Avisar de contenido inadecuado

Pastores ávaros el señor un día les pedirá cuenta.

{
}

 

martes 1 de mayo de 2007

¿Debemos pagarlo? ¿Por qué se hace tanto hincapié en esta doctrina? ¿Es cierto que si no lo pago estoy "robando a Dios"? ¿Jesucristo cobró los diezmos? ¿Qué significa la expresión "VINO NUEVO EN ODRES VIEJOS"?

"¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! (Ez34)

El diezmo era la cuota obligatoria que se daba en el Antiguo Testamento en agradecimiento o para pedir bendiciones. Era parte de la Ley de Moisés y debía ser cumplido, como debía ser cumplida toda la Ley (Dt14:22 / Lv27.30-33 / Nm18.21 ). ANUALMENTE, el fiel debía entregar la décima parte de su producción (un diezmo agrícola).
 
El pecado esclavizó al hombre y por esta causa le era imposible cumplir la Ley. Satán era dueño del hombre, por cuanto el hombre había pecado y, según la Ley, todo el que peca está condenado a muerte y maldición (Dt27:26).

El Señor vino a liberar al hombre de la maldición de la Ley (Gá3:13). ¿Y cómo lo iba a hacer? Lo que ningún ojo vio, lo que ningún oído oyó : Dios mismo se hizo carne, cumplió toda la Ley y fue muerto injustamente. Así, el que dominaba al hombre por causa de sus transgresiones, esto es Satanás, vino a ser deudor de la vida del Justo, de Jesucristo.


Abraham dio los diezmos a Melquisedec y esto antes de la Ley

Hay quienes argumentan que Abraham dio los diezmos a Melquisedec y esto antes de la Ley de Moisés y que por eso el diezmo está por encima de la Ley mosaica y del diezmo levítico ¿Pero acaso Abraham no recibió la circuncisión también antes de la Ley de Moisés? En ese caso diezmo y circuncisión estarían vigentes hasta hoy en día, pero no es así. “ Cómo no se mutilan los que os perturban ”. Pablo, como cualquier otro judío, cuenta a Abraham dentro de la ley, Torah: “¿No habéis oído la Ley ? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos...” (Gá4:21-22).

Y en todo caso ¿Dónde está Melquisedec para que reciba esos diezmos?


Jesús, el Sumo Sacerdote según la orden de Melquisedec, no cobró diezmos

El diezmo pertenece a la ley de Moisés (Heb7:5) y sabemos que la perfección no viene por la Ley sino por la fe en Jesucristo. Por lo tanto queda abrogado el mandamiento anterior por causa de su ineficacia y debilidad (Heb7).

Jesús, sacerdote según el orden de Melquisedec, para judíos y gentiles, no cobró diezmo, se limitó a recibir ofrendas, que se echaban en una bolsa que cargaba Judas. Pablo evitó hablar de diezmo y enseñó que las ofrendas deben ser voluntarias, de corazón alegre, sin sacrificio y por amor (2Co9:7 / Mt12:7 / 1Co13:3). La ley implicaba sacrificio, la gracia implica amor, generosidad, desprendimiento. La Ley es por obras obligatorias, la gracia es por fe y amor que genera obras.

Los pastores carnales destruyen la obra del Espíritu cuando someten a generosos y mezquinos al mismo rasero del diezmo. Pablo era duro con los judaizantes: "Cuidado con los perros" y "como no se mutilan" decía (Flp3:2 / Gá5:12).

El apóstol pide una colecta para los santos de Jerusalén, pero no era para las "columnas" sino para los pobres (Ro15:26-27). Y va más allá cuando nos invita a imitarlo en el ejemplo de trabajar con sus propias manos y de entregar el evangelio gratuitamente, con el celo de llegar a decir: "nadie me quitará esa gloria" (1Co9:1-18 / 2Co11:7). Pablo nos exhortó a apartarnos de esos pastores judaizantes que viven desordenadamente (2Tes3:6.15).

Pero resulta que, actualmente, casi toda la iglesia cristiana paga el diezmo. Y otra vez digo que si se cumple un punto de la ley, se está en la obligación de cumplir toda la ley. No nos podemos dejar engañar por el demonio ¡EL SEÑOR YA NO EXIGE EL DIEZMO!

Jesús, con su muerte confirmó y selló un nuevo y mejor pacto

El de la Fe. Ahora el hombre sería justificado por la fe en Jesucristo y no por la Ley, ya que por la Ley nadie podía ser salvo a causa de nuestros pecados. El justo vivirá por la fe en la cruz y resurrección de Cristo Jesús, donde murieron todos los pecados del mundo (1Co15:17).

Pero hay alguien a quien le conviene que volvamos a la Ley, a Satanás. ¿Por qué? Porque si volvemos a la ley caemos de la Gracia que es en Cristo Jesús, porque la Ley dice: “ El que hiciere estas cosas vivirá por ellas ” y “ Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en este libro de la ley, para hacerlas ”. El apóstol Pablo dice en la Carta a los Gálatas, capítulo 2:15-21: “ Por la ley nadie será justificado… ”. Es decir, ya no estamos bajo la ley sino bajo la Gracia, pues si por la ley fuese la salvación entonces Cristo murió en vano.


Renovado el pacto, es necesario que haya cambio de ley. El diezmo era parte del pacto del Sinaí, la Ley de Moisés, “ Pero con la introducción de una mejor esperanza, queda abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficiencia (pues nada perfeccionó la Ley )” (Heb7).

Hoy en día, los pastores de la letra, con apariencia de piedad, cobran diezmo y con argumentos falsos tratan de defender esa práctica ya abolida. Citan a Malaquías y aterran a las ovejas acusándolas de robar a Dios por no llevar los diezmos al alfolí, como reza Malaquías3:8-12.

"¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado." (Malaquías3:8-9)
 
Lo que omiten estos "pastores" ladrones es que cuando el texto habla de "La nación toda", se refiere específica y únicamente a la nación de Israel. No habla ni de Venezuela, ni de Puerto Rico, Colombia... en fin, se habla de Israel, la nación del Antiguo Pacto. Hoy debemos decir "los lobos rapaces todos han robado a las ovejas ignorantes".
 

Malaquías era un profeta de la ley y Jesús dice que " la Ley y los Profetas duraron hasta Juan " (Mt11:13).
 
Al diezmo le cargan ofrendas y ofrendas especiales. De tal manera que el pastor siempre dice que Dios lo está "bendiciendo", pero a expensas de que los verdaderos templos, que son las ovejas, pasen necesidad.

Detrás del diezmo se oculta algo más

El diezmo tiene otro fin, además del de desligar a los creyentes de la sana doctrina, y por ende, de Cristo. ¿Por qué se exigen los diezmos con tanto hincapié? Por una parte, se le impide a la congregación hacer caridad con los hermanos más pobres. “Es Corbán…” (Mc7:11). El problema es que quien lo recibe no es Dios o la congregación, son los avaros “pastores”.

Por otra parte, ¿con diezmos de pobres es posible comprar estaciones de radio, salas de cine, escoltas armados, camionetas último modelo, publicaciones a todo color, etc.? Para los títeres de la Gran Ramera Israel, el diezmo resulta una muy útil cortina de humo. Los dirigentes del sistema religioso están involucrados hasta el cuello en lavado de dinero y negocios de narcotráfico. Señores, Jesucristo nunca necesitó ni limosina, ni guardaespaldas, ni elaborados y costosos espacios televisivos.
 

El descaro de los mercaderes de la fe es vergonzoso

Y ciertamente el Señor habla de esos pastores que se enseñorean del rebaño, y dice:

¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No deben los pastores apacentar el rebaño? Vosotros os habéis tomado la leche, os habéis vestido con la lana, habéis sacrificado las ovejas mas gordas y no habéis apacentado el rebaño ” (Ez34).


Y en otra parte:

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe...” (Mt23:23) .

De Cristo os desligasteis los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído” (Gá5) .

Con un nuevo pacto, surge una nueva ley, la ley del amor: “ El Señor, tu Dios, uno es. Y amarás al Señor tu Dios por sobre todas las cosas” y “Amarás al prójimo como a ti mismo, en esto se resume toda la Ley” ( Mc12:29+).

La ofrenda es muy diferente del diezmo, viene del corazón y no es una obligación. LA DA QUIEN QUIERA, CUANTO QUIERA Y CUANDO QUIERA, para ayudar a los hermanos menos afortunados. “... Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre ” (2Cor9:6-7).


Publicado originalmente en 2003 en www.graciaypaz.netfirms.com Editado en abril 2004 Editado para "El Código Jesucristo" y www.CristianoUniversitario.com, 2005

Publicado por El Universitario en 16:40
{
}
{
}

Comentarios Pastores ávaros el señor un día les pedirá cuenta.

la verdad tiene razon en este escrito que dios le bendiga
pedro guerrero pedro guerrero 09/05/2010 a las 18:31
los pastores que yo he visto son unos abaros y me he cambiado de iglesia. YA NO VIVIMOS EN LA LEY HERMANOS Y HERMANAS, lean la biblia escudrinen la palabra. 
DEE RODRIGUEZ DEE RODRIGUEZ 16/06/2011 a las 19:51
La verdad es que jesus sera quien le diga a Dios todo poderoso en el juicio del final de los tiempos si este o aquel hicieron mal o no.
Sin embargo es bueno este tipo de lecturas para toda persona que se sienta perseguida o tribulada por la mano ajusticiadora de Dios.
Acuerdense, que hizo cristo en la cruz, ¿por que lo hizo?, o para que?

Deja tu comentario Pastores ávaros el señor un día les pedirá cuenta.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre