Avisar de contenido inadecuado

La ofrenda de la viuda pobre.

{
}

 

LA OFRENDA DE LA VIUDA

 

 

 

 

Lucas 21:1-4

Esta es una historia conocida. Estoy seguro que muchos hemos oído a predicadores tocar este tema.
Tristemente algunos utilizan el ejemplo de esta mujer para conseguir que los oyentes ofrenden todo lo que tengan. Usualmente el predicador dirá que si no ofrenda como la viuda, en realidad no ha ofrendado debidamente.
Quiero contarles una anécdota:
***Hace algún tiempo, llegó una carta a la dirección de una señora ya anciana y viuda, en la que decía que si no ofrendaba cierta cantidad de dinero para el proyecto de cierto tele evangelista, algo malo le iba a suceder.
De hecho, la carta indicaba que Dios le había hablado a ese tele evangelista, Y en una forma directa le había indicado enviar esa carta específicamente a esa mujer y que si no tenía ese dinero a mano, tenía que pedirlo prestado para poder enviar urgentemente la ofrenda solicitada.
Ese tele evangelista o mejor dicho tele evangelisto utilizaba el nombre de Dios para enviar cartas y pedir ofrendas por correo a ancianas viudas. Según el, Dios le había indicado esa dirección postal y el nombre de esa mujer y ella debía ser obediente y enviar esa ofrenda de sacrificio.
Pero lo interesante y curioso del caso, es que Dios se había "equivocado". ¿Como puede ser eso? Bueno, resulta que esa anciana viuda había muerto tres meses antes de que la carta le llegara. ***

Quizás usted me preguntara, hermano Rafael ¿De que libro de chistes saco eso?

Déjenme decirles, que no es ningún chiste ni cuento, es una realidad. Pero con toda seguridad este hecho se queda corto, comparado con todas las barbaridades y atrocidades que son capaces de hacer los falsos ministros de Dios y comerciantes de la fe.

Cuántos no hemos oído en la radio o en la televisión, a personajes decir lo siguiente:
· si no manda su dinero a esta radio o a esta estación de televisión, algo malo le va de suceder.
· Ese milagro que estaba esperando en su vida será una realidad solamente cuando por fe, hace un pacto con Dios y manda una generosa ofrenda a la siguiente dirección.
· Si manda su ofrenda, personalmente voy a orar por Usted, y Dios ha de contestar su petición.
· Usted se encuentra con problemas financieros porque no ha invertido en el reino de Dios.
Mande su ofrenda y Dios ha de levantar la maldición que hay sobre sus finanzas.
· Si no ofrenda como la viuda del Nuevo Testamento, Usted, no ama a Dios de todo corazón.
No me mal entiendan. Creo que hay muchos ministerios que son del Señor,
Y que tienen el respaldo de iglesias que supervisan esos ministerios y hay transparencia fiscal.
Pero por otro lado, hay muchos que se aprovechan de la generosidad y credibilidad de la hermandad para vaciarle los bolsillos, sin ninguna contemplación. Usualmente, los más humildes y necesitados son los que mandan hasta lo último que tienen en casa.

Amado pueblo de Dios
Cada vez que leemos algo de la Biblia:
Debemos hacernos 3 preguntas
· ¿Qué veo?
· ¿Qué significa?
· ¿Cómo puedo aplicarla a mi vida?
Debemos también bombardear el texto con preguntas como:
· ¿Quién?
· ¿Qué?
· ¿Dónde?
· ¿Cuándo?
· ¿Porqué?
· ¿Qué significa para mi?
Cada detalle es importante. Y sobre todo debemos pedirle al Espíritu Santo para ver lo que realmente está sucediendo en el pasaje de la Biblia que estamos leyendo.
También debemos aprender que
· Debemos observar el texto,
· Debemos examinar el contexto, lo que esta escrito antes y después del texto que estamos leyendo, porque un texto sin su contexto, es un pretexto.
· Debemos comparar con otros textos bíblicos,
· Debemos considerar la cultura del momento en que la Biblia fue escrita
· Y si tenemos dudas, consultar con diccionarios bíblicos o comentarios de la Biblia.
Entonces, considerando todas estas indicaciones de cómo debemos leer la Biblia, leamos ahora el mismo texto, pero agreguemos el contexto, o sea, los versículos anteriores y los posteriores.

Cuando leemos Lucas 20:45, a 21:4.
Podemos contestar a las preguntas de:
· ¿Quién?
· ¿Qué?
· ¿Dónde?
· ¿Cuándo?
· ¿Porqué?
· ¿Qué significa para mi?
De inmediato nos damos cuenta que no es una lección práctica de ofrenda de sacrificio sino que es una advertencia en contra de aquellos que se aprovechan de la generosidad de las personas para poder lograr sus objetivos financieros.
De acuerdo al contexto, vemos que Cristo se encuentra en el templo enseñando a la congregación.
· Les enseñó de la resurrección de los muertos,
· les habló de la necesidad de dar a Cesar lo que le corresponde y dar a Dios lo que es de Dios.
· También les habló de que su autoridad proviene de Dios el Padre.
· Les enseñó la parábola de los labradores malvados
· y finalmente les advierte en contra de la hipocresía de los escribas.
Son todas enseñanzas que Cristo comparte con el pueblo.
Los escribas eran aquellos que vivían de la interpretación que le daban al Antiguo Testamento.
Tomaban sobre sí mismos la responsabilidad de interpretar las escrituras, excluyendo, por supuesto, a todos los demás. Solo ellos sabían como interpretar las Escrituras, o por lo menos, así trataban de convencer a los demás.

Ya no había más sacerdotes de la tribu de Leví que ejercieran el ministerio. Ya no era un sacerdocio como el del Antiguo Testamento que era la heredad de los descendientes directos de Aarón. Ahora estaban estos auto proclamados líderes religiosos que hacían más énfasis en lo externo que en lo espiritual.

Cristo expresa su opinión de ellos. El dijo: "Guardaos de los escribas, que gustan de andar con ropas largas, y aman las salutaciones en las plazas, y las primeras sillas en las sinagogas, y los primeros asientos en las cenas; que devoran las casas de las viudas, (y escuche) y por pretexto hacen largas oraciones, éstos recibirán mayor condenación."
Cristo les está diciendo que deben apartarse de los escribas. Ese verbo "guardar" es un verbo de protección. En otras palabras:
· Cuídate de ese hombre porque no es de confiar.
· Cuídate de esa persona porque todo lo que quiere es tu dinero.

Cristo enseña al pueblo y a sus discípulos: cuídense de los escribas.

Cristo está en el templo. Era el templo construido por Heródes. Este rey había destruido el templo antiguo que fue edificado por Esdras y Nehemías y había construido uno mucho más grande y suntuoso. De hecho, este templo era magnífico.
Cristo se encontraba en una parte del templo conocida como "El atrio de las Mujeres". Era uno de los lugares más hermosos del templo, al aire libre, con una serie de columnas que le daban cierta majestad.
En ese atrio se encontraba un lugar designado especialmente para poder recoger las ofrendas y las contribuciones para el templo.
Cerca de uno de los muros había 13 receptáculos u ofrenderos.
En realidad eran unas urnas muy hermosas, con ornamentos. Sobre la tapa de cada una de ellas había una especie de trompeta en forma de cuerno, hecho de cobre.
Uno de los lados era más amplio que el otro, de modo que el dinero era introducido por el lado amplio y terminaba cayendo en la urna por el lado más angosto.
En esos días, no existían los billetes. Todo el dinero era en forma de moneda. Cuando uno insertaba la ofrenda por esa trompeta o cuerno, obviamente que se producía una amplificación del sonido de las monedas rodando, lo cual, cuando alguien ofrendaba generosamente, llamaba la atención de todos los presentes.
Cristo está allí en este hermoso lugar del templo, observando a los presentes.
Cerca de ellos aparecen los escribas y Cristo no puede resistir la oportunidad de enseñar en contra de ellos.
Dice al pueblo y a sus discípulos: cuídense de estos señores porque son hipócritas. Les gusta vestirse diferente a los demás para ser notados.
· Esas túnicas blancas que llegan hasta el suelo,
· esos mantos adornados,
· esa barba larga y bien cuidada,
· esos ornamentos de oro y de piedras preciosas.
Les gusta ser saludados en las plazas, con pleitesías y con besos en la mano. Les gusta las inclinaciones de las personas y las palabras de adulación. Quieren sentirse importantes.

Les gusta llegar a la sinagoga tarde y sentarse en las primeras sillas. Si alguien ha osado tomar asiento en esas sillas, tendrá que levantarse y sentarse atrás con los demás del pueblo, porque ellos son los escogidos, los iluminados, los importantes. Ellos deben sentarse en las primeras sillas. Cuando son invitados a una cena o un almuerzo, ellos deben sentarse a la cabecera de la mesa. El sitio de honor debe ser para ellos.
· Estos son aquellos que se creen la maravilla.
· Si no fuera por ellos, el sol no saldría por la mañana.
· Si no fuera por ellos, las flores no tendrían ninguna fragancia.
· Si no fuera por ellos, nadie llegaría a Dios.
· Si no fuera por ellos, nadie sabría interpretar las Escrituras.
· De hecho, de ellos depende si uno ha de llegar al cielo.
El poder que tenían sobre el pueblo era considerable.
Vivían de las ofrendas.
Cristo los acusa duramente de ser ellos los que devoran las casas de las viudas.
Eran personas que habían refinado el arte del robo religioso. No tenían ningún cargo de conciencia de quitarle a cualquiera lo poco que pudiera tener.
Las viudas eran las personas más desamparadas de la sociedad. Dependían exclusivamente de sus maridos y cuando él moría, ellas dependían de la bondad de los hijos, si es que habían, o de otros miembros de la familia, ya que no tenían derecho a heredar los bienes del marido.
Si al morir el marido no había hijos, entonces el cuñado era el que heredaba todo. La casa, los bienes, el dinero y la viuda.
Si tenía hijos, los hijos varones heredaban lo que dejaba el papá al morir, inclusive el cuidado de la madre.
Una viuda no disponía de mucho. A duras penas podía subsistir. Si era una viuda joven, tenía la oportunidad de volver a casarse, pero si era ya mayor, ni siquiera tenía esa oportunidad.
Eso es lo que sucedió en el Antiguo Testamento cuando leemos el libro de Rut.
Ese libro es la historia de dos viudas: una viuda joven y otra vieja. Noemí era la anciana y su nuera era Rut. Noemí se da cuenta que es demasiado vieja para volver a casarse y siente un gran dolor en el corazón a tal punto que dijo: no me llamen más Noemí, que significa "placentera", sino llámenme Mara, que significa "Amarga".
Es una historia muy interesante que nos muestra la suerte que corrían las viudas en ese entonces.
Cristo está furioso con los escribas porque se aprovechaban de personas tan frágiles y tan indefensas como las viudas.
Era costumbre, también en ese entonces, que los hijos que no querían sustentar a su madre viuda, le dijeran: mamá, con mucho gusto te ayudaría pero el dinero que tengo es "corbán", o sea, dedicado a Dios.
En realidad era un dinero que no querían gastar en el cuidado de su madre y que protegían de esa manera para luego gastarlo en lo que quisieran. Era una palabra que indicaba la actitud mezquina del hijo.
Finalmente, Cristo los condena por su apariencia de religiosidad y de piedad, haciendo largas oraciones.
Querían demostrar algo que no tenían: una intimidad con Dios, una consagración a Dios y con esa apariencia de espiritualidad y de estar cerca de Dios, le quitaban a las viudas lo poco que podían ellas conseguir para sobrevivir.
Ya que usualmente, los que menos tienen son más susceptibles al engaño.
Puedo sentir el enojo de Jesús. Puedo sentir el desaire de Cristo, la frustración.
· Personas usando el nombre del Padre celestial para quitarle el poco sustento financiero que pueden tener.
· Enseñando al pueblo que a Dios le agrada el sacrificio monetario.
· Diciéndoles que Dios es un ser que abusa de los humanos. Ya que venden la bondad y el amor de Dios por unas cuantas monedas.
Si, Cristo está furioso y dolido. Por que así no es Dios. Así no es Cristo.
Levantando los ojos, Cristo ve a los ricos entrar en el "atrio de las Mujeres" y acercarse a los ofrenderos y depositar sus ofrendas.

Si, eran ofrendas suculentas.

· Posiblemente allí estaba el dueño del supermercado quien con pompa deposita las monedas más grandes del sistema monetario del momento. Esas monedas son amplificadas por las trompetas y el ruido que hacen al rodar hasta la urna es muy impresionante. Algunos dejan de lado lo que hacen para saludar a este honorable miembro de la alta sociedad judía.

  • Quizás entra en el atrio el dueño del hotel central de la ciudad. También se acerca a los ofrenderos y con mucha deliberación, deposita una cuantiosa ofrenda. Se siente satisfecho. Ve la reacción de los que están cerca, quienes comentan entre ellos, tratando de adivinar la cantidad que fue depositada.

Y así, varios miembros notorios de la sociedad del momento desfilan ante los ofrenderos y con más o menos dignidad hacen sus generosas ofrendas.
Entre la sombra del muro del templo, Cristo ve algo o alguien que se mueve. Tal vez a primera vista no supo quien era, pero con movimientos de alguien que no quiere ser visto, divisa la silueta de una anciana mujer, obviamente viuda.
¿Viuda?
¡Qué palabra más horrorosa! Una palabra que trae aún hoy, terror al corazón de cualquier mujer casada.
Ella no había sido viuda toda su vida. Cuando joven, se casó con aquel hombre que sus padres habían escogido de antemano. Durante todos estos años, ella había sido feliz al lado de su marido.
Pero ahora con paso inseguro, de una mujer que está sufriendo, envuelta en su manto de luto, se acerca al ofrendero más lejano del público y deja caer sus dos míseras e insignificantes monedas, luego, como quien se avergüenza de lo que acaba de hacer, da la media vuelta y se aleja lo más rápido posible.
Logró sus objetivos. Nadie la vio y pudo ofrendar.
Bueno, eso que nadie la vio no es verdad, porque Cristo sí la vio e hizo el siguiente comentario: "En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía".

Cristo estaba enseñando a sus discípulos. El tema central de su enseñanza era la superficialidad de la religión de estos escribas y el ejemplo de la viuda demostraba la forma cómo vendían a Dios, robando hasta a las viudas de las pocas monedas que podían tener.
Cristo vino al mundo para condenar esa religión que rebaja el amor de Dios hacia el individuo a unas simples monedas. Los falsos maestros enseñan que "Dios te ha de bendecir, si das todo lo que tienes".

Pero no, Dios te ha de bendecir si recibes todo lo que El tiene.
El hijo de Dios da de acuerdo a la forma como Dios lo ha prosperado.
El Apóstol Pablo enseña a los Corintios como ofrendar. Los capítulos 8 y 9 de la segunda epístola explica la forma cómo debe ser.
El v. 9 de II Cor. 8 dice: "Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fuereis enriquecidos".
No enseña que uno debe dar hasta quedar en la pobreza, sino que usando el ejemplo de Cristo, uno debe dar por amor. No por obligación alguna, sino por amor hacia Dios.
Es por eso que luego les dice: "Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre".

El dar a Dios y luego entristecerse por hacerlo, le quita a uno la bendición. Si vamos a dar, demos con alegría y con amor. 

 Y también les enseña que deben dar con igualdad: "Pero no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez, sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad".

En otras palabras: "Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir".

El verdadero hijo de Dios es una persona generosa, que da con la mano abierta, tal como Cristo se dio integralmente, y generosamente por nosotros. No por obligación, si no porque nos amó.

Pero cuidado, mucho cuidado con los lobos rapaces, con aquellos que se aprovechan con escrituras como esta de la viuda pobre, para hacer negocio y vivir acosta de los demás.

Amado pueblo de Dios esta es la verdadera interpretacion del famoso pasaje bíblico de la ofrenda de la viuda.

Así que cuando vengan a ti los avaros predicadores, torciendo el ejemplo de la viuda y su ofrenda para exprimirte los bolsillos, ya sabes como defenderte.

 

QUE DIOS TE SIGA BENDICIENDO

{
}
{
}

Comentarios La ofrenda de la viuda pobre.

es triste ver como unos con otros se pelean, cuando el unico que tiene la capacidad de juzgar es DIOS,si diezman o no cada uno entregara cuentas a DIOS, no discutan x cosas que no edifican y mejor oren para que el E SANTO,le revele su verdad a la gente CRISTO LOS AMA bye. ;-)

luis luis 05/08/2009 a las 08:56

es triste ver como unos con otros se pelean, cuando el unico que tiene la capacidad de juzgar es DIOS,si diezman o no cada uno entregara cuentas a DIOS, no discutan x cosas que no edifican y mejor oren para que el E SANTO,le revele su verdad a la gente CRISTO LOS AMA bye. ;-)

luis luis 05/08/2009 a las 08:58

Me gusto mucho. Buenisimo.

Jorge Jorge 28/08/2009 a las 18:56

Me gusto mucho. Buenisimo.

Jorge Jorge 28/08/2009 a las 18:56

HOLA    MIS    HERMANOS :

HACEMOS UN TEMA QUE NO ES IMPORTANTE QUE NO DA VIDA

POR EJEMPLO LO  SIMBOLOS QUE NO SE DEBEN USAR

HARIA  UNA PREGUNTA  LA ESCUELA DOMINICAL SE DEBE HACER Y SACAR LA  CENA DEL SEÑOR,  QUE LAPALABRA DE DIOS DICE  DEBEMOSHACERLA HASTA QUE EL VENGA TODOS LOS PRIMEROS DIAS DE LA SEMANA.

ESTO ES LO QUE NOS DA VIDA

no es la cantidad sino la actitud, porque Dios pesa los corazones

jesus jesus 21/11/2010 a las 03:40

me gusto mucho 

Elard Elard 26/08/2011 a las 04:32

me gusta mucho compartir gracias por todo lo que han hechoadios

Elard Elard 26/08/2011 a las 04:35

BUENISIMO    CREO  MAS BIEN QUE ES UNA ADVERTECIA  SOBRE LOS QUE  TUERCEN  CIERTOS VERSICULOS  PARA  SU PROPIA  CONVENIENCIA  Y  NO HACER  DOCTRINA  DE UN  SOLO  VERSICULO    LO  QUE TENEMOS  QUE  DAR  ES  DEACUERDO  A LA  BENDICION  QUE  HEMOS  RECIBIDO............

josse josse 29/11/2011 a las 00:30

GRACIAS POR COMPARTIR, ESTA PRECIOSO MUCHAS VECES NOS CONFUNDE DANDONOS UN SENTIDO DE CONVENIENCIA Y JUEGAN CON LA INTERPRETACION DE LA BIBLIA,  

Anónimo Anónimo 28/12/2011 a las 20:17

LE DOY GRACIAS A DIOS POR LO QUE APRENDI, YA QUE TODO LO QUE APRENDEMOS OBRARA PARA BIEN EN LA VIDA DEL CRISTIANO.

Conoceries la verdad y la verdad os hara libres! Pueblo de Dios, tan solo acepta la verdad que esta en la escrituras y la correcta interpretacion de ellas. Hay lobos vestidos de obejas? si!  la biblia lo dice.  Hay comerciantes del evangelio? si! Hay malos pastores, si! hay falsas doctrinas! si!  Tenemos que extendernos en el conocimiento de la Palabra. Es la voluntad de Dios, que nadie haga injusticia de ninguna manera a su amado rebano. Es tu responsabilidad, en obediencia a la misma biblia, disernir espiritus, ver si son de Dios.  Cuidarte de la levadura de  los fariseos, salir de la esclavitud espiritual, "salid de babilonia pueblo mio" TENEMOS QUE MADURAR, El nino no hereda, sino el hijo maduro es el que hereda, la vida, y la vida abundante, de libertad, bendicion y autoridad, que Cristo compro para nosotros. BENDICIONES A TODOS!!

JAM JAM 21/07/2012 a las 18:23
MUY BENDECIDA PUBLICACION!!!

Deja tu comentario La ofrenda de la viuda pobre.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre