Avisar de contenido inadecuado

La verdad sobre las universidades Jesuitas.

{
}

La Verdad Total

 

Sobre las Universidades Jesuitas

y sus directivos

 

Documentos para un retazo de Historia

 

Luciano F. Correa Sagavia

Primera edición, 1998. Título Algunas verdades sobre la Universidad Iberoamericana y sus directivos

Segunda edición, 2000. Título La verdad total sobre las Universidades Jesuitas y sus directivos

Queda autorizada su reproducción total o parcial recomendándose la más amplia difusión.

NUESTROS MOTIVOS

 

La paralización y saqueo de la Universidad Nacional Autónoma de México por más de nueve meses, seis años de ocupación de una parte de Chiapas por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, las emboscadas terroristas del Ejército Popular Revolucionario y del Ejército Popular Revolucionario Independiente en Guerrero, la presencia de grupos armados clandestinos en 16 estados del país señalada recientemente por la Secretaría de la Defensa, el ir y venir de los enmascarados del EZLN incitando a levantamientos como el suyo, la escalada del crimen organizado en delitos con repercusión político-económica como invasiones, homicidios y secuestros y la zozobra en que viven las familias constantemente amenazadas, son sólo las manifestaciones más visibles y violentas de una extensa conspiración contra un Estado Mexicano que ejerce cada vez menos su soberanía, que se sabe desbordado por fuerzas que escapan al Sistema, que vive sujeto a chantajes partidarios y extrapartidarios y, lo que es peor, que ignora o finge ignorar cuáles son las verdaderas raíces de tan intensa subversión.

¿Y cuáles son éstas? Años de estudio sobre la cuestión nos llevan a la conclusión de que el foco conspirativo contra México se encuentra en la alianza de los nuevos marxistas con los teólogos de la liberación cuyo motor y cerebro son los Nuevos jesuitas. De eso trata este libro en su segunda edición corregida y aumentada.

El año pasado, bajo el título «Algunas verdades sobre la Universidad Iberoamericana y sus directivos», relatamos hechos que comprueban la total incorporación de los jesuitas al activismo marxista y su retiro creciente de la ortodoxia y moral católicas. En esta reedición agregamos un exordio y un capítulo final que presenta evidencias flagrantes de agitación política y búsqueda de poder de los jesuitas del ITESO de Guadalajara.

La Compañía de Jesús, cuyos miembros tuvieron periodos de expulsión de nuestro país lo mismo en la Nueva España que en el México independiente, es desde hace al menos treinta años una congregación religiosa en estado de guerra. Al interior, contra todos aquellos jesuitas que aún se resisten a traicionar al Papa, a la Iglesia y a Dios mismo con su rechazo a la impostación materialista y terrenal impuesta a su Orden por la Congregación General XXXII de diciembre de 174; y hacia el exterior en guerra contra lo que llaman la «justicia institucionalizada» que se encuentra «incrustada en las estructuras económicas, sociales y críticas que dominan la vida de las naciones y de la comunidad internacional», aún dice textualmente el Decreto número 4 de la citada Congregación, proclamado personalmente por el entonces Padre General Pedro Arrupe.

Ya antes de la redefinición de la identidad jesuita de 1974 como luchados sociales, centenas de ellos habían sido autorizados a enfrentar la injusticia social y la esclavitud política en el Tercer Mundo mediante la promoción de un cambio de estructuras, lanzándose lo mismo en Asia que en América Latina a la formulación de grupos revolucionarios que buscaran el poder de manera violenta. Nunca declararon verbalmente, ni aún a la fecha, en qué consiste tal cambio, qué sustituiría a lo actual, pero sus prédicas, sus métodos, sus alianzas, sus estrategias, lo aclaran: se trata de cambiar el sistema de libertades democráticas y de gobiernos legítimamente constituidos por un sistema colectivista y totalitario al más puro estilo marxista-leninista.

Lo que no significó que en el Primer Mundo sí respetaran los poderes instituidos, pues a guisa de ejemplo vale recordar que en 1971 el jesuita Daniel Berrigan y algunos de sus compañeros estuvieron involucrados en un complot para secuestrar al Secretario de Estado Henry Kissinger y bombardear instalaciones federales en Washington, como protesta por la guerra anticomunista de Vietnam. Tendencia que provocó también en la propia Unión Americana la formación del grupo de «Jesuitas cristianos maoístas» que publicó en una revista de Compañía un amplio documento titulado «Planificación nacional y necesidad una estrategia social revolucionaria» propugnando la eliminación del sistema capitalista como vía para el desarrollo internacional. ¿Cómo reaccionó el padre Arrupe? Como si nada hubiera pasado. Todos los involucrados, pertenecientes a varias provincias, siguieron en sus puestos sin reclamo ni sanción alguna.

Y así como Mao -dice el sacerdote Malachi Martin en su obra «Jesuitas»- tenía sus vociferantes discípulos entre los jesuitas de la década de los setenta, Marx no estaba abandonado ni mucho menos. Un íntimo amigo del padre Arrupe, el jesuita español José María Díez Alegría, se mantenía en contacto con los grupos extremistas de España, Italia, Alemania Occidental y otros países, sobre cuyo activismo escribió el libro «Yo creo en la esperanza» con un credo opuesto al de la Iglesia al confesar que Marx lo había «llevado a redescubrir a Jesús y el significado de su mensaje... la lucha de clases y la necesaria destrucción de la propiedad privada como medio de producción, en ningún modo se opone a la Fe y a los Evangelios... debemos hacer causa común con todos aquellos que se comprometen a la causa revolucionaria del socialismo».

Bullía también ese marxismo jesuítico en América Latina desde antes de su institucionalización en la CGXXXII de 1974. El movimiento estudiantil revolucionario de México en 1968 vio marchar juntos a las juventudes comunistas de la UNAM y del Politécnico con alumnos y profesores jesuitas de la Universidad Iberoamericana, que con los padres Felipe Pardinas y Enrique Maza a la cabeza se hermanaron en las calles bajo las efigies de Mao y del «Che» Guevara. Ahí están las fotografías y las películas que lo comprueban.

Fue Centroamérica, sin embargo, el primer gran terreno de experimentación jesuita para la aplicación de un apostolado de la justicia social, como lo llaman, convertido en el instrumento más eficaz de la revolución socio-económica, socio-política, socio-moral y socio-religiosa que ha empantanado a nuestros pueblos en un mar de sangre, odios, venganzas y traiciones efectuadas en nombre de un nuevo cristianismo.

En escenarios de México, Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua los nuevos jesuitas, con el nombre de Jesús en la boca, se convirtieron en promotores de la resistencia anticapitalista y formación de cuadros guerrilleros, transformando sus universidades (Centroamericana de El Salvador y de Nicaragua, Universidad de San Carlos de Guatemala, Universidad de la Laguna en Torreón, Universidad Iberoamericana de México e Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Guadalajara) en cuarteles generales donde se pregona la desestabilización y el cambio de poder.

Desaparecieron los revolucionarios teóricos, como Felipe Pardinas que cuelga la sotana, se amanceba y tiene un hijo al que pone por nombre Juan Ernesto, por Juan XXIII y Ernesto «Che» Guevara, y surgen jesuitas más jóvenes, sin la menor apariencia de sacerdotes, que se afilian a partidos marxistas y a grupos guerrilleros o terroristas, cuando no los crean ellos mismos.

En el México de los años setenta figuraron jesuitas en la fundación y alta dirigencia del Partido Socialista de los Trabajadores, como Ricardo Gobela, Ignacio Medina y Jorge Alonso quien es, a la fecha y ya sin sotana, uno de los más envenenados asesores de David Fernández Dávalos, Rector del ITESO de Guadalajara. Otros se camuflaron en la psicología o el ecologismo para torcer mentes o captar voluntades para la revolución; y ya en esta década muchos se agrupan en tomo al PRI) de Cuauhtémoc Cárdenas en su afán por participar del gobierno, aunque los más conservadores lo han hecho a través del PAN, como el mador ex jesuita Enrique Brito. Pero eso si, si en la oposición al PRI, al Sistema, al Ejército y al presidente en turno.

En esta acción revolucionaria continental para instaurar el reino de Cristo en la tierra se encuentra a los jesuitas, como el vasco Ellacuría en El Salvador, en relación directa con prófugos de la ETA que organizan secuestros en República Dominicana, México, Centroamérica y Colombia; en los Andes rapan indios de la sierra y los obligan a enfrentarse al Ejército; en Chile crearon la organización «Cristianos por el Socialismo» en su Instituto Belarmino donde los asesoró personalmente Fidel Castro durante el régimen de Allende a quien ayudaron a encumbrarse y en El Salvador, Nicaragua y Guatemala organizan personalmente los cuadros guerrilleros, soliviantan a los pueblos para alzarse en armas contra el gobierno, financian la compra de armas y participan en los enfrentamientos armados, siendo abundantísima la documentación y testimonios que lo prueban, aunque ellos lo nieguen por sistema.

Sobresale entre los testimonios el del padre jesuita Carlos Eduardo Pellecer Faena, dirigente del Ejército Guerrero de los Pobres de Guatemala, quien detenido por el Ejército en acción de armas optó por revelar la verdadera naturaleza del movimiento subversivo «al comprender que había tomado un camino equivocado» según dijo personalmente el 30 de septiembre de 1981 ite la prensa y cuerpo diplomático acreditado en Guatemala.

Dijo Pellecer: «En perfecto uso de mis facultades físicas y mentales, con plena libertad y espontáneamente declaro que estoy muy arrepentido de haber contribuido y participado en acciones subversivas que han sembrado la violencia en el país... estudié ingeniería civil y filosofía en México y participé en las guerrillas de Nicaragua y El Salvador .. ». Luego agregó que «la teología de la generación consiste en la presentación al pueblo pobre de un nuevo Jesús rebelde, revolucionario, opositor al sistema capitalista... un Dios parcial, el Dios de los pobres, que únicamente aseguraba la salvación para el pobre y marginaba al rico y al hombre que se encontraba al frente del gobierno... la nueva iglesia, o iglesia popular establece que como los poderosos han permanecido explotando al pueblo económicamente por varios siglos era necesario que el pobre tomara el poder .. ». Dijo también que «las actividades religiosas son la base inicial para los movimientos subversivos, porque la palabra de los sacerdotes y de las monjas tiene mayor credibilidad entre los campesinos y obreros... Los jesuitas de mi generación efectuamos en México cuatro años de estudio de marxismo-leninismo. Pero se llegó a la conclusión de que no podía ser sólo un marxismo teórico, técnico, sino un leninismo práctico y esto sólo puede lograrse por medio de la incorporación a la guerrilla». Y ante la pregunta de los periodistas ¿?Mientras fue miembro del EGP utilizó algún seudónimo? ¿Cuál fue? El jesuita Pellecer contestó secamente: Era conocido como «Marcos». Nombre de batalla que casi trece años después reaparece en Chiapas, utilizado por Rafael Sebastián Guillén Vicente, ex alumno de colegios y universidades jesuitas de Ciudad Victoria, Ciudad de México y Guadalajara... ¿Pura coincidencia o simbolismo revolucionario?

El padre Pellecer ha sido amenazado de muerte por sus antiguos compañeros de guerrilla que lo llaman el «Judas del Cristo de los pobres» o el «Judas de los Pobres» pero él mismo ha dicho que se parece más a San Pedro, que negó a Jesús pero supo arrepentirse y volver a la Iglesia.

Sería prolija la narración en esta exposición de motivos de las efemérides de la revolución marxista-jesuítica en toda América, porque se trata de miles de células muy dinámicas y en permanente efervescencia, lo mismo públicas que secretas, pero no se pierda de vista que son ellos los que retomaron la bandera de la hoz y el martillo entre nosotros, con nuevo lenguaje social entremezclado con religión, desde que se vio venir el desplome de la Unión Soviética. El padre Arrupe corresponde a la figura siniestra de Andropov pero su sucesor Hans Kolvenbach no corresponde a la de Gorbachov, porque mientras el ruso se negó a ser un tirano más y reventó al comunismo con su perestroika, el holandés comanda a cerca de veinte mil jesuitas que tienen la orden de presentarle al pueblo un Cristo revolucionario que ordena el exterminio del capitalismo y la reimplantación del socialismo.

Lo lograron temporalmente en Nicaragua cuya revolución sandinista y acceso al poder del FSLN se fraguó en la Universidad, las Comunidades de Base y organismos de desarrollo humano bajo dirección jesuita, con el padre Fernando Cardenal a la cabeza, bastándoles diez años de gobierno, nutrido de Jesuitas y otros sacerdotes marxistas, para destrozar la economía, la educación y as instituciones nacionales. Convocaron a elecciones por presión de la ONU pero el voto mayoritario del pueblo los rechazó aunque desde muchos púlpitos, sobre todo jesuitas y maryknoll, se hizo abierta propaganda a favor de Daniel y Humberto Ortega Saavedra, quienes para entonces ya se habían hecho multimilonarios en dólares, igual que los demás comandantes.

A la Nicaragua sandinista acudían constantemente los jesuitas del «Grupo de Reflexión Pastoral» César Jerez (guatemalteco marxista que fue provincial y consejero especial en Roma del padre general Pedro Arrupe), Francisco Estrada, Ignacio Ellacuría, Jon Sobrino, Ignacio Martín Baró, Jesús Bengoechea, Francisco Javier Ibisate, Rafael Moreno, Juan Hernández Picó, Rutilio Grande, Segundo Montes y otros de menor jerarquía, que se convirtieron :n los organizadores directos del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional para la toma del poder en El Salvador. Para 1982 el Grupo tenía enrolado al menos el 20% del clero salvadoreño y su influencia llegó a ser decisiva en torno al arzobispo Oscar Romero al que hicieron llegar al cargo para manipularlo (el padre Ellacuría le escribía sus incendiarios sermones) y lo abandonaron cuando monseñor Romero intentó defeccionar de la acción revolucionaria luego de una entrevista personal con el papa Juan Pablo II. Abandono que en el lenguaje comunista significa «pena de muerte». Meses después fue asesinado mientras celebraba misa, retomando la izquierda su figura para lanzar el mito del obispo mártir. La guerrilla salvadoreña de los jesuitas causó al menos 80,000 muertos, entre ellos el propio Ellacuría y otros cinco jesuitas presuntamente asesinados por militares de los que piensan, equivocadamente, que muerto el perro se acabó la rabia».

El prestigiado escritor español Ricardo de la Cierva, autor de seis libros en los que denuncia con amplia documentación la participación de la Compañía de Jesús en la revolución comunista latinoamericana, particularmente los titulaos «Jesuitas, Iglesia y Marxismo», «Oscura Rebelión en la Iglesia» y «La Hoz y la Cruz», hizo público un documento secreto enviado al Vaticano por monseñor Freddy Delgado en el que narra con todo detalle la acción subversiva de los jesuitas de El Salvador hasta el asesinato del obispo Romero. Sólo ellos lo han desmentido diciendo ¡Mentira! y tildándolo de antijesuita, loco, tradicionalista, etcétera, como hacen con todos los que presentan evidencias de su acción defectuosa. Igual viene ocurriendo en México con su participación dentro del EZLN y demás acciones violentas que sistemáticamente niegan diciendo que a ellos lo único que les importa es la causa de los pobres y la defensa de los derechos humanos de los indios y de los luchadores sociales. Son maestros expertos en tirar la piedra y esconder la mano. Y muchos les creen o reaccionan como si les creyeran.

En México, según datos comprobados de diversas fuentes, y sin que la lista sea exhaustiva, hay miembros de la Compañía de Jesús en la primera línea de las siguientes organizaciones de inspiración marxista revolucionaria: IDO-C, Centro de Reflexión Teológica, (con sede en Coyoacán, D.F., dirigido por ellos), Centro Antonio Montesinos, Centro de Comunicación Javier, Centro de Estudios Ecuménicos (Yosemite 45, colonia Nápoles en ciudad de México), Servicios de Información Procesada o Prodato, Movimiento Nacional de Comunidades Eclesiales de Base, Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Convergencia de Organismos Civiles por la Democracia, Movimiento Ciudadano por la Democracia (MED), Movimiento de Cristianos Comprometidos en las Luchas Populares (MCCLP), Movimiento de Pueblos y Colonias del Sur, Foro de Apoyo Mutuo (FAM), Partido Revolucionario Clandestino Unión del Pueblo (PROCUP) Unión de la Revolución Armada Zapatista de Liberación Mexicana.. Organización Revolución Zapatista, Organización La Radio, Asociación Nacional Campesina En Emiliano Zapata (OCEZ) y un sinfín de organizaciones indigenistas y de pandilleros urbanos contando todos con publicaciones que expanden la más aguerrida lucha de clases y odio visceral al gobierno y a los patrones. La mayoría son cercanos al PRI) y otros nutren la izquierda radical extrapartidista.

Es ahí y en sus universidades donde los jesuitas se vuelcan con extraordinario celo en el adiestramiento de líderes revolucionarios, mientras que son minoría los que siguen en las Iglesias para oficiar misas, impartir sacramentos, justificar en los sermones las acciones subversivas de sus colegas y, sobre todo, para mantener el contacto con las damas y señorones de la sociedad adinerada a la que son maestros en aliviar la conciencia extrayéndoles cuantiosos donativos para los «pobres»...

Se acabaron las grandes obras formativas, como el Instituto Patria y la Editorial Buena Prensa cuyo último director, el padre Wilfredo Guinea Ramos, fue misteriosamente secuestrado y asesinado haciéndose luego presentes, por la Compañía, los padres Enrique González Torres y David Fernández Dávalos, rectores de la Iberoamericana y del ITESO, para hacerse cargo de la investigación del crimen y del patrimonio de la institución.

Denuncias presentadas por el diputado Ramón Mota Sánchez en el Congreso de la Unión, por el señor Cuauhtémoc: López Sánchez, por diversos diarios de la capital y del interior y por un congreso expresamente dedicado por la Universidad Autónoma de Puebla a la implicación de religiosos en las guerrillas y acciones desestabilizadoras de tendencia izquierdista, precisándose nombres de cabecillas, operaciones de tráfico de armas, centros católicos de financiamiento como las organizaciones alemanas Misereor y Adveniat, lugares de adiestramiento, etcétera, seguramente han sido registrados por los órganos de inteligencia del gobierno mexicano y gobiernos de los Estados, pero inútilmente hasta ahora, porque jamás se toma una acción directa contra nadie y siguen actuando con total impunidad. «Si hemos visto que a los guerrilleros en armas ¡el EZLN no se les toca, puesto que las batidas militares son sólo contra el ERP y el ERPI, es ingenuo pensar que lo harán con los jesuitas», dijo un catedrático presente en el congreso poblano.

De ahí la razón de preparar la segunda edición de este libro, corregida y documentada, incluida una modificación en el título. De ahí también que su circulación se concentre en las personas que en nuestra modesta opinión deben recibirlo y conocerlo, como responsables que son de la conducción de una sociedad que está seriamente amenazada por una revolución que siendo marxista se le enmascara como cristiana; y que exactamente igual a como se hizo en Centroamérica, con pérdidas de casi 200,000 vidas y el cautiverio temporal de Niicaragua, está fraguada y siendo preparada en Universidades jesuitas de México a las que familias honorables siguen enviando a sus hijos e hijas.

El homenaje masivo a decenas de zapatistas encapuchados en el ITESO de Guadalajara en marzo pasado y el establecimiento ahí mismo en septiembre le la cátedra Paulo Freire por los jesuitas sandinistas Fernando Cardenal y Xavier Gorostiaga, no dejan ninguna duda sobre lo que se fragua en nuestras propias narices. Y no crean los políticos y empresarios que los ayudan que están comprando su seguridad por si llegara a producirse el proclamado «cambio de estructuras» porque para ellos el odiado rico sólo sirve como financiero de la toma del poder desapareciendo después en la tumba o en el exilio, como se vio con claridad en Cuba, en Nicaragua y en todos los países donde se ha impuesto la tiranía marxista-leninista.

Las reformas al artículo 130 de la Constitución le dieron a la Iglesia y a las órdenes religiosas reconocimiento de todo derecho para el libre cumplimiento de su misión espiritual, pero también establecen, como lo hace la norma eclesiástica, que los religiosos tienen vedada su intromisión en política de partidos y obviamente la acción contra la integración del Estado y sus instituciones, lo que los jesuitas no cumplen, de manera que son omisas, con grave riesgo para la nación, conductas de Secretarías de Estado, como Gobernación, que una y otra vez que aparecen jesuitas u otros clérigos como cerebros o ejecutores de crímenes o acciones disolventes no les aplican la ley; como Relaciones Exteriores para quien pasan de noche los Cardenal, los Gorostiaga, los Casaldáliga y muchos otros subversivos extranjeros de altos vuelos y como Educación Pública que no vigila ni en la UNAM ni en las Universidades jesuitas la impartición de cátedras que educan para la revolución y que planifican abiertamente el cambio institucional y la implantación del socialismo, aun por la vía violenta. Olvidan todos ellos que la primera obligación del Estado es protegerse a sí mismo de quienes amenazan su estabilidad y existencia dentro del sistema de libertades democráticas.

Todos somos responsables, además, de que nuestras omisiones y tolerancia permitan a los conspiradores seguir ondeando falsas banderas, como las de la redención de los «indios» y de los «pobres», cuando quedó plenamente comprobado, durante todo el siglo veinte y en todos los continentes, el fracaso de los colectivismos económicos de corte marxista implantados desde la URSS hasta Chile y desde China hasta Cuba, pasando por la Nicaragua gobernada por jesuitas comunistas. Nadie como ellos llevó hambre, mortandad y terror a los pueblos que gobernaron. ¡Que no vengan entonces a causamos el mismo daño! Ley en manos tenemos derecho a la legítima defensa.

El autor

{
}
{
}

Comentarios La verdad sobre las universidades Jesuitas.

Esta claro como dice la Biblia los jesuitas son el jinete de la bestia llamada 'The Illuminati'. Ya se conoce de sus actividades al interior del Vaticano, leer por ejemplo, las entrevistas a Leo Zagami.
Anonimo 17/01/2009 a las 03:04
EL VATICANO, EL NARCOTERRORISMO, LA GUERRILLA
Y EL POLO DEMOCRÁTICO.

Todos bajo una sola cobija

Para un observador desinformado, no deja de ser algo extraño que Samuel Moreno Rojas, recién elegido alcalde de Bogotá, católico practicante, supersticioso al extremo, adorador de la virgen María y socialista cofundador del Polo Democrático, haya asistido a una multitudinaria reunión de “cristianos evangélicos” de una de las mega-iglesias –Avivamiento, de Ricardo Rodríguez- que han surgido en Colombia de un tiempo hacia acá.

A esto se suma que Samuel Moreno fue elegido con el apoyo de la guerrilla de las FARC, narcoterroristas que también apoyaron al ultracatólico Andrés Pastrana.para la presidencia de Colombia

Sin duda alguna, catolicismo, socialismo, brujería, terrorismo, narcotráfico y “cristianismo” pueden estar aparentemente tan alejados como mercurio de neptuno. Pero no es así. Están mucho más unidos de lo que algunos quieren aceptar.

Conozco muy de cerca las minucias y argucias de las iglesias “cristianas” de Avivamiento, de Ricardo Rodríguez y Patricia R.; a la Misión Carismática Internacional G12, de César Castellanos y su esposa Claudia Rodríguez –senadora de la República-; y a Manantial de Vida Eterna, de Eduardo Cañas y su esposa Fulvia. En todas ellas, para mi sorpresa, siempre se habla del papa de Roma como “un hombre de Dios”, y se hace referencia a los obispos y arzobispos como “nuestros hermanos en Cristo”.

Tiempo atrás, cuando era ignorante en los manejos de estos estafadores y mercachifles de la fe, yo no podía concebir cómo era posible que líderes “cristianos” aseguraran que el papa Juan Pablo II, el mayor idólatra de toda la historia, un hombre sanguinario y corrupto, fuera un “hombre de Dios”. Tampoco entendía qué hacían pastores “cristianos” en las filas socialistas del Polo, un partido pretendidamente ateo por lo comunista. También me preocupaban los extraños vínculos de Claudia Rodríguez de Castellanos y de César, su esposo, con el narcotráfico y el lavado de activos. Y ni qué decir de la constante insistencia para mostrar a los fieles que los jesuitas, esa siniestra orden, eran algo así como la mano derecha de Cristo en la tierra, un cuerpo de soldados de Cristo, indescifrable pero aprobado por Dios. ¡Qué barbaridad..!

De todos es sabido que los amos y dueños de estas iglesias evangélicas, pastores poderosos a quienes sus fieles obedecen como borregos a la hora de elecciones políticas, últimamente son buscados por quienes sueñan con ser elegidos para cargos públicos. Estos pastores se han convertido en políticos aviesos que no dudan en hacer alianzas con quien sea si esto redunda en beneficio propio; para el caso en Colombia tenemos a César y Claudia Castellanos, Enrique Gómez, Eduardo Cañas, Ricardo Rodríguez, Lucho Salas, Chucho Bernal, Luis Felipe Barrios, Clara Sandoval, Orlando Castañeda, Angélica Tovar (estos tres últimos, al servicio de los Castellanos) y muchos más. Muchos políticos van a sus cultos durante las épocas preelectorales con el ánimo de ganar simpatías, pero jamás se había visto que un socialista –pretendidamente ateo-, ya encaramado en el poder, acudiera a una de ellas.... hasta ahora.

Los inocentes pueden suponer que esto se debe a que se está llegando a una etapa de acercamiento entre catolicismo y protestantismo, o entre socialismo y ultraderecha, o entre superstición y “genuinos milagros”, o entre idolatría y fe. Pero la verdad es que lo que hemos visto es la prueba de que los jesuitas han cumplido perfectamente con el trabajo propuesto cuando nacieron en las entrañas del movimiento de los Iluminados en España, con Ignacio de Loyola.

El primer objetivo de la Orden jesuita, era –desde el principio- acabar con la Reforma Protestante de Lutero de dos maneras: con la confrontación frontal, mediante la Inquisición, con el asesinato de cristianos verdaderos, y mediante la infiltración de los grupos protestantes por parte de jesuitas sin sotana que fingieran y fungieran como líderes espirituales evangélicos. Por eso, no nos resulta extraño que César Castellanos y demás pastores evangélicos hayan acudido a Roma para pedir la bendición papal de manos del jerarca romano. Haya han ido famosos predicadores evangélicos como Billy Graham, Benny Hinn, K. Kulman, Marcos Witt y muchos más; todos jesuitas sin sotana.

Sin embargo, los jesuitas no buscan simplemente colocar a los protestantes bajo el yugo papal, o eliminarlos definitivamente; esta demoniaca orden, eufemísticamente llamada “Compañía de Jesús” va mucho más allá. Busca ubicar al papa romano como cabeza espiritual y política del mundo. Y para lograrlo, la Orden está dispuesta a hacer cualquier cosa... en realidad, ha hecho de todo para lograrlo. Desde pasar como pastores “cristianos” para engañar a quienes buscan a Jesús, hasta crear monstruos como Hitler y asegurar de ellos que son “siervos defensores de la fe cristiana”.

Michael Schmaus, sacerdote, profesor de la facultad de Teología de Munich dijo lo siguiente durante el ascenso de Hitler en el poder: “Las leyes del nazismo y las de la Iglesia Católica tienen el mismo objetivo”. Pío XII no solamente no lo reprendió, sino que alabó al sacerdote refiriéndose a él como “príncipe de la Iglesia”.

Schmaus también afirmó: “Imperio e iglesia es una serie de escritos que deberían contribuir al desarrollo del tercer Reich porque une a un estado nacional socialista con el cristianismo católico.”

El Vaticano es el poder internacional más antiguo del mundo y, como tal, ha ejercido su influencia para consolidar regímenes totalitarios –que luego firmarán Concordato con la Santa Sede; y para esto no ha dudado en urdir y promocionar las guerras más sangrientas y las masacres más infames que la humanidad haya visto jamás. Apoyaron y patrocinaron a Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet, Stalin y muchos más dictadores que han traído la guerra y la miseria a las naciones. ¿Por qué..? Porque las guerras consolidan el poder del Vaticano.

Después de cada guerra, de cada desastre, el Vaticano aprovecha porque es el tiempo preciso para tomar control sobre las masas dominadas por el miedo y la desesperanza. La Iglesia Católica siempre, siempre se ha beneficiado de la muerte, las masacres y la miseria ya que la gente que ha sufrido indefectiblemente se mueve a buscar el falso consuelo de las prácticas religiosas que no hacen otra cosa que sumir más al pueblo en la ignorancia, la pobreza y la esclavitud.

En Colombia, las iglesias católicas y las denominaciones “cristianas” (que no son más que instrumentos del papa) se llenan hasta reventar y sus pastores y sacerdotes viven llenos de lujos desvergonzados que contrastan con la pobreza de los fieles, verdaderas víctimas de los reales instigadores de nuestro conflicto armado. Mientras en los templos católicos se dice que la pobreza es sinónimo de santidad, en las iglesias evangélicas se enseña que la riqueza es prueba de santificación. Como es evidente que la casi absoluta mayoría de los fieles “cristianos” pasan trabajos económicos, los pastores –que viven en la opulencia- aducen que las dificultades financieras de sus feligreses se deben a pecados ocultos de ellos o de sus antepasados hasta la décima generación. La manera de romper las maldiciones financieras, dicen estos timadores, es dando más y más dinero a los pastores. ¡Cómo pisotean el nombre de Dios..!

El conflicto colombiano, auspiciado por el Vaticano, ha sido aprovechado inteligentemente por los jerarcas católicos para consolidar su poder político y espiritual en el país. Los jefes de Estado los consultan, los nombran como mediadores entre el gobierno y la guerrilla ignorando -a propósito o inocentemente- que los creadores de las guerrillas colombianas han sido precisamente sacerdotes católicos quienes desde los púlpitos alientan al pueblo a tomar las armas, o las toman ellos mismos para pelear como “adalides” de la libertad. Una libertad que es despreciada desde las entrañas mismas del trono papal.

Durante el siglo XX, el Vaticano gobernó la política exterior e interior de la mayoría de los países. Mediante los partidos católicos controló cada paso en búsqueda de sus intereses. Recordemos que fueron partidos políticos católicos los que subieron al poder a Hitler, Mussolini, Franco y Pinochet entre otros. Pavelic, el líder terrorista que masacró al pueblo croata con la anuencia de Pío XII, recibió de manos de este pontífice un pasaporte –junto a su comando de asesinos donde había varios jesuitas con sotana- para ir a una de las “naciones amigas” del Vaticano: Argentina. Perón protegió a este sicario hasta cuando su régimen colapsó. Igualmente, muchos de estos asesinos nazis (jesuitas y masones) tuvieron acogida en Colombia bajo las presidencias de Eduardo Santos –dueño de El Tiempo-, y de Alfonso López Pumarejo, ambos pertenecientes a poderosísimas familias colombianas.

Donde quiera que los jesuitas han puesto su mano, también colocan su firma: consagran ejércitos, ciudades y países al Sagrado Corazón de Jesús y a la Virgen María. Esta es una práctica cargada de sentido mágico impuesta por los jesuitas; ellos son los inventores de la adoración al Sagrado Corazón ya que fue desde la Basílica del Sagrado Corazón, ubicada en la colina de Montmartre donde Ignacio de Loyola y sus compinches partieron para conquistar el mundo.

Y, recuerden, Colombia fue en el pasado consagrada al Sagrado Corazón; tenemos la marca de los asesinos. Y desde antes de la consagración, los jesuitas, los asesinos al servicio del papa han tenido a nuestro país en continuas guerras. Pocos años después de la independencia -cuando se establecía la República- el Vaticano, previendo el peligro de la democracia para sus intereses organizó y llevó a cabo las cruentas guerras civiles de la segunda mitad del siglo XIX.

Pero, miremos un poco los antecedentes de la Iglesia Católica en la empresa conquistadora y el establecimiento de las colonias españolas.

Colonialismo es catolicismo
Es sabido de todos que el catolicismo es una religión que fue utilizada grandemente –aún lo es- para conseguir el sometimiento de grupos incultos como fueron los indios, mestizos y negros. Fue un instrumento del imperio para la conquista y la explotación logradas inculcando en la mente de los infelices la creencia de que la resignación y el sometimiento eran virtudes cristianas, así como la aceptación de la clase dominante que, dice la teología católica, ha sido puesta por el mismo Dios para probar los corazones de los creyentes.

Cualquier creencia religiosa diferente al dogma católico ha sido vista como evidencia de rebelión y desafío contra el orden divino en el cielo y en la tierra y, por tanto, suficientemente legitimadora de una respuesta opresora por parte de la clase dominante. En realidad, el ejército español fue usado por el papa para establecer su dominio en el Nuevo Mundo; se sabía que era Dios –mediante el papa- quien confería el poder terrenal a príncipes y reyes y, a cambio, estos príncipes debían obediencia y lealtad al pontífice romano. Donde quiera que los monarcas y gobernantes no se sujetaran a la autoridad papal, los jesuitas impugnaban esa autoridad y la combatían por todos los medios. Y así ha sido hasta hoy.

Como quiera que el sistema colonial empezaba a hacer crisis los jesuitas instaron al clero a tomar partido a favor de cualquier de los dos bandos, el realista o el patriota, con la certeza de que, ganara quien ganara, el papa terminaría beneficiado. Por supuesto, la Compañía de Jesús veía con mejores ojos la permanencia de la monarquía que sustentaba al mismo tiempo el poder temporal del papa; pero las ideas reformadoras provenientes de los pensadores protestantes llegaron pronto a la aristocracia criolla y sembraron en ellos el deseo de independizarse del yugo español pero, y eso fue una constante, a su vez someter al pueblo “libertado” bajo su propio yugo.

Así, aunque tanto Pío VII como León XII instruían a sus arzobispos y obispos para que predicaran la obediencia debida a Fernando VII, los jesuitas se colocaron también al lado de los patriotas en espera de retomar el camino de la obediencia al papa, que es su máximo fin.

Como lo previeron los jesuitas, la independencia no tenía el mismo espíritu cristiano de la independencia de los Estados Unidos, país de mayoría protestante. Por el contrario, se hizo evidente que la mayoría abrumadora de los dirigentes políticos de la guerra independentista despreciaban la causa de los humildes, es decir, de los pobres, negros, indios y mestizos que fueron desdeñados tan pronto terminó la guerra y no se necesitó más de que lucharan por la clase gobernante.

Cualquier parecido con la actual situación no es coincidencia. El Polo Democrático, que cacarea a los cuatro vientos la defensa de los humildes, no bien sube al poder se olvida de ellos clavándoles impuestos impagables para sustentar su medio de vida y la perpetuidad de su poder. En el Polo también hay jesuitas, consejeros espirituales de sus líderes, y no faltan los evangélicos que engañan a los fieles a cambio de los contratos y prebendas del régimen. Mientras, por un lado, el Vaticano tiene a las FARC y los carteles de la droga sembrando el terror, por el otro tiene al socialismo y los partidos tradicionales. De cualquier forma salen ganando.

Así, pues, la Independencia de la corona española, realmente beneficio en exclusiva a los ricos oligarcas descendientes de españoles pero nacidos en suelo americano. Simón Bolívar era un oligarca que pretendió coronarse como rey de la Gran Colombia; Santander y otros granadinos frenaron sus aspiraciones pero ellos mismos no trajeron mejoría a los pobres de estos cinco países de la Gran Colombia.

En la rapiña que surgió después de la Independencia, a la clase dominante no le interesaba para nada ofrecer participación política ni económica a las clases populares, quienes fueron las que pusieron la mayor cuota de sacrificio y sangre en la lucha. A pesar de los discursos de igualdad, los “padres de la patria” extrajeron ideas de aquí y allá que les permitieran adueñarse de tierras y de control político y económico. Y así fue.
Debido a que parte del clero católico había participado en la lucha patriota, éste ejerció presión desde púlpitos y curules para que la Constitución de la naciente república decretara que la religión católica seguiría siendo la religión del Estado.

Para infortunio de la Iglesia Católica, no todos estaban de acuerdo con ello y, a pesar de que Bolívar y Santander conocían y temían el poder del clero sobre el pueblo, los partidarios de mermar la influencia de la iglesia pronto tomarían partido decisivo en esta pugna. Entretanto, los estadistas empezaron a considerar cómo conciliar los poderes civiles y eclesiásticos. Y los jesuitas empezaron a redactar el concordato.

Los liberales que se inclinaban por las tesis norteamericanas y francesas no sopesaron suficientemente el poder de la iglesia católica y se dieron a la tarea entusiasta de promover la erradicación del control papal en la vida de la república. Los jesuitas, y en general el clero, sacaron el as que tenían oculto bajo su manga: El control del sistema educativo.

No en vano el clero llevaba educando a ricos y pobres desde el mismo momento en que desembarcaron los europeos. Su influencia en el pueblo era indiscutible. Durante más de 300 años habían sembrado en las masas el temor y el fanatismo religiosos. Es más, fueron precisamente estas armas las que usaron para influenciar sobre el pueblo para que éste se persuadiera de combatir por la causa patriota. El influjo de los curas sobre el pueblo era muy superior al de los liberales libertarios. La iglesia católica había hecho bien su trabajo de penetrar en todas las esferas de la sociedad granadina y colocarse como confesores adiestrando las mentes de mujeres y niños, los futuros hombres que tendrían en sus manos el destino de la nación.

Y no solamente el clero tenía influencia en la educación y desde los confesionarios.... también era sumamente poderoso económicamente hablando. Y para colmo, también tenían puestos de control político claves desde los primeros años posteriores a la Independencia.

El exagerado lujo y las inmensas riquezas de los sacerdotes contrastaban –igual que hoy- con las enormes penurias económicas del pueblo raso. Los líderes anticlericales criticaban a la Iglesia por sus exorbitantes riquezas y la acumulación de ellas en manos del clero, pero implícitamente buscaban que esas mismas riquezas, una vez fuera despojado el clero, pasaran a sus propias manos.

Santander, civilista convencido, era partidario de la exclusión de la Iglesia del control del sistema educativo. Bolívar, por otro lado, y debido a las continuas pugnas con Santander que hacían peligrar su poder en la Gran Colombia, decidió apoyar a la iglesia mostrándose partidario de que el clero siguiera controlando colegios y universidades.

Como era innegable el poder enorme del papa, y la necesidad de éste que tenía la clase gobernante colombiana, Santander buscó por todos los medios que el pontífice reconociera la independencia colombiana. Tan solo hasta 1835 se efectuó el reconocimiento de la independencia por parte del papa, pero el Estado colombiano se vio obligado a comprometerse en la firma de un concordato. Nadie quiso escuchar a Robert McAfee, diplomático norteamericano protestante, cuando advirtió del peligro que entrañaba para las libertades individuales y el desarrollo económico en justicia de la nación, la firma de un concordato. Nadie quiso escucharlo porque nuestros dirigentes estaban más interesados en conseguir beneficios y prebendas para ellos, que en regresar al pueblo el justo pago por su sangre derramada en esa lucha patriota: Libertad y derechos fundamentales.

Igual que hoy, los dirigentes solamente buscaban sus propios intereses.

En la siguiente parte veremos cómo la iglesia Católica gestó la guerra civil que ha mantenido a Colombia –hasta el día presente- bajo el yugo del Vaticano y sus esbirros. Veremos de qué manera inventó el socialismo como otra forma de subyugar al pueblo y mantener el poder de una clase dominante, fiel al papa romano.

soldado soldado 24/01/2009 a las 18:56
Que opio más grande el que denotan los anteriores comentarios, asi como quien publicó la provocación utilizando sus comentarios tan vacíos.
Que pena.
Hay que leer un poco más para abrir la boca señores.
Saludos cordiales y que el Dios de la vida esté con ustedes...
Jorge López Jorge López 26/01/2009 a las 00:02
HOLA JORGE LOPEZ:
LA VERDAD QUE LO QUE HAS ESCRITO ES QUE ESTAS EN OPIO;  NI SIQUIERA DAS UN MENSAJE  DE LA BIBLIA.

CUIDADO NO HAY QUE AGARRAR ESAS COSAS QUE TRASTORNAN EL CEREBRO Y TE LO DEJAN EN BLANCO.

LEE MATEO 23  ; PERO POR FAVOR LEELO TODO

QUE DIOS TE BENDIGA

SALUDOS DESDE VENEZUELA
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 26/01/2009 a las 13:04
VATICANO, EDUCACIÓN, POBREZA Y SOCIALISMO
Como era de esperarse, tras la guerra de independencia de las colonias españolas, toda la región quedó sumida en la ruina, lo cual favorecía a la Compañía de Jesús, como ya vimos. Los bandoleros, antiguos militantes patriotas que se habían quedado sin trabajo, merodeaban, atracaban y asesinaban; la situación era dramática. Junto a las clases dominantes, surgió otra: la oligarquía militar. Refiriéndose a ésta, el general Páez escribió: "los militares aspiraban a ver premiados con usura sus servicios a la patria, a que se les conservaran sus fueros y exenciones.." Y para ellos buscaban que frente al gobierno estuvieran individuos de su misma clase.
En Colombia, luego de las administraciones de Santander y José Ignacio de Márquez Barreto, presidente procedente de una familia latifundista con cercanos vínculos sanguíneos con altos prelados del clero, la iglesia Católica resultó fortalecida. Márquez permitió nuevamente que los bienes de la iglesia fueran desamortizados e hizo posible otra vez que la iglesia pudiera adquirir tierras.
La situación para el pueblo vino a resultar peor que la que tenía bajo la corona española. La aristocracia criolla perpetuó las instituciones coloniales y, bajo la excusa de la nueva situación, sometió al pueblo a impuestos más altos y elevados niveles de segregación.
De ahí en adelante, las consecuentes administraciones le dieron cada vez más prebendas a la iglesia Católica y, aunque se tenía cierta tolerancia hacia los demás grupos religiosos, era evidente la preponderancia de la iglesia Católica y su injerencia en todos los asuntos del Estado. Durante la administración de Pedro Alcántara Herrán, su ministro del Interior, Mariano Ospina Rodríguez –en 1842- agenció el regreso de los jesuitas. Igual que lo han sabido los aristócratas de todo el mundo, Ospina sabía que si quería un pueblo sujeto y servil, nadie mejor que los jesuitas para lograrlo. Por ello le entregó a la Compañía de Jesús la educación en el país, con la misión especial de abrir colegios en los lugares apartados de la nación, para consolidar el poder central y la obediencia a éste. Se creó una policía escolar y se uniformó al estudiantado de los colegios más pudientes. Valga la pena recordar que los descendientes de Ospina Rodríguez se dedicaron al narcotráfico desde tiempos bien tempranos a mediados del siglo XX; otro de sus descendientes fue secretario general de la administración de Lucho Garzón en Bogotá, del partido socialista Polo Democrático.
 
El método de enseñanza de los jesuitas
Igual que siempre lo ha hecho, la Compañía de Jesús utiliza el misticismo –cargado de temor- para instruir a sus alumnos y prepararlos para una vida de obediencia ciega a las órdenes de las autoridades eclesiales. El sacerdote jesuita F. Charmot escribió: "El método pedagógico de la Compañía, consiste en rodear primeramente a los alumnos con una gran cadena de oraciones.. (...) ¡No nos preocupemos de dónde y cómo se inserta el misticismo en la educación..! No se hace por medio de un sistema o una técnica artificial, sino mediante infiltración por `endósmosis'. Las almas de los niños son impregnadas por estar en estrecho contacto con maestros que están literalmente saturados con el misticismo.." También escribió este jesuita que: "el objetivo del profesor jesuita es que por medio de su enseñanza se propone formar, no una élite cristiana intelectual, sino cristianos elitistas". (F. Charmot, S.J., "La pedagogie des Jesuites")
Esto, respecto a la educación que impartían en las clases altas. En cuanto a las clases bajas, la gente del pueblo, la técnica también les funcionó bastante bien, pero con otro propósito: el de esclavizarlos y someterlos para manejarlos como sirvientes. Cuando subyugaron a los indios guaraníes bajo las Reducciones en Paraguay, donde ensayaron los primeros pasos del moderno socialismo, allí, los jesuitas pusieron en evidencia el tipo de educación que impartían: los sacerdotes eran paternalistas, todo era de propiedad de la iglesia y nada era de los indios; los jesuitas les ordenaban qué hacer y cómo hacerlo y hasta elegían las parejas para el matrimonio. Ninguno de los indios podía ser sacerdote y mucho menos jesuita. Los hacían levantar muy temprano, iban a misa y luego a trabajar. En su camino al trabajo, tenían que cantar himnos religiosos y siempre iban precedidos por alguna imagen religiosa. En la noche, después de la jornada laboral, los indios regresaban a la Reducción, también cantando himnos religiosos y los ponían a rezar el rosario. El sistema de castigo para los "errores" de los indios, era usando el látigo, el ayuno y la prisión; también los avergonzaban públicamente. Los padres jesuitas convirtieron al indio en un católico muy devoto, supersticioso al extremo, que imaginaba apariciones y milagros por todos lados y que encontraba cierto placer en la autoflagelación. El indio aprendió a obedecer a los sacerdotes y creyeron que su palabra era la palabra de Dios, un Dios que jamás conocieron.
El propósito de la educación jesuita era, es y será, impedir que sus alumnos piensen por sí mismos y que su cotidianidad esté cargada de un profundo temor supersticioso. Como lo escribió un jesuita contemporáneo: "El jesuita no olvidará que la virtud característica de la Compañía es obediencia total de la acción, la voluntad y aun del criterio... Todos los superiores estarán obligados de la misma forma a otros superiores a ellos, y el Padre General lo estará al Santo Padre..."
Los mismo principios que usaron con los indios guaraníes los han aplicado siempre, en todos los países y pueblos donde han estado. Los mismos principios que se inculcan en las iglesias "evangélicas" donde la obediencia ciega a los pastores es una ley y quien la viole, dicen, se expone al castigo de Dios y a cientos de maldiciones para el desobediente y su descendencia. La misma obediencia que exigen los líderes socialistas bajo amenazas de fusilamiento. Ya no es la virgen María sino la "madre Rusia", "la madre Cuba", "la madre Venezuela" o la "madre Patria", en todos los casos se ordena ciega obediencia. La obediencia ciega es, definitivamente, un precepto jesuita.
Pero, ¿cómo `inoculan' el misticismo en sus alumnos..? ¿Cómo es que forman esos `cristianos elitistas' de los que habló el jesuita Charmot..?
Algo sumamente importante en los jesuitas, es la adoración a la virgen María. Es su sello distintivo. Aunque la Biblia no menciona nada de adorar a la madre de Jesús, sí nos cuenta que los pueblos paganos y espiritistas adoraban a la "Reina del Cielo", una deidad que siempre aparecía con un niño en brazos y que tiene su origen en la religión babilónica. Los mismos teólogos y estudiosos católicos han asegurado, con muchísima razón, que la verdadera religión de los jesuitas es la adoración a la virgen María.
Ignacio de Loyola aseguraba que la virgen María lo había inspirado cuando escribió sus famosos "Ejercicios Espirituales", una versión antigua de los "Encuentros Espirituales" que César Castellanos y su esposa Claudia aseguran que Jesús les dictó palabra por palabra. Encontramos relatos de jesuitas que tenían visiones de la virgen, y otro –en 1851- que cuenta la historia de un novicio que luchaba constantemente contra los deseos de la carne y al cual la virgen se le aparecía constantemente para fortalecerlo y "darle a probar la sangre de su Hijo y el consuelo de sus pechos" (J. Huber, "Les jesuites")
Este misticismo jesuítico también es aplicado en las iglesias evangélicas pentecostales. Sus adeptos viven escuchando todo el día música de Marcos Witt o cualquier otro cantante, amanecen escuchando emisoras "cristianas" o canales de televisión "cristianos"; viven ayunando y flagelando continuamente su cuerpo mediante la abstención de alimentos, sin ningún propósito aparte de obtener milagros ya que sus pastores les enseñan que dando dinero y ayunando se "obliga" a Dios para que haga el milagro. Estos pastores también inducen a sus fieles a un constante temor de satanás y los demonios y enseñan que el diablo y demás potestades espirituales pueden controlar nuestras vidas a menos que se diezme y ofrende, y se castigue la carne. Las instrucciones de los pastores alcanzan hasta el lecho matrimonial. Dice César Castellanos que, debido a que las relaciones sexuales pueden ser poco santas, la pareja, inmediatamente antes de cada relación, debe arrodillarse a orarle a Dios para tener su permiso y, de paso, impedir que los demonios controlen los pensamientos de la pareja durante la relación. Increíble pero cierto.
Cuando la doctrina de la "inmaculada concepción" fue inventada por el franciscano Juan Duns Escoto, la Orden la aceptó con entusiasmo y se dedicó a propagarla por el mundo. También lograron los jesuitas que Pío IX la convirtiera en dogma de la iglesia en 1854.
"Cuando llegaron a la iglesia de San Miguel, en Munich", relata Bucher en sus `Obras completas', "los jesuitas presentaron toda clase de reliquias de la madre de Dios, ofrecieron a los fieles algunos trozos del velo de María, varios mechones de su cabello y pedazos de su peine, y se instituyó un culto especial para adorar tales objetos.. (...) Esta adoración degeneró en manifestaciones inmorales y sensuales, especialmente en los himnos que el padre Jacques Pontanus le dedicó a la virgen María. El poeta expresaba que no había nada más hermoso que el seno de María, nada más dulce que su leche, y nada más agradable que su abdomen.."
Ese fetichismo erótico hizo que los jesuitas tuvieran bastante éxito en la educación de los indígenas americanos.
En Italia, donde la Orden echó raíces antes de expandirse, vemos su influencia en los artistas del renacimiento cuyas obras están cargadas de un pronunciado sensualismo religioso. Desde el principio, "los alumnos de los jesuitas son demasiado clericales, devotos y absortos como para preservar estas cualidades. Las visiones e iluminaciones extáticas los dominan; literalmente se embriagan con las pinturas de las aterradoras mortificaciones y los tormentos atroces y de los mártires", cuyos rostros reflejan –en las pinturas- un rictus masoquista de placer causado por el dolor. Toda esta teatralidad y pompa religiosa tenía y tiene por objeto el impactar las mentes.
Los jesuitas propagan sus prácticas idólatras gracias a que controlan el trono papal. El fin justifica los medios, es la máxima jesuítica que ellos han implementado en la religión, la política, la economía y, en general, en todos los aspectos de la vida de sus alumnos. El padre Barri decía que no era importante la manera de entrar al Reino de Dios, sino que lo vital era entrar. En su teología, el padre Barri dice que no interesa el conocimiento de la Biblia ni su estudio, sino que al paraíso se entra por medio de rezar constantemente el rosario, día y noche, en esas oraciones repetitivas, llevando siempre un rosario como brazalete, o una imagen de María, una medallita o una estampa y, por supuesto, obedeciendo ciegamente al clero católico en la tierra.
Así, pues, tenemos que los colegios jesuitas impregnan las mentes de los niños con este misticismo, con los escapularios, las imágenes, las reliquias, el relato de los milagros y apariciones de la virgen María –Lourdes y Fátima-, la adoración del Sagrado Corazón y otras cosas que nos dan una idea de la manera en que los niños y jóvenes son trabajados durante años. Eso es parte de la manera en que se forman "cristianos elitistas".
Aunque enseñan filosofía y ciencias, los jesuitas se cuidan para que el sistema de aprendizaje imponga subrepticiamente a sus alumnos la obediencia completa a la iglesia. La "cadena de oraciones" con la que son `rodeados' los alumnos de los jesuitas, no son otra cosa que lo mismo de las oraciones de santeros y chamanes, cargadas de brujería y espiritismo.
Como dice Boehmer de los jesuitas: "Ellos no creían en la libertad, lo que resultó fatal para la enseñanza".
Por esta razón es que entendemos que los independentistas, educados por jesuitas, jamás pretendieron aliviar las cargas del pueblo. Los maestros de la Orden los habían educado para sentir profundo desprecio por las "castas inferiores" o por los blancos pobres. Los oligarcas, entonces y ahora, han considerado que quienes no son de su clase no son sus iguales y no merecen los mismos privilegios y derechos. Al respecto, recuerdo que escuché en una reunión social a un ministro de educación que hablaba con sus "iguales" acerca de la educación  en Colombia, más exactamente refiriéndose a la Universidad Antonio Nariño, que ha hecho papel importante en permitir el acceso de gente sin recursos a educación de alta calidad. En ese entonces, se estaba ejerciendo una presión enorme por parte de los dueños de otras universidades privadas, para que cerraran la Antonio Nariño. Dijo el ministro a sus amigos, en medio de carcajadas: "Vamos a cerrarla.. Es que esa vaina de que los pobres se eduquen no puede ser... Nos friegan a nosotros, caray..."
En Estados Unidos, donde a comienzos de su vida independiente de la corona británica, los jesuitas no controlaban la educación, las personas tenían igualdad de acceso al sistema educativo y a los cargos públicos. Con los años, esta pretendida libertad se ha perdido y ahora, la educación controlada por los jesuitas, ellos han pervertido esos principios negando el derecho a la igualdad educativa. Universidades como Harvard, Yale, Cornell y Georgetown, entre otras, son controladas por la Orden y es de allí que han emanado los dirigentes del país que se han encargado de seguir las normas elitistas de los jesuitas.
Aprovechándose de la libertad de enseñanza en los países protestantes, como Estados Unidos, donde la educación existe como un derecho real de los ciudadanos, los jesuitas inculcan los principios de obediencia ciega a sus alumnos. Por este motivo, los egresados que llegan a gobernar les dispensan protección a los jesuitas y les ofrecen beneficios a cambio de que la Orden siga inculcando en la juventud la obediencia y el sometimiento a este nuevo tipo de monarcas. Los jesuitas tienen bajo su control a los opresores de los pueblos. Y cabe pensar que si el sistema educativo de los jesuitas es bueno para que los tiranos se beneficien de la obediencia de los desamparados, eso quiere decir que los educados por la Compañía de Jesús no están preparados para ejercer la libertad, ni para respetarla.
Es increíble, sin embargo, que siempre se recomendará a los jesuitas como educadores. Los opresores lo hacen porque les conviene, mientras que los oprimidos aspiran ilusamente a entrar –por medio de la educación de los jesuitas- a formar parte de la clase dirigente. El record de presidentes, ministros, obispos, jueces y empresarios que han pasado por sus aulas es verdaderamente impresionante. Así que esto deslumbra a todos los padres quienes imaginan que el sistema de enseñanza de los jesuitas hace que los alumnos aprendan más y mejor. Eso es falso. Si bien el sistema educativo en Colombia, y en especial en ciudades como Bogotá, está bajo el control de FECODE, el sindicato de maestros, FECODE, a su vez, está bajo el control de los jesuitas. A ellos no les interesa que el pueblo tenga una educación de calidad. Y la prueba está en el bajísimo y vergonzante nivel que demostraron nuestros estudiantes en la reciente prueba en la que se compararon las competencias de los alumnos con las de otros países. Fue un verdadero fiasco. Abel Rodríguez, el responsable de la educación en Bogotá, fue ratificado por el nuevo alcalde quien, entre otras cosas, defiende la tesis de que la educación pública debe ser totalmente controlada y dirigida en pénsum y demás, por FECODE, el sindicato que está en manos de los jesuitas.  Y Samuel Moreno defiende esta tesis a pesar de que él se educó fuera del control de FECODE, en otro colegio elitista controlado por curas. Moreno y todos los socialistas saben que debe haber dos tipos de educación: Uno para los futuros gobernantes y otro para los gobernados. Los jesuitas saben que, de cualquier manera, teniendo ellos el control en ambos tipos de establecimientos beneficiarán su causa.
Si echamos una rápida mirada a los países donde la Compañía ejerció predominio en la educación, vemos sus efectos: atraso e ignorancia. Todos los países católicos estuvieron a la cola del progreso y la ciencia: España, Sudamérica, Nápoles, los cantones italianos, Suiza y Francia fueron naciones atrasadas y supersticiosas bajo en control católico. Por otro lado, Holanda, Inglaterra, Alemania, de donde los jesuitas fueron expulsados a finales del siglo XVI, progresaron e impulsaron fuertemente la ciencia.
Mientras las naciones liberales avanzaban, las católicas se sumían en la oscuridad. Pero los jesuitas no pudieron frenar durante mucho tiempo la penetración de las ideas liberales en sus vastos dominios. Mientras los métodos de educación, basados en un concepto de libertad, progresaban, la influencia de los jesuitas mermaba. A pesar de que durante el siglo XVI los jesuitas llevaban la delantera, a partir del siglo XVIII se volvieron anacrónicos.
El dogma de la "infabilidad papal", inventado por los jesuitas, ya no tenía tanta preeminencia como antes. Sin embargo, en los países católicos, este dogma continúa vigente y es altamente conveniente para los intereses de la Orden. Gracias a los concordatos, y a las representaciones diplomáticas (otro "acierto" de los jesuitas cuando apoyaron que el Vaticano ejerciera como Estado político), en cada país del mundo el Vaticano tiene un representante acreditado que ejerce como líder espiritual, moral y político. Con la excusa de la moral, el dogma de la infabilidad papal es tremendamente conveniente para ellos. Prácticamente el papa ejerce hoy una autoridad ilimitada sobre la conciencia de sus fieles.
Y donde quiera que no tengan preeminencia religiosa, o donde las ideas reformistas hayan penetrado, el Vaticano crea los famosos partidos católicos. Mismos que han llevado al poder a Hitler, Mussolini, Franco, Pinochet, Salvador Allende y varios más. La iglesia Católica, por medio de estos partidos, no ha dudado en apoyar tiranos de la peor clase, siempre que sirvan a sus intereses. Tienen a Fidel Castro controlando la educación y las finanzas de la isla; tienen a Hugo Chávez quien, bajo la mentira de la revolución, ahora controla constitucionalmente todo el sistema educativo de Venezuela, excluyendo cualquier tipo de educación que no se apegue a sus dogmas, controlando lo que la gente debe leer y lo que no.
Aquí, en Colombia, sucede algo parecido –igual que en todos los países con Concordato, pretendidamente `democráticos'. Las personas no tienen opciones. Están obligadas a leer lo mismo, no les han enseñado otro idioma –lo que limita sus posibilidades-. Solamente tenemos El Tiempo que nos informa lo que sucede. A propósito, este periódico está dirigido por los Santos, masones –que son controlados por jesuitas- y socialistas; mientras unos miembros de esta familia patrocinan al partido de la oposición, el Polo Democrático, apoyado también por las FARC, otros miembros están con el gobierno. Aunque el mismo Tiempo editorializa jocosamente sobre el asunto, haciéndolo ver como algo cómico y garante de la "democracia", lo cierto es que ellos ya tuvieron presidente y quieren colocar otro en 2010. Eduardo Santos, masón y presidente de Colombia, dueño de El Tiempo, durante su presidencia abrió las puertas del país a los asesinos nazis y los asiló proveyéndoles de dinero y empresas, gracias a la solicitud directa del papa.
Por otro lado, los "protestantes" -que no lo son de ninguna manera- prefieren leer libros de Benny Hinn, K. Kuhlman, César Castellanos o cualquier otro de esos timadores, que verificar sus creencias y dogmas. Estos "protestantes" prefieren seguir ignorando que el Vaticano está infiltrado en sus iglesias, que sus pastores repiten como loros preceptos jesuíticos, que la música "cristiana" no es más que otro negocio lucrativo y que la televisión y las editoriales "cristianas" –todo junto- no les deja ver la verdad; ellos quieren seguir ignorando que los jesuitas están asesorando al mismo tiempo al gobierno y la guerrilla, que están en los medios de comunicación, que son dueños de bancos y entidades financieras que cada día –mediante la usura- sumen más y más en la miseria a los colombianos pobres que no ven otra salida que acudir a ellas para obtener una casa paupérrima que terminan pagando hasta seis y siete veces su valor, y que, en caso de que no puedan seguir pagando, la vivienda les es expropiada sin importar que ya hayan cancelado el 70% o el 100% del valor original.
No es exagerado afirmar que la raíz de todos los males de Latinoamérica se encuentra en Roma. Tampoco es exagerado afirmar que nuestros países jamás saldrán del atraso, la ignorancia y la pobreza. Estamos bajo el yugo del Vaticano y éste jamás permitirá que los latinoamericanos abran sus ojos y vean que tanto la izquierda socialista como la derecha conservadora están, igualmente, bajo control de los jesuitas. Esta es la razón, la verdadera razón por la cual no hay escapatoria.
A quien le parezca exagerado este deprimente cuadro, lo remito a las palabras del jesuita Bartoli, quien escribió una historia de la Compañía de Jesús: "No tiene la Compañía ningún vestido particular, y donde hay razón para ello, o la costumbre del lugar lo reclama, podemos cambiar el que usemos."  "Habiendo excitado los nuevos herejes, en el norte de Europa, antipatías hacía el hábito religioso, se consideró prudente que los miembros de la Compañía usaran trajes que no les impidieran vivir familiarmente con los que debían convertir. Por esta misma razón nuestros misioneros en la China y en la India, se visten de Mandarines y de Brahmanes, que son los más respetables en aquellos países; y en las naciones heréticas los transformamos en mercaderes, médicos y artistas, y hasta en criados, para poder desempeñar nuestras misiones sin despertar sospechas.". (El subrayado es mío)
Sí. La Compañía de Jesús es una institución política y religiosa, acaparadora de la riqueza, esclavista y mercantil. Ellos actúan donde pueden obtener lucro económico.
Un japonés que disfruta de visitar continuamente Perú y Colombia, asegura que se siente realmente sorprendido de que nuestros países latinoamericanos –en especial Colombia- tengan tanta miseria. Dice él que, literalmente, estamos muriéndonos de hambre mientras estamos sentados sobre la riqueza.
Eso es cierto y no es casual. Pero es que la Orden, dominando todos los ámbitos de la vida, incluso a los grandes "pensadores" y escritores han impedido que las personas entiendan que la verdadera causa de nuestra situación son ellos, los jesuitas, "los hijos de Satanás", como los describieron acertadamente algunos sacerdotes católicos valientes que se retiraron de la Compañía
soldado soldado 26/01/2009 a las 18:07
HOLA SOLDADO:

HAS ESCRITO BASTANTE PERO COMO ESTAMOS NOSOTROS.

PARA HABLAR TENEMOS QUE SER MEJORES.

SI ESTAS EN UNA DENOMINACION ESTAS EN EL MISMO PROBLEMA.

LA PALABRA DE DIOS NO HABLA  DE ESO.

QUE DIOS TE BENDIGA

SALUDOS DESDE VENEZUELA
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 26/01/2009 a las 19:05
jaime barboza estuve leyendo muchos escritos y por lo que veo eres como un can que muerde a todo el que osa escribir es esta pagina abra que consultar contigo para que nos asesores pues ademas eres el unico PROPIETARIO DE LA VERDAD .
cual es tu verdadera mision en esta pagina la de CRISTIANO O DOBERMAN.
soldado soldado 28/01/2009 a las 18:38
como te ganas la vida  de que vives trabajas o eres un aragan que solo muerde a las personas.
soldado soldado 28/01/2009 a las 18:40
¿JAIME BARBOZA ERES UN JESUITA INFILTRADO QUE DICE SER CRISTIANO?
soldado soldado 28/01/2009 a las 19:46
AL LEER TUS ARTICULOS..
QUIERO PEDIRTE QUE TE INFORMES DE FUENTES CONFIABLES...
PUES LAS INTERPRETACIONES QUE HACES A LOS HECHOS, DE LOS CUALES NO TENGO LA CERTEZA DE QUESEAN COMO TU LOS CUENTAS, ES MUY PARCIALIZADA... A LO MEJOR NO PRETENDES OBJETIVIDAD.
PERO RECUERDA TAMBIEN QUE TODA PALABRA DIVULGADA ES TAMBIEN UNA RESPONSABILIDAD MORAL

NO ME PARECE JUSTO QUE SOLO TE DEDIQUES A DESPOTRICAR A LOS JESUITAS.
SI TE DICES CRISTIANO:
RECUERDA QUE TODA DENUNCIA  VA ACOMPAÑADA DE ANUNCIO...
¿QUE ANUNCIAS?

TOMA EN CUENTA QUE LA IGLESIA BUSCA UNIDAD
Y TU DESDE TU TRIBUNA NO LOGRAS ELLO...

PEDRO
Pedro 29/01/2009 a las 04:53
HOLA SOLDADO:

CUNADO ESCRIBIMOS ALGO TENEMOS QUE TENER BASE BIBLICA, SI HABLAMOS DE NUESTRO PENSAR ES SATANAS QUIEN NOS UTILIZA.

QUE PASARIA SI ESTUVIERA EL SEÑOR JESUS Y TE VIERA CRITICANDO ALOS JESUITAS, TE VERIA COMO LOS FARISEOS.

CUANDO DICES INFILTRADO SIN CONOCERME YA HABLAS MAL DE MI PERSONA, LA PALABRA DE DIOS  DICE  "AMAD A VUESTROS ENEMIGOS, SINO LO HACEMOS EL AMOR DEL PADRE NO ESTA EN NOSOTROS,  Y TAMBIEN DICE QUE SI N AMAMOS EL AMOR DEL PADRE  NO SE HA PERFECCIONADO EN NOSOTROS".

SI DICES QUE ESTOY MAL TENEMOS QUE TENER MISERICORDIA,   EL MISMO SEÑOR JESUS DICE MISERICORDIA QUIERO Y NO SACRIFICIO.

NOSOTROS TENEMOS QUE VIVIR CON LA PALABRA  PEGADA A NUESTRA LENGUA, PARA HABLAR CONFORME A LO  QUE DICE DIOS.

QUE DIOS TE BENDIGA

SALUDOS DESDE VENEZUELA
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 29/01/2009 a las 12:54
Dios los junta y ellos se unen:
y en cuanto a ud.  jaime barboza con que moral puedes hablar de amor misericordia si en todos tus escritos solo atacas menosprecias a diestra y siniestra  ASI TE HACES LLAMAR CRISTIANO SI NI SIQUIERAS RESPETAS LA LIBRE OPINION EN UN PAIS EN DEMOCRACIA (SALVO QUE SEAS UN JESUITA QUE SE CREE DUEÑO Y SEÑOR DEL MUNDO ENTERO.)
TE INVITO A INVESTIGAR ANTES DE HABLAR Y OPINAR.
soldado soldado 30/01/2009 a las 20:04
NO ENTIENDO PORQUE ATACAN AL SOLDADO ,PARA MI LO QUE HA ESCRITO ES MUY BUENO Y CENTRADO.
MARIO SILLARO MARIO SILLARO 30/01/2009 a las 21:30
HOLA SOLDADO:

PORQUE SOMOS CRISTIANOS HABLAMOS MAL DE LOS HERMANOS.

SU FUERAMOS HIJOS DE DIOS HABLAMOS COMO EL PADRE.

PARA EMPEZAR SI YO SIGO AL PRESIDENETE CHAVEZ SOY CHAVISTA, PERO PORQIE LO SIGO ESO NO QIERE DECIR QUE ES MI PADRE.

A PESAR DE QUE LO SIGA NO LLEVO SU APELLIDO.

POR ESO TE DIGO QUE DEBES DE LEER BIEN LA PALABRA DE DIOS, P'ARA HABLAR DE OTROS.

NOSOTROS SOMOS HIJOS DE DIOS.  JUAN  1: 12-13   SALMOS 82: 6

A MUCHIS NO NOS GUSTA QUE NOS DIGAN QUE ESTAMOS METIDO EN UNA RELIGION, OSEA UNA DENOMINACION.

ESO NO QUIERE DECIR QUE RESPALDE A LOS JESUITAS.

UN CIEGO NO PUEDE GUIAR A OTRO CIEGO.

QUE DIOS TE BENDIGA

SALUDOS DESDE VENEZUELA
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 30/01/2009 a las 23:04
Para Pedro:  quieres decir que si le das el visto bueno a mi opinion y estas de acuerdo entonces es verdad y de lo contrario es mentira estoy mal informado, que bien estubieron manipulando a su antojo  las conciencias las mentes y los medios de comunicacion durante miles de años.
soldado soldado 31/01/2009 a las 22:16
Aqui en esta pagina han sembrado los hermanos separados a "Jaime barboza"  actua bien como "hermanito"
soldado soldado 31/01/2009 a las 22:18
HOLA SOLDADO:

ACASO HAY PREMIO AMAR A QUIEN TE AMA.

CUAN DIFICIL ES ENTENDER LA PALABRA DE DIOS.

COMO NOS GUSTA QUE HABLEN BIEN DE NOSOTROS.

SOLO CUANDO HABLAMOS MENTIRAS Y RAZONAMIENTO HUMANO SOMOS ALABADOS POR EL HOMBRE.

EL HOMBRE QUE HABLA VERDAD SIEMPRE SERA PERSEGUIDO Y CALUMNIADO

HERMANO TU CREES QUE DEL SEÑOR JESUS HABLABAN BIEN  O  BUSCABAN PARA MATARLO.

BIENAVENTURADOS  SOIS CUANDO POR MI CAUSA OS VITUPEREN  Y OS PERSIGAN, Y DIGAN TODA CLASE DE MAL CONTRA VOSOTROS, MINITIENDO.

REGOCIJAOS Y EXALTAD,  PORQUE VUESTRA RECOMPENSA ES GRANDE EN LOS CIELOS; PORQUE ASI PERSIGUIERON A LOS PROFETAS QUE FUERON ANTES QUE VOSOTROS.  
 MATEO  5: 11-12  

ESTO PASO CON LOS DISCIPULOS.

QUIERES RECOMPENSA EN LOS CIELOS O EN LA TIERRA.

QUE DIOS TE BENDIGA 

SALUDOS DESDE VENEZUELA

  
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 01/02/2009 a las 01:27
QUE NECIO ES ESTO HOMBRE "CRISTIANO" JAIME BABOSA QUE DE CRISTIANO NO TIENE NADA ASUME HISTORIA TRATADOS NOTICIAS REPORTAJES Y ACONTECIMIENTOS DE CONOCIMIENTO PUBLICO COMO SI HUBIERA EXISTIDO EN ESTOS ACONTECIMIENTOS .

SOLO SI FUERA UNO DE ELLOS TOMARIA ESA POSTURA.

Y EL TEMA DE ESTA PAGINA ES "UNIVERSIDADES JESUITAS"  O NO SABES LEER  "CRISTIANO"  JAIME BABOSA
soldado soldado 14/02/2009 a las 02:06
Illuminati
Parte III
Los Jesuitas
 
Ignacio de Loyola, nació en 1491, en el castillo de Loyolas, en el País Vasco, España. Siendo un sacerdote de Roma, en el año 1534 creó una organización satánica para controlar las mentes de los líderes Europeos por medio de hipnosis, brujería, hechicería y control de la mente. Loyola se comunicaba con el reino espiritual para revelación en cómo fomentar esta poderosa y malvada organización. Los espíritus realmente eran demonios controlados por satán, iluminando su mente. Loyola fue arrestado a causa de sus extrañas actividades por los monjes Dominicos quienes estaban a cargo de la nefasta Inquisición Española. Fue liberado de sus inquisidores gracias a los poderes del mal que reinaban en él.
 
En 1539, Ignacio de Loyola fue ante el papa Pablo III y presentó un concepto para una nueva orden de sacerdotes, llamada la Sociedad de Jesús [sic] (los Jesuitas) cuyo propósito era el servir a "Su Santidad." El papa compró la idea y la aprobó el 27 de Septiembre de 1540, Loyola se convirtió en el primer General Superior Jesuita. Y fue declarado intocable por el papa.
 
Por medio de meditación sistemática, oración, contemplación, visualización e iluminación Loyola caía en trance y éxtasis. El fue visto levitar del suelo, como muchos Jesuitas completamente bajo los poderes de satanás, incluyendo a Alberto Rivera, ex-sacerdote Jesuita, quien nos cita esto y de quien hablaré más adelante. Loyola utilizaba la filosofía, metafísica, lógica, psicoanálisis, psicología, hipnosis, telepatía, parapsicología (hechicería científica), psiquiatría, psicoterapia; éstas que ahora son llamadas ciencias de la conducta.
 
Una vez Ignacio de Loyola vino bajo el poder del Vaticano, él puso su organización ocultista, 'Los Illuminati' bajo la cobertura de la institución Católica Romana. Los Illuminati secretamente se convirtieron en la rama más importante de la orden de los Jesuitas. Loyola sabía que eventualmente los Jesuitas Illuminati serían capaces de controlar la economía del mundo, la banca internacional, fuerzas militares, todas las ramas de la hechicería y brujería, y las religiones del mundo poniendo a la humanidad de rodillas para servir al papa.
 
"El Congreso de Viena fue una conspiración negra contra los Gobiernos Populares en la cual "las altas partes contratantes" anunciaron al cerrar la sesión que ellos habían formado 'una alianza santa.' Este fue el velo que ellos usaron de máscara para engañar a los pueblos. El negocio en particular del Congreso de Verona, fue la RATIFICACIÓN del Artículo Seis del Congreso de Viena, cual fue en breve, una promesa para pervertir o destruir Gobiernos Populares dondequiera que se encontraran, y reestablecer la monarquía donde había sido depuesta.
 
"Las altas partes contratantes" de este compacto, cuales fueron Rusia, Prusia (Alemania), Austria y el papa Pío VII, rey de los Estados Pontificios, acordaron un pacto secreto para hacerlo." – Bruce McCarty. The Suppressed Truth About the Assasination of Abraham Lincoln (La Verdad Reprimida Acerca del asesinato de Abraham Lincoln), Arya Varta Publishing. 1924, P. 7
 
"Los soberanos de 'La Alianza Santa' habían aglutinado grandes ejércitos y pronto entraron en una promesa solemne para dedicarlos a la represión de todos los levantamientos de los pueblos a favor de gobiernos libres; y el papa Pío VII decidió dedicar a los Jesuitas, apoyados por su poder político, al logro de ese fin. El sabía lo fielmente que ellos se iban a aplicar a ese trabajo, y así los aconsejó, en su decreto de restauración, a estrictamente observar los 'asesoramientos útiles y saludables consejos' por los cuales Loyola había hecho absolución la piedra angular de la sociedad." – R.W. Thompson, The Footprints of the Jesuits (Las Huellas de los Jesuitas), Hunt & Eaton, 1894, pág. 251.
 
La mayoría de las personas conocen muy poco acerca de los Jesuitas del papa. La razón para esto es que ellos son una sociedad muy secreta; piensan que los Jesuitas son nada más que otra orden religiosa. Para poder entender lo que la Orden de los Jesuitas o la Compañía de Jesús [sic] es, por favor considera esta cita:
 
A través de la historia del cristianismo, el protestantismo fue amenazado por formidables enemigos. Cuando pasaron los primeros triunfos de la Reforma, Roma convocó nuevas fuerzas, esperando realizar su destrucción. En este tiempo la Orden de los Jesuitas fue creada (en París el 15 Agosto, 1534), la más cruel, inescrupulosa y poderosa de todos los campeones del papismo. Cortados de lazos terrenales e intereses humanos, muertos a afirmación de afecto natural, razón y conciencia totalmente silenciados, ellos no conocían regla, ningunos lazos, sino aquellos de su orden, y ningún deber sino el de extender su poder. El evangelio de Cristo [sic] había permitido a sus adherentes conocer el peligro y soportar sufrimiento, sin dejarse desanimar por el frío, hambre, duro trabajo, y pobreza; para levantar la bandera de su verdad en el rostro del potro de tortura, la mazmorra, y la estaca. Para combatir estas fuerzas, el Jesuitismo inspiró a sus seguidores con un fanatismo que los permitió soportar estos peligros, y oponer al poder de la verdad todas las armar de decepción. No había crimen demasiado grande para ellos cometer, ninguna decepción muy básica para ellos practicar, ningún disfraz muy difícil para ellos asumir. Juramentados a pobreza perpetua y humildad, era su meta estudiada obtener riqueza y poder, para ser leales a derrocar el Protestantismo, y el reestablecimiento de la supremacía papal.
 
Cuando se muestran como miembros de su orden, ellos usan un velo de santidad, visitando prisioneros y hospitales, ministrando a los enfermos y a los pobres, profesando haber renunciado al mundo, y llevando el sagrado nombre de Jesús [sic], quien iba por todos sitios haciendo el bien. Pero debajo de este inocente exterior los propósitos más criminales y mortales estaban a menudo ocultos. Es un principio fundamental de la orden que el fin justifica los medios. Por este código de conducta, la mentira, robo, perjurio, asesinato, no eran solamente perdonables sino encomiables, cuando ellos servían los intereses de la iglesia. Bajo varios disfraces los Jesuitas se abrían el camino hacia oficinas de estado, subiendo los peldaños hasta llegar a ser consejeros de reyes, y moldear las políticas de las naciones. Ellos se convertían en sirvientes para espiar a sus amos. Establecieron universidades para los hijos de príncipes y nobles; y colegios para la gente común; y los hijos de padres Protestantes era atraídos a la observancia de ritos papistas. Toda la pompa y despliegue de gala exterior de la adoración papista era traído para confundir la mente y deslumbrar y cautivar la imaginación, y así la libertad por la cual los padres habían sangrado y duramente trabajado era traicionada por los hijos. Los Jesuitas rápidamente se difundieron por toda Europa, y donde quiera que fueran, allí seguía el renacimiento por el papismo. – E.G. White, The Great Controversy (La gran Controversia), págs. 234, 235 Pacific Press Assn., 1911.
 
El 21 de Julio, 1773, el papa Clemente XIV "para siempre anuló y extinguió la Orden Jesuita," Francia, España y Portugal independientemente habían llegado a comprender que los Jesuitas se estaban entrometiendo en los asuntos de estado y por tanto eran enemigos del gobierno. La reacción del papa fue en respuesta a la presión aplicada por las monarquías. El rey José de Portugal firmó un decreto "por el cual los Jesuitas fueron denunciados como 'traidores, rebeldes y enemigos del reino…'" El papa Pío VII, en Agosto de 1814, restituyó a los Jesuitas a sus anteriores derechos y privilegios,
 
El Ex-Presidente de Estados Unidos John Adams le escribió a su sucesor, Thomas Jefferson; "A mí no me gusta la reaparición de los Jesuitas, si alguna vez hubo un cuerpo de hombres que merecen condenación eterna sobre la tierra…es la Sociedad…" Jefferson respondió: "Como tú, yo desapruebo la restitución de los Jesuitas, porque significa un paso atrás de la luz a las tinieblas."
 
La revista U.S News and World Report expuso que los Jesuitas ciertamente se entrometen en los asuntos de las naciones. El artículo expuso: "Los Jesuitas han jugado un papel importante en la revolución Sandinista de Nicaragua. Algunos Jesuitas se han unido al Partido Comunista. Un cura en El Salvador ha afirmado que su orden está trabajando para el ascenso del Marxismo y revolución, no para Dios [sic]…Los Jesuitas se han unido a movimientos de izquierda en América Central y las Filipinas y han defendido una fusión del Marxismo y el catolicismo Romano en lo que es llamado 'teología de liberación.'"
 
Cuando los Estados Unidos quisieron emplear las más cochinas formas de la política de despoblación de Haig-Kissinger en América Central fueron los Jesuitas que organizaron y aguijonearon al pueblo para entrar en guerra civil. Donde quiera que los Jesuitas vayan, la revolución sigue inmediatamente. "Yo siempre me entristezco cuando veo u oigo de gente que están siendo dañadas; pero de acuerdo a mi investigación, los curas Jesuitas asesinados en América Central probablemente lo merecían." William Cooper, Behold the Pale Horse (He Aquí el Caballo Pálido). NOTA: A WILLAM COOPER SE LE PRESENTARON CINCO HOMBRES (CIA) EN SU HOGAR EN 1998 Y LO ASESINARON A QUEMARROPA DESPUÉS DE HABER PUBLICADO BEHOLD THE PALE HORSE.
 
Los Jesuitas funcionan como la policía secreta mundial del papado. Ellos son una orden muy secreta y van hasta los extremos para mantener las obras de su Compañía de Jesús [sic] secretas. Ellos no le dicen a nadie que son Jesuitas. Para todas las apariencias exteriores, ellos son como cualquier otro ser humano. Pero…
 
"Ellos son Jesuitas: Esta sociedad de hombres, después de ejercer su tiranía por doscientos años, a la larga se hizo muy formidable para el mundo, amenazando la subversión completa de todo orden social, que aun el papa, de quien devotos sujetos ellos son, y tienen que ser, por juramento de su sociedad, fue obligado a disolverlos. [El papa Clemente suprimió la Orden Jesuita en 1773]
 
"Ellos no habían sido suprimidos, sin embargo, por cincuenta años, antes que la débil influencia del papado y despotismo requirió sus útiles artimañas, para resistir la luz de libertad democrática, y el papa Pablo VII simultáneamente con la formación de la 'Santa Alianza'  (1815) revivió la orden de los Jesuitas en todo su poder…
 
"¿Y el mundo necesita que le digan lo que los Jesuitas son? Ellos son una sociedad secreta, un tipo de orden Masónica, con súper añadidas características de detestable asquerosidad, y mil veces más peligrosa. Ellos no son meramente curas, o del credo religioso; ellos son mercaderes, y abogados, y editores, y hombres de cualquier profesión, sin tener ninguna insignia exterior por la cual ser reconocidos; ellos están en toda la sociedad.  Pueden asumir cualquier carácter, aquel de ángeles de luz, o ministros de las tinieblas, para cumplir su única gran meta…Ellos todos son hombres educados, preparados y juramentados para comenzar en cualquier momento, y en cualquier dirección, y para cualquier servicio, comandados por el general superior de su orden, atados a ninguna familia, comunidad, o país, por los vínculos ordinarios que atan a cualquier hombre, y vendidos de por vida a la causa del Papado Romano." – J.Wayne Laures, The Crisis in America; 1855, págs. 265-267.  
 
"El Vaticano condenó La Declaración de Independencia de Estados Unidos de América como malvada y llamó la Constitución de Estados Unidos un Documento satánico." – Avro Manhattan, The Dollar and the Vatican, Ozark Book Publishers, 1988, pág. 26.
 
En una carta de John Adams al Presidente de Estados Unidos, Thomas Jefferson acerca de los Jesuitas, leemos:
 
"¿No tendremos enjambres regulares de ellos aquí, en tantos disfraces como sólo un rey de los gitanos puede asumir, vestidos de pintores, editores, escritores y rectores académicos? Si alguna vez hubo un cuerpo de hombres que merecían maldición eterna en la tierra y el infierno son estos de la Sociedad de Loyola [los Jesuitas]. – George Reimer, The New Jesuits, Little, Brown, and Co., 1871, pág. 14.
 
 
Aquí está el juramento de iniciación Jesuita (traducido textualmente):
 
yo… ahora frente al Todopoderoso Dios, la bendita virgen María, el bendito san Juan bautista, los santos apóstoles, mi padre fantasmal, el general superior de la Sociedad de Jesús fundada por san Ignacio de Loyola, en el pontificado de Pablo III y continuando hasta el presente, por el vientre de la virgen, la matriz de Dios, y la vara de Jesucristo, declaro y juro que Su Santidad el Papa, es el Vice-regente de Cristo y es el verdadero y única cabeza de la iglesia Católica o Universal por toda la tierra; y por virtud de las llaves de atar y soltar dadas por su santidad mi Salvador, Jesucristo, él (el papa) tiene poder para destronar herejes, ya sean reyes, príncipes, Estados, Mancomunidades, y Gobiernos y ellos sean ciertamente destruidos. Por lo tanto al extremo de mi poder yo defenderé esta doctrina del derecho y costumbre de 'Su Santidad' contra todos los usurpadores o autoridades Protestantes cualesquiera, especialmente la iglesia Luterana de Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, y Noruega y la ahora pretendida autoridad de las iglesias de Inglaterra y Escocia, y las ramas de la misma ahora establecidas en Irlanda y en el Continente  de América y en cualquier otro sitio, y todos sus adherentes en consideración que ellos sean usurpados y herejes, oponiéndose a la 'Madre Iglesia de Roma.'
 
"Yo ahora denuncio y reniego cualquier alianza dada a cualquier rey hereje, príncipe o Estado, llamado Protestante o Liberales, u obediencia a cualquier otra ley, magistrados y oficiales.
 
"Yo además declaro que la doctrina de las iglesias de Inglaterra y Escocia, de los Calvinistas, Hugonotes, y otros del nombre de Protestantes o Masones a ser malditos, y ellos mismos a ser malditos quienes no renuncien a las mismas.
 
"Yo además declaro que yo ayudaré a asistir, y aconsejar a todos o a cualquiera de los agentes de 'Su Santidad' en cualquier lugar donde yo esté, en Suiza, Alemania, Holanda, Irlanda o América, o en cualquier otro reino o territorio yo vendré para y haré lo máximo para extirpar a las doctrinas herejes Protestantes o Masonas y destruir todos sus falsos poderes, legales o al contrario.
 
"Yo además prometo y declaro que, no obstante, yo estoy permitido asumir cualquier religión hereje por la propagación de los intereses de la 'Madre Iglesia' de mantener secreto y privado todos los consejos de tiempo en tiempo de sus agentes, como ellos me los confíen y a no divulgar, directamente o indirectamente, por palabra, escritura, o circunstancias cualesquiera sin ejecutar todo lo que debe ser propuesto, dado a cargo o descubierto a mí por el por ti 'Padre Espiritual', o cualquier otra orden secreta.
 
"Yo además prometo y declaro que yo no tendré opinión o voluntad mía propia o ninguna reserva mental fuere lo que fuere, aun como un cuerpo y cadáver (perinde ad cadaver), sino sin vacilar obedeceré todas y cada orden que yo pueda recibir de mis superiores en la milicia del Papa y de Jesucristo.
 
"Que yo iré a cualquier parte del mundo dondequiera que sea enviado, a las regiones congeladas del norte, selvas de la India, a los centros de civilización en Europa, o a las persecuciones salvajes de los bárbaros salvajes de América sin murmuraciones ni lamentaciones, y seré sumiso en todas las cosas que fueran comunicadas a mí.
 
"Yo además prometo y declaro que yo, cuando la oportunidad se presente, preparar y hacer implacable guerra, secreta y abiertamente contra todos los herejes, Protestantes y Masones, como yo he sido ordenado hacer extirparlos de la faz de toda la tierra; y que yo no perdonaré ni edad, sexo o condición, y que yo ahorcaré, quemaré, destruiré, herviré, despellejaré, estrangularé y enterraré vivos a estos infames herejes; rasgaré los estómagos y vientres de sus mujeres, y machacaré las cabezas de sus infantes contra la pared para poder aniquilar su execrable raza. Que cuando lo mismo no pueda ser hecho abiertamente, yo secretamente usaré la copa de veneno, la cuerda de estrangulación, el acero de la daga, el plomo de la bala, sin importar el honor, rango, dignidad, o autoridad  de las personas, cualquiera que sea su condición en la vida, ya sea pública o privada, puesto que en cualquier momento yo pueda ser ordenado hacerlo por los agentes del Papa, o superior de la Hermandad del 'Santo Padre' de la Sociedad de Jesús.
 
"En confirmación de lo cual yo por la presente dedico mi vida, alma, y todos los poderes corporales, y con la daga cual ahora recibo yo suscribiré mi nombre escrito con mi sangre como testimonio de lo cual; y si  yo soy probado falso o débil en mi determinación, que mis hermanos y compañeros soldados  de la milicia del Papa corten mis manos y pies y mi garganta  de oreja a oreja, mi panza abierta y azufre queme dentro con todo el castigo que pueda ser infligido sobre mí en esta tierra y mi alma será atormentada por demonios en el infierno eterno para siempre.
 
"Que yo cuando vote siempre votaré por un Caballero Católico en preferencia a un Protestante, especialmente un Masón, y que yo dejaré mi partido para hacerlo; que si dos Católicos están en la candidatura yo me aseguraré cuál es el que mejor apoya la 'Madre Iglesia' y votaré en consecuencia.
 
"Que yo no trataré no emplearé a un Protestante si está en mi poder tratar o emplear a un Católico. Que yo pondré las niñas católicas en las familias Protestantes para que un reporte semanal sea hecho de los movimientos internos de los herejes.
 
"Que yo me proveeré con armas y munición para que yo esté listo cuando la voz sea pasada, o yo sea ordenado defender ya sea la iglesia como individuo o con la milicia del Papa.
 
"Todo lo cual yo,…juro por la bendita Trinidad y bendito sacramento cual ahora voy a recibir para desempeñar y en parte para cumplir éste, mi juramento.
 
"En testimonio de presente documento, yo tomo este el más santo y bendito sacramento de la Eucaristía y atestiguo el mismo más adelante con mi nombre escrito con la punta de esta daga mojada con mi propia sangre y sellado a la luz del santo sacramento."
 
NO CREO QUE ESTE JURAMENTO DE LOS JESUITAS TENGA QUE TENER NINGUNA EXPLICACIÓN.
 
Napoleón Bonaparte hizo esta afirmación:
 
"Los Jesuitas son una organización militar, no una orden religiosa. Su jefe es un general de un ejército, no un mero padre abad de un monasterio. Y la meta de esta organización es: PODER. Poder en su ejercicio más déspota. Poder absoluto, poder universal, poder para controlar al mundo por la volición de un solo hombre. El Jesuitismo es el más absoluto de los despotismos; y al mismo tiempo el más grande y más enorme de los abusos…
 
"El General de los Jesuitas insiste en ser el amo, soberano, sobre los soberanos. Donde quiera que los Jesuitas sean admitidos ellos serán los amos, cueste lo que cueste. La sociedad de ellos es por naturaleza dictatorial, por lo tanto, es el irreconciliable enemigo de toda autoridad constituida. Todo acto, todo crimen, por más atroz, es un trabajo meritorio, si es cometido por los intereses de la Sociedad de los Jesuitas, o por orden del general." – General Montholon, Memorial of the Captivity of Napoleón at St. Helena, págs. 62, 174.
 
A la luz de estas aseveraciones, varias preguntas se suscitan. Puesto que los Jesuitas comenzaron un directo ataque contra América en 1815 y nada les obstaculiza el camino, Entonces, ¿son las políticas que se llevan a cabo hoy en América bajo el control directo de este déspota de Roma? ¿han sido los asesinatos de personas prominentes, como los Presidentes de Estados Unidos, Abraham Lincoln, William McKinley, James Garfield, John Kennedy, inspirados y llevados a cabo por los Jesuitas?¿Han sido las atrocidades como la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam, el incidente de Waco Texas, Oklahoma City, y la destrucción de las Torres Gemelas planeados por le Vaticano? Todo esto y cómo han tratado y están teniendo éxito en destruir la preciosa Constitución de Estados Unidos?  Esto lo expondré en futuros escritos.
 
El otro Congreso fue llevado a cabo en Chieri, Italia, en 1825. He aquí lo que fue decidido:
 
"En 1825, algunos años después de la restitución de la Orden Jesuita, una reunión secreta de los líderes Jesuitas tuvo lugar en el Colegio de Chieri cerca de Turín, en el Norte de Italia. En esa reunión, los planes fueron discutidos para el fomento del poder papal en el mundo entero, para la desestabilización de gobiernos que estaban en el camino y para aplastar toda oposición a las artimañas y ambiciones de los Jesuitas…" A lo que nosotros apuntamos, es el Imperio del mundo…
"Tenemos que hacerlos entender [a los grandes hombres del mundo] que la causa del mal. La mala levadura, permanecerá hasta tanto el Protestantismo exista, que los Protestantes tienen que ser completamente abolidos… Los herejes son el enemigo que nosotros tenemos que exterminar…
"Entonces la Biblia, esa serpiente cual con la cabeza  erguida y ojos centellantes nos amenaza con su veneno mientras se arrastra por la tierra, será convertida en una cetro tan pronto podamos agarrarra." – Hector Macpherson, The Jesuits in history, Ozarc Book Publishers, 1997, apéndice.
 
La meta de Chieri está clara, destruir el Protestantismo a cualquier costo, y restaurar el Poder Temporal del papismo. – EN TODO EL MUNDO. Mientras vemos a Juan Pablo II viajando por el mundo y siendo aceptado en todo el mundo como el "hombre de paz," podemos ver cómo el plan Jesuita, instituido en Chieri, está funcionando. Lo que los Protestantes (todos los cristianos) no se dan cuenta es que el cristianismo completo está minado por los Jesuitas y todos esos pastores que rehúsan denunciar a la RAMERA DE ROMA son sus agentes que están trabajando por el ecumenismo y llevando a multitudes a Roma, van a ser avergonzados totalmente por estos pastores cuando estén arrodillados delante del  papa de Roma besándole su anillo y no sé que otra cosa más…
 
Estas reuniones de Viena, Verona y Chieri fueron convocadas con tato secreto como fue posible. Sin embargo, un hombre asistió a los dos primeros Congresos y no pudo ser silenciado. El Ministro del Exterior Británico George Canning contactó al gobierno de Estados Unidos para advertirle que los monarcas de Europa estaban planeando destruir las instituciones libres de América.
 
El "PAPA NEGRO"
El "Papa Negro" [negro se refiere aquí a sus actividades malignas y ocultas, no a raza o color] es la figura más secreta y su personalidad escondida al mundo, de entre todos los Illuminati. Este ostenta el título de General Superior de la nefasta compañía de Jesús, los Jesuitas. Nunca sabemos quién es el Papa Negro hasta mucho después de su muerte, así de secreto es esta cuestión de los Jesuitas, a no ser que uno dentro de sus rangos lo exponga, como sucedió hace unos años con el obispo Alberto Rivera quien expuso toda la telaraña de los Jesuitas y por esto le fue dada la copa de veneno, como dice claramente en el juramento expuesto anteriormente; más adelante hablaré de él. En estos tiempos,
 
En 1965, Pedro Arrupe, un sacerdote de los Jesuitas fue electo General Superior o Papa Negro de los Jesuitas, inmediatamente después del II Congreso Vaticano (1962-1965). Este Papa Negro es de hecho el jefe de la milicia del papa, el ejército de satán. Inmediatamente después, él reunió en Roma a los Generales Jesuitas de alrededor del mundo y a los miembros de la Congregación del "Santo Oficio" (Oficio de la Inquisición, estos son los que forman el tribunal, juzgan toda herejía y ofensas que llevan a sospecha de herejía. Sus miembros están juramentados a las normas más estrictas de secreto). Pedro Arrupe fue considerado moderadamente liberal siendo demasiado permisivo en la administración del Orden y esto lo llevó a conflicto con el Vaticano. Arrupe renunció en 1983 debido a "mal estado de salud" y fue de hecho el primer General Superior de los Jesuitas en renunciar en toda su historia, en vez de quedarse hasta su muerte. ¿Tenía en realidad mal estado de salud? ¿O le dieron la copa de veneno también? Esto no lo sabemos, pero si juzgamos por la trayectoria… El Conde Hans Kolvenbach de Holanda tomó su lugar como General Superior de Los Jesuitas.
 
A continuación daremos a conocer hechos desastrosos y siniestros provocados y, algunas veces llevados a suceder por ellos mismos, por los Jesuitas. Cada uno tendrá su explicación histórica en futuros capítulos de este libro.
 
1. Creación y apropiación del Banco de Reserva Federal (Banco Central) de Estados Unidos de América, con el cual controlan toda la Banca de Estados Unidos, y por ende, a Estados Unidos y a su Presidente.
 
2. Creación del Fondo Monetario Internacional (IMF por sus siglas en inglés), con el cual han empobrecido aun más a todos los países del "Tercer Mundo" dando préstamos a sus gobernantes, prestamos que nunca llegan a los pueblos y se quedan en los bolsillos de los gobernantes de dichos países, como nos demuestra  la situación de Venezuela, Argentina y muchos otros.
 
3. Creación de Las Naciones Unidas y todas sus dependencias. Organismo que no sirve para nada, nada más que para desestabilizar al mundo y prepararlo para la entrega de todos los poderes a la Ramera de Roma.
 
4. Asesinato del Presidente de Estados Unidos William Henry Harrison. Los Terroristas Secretos de Hill Hughes.
 
5. El asesinato del Presidente de Estados Unidos, Abraham Lincoln; como está bien detallado en la autobiografía del Padre Charles Chiniquy, un sacerdote católico que estuvo 50 años al servicio de Roma y después de conocer todas sus artimañas, dejó Roma y divulgó toda su telaraña, lo trataron de asesinar muchas veces. – Charles Chiniquy, Fifty Years in The Church os Rome, Chic Publications.
 
6. Asesinato del Presidente John Kennedy, por querer cortar la Guerra de Vietnam y abolir el Banco de Reserva Federal.
 
7. Todas las Guerras de este sigo, La Primera Guerra Mundial; La Segunda Guerra Mundial; El Sangriento Desmembramiento del País de Yugoslavia durante la Segunda Guerra Mundial y más tarde en los años 1900; La Guerra de Vietnam. La Guerra de Corea, El Fracaso de Bahía de Cochinos en Cuba para mantener a su monaguillo, Fidel Castro, Jesuita, en el poder, la Masacre de Jonestown, la Masacre de Waco; El Bombardeo de Oklahoma City; La Destrucción de Las Torres Gemelas y muchos más que serán discutidos en futuros capítulos.
 
DE NUEVO, DEBO RECORDARLES QUE LO QUE USTEDES CREAN NO HACE NI UNA PIZCA DE DIFERENCIA, LO IMPORTANTE ES ENTENDER QUE SI ELLOS CREEN ESTO, Y ELLOS TIENEN EL PODER Y EL DINERO, EL NUEVO ORDEN MUNDIAL NOS VA A DAR HORRIBLES PESADILLAS Y A MUCHOS LA MUERTE SEGURA.
 
Eliyahu Ibzan
soldado soldado 14/02/2009 a las 02:07
Señor soldado, ¿de que milicia vendrás?.
Veo que eres una persona colérica, perfeccionista, tan interesado en destruir que tienes el afán de leer para atacar al que consideras tu enemigo, claro, clásico en un militar o amante de la milicia.
Hay un principio que reza: "A lo que más le huyes y más atacas, es lo que más te persigue"
A mi no me vayas a venir con chorreadas de que soy infiltrado o que soy un mal cristiano, porque no lo soy.... preriero ser así, y no un cristiano como vos.
Ojalá dejaras de leer tanto para despotricar contra "tus enemigos" y te levantaras todos los días a escribir temas positivos, que ayuden a la humanidad.
Como dice tu biblia: "El que sea inocente que tire la primera piedra" y tu si que ya tiraste toda una camionada. Ojalá que no te cobren las que te comes...
Vaya si no tenía razón Gandhi, "Yo creo en Cristo, pero no en los cristianos".
Mynor Mynor 18/03/2009 a las 14:49
HOLA SOLDADO: 

LO UNICO QUE TE PIEDO DECIR QUE TU ESTA EN UNA DENOMINACION QUE LA PALABRA DE DIOS, NO HABLA NI EL SEÑOR JES DIO ENSEÑANZA DE ESO.

O ES QUE NUNCA HAS LEIDO LA PALABRA DE DIOS.

NO SERA QUE ESTAS METIDO EN UNA RELIGION DE POR ALLI FUNDADA POR UN HOMBRE, CON ESTATUTOS DE HOMBRE, NORMAS DE HOMBRE.

SERA ESO MI HERMANO SOLDADO LOQUE TE TIENE  EN BABEL, OSEA CONFUNDIDO.

YA VES SOLDADO POR TODA ESA CAMIONADA DE PIEDRAS EL SEÑOR JESUS TE VA A COBRAR.

SALUDOS DESDE VENEZUELA 
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 04/06/2009 a las 14:18
Soldado: dices en tu blog que un factor de desarrollo para paises como Inglaterra, es su total independencia de Roma, estoy de acuerdo contigo, sin embargo el pais mas católico del mundo: Brasil, no obedece a esta norma, si bien este pais tiene una enorme desigualdad económica, esta creciendo a pasos agigantados, me podrías explicar por favor a que se debe esto, gracias.
Saludos desde México.
felix felix 17/08/2009 a las 01:08
HOLA   " OVEJITA" :

HASTA AHORA NO TE DEFINES TU TIENES ACCESO LIBRE A LA PAGINA A TI NADIES TE PUEDE CERRAR EL INGRESO, COMO ME PASO A MI.  PO ESO UTILIZE ESOS NOMBRES PARA PODER INGRESAR.

 AHORA A TI QUIEN TE IMPIDE Y PORQUE USAS NOMBRES DE HOMBRES,  Y TIENES VARIOS CORREOS  CON DIFERENTES NOMBBRES.        ¿PORQUE?
TU DEFINETE LO QUE ERES

HAY QUE SER MEJOR  PARA JUZGAR
 
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 20/08/2009 a las 16:34
EL HOMOSEXUAL LONY JAIME BARBOZA Y SUS CORTINAS DE HUMO
CUANDO SE TE AGOTA TUS CANTINFLADAS USAS CORTINAS DE HUMO PARA ESCAPAR DE LA CONFRONTACION CARA A CARA QUE SIEMPRE TE HAGO PERO TE ESCAPAS CON  "CUENTOS" DE DIEMPRE AL ESTILO DE LOS FALSOS APOSTOLES ADULTEROS DEL EVANGELIO
ovejita ovejita 20/08/2009 a las 18:29
HOLA   "OVEJITA":

TE MANDARE TUS OTROS NOMBRES COMO LOS DE TU HERMANO(A)  VERDADPURA.

QUE SON HOMBRES O MUJERES O MUJERES  U  HOMBRES DEFINANSE.

OHHHH SEÑOR JESUS
JAIME BARBOZA SALAS JAIME BARBOZA SALAS 20/08/2009 a las 23:11
que Dios te bendiga por sacar la verdad a la luz ya que muchos amigos catolicos se encuentran en la oscuridad espiritual te recomiendo leer los libros del ex-sacerdote jesuita alberto rivera romero sigue adelante Cristo te ama
guillermo guillermo 01/04/2010 a las 18:30
MIS    HERMANOS:

ACORDEMONOS QUE HAY MUCHOS HERMANOS CATLICOS QUE HAN SIDO UTILIZADOS PARA EL RECOBRAR DE LA REALIDAD DE DIOS.

UNO DE  ELLOS MARTIN LUTERO,  MADAME GUYON,  MARGARETH BARBER, QUE PASARON PRISIONES, CARCELES Y HASTA MURIERON POR LA VERDAD A ELLOS NO LO INSULTARON POR FORMAR UNA DENOMINACION, UNA RELIGION  O  PORQUE SE HICIERON LLAMAR PASTOR.

ESTAS PERSONAS NUNCA PENSARON EN ESO; SU MENTE ESTABA OCUPADA EN EL SEÑOR JESUS.

GRACIA   Y   PAZ
JAIME BARBOZA  SALAS JAIME BARBOZA SALAS 01/04/2010 a las 18:47
Como Siempre Hereje Barbosa.. Atacando a las Iglesias Evangelicas a las Denominaciones y a los Pastores Inventando Mentiras de los Pastores. Tuerces la Historia de Martin Lutero.. Solo Con el Fin : Confundir, Dividir Atacando a los Siervos de Dios.. A los Pastores Evanglicos.. Y a la Iglesia de Cristo..

 Realmente Jaime eres un Instrumento de Satanas.

"Que Dios Tenga Misericordia de tu Pobre Alma Torcida"
MIS   HERMANOS:

LA  VERDAD HAY QUE ESCRIBIRLA,  LA PALABRA DE DIOS, HABLA  DE JUSTICIA,  SI OCULTO ESA VERDAD ESO QUIERE DECIR QUE NO SOY HIJO DE DIOS. 

EL INJUSTO NO TIENE NADA DE DIOS,  YA DIOS ES JUSTO, Y EN EL ESTA LA JUSTICIA.

GRACIA    Y    PAZ 
JAIME BARBOZA  SALAS JAIME BARBOZA SALAS 01/04/2010 a las 20:48
JA.. JA.. JAAA....
 OYE HEREJE BARBOSA.. LA JUSTICIA VIENE A TRAVES DE JESÚS..

LA JUSTICIA ES POR FE, Y NO POR OBRAS..

Romanos 9:30-33
¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles, que no iban tras la justicia, han alcanzado la justicia, es decir, la justicia que es por fe; 9:31 mas Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó.9:32 ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley, pues tropezaron en la piedra de tropiezo,
9:33
como está escrito: He aquí pongo en Sion piedra de tropiezo y roca de caída; Y el que creyere en él, no será avergonzado.

LA JUSTICIA DE DIOS.. NOS LIBERA DE EL PECADO Y NOS HACE SIERVOS DE DIOS..

Romanos 6:18
Romanos 6:18
Romanos 6:18
y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.

Romanos 10:3-4 Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios;10:4 porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.

Y VOZ HEREJE BARBOSA.. NO TE SUJETAS A NADIE Y MENOS A JESUS.. NI SI QUIERAS LE OBEDECES..

Y DEJATE DE ESTAR DESVIANDO TODOS LOS TEMAS DE LOS FOROS COLOCANDO TUS ESCRITOS..

Deja tu comentario La verdad sobre las universidades Jesuitas.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre