Avisar de contenido inadecuado

La verdad sobre el Diezmo.

{
}

 

 

 

 Esimado Lector: Dios le bendiga grandemente en su ministerio.

El proposito de escribir este articulo es ayudarle a todos aquellos hermanos que han estado esclavizado por muchos años relacionado al tema del diezmo;un tema que a la hora de tocarselo a los pastores modernos se enojan y hasta expulsan de la iglesia a aquellos sencillos e ingenuos hermanos que no leen ni escudriñan las escrituras para convencerse por ellos mismos por lo que leen: Jesus fue claro al decir; "Escudriñad las escrituras por que ellas son las que dan testimonio de mi".

Cual ha sido el problema de la iglesia moderna y dejarse esclavizar por hombres que le roban al pueblo de Dios;encerrarse y no consultar realmente lo que dice las escrituras. Yo en lo personalmente estaba esclavizado en lo referente al diezmo y cada vez que no lo daba me sentia condenado;o yo mismo en mi mente decia soy ladron;le estoy robando a Dios;principalmente cuando oia a los fariseos descargar el famoso texto de malaquias sobre la iglesia;acusando a la iglesia de ladrona principalmente a aquellos hermanos que no diezman ,los mismos lideres religiosos condenando al pueblo igualito que en tiempos de la ley...me sentia mal...condenado y no podia crecer en mi vida cristiana... Hasta que Dios me guio en oracion a investigar en su palabra y me di cuenta realmente;que una vez que comprendi lo que es la gracia de Dios...El velo fue quitado de mi ojos y comprendi;que una cosa es dar bajo la ley moisaca y otra bajo la ley de Jesucristo que lo que te mueve a dar es el amor verdadero que le tienes a tu maestro. 

¿Como se define esta pregunta es correcto que los pastores moderno pidan Diezmo hoy en dia?...

La repuesta es un contundente no...Ya que los unicos que tenian tal derecho a pedir el diezmo al pueblo y que consistia en alimentos,granos,especies,dandose este anualmente o cada 6 meses de las cosechas producidas...Eran unicamente los levitas...el sacerdocio de los levitas a como dice el libro de los Hebreos eran los unicos que podian pedir un diezmo al pueblo;para compartirlo con las viudas y los huerfanos...Porque creen ustedes que el apostol pablo nunca le cito malaquias al pueblo;y nunca pidio un diezmo...por que pablo conocia perfectamente la ley y sabia muy bien que solo los levitas tenian este derecho... por eso cita "no pondras bozal al buey que trilla" Me van a disculpar los pastores modernos lo que voy a decir...pero todo aquel que le pide un diezmo a sus ovejitas ha caido de la gracia "Los que por la antigua ley se justifican han caido de la gracia"En otras palabras todo pastor que pide Diezmo...Es un perfecto ladron vestido de saco y corbata y que vive a espensas de los demas" No vive el amor de cristo en su corazon...por que la Ley produce ira...Asi que pastor si estas leyendo este articulo arrepientate y pidele perdon a Dios y enseña a tu iglesia a dar bajo la ley de cristo voluntariamente a traves del amor..."Apacentad la grey no a la fuerza;sino voluntariamente"

¿Por que los hermanitos se aferran a seguir diezmando,aun conociendo la verdad?

por que les han lavado el cerebro con doctrinas y mandamientos de hombres que utilizan la palabra de Dios para enriquecerse...en otras palabras han sido hechizados,embrujados por el diablo mismo para no entender esta verdad biblica...

¿Quiere decir que el antiguo testamento no vale.por que el aniguo testamento me enseña a diezmar?

Toda la palabra de Dios es infalible;y por lo tanto tiene mucha validez  desde el Genesis hasta el apocalipsis...cual es el problema...el problema esta en la forma de interpretarla...Donde los religiosos toman solamente una cita biblica y la hacen doctrina,sin consultar el resto de la palabra de Dios...por ejemplo ellos solo le citan malaquias para que usted Diezme...sin consultar que dice el resto del nuevo testamento...

El otro asunto radica en la concordancia que existe entre el antiguo testamento y el nuevo;por ejemplo el antiguo testamento produjo al nuevo testamento anunciando lo futuro que venia y que permanece para siempre lo cual es cristo,Dios permitio la ley en el antiguo testamento;para enseñarle al hombre que por si solo no puede gobernarse;en este caso moises era tipo cristo;y el que fallaba en un punto;o se encontraba culpable moria apedreado irremesiblemente;como el caso de la mujer adultera,cuando los fariseos la querian matar por que fue sorprendida en el acto mismo de adulterio...De igual manera el que no diezmaba era acusado de ladron...y podia ser apedreado tambien...Por esa razon Dios permitio la ley...para que el hombre mirara la diferencia entre una ley de hombre y la ley de Dios que se manifiesta solamente a traves de la libertad del amor...por eso el apostol pablo escribe...permanece,pues firme en la libertad con que cristo nos hizo libre y no estey sujeto otra vez al yugo de la esclavitud"

 

El diezmo bajo el antiguo testamento era obligado;por que todavia permanecia un sacerdocio levitico... y tenia que mantenerse el alimento de los levitas,sin embargo este lo compartian con los huerfanos y las viudas...Lo comparten hoy...los religiosos...No...solamente ellos enriequeciendose ilicitamente,mientras el pueblo esta muriendose de hambre...Pero al venir Cristo con su muerte en la cruz del calvario puso fin a la ley;estableciendo eternamente el sacerdocio eterno...El cual es cristo...Ya no tiene necesidad de diezmar...Ahora lo que lo motiva a hacerlo es el amor unicamente...voluntariamente...segun como propuso en su corazon...

 

¿Por que cristo enseño a diezmar en algunas ocasiones?

Recordemos que Cristo se esta refiriendo a los fariseos; Donde el les dice "Que descuidan lo mas importante de la ley;la misericordia,el amor.sin dejar de hacer aquello...Tambien explicamos que Jesus todavia estaba vivo;no habia muerto...Estaba bajo la ley...El nacio y murio bajo la ley...El todavia respetaba la ley que era vigente en ese entonces...Pero que sucede el libro de Romanos...La analogia tomada del matrimonio...Que la mujer casada esta ligada al marido,mientras este vive...pero cuando muere ella es libre de casarse con quien quiera...Ya no esta sujeta a la ley...de igual forma al morir cristo;cristo mismo nos redimio de la maldicion de la ley...ya no estamos sujeto a esa ley...ahora pertenecemos a cristo,bajo el conocimiento del amor y la verdad...

 

¿Nos enseña a Diezmar el libro de los hebreos,donde muchos religiosos lo afirman?

La respuesta es un rotundo No...

El libro de hebreos lo que hace es comparar los dos sacerdocios el de melquisedec "Tipo cristo" y el levitico... Donde lo que hace es demostrar precisamente que el sacerdocio de Melquisedec representado por cristo es superior al levitico...Y ya no tiene logica estar ofreciendo un culto con ofrendas y sacrificios...sabiendo que ahora la ofrenda principal es nuestro templo...ya que nos compro con su sangre...

 

¿Como me explica lo del padre abraham...si el diezmó...lo hare yo...para recibir la promesa?

 

Los Religiosos modernos toman el texto de abraham...cuando le salio al encuentro melquisedec y entrego sus diezmos...le bendijo...No eso no te enseñas que tu debes hacerlo...

En primer lugar abraham venia de una guerra de pelear con mucho reyes...y en esa guerra recupero cantidades de enseres,productos,monedas etc...Y entrego a melquisedec sus diezmos;pero no solo sus diezmos la biblia dice...todo y esto fue del botin...recuperado en la guerra de los reyes...no de lo que ganaba mensualmente,ni muchos menos anualmente... Si hubiese sido una costumbre de antes,el diezmo de la ley...antes de los patriarcas...Jacob el nieto de abraham...no le hubiera hecho promesa al señor...de decirle...señor si me guardas de hoy en adelante...y si me bendijeres te entregare todo mis diezmos...no le hubiera dicho esto jacob al señor...si su abuelo abraham...Ya se lo hubiese enseñado a Isaac y este a su hijo...Tenian que ser diezmadores...pero no fue asi...por que los patriarcas antes de la ley no diezmaban...sino Jose en Egipto...bien hubiera implantado un sistema de Diezmo para recaudar fondos...pero no lo hizo...Enoc no diezmo...Noe no lo hizo...Ninguno...por que ahora me vienen los predicadores modernos a pedir Diezmo...Si no tienen  base escritural...O es que no leen las escrituras o se hacen...

 

¿Entonces si ya no existe la ley del diezmo;entonces no tendre que dar nada...¿o como voy a dar?

 

La palabra de Dios es clara...Lo que el hombre siembra eso recibe...cosecha poco...recibe poco...cosecha mucho recibe en abundancia...Claro que ahora al saber un verdadero cristiano que ya no esta bajo la ley...si no baja la gracia soberana de cristo...con mucha mayor razon ahora el maestro te quiere todo;no solamente un 10%...sino tu alma.cuerpo y espiritu...ahoras le entregas todo;pero motivado unicamente por el amor...

La forma de dar se encuentra en el libro de los corintios:::

"Cada uno de segun como propuso en su corazon;no a la fuerza,si no voluntariamente,por que Dios ama al dador alegre"...A hora das como tu corazon te dicte,pero guiado por el espiritu santo...Tu no vas a dar lo que no tienes ni por compromiso...aprendes a honrarle a Dios por amor...unicamente...ya que la expresion mas grande de ese amor es Jesucristo mismo...

 

¡¿Le puedo dar ofrendas voluntarias a cualquiera?

 

La repuesta es un rotundo no...

 

por ejemplo si tu te acostumbras a dar tu dinero a los fariseos bajo la ley mosaica;no estas contruyendo el reino de Dios...sino el gobierno de la bestia y el falso profeta,que pronto aparecera en escena...La Biblia me dice"Todos los que dependen de las obra de la ley estan bajo maldicion"...Tu dinero se convierten en maldicion automaticamente...por que estas apoyando la mafia,el narcotrafico el contrabando etc...y mayormente siendo complices de ladrones...

 

Cuando vayas a dar tu dinero o ofrenda voluntaria...pidale a Dios en oracion a quien darle...El espiritu santo te guiara a darle a un ministerio que predique la palabra de Dios,no por avaricia,sino que anuncie la venida de Jesucristo y se viva en integridad...Hombres de Dios que predican la palabra no por avaricia;sino motivados por el amor...y que nunca te piden un diezmo...solamente dan...y Dios les bendice...si tu das de esa forma seras bendecido por que realmente estaras apoyando la obra del señor...

 

Nunca le des tu dinero a aquellos por ejemplo que aparecen en enlace T.V que se llaman apostoles y profetas...No lo son...son ladrones que piden en nombre de Dios y se ha enriquecido a traves de la ley de un diezmo ilicitamente...

 

ministerio carismaticos de la prosperidad el auto-llamado apostol cash luna...Guillermo maldonado...Ronny chavez...movimientos satanicos que le estan instalando el gobierno a la bestia anticristo a traves de los G-12...nunca le des dinero a ese tipo de gente que lo que hace es robar,,,robar y enriquecerse...

 

Dios te bendiga... Con amor...tu hermano Bismarck Aburto M...

 

 

 

 

 

 

 

{
}
{
}

Comentarios La verdad sobre el Diezmo. - página 7

Esto del tema del diezmo es bastante extenso, estaba emocionado por enterarme de que el diezmo no es obligatorio, pero la verdad es que me dejan como sedepcionado porque su informacion no es suficiente para sustentar eso, lastimosamente solo veo opiniones propias en su mayoria, lo que necesito es varios versiculos de la biblia que digan explicitamente que ya no es asi, asi como explicitamente dice que si se debe hacer en el antiguo testamento...en fin mas investigacion y claridad para la proxima y menos opinion propia
tadi tadi 30/08/2010 a las 02:02
sabes mi hermano sea quien sea que escribio este articulo si tu no ofrendas y diezmas tu robas al señor y cuando te encuentres en el infirno por no diesmar u oofrendar no vallas a decir nada............... ademas tambien hablas mal de los pastores sabes que si tu vas a dar algo dalo para el señor no importa lo que los hombres hagan con eso............. dios tenga misericordia de ti................................... y puedas recapacitar.. no sera que eres un anticristo.........
jorge marin jorge marin 31/08/2010 a las 22:52
sabes mi hermano sea quien sea que escribio este articulo si tu no ofrendas y diezmas tu robas al señor y cuando te encuentres en el infirno por no diesmar u oofrendar no vallas a decir nada............... ademas tambien hablas mal de los pastores sabes que si tu vas a dar algo dalo para el señor no importa lo que los hombres hagan con eso............. dios tenga misericordia de ti................................... y puedas recapacitar.. no sera que eres un anticristo.........
jorge marin jorge marin 31/08/2010 a las 22:57
PARA ALGUNOS ES MUY POCO RETENER EL 90% Y ES DEMASIADO DAR EL 10%. NO ENTIENDEN QUE LA BIBLIA NOS EXHORTA A DAR VOLUNTARIA Y GENEROSAMENTE. NUNCA OLVIDEMOS QUE EL SEÑOR LO DIO TODO POR NUESTRA REDENCIÓN. "EJEMPLO OS HE DADO", DIJO EL SEÑOR.
EN EL CASO DE NUESTRA IGLESIA, EL PASTOR JAMÁS OBLIGA A NADIE A DAR DIEZMOS, TODOS LOS QUE REALMENTE SE HAN ENCONTRADO CON EL SEÑOR, POR GRATITUD NO SOLO DIEZMAN, SINO QUE HACEN MUCHAS OTRAS COSAS POR AMOR A SU SALVADOR.
ALBERTO ALBERTO 01/09/2010 a las 02:13
PARA ALGUNOS ES MUY POCO RETENER EL 90% Y ES DEMASIADO DAR EL 10%. NO ENTIENDEN QUE LA BIBLIA NOS EXHORTA A DAR VOLUNTARIA Y GENEROSAMENTE. NUNCA OLVIDEMOS QUE EL SEÑOR LO DIO TODO POR NUESTRA REDENCIÓN. "EJEMPLO OS HE DADO", DIJO EL SEÑOR.
EN EL CASO DE NUESTRA IGLESIA, EL PASTOR JAMÁS OBLIGA A NADIE A DAR DIEZMOS, TODOS LOS QUE REALMENTE SE HAN ENCONTRADO CON EL SEÑOR, POR GRATITUD NO SOLO DIEZMAN, SINO QUE HACEN MUCHAS OTRAS COSAS POR AMOR A SU SALVADOR.
ALBERTO ALBERTO 01/09/2010 a las 02:13
Hola no se quien eres,pero me encantó lo que escribistes.......Ojalá y hubieran más personas con el valor que tienes para exponerte a la crítica sibernetica.
En fin lo importante es que Dios pudo ver con la intención que lo hicistes.
Yo si creo profundamente que debemos diezmar  por la ley de Cristo. Que cada persona siembre con alegria y de corazón. Sobretodo, como haya prosperado.
Que Dios siga bendiciendo tu vida como lo ha hecho hasta ahora.

Bendiciones
Esperanza Esperanza 04/09/2010 a las 23:14
reconosco que existen pastores que se roban los diezmos y ofrendas pero eso no es problema de nadie ellos daran cuenta a DIOS yo si diezmo con agradecimiento a DIOS porque todo lo que tengo y todo lo que soy se lo debo a EL y desde que le soy fiel con los diezmoz y ofrenda la escazes se fue de mi vida y de mi familia toda enfermedad y toda ruina.ademas es necesario que la iglesia diezme y ofrende para poder llevar la palabra a los hospitales a los geriatricos a las centros donde hay jovenes con problemas de drogas de mala conducta y eso no se hace con personas que para lo que sirven es para hablar tonterias y criticar no pagues el servicio de luz de telefono o de internet para ver si vas a seguir usando de ellos.  
oly gonzalez oly gonzalez 10/09/2010 a las 20:24
reconosco que existen pastores que se roban los diezmos y ofrendas pero eso no es problema de nadie ellos daran cuenta a DIOS yo si diezmo con agradecimiento a DIOS porque todo lo que tengo y todo lo que soy se lo debo a EL y desde que le soy fiel con los diezmoz y ofrenda la escazes se fue de mi vida y de mi familia toda enfermedad y toda ruina.ademas es necesario que la iglesia diezme y ofrende para poder llevar la palabra a los hospitales a los geriatricos a las centros donde hay jovenes con problemas de drogas de mala conducta y eso no se hace con personas que para lo que sirven es para hablar tonterias y criticar no pagues el servicio de luz de telefono o de internet para ver si vas a seguir usando de ellos.  
oly gonzalez oly gonzalez 10/09/2010 a las 20:29
Amen hermano yo e escudriñado las escritura y coincido con usted sigan el ejemplo de pablo trabajen para eso dios nos dio capacidad nos dio 2 manos 2 piernas el dia es muy largo se puede trabajar y hablar de la palabra de dios se les hace justo quitarles a personas que lo necesitan y no salgan con que "le estan robando a dios" los diezmos estan en el antiguo testamento ahora estamos en el nuevo testamento y si hay muchos lobos rapaces que engañan a la pobre gente la iglesia parece mercado desgraciadamente hay demasiados que se dicen ser pastores.                 "dios lo bendiga hermano"
susi susi 02/10/2010 a las 19:58
Siga hablando la verdad.La verdad está sobre todo.El diezmo moderno es una manipulación de la Biblia, a quien Dios le pedirá cuentas es a los que usan la Biblia para enriquecerse a costa del pueblo.
Angel Luis González Angel Luis González 02/10/2010 a las 21:53
El diezmo es voluntario y haunque no lo dez  no recibiras maldicion si alguien dice que si no das el diezmo recibiras maldicion, eso es diabolico!
rob vazquez rob vazquez 03/10/2010 a las 18:28
Tienes toda la razón hermano JULIO CESÁR VILLA!  SON NECIOS Y MENTIROSOS ESOS COMENTARIOS! LO QUE DICE LA BIBLIA ES LA UNICA VERDAD! Y LA VERDAD ES QUE ROBA QUIEN NO DIEZMA, TENGO MI VIDA LLENA DE TESTIMONIOS  POR MI FIDELIDAD EN CUMPLIR CON EL MANDATO DE DIEZMAR, Y NO POR LO QUE DOY, ESO ES NADA PARA DIOS, ES POR MI OBEDIENCIA Y MI CONFIANZA EN DIOS QUE TODO LO DA Y A TODOS SUS HIJOS LES SUPLE!

COMO PUEDEN ATREVERSE A CUESTIONAR LA PALABRA! DIOS LES PERDONE Y LES CAMBIE SU ACTITUD!
Rose Rose 08/10/2010 a las 00:53
Te recomiendo que sigas estudiando la Biblia porque sabes muy poca de ella, solo en lo que te veneficia segun tu punto de vista torcido en cuanto a lo mas te afecta que es dar al Senor. El dar al Senor lo aprendi de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo. No lo aprendi del Coran, ni del atalaya, ni de las hombras de Max y Lenin. Mi concepto de dar al Senor es un prueba de fe. Al Senor no le hace falta nuestro dinero, pero si nos prueba en un tema que al hombre le difilcil como es el amor al dinero. Y Recuendo que Pablo tambien dijo que el obrero es digno de su salario. Es cierto muchos falsos profetas, maestros, pastores y lideres se aprobechan inpulsados por ganacias deshonestas, pero eso no tiene que ver en nada con mi responsabilidad de sostener la obra de Dios. 
Noel Perez Noel Perez 27/10/2010 a las 16:32
Dios le Bendiga la ley todavia esta en vigencia, debemos usar la palabra para la Salvacion de las personas y nada mas. solamente hay 2 mandamientos que encierran toda la ley no se le olvide, Amaras a Dios y a tu projimo como a ti mismo, solamente es eso de ahi mana toda la ley Si amas a Dios no haras nada indebido que no esta de acuerdo con El y en segundo si amas a tu projimo el mundo seria diferente espero que medite en esto dejemos de hablar y salvemos personas para Cristo, hable mejor de como poder encontrar la salvacion que esta en Cristo Jesus . DLB
Aaron Guardiola Aaron Guardiola 28/12/2010 a las 08:23
La verdad somos hijos de Abraham por la fe, y por eso seguimos los preceptos que el siguio. Malaquias 3 no ha sido invalidado, y los diezmos se siguen llevando al alfoli. No se como sea en tu iglesia, pero en la mia los diezmos van a las arcas de la iglesia, no al bolsillo del pastor. Nadie se los queda. Y creo q lo que se le da a los hermanos mas necesitados no sera exactamente la misma cantidad de los diezmos recogidos, pero se les ayuda. Mejor que honres a Jehova con tus bienes, que yo lo hago para Dios, y doy gracias de poder hacerlo, y desde que diezmo puntual, he visto la bendicion de prosperidad.
Brayan Habid Brayan Habid 02/01/2011 a las 03:13
Estoy de acuerdo con Bismark.....solo una acotación más lean Santiago 1:12,  y me parece interesante apoyar a ministerios reales, qeu se encarguen de mantener a evangelistas reales..... dlb.
Pablo Pablo 03/01/2011 a las 22:13
Encontre este estudio hacerca de este tema,  tambien citan al  Pastor John McArtur, esta bien interesante. La verdad lo encontre en este link, y si quieren escuchar lo que realmente estamos necesitando en este tiempo, el verdadero evangelio, escuchen al pastor Paul Washer,  con amor fraternal.  Un hermano en Cristo deseoso de conocer de Dios. 
  www.cristianismohistorico.org   


Mucho se dice y se enseña sobre el tema del diezmo y en ese sentido existen defensores y opositores del mismo. Los opositores expresan con una especie de “rabia” que aquellos que lo instituyen como parte de la vida cristiana normal, son aprovechadores y ladrones. Por otro lado, están los que entienden que el diezmo sí es parte de la vida de un cristiano y expresan que es la forma de honrar a Dios y que todo cristiano debe diezmar para poder recibir bendiciones de Dios. 
Estos dos tipos de “enseñanzas extremas” son muy peligrosas ya que afirman categóricamente que así es como debe ser entendido el diezmo; pero pasan por alto que la Palabra de Dios está por encima de cualquier precepto o creencia humana. No hay duda entonces que la enseñanza bíblica no respalda estas dos “posiciones” que son las más comunes en el mundo cristiano evangélico. 
Sin embargo, como he aprendido a ver las cosas de Dios, si estudiamos esta enseñanza sin ningún lente “doctrinal heredado” no hay duda que podremos encontrar la verdad enseñada sobre el diezmo en la misma Palabra de Dios (La Biblia). Así mismo, cada vez que se trata el tema del diezmo; he podido notar, que la mayoría de veces; la pregunta sobre si se debe o no diezmar, es realizada mayormente por personas que creen que darle a Dios el 10% de todos sus ingresos económicos es demasiado. Pero también existen personas que objetan el diezmo porque dicen ellas, que solo se trata de una forma de aprovecharse de las personas “ingenuas”. Necesitamos recordar que estas dos formas de pensar también están erradas y son rechazadas por la Biblia. 
De modo que para empezar a entender todo lo relacionado con el diezmo necesitamos ver en la misma Biblia cuándo y de qué forma es utilizada dicha palabra. En ese sentido, la primera vez que vemos la palabra diezmo en la Biblia, la vemos sin lugar a dudas en la historia de Abraham (En el libro del Génesis); quien vivió muchísimos años antes que Moisés (él cual si recibió la LEY de “manos de Dios” donde se aprecia que el diezmo fue instituido para la nación Judía) favor de leer Génesis capítulo 14, donde claramente se nos narra la historia de cómo en el rescate del sobrino de Abraham, al final del combate Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec quien cual era sacerdote del Dios altísimo. 
Según todo el contexto, claramente podemos ver que el diezmo que Abraham dio (no dice que pagó el diezmo, sino que lo dio voluntariamente, no existía ley ni obligación alguna que le “motivara” u “obligara” a hacerlo) fue como un acto totalmente voluntario, como en efecto así nos los narra las Escrituras. De modo pues que partiendo primeramente de esta primera vez que podemos leer en la Biblia la palabra diezmo, vemos que no fue parte de la ley aunque posteriormente sí se instituyó el diezmo pero enseñado de una forma diferente para ser parte de la ley mosaica, en la cual sí era obligatorio pagar el diezmo; esto nos hace ver entonces que el diezmo que dio Abraham no fue el tipo de diezmo que debía pagar la nación de Israel. El diezmo que debía pagar la nación Judía era más bien como una especie de impuesto para el sostenimiento de su gobierno teocrático. 
Por otro lado, vale la pena enfatizar que el versículo 20 no dice que Abraham diera una décima parte de todo cuanto poseía, o sea que no era un diezmo de su ingreso total ni alguna clase de diezmo anual o semanal, sino simplemente una décima parte de lo que había tomado de la batalla. Otro aspecto importante que debemos notar, es que en ninguna parte del Antiguo Testamento se menciona que Abraham volviera a dar el diezmo otra vez. 
Es importante saber que la palabra “diezmo” usada en el libro del Génesis no hace referencia a una ofrenda necesaria, a un mandamiento divino, ni a una ordenanza; todo lo contrario, hace un énfasis fuerte en que es una dádiva voluntaria. El concepto del diezmo no era característico ni único de la Biblia, ni de aquellos que creen en el único Dios verdadero. Este concepto es más bien algo histórico. La idea era dar un diezmo a una deidad y era una costumbre pagana común; y esto era así para casi todas las culturas antiguas, el número diez era el símbolo de entregar todo cuanto tenían a ese “dios”. 
La segunda vez que podemos leer la palabra diezmo se encuentra registrada en Génesis capítulo 28, donde Jacob hace un voto a Dios y en ese voto él se “compromete” delante de Dios a “darle” el diezmo de todo lo que Dios le fuera a dar. Fue un acto otra vez totalmente voluntario, no existía ley; pero no debemos perder de vista que fue un voto que Jacob quiso hacer y que nadie le pidió u obligó a realizar. Sin embargo, lo que sí podemos notar es que Jacob estaba haciendo sencillamente lo que hacían los paganos de aquella región. Lo que Jacob estaba tratando de hacer era comprar la bendición de Dios para tener un viaje seguro. Su motivación no era sincera y hoy lamentablemente aun podemos estar muy influenciados por los mismos motivos egoístas que tuvo Jacob (versículos 20-21).
Ahora, con respecto al diezmo en el período de la ley, podemos ver claramente en la Biblia quela tribu de Leví no podía tener propiedades. Por esta razón El Señor ordenó al resto de la nación sustentarlos con el 10% de sus ingresos, para que los sacerdotes levitas pudieran dedicarse al servicio del tabernáculo, labor que debían efectuar desde los 25 años, y al cumplir los 50 años, tenían que retirarse (Nm. 8:24-26).
Un punto muy importante que debemos resaltar aquí, es que el diezmo no era dinero, era en especies (Lv. 27:30), de modo pues que era exclusivamente para el sostenimiento de los levitas y creemos que quizás El Señor para evitar corrupción dentro de su pueblo Israel, ordenó que siempre el diezmo fuera entregado en productos: trigo, vino, aceite, animales, etc. todo lo cual era guardado en el “alfolí”, que era una gran pieza que estaba en el templo y que servía de bodega para almacenar el diezmo. Por eso en Malaquías 3:6-11 Dios le dice a la nación de Israel, no a la iglesia; que le han “robado” porque habían dejado de pagar su diezmo para los levitas, de hecho ahí no se habla de dinero ni mucho menos, incluso las ofrendas no eran dinero sino animales seleccionados por Dios para la expiación de pecados.
Otro punto importante de resaltar aquí, es que en aquel tiempo sí existía el dinero. La Biblia dice que en los días de Abraham ya existía el dinero; él compró con dinero el terreno para la tumba de su esposa. Además, son múltiples los pasajes que señalan que los trabajadores recibían “un denario” como salario por cada día de servicio. Incluso en la ley, en los días de Moisés, Dios había ordenando que no se retuviera el salario del jornalero hasta el día siguiente, debía ser cancelado cada día (Lv.19:13).
En pocas palabras, el diezmo fue instituido por Dios para la NACION de ISRAEL, como parte de su administración y gobierno teocrático (ver Deuteronomio 26:12); el cual estaba destinado a los levitas que no podían poseer tierras o heredad alguna y eso les servia de sostenimiento para sus necesidades primarias, mientras ministraban en el templo (para ampliar mucho más sobre este tema del diezmo para la nación de Israel recomiendo leer el libro del pastor John MacArthur, titulado ¿A quién pertenece el dinero?). 
En lo que respecta al Nuevo Testamento, no existe ninguna instrucción “directa” o que trate con detalles sobre el diezmo ya que cuando una persona ha entregado su vida entera a Dios, esta entrega no limita “sus” posesiones materiales (ver Hechos Capítulo 4), esta entrega es una entrega TOTAL al Señor. Por eso en el Nuevo Testamento no se especifica una cantidad o un porcentaje específico que deba darse para SOSTENER la obra del Señor, pero sí se habla de DAR según uno haya prosperado (ver 1 Corintios 16:1-2), no porque Dios necesite dinero, sino porque los que están sirviendo en el establecimiento del reino de Dios son seres humanos que tienen necesidades como cualquier otro ser humano de la tierra; además de los gastos en los que se incurre cuando se tiene un “templo” que van desde las facturas de luz, agua, alquiler, sueldos, etc. 
Esto es así, porque así como podemos notar con toda claridad en el Antiguo Testamento que el pueblo Judío tenía como regla diezmar para el manejo de su gobierno teocrático, hoy en día los cristianos deben ofrendar voluntariamente para el sostenimiento de la iglesia de Cristo. Note como lo explica el pastor-maestro John MacArthur: 
“La enseñanza de la Biblia sobre el diezmo en comparación con la dadiva voluntaria es importante. El diezmo tanto en épocas del Antiguo como del Nuevo Testamento era el pago de impuestos y los judíos bajo la ley mosaica pagaban hasta un 25 por ciento por año en diezmos (eso es mucho mas que el 10 por ciento). Durante años, muchas iglesias fundamentalistas, evangélicas, conservadoras –denominacionales y no denominacionales- han promovido el diezmo como la norma básica para lo que sus miembros deben poner en el plato de la ofrenda. Pero un concepto tan inflexible, visto como un principio eterno y universal para todos los creyentes, sencillamente no se enseña en las Escrituras. El principio del Nuevo Pacto sobre la dádiva – por el que usted y yo debemos regir nuestra vida- no se deriva de algún por ciento obligatorio. La dádiva del Nuevo Pacto nace del corazón y se determina personalmente.” [1] 
Eso implica que todo cristiano debe ofrendar (pudiéramos decir diezmar, si usted quiere) en su iglesia local según Dios le haya prosperado. Como un acto voluntario, como lo hicieron Abraham y Jacob; pero obviamente por los motivos correctos, no como si existiera una ley o una imposición puesta como si fuera del Señor para la Iglesia. Sumado a esto, como tampoco existe una cantidad asignada podemos adoptar si quisiéramos (en forma voluntaria) el modelo judío y lo mínimo que “pudiéramos” dar sería el 10% de todo lo que Dios nos ha prosperado, lo cual implica que no debo dejar de dar para la obra de Dios según mis posibilidades y mis niveles de ingresos. Esto implica que pudiera ser el 10% o menos que el 10%; pero nunca motivando o justificando un mal manejo del dinero que Dios me permite “ganar”. En última instancia, el objetivo principal de mi vida si soy cristiano debería ser contribuir generosamente con alegría y gratitud para la obra de Dios. 
Como resumen, según todo lo explicado de la enseñanza del Antiguo Testamento con referencia al diezmo bajo la ley mosaica, vemos que el enfoque del diezmo es con respecto al tema de impuestos, para el sostenimiento del gobierno teocrático que tenía el pueblo Judío. En ese sentido y solo en ese sentido, necesitamos aclarar que existen solamente dos menciones de la palabra real impuestos en los evangelios y en ambos casos se refieren a tributación u ofrenda necesaria. Una de ellas la encontramos en Mateo 23:23. Este versículo es utilizado muchas veces por los defensores del diezmo según el modelo Judío, pero de lo que se trata ahí es simplemente de pagar los impuestos tal y como estaba instituido en la ley mosaica y fue eso lo que Cristo reconoció en los fariseos pero condenó su actitud farisaica ya que habían ignorado hipócritamente los más altos principios morales de la ley. El otro caso lo vemos exactamente con la misma enseñanza en Lucas 18:12. 
Ya para finalizar, lo que expone el Nuevo Testamento sobre el tema del diezmo en Hebreos capítulo 7 versículos del 4 al 9 es simplemente un recuento de un suceso histórico del encuentro de Abraham con Melquisedec, que ya fue explicado más arriba, al inicio de este estudio. 
Expuesta la verdad sobre el diezmo y la ofrenda o dádiva voluntaria tenemos que decir que lamentablemente muchas personas hacen uso indebido de los recursos de Dios y por eso no OFRENDAN o dan mezquinamente y lo único que demuestran con ese comportamiento y esa actitud sobre el dinero es que son peores que los incrédulos. Es bueno recordar lo que dice Dios en Su Palabra: 
“No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. (Mateo 6:19-21) 
Si el hombre tiene demasiado enfocado su corazón en el dinero, eso nos dice claramente que ahí esta su tesoro y esa es la causa y la razón de su mezquindad y de su corazón avaro o de su corazón codicioso.
A modo de conclusión todo cristiano debe OFRENDAR voluntariamente según Dios le haya prosperado, no con tristeza ni por necesidad. Algunos en la Iglesia recomiendan el diezmo como una forma de establecer una contribución proporcional a las ganancias. Personas con recursos amplios podrían dar mucho más del 10%, mientras que para un pobre, quizás dar el 10% podría significar negarles a sus hijos el alimento, lo cual no le exime de ofrendar según sus posibilidades, recordemos lo que dice la Palabra de Dios:
“Así que creí necesario exhortar a los hermanos a que se adelantaran en ir a vosotros, y prepararan de antemano vuestra generosa ofrenda, ya prometida, para que la misma estuviera lista como ofrenda generosa, y no como por codicia.  
Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. 
Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre”. 2 Corintios 9:5-7. 
Estos versículos nos dejan ver claramente que la enseñanza del Nuevo Pacto sobre la acción de dar para la causa del Señor, no exige algún porcentaje obligatorio. El acto de dar debe nacer del corazón del creyente y debe ser determinado personalmente sin codicia, aunque en efecto Dios determinará cuánto Él nos bendecirá, cuándo y de qué manera lo hará. 
Necesitamos alertar a todo creyente que no hay duda que cada hijo de Dios DEBE ofrendar en forma voluntaria, pero de igual forma necesitamos alertarles que no se dejen intimidar o abusar espiritualmente con conceptos tales como que si no “diezmas” eres un ladrón y Dios no te prosperará o que Dios te maldecirá. Eso solo demuestra o una gran ignorancia de la real y verdadera enseñanza sobre el diezmo o una muy sutil forma de abusar espiritualmente a los creyentes demostrando codicia sobre los bienes y recursos de los hijos de Dios. Bajo el Nuevo Pacto nadie está obligado a dar un porcentaje determinado de sus ingresos, lo que sí se nos enseña en el Nuevo Testamento es que uno DEBE OFRENDAR VOLUNTARIAMENTE según Dios le ha prosperado. 
Por otro lado, no piense nadie que si uno ofrenda o “diezma” o “pacta con Dios”; (como por ahí muchos codiciosos falsos maestros enseñan) Dios está obligado a bendecirle y darle todo lo que necesite, ya que muchas veces el énfasis se hace más en las bendiciones que en vivir realmente una vida que agrade a Dios. No importa cuánto usted ofrende para la obra de Dios; si usted no vive en obediencia a la Palabra de Dios y por el contrario vive como si fuera un inconverso, no piense ni pretenda que Dios lo va a bendecir, todo lo contrario es muy probable que Dios mire con desagrado su ofrenda como miró la ofrenda de Caín, que era del maligno (1 Juan 3:12, Hebreos 11:4)
Mucho se dice y se enseña sobre el tema del diezmo y en ese sentido existen defensores y opositores del mismo. Los opositores expresan con una especie de “rabia” que aquellos que lo instituyen como parte de la vida cristiana normal, son aprovechadores y ladrones. Por otro lado, están los que entienden que el diezmo sí es parte de la vida de un cristiano y expresan que es la forma de honrar a Dios y que todo cristiano debe diezmar para poder recibir bendiciones de Dios. 
Estos dos tipos de “enseñanzas extremas” son muy peligrosas ya que afirman categóricamente que así es como debe ser entendido el diezmo; pero pasan por alto que la Palabra de Dios está por encima de cualquier precepto o creencia humana. No hay duda entonces que la enseñanza bíblica no respalda estas dos “posiciones” que son las más comunes en el mundo cristiano evangélico. 
Sin embargo, como he aprendido a ver las cosas de Dios, si estudiamos esta enseñanza sin ningún lente “doctrinal heredado” no hay duda que podremos encontrar la verdad enseñada sobre el diezmo en la misma Palabra de Dios (La Biblia). Así mismo, cada vez que se trata el tema del diezmo; he podido notar, que la mayoría de veces; la pregunta sobre si se debe o no diezmar, es realizada mayormente por personas que creen que darle a Dios el 10% de todos sus ingresos económicos es demasiado. Pero también existen personas que objetan el diezmo porque dicen ellas, que solo se trata de una forma de aprovecharse de las personas “ingenuas”. Necesitamos recordar que estas dos formas de pensar también están erradas y son rechazadas por la Biblia. 
De modo que para empezar a entender todo lo relacionado con el diezmo necesitamos ver en la misma Biblia cuándo y de qué forma es utilizada dicha palabra. En ese sentido, la primera vez que vemos la palabra diezmo en la Biblia, la vemos sin lugar a dudas en la historia de Abraham (En el libro del Génesis); quien vivió muchísimos años antes que Moisés (él cual si recibió la LEY de “manos de Dios” donde se aprecia que el diezmo fue instituido para la nación Judía) favor de leer Génesis capítulo 14, donde claramente se nos narra la historia de cómo en el rescate del sobrino de Abraham, al final del combate Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec quien cual era sacerdote del Dios altísimo. 
Según todo el contexto, claramente podemos ver que el diezmo que Abraham dio (no dice que pagó el diezmo, sino que lo dio voluntariamente, no existía ley ni obligación alguna que le “motivara” u “obligara” a hacerlo) fue como un acto totalmente voluntario, como en efecto así nos los narra las Escrituras. De modo pues que partiendo primeramente de esta primera vez que podemos leer en la Biblia la palabra diezmo, vemos que no fue parte de la ley aunque posteriormente sí se instituyó el diezmo pero enseñado de una forma diferente para ser parte de la ley mosaica, en la cual sí era obligatorio pagar el diezmo; esto nos hace ver entonces que el diezmo que dio Abraham no fue el tipo de diezmo que debía pagar la nación de Israel. El diezmo que debía pagar la nación Judía era más bien como una especie de impuesto para el sostenimiento de su gobierno teocrático. 
Por otro lado, vale la pena enfatizar que el versículo 20 no dice que Abraham diera una décima parte de todo cuanto poseía, o sea que no era un diezmo de su ingreso total ni alguna clase de diezmo anual o semanal, sino simplemente una décima parte de lo que había tomado de la batalla. Otro aspecto importante que debemos notar, es que en ninguna parte del Antiguo Testamento se menciona que Abraham volviera a dar el diezmo otra vez. 
Es importante saber que la palabra “diezmo” usada en el libro del Génesis no hace referencia a una ofrenda necesaria, a un mandamiento divino, ni a una ordenanza; todo lo contrario, hace un énfasis fuerte en que es una dádiva voluntaria. El concepto del diezmo no era característico ni único de la Biblia, ni de aquellos que creen en el único Dios verdadero. Este concepto es más bien algo histórico. La idea era dar un diezmo a una deidad y era una costumbre pagana común; y esto era así para casi todas las culturas antiguas, el número diez era el símbolo de entregar todo cuanto tenían a ese “dios”. 
La segunda vez que podemos leer la palabra diezmo se encuentra registrada en Génesis capítulo 28, donde Jacob hace un voto a Dios y en ese voto él se “compromete” delante de Dios a “darle” el diezmo de todo lo que Dios le fuera a dar. Fue un acto otra vez totalmente voluntario, no existía ley; pero no debemos perder de vista que fue un voto que Jacob quiso hacer y que nadie le pidió u obligó a realizar. Sin embargo, lo que sí podemos notar es que Jacob estaba haciendo sencillamente lo que hacían los paganos de aquella región. Lo que Jacob estaba tratando de hacer era comprar la bendición de Dios para tener un viaje seguro. Su motivación no era sincera y hoy lamentablemente aun podemos estar muy influenciados por los mismos motivos egoístas que tuvo Jacob (versículos 20-21).
Ahora, con respecto al diezmo en el período de la ley, podemos ver claramente en la Biblia quela tribu de Leví no podía tener propiedades. Por esta razón El Señor ordenó al resto de la nación sustentarlos con el 10% de sus ingresos, para que los sacerdotes levitas pudieran dedicarse al servicio del tabernáculo, labor que debían efectuar desde los 25 años, y al cumplir los 50 años, tenían que retirarse (Nm. 8:24-26).
Un punto muy importante que debemos resaltar aquí, es que el diezmo no era dinero, era en especies (Lv. 27:30), de modo pues que era exclusivamente para el sostenimiento de los levitas y creemos que quizás El Señor para evitar corrupción dentro de su pueblo Israel, ordenó que siempre el diezmo fuera entregado en productos: trigo, vino, aceite, animales, etc. todo lo cual era guardado en el “alfolí”, que era una gran pieza que estaba en el templo y que servía de bodega para almacenar el diezmo. Por eso en Malaquías 3:6-11 Dios le dice a la nación de Israel, no a la iglesia; que le han “robado” porque habían dejado de pagar su diezmo para los levitas, de hecho ahí no se habla de dinero ni mucho menos, incluso las ofrendas no eran dinero sino animales seleccionados por Dios para la expiación de pecados.
Otro punto importante de resaltar aquí, es que en aquel tiempo sí existía el dinero. La Biblia dice que en los días de Abraham ya existía el dinero; él compró con dinero el terreno para la tumba de su esposa. Además, son múltiples los pasajes que señalan que los trabajadores recibían “un denario” como salario por cada día de servicio. Incluso en la ley, en los días de Moisés, Dios había ordenando que no se retuviera el salario del jornalero hasta el día siguiente, debía ser cancelado cada día (Lv.19:13).
En pocas palabras, el diezmo fue instituido por Dios para la NACION de ISRAEL, como parte de su administración y gobierno teocrático (ver Deuteronomio 26:12); el cual estaba destinado a los levitas que no podían poseer tierras o heredad alguna y eso les servia de sostenimiento para sus necesidades primarias, mientras ministraban en el templo (para ampliar mucho más sobre este tema del diezmo para la nación de Israel recomiendo leer el libro del pastor John MacArthur, titulado ¿A quién pertenece el dinero?). 
En lo que respecta al Nuevo Testamento, no existe ninguna instrucción “directa” o que trate con detalles sobre el diezmo ya que cuando una persona ha entregado su vida entera a Dios, esta entrega no limita “sus” posesiones materiales (ver Hechos Capítulo 4), esta entrega es una entrega TOTAL al Señor. Por eso en el Nuevo Testamento no se especifica una cantidad o un porcentaje específico que deba darse para SOSTENER la obra del Señor, pero sí se habla de DAR según uno haya prosperado (ver 1 Corintios 16:1-2), no porque Dios necesite dinero, sino porque los que están sirviendo en el establecimiento del reino de Dios son seres humanos que tienen necesidades como cualquier otro ser humano de la tierra; además de los gastos en los que se incurre cuando se tiene un “templo” que van desde las facturas de luz, agua, alquiler, sueldos, etc. 
Esto es así, porque así como podemos notar con toda claridad en el Antiguo Testamento que el pueblo Judío tenía como regla diezmar para el manejo de su gobierno teocrático, hoy en día los cristianos deben ofrendar voluntariamente para el sostenimiento de la iglesia de Cristo. Note como lo explica el pastor-maestro John MacArthur: 
“La enseñanza de la Biblia sobre el diezmo en comparación con la dadiva voluntaria es importante. El diezmo tanto en épocas del Antiguo como del Nuevo Testamento era el pago de impuestos y los judíos bajo la ley mosaica pagaban hasta un 25 por ciento por año en diezmos (eso es mucho mas que el 10 por ciento). Durante años, muchas iglesias fundamentalistas, evangélicas, conservadoras –denominacionales y no denominacionales- han promovido el diezmo como la norma básica para lo que sus miembros deben poner en el plato de la ofrenda. Pero un concepto tan inflexible, visto como un principio eterno y universal para todos los creyentes, sencillamente no se enseña en las Escrituras. El principio del Nuevo Pacto sobre la dádiva – por el que usted y yo debemos regir nuestra vida- no se deriva de algún por ciento obligatorio. La dádiva del Nuevo Pacto nace del corazón y se determina personalmente.” [1] 
Eso implica que todo cristiano debe ofrendar (pudiéramos decir diezmar, si usted quiere) en su iglesia local según Dios le haya prosperado. Como un acto voluntario, como lo hicieron Abraham y Jacob; pero obviamente por los motivos correctos, no como si existiera una ley o una imposición puesta como si fuera del Señor para la Iglesia. Sumado a esto, como tampoco existe una cantidad asignada podemos adoptar si quisiéramos (en forma voluntaria) el modelo judío y lo mínimo que “pudiéramos” dar sería el 10% de todo lo que Dios nos ha prosperado, lo cual implica que no debo dejar de dar para la obra de Dios según mis posibilidades y mis niveles de ingresos. Esto implica que pudiera ser el 10% o menos que el 10%; pero nunca motivando o justificando un mal manejo del dinero que Dios me permite “ganar”. En última instancia, el objetivo principal de mi vida si soy cristiano debería ser contribuir generosamente con alegría y gratitud para la obra de Dios. 
Como resumen, según todo lo explicado de la enseñanza del Antiguo Testamento con referencia al diezmo bajo la ley mosaica, vemos que el enfoque del diezmo es con respecto al tema de impuestos, para el sostenimiento del gobierno teocrático que tenía el pueblo Judío. En ese sentido y solo en ese sentido, necesitamos aclarar que existen solamente dos menciones de la palabra real impuestos en los evangelios y en ambos casos se refieren a tributación u ofrenda necesaria. Una de ellas la encontramos en Mateo 23:23. Este versículo es utilizado muchas veces por los defensores del diezmo según el modelo Judío, pero de lo que se trata ahí es simplemente de pagar los impuestos tal y como estaba instituido en la ley mosaica y fue eso lo que Cristo reconoció en los fariseos pero condenó su actitud farisaica ya que habían ignorado hipócritamente los más altos principios morales de la ley. El otro caso lo vemos exactamente con la misma enseñanza en Lucas 18:12. 
Ya para finalizar, lo que expone el Nuevo Testamento sobre el tema del diezmo en Hebreos capítulo 7 versículos del 4 al 9 es simplemente un recuento de un suceso histórico del encuentro de Abraham con Melquisedec, que ya fue explicado más arriba, al inicio de este estudio. 
Expuesta la verdad sobre el diezmo y la ofrenda o dádiva voluntaria tenemos que decir que lamentablemente muchas personas hacen uso indebido de los recursos de Dios y por eso no OFRENDAN o dan mezquinamente y lo único que demuestran con ese comportamiento y esa actitud sobre el dinero es que son peores que los incrédulos. Es bueno recordar lo que dice Dios en Su Palabra: 
“No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. (Mateo 6:19-21) 
Si el hombre tiene demasiado enfocado su corazón en el dinero, eso nos dice claramente que ahí esta su tesoro y esa es la causa y la razón de su mezquindad y de su corazón avaro o de su corazón codicioso.
A modo de conclusión todo cristiano debe OFRENDAR voluntariamente según Dios le haya prosperado, no con tristeza ni por necesidad. Algunos en la Iglesia recomiendan el diezmo como una forma de establecer una contribución proporcional a las ganancias. Personas con recursos amplios podrían dar mucho más del 10%, mientras que para un pobre, quizás dar el 10% podría significar negarles a sus hijos el alimento, lo cual no le exime de ofrendar según sus posibilidades, recordemos lo que dice la Palabra de Dios:
“Así que creí necesario exhortar a los hermanos a que se adelantaran en ir a vosotros, y prepararan de antemano vuestra generosa ofrenda, ya prometida, para que la misma estuviera lista como ofrenda generosa, y no como por codicia.  
Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. 
Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre”. 2 Corintios 9:5-7. 
Estos versículos nos dejan ver claramente que la enseñanza del Nuevo Pacto sobre la acción de dar para la causa del Señor, no exige algún porcentaje obligatorio. El acto de dar debe nacer del corazón del creyente y debe ser determinado personalmente sin codicia, aunque en efecto Dios determinará cuánto Él nos bendecirá, cuándo y de qué manera lo hará. 
Necesitamos alertar a todo creyente que no hay duda que cada hijo de Dios DEBE ofrendar en forma voluntaria, pero de igual forma necesitamos alertarles que no se dejen intimidar o abusar espiritualmente con conceptos tales como que si no “diezmas” eres un ladrón y Dios no te prosperará o que Dios te maldecirá. Eso solo demuestra o una gran ignorancia de la real y verdadera enseñanza sobre el diezmo o una muy sutil forma de abusar espiritualmente a los creyentes demostrando codicia sobre los bienes y recursos de los hijos de Dios. Bajo el Nuevo Pacto nadie está obligado a dar un porcentaje determinado de sus ingresos, lo que sí se nos enseña en el Nuevo Testamento es que uno DEBE OFRENDAR VOLUNTARIAMENTE según Dios le ha prosperado. 
Por otro lado, no piense nadie que si uno ofrenda o “diezma” o “pacta con Dios”; (como por ahí muchos codiciosos falsos maestros enseñan) Dios está obligado a bendecirle y darle todo lo que necesite, ya que muchas veces el énfasis se hace más en las bendiciones que en vivir realmente una vida que agrade a Dios. No importa cuánto usted ofrende para la obra de Dios; si usted no vive en obediencia a la Palabra de Dios y por el contrario vive como si fuera un inconverso, no piense ni pretenda que Dios lo va a bendecir, todo lo contrario es muy probable que Dios mire con desagrado su ofrenda como miró la ofrenda de Caín, que era del maligno (1 Juan 3:12, Hebreos 11:4)
Este tema lo encontre en  www.cristianismohistorico.org   
alorey alorey 20/02/2011 a las 05:40
Encontre este estudio hacerca de este tema,  tambien citan al  Pastor John McArtur, esta bien interesante. La verdad lo encontre en este link, y si quieren escuchar lo que realmente estamos necesitando en este tiempo, el verdadero evangelio, escuchen al pastor Paul Washer,  con amor fraternal.  Un hermano en Cristo deseoso de conocer de Dios. 
  www.cristianismohistorico.org   


Mucho se dice y se enseña sobre el tema del diezmo y en ese sentido existen defensores y opositores del mismo. Los opositores expresan con una especie de “rabia” que aquellos que lo instituyen como parte de la vida cristiana normal, son aprovechadores y ladrones. Por otro lado, están los que entienden que el diezmo sí es parte de la vida de un cristiano y expresan que es la forma de honrar a Dios y que todo cristiano debe diezmar para poder recibir bendiciones de Dios. 
Estos dos tipos de “enseñanzas extremas” son muy peligrosas ya que afirman categóricamente que así es como debe ser entendido el diezmo; pero pasan por alto que la Palabra de Dios está por encima de cualquier precepto o creencia humana. No hay duda entonces que la enseñanza bíblica no respalda estas dos “posiciones” que son las más comunes en el mundo cristiano evangélico. 
Sin embargo, como he aprendido a ver las cosas de Dios, si estudiamos esta enseñanza sin ningún lente “doctrinal heredado” no hay duda que podremos encontrar la verdad enseñada sobre el diezmo en la misma Palabra de Dios (La Biblia). Así mismo, cada vez que se trata el tema del diezmo; he podido notar, que la mayoría de veces; la pregunta sobre si se debe o no diezmar, es realizada mayormente por personas que creen que darle a Dios el 10% de todos sus ingresos económicos es demasiado. Pero también existen personas que objetan el diezmo porque dicen ellas, que solo se trata de una forma de aprovecharse de las personas “ingenuas”. Necesitamos recordar que estas dos formas de pensar también están erradas y son rechazadas por la Biblia. 
De modo que para empezar a entender todo lo relacionado con el diezmo necesitamos ver en la misma Biblia cuándo y de qué forma es utilizada dicha palabra. En ese sentido, la primera vez que vemos la palabra diezmo en la Biblia, la vemos sin lugar a dudas en la historia de Abraham (En el libro del Génesis); quien vivió muchísimos años antes que Moisés (él cual si recibió la LEY de “manos de Dios” donde se aprecia que el diezmo fue instituido para la nación Judía) favor de leer Génesis capítulo 14, donde claramente se nos narra la historia de cómo en el rescate del sobrino de Abraham, al final del combate Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec quien cual era sacerdote del Dios altísimo. 
Según todo el contexto, claramente podemos ver que el diezmo que Abraham dio (no dice que pagó el diezmo, sino que lo dio voluntariamente, no existía ley ni obligación alguna que le “motivara” u “obligara” a hacerlo) fue como un acto totalmente voluntario, como en efecto así nos los narra las Escrituras. De modo pues que partiendo primeramente de esta primera vez que podemos leer en la Biblia la palabra diezmo, vemos que no fue parte de la ley aunque posteriormente sí se instituyó el diezmo pero enseñado de una forma diferente para ser parte de la ley mosaica, en la cual sí era obligatorio pagar el diezmo; esto nos hace ver entonces que el diezmo que dio Abraham no fue el tipo de diezmo que debía pagar la nación de Israel. El diezmo que debía pagar la nación Judía era más bien como una especie de impuesto para el sostenimiento de su gobierno teocrático. 
Por otro lado, vale la pena enfatizar que el versículo 20 no dice que Abraham diera una décima parte de todo cuanto poseía, o sea que no era un diezmo de su ingreso total ni alguna clase de diezmo anual o semanal, sino simplemente una décima parte de lo que había tomado de la batalla. Otro aspecto importante que debemos notar, es que en ninguna parte del Antiguo Testamento se menciona que Abraham volviera a dar el diezmo otra vez. 
Es importante saber que la palabra “diezmo” usada en el libro del Génesis no hace referencia a una ofrenda necesaria, a un mandamiento divino, ni a una ordenanza; todo lo contrario, hace un énfasis fuerte en que es una dádiva voluntaria. El concepto del diezmo no era característico ni único de la Biblia, ni de aquellos que creen en el único Dios verdadero. Este concepto es más bien algo histórico. La idea era dar un diezmo a una deidad y era una costumbre pagana común; y esto era así para casi todas las culturas antiguas, el número diez era el símbolo de entregar todo cuanto tenían a ese “dios”. 
La segunda vez que podemos leer la palabra diezmo se encuentra registrada en Génesis capítulo 28, donde Jacob hace un voto a Dios y en ese voto él se “compromete” delante de Dios a “darle” el diezmo de todo lo que Dios le fuera a dar. Fue un acto otra vez totalmente voluntario, no existía ley; pero no debemos perder de vista que fue un voto que Jacob quiso hacer y que nadie le pidió u obligó a realizar. Sin embargo, lo que sí podemos notar es que Jacob estaba haciendo sencillamente lo que hacían los paganos de aquella región. Lo que Jacob estaba tratando de hacer era comprar la bendición de Dios para tener un viaje seguro. Su motivación no era sincera y hoy lamentablemente aun podemos estar muy influenciados por los mismos motivos egoístas que tuvo Jacob (versículos 20-21).
Ahora, con respecto al diezmo en el período de la ley, podemos ver claramente en la Biblia quela tribu de Leví no podía tener propiedades. Por esta razón El Señor ordenó al resto de la nación sustentarlos con el 10% de sus ingresos, para que los sacerdotes levitas pudieran dedicarse al servicio del tabernáculo, labor que debían efectuar desde los 25 años, y al cumplir los 50 años, tenían que retirarse (Nm. 8:24-26).
Un punto muy importante que debemos resaltar aquí, es que el diezmo no era dinero, era en especies (Lv. 27:30), de modo pues que era exclusivamente para el sostenimiento de los levitas y creemos que quizás El Señor para evitar corrupción dentro de su pueblo Israel, ordenó que siempre el diezmo fuera entregado en productos: trigo, vino, aceite, animales, etc. todo lo cual era guardado en el “alfolí”, que era una gran pieza que estaba en el templo y que servía de bodega para almacenar el diezmo. Por eso en Malaquías 3:6-11 Dios le dice a la nación de Israel, no a la iglesia; que le han “robado” porque habían dejado de pagar su diezmo para los levitas, de hecho ahí no se habla de dinero ni mucho menos, incluso las ofrendas no eran dinero sino animales seleccionados por Dios para la expiación de pecados.
Otro punto importante de resaltar aquí, es que en aquel tiempo sí existía el dinero. La Biblia dice que en los días de Abraham ya existía el dinero; él compró con dinero el terreno para la tumba de su esposa. Además, son múltiples los pasajes que señalan que los trabajadores recibían “un denario” como salario por cada día de servicio. Incluso en la ley, en los días de Moisés, Dios había ordenando que no se retuviera el salario del jornalero hasta el día siguiente, debía ser cancelado cada día (Lv.19:13).
En pocas palabras, el diezmo fue instituido por Dios para la NACION de ISRAEL, como parte de su administración y gobierno teocrático (ver Deuteronomio 26:12); el cual estaba destinado a los levitas que no podían poseer tierras o heredad alguna y eso les servia de sostenimiento para sus necesidades primarias, mientras ministraban en el templo (para ampliar mucho más sobre este tema del diezmo para la nación de Israel recomiendo leer el libro del pastor John MacArthur, titulado ¿A quién pertenece el dinero?). 
En lo que respecta al Nuevo Testamento, no existe ninguna instrucción “directa” o que trate con detalles sobre el diezmo ya que cuando una persona ha entregado su vida entera a Dios, esta entrega no limita “sus” posesiones materiales (ver Hechos Capítulo 4), esta entrega es una entrega TOTAL al Señor. Por eso en el Nuevo Testamento no se especifica una cantidad o un porcentaje específico que deba darse para SOSTENER la obra del Señor, pero sí se habla de DAR según uno haya prosperado (ver 1 Corintios 16:1-2), no porque Dios necesite dinero, sino porque los que están sirviendo en el establecimiento del reino de Dios son seres humanos que tienen necesidades como cualquier otro ser humano de la tierra; además de los gastos en los que se incurre cuando se tiene un “templo” que van desde las facturas de luz, agua, alquiler, sueldos, etc. 
Esto es así, porque así como podemos notar con toda claridad en el Antiguo Testamento que el pueblo Judío tenía como regla diezmar para el manejo de su gobierno teocrático, hoy en día los cristianos deben ofrendar voluntariamente para el sostenimiento de la iglesia de Cristo. Note como lo explica el pastor-maestro John MacArthur: 
“La enseñanza de la Biblia sobre el diezmo en comparación con la dadiva voluntaria es importante. El diezmo tanto en épocas del Antiguo como del Nuevo Testamento era el pago de impuestos y los judíos bajo la ley mosaica pagaban hasta un 25 por ciento por año en diezmos (eso es mucho mas que el 10 por ciento). Durante años, muchas iglesias fundamentalistas, evangélicas, conservadoras –denominacionales y no denominacionales- han promovido el diezmo como la norma básica para lo que sus miembros deben poner en el plato de la ofrenda. Pero un concepto tan inflexible, visto como un principio eterno y universal para todos los creyentes, sencillamente no se enseña en las Escrituras. El principio del Nuevo Pacto sobre la dádiva – por el que usted y yo debemos regir nuestra vida- no se deriva de algún por ciento obligatorio. La dádiva del Nuevo Pacto nace del corazón y se determina personalmente.” [1] 
Eso implica que todo cristiano debe ofrendar (pudiéramos decir diezmar, si usted quiere) en su iglesia local según Dios le haya prosperado. Como un acto voluntario, como lo hicieron Abraham y Jacob; pero obviamente por los motivos correctos, no como si existiera una ley o una imposición puesta como si fuera del Señor para la Iglesia. Sumado a esto, como tampoco existe una cantidad asignada podemos adoptar si quisiéramos (en forma voluntaria) el modelo judío y lo mínimo que “pudiéramos” dar sería el 10% de todo lo que Dios nos ha prosperado, lo cual implica que no debo dejar de dar para la obra de Dios según mis posibilidades y mis niveles de ingresos. Esto implica que pudiera ser el 10% o menos que el 10%; pero nunca motivando o justificando un mal manejo del dinero que Dios me permite “ganar”. En última instancia, el objetivo principal de mi vida si soy cristiano debería ser contribuir generosamente con alegría y gratitud para la obra de Dios. 
Como resumen, según todo lo explicado de la enseñanza del Antiguo Testamento con referencia al diezmo bajo la ley mosaica, vemos que el enfoque del diezmo es con respecto al tema de impuestos, para el sostenimiento del gobierno teocrático que tenía el pueblo Judío. En ese sentido y solo en ese sentido, necesitamos aclarar que existen solamente dos menciones de la palabra real impuestos en los evangelios y en ambos casos se refieren a tributación u ofrenda necesaria. Una de ellas la encontramos en Mateo 23:23. Este versículo es utilizado muchas veces por los defensores del diezmo según el modelo Judío, pero de lo que se trata ahí es simplemente de pagar los impuestos tal y como estaba instituido en la ley mosaica y fue eso lo que Cristo reconoció en los fariseos pero condenó su actitud farisaica ya que habían ignorado hipócritamente los más altos principios morales de la ley. El otro caso lo vemos exactamente con la misma enseñanza en Lucas 18:12. 
Ya para finalizar, lo que expone el Nuevo Testamento sobre el tema del diezmo en Hebreos capítulo 7 versículos del 4 al 9 es simplemente un recuento de un suceso histórico del encuentro de Abraham con Melquisedec, que ya fue explicado más arriba, al inicio de este estudio. 
Expuesta la verdad sobre el diezmo y la ofrenda o dádiva voluntaria tenemos que decir que lamentablemente muchas personas hacen uso indebido de los recursos de Dios y por eso no OFRENDAN o dan mezquinamente y lo único que demuestran con ese comportamiento y esa actitud sobre el dinero es que son peores que los incrédulos. Es bueno recordar lo que dice Dios en Su Palabra: 
“No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. (Mateo 6:19-21) 
Si el hombre tiene demasiado enfocado su corazón en el dinero, eso nos dice claramente que ahí esta su tesoro y esa es la causa y la razón de su mezquindad y de su corazón avaro o de su corazón codicioso.
A modo de conclusión todo cristiano debe OFRENDAR voluntariamente según Dios le haya prosperado, no con tristeza ni por necesidad. Algunos en la Iglesia recomiendan el diezmo como una forma de establecer una contribución proporcional a las ganancias. Personas con recursos amplios podrían dar mucho más del 10%, mientras que para un pobre, quizás dar el 10% podría significar negarles a sus hijos el alimento, lo cual no le exime de ofrendar según sus posibilidades, recordemos lo que dice la Palabra de Dios:
“Así que creí necesario exhortar a los hermanos a que se adelantaran en ir a vosotros, y prepararan de antemano vuestra generosa ofrenda, ya prometida, para que la misma estuviera lista como ofrenda generosa, y no como por codicia.  
Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. 
Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre”. 2 Corintios 9:5-7. 
Estos versículos nos dejan ver claramente que la enseñanza del Nuevo Pacto sobre la acción de dar para la causa del Señor, no exige algún porcentaje obligatorio. El acto de dar debe nacer del corazón del creyente y debe ser determinado personalmente sin codicia, aunque en efecto Dios determinará cuánto Él nos bendecirá, cuándo y de qué manera lo hará. 
Necesitamos alertar a todo creyente que no hay duda que cada hijo de Dios DEBE ofrendar en forma voluntaria, pero de igual forma necesitamos alertarles que no se dejen intimidar o abusar espiritualmente con conceptos tales como que si no “diezmas” eres un ladrón y Dios no te prosperará o que Dios te maldecirá. Eso solo demuestra o una gran ignorancia de la real y verdadera enseñanza sobre el diezmo o una muy sutil forma de abusar espiritualmente a los creyentes demostrando codicia sobre los bienes y recursos de los hijos de Dios. Bajo el Nuevo Pacto nadie está obligado a dar un porcentaje determinado de sus ingresos, lo que sí se nos enseña en el Nuevo Testamento es que uno DEBE OFRENDAR VOLUNTARIAMENTE según Dios le ha prosperado. 
Por otro lado, no piense nadie que si uno ofrenda o “diezma” o “pacta con Dios”; (como por ahí muchos codiciosos falsos maestros enseñan) Dios está obligado a bendecirle y darle todo lo que necesite, ya que muchas veces el énfasis se hace más en las bendiciones que en vivir realmente una vida que agrade a Dios. No importa cuánto usted ofrende para la obra de Dios; si usted no vive en obediencia a la Palabra de Dios y por el contrario vive como si fuera un inconverso, no piense ni pretenda que Dios lo va a bendecir, todo lo contrario es muy probable que Dios mire con desagrado su ofrenda como miró la ofrenda de Caín, que era del maligno (1 Juan 3:12, Hebreos 11:4)
Mucho se dice y se enseña sobre el tema del diezmo y en ese sentido existen defensores y opositores del mismo. Los opositores expresan con una especie de “rabia” que aquellos que lo instituyen como parte de la vida cristiana normal, son aprovechadores y ladrones. Por otro lado, están los que entienden que el diezmo sí es parte de la vida de un cristiano y expresan que es la forma de honrar a Dios y que todo cristiano debe diezmar para poder recibir bendiciones de Dios. 
Estos dos tipos de “enseñanzas extremas” son muy peligrosas ya que afirman categóricamente que así es como debe ser entendido el diezmo; pero pasan por alto que la Palabra de Dios está por encima de cualquier precepto o creencia humana. No hay duda entonces que la enseñanza bíblica no respalda estas dos “posiciones” que son las más comunes en el mundo cristiano evangélico. 
Sin embargo, como he aprendido a ver las cosas de Dios, si estudiamos esta enseñanza sin ningún lente “doctrinal heredado” no hay duda que podremos encontrar la verdad enseñada sobre el diezmo en la misma Palabra de Dios (La Biblia). Así mismo, cada vez que se trata el tema del diezmo; he podido notar, que la mayoría de veces; la pregunta sobre si se debe o no diezmar, es realizada mayormente por personas que creen que darle a Dios el 10% de todos sus ingresos económicos es demasiado. Pero también existen personas que objetan el diezmo porque dicen ellas, que solo se trata de una forma de aprovecharse de las personas “ingenuas”. Necesitamos recordar que estas dos formas de pensar también están erradas y son rechazadas por la Biblia. 
De modo que para empezar a entender todo lo relacionado con el diezmo necesitamos ver en la misma Biblia cuándo y de qué forma es utilizada dicha palabra. En ese sentido, la primera vez que vemos la palabra diezmo en la Biblia, la vemos sin lugar a dudas en la historia de Abraham (En el libro del Génesis); quien vivió muchísimos años antes que Moisés (él cual si recibió la LEY de “manos de Dios” donde se aprecia que el diezmo fue instituido para la nación Judía) favor de leer Génesis capítulo 14, donde claramente se nos narra la historia de cómo en el rescate del sobrino de Abraham, al final del combate Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec quien cual era sacerdote del Dios altísimo. 
Según todo el contexto, claramente podemos ver que el diezmo que Abraham dio (no dice que pagó el diezmo, sino que lo dio voluntariamente, no existía ley ni obligación alguna que le “motivara” u “obligara” a hacerlo) fue como un acto totalmente voluntario, como en efecto así nos los narra las Escrituras. De modo pues que partiendo primeramente de esta primera vez que podemos leer en la Biblia la palabra diezmo, vemos que no fue parte de la ley aunque posteriormente sí se instituyó el diezmo pero enseñado de una forma diferente para ser parte de la ley mosaica, en la cual sí era obligatorio pagar el diezmo; esto nos hace ver entonces que el diezmo que dio Abraham no fue el tipo de diezmo que debía pagar la nación de Israel. El diezmo que debía pagar la nación Judía era más bien como una especie de impuesto para el sostenimiento de su gobierno teocrático. 
Por otro lado, vale la pena enfatizar que el versículo 20 no dice que Abraham diera una décima parte de todo cuanto poseía, o sea que no era un diezmo de su ingreso total ni alguna clase de diezmo anual o semanal, sino simplemente una décima parte de lo que había tomado de la batalla. Otro aspecto importante que debemos notar, es que en ninguna parte del Antiguo Testamento se menciona que Abraham volviera a dar el diezmo otra vez. 
Es importante saber que la palabra “diezmo” usada en el libro del Génesis no hace referencia a una ofrenda necesaria, a un mandamiento divino, ni a una ordenanza; todo lo contrario, hace un énfasis fuerte en que es una dádiva voluntaria. El concepto del diezmo no era característico ni único de la Biblia, ni de aquellos que creen en el único Dios verdadero. Este concepto es más bien algo histórico. La idea era dar un diezmo a una deidad y era una costumbre pagana común; y esto era así para casi todas las culturas antiguas, el número diez era el símbolo de entregar todo cuanto tenían a ese “dios”. 
La segunda vez que podemos leer la palabra diezmo se encuentra registrada en Génesis capítulo 28, donde Jacob hace un voto a Dios y en ese voto él se “compromete” delante de Dios a “darle” el diezmo de todo lo que Dios le fuera a dar. Fue un acto otra vez totalmente voluntario, no existía ley; pero no debemos perder de vista que fue un voto que Jacob quiso hacer y que nadie le pidió u obligó a realizar. Sin embargo, lo que sí podemos notar es que Jacob estaba haciendo sencillamente lo que hacían los paganos de aquella región. Lo que Jacob estaba tratando de hacer era comprar la bendición de Dios para tener un viaje seguro. Su motivación no era sincera y hoy lamentablemente aun podemos estar muy influenciados por los mismos motivos egoístas que tuvo Jacob (versículos 20-21).
Ahora, con respecto al diezmo en el período de la ley, podemos ver claramente en la Biblia quela tribu de Leví no podía tener propiedades. Por esta razón El Señor ordenó al resto de la nación sustentarlos con el 10% de sus ingresos, para que los sacerdotes levitas pudieran dedicarse al servicio del tabernáculo, labor que debían efectuar desde los 25 años, y al cumplir los 50 años, tenían que retirarse (Nm. 8:24-26).
Un punto muy importante que debemos resaltar aquí, es que el diezmo no era dinero, era en especies (Lv. 27:30), de modo pues que era exclusivamente para el sostenimiento de los levitas y creemos que quizás El Señor para evitar corrupción dentro de su pueblo Israel, ordenó que siempre el diezmo fuera entregado en productos: trigo, vino, aceite, animales, etc. todo lo cual era guardado en el “alfolí”, que era una gran pieza que estaba en el templo y que servía de bodega para almacenar el diezmo. Por eso en Malaquías 3:6-11 Dios le dice a la nación de Israel, no a la iglesia; que le han “robado” porque habían dejado de pagar su diezmo para los levitas, de hecho ahí no se habla de dinero ni mucho menos, incluso las ofrendas no eran dinero sino animales seleccionados por Dios para la expiación de pecados.
Otro punto importante de resaltar aquí, es que en aquel tiempo sí existía el dinero. La Biblia dice que en los días de Abraham ya existía el dinero; él compró con dinero el terreno para la tumba de su esposa. Además, son múltiples los pasajes que señalan que los trabajadores recibían “un denario” como salario por cada día de servicio. Incluso en la ley, en los días de Moisés, Dios había ordenando que no se retuviera el salario del jornalero hasta el día siguiente, debía ser cancelado cada día (Lv.19:13).
En pocas palabras, el diezmo fue instituido por Dios para la NACION de ISRAEL, como parte de su administración y gobierno teocrático (ver Deuteronomio 26:12); el cual estaba destinado a los levitas que no podían poseer tierras o heredad alguna y eso les servia de sostenimiento para sus necesidades primarias, mientras ministraban en el templo (para ampliar mucho más sobre este tema del diezmo para la nación de Israel recomiendo leer el libro del pastor John MacArthur, titulado ¿A quién pertenece el dinero?). 
En lo que respecta al Nuevo Testamento, no existe ninguna instrucción “directa” o que trate con detalles sobre el diezmo ya que cuando una persona ha entregado su vida entera a Dios, esta entrega no limita “sus” posesiones materiales (ver Hechos Capítulo 4), esta entrega es una entrega TOTAL al Señor. Por eso en el Nuevo Testamento no se especifica una cantidad o un porcentaje específico que deba darse para SOSTENER la obra del Señor, pero sí se habla de DAR según uno haya prosperado (ver 1 Corintios 16:1-2), no porque Dios necesite dinero, sino porque los que están sirviendo en el establecimiento del reino de Dios son seres humanos que tienen necesidades como cualquier otro ser humano de la tierra; además de los gastos en los que se incurre cuando se tiene un “templo” que van desde las facturas de luz, agua, alquiler, sueldos, etc. 
Esto es así, porque así como podemos notar con toda claridad en el Antiguo Testamento que el pueblo Judío tenía como regla diezmar para el manejo de su gobierno teocrático, hoy en día los cristianos deben ofrendar voluntariamente para el sostenimiento de la iglesia de Cristo. Note como lo explica el pastor-maestro John MacArthur: 
“La enseñanza de la Biblia sobre el diezmo en comparación con la dadiva voluntaria es importante. El diezmo tanto en épocas del Antiguo como del Nuevo Testamento era el pago de impuestos y los judíos bajo la ley mosaica pagaban hasta un 25 por ciento por año en diezmos (eso es mucho mas que el 10 por ciento). Durante años, muchas iglesias fundamentalistas, evangélicas, conservadoras –denominacionales y no denominacionales- han promovido el diezmo como la norma básica para lo que sus miembros deben poner en el plato de la ofrenda. Pero un concepto tan inflexible, visto como un principio eterno y universal para todos los creyentes, sencillamente no se enseña en las Escrituras. El principio del Nuevo Pacto sobre la dádiva – por el que usted y yo debemos regir nuestra vida- no se deriva de algún por ciento obligatorio. La dádiva del Nuevo Pacto nace del corazón y se determina personalmente.” [1] 
Eso implica que todo cristiano debe ofrendar (pudiéramos decir diezmar, si usted quiere) en su iglesia local según Dios le haya prosperado. Como un acto voluntario, como lo hicieron Abraham y Jacob; pero obviamente por los motivos correctos, no como si existiera una ley o una imposición puesta como si fuera del Señor para la Iglesia. Sumado a esto, como tampoco existe una cantidad asignada podemos adoptar si quisiéramos (en forma voluntaria) el modelo judío y lo mínimo que “pudiéramos” dar sería el 10% de todo lo que Dios nos ha prosperado, lo cual implica que no debo dejar de dar para la obra de Dios según mis posibilidades y mis niveles de ingresos. Esto implica que pudiera ser el 10% o menos que el 10%; pero nunca motivando o justificando un mal manejo del dinero que Dios me permite “ganar”. En última instancia, el objetivo principal de mi vida si soy cristiano debería ser contribuir generosamente con alegría y gratitud para la obra de Dios. 
Como resumen, según todo lo explicado de la enseñanza del Antiguo Testamento con referencia al diezmo bajo la ley mosaica, vemos que el enfoque del diezmo es con respecto al tema de impuestos, para el sostenimiento del gobierno teocrático que tenía el pueblo Judío. En ese sentido y solo en ese sentido, necesitamos aclarar que existen solamente dos menciones de la palabra real impuestos en los evangelios y en ambos casos se refieren a tributación u ofrenda necesaria. Una de ellas la encontramos en Mateo 23:23. Este versículo es utilizado muchas veces por los defensores del diezmo según el modelo Judío, pero de lo que se trata ahí es simplemente de pagar los impuestos tal y como estaba instituido en la ley mosaica y fue eso lo que Cristo reconoció en los fariseos pero condenó su actitud farisaica ya que habían ignorado hipócritamente los más altos principios morales de la ley. El otro caso lo vemos exactamente con la misma enseñanza en Lucas 18:12. 
Ya para finalizar, lo que expone el Nuevo Testamento sobre el tema del diezmo en Hebreos capítulo 7 versículos del 4 al 9 es simplemente un recuento de un suceso histórico del encuentro de Abraham con Melquisedec, que ya fue explicado más arriba, al inicio de este estudio. 
Expuesta la verdad sobre el diezmo y la ofrenda o dádiva voluntaria tenemos que decir que lamentablemente muchas personas hacen uso indebido de los recursos de Dios y por eso no OFRENDAN o dan mezquinamente y lo único que demuestran con ese comportamiento y esa actitud sobre el dinero es que son peores que los incrédulos. Es bueno recordar lo que dice Dios en Su Palabra: 
“No os acumuléis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre destruyen, y donde ladrones penetran y roban; sino acumulaos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre destruyen, y donde ladrones no penetran ni roban; porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. (Mateo 6:19-21) 
Si el hombre tiene demasiado enfocado su corazón en el dinero, eso nos dice claramente que ahí esta su tesoro y esa es la causa y la razón de su mezquindad y de su corazón avaro o de su corazón codicioso.
A modo de conclusión todo cristiano debe OFRENDAR voluntariamente según Dios le haya prosperado, no con tristeza ni por necesidad. Algunos en la Iglesia recomiendan el diezmo como una forma de establecer una contribución proporcional a las ganancias. Personas con recursos amplios podrían dar mucho más del 10%, mientras que para un pobre, quizás dar el 10% podría significar negarles a sus hijos el alimento, lo cual no le exime de ofrendar según sus posibilidades, recordemos lo que dice la Palabra de Dios:
“Así que creí necesario exhortar a los hermanos a que se adelantaran en ir a vosotros, y prepararan de antemano vuestra generosa ofrenda, ya prometida, para que la misma estuviera lista como ofrenda generosa, y no como por codicia.  
Pero esto digo: El que siembra escasamente, escasamente también segará; y el que siembra abundantemente, abundantemente también segará. 
Que cada uno dé como propuso en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre”. 2 Corintios 9:5-7. 
Estos versículos nos dejan ver claramente que la enseñanza del Nuevo Pacto sobre la acción de dar para la causa del Señor, no exige algún porcentaje obligatorio. El acto de dar debe nacer del corazón del creyente y debe ser determinado personalmente sin codicia, aunque en efecto Dios determinará cuánto Él nos bendecirá, cuándo y de qué manera lo hará. 
Necesitamos alertar a todo creyente que no hay duda que cada hijo de Dios DEBE ofrendar en forma voluntaria, pero de igual forma necesitamos alertarles que no se dejen intimidar o abusar espiritualmente con conceptos tales como que si no “diezmas” eres un ladrón y Dios no te prosperará o que Dios te maldecirá. Eso solo demuestra o una gran ignorancia de la real y verdadera enseñanza sobre el diezmo o una muy sutil forma de abusar espiritualmente a los creyentes demostrando codicia sobre los bienes y recursos de los hijos de Dios. Bajo el Nuevo Pacto nadie está obligado a dar un porcentaje determinado de sus ingresos, lo que sí se nos enseña en el Nuevo Testamento es que uno DEBE OFRENDAR VOLUNTARIAMENTE según Dios le ha prosperado. 
Por otro lado, no piense nadie que si uno ofrenda o “diezma” o “pacta con Dios”; (como por ahí muchos codiciosos falsos maestros enseñan) Dios está obligado a bendecirle y darle todo lo que necesite, ya que muchas veces el énfasis se hace más en las bendiciones que en vivir realmente una vida que agrade a Dios. No importa cuánto usted ofrende para la obra de Dios; si usted no vive en obediencia a la Palabra de Dios y por el contrario vive como si fuera un inconverso, no piense ni pretenda que Dios lo va a bendecir, todo lo contrario es muy probable que Dios mire con desagrado su ofrenda como miró la ofrenda de Caín, que era del maligno (1 Juan 3:12, Hebreos 11:4)
Este tema lo encontre en  www.cristianismohistorico.org   
alorey alorey 20/02/2011 a las 06:05
queridos hermanos soy colombiano y estuve engañado en el diezmo segun las escrituras antiguas se diezmaba c0mida y no dinero si tu escojes articulo del antiguo testamento tienes que hacer toda la ley si fallas un punto eres maldito y no se diezmaba todos los meses sino una vez al año por eso vino jesus a la tierra a morir por la ley ahora no  somos salvos por lo que damos si por la gracia de dios yo les hago una pregunta a los que deienden el diezmo y a los ladrones que son piedra de tropieso para llegar a los pies de cristo en la gracia o en la ley ciegos
german castillo german castillo 09/03/2011 a las 18:55
hola diezmadores
ROBERTO ROBERTO 22/03/2011 a las 22:25
LA GRAN PREGUNTA ES:
POR QUÉ NO DIEZMABA LA IGLESIA PRIMITIVA?
POR QUÉ NO DIEZMABAN LOS APOSTOLES?
POR QUÉ PABLO SIENDO EL HOMBRE MAS CAUTO EN LAS LEYES DEL AT ESTUDIANDO A LOSPIES DE GAMALIEL, NO SE PERCATO EN ENSEÑAR ADIEZMAR A TANTAS IGLESIAS QUE SUFRIAN MISERIA? AUN ÉL MISMO, LO NECESITABA. PORQUE NO EXIJIA DIEZMOS A TODAS LAS IGLESIAS Q ÉL FUNDÓ?
QUÉ PASÓ CONLA IGLESIA Y LOS HERMANOS DEL SIGLO I,II, III, IV Y V, ANTES DE Q SE VOLVIERA A INSTITUIR EL DIEZMO EN LA IGLESIA CATÓLICA? POR QUÉ NO DIEZMABAN POR 500 AÑOS?
NINGUNA IGLESIA RECURRIA A ESTAR HABLANDO TANTO DE LAS LEYES DEL ANTIGUO PACTO, MENOS MENCIONAR EL LIBRO DE MALAQUIAS. POR QUE SERÁ NO?
ROBERTO ROBERTO 22/03/2011 a las 22:33
PARA MI ESAS SON OPINIONES DE HOMBRES   ,ARGUMENTOS  Y LO DEBEMOS DE DERRIBAR EN EL NOMBRE DE JESUS DERRIBANDO TODO ARGUMENTO KE SE LEVANTE EN CONTRA DE LA PALABRA DE DIOS.ABRAHAM PROMETIO EL DIES POR CIENNTO A DIOS Y NO ESTABA EN LA LEY DE MOISES TODABIA Y NO SE LO DIO EN LAS MANOS A DIOS  POR QUE DIOS ES EL DUEN;O DE TODO SINO QUE SE LO DIO A UN SACERDOTE DE DIOS OSEA  A UN SERVIDOR DE DIOS OSEA PACTO CON DIOS Y CUMPLIO Y DIOS LO BENDIJO EN ABUNDANCIA POR
Anónimo Anónimo 02/04/2011 a las 18:08
Hola todos ,
Tengo ya alguos años sirviendo al Señor en la iglesia como pastor juvenil ,y soy conciente de la nececidad que tiene la toda iglesia,como servicios publicos,proyectos variados,alquilere de locales etc  .Estoy conciente de que nuestros pastores deben estar bien y sus familias no deben pasar hambre sin embargo esto NO justifica en ninguna manera que hagamos uso de ensañanzas incorrectas para reunir dinero.
Con tristeza e escuchado como desde el pulpito se le llama ladrones a los hermanos basandose en malaquìas. pregunto : Para quien fue escrito malaquias?a que se referia malaquias? era dinero?en que contexto fue escrito malaquias ? Podemos aplicarlo a nuestros dias ?
No es correcto tomar un texto sacarlo de contexto y aplicarlo a mi conveniencia
Otra pregunta, en el tiempo que se estipulo el diezmo todos estaban obligados a diezmar?R/ No,NO  es asi solo los que tenia tierras o ganado debian diezmar ,osea que Jesus al ser carpintero o predicador  no hubiese tenido que diezmar ,al igual que el apotol pablo y los dicipulos.
Entonses , por que nuestras iglesias aplican esta doctrina a todos por igual cuando la misma palabra enseña que NO fue asi como se institulllo?En base a que cambiamos eso ?
Dar es bendicion pero bajo ninguna circunstancia se justifia el enseñar incorrectamente para reunir dinero, asi fuese usado correctamente este dinero deberiamos enseñar tal como es, como la palabra lo enseña.
Decimos que el diezmo es anterior a la ley ,pero nosotros mismos en nuestra congregacion  lo convertimos en ley, en mandato ,en obligacion ,hablamos de "pagar " el diezmo pero yo les digo CRISTO pago el precio de nuestra libertad.
Si el diezmo es tan importante como lo enseña la iglesia de hoy (no todas ) me pregunto :Por que Jesus NO lo enseño o lo ordeno? por que pablo o algun otro dicipulo no lo ordeno?Tal vez Jesus no consideraba esto fuera tan importante por que sinceramente no creo Jeus hubiese olvidado ningun detalle .
Por que no hay mas ejemplos de personajes biblicos diezmando ?(fuera de la ley) no creo a nuestro gran Dios se le olvidase ese detalle .
Mas que juzgar o condenar les insto a buscar en la palabra ,y no ser ingenuos.
El que desea diezmar hagalo No por obligacion ,ni por que de no hacerlo le llamen ladron ,no como pagando si no  alegremente por aportar a la obra de Dios. 
El que entiense no esta obligado a diezmar ,que no es ladròn por No diezmar ,el que sabe no debe pagar dinero No lo haga ,pero si ofrende y siembre en la obra del Señor , en las viudas ,en los  niños ,jovenes ,en los adictos etc etc
mi correo    char_aya@hotmail.com
Bendiciones
charlie charlie 07/04/2011 a las 07:29
Gracias a DIOS,cada ves MAS HERMANOS ,SALEN DE LA MALDICION DE LA LEY,Y ENTRAN EN LA GRACIA DE JESUCRISTO.
Gracias  A DIOS ,por hermanos como VOS, Charlie, que Tus ojos estan abiertos a LA VERDADERA PALABRA DE DIOS ,y NO A LA FALSA TEOLOGIA DE LA AVARICIA.

Precioso cuando dices :
decimos que el diezmo es anterior a la ley,pero nosotros mismos en nuestra congregacion lo convertimos en ley,en mandato,en obligacion,hablamos de "pagar " el diezmo,pero yo les digo Cristo pago el precio de nuestra libertad........
CUANDO JESUS FUE CRUXIFICADO PAGO TODO......PAGO MIS PECADOS,MIS ERRORES,MIS DEUDAS,TODO  LO QUE ME ALEJABA DE DIOS....Y ENTRE ESAS DEUDAS ESTABA LA LEY DEL DIEZMO QUE EL PUEBLO JUDIO JAMAS PUDO CUMPLIR EN FORMA INDEFECTIBLE y por ello la maldicion de Malaquias cuando dice :...LA NACION TODA ME HABEIS ROBADO.......
Mal 3 :7....desde los dias de vuestros padres os habeis apartado de mis leyes y NO LAS GUARDASTEIS...
El yugo del diezmo,entre otras ordenanzas NADIE LO PUDO CUMPLIR CON EXACTITUD........EL MISMO PEDRO EN EL CONCILIO DE JERUSALEN  COMBATIO A LOS QUE POR AVARICIA,QUERIAN VOLVER A LA LEY AL PUEBLO CRISTIANO Y LES DICE :.......Hechos 15:5.........Pero algunos de la secta de los fariseos que habian creido,se levantaron diciendo : Es necesario circuncidarles y MANDARLES QUE GUARDEN LA LEY DE MOISES........
A LOS FARISEOS POCO LES IMPORTABAN LAS LEYES MORALES DE MOISES,
ELLOS QUERIAN LOS DIEZMOS,LAS PRIMICIAS Y TODO LO RELATIVO A LAS OFRENDAS MOSAICAS,PUES JAMAS HABIAN TRABAJADO CON SUS MANOS Y NO QUERIAN GANARSE EL PAN CON EL SUDOR DE SUS FRENTES,SINO SOLO CON EL SUDOR DE SUS LENGUAS........
Hechos 15 :10...¿porque TENTAIS A DIOS, poniendo sobre la cerviz de los discipulos un yugo que NI nuestros padres NI nosotros hemos podido llevar ?.........
EL VOLVER A LA LEY :.....¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ES  TENTAR A DIOS!!!!!!!!........
EN MALAQUIAS,DIOS PERMITIO AL PUEBLO PROBARLE....PERO EN LA GRACIA QUE SE ACEPTA POR FE,NO ES PERMITIDO PROBAR A DIOS DE NINGUNA MANERA,PUES ES TENTARLE.......
Cuando erroneamente PARA JUSTIFICARSE dicen :....PRUEBEN A DIOS CON SUS DIEZMOS.......ESTAN VOLVIENDO A LA LEY,ESTAN CAYENDO DE LA GRACIA ...
GAL :5:4...De Cristo os desligasteis ,los que por la ley OS JUSTIFICAIS,de La Gracia habeis caido.....
ESTOS DIEZMADORES MOSAICOS,PROBADORES DE DIOS,AHORA AL CAER DE LA GRACIA ESTAN OBLIGADOS A GUARDAR TODA LA LEY.......
NO HAN ENTENDIDO ,QUE EN LA GRACIA,YA NO PODEMOS UTILIZAR NINGUN METODO DE LA LEY,PUES TENTAMOS AL PADRE.........

Bajo la Ley,cuando alguno diezmaba,SE ABRIAN LA VENTANA DE LOS CIELOS,NO NECESITABAN REPRENDER NINGUN ESPIRITU DE MISERIA,NO HABIA QUE ORAR,NI AYUNAR,SOLO CUMPLIR LA ORDENANZA Y DIOS ERA FIEL,PUES NO ES HOMBRE PARA MENTIR.....PUES LA LEY DICE:.......el que hiciere estas cosas vivira por ellas......LA LEY ERA POR OBRAS ,EL HOMBRE OBRABA Y DIOS BENDECIA...........
PERO ,HAY UN PROBLEMA :...LA LEY,NO ES DE FE...Gal 3:9-13
Por la ley ninguno SE JUSTIFICA PARA CON DIOS...gal 3:11

Muchos para JUSTIFICARSE dicen :....desde que DIEZMO,tengo mejor  trabajo,mejor auto,mejor vivienda,etc,PERO HAN CAIDO DE LA GRACIA......

EL CRISTIANO,EL HIJO DE LA GRACIA OFRENDA POR AMOR,NO ESPERANDO RECIBIR NADA CAMBIO........
EL HIJO DE LA LEY,OFRENDA POR AVARICIA,ESPERANDO RECIBIR EL DOBLE O MAS.....
AHORA¿QUIEN ESTA BAJO MALDICION:LOS DIEZMADORES O LOS QUE NO DAN UN CENTAVO A LOS  TEOLOGOS DE LA AVARICIA?
SAQUEN SUS PROPIAS CONCLUSIONES. 
MARIO SILLARO MARIO SILLARO 07/04/2011 a las 22:07
HOLA SILLARO :
Usted nombro  el extraño nombre de la teologia de la avaricia(extraño para los no conocedores teologicos)
Ahora le invito a indagar sobre :LA TEOLOGIA DE LA EXPERIENCIA PERSONAL...
Es la teologia que antepone LA EXPERIENCIA PERSONAL,POR SOBRE LA PALABRA DE DIOS........
No importa si el diezmo hay que darlo si o no,la experiencia personal dice que mi dinero se multiplica.
No importa si la musica no tiene un mensaje claro,la experiencia personal dice que mucha gente la consume y se acerca a los megaedificios cristianos 
EL VIAJERO EL VIAJERO 08/04/2011 a las 05:31
Que cosas no, de una se ve lo mal que estas, que dices "no le des TU dinero" eso de "TU" dinero, obvio que no sabes lo que es mayordomia, y menos que todos los bienes que posees no son tuyos si no de Dios, y por ende no tienes nada tuyo si no que has sido escogido para administrar el dinero de Dios que ha puesto en tus manos, solo el hecho de apropiarte de algo que no te pertenece deja ver tu condicion, capaz que digas que la vida tambien es tuya, cuando vives por pura misericordia y gracias de Dios, dile al Espiritu Santo que te revele la verdad, el es el unico, no tu propio conocimiento hermano DTB
Eduardo Eduardo 11/04/2011 a las 06:30
 Amado hermano, has a un lado la avaricia de tu Corazon, recibe a Cristo y permitele ser el dueno de todo cuanto tienes, se obediente, entrega a Dios tus diezmos y deja que Dios tome accion con los pastores y lideres que administran sus dineros, y si no quieres diezmar, tranquilo, Dios no necesita tu dinero El es el dueno de Todo.
Dedicate mejor a compartir el amor de Dios con otros y deja de hacer tropezar a los mas debiles. No le des lugar a el diablo. Que Dios te envuelva en su misericordia!!
Fernando Sanchez Fernando Sanchez 19/05/2011 a las 07:18
 Amado hermano, has a un lado la avaricia de tu Corazon, recibe a Cristo y permitele ser el dueno de todo cuanto tienes, se obediente, entrega a Dios tus diezmos y deja que Dios tome accion con los pastores y lideres que administran sus dineros, y si no quieres diezmar, tranquilo, Dios no necesita tu dinero El es el dueno de Todo.
Dedicate mejor a compartir el amor de Dios con otros y deja de hacer tropezar a los mas debiles. No le des lugar a el diablo. Que Dios te envuelva en su misericordia!!
Fernando Sanchez Fernando Sanchez 19/05/2011 a las 07:20
Dios le bendiga varon de Dios me gusta muchisimo la forma en que dice tal verdad,y me gusta la forma en que habla acerca del monton de ladrones por que eso son me gustaria muchisimo hablar mas de cristo y buscar la perfeccion de cristo
jose  Martinez jose Martinez 22/05/2011 a las 01:00
Dios le bendiga varon de Dios me gusta muchisimo la forma en que dice tal verdad,y me gusta la forma en que habla acerca del monton de ladrones por que eso son me gustaria muchisimo hablar mas de cristo y buscar la perfeccion de cristo Dios le bendiga
jose  Martinez jose Martinez 22/05/2011 a las 01:01

Deja tu comentario La verdad sobre el Diezmo.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre