Avisar de contenido inadecuado

"Nacidos de Nuevo" Los católicos y el Rosario.

{
}

 

" NACIDO DE NUEVO "  -  Los Católicos y el Rosario
 
    


Muchas veces sale a relucir el tema de una persona en particular que asiste a una iglesia Católica local y que profesa ser "nacida de nuevo". Esas personas, las cuales permanecen aún bajo el mismo sistema religioso, han traído cierta confusión a los hermanos protestantes evangélicos en cuanto al Catolicismo mismo, especialmente porque escuchamos acerca de alegados cambios dentro de ese sistema. Esperamos que este artículo elimine cualquier confusión existente en cuanto al serio problema de los Católicos "nacidos de nuevo," y que también aclare concepciones equivocadas en cuanto al Catolicismo del día de hoy y su práctica generalizada de rezar el Rosario.

El verdadero asunto en cuanto a estas personas, es, sin embargo: ¿COMO ALCANZARON SALVACIÓN, PARA EMPEZAR? Como con los Mormones y Testigos de Jehová, si un Católico es salvado, es porque él/ella ha escuchado el plan de salvación de alguna fuente externa, ya que todos estos sistemas religiosos proclaman un evangelio (plan de salvación), que como dice Pablo, "no es ningún evangelio" (Gal. 1:7). En otras palabras, el único y verdadero plan de salvación que trae vida eterna ¡NUNCA será enseñado en esos círculos, aunque cierta terminología sugiera lo contrario!

¡Más aún, el "nuevo nacimiento," en la mente de muchos Católicos, ocurrió en el momento de su bautismo de infancia! A la luz de su presente definición de "nuevo nacimiento" a través del bautismo de infancia (Catecismo de la Iglesia Católica Nº 694, 784, 1141, 1213, 1250, 1262, 1270, 1426, 1682, 2769), a todos los Católicos se les informa acerca de esta enseñanza, que sin excepción, pueden considerarse a sí mismos "nacidos de nuevo" y con una clara conciencia! ¡Así que como con los Mormones y los Testigos de Jehová, tenemos que definir términos con los Católicos también!

En cuanto al Rosario, ya que en TODAS las iglesias Católicas locales lo rezan, varios puntos importantes deben tocarse en cuanto a los Católicos que afirman haber "nacido de nuevo" y que desean permanecer en la misma atmósfera religiosa. Antes de hablar de esto punto por punto, debemos establecer primero que nada cuál es la política actual de la iglesia Católica en cuanto a la práctica del Rosario y qué dice la Escritura en cuanto a la misma, si es que en realidad somos "nacidos de nuevo."

La siguiente es la política de la Iglesia Católica en cuanto al Rosario, tomado de la Exhortación Apostólica del Romano Pontífice Pablo VI:

MARIALIS CULTUS
Tomado de la Exhortación Apostólica de S.S. Paulo VI (1974)

... 42. Deseamos ahora, queridos hermanos, detenernos un poco sobre la renovación del piadoso ejercicio que ha sido llamado «compendio de todo el Evangelio» (Pius XII, Epistula Philippinas Insulas ad Archiepiscopum Manilensem: AAS 38 (1946), p. 419.): el Rosario. A él han dedicado nuestros Predecesores vigilante atención y premurosa solicitud: han recomendado muchas veces su rezo frecuente, favorecido su difusión, ilustrado su naturaleza, reconocido la aptitud para desarrollar una oración contemplativa, de alabanza y de súplica al mismo tiempo, recordando su connatural eficacia para promover la vida cristiana y el empeño apostólico. También Nos, desde la primera audiencia general de nuestro pontificado, el día 13 de Julio de 1963, hemos manifestado nuestro interés por la piadosa práctica del Rosario (Cf. Discurso a los participantes al II Congreso Internacional Dominicano del Rosario; Insegnamenti di Paolo VI, (1963), pp.463-464.), y posteriormente hemos subrayado su valor en múltiples circunstancias, ordinarias unas, graves otras, como cuando en un momento de angustia y de inseguridad publicamos la Carta Encíclica Christi Matri ( 15 septiembre 1966), para que se elevasen oraciones a la bienaventurada Virgen del Rosario para implorar de Dios el bien sumo de la paz (Cf. AAS 58 (1966), pp. 745-749.); llamada que hemos renovado en nuestra Exhortación Apostólica Recurrens mensis october (7 de octubre 1969), en la cual conmemorábamos además el cuarto centenario de la Carta Apostólica Consueverunt Romani Pontifices de nuestro Predecesor San Pío V, que ilustró en ella y en cierto modo definió la forma tradicional del Rosario (Cf. AAS 61 (1969), pp. 649-654.)...

... 52. Y ahora, en continuidad de intención con nuestros Predecesores, queremos recomendar vivamente el rezo del Santo Rosario en familia. El Concilio Vaticano II a puesto en claro cómo la familia, célula primera y vital de la sociedad «por la mutua piedad de sus miembros y la oración en común dirigida a Dios se ofrece como santuario doméstico de la Iglesia» (. Decr. sobre el apostolado de los seglares. Apostolicam actuositatem, n. 11; AAS 58 (1966), p. 848)...

... 54. Después de la celebración de la Liturgia de las Horas -cumbre a la que puede llegar la oración doméstica-, no cabe duda de que el Rosario a la Santísima Virgen debe ser considerado como una de las más excelentes y eficaces oraciones comunes que la familia cristiana está invitada a rezar. Nos queremos pensar y deseamos vivamente que cuando un encuentro familiar se convierta en tiempo de oración, el Rosario sea su expresión frecuente y preferida...

... 55. Concluyendo estas observaciones, testimonio de la solicitud y de la estima de esta Sede Apostólica por el Rosario de la Santísima Virgen María, queremos sin embargo recomendar que, al difundir esta devoción tan saludable, no sean alteradas sus proporciones ni sea presentada con exclusivismo inoportuno: el Rosario es una oración excelente, pero el fiel debe sentirse libre, atraído a rezarlo, en serena tranquilidad, por la intrínseca belleza del mismo.


http://www.multimedios.org/docs/d000266/p000006.htm#h4

ESTAS ASEVERACIONES REPRESENTAN LA POSICIÓN OFICIAL DEL CATOLICISMO DE HOY. Creer lo contrario revela su falta de conocimiento en cuanto a esta oración Católica y cómo es vista oficialmente desde la perspectiva de ellos. Si alguien le dice a usted algo que contradice esta información, no está representando, adecuadamente, intencionalmente o no, la posición oficial del Catolicismo de hoy en cuanto a la importancia del Rosario.

Fijémonos ahora en cómo termina la oración del Rosario citando de la New Catholic Encyclopedia [Nuevo Enciclopedia Católica], Vol. 12, 1967, p. 667.

"El Rosario se comienza y se termina de varias maneras. En los Estados Unidos , comienza con la recitación de un Padre Nuestro, tres Ave Marías, y un Gloria al Padre, y termina con la recitación del Ave Santa Reina y la oración de la Fiesta del Rosario."

La siguiente es la oración de Ave Santa Reina, o sea, el final del Rosario:

"¡Ave, Santa Reina, Madre de Misericordia, ave, vida nuestra, nuestra delicia, y nuestra esperanza! A ti clamamos, los pobres desterrados hijos de Eva! A ti enviamos nuestros suspiros, lamentos y llanto en este valle de lágrimas. Vuelve abogada llena de gracia , tus ojos de misericordia hacia nosotros; y después de éste, nuestro exilio, muéstranos el bendito fruto de tu vientre, Jesús. Oh, clemente, Oh amorosa, Oh dulce Virgen María!"

La oración de Ave Santa Reina -- la cual proclama a María como "nuestra" VIDA, DULZURA, ESPERANZA y ABOGADA LLENA DE GRACIA -- tiene el respaldo oficial de la Curia Vaticana. ¡Al llamar a María"nuestra vida," el Catolicismo de hoy está diciendo indirectamente, a través del Rosario, que ella juega un papel en nuestra salvación! ¡De acuerdo a la Biblia, esto es "otro evangelio" (Gal. 1:8,9) y si alguien cree aseveraciones como estas en cuanto a María, no se salvará!

Es crucial para un Católico que es salvado salirse del tipo de ambiente espiritual en el que doctrinas como esta, prevalecen y en los cuales otras formas de idolatría son rampantes, y buscar una iglesia en la que se predique la Biblia centralizando sólo en Cristo para la salvación.

¡Además de la oración de Ave Santa Reina, hay otras razones por las que el Rosario debe ser rechazado, y con él, la doctrina católica! Después de todo... ¿como puede ser verdadero un sistema religioso Cristiano, que además de promover y respaldar el Rosario, proclama de sí mismo lo siguiente?

"La única Iglesia de Cristo..., Nuestro Salvador, después de su resurrección, la entregó a Pedro para que la pastoreara. Le encargó a él y a los demás apóstoles que la extendieran y la gobernaran... Esta Iglesia, constituida y ordenada en este mundo como una sociedad, subsiste en ["subsistit in"] la Iglesia católica, gobernada por el sucesor de Pedro y por los obispos en comunión con él" (LG 8). El decreto sobre Ecumenismo del Concilio Vaticano II explicita: "Solamente por medio de la Iglesia católica de Cristo, que es auxilio general de salvación, puede alcanzarse la plenitud total de los medios de salvación..." (Catecismo Nº 816)

"...no podrían salvarse los que sabiendo que Dios fundó, por medio de Jesucristo, la Iglesia católica como necesaria para la salvación, sin embargo, no hubiesen querido entrar o perseverar en ella (LG 14)." (Catecismo Nº 846) -resaltados añadidos-

Citando otra vez la misma página en la Nueva Enciclopedia Católica de la que citamos antes en cuanto al Rosario, leemos lo siguiente en cuanto a los "misterios":

"Los misterios se dividen en tres partes de cinco, llamados los Misterios de Alegría -- la Anunciación de la Encarnación de Cristo a María, su visita a Elizabeth, el nacimiento de Cristo, Su presentación en el templo, Su encuentro en el templo; los Misterios Tristes -- la agonía de Cristo en el jardín, Sus azotes, Su coronación con espinas, el cargar la cruz, la crucifixión y muerte de Cristo; Los Misterios Gloriosos -- la Resurrección de Cristo, Su Ascensión al cielo, el envío del espíritu Santo, la Ascensión de María al cielo, su coronación como Reina del Cielo" (énfasis es nuestro).

Por favor, observe: ¡"La asunción de María a los cielos" y "su coronación como Reina del Cielo" son puras fabricaciones sin ningún tipo de respaldo Bíblico! ¡Aún así, éstas, junto a la "la crucifixión y muerte de Cristo" y "la resurrección de Cristo" resumen el "epítome de todo el Evangelio," según el Catolicismo de hoy! Esto es añadirle al ya perfecto Evangelio y convertirlo en otra cosa, que no tiene ya la habilidad de producir salvación. Es como echarle agua a la gasolina y tratar de correr un automóvil con la nueva mezcla. (¡De los 15 "misterios," más de la mitad envuelven a María!)

La siguiente cita Católica verifica el punto de vista que sostienen del Rosario (y los antes mencionados misterios) como el "epítome del Evangelio completo":

"... (El Culto a la Santísima Virgen) encuentra su expresión en las fiestas litúrgicas dedicadas a la Madre de Dios (cf. SC 103) y en la oración mariana, como el Santo Rosario, "síntesis de todo el Evangelio" (cf. Pablo VI, MC 42)." (Catecismo 971, énfasis nuestro)

En marcado contraste con el Rosario (con sus "misterios") como el "epítome del Evangelio completo," como Roma lo proclama, el Apóstol Pablo claramente esboza un Evangelio completamente diferente, predicado por él -- el cual trae verdadera salvación. ¡Por favor observe que Pablo nunca mencionó a María directa ni indirectamente! De igual manera, Pedro, quien fue supuestamente el primer Papa, NUNCA mencionó a María en ninguno de sus dos libros del Nuevo Testamento. El siguiente es el Evangelio que proclamaron:

"Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; Por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que así mismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchísimos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mi" (1 Cor. 15:1-8).

¡En vista de todo esto, Roma está claramente diseminando "otro evangelio" (Gal. 1:8,9), el cual tiene a María como su "vida" y a la gente alegadamente "naciendo de nuevo" en el bautismo de infancia! Aún así, muchos dicen que el Catolicismo ha cambiado y que es un sistema religiosos que podemos abrazar, con el que podemos tener unidad Cristiana. ¡Aún líderes Protestantes contemporáneos bien conocidos como Billy Graham, Chuck Colson y Pat Robertson llevan este mensaje! Otros como Hank Hanegraaff y Norman Geisler, con reputación de apologistas, dicen lo mismo.

Finalmente, ¿que debemos pensar acerca de los Católicos "nacidos de nuevo" que personalmente desean permanecer bajo enseñanzas como éstas? ¡Primero, debemos verle de la misma forma que veríamos a una persona que procede de un trasfondo Mormón y alega ser "nacido de nuevo" conforme a la Biblia, pero desea permanecer siendo Mormón -- esto es, su salvación no existe!

Debemos preguntarle a los Católicos "nacidos de nuevo" en qué versículos Bíblicos basan su salvación. Pregúntele si piensa que "nació de nuevo" cuando fue bautizado de niño. Debemos además mencionar específicamente que los sacramentos, las buenas obras, el pertenecer a una iglesia y María, no juegan NINGUN papel en nuestra salvación. Si un Católico "nacido de nuevo" está en desacuerdo, debemos mostrarle por las Escrituras cómo se alcanza la verdadera salvación. Si rechazan la clara enseñanza de la Palabra, el testimonio que dan no es genuino. ¡Recuerde, no todo el que dice "Señor, Señor," entrará al reino de los cielos!

Si alguien es verdaderamente salvo, el espíritu santo, el "Espíritu de verdad," el cual reside en todo aquel que es "nacido de nuevo," nos guiará a la verdad según la Palabra según la Biblia. Si una experiencia, visión, testimonio y/o milagro contradice la Palabra escrita de Dios en cualquier aspecto, especialmente en cuanto a la salvación, debe ser inmediatamente rechazado (Gálatas 1:8).

Para un Católico que sea verdaderamente salvo, el auspiciar con su asistencia y dinero, un sistema religioso que mantiene a la gente en oscuridad espiritual y que les dirige a María y al niño Jesús, en lugar de dirigirle solamente a Jesucristo, sin Su madre, es ser cómplice de "obras de maldad" (2 Juan 11)! 

Lágrimas pueden aún brotar en los familiares de aquellos que anuncian que no van a volver a la iglesia Católica. (Lo mismo puede decirse de un Mormón o Testigo de Jehová que es salvo y se muda a la verdad.) Esto significa que la familia podría dividirse, pero Jesús dijo claramente que esto ocurriría y continuó diciendo que nuestro amor por El debía ser mayor que el que sentimos por nuestros familiares, o "no somos dignos" de El:

"¿Pensáis que he venido para dar paz en la tierra? Os digo: No, sino discensión. Porque de aquí en adelante, cinco en una familia estarán divididos, tres contra dos, y dos contra tres. Estará dividido el padre contra el hijo, y el hijo contra el padre; la madre contra la hija, y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra" (Luc. 12:51-53).

"No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre. A la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí" (Mat. 10:34-38).

En resumen, sólo lea:

  • 1. Cómo el Catolicismo de hoy respalda completamente la oración del Rosario.
  • 2. La oración del Rosario NO es la "epítome del Evangelio" como alega el Catolicismo de hoy, sino de hecho, una oración que cambia a Jesús por María llamándole nuestra vida, dulzura, esperanza, y abogada plena de gracia, ¡y la exalta hasta una posición de idolatría como "Reina de los Cielos"! Estos hechos convierten esta oración en una espiritualmente contaminante y nocivo para la expansión del reino y la verdad del evangelio.
  • 3. Una persona que alega ser "nacida de nuevo," pero que todavía reza esta oración señalando a María como su "vida," puede estar realmente en necesidad de salvación, la cual sólo se encuentra en Cristo Jesús, el único que sufrió y derramó su sangre en la cruz para darnos completa redención y salvarnos del infierno que merecíamos. Es a El a quien debemos mirar. Es a El a quien debemos ir. Ya que esto fue lo que trajo resultados en tiempos bíblicos, también nos servirá para el día de hoy. El mensaje de Pablo era "arrepentimiento para con Dios y fe en Jesucristo" (Hechos 20:21). Este debe ser también nuestro mensaje.

Déjeme ahora terminar con mi propia versión del verdadero "epítome del Evangelio" en forma de oración, el cual he titulado: la oración de El Ave, Santo Rey:

¡Ave, Santo Rey y Señor Jesús, ave, vida nuestra (Col. 3:4), nuestra dulzura (Mt. 11:29) y nuestra esperanza (1 Tim. 1:1)! A ti clamamos, los pobres esclavos del pecado, (Jn. 8:34) hijos del diablo (1 Jn. 3:10)! Vuelve entonces, abogado pleno de gracia (1 Jn. 2:1), tus ojos de misericordia hacia nosotros y perdona todos nuestros pecados. Sólo en ti confiamos -- quien moriste en la cruz y fuiste sepultado pero resucitaste al tercer día (1 Cor. 15:1-8). Eres el único camino al Padre (Jn. 14:6), sólo en tu nombre hay salvación (Hechos 4:12) y eres el ÚNICO mediador entre Dios y los hombres (1 Tim. 2:5). Nuestros ojos están puestos solamente en ti para salvación. Oh, clemente, Oh amoroso, Oh, precioso Señor Jesús!

Tomado de

ALCANCE EVANGELÍSTICO

http://www.evangelicaloutreach.org/spanish.htm

 ÍNDICE

Daniel Sapia - "Conoceréis la Verdad"

Apologética Cristiana - ® desde Junio 2000

http://www.conocereislaverdad.org

{
}
{
}

Deja tu comentario "Nacidos de Nuevo" Los católicos y el Rosario.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre