Avisar de contenido inadecuado

Unión Europ.deplegará un panóptico en el siglo XXI.

{
}

 

21 de septiembre de 2009

Por Paul Joseph Watson

La Unión Europea está desarrollando un panóptico del Siglo XXI, un sistema de vigilancia bestial que los críticos describen como "orwelliano", "siniestro" y "positivamente escalofriante", que podría cotejar los datos de numerosas fuentes, incluidas cámaras de vigilancia y ordenadores personales, con el fin de detectar "conductas anormales" en todo el continente.
En un sentido más amplio, esto forma parte de la idea de crear un sistema paneuropeo de fuerza policial federal, donde la información y las competencias son compartidas, como parte de un sistema centralizado. Es también un paso gigantesco hacia la creación de una CIA europea no con la tarea de mantener fichas de enemigos extranjeros, sino de espiar a su propia población.
El sistema de vigilancia, conocido como Proyecto Indect, se compromete a recabar información por medio del "seguimiento continuo" de "sitios web, foros de discusión, grupos de Usenet, servidores de archivos, redes P2P [y] sistemas informáticos individuales". Asimismo, utilizará los canales de CCTV y otros métodos de vigilancia para desarrollar modelos de "comportamiento sospechoso", analizando el tono de voz de la gente (lo que sugiere que las conversaciones privadas serán registraradas), así como también "la forma en que sus cuerpos se mueven".
Su objetivo principal será la "detección automática de amenazas y comportamientos anormales o violentos".
Se trata entonces de un Echelon con esteroides, una nueva versión de las décadas de antiguos programas ejecutados por la NSA que ya han espiado a los ciudadanos durante años, actualizados y ampliados con las aplicaciones tecnológicas de principios del Siglo XXI. En 1999, el gobierno australiano reconoció que eran parte de la red de vigilancia e intercepción dirigida por la NSA a nivel mundial y en alianza con los EE.UU. y Gran Bretaña, y que podía escuchar "todas las llamadas telefónicas internacionales, fax, correo electrónicos, o de radio", en el planeta. El Proyecto Indect no es más que una nueva encarnación del mismo sistema de vigilancia bestial.
El analista de Open Europe, Stephen Booth ha descrito el proyecto como "orwelliano" y como una "gran invasión de la intimidad", señalando que los impuestos de los mismos ciudadanos europeos se destinarán a un programa que los trata a todos como culpables hasta que demuestren su inocencia.
"Hacer perfiles de poblaciones enteras en lugar de monitorear individuos sospechosos es un paso siniestro dentro de cualquier sociedad", agregó Shami Chakrabarti, director del grupo de derechos humanos Liberty.
"Es bastante peligroso a nivel nacional, pero a una escala europea la idea se vuelve positivamente escalofriante", dijo.
El Proyecto Indect es un enorme paso hacia adelante en el programa para la construcción de un mastodóntico sistema de vigilancia dentro del que estárá cautiva la población de todo el planeta.
Los métodos que se emplean para ello son un retroceso tecnológicamente avanzado hacia el concepto de Panóptico del teórico social Jeremy Bentham de 1785, un edificio carcelario especialmente construido y diseñado "para permitir a un vigilante observar (-óptico) a todos (pan-) los prisioneros sin que los prisioneros sean capaces de distinguir si están siendo observados, así que todos convergen en lo que un arquitecto ha denominado "sentimiento de omnisciencia invisible".
Bentham describió el Panóptico como "un nuevo modo de obtener el poder de la mente sobre la mente, en una cantidad hasta entonces inalcanzable".
La idea de que la persona no sepa cuándo está siendo vigilada por las autoridades es clave para lograr el objetivo final, el de mantener a la población en un constante estado de sometimiento, inquietud y miedo, llevándolos a auto-regular su propio comportamiento.
Según el investigador del Instituto Danés de Derechos Humanos, Peter Scharff, el panóptico tenía la intención de promover la "autorregulación que sería provocada por la constante vigilancia". El concepto fue incorporado a muchas cárceles que continúan hoy en día como diseños "podulares", que también maximizan la cantidad de personas que pueden ser controlados por una sola. El hecho de que las autoridades están construyendo sociedades carcelarias rodeándonos a todos hoy en día usando los mismos métodos básicos de control es suficiente para darle un escalofrío por la espalda a cualquiera y nos recuerda una vez más que la libertad es un mito.
Esto no tiene nada que ver con la captura de criminales - como cifras recientes en el Reino Unido han demostrado, las cámaras de circuito cerrado de televisión (CCTV) no tienen virtualmente ningún tipo de impacto sobre la delincuencia. Se trata de permitir a los esclavos saben quiénes son sus jefes, es un juego psicológico mental diseñado para distinguir y reforzar la relación amo-esclavo entre el Estado y el individuo.
El objetivo final es convencer a las personas de que para expresar su libertad en público, para participar en cualquier tipo de protesta o simplemente cuestionar a la estructura de poder que les rodea, ya se es "sospechoso" de un acto perjudicial para la sociedad y que las consecuencias negativas le seguirán a cualquier esclavo que se atreva a salir de esta celda carcelaria invisible y opresiva.

Original en: Infowars

{
}
{
}

Deja tu comentario Unión Europ.deplegará un panóptico en el siglo XXI.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre