Avisar de contenido inadecuado

Ratzinger confesó tener temor en la elección.

{
}

 

EL NUEVO PEREGRINO: "LA GUILLOTINA APUNTABA A MI", DIJO EL NUEVO PONTIFICE

Ratzinger confesó que sintió temor al ser elegido

 

<b>El secretario del Pontífice.</b> Tiene 48 años y ama el esquí y el tenis. Siempre al lado del Pontífice, como lo muestra la foto, Georg Gaenswein es la mano derecha y secretario privado de Benedicto XVI. Gaenswein -un prometedor teólogo- viene trabajando desde hace 10 años con Joseph Ratzinger. En el Vaticano ya le dicen "Don Giorgio". (Foto: AFP)


Julio Algañaraz. VATICANO CORRESPONSAL
jalganaraz@clarin.com






Durante un colorido encuentro del nuevo Papa con sus compatriotas alemanes que el domingo asistieron a la ceremonia de inicio de su pontificado, Benedicto XVI contó ayer: "Pedí al Señor que eligiera a alguno más fuerte que yo, pero evidentemente no me escuchó", durante las votaciones en el Cónclave, en la cuarta de las cuales fue elegido, el martes 17 a las cinco y media de la tarde en la Capilla Sixtina. El Pontífice comparó el proceso de elección con "una guillotina" y admitió que había sentido temor.

De acuerdo al estilo de las campañas electorales y las consagraciones de los Papas, Joseph Ratzinger aseguró ayer: "No pensé nunca que iba a ser elegido y nunca hice nada para ser elegido."

Es tabú que algún candidato confiese que busca ser consagrado Sumo Pontífice de la Iglesia en el Cónclave. El rito exige que los aspirantes digan que no están a la altura de tanto honor, que públicamente aclaren que no hacen nada para sentarse en la cátedra de Pedro y que digan invariablemente que sintieron miedo cuando sus hermanos cardenales los eligieron.

Benedicto XVI fue fiel a esta regla de "bon ton" pontificio, al "políticamente correcto", y por eso dijo a sus compatriotas que lo festejaban: "Puedo decirles que cuando se avecinaba la guillotina y apuntaba a mí, pedí a Dios que me ahorrara este destino. Pero evidentemente el Señor no me ha escuchado."

El Papa lució relajado y de muy buen humor en la audiencia, a la que llegó con 25 minutos de retraso porque se prolongó el encuentro que concedió a los representantes de las religiones que asistieron a su entronización, el domingo.

"Parece que los alemanes son famosos por su puntualidad, pero por lo visto yo ya me he italianizado", bromeó. Enseguida aclaró: "Aunque vivo desde hace 24 años en Roma, me siento un bávaro." Joseph Ratzinger nació en la Baja Baviera hace 78 años y, como prometió el domingo a las máximas autoridades de su país, volverá a visitar la región en agosto, tras concluir su presencia en las Jornadas Mundiales de la Juventud, programadas en Colonia.

En la audiencia estaba presente su hermano Georg, también sacerdote, de 81 años, quien reside en Baviera.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ratzinger confesó tener temor en la elección.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre