los que trabajan para el evangelio como los que no. Lo que sucede es que hay diferencias abismales en los beneficios de ciertos miembros con respecto a otros. Es decir, unos todo y mucho, y otros que igualmente trabajan, nada (recordemos que unos somos brazos, otros pies, otros ojos, y no por ser ojo, éste es el único miembro que recibe sangre)
vers. 9.7 ¿Quién planta viña y no come de su fruto? → La respuesta a esta pregunta es NADIE. Y cuando digo nadie, debiera ser nadie. Porque el que planta la viña no es el único que tiene derecho a comer del fruto. También el que la riega, recolecta, etc.
vers. 9.11 Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? → No, no es gran cosa siempre y cuando se haga con sentido común y con moderación, sabiendo que hay personas de las que se “siega” que tienen serias dificultades para llegar a cubrir sus necesidades básicas. Por ello, todo trabajador para la obra que se precie y que quiera recibir un “salario” debería de ser comedido en la cuantía a percibir (en todo caso algo suficiente y no ostentoso y desorbitado para no ser de tropiezo como más adelante en este capítulo nos dice Pablo).
vers. 9.12 …otros participan de este derecho… Pero nosotros no hemos usado este derecho… por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo → Aquí nos da una de las claves: Según nos dice, es un derecho el “chupar de la teta” (vulgarmente hablando), pero Pablo nos dice que ellos no han hecho uso de este derecho para no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. Con esto nos viene a decir claramente que, aunque sea un derecho, ellos no son partidarios de hacerlo efectivo ya que con ello pudieran ser tropiezo y obstáculo para el evangelio. Es evidente que si no pensasen así y no quisiera Pablo dejarlo como ejemplo a seguir, no lo hubiese escrito, como es obvio.
vers. 9.14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio → Dos cuestiones. Primera: que una cosa es vivir (lo necesario para comer, vestir, etc…, porque que yo recuerde los evangelistas y Jesús –que es de quienes debemos tomar el ejemplo- vivieron toda su vida humildemente –entiendo que para dar ejemplo, porque recordemos que Jesús mismo era Dios y pudo venir a este mundo rodeado de todas las riquezas si le hubiese placido-), y otra cosa vivir muy bien, acomodados y por encima ó muy por encima de la media con ese “salario” mientras otros sufren serias dificultades (recordemos aquello de no ser tropiezo).
vers. 9.15 Pero yo de nada de esto me he aprovechado… porque prefiero morir, antes que nadie desvanezca esta mi gloria → Redunda en lo que se decía en el versículo 9.12 (en la RVA dice “pero yo NUNCA de nada de esto me he aprovechado”), pero notemos que aquí incluye la palabra “aprovechado”, que viene de provecho, y que según la definición del Diccionario de la Real Academia Española lo define como: “Beneficio o utilidad que se origina o se consigue de algo o por algún medio”. En definitiva, los que lo hacen (según Pablo, por supuesto), se aprovechan ó se benefician (él claramente dice que no lo ha hecho nunca). Insisto que, en el caso de que no quisiera que sirviera de ejemplo esta actitud suya, no lo hubiese escrito. Pero ¡lo hizo! ¿Con qué fin? ¡Con el fin de que tomásemos ejemplo! Y… ¿porqué? Porque (entiendo yo) vivimos en el Nuevo Pacto: “Id y predicad el evangelio” (y añado yo –y Pablo-: “de forma gratuita -sin esperar nada a cambio-”).
vers. 9.16 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad (de hacerlo –se entiende-); y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! → Es decir, que todos, sin distinción de raza, sexo ó escalafón social (ni eclesiástico y/o espiritual), DEBEMOS de predicar el evangelio… ¡SI ó SI! Sin esperar nada a cambio, aunque, como anteriormente se decía, todos tenemos la opción y el derecho de aprovecharnos o beneficiarnos del evangelio, ¡claro! Supongo que eso va con las tragaderas de cada cual y con su conciencia el hacerlo o no. Y sé que hay quien lo hace, y en algunos casos con muy buenos “salarios”.
vers. 9.17 Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada → Entiendo que viene a decir que lo haga de buena o de mala voluntad, he de hacerlo, y no hacerlo únicamente si cobro. Otra cosa es el tipo de recompensa que obtendré: De buena voluntad (el Señor recompensará), y de mala…
vers. 9.18 ¿Cuál, pues, es mi galardón? Que predicando el evangelio, presente gratuitamente el evangelio de Cristo, para no abusar de mi derecho en el evangelio → Para mí ESTE ES EL VERSICULO CLAVE para decidir si llevar el evangelio y exigir “provecho” ó “beneficio” ó por el contrario no hacerlo. Pablo se pregunta que ¿Cuál es su galardón? Y se contesta que llevar el evangelio gratuitamente allá donde vaya para no ABUSAR de su derecho. ¡Ese es el galardón! El resto de argumentos, podrán ser válidos –no voy a juzgarlos-, pero a todas luces con respecto a las palabras de Pablo, cuanto menos insuficientes. Creo que está claro. Una vez más nos insiste en mostrar su ejemplo y el de los que con él están y colaboran (en el versículo 12 habla en plural) para obrar de esta manera y no de otra (aunque siempre tendremos la opción de ABUSAR del derecho y BENEFICIARNOS Y APROVECHARNOS del evangelio), ya que si no fuese así, es evidente que no lo hubiese escrito (y por segunda vez en este capítulo lo hace, por lo que algo querrá decir con ello).
------
La reflexión es clara y evidente: Predicar el evangelio en primer lugar, ¡si! ¡siempre! Pero como lo hizo Pablo, de forma gratuita sin ABUSAR del DERECHO de BENEFICIARNOS Y APROVECHARNOS del evangelio. Pero en el caso de que decidan ABUSAR de ese DERECHO, por favor, BENEFICIENSE y APROVECHENSE con sentido común, criterio, moderación y humildad para no ser de tropiezo a los demás, y en especial a aquellos que tienen serias dificultades para cubrir sus necesidades básicas y que con sus ofrendas sustentan ese DERECHO. ¿Que su iglesia es muy próspera? Qué quieren que les diga; pues que ese superávit no se lo asignen los ministros titulares de la iglesia local en sí, sino que se dedique a otros fines (como seguramente lo hubiera hecho Cristo y los apóstoles): sostenimiento de misioneros con pocos recursos, servicios y necesidades sociales y personales dentro y fuera de nuestra iglesia, colaboraciones con ong’s de contrastada imparcialidad y trayectoria, ayuda a otras iglesias necesitadas (sin necesidad de mirar a través de la lupa denominacional), o sencillamente apoyar económicamente a la obra misionera y evangelística en cualquier lugar del mundo –que hay mucha- a través de los canales y mecanismos establecidos. Porque también debemos de mirar más allá de nuestras cuatro paredes.
En definitiva: ¡Evangelio GRATIS y sin ABUSOS!. Yo estoy con Pablo ¿y tú?
Si estás de acuerdo con esta reflexión, hazla extensiva a otros, en primer lugar con el fin de que la difusión del evangelio no se detenga, y en segundo lugar con el propósito de que éste cometido se lleve a cabo sin abusos, y si es posible ¡GRATIS!
Goñi Goñi 11/03/2010 a las 13:24
Por si es de su interes, a modo de autocrítica del pueblo evangélico, les dejo este link de esta web:
http://protestante-evangelico.jimdo.com/portfolio-de-articulos/
bendiciones
goñi goñi 18/03/2010 a las 12:59
MI   HERMANO   GOÑI:

ME GUSTARIA ESTA RESPUESTA DE DONDE SALE LA PALABRA IGLESIA METODISTA PENTECOSTAL, QUE CAPITULO Y VERSICULO DE LA PALABRA DE DIOS LO RESPALDA.

HE LEIDO LO QUE HACEN Y EL TIEMPO QUE TIENEN.

GRACIA   Y   PAZ
JAIME BARBOZA  SALAS JAIME BARBOZA SALAS 18/03/2010 a las 13:18

Deja tu comentario mercaderes del evangelio.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre